Sei sulla pagina 1di 16

Antes de que empieces.

Hola y bienvenidos al curso "Arqueología bíblica".

En el transcurso de las próximas diez semanas, aprenderemos sobre la arqueología en


general y arqueología bíblica en particular. Discutiremos los principales hallazgos y los
principales debates relacionados con las culturas antiguas de Israel y Judá y "virtualmente"
tendremos algunos de estos objetos los cuales podrás manipular. Visitaremos varios sitios
importantes y discutiremos estos y otros restos arqueológicos.

Espero que encuentres el curso tan interesante, que te fascine la arqueología y que desees
profundizar en este campo. Esto se puede facilitar revisando los materiales de lectura
adicionales recomendados en el sitio web del curso, y ampliando tu conocimiento
arqueológico, ya sea a través de cursos adicionales, o mejor, ¡participando en excavaciones
arqueológicas! Clic aquí para obtener más información acerca de cómo puedes unirte a
nuestro equipo de excavación en Tell es-Safi / Gat, Israel. ¡Me encantaría que te unieras a
nosotros!

Durante el curso en sí, podrá ver conferencias de video, leer textos breves sobre diversos
temas, llevar a cabo diversas tareas y también evaluaremos tu conocimiento. Además,
aprenderás más sobre los diversos temas basados en textos adicionales en el sitio web del
curso.

 Duración: 10 semanas.
 Modalidad: Online, todos los domingos a las 00:00 horas se sube el módulo de la
semana. Tú decides cuando desarrollarlos.
 Esfuerzo estimado: No existe un horario fijo para desarrollar los módulos no
obstante debes disponer de 3 a 4 horas por semana.
 Área de formación: Ciencias sociales / Historia.
 Nivel: Básico.
 Idioma: Español.
 Conocimientos previos: Ninguno.
 Profesor: Joaquín Mauricio Moya G. Coordinador de excavaciones arqueológicas
en Tell es-Safi / Gat, Israel (Equipo Latam) quien es certificado por Bar-Ilan
University.
 Electivas: Prácticas en excavación arqueológica en Tell es-Safi, Israel (Bíblico Gat
de los filisteos). El costo de las prácticas es aparte del valor del curso.
¿Cómo tener éxito en el curso?
Simplemente comienza cada lección desde el principio y sigue las instrucciones que se
proporcionan a lo largo del camino.

Junto con los videos y textos que están disponibles para ti a lo largo de las lecciones, debes
completar las diferentes actividades del curso. Las siguientes
actividades no están calificadas:

 Actividades adicionales : estas actividades están diseñadas para ayudarte a ampliar


tus conocimientos sobre los temas del curso.
 Foros y discusiones : cada lección tendrá al menos una discusión en la que puedes
dar la bienvenida para expresar tu opinión sobre el tema relevante.

Además, cada lección tiene un cuestionario de 5 o 6 preguntas. La prueba se califica con 4


o 5 puntos por pregunta, y tendrá dos intentos para responder cada pregunta. El curso
concluye con un examen final con 20 preguntas. Para ser elegible para un Certificado,
debes tener una calificación aprobatoria de 45.5 en total.

¡Mis bendiciones para ti! Espero que disfrutes el curso, y que te abra el apetito de
profundizar en la arqueología en general, ¡y en la arqueología bíblica en particular!
Acerca del curso de arqueología bíblica.
Este curso le introducirá en las culturas del antiguo Cercano Oriente, los vecinos de Israel
durante el período bíblico y la 'investigación comparativa' que examina la relación de la
Biblia con estas culturas.

La Biblia es la obra literaria más extensamente interpretada en la historia del mundo, tanto
eruditos y pensadores de diferentes áreas de las ciencias en la antigüedad han intentado
descifrarla y comprenderla. Sin embargo, hasta la era moderna, ninguno de ellos tenía los
recursos para estudiarla dentro de un contexto cultural más amplio.

Los exegetas pre-modernos compartieron una imagen similar de la Biblia: un libro sagrado,
entregado por Dios, y por definición completamente único:

1. Escrito por más de 40 autores de todas clases sociales: Reyes, campesinos,


filósofos, pescadores, poetas, estadistas, eruditos, etc.
2. Escrito en diferentes lugares: En el desierto, en una celda carcelaria, en la ladera de
un cerro y en un palacio, dentro de los muros de una prisión, mientras viajaban, en
una isla y otros en medio de los rigores de una campaña militar.
3. Escrito en diferentes épocas: En tiempos de guerra y en tiempos de paz.
4. Escrito bajo diferentes estados de ánimo: Algunos escribieron desde las cumbres del
gozo y otros escribieron desde las profundidades de la tristeza y la desesperación.
5. Escrito en tres continentes: Asia, áfrica y Europa.
6. Escrito en tres idiomas: hebreo el idioma del Antiguo Testamento, la lengua de
Judá, la lengua de Canaán, Arameo la lingua franca del cercano oriente hasta el
tiempo de Alejandro el Grande (Siglo VI a. C. hasta el siglo IV a. C.), y griego el
idioma del Nuevo Testamento (lengua internacional en los tiempos de Cristo).

Con todas estas diferencias, la Biblia permanece como un libro unificado de principio a fin,
sin contradicción. Esta unidad es única a diferencia de otros libros.

Con el desarrollo de la arqueología en la era moderna, el mundo descubrió, para su


asombro, un tesoro de conocimiento sobre el Antiguo Cercano Oriente. Los pueblos y
lenguas antiguas volvieron a la vida en las excavaciones arqueológicas: los sumerios,
hititas, Elamitas, la cultura Ugarítica, y muchas otras.

Hoy, dos siglos en este gran esfuerzo, somos dueños de una inimaginable riqueza de
conocimientos relacionados con este mundo perdido, y seguimos recogiendo hoy en día aún
más.

Historias y tradiciones bíblicas como la creación, el diluvio, la Torre de Babel, y muchas


otras se entienden mejor cuando se leen a la luz de historias y tradiciones paralelas. En las
culturas vecinas.

Atentamente,
Joaquín Mauricio Moya G.
Profesor de arqueología bíblica y coordinador de excavaciones arqueológicas en Tell es-
Safi/Gat, Israel (Equipo Latam). Presidente de Revolution Time Ministries e investigador
asociado en GodScience.
De regreso a las fuentes: Recursos gráficos sobre historia
y arqueología bíblica.
En este enlace encontrarás recursos cómo imágenes, videos e investigaciones relacionadas
directa o indirectamente con los relatos y personajes de la Biblia.

Haga clic en el enlace https://www.facebook.com/DeRegresoALasFuentes/ para abrir el recurso.


¿Qué es la arqueología bíblica?
La arqueología bíblica como me gusta definirla, es el estudio de los restos arqueológicos de
las regiones, culturas y épocas en que se formaron los textos bíblicos. Ahora bien, la
arqueología bíblica no pretende probar o refutar la Biblia, más bien estudia las culturas en
que se encontraban los pueblos, lugares, eventos, y procesos que se mencionan dentro de la
Biblia proporcionando una mejor comprensión de los textos. Basado en esto, la arqueología
bíblica centra la mayor parte de su atención en la región del Israel moderno: Palestina,
Jordania, Líbano y el sur de Siria; regiones vecinas como Egipto, el norte de Siria,
Mesopotamia, Anatolia, Chipre y el Egeo también están dentro de su ámbito de interés en
una amplia gama de períodos que va desde el neolítico hasta el período romano.

La arqueología bíblica es un campo de investigación que muy a menudo está en medio de la


controversia, por un lado, están los que afirman que el nombre mismo de la arqueología
bíblica no debe ser usado ya que muestra preferencia por una fuente escrita específica que
lleva mucho equipaje religioso e ideológico. Es por eso que algunos preferirían los términos
arqueología de Palestina, la arqueología del levante del sur, o la arqueología del
Mediterráneo oriental o la arqueología del Medio Cercano Oriente Antiguo.

A pesar de esto, prefiero usar el término arqueología bíblica. En primer lugar, es un tema
que es bien conocido por el público. En segundo lugar, como se indicó anteriormente, veo
el objetivo de este campo como no probar o refutar el texto bíblico por razones ideológicas,
pero si el estudio de las culturas, regiones, y períodos de tiempo en que se crearon los
textos bíblicos.

La Biblia sirve solo como un marco muy amplio que define las fronteras de lo que se
estudia en este campo de investigación sin ningún tipo de ideología, restricciones antiguas,
o modernas.

Un segundo tema controvertido es si este campo es o no usado y mal usado en el contexto


de lo moderno, como en ideologías políticas y religiosas. En el pasado e incluso a veces
hoy, los descubrimientos en el campo o en algunos casos la falta de descubrimientos se ha
utilizado para reforzar los puntos de vista ideológicos. Afirmar que este o aquel hallazgo
prueba que la tierra de Israel pertenece a los judíos o no lo hace, o afirma que ciertos
hallazgos corroboran o refutan una historia bíblica específica, y así fortaleciendo o
debilitando las creencias religiosas. Que no quepan dudas, el campo de la arqueología
bíblica ha sido mal utilizado.

En este curso, aprenderemos sobre arqueología, arqueología bíblica, y también veremos


cómo se puede utilizar para comprender mejor el texto bíblico examinando
cronológicamente diversas historias y personajes de la Biblia.
La historia de la arqueología bíblica.
La disciplina científica de la arqueología bíblica comenzó a mediados del siglo XIX d. C.,
cuando eruditos de diversos países de Europa y América del Norte comenzaron a estudiar la
historia, las culturas y los restos arqueológicos de las "Tierras Bíblicas", que es la región
del antiguo Cercano Oriente. Entre los pioneros en este campo se encontraban académicos
como el erudito estadounidense Edward Robinson, los académicos británicos Charles
Warren y Charles Wilson y el francés Charles Clermont-Ganneau. El ímpetu detrás de estos
primeros investigadores fue tanto para aclarar el trasfondo cultural de la Biblia en el
contexto de las tradiciones y la cultura judeocristiana, como también para permitir que las
distintas potencias occidentales puedan hacer un reclamo político en la región.

El Fondo Británico para la Exploración de Palestina (PEF por sus siglas en inglés) fue la
institución líder en las primeras décadas de las primeras investigaciones, pero los franceses,
alemanes y estadounidenses, incluso las sociedades rusas también estuvieron involucradas
en la arqueología bíblica temprana. Hacia finales del siglo XIX y principios del siglo XX,
las excavaciones comenzaron en la región, tanto en Israel / Palestina, como en regiones
adyacentes. Destacados arqueólogos de esta etapa fueron figuras como William Flinders
Petrie, Frederick Bliss y RAS Macalister, con excavaciones tempranas realizadas en sitios
como Jerusalén, Gezer, Tell es-Safi / Gat, Tell el-Farah (sur), Jericó y Megiddo. Al mismo
tiempo, la exploración y las excavaciones en Egipto y Mesopotamia, y el desciframiento de
las lenguas antiguas de Egipto y Acadio, se agregaron fuentes sustanciales relacionadas con
el estudio de los períodos antiguos relevantes para el estudio de la Biblia. Dicho esto, la
mayoría de estas excavaciones tempranas se llevaron a cabo de una manera bastante
azarosa, tanto en las propias excavaciones como en sus publicaciones posteriores.

Después de la Primera Guerra Mundial, durante el mandato británico en Palestina (1922-


1948), la investigación arqueológica en Israel / Palestina y las tierras vecinas aumentó
considerablemente debido a la modernización y el desarrollo económico que tuvieron lugar
en la región bajo el dominio europeo, y figuras como William Foxwell Albright, Roland de
Vaux , Martin Noth y otros dominaron el campo. Las excavaciones a gran escala se
llevaron a cabo en muchos sitios. Esta era de grandes avances y actividad se cerró con
brusquedad: el descubrimiento de los Rollos del Mar Muerto en Qumran en 1947 y su
posterior excavación, que en gran parte estaría dirigida por el francés Roland de Vaux.

Después de la Segunda Guerra Mundial, el colapso del gobierno colonial en la región y la


fundación de varios estados en la región (como Israel, Egipto, Jordania, Líbano y Siria), la
arqueología bíblica pasó por un desarrollo sustancial. Mientras que los académicos e
instituciones occidentales continuaron trabajando en la región (como Kathleen Kenyon, G.
Ernest Wright y otros), en sitios como Jericó, Siquem y Gezer, los arqueólogos israelíes se
volvieron cada vez más dominantes en el campo. Las primeras generaciones de académicos
israelíes incluyeron figuras como Yigal Yadin y Yohanan Aharoni, quienes realizaron
excavaciones y estudios en muchos sitios y en muchas regiones de Israel. Si bien los
métodos de excavación mejoraron sustancialmente durante este período, un obstáculo
importante fue la falta de publicaciones exhaustivas de muchas de estas excavaciones.
Luego de la Guerra de los Seis Días en 1967, y la expansión de las excavaciones en áreas
conquistadas por Israel durante la guerra, una nueva generación de arqueólogos excavó
muchos más sitios. Ambos académicos occidentales junto con eruditos israelíes realizaron
numerosas excavaciones en muchos sitios relevantes para la arqueología bíblica. Además,
se realizaron una gran cantidad de sondeos regionales en varias regiones de Israel.

Más recientemente, en las últimas dos décadas, más o menos, se continuaron realizando
excavaciones en Israel y los países vecinos, con muchos hallazgos relevantes para la
arqueología bíblica. Las excavaciones de salvamento, realizadas principalmente por la
Autoridad de Antigüedades de Israel debido al desarrollo de la construcción e
infraestructura en Israel, han revelado sitios importantes. Al mismo tiempo, numerosas
excavaciones de diferentes escalas, realizadas por expediciones arqueológicas israelíes y
extranjeras, han continuado revelando hallazgos importantes.

Se han producido avances metodológicos y teóricos sustanciales en el campo de la


arqueología bíblica en las últimas décadas. En la mayoría de los sitios, se emplean
meticulosos métodos de excavación, a la par de los métodos de mayor calidad utilizados en
el mundo, junto con una utilización creciente de diseños de investigación interdisciplinarios
y multidisciplinarios (como el uso extensivo de una amplia gama de análisis científicos),
junto con sofisticadas perspectivas teóricas en la planificación, ejecución e interpretación
de las excavaciones e investigaciones arqueológicas. La arqueología bíblica moderna se ha
convertido en una rama sofisticada de la arqueología, y muchas veces se encuentra a la
vanguardia de la investigación arqueológica en el mundo.

No menos importante es que, en su mayor parte, los practicantes contemporáneos de la


arqueología bíblica tratan la relación entre los restos arqueológicos y el texto bíblico de una
manera más sofisticada, en concordancia con la investigación bíblica moderna. Si bien los
restos arqueológicos siguen siendo muy relevantes para la comprensión de los aspectos de
los textos bíblicos, y los textos bíblicos pueden ser útiles para la interpretación de los restos
arqueológicos, las conexiones directas y "ingenuas" entre los hallazgos y los textos bíblicos
son más raramente sugeridas por la mayoría de los profesionales en el campo.

La arqueología bíblica, en los últimos años, ha alcanzado la madurez, y después de más de


un siglo y medio de desarrollo, se ha convertido en un campo sofisticado, vibrante y en
constante desarrollo.
Video: La Biblia confirmada: La guerra que catapultó la
arqueología en Jerusalén.

https://youtu.be/KkUqfmI9z5Y

Publicado el 15 jun. 2017 por Mundo Cristiano / CBN News.


¿Cómo se realiza la investigación arqueológica?
El Dr. Millar Burrows (1889-1980), autoridad líder en los manuscritos del Mar Muerto,
quien fue profesor emérito de la Yale Divinity School en Yale University y presidente de la
American School of Oriental Research en Jerusalén (ahora el William F. Albright School of
Archaeological Research) habló sobre esto: “la arqueología ha refutado en muchos casos
los puntos de vista de los modernos críticos. Han demostrado en varias ocasiones, que estos
puntos de vista descansan sobre suposiciones falsas e irreales, y sobre esquemas artificiales
de desarrollo histórico”[i] por eso las técnicas científicas empleadas no difieren de las
empleadas en la arqueología general.

Toda la investigación arqueológica comienza eligiendo los temas y regiones que nos
interesan. Entonces, si queremos excavar un sitio, elegimos el sitio con base a información
de fuentes históricas, encuestas de campo, o descubrimientos casuales, y solo entonces
comienza el proceso real del estudio del sitio.

A menudo, primero se realiza un estudio de la superficie en el sitio para recoger los


antiguos hallazgos que se encuentran en la superficie, esto proporciona una idea
aproximada del período de tiempo y las culturas presentes en el sitio.

Además, se pueden utilizar métodos de detección remota como la fotografía aérea, radar
que penetra en el suelo, magnetometría y exploración LIDAR. Todo esto ayuda a planificar
dónde se realizarán las excavaciones reales.

Las excavaciones se llevan a cabo en áreas de excavación cuidadosamente delineadas, más


a menudo con cuadrantes separados por cajas, es decir, los lados no excavados del área.
Cada área tiene un equipo específico de arqueólogos, quienes son los supervisores, y un
equipo de estudiantes y voluntarios. Cada área trabaja en diferentes preguntas, problemas y
objetivos.

Las herramientas grandes se utilizan para romper la superficie y para mover grandes
cantidades de sedimentos. La mayor parte de la excavación se realiza a mano, ya sea con
herramientas grandes como picos y azadas, o herramientas más pequeñas tales como
herramientas dentales, pinceles finos, y cepillos de dientes.

Se recogen todo tipo de hallazgos, los artefactos más comunes son cerámicos, los cuales
son muy duraderos en el tiempo. Otros tipos de hallazgos incluyen piedra, hueso, marfil, y
objetos de metal, así como diversos tipos de restos orgánicos. Muy a menudo, una amplia
gama de investigadores trabajan juntos en este campo esto incluye expertos en varios tipos
de hallazgos y análisis arqueológicos.

Un aspecto importante de la excavación es el estricto control espacial del proceso de


excavación esto incluye describir el proceso de las excavaciones y lo encontrado marcando
la ubicación de los hallazgos usando la estación total, localizadores láser, e instrumentos
GPS diferenciales, haciendo listas precisas de todo, tomando fotografías, tanto terrestres
como aéreas, escaneos 3D de los hallazgos en el campo, y secciones de dibujo de las capas
y rasgos vistos en los baulks de las áreas que fueron excavadas.

El trabajo es a veces tan meticuloso que para un observador externo, la arqueología de


campo puede parecer una actividad de un grupo de personas con trastorno obsesivo
compulsivo.

Al final del día de la excavación, las áreas de excavación están cubiertas y el equipo regresa
a la oficina, junto con ellos, traen todos los hallazgos que fueron excavados ese día, todo
embalado de maneras específicas, dependiendo del tipo de hallazgo.

De vuelta en el campamento, los diversos hallazgos se tratan de diversas maneras los baldes
de cerámica del día se llenan con agua y se dejan en remojo durante la noche. Al día
siguiente, los miembros del equipo lavan la cerámica, que luego se coloca para el secado, y
luego, tratan de identificar los tipos de cerámica que se encontraron, lo que nos ayuda a
entender el contexto que se está excavando.

Otros hallazgos son tratados también, se revisan las bolsas de sedimentos y restos botánicos
carbonizados poniéndolos a través de una máquina de flotación, la cual se separa entre los
restos botánicos y los sedimentos.

Los arqueo-botánicos entonces examinan los hallazgos bajo microscopio para identificar
los tipos de plantas de cada entorno. Otras bolsas de sedimentos pasan por "picking" o
“cosecha”, en el que los micro-artefactos están cuidadosamente separados de los
sedimentos.

Los huesos de cada entorno son devueltos y cuidadosamente lavados y secados, luego, los
arqueólogos los identifican. Al mismo tiempo, el personal de campo escribe resúmenes del
trabajo del día e ingresan los datos en la base de datos en línea del proyecto.

Hacia el final de la temporada de excavación, las áreas son cuidadosamente limpiadas. Se


toman tanto fotografías terrestres como aéreas, este último a menudo hecho por drones.

Al final, las propias áreas están cubiertas con lonas especiales de protección, que
permanecen en su lugar hasta la próxima temporada.

A medida que termina la temporada de excavaciones, los hallazgos son devueltos a la


institución de origen y el restaurador de cerámica intenta restaurar cuidadosamente los
recipientes de cerámica de estos contextos. Otros hallazgos son dibujados y fotografiados, y
en algunos casos, se crean modelos 3D de los objetos.

Hallazgos específicos de diferentes clases son enviados para análisis, algunos de estos
análisis se realizan en el laboratorio de excavación mientras que otros son enviados a
laboratorios y otras instituciones.
Los diferentes tipos de hallazgos son estudiados por los diferentes expertos que todos
preparan informes sobre estos. Los expertos en cerámica crean tipologías en cerámica, los
zoo-arqueólogos estudian de cerca los restos de fauna, identifican qué especies están
representadas y qué sucedió con ellas, en algunos casos, el ADN y los estudios isotópicos
pueden realizarse sobre los restos de fauna, proporcionan información adicional, los
arqueo-botánicos analizan los restos, identifican las especies de plantas encontradas en el
entorno de la excavación. Algunos de los restos carbonizados son enviados para análisis de
carbono 14 para proporcionar las fechas de datación de estas muestras.

Estos y muchos otros tipos de análisis proporcionan una gran cantidad de datos sobre los
hallazgos de la excavación.

Esto es lo que hacemos al final, tomamos los materiales y tratamos de convertirlos en una
visión sintética del pasado basado en los hallazgos, en los análisis, y con base a las ideas
que tenemos de todo esto, comparándolos con los resultados y las publicaciones de otras
excavaciones, otros estudios realizados en sitios tanto en Israel como en las áreas
circundantes.

La etapa de escritura es una etapa tan crucial como cualquiera de las otras partes de la
excavación en adelante. No es una etapa fácil, pero es algo que hay que hacer. Es nuestro
deber moral al público, porque el público financia nuestras excavaciones para publicar los
resultados.

Luego, en el verano, estamos de nuevo en el campo con el equipo para seguir descubriendo
restos más fascinantes.

A manera de ejemplo, en el siguiente link encontrarás videos acerca de nuestro proyecto de


excavación en Tell es-Safi, el bíblico Gat de los filisteos, donde podrás observar cómo se
desarrolla una labor de excavación arqueológica. Por supuesto no todo es académico, así
que encontrarás uno que otro video no tan serio
(jajaja) https://gath.wordpress.com/pictures/videos/

Bibliografía:

[i] Burrows Millar. What Mean These Stones? New York: Meridian Books, 1956
Uso de drones: Vista aérea de Siquem

https://www.youtube.com/watch?v=tVUwySC6yLE&feature=youtu.be

Uso de drones: Vista aérea de Tell es-Safi /Gat de los filisteos, la tierra de Goliat

https://www.youtube.com/watch?v=BHdDXMQ7bEs&feature=youtu.be
Cronología Bíblica arqueológica.
Profetas.

 Elías profeta de Israel 875-848 a. C.


 Eliseo profeta de Israel 848-797 a. C.
 Jonás profeta de Israel 787-775 a. C.
 Amós profeta de Israel 760-750 a. C.
 Isaías profeta de Judá 740-681 a. C.
 Oseas profeta de Israel 705-715 a. C.
 Jeremías profeta de Judá 626-585 a. C.
 Daniel profeta de Judá 605-530 a. C.
 Abdías profeta de Judá 605-585? a. C.
 Ezequiel profeta de Judá 593-571 a. C.
 Zacarías profeta de Judá 520-480 a. C.
 Malaquías profeta de Judá 440-430 a. C.

Egipto.

 Sheshonq I (Sisac) faraón de Egipto 945-924 a. C. 1 reyes 11:40.


 Osorkon IV (So) faraón de Egipto 730-715 a. C. 2 reyes 17:4.
 Tirhakah (Taharqa) faraón de Egipto 690-664 a. C. 2 reyes 19:9.
 Necao II faraón de Egipto 610-595 a. C. 2 Crónicas 35:20.
 Apries (Hofra) faraón de Egipto 589-570 a. C. Jeremías 44:30

Moab.

 Mesha rey de Moab a mediados del 900-801 a. C. 2 reyes 3:4-27.

Aram-Damasco.

 Hadadezer rey de Aram-Damasco 900-844/842 a. C. 1 reyes 11:23.


 Ben-Hadad hijo de Hadadezer rey de Aram-Damasco 844-842 a. C. 2 reyes 6:24.
 Hazael rey de Aram-Damasco 844/842-800 a. C. 1 reyes 19:15.
 Ben-Hadad hijo de Hazael rey de Aram-Damasco principios del 800 a. C. 2 reyes
13:3.
 Rezin rey de Aram-Damasco mediados del 800-701 a. C. a 732 a. C. 2 reyes 15:37.

Asiria.

 Tiglath-pileser III (Pul) rey de Asiria. 744-727 a. C. 2 reyes 15:19.


 Salmanasar V rey de Asiria. 726-722 a. C. 2 reyes 17:3.
 Sargón II rey de Asiria. 721-705 a. C. Isaías 20:1.
 Senaquerib rey de Asiria. 704-681. 2 reyes 18:13.
 Adramelec (Ardamillussu - Arad-Mullissu) rey de Asiria. Principios del 800 a. C. 2
reyes 19:37.
 Esarhaddon rey de Asiria. 680-669 a. C. 2 reyes 19:37.

Babilonia.

 Merodac-Baladán rey de Babilonia. 721/710-703 a. C. 2 reyes 20:12.


 Nabuconodosor II rey de Babilonia. 604-562 a. C. 2 reyes 24:1.
 Nebo Sarsequím oficial de Nabuconodosor II. Principios del 600 a. C. Jeremías
39:3.
 Nergal Sarézer oficial de Nabuconodosor II. Principios del 600 a. C. Jeremías 39:3.
 Nabuzaradán oficial en jefe de Nabuconodosor II. Principios del 600 a. C. 2 reyes
25:8 y Jeremías 39:9.
 Evil-merodac (Awel-Marduk o Amel-Marduk) rey de Babilonia. 561-560 a. C. 2
reyes 25:27.
 Belsasar hijo corregente de Nabonido rey de Babilonia. 543-540 a. C. Daniel 5:1.

Persia.

 Ciro II (Ciro el grande) rey de Persia. 559-530 a. C. 2 Crónicas 36:22.


 Darío I (Darío el grande) rey de Persia.520-486 a. C. Esdras 4:5.
 Tatenay (Tatnay) gobernador provincial de Trans-Eufrates. Finales del 401 a. C.
Esdras 5:3.
 Jerjes I (Asuero) rey de Persia. 486-465 a. C. Ester 1:1.
 Artajerjes I Longimanus rey de Persia. 465-425/424 a. C. Esdras 4:7.
 Darío II Nothus rey de Persia. 425/424-405/404 a. C. Nehemías 12:22.

Documentos importantes en esas fechas.

 Textos de Ebla 2350-2400 a. C.


 Textos III dinastía de Ur 2100-2000 a. C.
 Textos de Capadocia 1900 a. C.
 Textos de Mari 1800-1600 a. C.
 Textos de Hammurabi 1700 a. C.
 Textos de Nuzi 1400-1300 a. C.
 Textos de Amarna 1400-1300 a. C.
 Textos ugaríticos 1400-1300 a. C.
 Inscripción de Merneptah 1300-1200 a. C.
 Inscripciones de Madinet Habu 1200-1100 a. C.
 Inscripción de Sisac 1000-900 a. C.
 Inscripción de Senaquerib 700 a. C.
 Textos de Joacim 600-500 a. C.
 Inscripción de Ciro 600-500 a. C.