Sei sulla pagina 1di 2

LA BANDERA NACIONAL DE PERÚ – SÍMBOLO PATRIO

La bandera de Perú es un paño rectangular, formado con tres franjas verticales, roja las laterales y blanca la
central. Seguramente si pensamos en el símbolo patrio más sustantivo, este es el que se nos viene a la cabeza,
tanto para los ciudadanos como para los sujetos extranjeros. El 21 de octubre de 1821, por decreto del Gereral
San Martín, se resolvió la creación en Pisco de la bandera nacional peruana. Se pasó en escaso tiempo de franjas
diagonales a tranversales y finalmente, en 1822, lo que conocemos actualmente.
¿Su significación? Al igual que todas las banderas, los sentidos proliferan; pero algunos preponderan sobre
otros. Se dice que el rojo da cuenta de la sangre y la pasión de todos aquellos mártires que erigieron la nación y
también por aquellos que quedaron en el camino, quizá sin un ápice de necesidad de que su terruño se llamara
Perú. Sí, hablamos en el último caso de la gran proporción de la población originaria. El blanco, por su parte, da
cuenta de la libertad, la justicia social, la pureza y la paz.

EL ESCUDO NACIONAL DE PERÚ – SÍMBOLO PATRIO


El escudo peruano es el símbolo heráldico por antonomasia del Estado peruano y es utilizado por todos los
poderes públicos. Su creación fue aprobada en un Congreso Constituyente de 1825 y ratificado el 31 de marzo
de 1950.
Si se observa, tenemos una suerte de blasón divido en tres con diferentes objetos. La vicuña, representante del
reino animal; la quina, un árbol que da cuenta del mundo vegetal; y por último una cornucopia que da cuenta de
la realidad mineral. En rigor de verdad, hay que decir que el árbol de la quina tiene un papel importante no solo
por su abundancia en esta nación, sino porque fue vital en el siglo XIX a la hora de combatir el paludismo ( se
utilizó el polvo de su corteza). La cornucopia, por su parte, es señal de prosperidad y abuncancia. Arriba del
todo hay una corona que es una representación de la victoria. Todo está rodeada por banderas desplegadas, algo
muy típico de los escudos.

EL HIMNO NACIONAL DE PERÚ – SÍMBOLO PATRIO


El himno de Perú es la composición musical por antonomasia que representa al país. Se dice que fue acuñado en
el lejano 1821 y que su creador fue José de la Torre Ugarte. La música, por su parte, fue puesta por José
Bernardo Alcedo. Asimismo, hay que decir que su denominación germinal era la de marcha nacional. Es
importante recordar que la letra a partir de 1901 se declaró por ley intangible, es decir, imposible de modificar;
la música lo mismo, pero en 1913.

LA ESCARAPELA
Si bien la escarapela no es un símbolo patrio oficial, es un elemento que se usa siempre en el mes de Julio en los
colegios y también para muchos peruanos cuando van al trabajo o hacen sus actividades diarias. La escarapela es
un elemento que lleva dentro de él los colores rojo y blanco como uno de los elementos que nos distinguen a los
peruanos en las fechas de fiestas patrias ¡en nuestro querido mes de Julio!
La escarapela es algo usado hoy en día por niños, jóvenes y adultos.
Como hemos podido darnos cuenta; estos han estado presentes en diferentes hechos históricos de mi querido
Perú, la bandera peruana por ejemplo ha sido testigo de muchos peruanos que han sacrificado su vida en tiempos de
guerra para poder mantener la independencia de esta nación de los incas.
Estos elementos son como nuestro carnet de identidad que nos hacen sentir nostalgia para los peruanos como yo que
nos encontramos a la distancia y que hoy más que nunca recordamos con mucho cariño todo lo sucedido en el
Perú.
JULIO, 28 – PROCLAMACIÓN DE LA INDEPENDENCIA DEL PERÚ
A comienzos de julio de 1821 se vivía en Lima una tremenda escasez de alimentos, las tropas realistas no
contaban con recursos y los patriotas ya habían conseguido importantes victorias al interior del país, en tanto la
población entera reclamaba la presencia del libertador argentino, quien ya había conseguido tal propósito con
Argentina y Chile.
Tras el retiro del virrey La Serna al Cusco, San Martín entró en Lima en 1821 y convocó a una junta de notables en
el Cabildo limeño el 15 de julio. Manuel Pérez de Tudela fue el encargado de redactar el Acta de Independencia
que determinó la proclamación de ella para el sábado 28 de julio de 1821 en la Plaza de Armas de Lima. San
Martín buscó implantar el sentimiento de la independencia por lo menos entre los limeños.
Aquel 28 de julio, según rezan algunas crónicas, amaneció lluvioso y templado. Don José de San Martín despertó a
las 9 de la mañana, se puso el uniforme de gala y, previo saludo a sus jefes de estado, se preparó para la
proclamación.
El acto comenzó a las 10 de la mañana con San Martín abandonando el Palacio de los Virreyes acompañado de
dignatarios de la Universidad de San Marcos, altos prelados de la Iglesia y priores de los conventos. Tras ellos
aparecieron los altos jefes del Ejército Libertador y oidores de la Real Audiencia de Lima.
Había otro grupo dentro de aquella comitiva: El conde de San Isidro y el marqués de Montemira, quien portaba la
bandera peruana creada por San Martín en Pisco en lugar del estandarte real.
Las calles cercanas a la Plaza de Armas estaban llenas. Se estimó un aproximado de 16 mil personas quienes
escucharon la proclama de don José de San Martín, secundados por las tropas en formación.
El marqués de Montemira hizo entrega de la bandera peruana a San Martín y el libertador la tomó, la mostró a la
multitud y proclamó la frase que terminó por reafirmar uno de los sus sucesos más importantes en la historia del
Perú:
«EL PERÚ DESDE ESTE MOMENTO ES LIBRE E INDEPENDIENTE POR LA VOLUNTAD GENERAL DE LOS
PUEBLOS Y POR LA JUSTICIA DE SU CAUSA QUE DIOS DEFIENDE».
«¡VIVA LA PATRIA ! ¡VIVA LA LIBERTAD!
¡VIVA LA INDEPENDENCIA!»
Las campanas repicaron mientras que los cañones disparaban sus salvas. Don José de San Martín había
proclamado la Independencia del Perú, declaró una patria nueva, emancipada y libre. El aplauso estruendoso se
apoderó de la Plaza de Armas ante tan importante declaratoria.
La ceremonia se repitió en otros tres lugares: la plazuela de la Merced, el frontis del Convento de las Descalzas y la
Plaza de la Inquisición (hoy Plaza Bolívar o del Congreso).
Según el historiador Jorge Basadre, estas palabras simbolizaban un cambio histórico: había surgido el principio de
«la voluntad de los pueblos».
Finalmente se consolida la independencia gracias a las tropas bolivarianas con la participación de montoneras
peruanas que respondieron a intereses de elites y grupos medios provinciales, y luego con el fracaso del proyecto
confederativo bolivariano, el Perú asumió el reto de vivir en una república.

Interessi correlati