Sei sulla pagina 1di 7

Las tradiciones orales nativos americanos y Arqueología

Roger Anyon, TJ Ferguson, Loretta Jackson, y Lillie Lane,

Tabla de Contenidos

Introducción Perspectiva histórica sobre el uso de la Tradición Oral de Arqueología La naturaleza del conocimiento de las tradiciones orales y Arqueología Metodologías para el uso de las tradiciones orales en la investigación académica Usos de la tradición oral y de Investigación Arqueológica La necesidad de respeto en la investigación de las tradiciones orales Cuestiones sensibles en el uso de las tradiciones orales Recomendaciones para el uso de las tradiciones orales Nota del editor: Este artículo representa uno de los papeles de tres posiciones que son un producto de un taller, titulado nativos americanos y Arqueología, patrocinado por el Consejo Arqueológico de Arizona, y celebradas los días 9-10 de noviembre de 1994 en Flagstaff, Arizona fue financiado el taller. por el Centro Nacional para la Preservación de Tecnología y

Formación, una división del Servicio de Parques nacionales. Los participantes en el taller eran arqueólogos profesionales de los gobiernos federal, estatales y agencias locales, la academia y

la comunidad de contratación privada, y los representantes de los nativos americanos de los

Hopi, Zuni, y las tribus Hualapai, y la Nación Navajo. El objetivo del taller fue reunir a un grupo diverso de los arqueólogos y los nativos americanos a participar en un diálogo sobre tres temas específicos: (1) la consulta entre los nativos americanos y agencias federales, (2) la tradición oral y la arqueología, y (3) papel nativos americanos en la arqueología. Para más información sobre este taller y los otros dos documentos de posición, por favor llámeme al (520) 734-6636,

o escriba c / o Oficina de Preservación Cultural, La tribu Hopi, PO Box 123, Kykotsmovi, AZ 86039. Kurt Dongoske.

El propósito de este documento de posición es presentar ideas a los miembros del Consejo Arqueológico de Arizona sobre el uso adecuado de las tradiciones orales en la investigación arqueológica. Proporciona una base para continuar el diálogo entre los nativos americanos y los arqueólogos acerca de cómo y por qué la arqueología se lleva a cabo en Arizona.

Perspectiva histórica sobre el uso de la Tradición Oral de Arqueología

Los primeros arqueólogos a trabajar en el suroeste tenía un gran interés en la relación entre las tradiciones orales nativo americano y el registro arqueológico. Los arqueólogos como Victor Mindeleff, Frank Hamilton Cushing, Cosmos Mindeleff, y Jesse Walter Fewkes (1900, Tradiciones Tusayan migración. En Decimonovena Informe Anual de la Oficina de Etnología Americana para los años 1897-1898, Part. 2, pp. 573-634 . Oficina de Impresión del Gobierno:

Washington, DC) la información recogidos de manera sistemática sobre las tradiciones orales de nativos americanos y lo usó en sus investigaciones para ayudar a interpretar la cronología, función y filiación cultural de los sitios arqueológicos que investigaron. Durante este período,

Fewkes (1900: 579) observó astutamente que "

guía de los indios por una etno-arqueólogo, que puede traer como preparación para su trabajo un conocimiento íntimo de la vida presente de los habitantes del pueblo Hopi ".

A principios del siglo 20, sin embargo, muchos antropólogos culturales comenzaron a

descontar el valor histórico de las tradiciones orales de nativos americanos. Al escribir sobre el

Zuni, por ejemplo, AL Kroeber (1917, Z UNI Kin y Clan. Papeles antropológicos de la American Museum of Natural History, 18 (2): 39-204) señaló, "La actitud habitual de los zuñi, a

continuación, no es histórico

conocimiento del pasado que se aproximan a lo que consideramos la historia, no es de dudarse. Pero es igualmente cierto que tal recuerdo es casual y contrario al carácter habitual de su mente." Del mismo modo, dijo Robert H. Lowie, "No puedo adjuntar a las tradiciones

orales algún valor histórico bajo cualquier condición alguna" (citado en F. Eggan de 1967, de la historia al mito:. Un ejemplo Hopi En estudios realizados en etnolingüística del sudoeste,

editado por D

las actitudes de los antropólogos culturales, y por muchas décadas, las tradiciones orales fueron generalmente ignorados en la investigación arqueológica.

Este trabajo puede realizarse mejor bajo la

que de vez en cuando se puede preservar fragmentos de un

Hymes, pp 33-53 Mouton: La Haya). Los arqueólogos se vieron influidos por

Recientemente, ha habido un renovado interés en la historicidad de la tradición oral de nativos americanos (por ejemplo, A. Wiget de 1982, la Verdad y los Hopi:. Un estudio historiográfico de tradición oral documentado respecto a la venida de los españoles Etnohistoria 29: 181- 199; LS Teague, 1993, Prehistoria y las tradiciones de los O'odham y Hopi. Kiva 58: 435-454; DM

Bahr, J, Smith, WS Allison, y J. Hayden, 1994, corto, Swift tiempos de los dioses en la Tierra:. El Hohokam Crónicas University of California Press: Berkeley). Indicativo de este trabajo es el análisis de las tradiciones orales de los O'odham y Hopi de Teague, orientado hacia el aumento de la comprensión de los eventos culturales y procesos de la época antes de la historia documental en el sur de Arizona. Teague (1993: 436) concluye que, "historias orales se pueden

hasta el punto de no atribuir fácilmente a

mostrar para ajustarse a la evidencia arqueológica

la construcción de una explicación después de los hechos por la presencia de numerosas ruinas

en toda la región. estas historias reflejan el conocimiento directo de los acontecimientos en la prehistoria de Arizona ". Su artículo representa los arqueólogos renovado respeto están empezando a pagar cuentas nativas de la historia tradicional.

Al inicio de página

La naturaleza del conocimiento de las tradiciones orales y Arqueología

Como arqueólogos comienzan una vez más para incorporar las tradiciones orales de nativos americanos en la investigación arqueológica, es importante reconocer que las tradiciones orales y la arqueología representan dos distintos, pero superpuestos, formas de conocer el pasado. Debido a que son cualitativamente distintas, se aplican diferentes normas en la forma en que la información se recoge, evalúa, y se utiliza para entender el pasado. Estas fuentes de conocimiento convergen en un sentido amplio en ciertos temas y temas, sin embargo, como las migraciones, la guerra, la movilidad residencial, uso de la tierra, y la co-residencia étnica. Por ello, ambas fuentes se pueden utilizar de manera productiva para investigar estos temas, entre otros.

No hay duda de que una historia real está incrustado en las tradiciones orales de nativos americanos, y que esta es la misma historia que los arqueólogos estudio. tradiciones orales contienen información cultural sobre el pasado bien conservado y transmitido de generación en generación dentro de una tribu. El registro arqueológico contiene restos materiales de la conducta humana en el pasado que proporcionan evidencia física para muchos de los mismos acontecimientos y procesos que se hace referencia en las tradiciones orales. Dado que las tradiciones orales y la arqueología tienen limitaciones inherentes, la combinación de ellos en la investigación puede crear conocimiento que va más allá de lo que es posible el uso de cualquiera de las fuentes por sí mismo.

Tessie Naranjo (1995, Reflexiones sobre la Migración de Santa Clara Pueblo. Revista de Antropología Arqueología 14: 247-250) ha señalado recientemente que las tradiciones orales de nativos americanos son a menudo más que un axioma hipotético. Mientras que los científicos a buscar la verdad única y universal, los nativos americanos utilizan sus tradiciones orales para alcanzar una comprensión multiversal del pasado que opera simultáneamente en muchos niveles diferentes de significado.

En este sentido, hay que entender que las tradiciones orales y la arqueología son ambos palimpsestos de la historia. tradiciones orales incorporan el conocimiento cultural de muchos antepasados en múltiples niveles de significación. Del mismo modo, los sitios arqueológicos incorporan un registro del comportamiento humano complejo pasado incrustado en artefactos y depósitos arqueológicos. Tanto la tradición oral y la arqueología tanto, constituyen fuentes de conocimiento que tienen estructuras complejas que deben ser sistemática y cuidadosamente analizados en términos de su propia lógica interna con el fin de utilizarlos en la investigación académica.

Al inicio de página

Metodologías para el uso de las tradiciones orales en la investigación académica

Los estudios realizados por David Pendergast y Clemente Meighan [1959, las tradiciones populares como un hecho histórico: un ejemplo Paiute. Journal of American Folklore 72 (284):

128-133], Eggan (1967), y Wiget (1982) han demostrado de manera inequívoca que una historia real está incrustado en las tradiciones orales de nativos americanos. Como Eggan (1967) señaló, los antropólogos tienen ahora más datos y mejores controles históricos que las generaciones anteriores de los antropólogos, y, en consecuencia, que deben ser capaces de analizar datos sociales y culturales de una manera más sofisticada con el fin de desarrollar los medios para separar la historia de otros aspectos de las tradiciones orales. Ene Vansina (1985, tradición oral como la Historia. Universidad de Wisconsin Press: Madison) presenta una metodología rigurosa para la incorporación de las tradiciones orales en la investigación histórica. Estas metodologías deben ser incorporados en el método arqueológico y teoría para establecer la base científica para el uso de las tradiciones orales en la investigación histórica. Una buena investigación científica utiliza una metodología basada en la falsificación de hipótesis. En esencia, los arqueólogos refutan lo que pueda, y luego crean teorías para explicar las hipótesis residuales. Esta metodología científica no siempre puede ser adecuado para la

investigación de las tradiciones orales, donde a veces se justifica un enfoque más humanista y cualitativa. La aplicación de un humanista en lugar de una metodología científica en el uso de las tradiciones orales se debe hacer de una manera que cumpla con los altos estándares académicos.

Usos de la tradición oral y de Investigación Arqueológica

Los arqueólogos están interesados en aprender sobre el pasado. Los nativos americanos están interesados en el mantenimiento de las tradiciones culturales que heredaron de sus antepasados que vivieron en el pasado. Para las tribus nativas norteamericanas con fuertes tradiciones orales, el sentido primario de la historia proviene de las narrativas, historias y cuentas contadas por los ancianos de la tribu. En este contexto, la arqueología constituye una fuente secundaria de información suplementaria sobre la herencia de la tribu. Algunos, pero no todos, los miembros de la tribu pueden encontrar esta información complementaria útil en la transmisión de los valores familiares. La arqueología también puede ser utilizado por las tribus para lograr sus propios objetivos políticos y legales en relación con la sociedad en general. Los datos arqueológicos se pueden utilizar para ayudar a las reivindicaciones de tierras de documentos y derechos de agua, y gestionar los recursos culturales tribales sobre las tierras administradas por las agencias estatales y federales. Un número pequeño pero creciente de los nativos americanos están dando cuenta de que la arqueología se puede utilizar de forma constructiva para validar la historia de la tribu.

En los últimos años, los arqueólogos han sido llamados a ampliar sus actividades profesionales con respecto a la preservación histórica mediante la recopilación de información sobre las propiedades tradicionales culturales y lugares sagrados, así como los sitios arqueológicos de interés histórico a las tribus particulares. Tradiciones orales nativas americanas contienen información esencial sobre los valores culturales y las creencias relativas a los lugares culturales tradicionales, características naturales, sitios específicos, y paisajes que son los recursos culturales importantes para los nativos americanos (por ejemplo, KB Kelley, y Francis H., 1994, Navajo Lugares Sagrados . Indiana University Press: Bloomington). Con el fin de cumplir con éxito el mandato para la preservación histórica, los arqueólogos contemporáneos deben o trabajar con las tradiciones orales o coordinar su trabajo con otros investigadores que trabajan con esta fuente de información. Esto crea un imperativo ético y metodológico para los arqueólogos trabajan en estrecha colaboración con los nativos americanos para que la información necesaria para gestionar adecuadamente los recursos culturales tribales puede ser recogida y comunicarse de una manera apropiada.

Al inicio de página

La necesidad de respeto en la investigación de las tradiciones orales

referencias indiscriminadas a la tradición oral como "mitos y leyendas" es degradante para los nativos americanos. Se perpetúa una dicotomía falsa que implica que las tradiciones orales son

menos válido que el conocimiento basado en la ciencia. La tradición oral y el conocimiento científico ambos tienen validez en su propio contexto cultural. El conocimiento científico no constituye una vista privilegiada del pasado que de por sí hace que sea mejor que las tradiciones orales. Es simplemente otra manera de conocer el pasado. Los arqueólogos necesitan tener el respeto de las fuentes de conocimiento sobre el pasado que son únicos a los nativos americanos. Incluso en situaciones en las tradiciones orales no se utilizan en la investigación arqueológica, los arqueólogos deben ser sensibles tanto a las limitaciones inherentes de los conocimientos científicos y de las formas en que las tradiciones orales pueden trascender el conocimiento científico con respecto al patrimonio cultural.

A veces los arqueólogos publican resultados que contradicen las tradiciones orales de nativos americanos. Esto no tiene que ser hecho de una manera beligerante que desafía directamente estas tradiciones, y los arqueólogos debe esforzarse por poner sus conclusiones en un contexto cultural e intelectual para ayudar a los nativos americanos entienden la naturaleza del conocimiento científico y otros arqueólogos entender la naturaleza de las tradiciones orales. Al respetar los valores de las tradiciones orales de nativos americanos, los arqueólogos sentar las bases para los nativos americanos para respetar los valores de los conocimientos científicos, y para los científicos para respetar los valores de las tradiciones orales.

Cuestiones sensibles en el uso de las tradiciones orales

tradiciones orales están íntimamente conectados con las creencias religiosas de nativos americanos y el conocimiento, mucho de los cuales es de carácter esotérico. Por esta razón, es esencial para los arqueólogos para colaborar con los asesores culturales tribales con respecto al uso de las tradiciones orales en la investigación arqueológica. Se necesitan estos asesores para determinar qué aspectos de las tradiciones orales son apropiadas para su uso en la investigación académica, para ayudar a interpretar los resultados de la investigación, y para guiar las decisiones sobre la publicación. La reducción de las tradiciones orales a una forma escrita tiene un impacto cultural que necesita ser considerado en la investigación. Como Whiteley: se ha observado (1988 xvi), textos escritos se convierten en tradiciones orales imágenes literarias fijas de amplia difusión en la sociedad americana en una forma que los nativos americanos no se puede controlar. Esta es una preocupación fundamental cuando se haga un mal conocimiento sagrado para la investigación académica, y una tradición oral dinámico se reduce a un punto de referencia estática.

Se deben respetar las preferencias de cada tribu con respecto al uso de las tradiciones orales en la investigación arqueológica. Algunas tribus - tales como los Hopi - fomentar el uso de las tradiciones orales en la investigación arqueológica, sobre todo cuando esta investigación se realiza por los investigadores que trabajan en colaboración con los asesores culturales Hopi (K. Dongoske, TJ Ferguson, y L. Jenkins, 1993, la comprensión del pasado a través del Hopi Oral Historia nativos Pueblos. Revista 6 (2): 24-31). Estos asesores son los mejores jueces de lo aspectos de las tradiciones orales constituyen información histórica y qué aspectos constituyen el conocimiento religioso esotérico que debe permanecer confidencial.

Los navajos tienen una abundancia de tradiciones orales que coinciden con y complementan la investigación arqueológica contemporánea. La tienda de los conocimientos tradicionales de Navajo puede mejorar la arqueología y la Nación Navajo mediante la profundización de nuestra comprensión del pasado. Mucha gente Navajo están fascinados por las tradiciones orales que fundamentan relatos históricos en el contexto de lugares que aún se pueden ver en los paisajes contemporáneos. Una parte importante de la contraparte física de historias son las ruinas estudiados por los arqueólogos. Por lo tanto, la Nación Navajo recomienda que los arqueólogos aumentar sus conclusiones científicas con Navajo tradiciones orales. Para facilitar este enfoque, el Departamento de Preservación Histórica de la Nación Navajo está desarrollando maneras para que la gente Navajo para interactuar con la ciencia de la arqueología.

La tribu Hualapai coloca un gran valor a la tradición oral de sus mayores, y estas tradiciones son una parte importante del patrimonio cultural del pueblo Hualapai. Cuando la cultura Hualapai es el tema de la investigación, es el pueblo el Hualapai que son los expertos culturales. En consecuencia, la tribu Hualapai prefiere que la investigación mediante la tradición oral se lleva a cabo por miembros de la tribu para que la información sensible puede ser controlada y la tribu puede estar seguro de que se utiliza para fines apropiados.

Algunas tribus, como el pueblo de Zuni, son reticentes a la utilización de las tradiciones orales en la investigación académica. En la actualidad, el pueblo de Zuni no fomenta el uso de las tradiciones orales en la investigación académica, a excepción de una manera muy limitada por los investigadores que dependen directamente de la tribu. Esto hace que sea imprescindible para los estudiosos que investigan las tradiciones orales Zuni consultar con la tribu.

Algunos nativos americanos piensan que en los últimos arqueólogos han "minado" sitios arqueológicos para recoger los artefactos que forman la base de la investigación arqueológica. Existe una preocupación creciente de que los arqueólogos ahora quieren "minas" tradiciones orales para interpretar el registro arqueológico. Hay una creciente ansiedad que a menos que miembros de la tribu colaboran plenamente en el proceso de investigación, este enfoque dará lugar a la continuación de la explotación cultural.

Recomendaciones para el uso de las tradiciones orales

Al pedir a los funcionarios tribales, determinar si es o no una tribu quiere que sus tradiciones orales utilizados en la investigación arqueológica. Si quieren tribus tradiciones orales que se utilizan en la investigación arqueológica, a continuación, establecer desde el principio, los parámetros de ese uso con asesores culturales nativos americanos y oficiales de las tribus. Compensar especialistas en la materia, tales como asesores culturales tribales para su tiempo (al igual que otros investigadores profesionales) en proyectos de recursos culturales financiados.

Si tribus no quieren tradiciones orales utilizados en la investigación arqueológica, a continuación, indicar esto en los informes. Estos informes deben reconocer que la revisión de la historia de la cultura y los descubrimientos científicos no incluyen las tradiciones orales a petición de la tribu. Promover el examen de la tribu de la investigación arqueológica, sobre todo si se utiliza tradiciones orales. Al inicio de página

Roger Anyon es director del Patrimonio Zuni y la Oficina de Preservación Histórica; TJ Ferguson lleva a cabo la investigación antropológica en Tucson, Arizona; Loretta Jackson es director del programa de la Oficina de Hualapai de los recursos culturales; y Lillie Lane es un especialista en cultura navajo con el programa cultural tradicional del Departamento de Preservación Histórica de la Nación Navajo.

Anyon, R., Ferguson, T. J., Jackson, L. and Lane. T. 1996 Native American oral traditions and archaeology, Society for American Archaeology Bulletin 14:2, 11-16,