Sei sulla pagina 1di 4

El lineamiento ideológico y político de EEUU en la política

internacional durante la administración TRUMP y sus


implicancias en la campaña electoral estadounidense

Univ. Pura Parra Calvimontes

Carrera de Derecho - UPDS

Resumen

El presente artículo procura explicar en manera general los lineamientos de la


política internacional de los EEUU en la administración del Presidente Donald
Trump, y sus implicancias tanto a nivel global como en la política interior
estadounidense además de sus repercusiones en la venidera campaña electoral.

Palabras claves: Política internacional, Idealismo, Materialismo, política exterior,


política.

Introducción

La política exterior americana ha influido históricamente en el contexto


internacional como potencia económica ha impartido su política exterior entre dos
corrientes del pensamiento político izquierda derecha: Idealismo y Realismo. En
tiempos, del presidente George W. Bush ha sido identificada como Idealismo, y la
del presidente Obama como Realismo. En el actual de la administración Trump,
cuanto a política exterior que adopta Idealismo o el Realismo.

El Idealismo también llamado intervencionismo, internacionalismo– sostiene que el


propósito de la política exterior es avanzar los valores en el contexto de un país
fomentando libertad y democracia en el mundo. Los idealistas consideran que
la política exterior debe reflejar nuestra filosofía política doméstica.
El Idealismo busca lograr un mundo justo y pacífico acabando con las tiranías.
Desde el punto de vista idealista, en ese ámbito viendo a Estados Unidos debe
involucrarse en misiones humanitarias, intervenciones militares, “fabricación” de
naciones, y cualquier otra tarea que acerque al objetivo final. Los idealistas
entienden que la política exterior no debe determinarse por lo que sea mejor para
Estados Unidos, sino por lo que resulte moralmente correcto.

El Idealismo, que presenta el presidente de los Estados Unidos tiene una


mentalidad de negocios y de reacción frente a las normas internacionales, en
cambio el Realismo sostiene que el propósito de la política exterior es asegurar el
“interés nacional”. Para los realistas, los principios morales son incompatibles con
la protección del interés nacional. Los intereses pasan a los valores, y la política
exterior de cómo se maneja en política hacia otros países EEUU
Si los intereses se colocan antes que los valores, la política
exterior Realista posibilita estrategias que abracen inmoralmente regímenes
tiránicos, como hizo el presidente Obama con Irán y Cuba en nombre del interés
nacional y de mantener un balance de poder.

Por ejemplo, el aliado de EEUU Israel es el único poder nuclear en Medio Oriente.
Para los realistas eso es un problema porque introduce un desbalance de poder
donde otras naciones en la región se sienten amenazadas por la capacidad de
Israel de atacar impunemente. Según lo ven, ese desbalance incrementa la
posibilidad de un conflicto militar. La solución Realista es resolver el desbalance
fomentando un balance del poder.

En el caso del acuerdo nuclear con Irán, encabezado por EEUU y otras cinco
potencias, se persigue limitar a usos no militares por 10 o 15 años las capacidades
nucleares de Irán. Sin embargo, aun con Irán cumpliéndolo plenamente, existiría
un camino hacia las armas nucleares cuando expire tal acuerdo.

Esto expresa la premisa Realista de que las naciones tienen “intereses”, y que un
interés de auto preservación asegura que los poderes nucleares se abstendrán de
atacarse unos a otros en lo que sería una destrucción mutua. El error es suponer
que un régimen ideológicamente antiamericano como Irán cambiará su naturaleza
y será menos peligroso cuando adquiera armas nucleares. Los realistas
consideran un Irán nuclear como un resultado aceptable que balancea al poder
israelí. Bajo el Realismo, Estados Unidos se ha hecho amigo de monstruos en Irán
y Cuba creando enormes retos para la nueva administración.

El presidente Trump ha sido muy crítico con la política exterior de inspiración


realista de Obama. Dada su incomodidad con el Idealismo y el Realismo, en
cuánto se puede ver que el enfoque de política exterior es muy variada donde se
da un centrismo americano que vela más por los intereses nacionales y haciendo
uso de la influencia al ser catalogado un país potencia en el contexto internacional
para poder influenciar o manipular sus propios ideales de país frente al contexto
internacional.

Respecto a la escalada casi bélica con Irán, hay quien ha querido ver una
estrategia de desviar la atención de los problemas internos. Pero Cancian no cree
que sea el caso: “Trump tiene controversias en casa desde el primer día”,
recuerda. Sí coincide con otros analistas en que el apoyo incondicional al primer
ministro israelí, Benjamin Netanyahu, que afianza el respaldo a Trump del
electorado más conservador, “sí ha podido ser un factor”. “Los republicanos nunca
apoyaron el acuerdo con Irán y están contentos con la postura dura de la
Administración Trump”, señala Cancian.

Sus primeros dos años en la Casa Blanca, el presidente Trump enfila la segunda
mitad de su mandato con un insólito énfasis en la política exterior. En las últimas
dos semanas, todos los frentes internacionales que tiene abiertos Estados Unidos
han experimentado aparatosas escaladas. Todos los presidentes han tenido
periodos en que los problemas de política internacional se han intensificado,
desviando la atención y los recursos de la agenda doméstica, que suele ser la
determinante para la reelección. En el caso de Trump, las crisis suceden a 18
meses de las presidenciales, y ambas agendas están muy relacionadas.

De Oriente Próximo a Venezuela, de Cuba a China, Donald Trump enfila la


segunda mitad de su mandato volcado en la política internacional. Con
portaviones, aranceles comerciales o intrigas diplomáticas, según los casos, el
presidente que rechazó el papel de Estados Unidos como guardián del mundo
mueve sus fichas en el tablero global con la impulsividad y osadía marca de la
casa. Pero con un denominador común, que entronca con la política doméstica y
la movilización de sus bases de cara a las elecciones del año que viene.

La política interna ya mira a 2020

Uno de los aspectos en los que se fundamentó la victoria de Trump allá en 2016
fue el económico y laboral, además de un discruso conservador y de no
intervencion. Tal es así que las cifras de crecimiento —que han llegado a ser
superiores al 4% durante 2018— y una tasa de desempleo históricamente baja ha
sido esgrimida como ejemplos de las promesas cumplidas y de su capacidad
como político y gestor. Más allá de su mayor o menor papel en estos logros, lo
cierto es que lo bueno no dura para siempre y que las acciones en política
internacional tales como la condena al Régimen en Venezuela y las sanciones
económicas a Iran asi como nuevas sanciones contra Cuba tienen el sentido de
encaminar y contentar a su lectorado el año que viene y que van en contradicción
a su discurso de campaña.

Conclusión

Estados Unidos encara 2019 como un año transitorio entre la consolidación de la


presidencia de Donald Trump en 2018 y las presidenciales del año 2020. Varios
asuntos relevantes marcarán la agenda, desde la guerra comercial con China, Las
sanciones contra Irán y el destino del Régimen Madurista, hasta la postulación de
candidatos presidenciales, especialmente demócratas. Todo ello en un contexto
en el que la economía y la política tienden a la parálisis.

El 2018 fue el año en el que la presidencia de Donald Trump quedó normalizada,


tanto en el aspecto de sus política internacional como en su peculiar forma de
llevar los asuntos internos de los EEUU, el 2019 será el año en el que se
comience a hacer un balance general de su mandato y empiezan a perfilarse en el
horizonte las presidenciales de 2020, y que pueda pasarle factura en detrimento o
beneficiándolo en la contienda electoral. Pero, a pesar de que durante esta etapa
nada ha descarrilado en Estados Unidos - al contrario de lo que se vaticinaba- ,
tiene varios frentes abiertos tanto dentro como fuera del país que pueden llevarlo a
algunas dificultades y minar su capital político de cara a la reelección de 2020
como el caso de la guerra Comercial con China que no solo e Iran que no solo le
ha causado problemas con países no alineados sino con sus propios aliados y que
tendrá que resolver hasta final de año..

Bibliografía

Méndez Lugo, Bernardo, "Retos ante Estados Unidos, nuevos actores y procesos globales", en El
Catoblepas. Revista crítica del presente, núm. 54, agosto de 2006,
en http://www.nodulo.org/ec/2006/n054p16.htm

Human Rights Watch, “Informe especial”, 2019 https://www.hrw.org/es/world-


report/2019/country-chapters/325596

Pablo Guimon, Trump redobla su apuesta por una política exterior de confrontación, El Pais de España, 2019
https://elpais.com/internacional/2019/05/06/estados_unidos/1557169916_573794.html

Zachary Cohen, El “nivel sin precedentes” de la cooperación entre China y Rusia amenaza el
dominio de Estados Unidos, CNN 2019
https://cnnespanol.cnn.com/tag/politica-internacional-estados-unidos/

Fernando Arancón, Estados Unidos en 2019, EOM, 2019


https://elordenmundial.com/estados-unidos-en-2019/