Sei sulla pagina 1di 2

LA ESPERA: HISTORIA DEL BAGUAZO

El Baguazo, el conflicto social más sangriento de la historia reciente del Perú.

“La naturaleza es sagrada, para el occidente la naturaleza es un bien de rentas, un insumo,


por ende hay que extraerla, dominarla, lo cual ha llevado a una esquizofrenia extractivista
sobre la naturaleza, que pone en riesgo a la humanidad.”
El peor conflicto social en la historia reciente del Perú estalló una mañana del 2009 en un
monte de belleza incomparable. Fue en la selva del Condorcanqui, un territorio en plena
región amazónica que inunda los sentidos con sus paisajes, sus olores, sus sonidos
infinitos. También es conocido como territorio tradicional de las comunidades indígenas
wampi y awajún. El día de la tragedia, una muchedumbre de nativos se levantó en protesta
por unas normas que consideraba lesivas para sus derechos sobre la tierra. La masa tomó
una estación petrolera y bloqueó una carretera.
Con la firma del convenio, con el ingreso de la minera Afrodita, en el gobierno del ex
presidente Alan García, dio inicio a la depredación de la naturaleza, viéndose afectados
pueblos indígenas, comunidades nativas, el hábitat de miles de animales, como la
deforestación de la amazonia. Empresas como Petroperú hicieron la exploración y
explotación de hidrocarburos, pese al reclamo de estas comunidades, el gobierno
aprovechando el tratado del Libre Comercio, aprovechó este poder, para aprobar gracias al
congreso, innumerables decretos legislativos, que dejaban los terrenos de los indígenas a
manos del mejor postor. Mientras en Perú se festejaba el tratado de Libre comercio, con
Estados Unidos, en la selva los nativos empezaban a exigir la anulación de los decretos
legislativos, que atentaban contra los pueblos indígenas.
En medio de la selva, nativos protestaban fuera de las instalaciones de Petroperú, una reja
separaba a estas personas de los policías, pese a las cartas enviadas, estas fueran
rechazadas o minimizadas, el gobierno hizo caso omiso a las exigencias de estas
comunidades que habían sido afectadas, esto originó conflictos armados entre policías e
indígenas, con gases lacrimógenos, disparos desde helicópteros, personas desaparecidas
y un lugar llamado la Curva del Diablo. Dando inicio a una serie de daños contra la vida de
las personas por ambas partes, las muertes no cesaron después de esto.
El Baguazo, el conflicto social más sangriento de la historia reciente del Perú.
Bagua fue, es y será un tema demasiado incómodo, una palabra que no indica un lugar
sino un episodio vergonzoso. Donde una comunidad Nativa quería llegar a un acuerdo con
el gobierno sin pelear, buscando la supervivencia de sus hijos, supervivencia cultural,
identidad de sus hijos, la selva es considerado el pulmón de estas comunidades, y ellos
defenderán sus tierras a capa y espada.
Sin duda se afectó los derechos amazónicos, de los problemas de propiedad y las
agresivas intervenciones de las mineras en la zona, sin que nadie proteja las reservas
naturales. A nadie le gustaría que alguien entre a su casa o su territorio y empiece a
excavar, destruir, buscar, entre otras cosas, sin primero pedir permiso, o consultar a estas
comunidades. Considero que el problema empezó desde la firma del TLC, el no consultar
primero con las comunidades nativas, y dar las tierras de muchos a empresas, para que
estas las saqueen, hoy en día lo que se recuerda de Bagua, no se olvida, pero para muchos
el asunto está bajo tierra y nadie tiene por qué buscar a los responsables políticos. En
realidad es un nuevo intento por borrar la memoria de lo que ocurrió. Pero eso no va a
suceder.