Sei sulla pagina 1di 4
PROLOGO sal! Bouse 6 un pls plusinaconal,pusingte y pure ‘Las rafces coloniales de nuestra formacion histérica y sobre todo las propias condiciones de subordinacion interna que han su frido nuestros grupos historico-soeales ha dado como fruto no #6- {osu marginamiento en el terreno de lo social y lo econémico, si- hho ademés el desconocimiento y postergacién —cuando no el et trangulamiento— de sus multiples manifestaciones culturales. ‘Los pueblos indigenas del Ecuador no constituyen, como muchos. plensan o lee gustaria pensar, “minorias étnicas” cuyo {oreoso Gestino es Ia “integracion” a'la sociedad nacional. Tal planteamiento tiene como base conceptual una postura intelectual ‘que, deade un eurocentrismo enajenado, permite precisamente a ‘ichos portavoces de lot valores de la “socedad mayor” hacer gra- ‘lotas concesiones alos pucblos. Es un fenomeno histérico el hecho de que los pueblos indige- nas del Ecuador han sido dieriminados en los ventidos econdmi- ‘co, social y politico, pero también en términos lingifsticos y cul turales, Es asf como se han visto forzados a utilizar lot canales a el ee aio El derecho que tienen los grupos nacionales a expretar ve- # un instrumento concreto de apoyo a dicho proceso de democra- tizacién. Sigifica, por otro lado, descorrer algunos velos acerca, e Ia concepeion de fo que es literatura y que, mo nos fueran in- Scie fos hemos tepmad an mas. UA VENADA, votaderamente democritics. ero la tradilon oral es igualmente contextual. La literatura ‘ral, sae prefiere, Ia expresion artistica de dicha tradicién oral, foeutre en relacién a las actividades pecuarias,artesanales.. os pro: ‘oon dela vida: el nacimiento, el matrimonio, la muerte ‘La litemtum ora quichua tiene por otro lado un sesgo ritual porque magnifica aquellas instancias del trabajo y de la vida, ins- inclas en Tas cuales 4 materaliza su ser espiitual. La literatura oral cumple con una funcion pedagigica: sus fantores, narradores y poetas actuales han heredado de Los viejos fnmautas la posbiidad de transmitir los hechos logendarios e his Uieios, tas doctrinas morales y estéticas. EI poeta, el narrador, l misico, como otros artistas y sabios del pueblo quichua (tejedores, ceramistas, curadores, mateméti fos.) antes de ejercer su oficio a menudo pasan por un bafo tual en las caseadas o fuentes sagradas. All{invocen a los podero- tos Auquis y Apus ancestrales pidiendo la fuerza necesaria para a- particular, 1o oral esti consubstanciado con la vida misma. Es el vehfculo que permite la interaccién dialéetica entre los hombres y Ia naturalens. Es el instrumento indisolublemente uniGicante por- {que de su uso no se excluye a nadie, como normalmente asf ocu- re con le “distribucién” y “consumo” de la palabra escrita. ‘La tradicion oral en el pueblo quichua esté unida a la misi- cay al canto e incluso expresiones dela danza que, cuando ocu- ‘rea, tienen sentido para Ia vida misma pesto que no son elabors: clones ante las cuales al quichua es un mero observador o erft- [La tradicién oral es patrimonio de todos, sin diferencias; es do literal de tne delegacién por herencia. Es del padre de quien te rwelbe el encargo de canta® y es al hijo, al mejar, al més sabio, ‘quien se delega, en reiteradaespiral esa obligacion y ese derecho. 'No abe dda que en los momentos actuales hay més flexi- Iitidad social al respecto, en parte por las innovaciones de su pro- tie deaelo ustrico Come publ yen pata, igualments por ‘contexte en que ocurre el desarrollo global de la sociedad e- fcuatoriana. Esto Ultimo ‘esclarocer una nueva cuestion: Ia literatura quichua aqui presentada, no es prehispanica, es I+ \eratura actual ‘A menudo se piensa que la literatura de los pueblos indige- nas contiene 0 debe contener elementos que nos remitan asi. pa ‘ado mitico, como si esos pueblos no fueran parte de un acontecer Nistérico actual y concreto. Por cierto, aquello es una supost cin bastante burda y no porque los elementos de su pasado e- lwendario estén ausenias sino porque a mas de to, o quizé impulsa- ‘dos por eso, los pueblos luchan y sequirin luchando por sus reivin- ‘icagiones més urgentes: Ia tierra, el trabajo, el pan, la educacion, la talud, ta vivienda.. 10 TARUCA, ‘Asi, en esta literatura no hay tal eslerosamiento; te més bien madica en la mente de los observadores externos. Por esta ris- ‘ma razon, en la literatura quichua igualmente se puede percibir la insereién de algunos elementos conceptusles y formales de pro- cedencia europea. En, la cultura quichua la tAbula es uno de los ehfcuoe expreivos de preferencla para iansmitr ls versiones edagogicas de su mundo moral; posiblemente por eea razon sea ‘dicha rea temética la que con mayor flexibilidad ha admitido en préstamo algunos fabulas clisicas.” Sin embargo, en la media en ‘Que se transmiten en quichua, entre los propios quichues y pars ‘us propios fines sociale, dean de ser meros préstamos, Otro nédulo temitico “vulnerable” a la incursién de elemen- tos europeos es el de Ia familia, sobre todo el de las aventuras de nlfony eu madrastras. ‘Ast estos elementos que we sobreponen en la estructura narra: tiva original no logran, empero, desestructurar completamente el arquetipo. ‘Ua responsabilidad de una buena parte de estos efectos debe atrbuire un purtcular proceso de eioleridad gue tena como ‘Punto de part la nogacibn de ia lengua y laculturs. estan ade. Inds los procedimientos més agresivos de misiones religions extran- Jeras, que teniendo como punto de partida la antipoda de lo ante tior,'se han servido y han funcionalizado los usoe de la lengua 9 la cultura para ls fines especificos de at proselitismo, ‘De ah que, en algunas muestras concretas de la literatura o ni reslte dificil dodiindar lo propio de lo ajeno. 'Ya se ha dicho que en ls literatura oral se recrea lo legende- Ho, pero también se rea y we da tertimonio de lo quo ocure violentamiento que supuso y que supone Ia imposicion de un nuevo tipo de relaciones sociales y productivas, explics,co- ‘mo es bastante obvio, no sélo la incorporacion de nuevas palabras y_simbolos en la lengua y en la cultur, sino, y sobre todo, la inser. ‘ién de nuevos funcionamientos socioeconémlcos, culeuralese ns- ‘itucionales, que a veces se trasmutan, se imbriean o se yuxtapo- hen, pero gue estin ahi de todos modos. Como muestra de esto Altimo estan los nuevos escenarios: as hacienda lat chudades, los nuevos productos agricolas, los nuevos animales, las maqui. nas... Incuso ah se dan formas linglistices de resistencia cultura AA VENADA ues la ove es denominada “lama” aunque a propia ama se tava prdtcamente extinguido.. ‘Tas muestras ‘de Mratira orl aqui complladas son el woducto de una década de pacente y amoroso tabajo de Fausto Sta, sn embargo, es un trabajo de muchos y un trabajo de todos, ‘Lo textos fueron rwcogides y grabadosen el campo, muchas eee ‘geverose de todas aquellas personae que hicieron ‘tor textos aif ebtenidos noban sido objeto de sigun.”Eso af, w lo ba “editado” en el sont lingtitco Umino, eto ef enmendando lapeus gue resulaban obvies, Tepe ticiones no intenclonale, te. 7 Ta traducelén y ln transpose aa forma eecrita ha sido una de ls rapes ms comple pot varias resones, En primer tr ming fo textos aquf complados proceden de variadasTepones ‘ulchuas del Ecuador, lo que exigi in conocimiento de los mods tos lxico, ete, de loa diferentes dalstor quiche, Por ott lad, resatar leapt 9 ta trscendenci dl poe bio quichus, nico autor, parcta rear lat unitacionee peso. me ‘Con respecto als primera dificultad decir, la transposicn de las formas orate deldalecto focal, tuna oma ech, not iuiamos por el critrio impulade por todas ls organtsacioncs i= Aigeno, eat es liza una pat unica y nae smas regs desea, ‘Con respecto a lo segundo, la tres fue més comple, puesto que te tntaba no ablo de buscar el mero equivalent lnghistico sino de trasmitir una concepeién y uns estructura narratia com. Hetamente dstntas ao que estamor acosumbrador © podria: ‘mor esperar los no quichuas Asi, por ejemplo, a secuncia (0 sie prefer ln morfologt) del acute pucde pace Galoeada ‘epettva Pero en que ‘ales repetiiones oar teraciones de tie acelin ya desta es un reciso elistico intenconal que Termalments contabuye al imo y conceptialmente ala Macon dena tea. os quichuas reconocerin en estos textos, independientemen- te del ugar en que fueron recogidon, lementos familar. EI he- hoes que no hay una sola "vernon del mito oa leyends. xi ten tanfas come” namadores aunque con ai propo sot loca! u