Sei sulla pagina 1di 4

Instituto Superior de Formación Docente y Técnica N° 210

Carrera: Profesorado de Educación Secundaria en Historia.

Materia: Perspectiva Sociopolítica I

Año: 2018.

Docente: Félix Sisti Ripoll

Alumna: Odda, Mónica Graciela.

Fecha: 26 de noviembre de 2018.-

La educación en el regreso a la democracia, 1983-1989.-

Se puede ubicar en la década de 1980 una profundización en los conflictos


entre EE.UU. y la Unión Soviética en el marco de la Segunda Guerra Fría, en lo
que respecta a la disputa por la hegemonía mundial.
En este marco internacional, y luego de la derrota militar en la Guerra de
Malvinas en 1982, Ricardo Alfonsín, asumía la presidencia el 10 de diciembre
de 1983, dando comienzo a un período de transición hacia la democracia.
Alfonsín, trató de mantenerse al margen de la disputa entre EE. UU y el bloque
soviético, tratando de enfocarse en una integración latinoamericana, ejemplo
de esta posición puede verse en el apoyo a Nicaragua ante el avance
norteamericano, también la creación del Mercado Común del Sur (Zurita,
2010).
Estados Unidos lleva adelante un cambio político hacia América Latina,
producto de las derrotas de los gobiernos dictatoriales que había apoyado, para
simpatizar con las nuevas formas democráticas, para asegurarse la continuidad
de las políticas económicas neoliberales.
En Argentina, los problemas económicos no solo permanecieron, sino que se
agravaron durante el gobierno radical. Si bien Alfonsín llevó adelante el
mandato de terminar con las prácticas autoritarias en post de profundizar el
proceso de democratización de la sociedad, el capital transnacional mantuvo su
hegemonía acentuando las desigualdades (Wanschelbaum, 2013).
El juicio a las Juntas Militares y las leyes de Obediencia Debida y Punto Final
fueron dos procesos muy importantes en este período. Por un lado, la idea de
juicio y castigo se hace presente, la democracia parece fortalecerse, pero los
mecanismos del perdón y el olvido la terminan debilitando (Puiggrós, 2003).

El gobierno de Alfonsín tomó a la educación como herramienta fundamental


para eliminar el autoritarismo y trabajar en la democratización de la sociedad.
Para ello y en conmemoración del centenario de la Ley 1420 de Educación
Común, elevó al Congreso y proyecto de ley el cual convoca a un Congreso
Pedagógico Nacional. Este proyecto fue apoyado por partidos políticos,
gremios docentes, estudiantes y la Iglesia, entre otros.
La Iglesia Católica supo aprovechar muy bien los espacios no cubiertos por los
sectores laicos inmersos en una situación de inorganicidad. Este congreso se
extendió alrededor de tres años y las conclusiones finales del mismo fueron
dadas por la Iglesia Católica, quien mantuvo la hegemonía a lo largo del tiempo
que duró el Congreso (Krichesky, Benchimol, 2008).

El camino a recorrer por el gobierno de Alfonsín estaba marcado por el


progresismo democrático presente en la sociedad. Atrás debían quedar
aquellas prácticas autoritarias, como el control policial a docentes y alumnos, la
restricción al ingreso en el nivel medio y en la universidad. Se abrió la puerta a
los centros de estudiantes, se respetó el derecho a huelga de los docentes, se
restableció la autonomía universitaria y la libertad de cátedra.
Se proyectó a la educación democrática como una práctica para afianzar la
república, se construyo sobre la base de la negación del autoritarismo,
quedando al margen el conflicto social sobre el que había dado la dictadura
(Wanschelbaum, 2013).
La matrícula aumentó en todos los niveles educativos, pero en los que respecta
al nivel primario, fue notorio debido a la situación económica que empeoraba
con los años, la acentuación de la pobreza. Se multiplicaron los comedores
escolares, los que se sostienen con el compromiso de los docentes y los
aportes de la comunidad. A esta cuestión se suma que el gobierno no supo
solucionar la cuestión salarial docente, pero a su vez este sector alcanzo un
importantísimo grado de organización gremial, la Confederación de
Trabajadores de la Educación de la República Argentina, los que enfrentaron al
gobierno, la Marcha Blanca en 1988 fue un emblema de aquella lucha
(Puiggrós, 2003).

Reflexiones Finales
Entre 1983 y 1989 la Argentina se encaminó en un período de transición hacia
la democracia. Los intentos de Alfonsín, de dejar atrás todas aquellas practicas
de la dictadura más sangrienta, se vincularon con el desarrollo de prácticas
democráticas sobre todo en los espacios educativos.
Se depositó en la educación la tarea de construcción de una sociedad que
defendiera las instituciones de la república, dejando de lado el conflicto,
situación que no pudo ser sostenida.
Los intentos del Congreso Pedagógico Nacional, de abrir un espacio plural en
donde intervengan los distintos actores sociales ligados a los ámbitos
educativos, no tuvo el resultado esperado ya que para 1984, la sociedad
argentina y sus organizaciones civiles se encontraban en un estado de fractura
importante, producto del autoritarismo vivido en los años de la dictadura. Es por
ello que la Iglesia Católica resulta la mejor posicionada en los debates.
Las políticas neoliberales siguieron su curso, no encontraron obstáculos con la
vuelta a la democracia, el empobrecimiento de la sociedad siguió
incrementándose y la escuela no escapó a esa realidad. La aparición y
multiplicación de los comedores escolares son un claro ejemplo de ello.
Pero el respeto al derecho a huelga por parte del gobierno, posicionó a los
gremios docentes como representantes de trabajadores de la educación,
llegando a un grado de organización de carácter nacional importantísimo.
Los mecanismos puestos en marcha en el ámbito educativo por el gobierno de
Raúl Alfonsín, si bien no lograron cambios profundos en el sistema educativo,
trataron de hacer hincapié en la democratización de las instituciones escolares.

Bibliografía

Krischesky, G., Benchimol, K. «La educación argentina en democracia:


transformaciones, problemas y desafíos de una escuela fragmentada -
Recursos educ.ar». https://www.educ.ar,
https://www.educ.ar/recursos/119657/la-educacion-argentina-en-democracia-
transformaciones-problemas-y-desafios-de-una-escuela-fragmentada.

Puiggrós, A. (2003). Qué pasó en la educación argentina: breve historia desde


la conquista hasta el presente. Editorial Galerna.

Wanschelbaum, C. (2013). La educación en la postdictadura (1983-1989).


proyecto pedagógico democrático: Una pedagogía de la hegemonía.
En: http://www.hum.unrc.edu.ar/publicaciones/contextos/articulos/vol13/pdfs/01-
wanschelbaum.pdf

Zurita, M. D. (2010). La política exterior de Alfonsín: Cambios y continuidades


durante los últimos años del mundo bipolar. VI Jornadas de Sociología de la
UNLP, 9 y 10 de diciembre de 2010, La Plata, Argentina. En Memoria
Académica. Disponible en:
http://www.memoria.fahce.unlp.edu.ar/trab_eventos/ev.5229/ev.5229.pdf