Sei sulla pagina 1di 4

Texto expositivo

1. Estructura Interna del texto expositivo


 Introducción: se presenta el tema.

 Desarrollo: se amplía el tema con las ideas más importantes ofreciendo datos y reflexiones complementarias.

 Conclusión: se resume lo expuesto para cerrar el tema. A veces, esta parte puede no estar presente en un texto expositivo.

2. Procedimientos y recursos que utiliza el texto expositivo


Ejemplificación: este procedimiento proporciona un caso concreto para facilitar la comprensión de algún concepto o abstracto o desconocido.
Definición: consiste en enunciar de manera breve y precisa el significado de una palabra o las características de un objeto que pueden ser desconocidas para el lector. Los
verbos que más se utilizan son: ser, significar, consistir, designar. También se pueden usar los paréntesis, los dos puntos y los guiones.
Reformulación o paráfrasis: consiste en decir lo mismo de otra manera para aclarar un término o una expresión anterior. Los marcadores lingüísticos que se utilizan son: es
decir, o sea, dicho de otro modo, en otras palabras, etc.
Analogía: establece una comparación o paralelo entre dos hechos, conceptos o situaciones, para aclarar una idea.
3. Organización de Ideas en los Textos Expositivos
Texto argumentativo
Los textos argumentativos o de opinión, tienen el objetivo de presentar el punto de vista de un redactor sobre un determinado tema y persuadir al destinatario o lector respecto
de la validez de su posición.
1. La Argumentación
En las prácticas cotidianas, es común encontrar que las personas elogian algo, refutan ideas, critican un acto, apoyan una opinión. El filósofo griego Aristóteles señaló la
importancia de desarrollar teorías argumentativas para conseguir la adhesión del auditorio. Estableció, además, la diferencia entre convencer y persuadir. Así, la primera de las
acciones (convencer) se relaciona con el razonamiento puro, es decir, con la lógica que permite aplicarle a algo el criterio de verdad o falsedad. La persuasión, por su parte, está
ligada a la elaboración de argumentaciones en las que interesan, sobretodo, los resultados que el orador desea obtener.
Consiste en la elaboración y defensa de una idea, teoría y opinión mediante el uso de razones (argumentos), para que alguien reconozca o adopte esa idea.
La argumentación siempre implica un razonamiento que pretende llegar a una conclusión y que constituye una acción en cuanto al discurso, con lo que se pretende influir en el
interlocutor.
Así como existe la coherencia narrativa, también en el discurso se debe cumplir la coherencia argumentativa, que implica el logro de dos condiciones:
Admisibilidad: lo que se propone tiene posibilidades de ser creído y admitido por otros.
Verosimilitud: lo que se propone debe poderse entender como una verdad.
2. Estructura del texto argumentativo
Tema: el autor inscribe su argumentación dentro de un tema general, que es un punto de partida para plantear su punto de vista.
Tesis: es la opinión o punta de vista del autor del tema particular.
Demostración: por medio de la presentación de argumentos (hechos, pruebas, datos), el autor defiende su hipótesis.
Conclusión: es el elemento que cierra la argumentación y coincide con la idea planteada en la hipótesis.
3. Los recursos argumentativos
Los textos argumentativos utilizan recursos para lograr que el destinatario coincida con los puntos de vista expuestos en ellos. Estos recursos se denominan recursos
argumentativos para llevar a cabo el razonamiento.
El lenguaje ofrece varios recursos argumentativos para llevar a cabo el razonamiento. El autor del texto los emplea para reafirmar su hipótesis y refutar posibles
ideas contrapuestas.
Estos son algunos recursos:
Comparación o analogía: consiste en establecer una relación de semejanza o diferencia entre dos elementos. Por ejemplo: “El castellano se caracteriza por su riqueza
expresiva, así como el inglés, por su concisión”.
Ejemplificación: se trata de introducir en el texto una situación que ilustre la opinión o el punto de vista presentado. Por ejemplo: “Hay palabras que se dicen sólo en
castellano por pertenecer a una realidad latinoamericana, como desaparecido”.
Explicación: sirve para desarrollar un concepto a fin de que el receptor entienda su importancia. Por ejemplo: “la semiótica es la ciencia por la cual entendemos los
fenómenos de la significación”.
Causas y efectos: consiste en relacionar dos acontecimientos, presentando uno como resultado del otro. Los conectores causales más comunes son: porque, ya
que, puesto que, etc. Los conectores consecutivos más comunes son: por lo tanto, pues, en consecuencia, por ende, asique, debido a, etc. Por ejemplo: “puesto que en
nuestro país hubo una segunda inmigración de italianos, el español de argentina tiene diferentes tintes que el del resto de Hispanoamérica”.
Contra argumentación o refutación de ideas: se trata de presentar un argumento contrario para discutirlo o polemizarlo. Por ejemplo: “dicen que el lunfardo es un
argot propiamente argentino, pero sabemos que en Uruguay también se ha extendido la utilización del vos y del che”.
Preguntas retóricas: el sujeto que produce el texto, plantea una pregunta pero sin esperar una respuesta de los receptores, porque ésta se presupone. Por ejemplo:
“¿Acaso el lenguaje no define nuestro pensamiento, y por lo tanto, nuestra forma de vivir?”
Desmentida: descarta la validez de un argumento opuesto. Por ejemplo: “No es cierto que las nuevas tecnologías hacen cada vez menos necesario el lenguaje. Hoy, en
mensajes de textos, se escribe más que en otras épocas”.
Ironía: es una forma de refutación a través de una burla disimulada con la cual se expresa lo contrario de lo que se dice. Por ejemplo: “dejemos entonces de leer a
nuestros autores y empecemos a pensar como europeos, y de paso, reconquistémonos”.
Concesiones: dar parte de la razón a la postura del otro, para luego volver con nuestra postura. Por ejemplo: “es verdad que el lenguaje es una cosa viva, que
debemos aceptar los cambios. Pero justamente por eso debemos cuidarlo y no dejar que se corrompa”.
Cita de autoridad: se traen al texto palabras de otros autores para dar seguridad al argumento. Por ejemplo: “creemos, tal como Jacques Monod, que el “lenguaje ha
creado al hombre, más que el hombre al lenguaje

Caja de Herramientas

CÓMO EVITAR EL PLAGIO


En la vida académica, es importante nutrirnos de los autores que empezamos a conocer. Es decir que muchas veces vamos a reproducir sus ideas. A veces también, esas ideas se
van a mezclar con las de otros autores, y otras veces, se van a mezclar con las nuestras. Todo esto es un proceso natural dentro del aprendizaje de la producción de
conocimiento, y es deseable que suceda.
¿Cómo nutrirnos de un autor, hacerlo propio, pero no plagiarlo?
Para no plagiar a autores que nos interesa traer a nuestros textos podemos hacer lo siguiente:
 Citar entre comillas: En la película los medios de producción, que para el marxismo ortodoxo son “los medios y materiales que intervienen en la producción” están todo el
tiempo cuestionados...

 Decir lo mismo con otras palabras: En la película prevalece una idea de sociedad dividida en clases, en donde la clase más baja está determinada por los medios de
producción.

 Resumo lo que dice: Hacia el final de la película se muestra que las clases son irreconciliables ya que la clase ligada a los dueños de los medios de producción, siempre
necesitarán de la clase trabajadora para su subsistencia.

 Anoto la fuente: en la frase final de Metrópolis se rompe con la idea de la falsa conciencia según la cual un hombre es determinado por su condición social (Marx, 1867)

CÓMO NO REPETIR PALABRAS


Muchas veces, en un texto, vamos a repetir palabras. Por ejemplo, si escribimos un texto sobre medios de comunicación, hay palabras como televisión, información, internet,
etc. Que se van a repetir más de una vez. Podemos reemplazarla por otras, por ejemplo:
 Sustituir por un hiperónimo (Una palabra que cuyo significado incluye a la palabra anterior): Facebook es una manera de construir nuestro propio sistema de información.
Estas aplicaciones permiten crear agendas propias siguiendo a los autores o los eventos que nos interesan.

 Sustituir la palabra por un hipónimo (Una palabra cuyo significado está contenido por la palabra anterior): La información en los medios está determinada por la agenda que
imponen en los noticieros en televisión y diarios on line.

 Sustituir la palabra por un sinónimo (palabra que tiene un significado parecido en ese contexto): Podemos hablar de convergencia en la televisión cada vez que podemos ver
nuestros muros de facebook o contestar whatssap en esa caja ya no tan boba.

 Sustituir la palabra por un pronombre: Facebook, whattsap, instagram, son los nuevos medios de comunicación. Estos nos permiten estar informados sin consumir horas de
noticiero diario.

 Sustituir la palabra por un adverbio: Para poder pensar qué está pasando en la sociedad, hay que ver los medios de comunicación mainstrain. Allí encontraremos la
pluralidad de voces si es que existe.

COMO EVITAR EL DEQUEÍSMO


El dequeísmo se le llama a un error gramatical que hace que a veces utilicemos la expresión “de que”. Es una forma indebida de usar la preposición “de”, junto a una con
conjunción “que” seguidas en una misma oración.
Por ejemplo:
 Los medios de comunicación anuncian de que será un fin de semana de gran ocupación hotelera. (es incorrecta)

 Los medios de comunicación anuncian que será un fin de semana de gran ocupación hotelera. (es correcta)

Para saber cuándo es incorrecto usar el “de” y el “que” seguidos en la misma oración, debemos hacer la oración en forma interrogativa. Si funciona la interrogación sin el “de
que”, entonces está correcta.
Por el contrario, algunos verbos que usados en forma pronominal necesitan de la preposición qué. Por ejemplo: Me alegro de que te cases. Me acuerdo de que te caíste el año
pasado.