Sei sulla pagina 1di 1

Jornadas de estudiantes

Los conceptos deleuzianos han sido herramientas teóricas para combatir la lógica binaria del
pensamiento patriarcal y falocéntrico por ello muchas teorías feministas retoman estas nociones
y las resinifican. Su filosófica a centrada, múltiple, rizomatica, de la diferencia, nos permite
encontrar resonancias en estos movimientos que reivindican los derechos de las minorías.
Particularmente Deleuze junto a Guattari desarrollan en profundidad esta temática en Mil
Mesetas, allí aparece la noción de devenir relacionada con la idea de minoría, el devenir
deleuziano no es un imitar o una transformación de formas, este concepto hace referencia al
carácter procesual de la subjetividad, se plantea una falsa alternativa, como tantas en el
pensamiento de la representación, ya que nos dice Deleuze parecería que las opciones disponibles
son la imitación o la semejanza, sin embargo estos autores vienen a plantear una ruptura con estas
lógicas proponiendo el devenir con este carácter dinámico y procesual en contraposición a la
noción acabada y unitaria de la subjetividad. En efecto, toda nuestra vida y el individuo
particularmente están segmentarizados en dos partes la molar y la molecular que chocan
constantemente puesto que poseen dos naturalezas distintas: unas realizan movimientos de
sobrecodificacion y reterritorializacion mientras que, las ultimas, movimientos de
descodificación-desterritorializacion, estos impiden la totalización y la unificación de la
subjetividad ya que a pesar de admitir la dimensión molar, es decir, el aspecto duro de la
existencia, se afirma que hay un aspecto fluctuante, dinámico, intensivo, en Diferencia y
Repetición dirá preindividual y afirman DyG que “todos los devenires son ya moleculares”. En
Mil mesetas proponen tres devenires: un devenir-mujer, un devenir-niño y por ultimo un devenir-
imperceptible, estos no deben confundirse con las entidades molares de las que hablábamos
anteriormente, estos devenires hacen referencia a partículas que entran en relación de movimiento
y reposo, colectividades moleculares que necesitan de una zona de proximidad parar crear y
transformarse. Este movimiento de partículas y este poder de afectar y ser afectado lo denominan
hacceidad y es una forma de individuación diferente a la de sujeto, persona o sustancia. Es
importante destacar que para que exista un devenir, un aspecto molecular se debe partir de un
sujeto, de un hombre, de una mayoría, es decir de una estructura molar. La mayoría siempre es el
sistema homogéneo y constante, el devenir dice DyG siempre es minoritario1. Las mujeres son
consideradas una minoría para estos autores pero si y solo si se constituyen en esta minoría si
devienen dado que no se puede identificar esta categoría biológica con la instancia de devenir, es
decir, para estos autores la mujer en sí misma no constituye un colectivo minoritario sino que
debe crearse, construirse.

1
CF. MP 108