Sei sulla pagina 1di 21

PREMIO NACIONAL DE CRÍTICA 

EL ARTE CONTEMPORÁNEO COLOMBIANO Y SU RELACIÓN CON LOS 

ESTUDIOS VISUALES: EL CASO DE LA OBRA DE DORIS SALCEDO 

MEZGO 

C.C # 98621181

EL ARTE CONTEMPORÁNEO COLOMBIANO Y SU RELACIÓN CON LOS 

ESTUDIOS VISUALES: EL CASO DE LA OBRA DE DORIS SALCEDO 

“El trabajo del artista, tal como yo lo entiendo, 

es bastante humilde. 

No es el de creador, jugar a ser Dios, 

significa ser testigo, no sólo de los eventos que nos 

rodean,  también del pensamiento contemporáneo. 

El trabajo del artista consiste en ensamblar diferentes 

elementos­eventos, pensamientos, 

y otras obras de arte para crear una imagen.” 

DORIS SALCEDO 

En  una  vereda  de  nuestro  país,  como  tantas  alejadas  de  la  civilización  citadina  y  de  su 

“seguridad democrática”, irrumpe un grupo armado. Con lista en mano llaman una por una 

a varias personas que en su rostro expresan el verdadero terror de aquel que sabe que va a 

morir. Se les insulta e increpa el haber ayudado al bando contrario de aquellos que pronto 

serán sus verdugos. Son tendidos en el suelo por medio de patadas, puños y empujones. Se 

les  hace  colocar  las  manos  en  la  cabeza  y  morder  la  tierra  que  pronto  recibirá  su  sangre 

derramada en una guerra  que ya nos ha arrastrado en su desenfrenado afán por la obtención 

del poder durante más de 50 años; poder que ha pasado del político al económico, con toda 

la degradación que esto implica.

Los  indefensos  ciudadanos,  de  espaldas  a  sus  verdugos,  musitan  sus  últimas 

palabras mientras sus familias se ahogan en desgarradores gritos que imploran piedad para 

sus seres queridos. Suenan los tiros uno por uno… un hecho de sangre… uno más de tantos 

que  ocurren  en  nuestro  país.  Sólo  quedan  en  la  plaza  del  poblado  los  cuerpos  inertes  de 

colombianos sacrificados sin razón en nombre de una supuesta ideología que ni ellos ni sus 

verdugos  entienden  bien,  y  las  palabras  de  advertencia  de  los  verdugos:  “Volveremos, 

tienen “n” días para abandonar el pueblo”. 

Los  deudos  vuelven  taciturnos  a  sus  viviendas  a  recoger  lo  poco  que  han  podido 

conseguir  con  arduo  trabajo,  entre  lo  que  se  encuentran  las  pertenencias  de  aquel  que 

acaban de dejar en la plaza, muerto, pudriéndose en su soledad, por que ni siquiera les han 

permitido recoger sus despojos mortales. Esos cuerpos son una advertencia silenciosa pero 

elocuente  de  lo  que  puede  sucederle  a  cada  uno  de  los  demás  pobladores  que  por  el 

momento  permanecen  vivos;  vivos  físicamente,  pero  muertos  por  dentro  por  que  serán 

arrancados de su entorno para desplazarse a un territorio que aunque hace parte de su patria, 

es ajeno a ellos. Se convertirán en exiliados dentro de su propio país 

Lo  anterior  es  la  narración  de  un  hecho  hipotético  (aunque  tantas  veces  repetido) 

que puede acaecer en cualquier lugar de nuestra geografía. La mayoría de los habitantes de 

este  país  nos  sentimos  inmunes  a  un  hecho  de  esta  naturaleza.  La  supuesta  “seguridad 

democrática”  del  actual  gobierno  no  opera  sino  en  las  ciudades  y  en  los  caminos  que 

conducen  a  los  veraneaderos  de  una  pequeña  minoría  que  posee  el  poder  adquisitivo 

necesario para “Vivir Colombia y viajar por ella”. Una gran mayoría de colombianos deben 

permanecer  en sus hogares viviendo su miseria;  en lo  mejor de los casos,  tranquilamente,


en  el  peor,  acosados  por  grupos  armados  que  sólo  entienden  las  razones  del  dinero,  del 

poder que da el control militar de determinada región o territorio. 

¿Cómo reaccionar ante hechos de  esta naturaleza?  La  mayoría de nosotros lo hace 

de  una  manera  estúpida,  emitiendo  juicios  y  frases  de  cajón.  La  indolencia  se  ha 

generalizado;  y  es que el ver todos  los días las mismas escenas transmitidas por los mass 

media  van  creando  en  la  gente  una  familiarización  con  los  hechos  de  sangre,  lo  que 

desemboca en la indeferencia y la indolencia. 

Los  economistas  analizan  las  repercusiones  de  estos  hechos  en  las  inversiones 

extranjeras;  los  defensores  de  los  derechos  humanos  condenan  y  señalan  responsables;  el 

gobierno  niega  que  haya  guerra  (y  sin  embargo,  tiene  un  comisionado  de  paz);  los 

periodistas  informan,  llevan  imágenes  de  los  hechos  y  entrevistan  a  los  deudos  y  a  las 

autoridades responsables de la “seguridad democrática”; y los artistas... ¿qué papel juegan o 

deben jugar los artistas frente a esta realidad? 

Ha habido en la historia de la plástica nacional diferentes posiciones adoptadas por 

los  artistas  frente  al  fenómeno  de  la  violencia  que  afecta  nuestro  país.  Desde  la denuncia 

comprometida políticamente, hasta la  reflexión meramente estética  sobre el  acto violento. 

La pregunta es: En este caso ¿es el artista mediador o creador? ¿Qué posición adopta Doris 

Salcedo, artista colombiana que es el tema de estudio en el presente ensayo?: 

“Mis  obras son  para  las  víctimas de  la  violencia. Trato  de presenciar  para  los que 

presenciaron. Trato de estar  cerca de las víctimas y testigos de  la violencia, de manera de 

poder hablar por ellos. Uno debe poder sentirse cerca del otro para hablar por él y crear arte

desde su experiencia. Como escultora, estoy al tanto de cada detalle acerca de la muerte: la 

vulnerabilidad, el espacio, la corporeidad, y no reformulo la experiencia de la víctima sino 

que la ensamblo mediante mis obras en una presencia eterna.” 1 

Se convierte entonces la artista en portadora del testimonio de los sobrevivientes de 

la violencia, de los deudos, y de las propias víctimas; en este sentido se convierte la artista 

en mediadora entre estos seres y el gran público ajeno a esta realidad dramática de nuestro 

país,  ya  sea  este  público  de  aquí  mismo,  que  se  supondría  más  sensible  a  tales 

manifestaciones artísticas y a los hechos que las originan. 

Sus  obras  son  pues  la  búsqueda  de  algo  estético  en  un  hecho  real,  dramático  y 

violento; se convierten en piezas de recuerdos, generadoras de espacios poéticos asépticos, 

pero cargados de vivencias dramáticas y traumáticas; es aquí cuando la artista se convierte, 

o mejor, actúa como creadora. 

La obra de Doris Salcedo va más allá de lo visual. Su propuesta implica un estudio y 

análisis profundos del hecho  violento, que da como  resultado  la creación de una obra que 

trasciende lo plástico, llegando a lo ontológico del ser humano. 

Los espacios creados por Salcedo se constituyen en espacios de reflexión donde el 

espectador se encuentra frente al acto violento mirado desde una perspectiva no mediática 

sino  ontológica.  Es  el espectador cuestionado en su  forma  de  ver,  de percibir  la  realidad; 

crea Salcedo una nueva realidad conformada por elementos de la realidad­real, con el fin de 

mostrar otro aspecto de la historia, de la historia oficial, de la historia masificada y tenida 


KOSTIANOVSKY, Tamara. Doris Sa lcedo. www.banrep.gov.co/blaavirtual/artplasautor/salced_1. 
Consultada el  20 de junio de 2005 a las 10: 32 a.m

como  verdad;  crea  su  propia  realidad;  inaugura  un  espacio  inédito  de  reflexión  sobre  un 

hecho que desafortunadamente es cotidiano en nuestra sociedad colombiana. 

Salcedo no parte (para crear sus obras, sus espacios) de imágenes mediáticas sobre 

el  hecho  violento.  Lo  que  ella  hace  es  entrar  en  contacto  directo  con  el  espacio  donde 

acaecieron  los  hechos,  con  los  testigos  de  dichos  actos,  con  los  objetos  de  aquellos  que 

fueron borrados violentamente de este plano material. 

Crea entonces Salcedo, una nueva realidad constituida por los objetos “contaminados” 

con la existencia de aquellos que ya no están, que ya no existen en el plano material, pero 

que  se  hacen  presentes  por  medio  de  la  memoria  que  guardan  de  ellos  esos  objetos 

cotidianos  que  utilizaban  en  su  diario  vivir;  la  materialidad,  la  presencia  del  ausente  se 

concretiza en estos objetos. 

Teniendo  en  cuenta  todo  lo  anteriormente  mencionado  de  la  obra  plástica  de  Doris 

Salcedo, en el presente trabajo se dará una mirada a la obra de esta artista desde el punto de 

vista de los Estudios Visuales (la pertinencia de la obra de Salcedo para estos estudios) ya 

que, cómo se verá en el desarrollo de este texto, está nueva indisciplina transdisciplinar  (tal 

como  la  define  José  Luís  Brea)  se  muestra como  una  alternativa  teórica  para  acercarse  y 

entender la producción plástica de esta artista.

II 

Comencemos por definir muy rápidamente que son los Estudios Visuales. 

Estos son una propuesta teórica planteada por el teórico español José Luis Brea, quien 

al  analizar  la producción  de  imágenes que  se ha  venido  masificado  (sobre  todo  desde  los 

años  80  del  siglo  pasado)  se  dio  cuenta  que  estas  producciones,  tuvieran  ya  fines 

informativos  (mass  media),  mercantilistas  (publicidad),  estéticos  (artes  visuales),  tenían 

todos unas connotaciones políticas, sociales y económicas que repercutían directamente en 

la cultura;  debido a esta ampliación de los objetos de estudio, también los aparatos teóricos 

que  se  habían  consolidado  como  los  únicos  válidos  para  entrar  a  estudiar  las  imágenes 

consideradas  como  importantes  para  la  cultura  (la  Historia  del  Arte  y  la  Estética)  debían 

también ampliarse, o en su defecto, debía nacer una nueva forma, un nuevo aparato teórico 

capaz  de  abarcar  con  su  análisis  todas  las diferentes clases  de  imágenes  que  a  diario nos 

bombardean  y  que  se  han  vuelto  tan  importantes  para  la  cultura  como  los  productos 

artísticos: 

“La ampliación del “campo” de las eventuales “ciencias del arte” viene (…) exigida por 

la  propia  extensión  de  la  forma  de  hacer  del  trabajo  artístico  y  su  desbordamiento  de 

cualquier horizonte  formal  o  material. Ni  los soportes, ni los  lenguajes, ni  las maneras de 

hacer de los artistas han tolerado delimitación o clausura alguna, y ello viene exigiendo de 

los  discursos  que  hablan  de  ello  una  flexibilidad  similar,  capaz  de  abarcar  igualmente 

procedimientos, materiales, mediaciones, etc. Cada vez más amplios y diversificados.” 2 


BREA, José Luis, Estética, Historia  del Arte, Estudios Visua les, en  http://rev.estudiosvisuales.net/, 
consultada el  21 de junio de 2005 a las 10: 40 a.m

Pero  dicha  ampliación  no  sólo  se  limita  a  la  producción  de  imágenes  o  al  aparato 

teórico con el cual se puede abordar dicha producción,  sino que incluye el concepto capital 

de  cultura;  y  es  que  el  significado  de  cultura  se  ha  ampliado  de  manera  dramática  en 

nuestras sociedades: 

“La  cultura    no  es  (ya)  la  sabiduría  tradicional,  ni  la  popular,  ni  una  ciencia 

antropológica;  es  el  conjunto  de  conocimientos,  expresiones,  productos  de  mercado, 

negocios, actividades profesionales que reúne a autores, editores, espectadores, artistas del 

entretenimiento y virtuosos de la vida pública.” 3 

Es decir, ya no se puede diferenciar una alta   cultura de una baja  cultura; no existe 

ya una discriminación en la producción de imágenes, es tan importante y poderosa para la 

cultura  actual  un  anuncio  de  Coca­cola  como  la  Monalisa   de  Leonardo  da  Vinci;  tienen 

ambas, para los Estudios Visuales, implicaciones políticas, económicas y sociales igual de 

importantes. 

III 

Toda producción artística es imagen, desde la pintura tradicional, pura, hasta la generación 

de espacios  inéditos e imaginarios producidos por  medios  tecnológicos de punta (realidad 

virtual); hasta el arte conceptual, incluyendo el más puro, se vale de las imágenes en mayor 

o  menor  medida;  este  arte  puede  llegar  a  prescindir  de  la  imagen  física  como  tal  pero 

generará en la mente del espectador alguna imagen, y esta no se puede despreciar como tal 

Tal como lo dice Donald Sassoon en su libro Cultura, el pa trimonio común de los europeos, citado por José 
Luís Brea en su escrito Estética , Historia del Arte, Estudios Visuales, publicado en la Internet, en: 
http://rev.estudiosvisuales.net/

Con  base  en  lo  anterior,  se  puede  decir  que  la  obra  de  la  artista  colombiana  Doris 

Salcedo  (Bogotá,  Colombia;  1958)    está  inscrita  en  la  producción  de  imágenes 

tridimensionales  que:  1­  no  intervienen  propiamente  un  espacio,  sino  que  generan  uno 

nuevo, y 2­ dicho espacio generado puede ser ubicado en las más diversas locaciones, desde 

salas  de  museos  hasta  calles  de  ciudades  de  cualquier  país  del  mundo  (8th  International 

Istanbul Biennial; Ilustr ación 1, Anexo 1). 

Con  respecto  al  primer  aspecto,  dice  el  crítico  de  arte  colombiano  Luis  Fernando 

valencia al hablar de “Atrabiliarios” (Ilustr ación 2, Anexo 1): 

“A  pesar  de  ser  una  instalación,  la  obra  no  ocupa  el  espacio,  la  experiencia 

perceptual se limita a una franja estrecha del espacio, límite inmediato entre la pared 

y  el  piso.  La  mente  del  observador,  acostumbrada  a  la  centralidad  de  la  escultura 

tradicional  (…)  sufre  un  desenfoque,  al  ver  los objetos  literalmente barridos hacia 

los bordes del piso. El sacar la mente de sus referencias obvias, con el fin de buscar 

aspectos  de  conmoción,  (…)  es  logrado  aquí  en  un  ambiente  de  impecable 

visualidad.” 4 

Con lo referente al segundo aspecto nos dice la propia artista: 

“(...)  considero  que  todas  mis  piezas  están  sin  terminar  cuando  salen  del  estudio. 

Están  terminadas  cuando  se  colocan  en  un  sitio  específico.  Entonces  cierra  la 


VALENCIA, Luis Fernando. La  mirada admirada. Magazine Dominical del Espectador. 1992.
10 

exhibición, y la  pieza se puede reensamblar en diferentes espacios.  No hay ningún 

tipo de cierre a este nivel.” 5 

Además de este aspecto capital en la obra de Doris Salcedo, nos encontramos con otro 

que  ubica  su  obra  en  el  campo  de  los  Estudios  Visuales,  el  cual  es  el  empleo  de 

elementos cotidianos utilizados por las víctimas de un hecho violento. 

En su obra Sin título (Ilustr ación 3, Anexo 1), Salcedo recolecta camisas blancas de 

hombres que han sido desaparecidos, las amontona y las traspasa con varillas de metal. 

Son  estas  camisas  vestigios  de  la  existencia  de  aquellos  que  ahora  están  ausentes,  se 

convierten en elementos plásticos que contiene una memoria, no del hecho violento en 

sí, sino de las víctimas, de sus vidas privadas, de su vida familiar, son ellas las presentes 

en las obras de la artista por medio de estos elementos de los cuales se ha apropiado la 

artista para crear una imagen de la violencia a través del lenguaje plástico, tal como nos 

dice Diego Garzón: 

“(…) Salcedo (1958) confía en que el arte puede restituir la dignidad de las víctimas 

anónimas  de  la  violencia,  de  esas  experiencias  que  se  pierden  ante  tantos  hechos 

trágicos. (…) Ella, como escultora, ha querido ser una testigo secundaria del drama 

de tanta gente.” 6 


FEITLOWITZ, Marguerite. Entrevista  a  Doris Sa lcedo. www.crimesofwar.org/cultural/spanish/s­dor is­ 
print. Consultada el 21 de junio de 2005 a las 10:12 a.m. 

GARZÓN, Diego, PRESENTE Y FUTURO.Compromiso con la memoria. En 
Semana2.terra.com.co/opencms/ opencms/Semana/articulo. Consultada el día 21 de junio de 2005 a las 8:32 
a.m
11 

En este sentido se podría calificar su obra, no peyorativamente, como una antropología 

de  la  violencia  colombiana,  que  por  medio  de  su  obra  se  convierte  en  la  violencia  a 

secas, general al ser humano, a cualquier sociedad humana. En cuanto a este aspecto de 

su  obra  (la  violencia  como  concepto  universal)  la  propia  artista  dice,  en  entrevista 

concedida a Hans­Michael Herzog: 

“Hans­Michael  Her zog:  Es  decir  que  tu  temática  no  es  sólo  colombiana  sino 

universal. 

Dor is  Salcedo:  Eso  creo.  Cuando  me  inicié,  obsesivamente  trabajé  lo  colombiano 

porque es la realidad que conozco y no la puedo evitar. (…) Cuando dicen que mi obra 

se refiere a la violencia colombiana, es como si el resto del planeta estuviera inoculado 

contra  la  violencia.  O  como  si  la  violencia  en  Colombia  existiera  porque  somos 

particularmente  incivilizados,  salvajes.  Y  no  creo  que  eso  sea  así,  porque  la  violencia 

persiste  en  todas  partes  con  diferentes  matices,  pero  con  igual  intensidad.  (…)  Me 

interesa  conectar  la  violencia    que  ocurre  diariamente  en  todo  el  planeta,  porque 

evidentemente no es un aspecto exclusivo de los países menos desarrollados.” 7 

Otro aspecto importante en la obra de Salcedo y a su vez para los Estudios Visuales 

es  la  interdisciplinariedad.  Ésta  se  hace  presente  en  la  obra  de  Salcedo,  no  sólo  por 

aquella  antropología  de  la  violencia  de  que  hemos  hablado,  sino  también  por  la 

vinculación  que  hace  la  artista  entre  su  producción  artística  y  otras  disciplinas 

humanísticas: 


Catálogo­libro de la exposición: Cantos cuentos colombianos, Arte Colombiano Contemporáne, da ros­ 
la tinoamérica , 2004. Pp. 148­149
12 

“Ha viajado a zonas de conflicto para ensamblar en sus esculturas lo que ve, lo que 

recoge a través de testimonios, no sin antes asociarlos con dos elementos clave en su 

obra: la filosofía y la poesía.” 8 

Con  respecto  a  esto  podemos  observar  el  siguiente  a  parte  de  la  entrevista  que  le 

realizara Marguerite Feitlowitz: 

“MF:  Tu  proceso  está  marcado  por  una  lectura  extensa,  especialmente  en  poesía, 

filosofía,(…)  Literatura  del  Desastre  (Bataille,  Primo  Levi,  Paul  Celan,  Emmanuel 

Levitas).  ¿Te  aprovisiona  esta  intensa  inmersión  en  la  lectura  (…)  con  algún  tipo  de 

mecanismo de distanciamiento? (…) 

DS: Cito constantemente, creo que  es esencial desvelar  los  origines de algunas  de  las 

ideas  en  mi  obra.  Por  eso,  en  los  catálogos  de  mis  exhibiciones,  hay  apartados 

dedicados específicamente a citas.” 9 

Este  es  otro  aspecto  que  hace  a  la  obra  de  Doris  Salcedo  susceptible  de  análisis  por 

parte de los Estudios Visuales, ya que como lo plantea la teórica española Anna María 


GARZÓN, Diego, PRESENTE Y FUTURO.Compromiso con la memoria. 
En  Semana2.terra.com.co/opencms/ opencms/Semana/articulo. Consultada el día 21 de junio de 2005 a las 
8:32 a.m. 

FEITLOWITZ, Marguerite. Entrevista  a  Doris Sa lcedo. www.crimesofwar.org/cultural/spanish/s­dor is­ 
print. Consultada el 21 de junio de 2005 a las 10:12 a.m.
13 

Guasch,  la  cultura  visual  se  puede  considerar  como  un  campo  interdisciplinar,  un 

campo de convergencia y conversación a través de distintas líneas disciplinarias. 

Otro  aspecto  que  hace  a  la  obra  de  Salcedo  susceptible  de  análisis  desde  el  punto  de 

vista  de  los  Estudios  Visuales  es su  forma  de investigación que da como  resultado  su 

producción plástica: 

“Sus  obras  son  producto  de  largas  investigaciones  que  la  han  llevado,  incluso,  a 

tardar hasta tres años en producir una. En este sentido (…) su trabajo no sólo tiene 

un valor artístico sino también político. “ 10 

Esto anterior  se ubica  dentro de lo que se ha denominado “la sociología de la cultura 

visual”: 

“La idea de la visión como una práctica social, como algo construido socialmente o 

localizado  culturalmente,  a  la  vez  que  libera  las  prácticas  del  ver  de  todo  acto 

mimético,  las  eleva  gracias  a  la  interpretación.  Lejos  queda  un  sociologismo 

10 
GARZÓN, Diego, PRESENTE Y FUTURO.Compromiso con la memoria. 
En  Semana2.terra.com.co/opencms/ opencms/Semana/articulo. Consultada el día 21 de junio de 2005 a las 
8:32 a.m.
14 

centrado en lo positivista y empírico y atrás quedan también visiones de un estricto 

perceptualismo. “ 11 

Las obras  de Salcedo se convierten entonces en  reflexiones  sobre la  realidad del país, 

tomando como punto de partida no la historia oficial, mass mediada, sino la historia de 

los  directos  protagonistas  de  la  violencia,  de  las  víctimas,  contada  a  través  de  los 

vestigios materiales (mas no el cuerpo en sí), de elementos del ámbito doméstico, de la 

vida cotidiana, que han entrado en contacto con aquel cuerpo violentado, desaparecido, 

y que por ende hablan de él, lo materializan, lo representan, tal como dice Frazer en su 

obra La rama dorada:  

“(...)  las  cosas  que  una  vez  estuvieron  en  contacto  se  actúan  recíprocamente  a 

distancia,  aun  después  de  haber  sido  cortado  todo  contacto  físico.  (...)  (esto  se 

denomina) ley de contacto o contagio. 12 

Es  decir  que  aquellas  camisas,  aquellos    muebles  que  son  recolectados  por  la  artista, 

contienen en realidad al ser al que pertenecieron, al ser con el cual entraron en contacto, 

evocando con ello la presencia física de dichos seres y su entorno, complementado esto 

por los testimonios de los testigos del acto violento: 

11 
Texto  de  clase.  Universidad  de  Antioquia  \  Facultad  de  Artes  \  Maestría  en  Historia  del  Arte  \  Arte 
Colombiano Contemporáneo \ Luis Fernando Valencia \ Estudios visuales \  Medellín 2005 \ Documento 04, 
Pag. 17. SMD 

12 
FRAZER, James George. La  rama dorada . Pp. 33 ­­ 34.
15 

“Mi obra está basada en testimonios de víctimas de la violencia, sobre experiencias 

que  son  ajenas  a  mí.  No  soy  testigo  directo,  soy  testigo  de  testigo,  un  testigo 

secundario.” 13 

Se  puede  hablar  entonces  de  una  experiencia  mediada  por  un  tercero;  se  genera  en 

Salcedo  una  imagen  mediada.  Dicha  imagen  que  se  presenta  cargada  de  múltiples 

significados,  se  inscribe  dentro  del  campo  de  los  Estudios  Visuales,  ya  que,  como 

expresan Norman Bryson, Michael Ann Holly y  Keith Moxey al defender una historia 

de las imágenes por encima de una historia del arte, prima el “significado cultural” de la 

obra más allá de su valor artístico: 

“Lo importante ya no es buscar el valor estético del 'arte elevado', sino examinar el 

papel de la imagen 'en la vida de la cultura' (…) considerar que el valor de una obra 

no procede (o no sólo procede) de sus características intrínsecas e inmanentes sino 

de la apreciación de su significado (y aquí es tan importante una imagen televisiva 

como  una  obra  de  arte  en  mayúsculas),  tanto  dentro  del  horizonte  cultural  de  su 

producción como en el de su recepción.” 14 

13 
FEITLOWITZ, Marguerite. Entrevista a  Doris Salcedo. www.crimesofwar.org/cultural/spanish/s­doris­ 
print. Consultada el 21 de junio de 2005 a las 10:12 a.m. 
14 
Texto  de  clase.  Universidad  de  Antioquia  \  Facultad  de  Artes  \  Maestría  en  Historia  del  Arte  \  Arte 
Colombiano Contemporáneo \ Luis Fernando Valencia \ Estudios visuales \  Medellín 2005 \ Documento 04, 
Pag. 18. SMD
16 

Con respecto a este aspecto de la recepción de la obra la propia artista nos dice: 

“Cada vez es más difícil encontrar el difuso límite entre lo íntimo y lo político. La 

pena  de  los  familiares  de  los desaparecidos  –  como  toda  pena  –  es  de  naturaleza 

íntima, pero cuando la esencia de estos eventos es política, creo que la sociedad lo 

tiene que reconocer. Me interesa enseñar esa lesión social, su carácter colectivo. El 

testigo  directo  de  una  desaparición  forzosa  no  esta  aquí,  no  puede  contarnos  su 

experiencia. Mi obra trata de la imposibilidad de ver, de saber y de comunicarse.” 15 

Lo político se ve reflejado en el medio de la visualidad. 

La obra de Doris Salcedo, entonces, no sólo pretende tener un significado para la 

cultura  mundial,  entendida  ésta  como  el  campo  expandido  al  que  nos  hace 

referencia Sasson, sino que logra tenerlo. Lo  anterior se pone de manifiesto en sus 

obras  que  han  alcanzado  un  gran  reconocimiento  en  el  mundo  entero,  algo  que 

refleja la identificación que suscitan éstas en los espectadores a nivel mundial. 

La obra de Doris Salcedo desmantela entonces la escultura en el sentido de que no 

sólo  se  puede  abordar  esta  obra  con  los  parámetros  de  la  estética  tradicional  y  de  la 

Historia del Arte tal como la hemos conocido hasta ahora. 

Los  Estudios  Visuales  son una vía  de  análisis  válida para enfrentarse  no sólo a la 

obra  de  Salcedo  sino  a  las  nuevas  producciones  plásticas  que  se  están  dando  en  el 

contexto  colombiano  contemporáneo.  Este  es  sólo  un  ejemplo  de  la  pertinencia  de  la 

15 
FEITLOWITZ, Marguerite. Entrevista a  Doris Salcedo. www.crimesofwar.org/cultural/spanish/s­doris­ 
print. Consultada el 21 de junio de 2005 a las 10:12 a.m.
17 

obra  de  una  artista  colombiana  para  esta  nueva  interdisciplina  indisciplinar ;  queda 

abierta  la  posibilidad  de  mirar  las  producciones  de nuestros  artistas bajo la  mirada  de 

los Estudios Visuales, ya que se enmarcan dentro de una historia de las imágenes, en la 

cual  importa  más  el  significado  cultural  de  una  producción  artística  que  su  valor 

meramente estético. 

Ya no se interpreta la obra como un simple reflejo del contexto; la cultura visual no 

estudia  objetos,  sino  sujetos­objetos  “capturados  en  agrupamientos  de  significados 

culturales que el crítico historiador tendrá que descifrar, produciendo un conocimiento 

nuevo, en lugar de comprometernos con la reproducción del antiguo.” 16 

16 
Texto  de  clase.  Universidad  de  Antioquia  \  Facultad  de  Artes  \  Maestría  en  Historia  del  Arte  \  Arte 
Colombiano Contemporáneo \ Luis Fernando Valencia \ Estudios visuales \  Medellín 2005 \ Documento 04, 
Pag. 33. SMD
18 

BIBLIOGRAFÍA 

­  BREA,  José  Luis,  Estética,  Historia  del  Arte,  Estudios  Visuales,  en 

http://rev.estudiosvisuales.net/, consultada el  21 de junio de 2005 a las 10: 40 a.m 

­  Catálogo­libro  de  la  exposición:  Cantos  cuentos  colombianos,  Arte  Colombiano 

Contemporáneo, daros­latinoamérica , 2004. 

­  FEITLOWITZ,  Marguerite.  Entrevista  a  Doris  Salcedo. 

www.crimesofwar.org/cultural/spanish/s­dor is­print. Consultada el 21 de junio de 2005 

a las 10:12 a.m. 

­  FRAZER,  James  George.  La  rama  dorada .  Fondo  de  Cultura  Económica,  Buenos 

Aires, 1955. 

­  GARZÓN,  Diego,  PRESENTE  Y  FUTURO.Compromiso  con  la  memoria.  En 

Semana2.terra.com.co/opencms/  opencms/Semana/articulo.  Consultada  el  día  21  de 

junio de 2005 a las 8:32 a.m. 

­  KOSTIANOVSKY,  Tamara.  Doris  Salcedo. 

www.banrep.gov.co/blaavirtual/artplasautor/salced_1.  Consultada  el    20  de  junio  de 

2005 a las 10: 32 a.m. 

­  Texto de clase. Universidad de Antioquia \ Facultad de Artes \ Maestría en Historia del 

Arte \ Arte Colombiano Contemporáneo \ Luis Fernando Valencia \ Estudios visuales \ 

Medellín 2005 \ Documento 04. 

­  VALENCIA,  Luis  Fernando.  La  mirada  admirada.  Magazine  Dominical  del 

Espectador. 1992.
19 

ANEXO 1 

Ilustr ación 1, obr a presentada en la 8 Bienal Inter nacional de Estanbul.


20 

Ilustr ación 2, Atr abiliar ios (detalles y vista gener al)


21 

Ilustr ación 3, Sin título