Sei sulla pagina 1di 4

El don de dar

Rom 12:6 Pero teniendo dones que difieren, según la gracia que nos ha sido dada, usémoslos: si el de
profecía, úsese en proporción a la fe; (12:7) si el de servicio, en servir; o el que enseña, en la enseñanza;
(12:8) el que exhorta, en la exhortación; el que da, con liberalidad; el que dirige, con diligencia; el que
muestra misericordia, con alegría.

Introducción:
Por muchos años estudiamos que los dones del Espíritu eran 9 y nos basábamos únicamente en la porción de
1 Corintios 12, pero la Palabra de Dios menciona otros 9 dones en Romanos 12:6-8, 1 Co 12:28 y 1 Co 7:7, y
uno de ellos es el don de dar.
La palabra don se traduce del griego karisma G5486 ; de G5483; dádiva (divina), i.e. liberación (de peligro o
pasión); (espec.) concesión (espiritual), i.e. (subj.) calificación relig., o (obj.) facultad milagrosa:-dádiva, don.

Este don es entonces una dádiva, una concesión o facultad milagrosa otorgada por Dios a un cristiano para
que este tenga una capacidad mayor que la de cualquier hermano para dar o repartir con liberalidad.
Es algo similar a lo que sucede con la fe y el don de fe. La fe la tenemos todos los hijos de Dios, pero el don
de fe es una fe aumentada que se activa en un cristiano, para creer que Dios hará algo que nadie más cree
posible.

El apóstol Pablo en este pasaje nos está enseñando cómo fluir en cada uno de los dones, como dando a
entender que el don se ejercita de esa manera, para llegar a fluir plenamente en él para edificación de la
iglesia.
Dice que el que tiene el don de profecía, se va a ir ejercitando en el don, en la medida que vaya creciendo en
fe, que el que tiene don de servicio, se va a ir ejercitando en la medida que sirva, pues cada vez lo hará
mejor. Pero cuando habla del don de dar, dice que se vaya ejercitando hasta que llegue a hacerlo con
liberalidad.

La palabra metadidomi aparece sólo 5 veces en los siguientes versos:

DAR DE LO QUE UNO TIENE – NO LO QUE LE SOBRA Luc 3:11 Respondiendo él, les decía: El que tiene
dos túnicas, comparta con el que no tiene; y el que tiene qué comer, haga lo mismo.
Aquí el Señor no solo estaba enseñando a compartir con el que no tiene. Si analizamos bien el verso nos
daremos cuenta que no se lo estaba pidiendo al que le sobraba. Luc 21:4 Porque todos aquéllos echaron
para las ofrendas de lo que les sobra; mas ésta, de su pobreza echó todo el sustento que tenía.
Tener dos túnicas no era tener abundancia, más bien podríamos decir que aquel que tenía únicamente dos
túnicas era porque no tenía muchos recursos, pero a este es al que el Señor le pide que dé. Liberalidad
entonces no se refiere únicamente a cantidad, aunque es uno de los significados de la palabra japlotes, un
donativo copioso. Es más bien la capacidad de dar aunque eso implique que nos quedemos solo con lo que
tenemos puesto, con tal de satisfacer la necesidad del que no tiene nada.
Para esto se necesita de la gracia de Dios actuando poderosamente en nosotros y también será el resultado
de haberse ejercitado en el dar, para poder llegar a dar con liberalidad.

DAR ANHELANDO HACERLO Rom 1:11 Porque anhelo veros para impartiros algún don espiritual, a fin de
que seáis confirmados.
Nadie puede dar lo que no tiene, pero el Apóstol Pablo deseaba impartir a la iglesia de Roma alguno de los
dones que él tenía para que ellos fueran confirmados en la fe. Vemos en esta porción que el que tiene el don
de dar, ANHELA compartir con el que lo necesita, es decir que no le cuesta hacerlo, no lo hace con tristeza o
por necesidad, sino con sinceridad de corazón, no buscando el beneficio propio sino el de los demás.
DAR PENSANDO EN LOS DEMAS Y NO SOLO EN UNO MISMO Efe 4:28 El que roba, no robe más, sino
más bien que trabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno, a fin de que tenga qué compartir con el que
tiene necesidad.
Esto implica que dentro del presupuesto de una persona, haya un rubro especial para compartir con el que
padece necesidad. Para ello se necesita pensar en el pobre, aunque eso implique sacrificar algo que se
anhelaba o inclusive necesitaba adquirir. Notemos que según el diccionario Vine, robar es la antítesis de dar
con liberalidad, porque el que roba solo piensa en satisfacer sus propios deseos o necesidades, solo busca lo
suyo y no le importa despojar a los demás, pero el dar con liberalidad es estar dispuesto a entregar aun
aquello de lo que tenemos necesidad. El ejemplo de esto es la viuda que entregó todo lo que tenía para su
sustento.

DAR AUN DANDO NUESTRAS PROPIAS VIDAS 1Ts 2:8 Teniendo así un gran afecto por vosotros, nos
hemos complacido en impartiros no sólo el evangelio de Dios, sino también nuestras propias vidas, pues
llegasteis a sernos muy amados.
Se habían ejercitado tanto en el don de dar que no les costaba entregar sus propias vidas pues ya les habían
servido, trabajando con sus manos para no ser carga a las iglesias que debían haberlos mantenido, como
merece cualquier siervo de Dios que sirve en su obra, y como si eso hubiera sido poco, estaban dispuestos a
entregar sus propias vidas.

La palabra Japlotes (liberalidad) aparece solo 8 veces en la escritura:

REPARTIR BUSCANDO QUE NADIE SE QUEDE CON NECESIDADRom 12:8 el que exhorta, en la
exhortación; el que reparte, con liberalidad; el que preside, con solicitud; el que hace misericordia, con
alegría.
En esta versión podemos ver que dar con liberalidad es sinónimo de repartir, lo cual nos recuerda lo que hacía
la iglesia naciente del libro de los Hechos, pues la Escritura dice que nadie tenía necesidad de nada, ya que
los hermanos vendían sus propiedades y ponían el precio a los pies de los apóstoles y éstos lo repartían entre
los que tenían necesidad (Hch 4:34-35). Y cuando Ananías y Safira quisieron engañar al Espíritu Santo,
fueron cortados.

DAR CON SENCILLEZ A TODA PERSONA 2Co 1:12 Porque nuestra gloria es esta: el testimonio de nuestra
conciencia, que con sencillez y sinceridad de Dios, no con sabiduría humana, sino con la gracia de Dios, nos
hemos conducido en el mundo, y mucho más con vosotros.
Entre las acepciones de la palabra liberalidad están actuar con sencillez y sin hipocresía. En este verso
vemos cómo Pablo les está diciendo que su forma de vida era actuar con liberalidad no solo en la iglesia sino
en el mundo, en otras palabras, los apóstoles eran conocidos porque se daban y repartían, no solo en la
iglesia sino inclusive con los de afuera. Flp 2:3 Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con
humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo;

NADIE ES TAN PORBRE QUE NO TENGA QUE DAR 2Co 8:2 LBLA pues en medio de una gran prueba de
aflicción, abundó su gozo, y su profunda pobreza sobreabundó en la riqueza de su liberalidad.
En este verso podemos ver cómo la liberalidad es considerada una especie de riqueza y esto cobra más
sentido cuando notamos que el donativo que dio esta iglesia fue dado con un gran esfuerzo, ya que ellos
estaban viviendo en una profunda pobreza. Esto nos enseña que nadie es tan pobre que no tenga nada que
dar. Cuando viajé a Cuba, un hermano al cual el Señor me había puesto que le diera una ofrenda, no
teniendo nada que darme porque en ese país la gente no tiene dinero y aunque lo tuvieran, no hay tiendas
donde ellos pudieran comprar algo, entonces talló con sus manos en un trozo de madera, la isla de cuba y me
la regaló, porque oyó que yo quería comprar unos recuerdos de su país. Eso me impresionó, porque en
medio de su gran pobreza tuvo algo que darme.
Thursday, January 13, 2011
LA VIUDA DE SAREPTA 1Re 17:12-13 RV60 Y ella respondió: Vive Jehová tu Dios, que no tengo pan
cocido; solamente un puñado de harina tengo en la tinaja, y un poco de aceite en una vasija; y ahora
recogía dos leños, para entrar y prepararlo para mí y para mi hijo, para que lo comamos, y nos dejemos
morir. 13»» Elías le dijo: No tengas temor; ve, haz como has dicho; pero hazme a mí primero de ello una
pequeña torta cocida debajo de la ceniza, y tráemela; y después harás para ti y para tu hijo.
EL DAR SE CONVIERTE EN UN CIRCULO VIRTUOSO 2Co 9:11 LBLA seréis enriquecidos en todo para
toda liberalidad, la cual por medio de nosotros produce acción de gracias a Dios.
La iglesia que ha practicado el dar con liberalidad será prosperada por Dios para que lo siga
ejercitando. Notemos en este verso que la liberalidad no solo se refiere a lo material, sino también a lo
espiritual, con lo cual Dios nos enriquecerá para que podamos ir e impartir a otros de lo que hemos
recibido. A nosotros se nos han dado promesas de ir a las naciones para enseñar la doctrina que el Señor
nos ha revelado y por ello tenemos que ejercitarnos en este don. 2Co 9:6 Pero esto digo: El que siembra
escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también
segará.

DAR SIN ESPERAR RECIBIR NADA A CAMBIO 2Co 9:13 LBLA Por la prueba dada por esta ministración,
glorificarán a Dios por vuestra obediencia a vuestra confesión del evangelio de Cristo, y por la liberalidad de
vuestra contribución para ellos y para todos;
En este tiempo de crisis económica mundial se va a comenzar a dar esto que vivieron en tiempos de
Pablo. De hecho, Dios nos está llamando a participar en la obra misionera en nuestro país y se nos ha
enseñado cómo debemos incluir dentro de nuestro presupuesto un porcentaje para los pobres. Pero Dios no
se va a quedar con nada, Pro 19:17 A Jehová presta el que da al pobre,
Y el bien que ha hecho, se lo volverá a pagar. más bien, también se nos han dado profecías de prosperidad
económica, pero primero tenemos que ser liberados del egoísmo y el amor al dinero y aprender a ser
misericordiosos con los que no tienen o padecen necesidad, sin esperar recibir nada a cambio, porque esa
enseñanza equivocada era la que traíamos del mundo, pero en el Señor es distinto pues debemos dar de
gracia lo que de gracia hemos recibido. ¡Por qué la Biblia dirá que a los pobres siempre los tendremos entre
nosotros?, porque ellos son nuestra oportunidad para despojarnos del amor al dinero que es la raíz de todos
los males, el cual codiciando algunos se han extraviado de la fe.

DAR SIN RAZONAR CON LA MENTE HUMANA 2Co 11:3 LBLA Pero temo que, así como la serpiente con su
astucia engañó a Eva, vuestras mentes sean desviadas de la sencillez y pureza de la devoción a Cristo.
En este verso vemos cómo nuestra devoción a Cristo debe ser con liberalidad, es decir no escatimando
esfuerzos, tiempo, o inversión. Lo curioso en esta porción es que el desvío de esta liberalidad comienza en la
mente, con razonamientos que el enemigo levanta. Tal vez, pensando que no vale la pena ser sinceros o
generosos sin recibir algo a cambio, con lo que se refiere al servicio a Dios. He escuchado a hermanos que
dicen que no diezman porque miran que el pastor y sus hijos no lo necesitan, pues andan en sendos carros y
que ellos andan a pie. Pero yo les he contestado que eso debiera causarnos gozo, pues el pastor ha
entregado su vida al servicio de la obra para que nosotros podamos alcanzar las promesas de Dios y ha
renunciado a vivir su vida privada para tener una vida pública a cambio de que podamos seguir al Señor y que
en mi opinión él merece andar en un buen carro y sus hijos tienen derecho a cosechar lo que su padre ha
sembrado pues también ellos lo han ofrendado para la obra y Dios los bendice a ellos también, y cuando me
argumentan algo más les digo que si sumara todos mis diezmos de todos los años que he estado en la iglesia
no alcanzarían para comprar un carro. Pero algunos han sido envenenados en su mente con pensamientos
mezquinos que nosotros como discipuladores no debemos permitir en nuestra mente. 1Co 9:11 Si nosotros
sembramos entre vosotros lo espiritual, ¿es gran cosa si segáremos de vosotros lo material?
1Co 9:12 Si otros participan de este derecho sobre vosotros, ¿cuánto más nosotros? Pero no hemos usado
de este derecho, sino que lo soportamos todo, por no poner ningún obstáculo al evangelio de Cristo.
1Co 9:13 ¿No sabéis que los que trabajan en las cosas sagradas, comen del templo, y que los que sirven al
altar, del altar participan?
DAR SIN HIPOCRESÍA Efe 6:5 RV60 Siervos, obedeced a vuestros amos terrenales con temor y
temblor, con sencillez de vuestro corazón, como a Cristo;
Col 3:22 RV60 Siervos, obedeced en todo a vuestros amos terrenales, no sirviendo al ojo, como los que
quieren agradar a los hombres, sino con corazón sincero, temiendo al Señor.

Sencillez de corazón nos habla de sinceridad, desechando toda hipocresía, que comúnmente se ve en los
trabajos, para lograr posiciones o ganar el aprecio de los jefes. Pero en la Escritura vemos a un Daniel que a
pesar de ser extranjero, se ganó genuinamente el aprecio de tres reyes con su trabajo, honestidad y
sinceridad. Era tan apreciado, que cuando tenía que dar una palabra de juicio y decirles sus verdades a los
reyes, lo hacía con tal gracia no era mal recibido por ellos.
Esto quiere decir que cuando no nos ejercitamos en el dar, esto se va a reflejar inclusive en nuestra forma de
trabajar. Hay quienes trabajan como si no les pagaran un sueldo, sino como si estuvieran haciéndole un favor
al dueño de la empresa, pero la Palabra no nos enseña eso, más bien, aun a los esclavos de aquel tiempo les
pedía Pablo que obedecieran en todo a sus amos como sirviendo al Señor, y los esclavos no recibían paga.

En el antiguo testamento también había una instrucción de dar con liberalidad.

Deu 15:9-11 Cuídate de que no haya pensamiento perverso en tu corazón, diciendo: "El séptimo año, el año
de remisión, está cerca", y mires con malos ojos a tu hermano pobre, y no le des nada; porque él podrá
clamar al SEÑOR contra ti, y esto te será pecado. (15:10) Con generosidad le darás, y no te dolerá el corazón
cuando le des, ya que el SEÑOR tu Dios te bendecirá por esto en todo tu trabajo y en todo lo que emprendas.
(15:11) Porque nunca faltarán pobres en tu tierra; por eso te ordeno, diciendo: "Con liberalidad abrirás tu
mano a tu hermano, al necesitado y al pobre en tu tierra."

H6605 patákj; raíz prim.; abierto de par en par (lit. o fig.); espec. aflojar, soltar, abierto, abrir, desatar,
liberalmente, libertar, libre, quitar, romper, soltar.

Deu 15:12-15 Si un hermano tuyo, hebreo o hebrea, te es vendido, te servirá por seis años, pero al séptimo
año lo pondrás en libertad. (15:13) Y cuando lo libertes, no lo enviarás con las manos vacías. (15:14) Le
abastecerás liberalmente de tu rebaño, de tu era y de tu lagar; le darás conforme te haya bendecido el
SEÑOR tu Dios. (15:15) Y te acordarás que fuiste esclavo en la tierra de Egipto, y que el SEÑOR tu Dios te
redimió; por eso te ordeno esto hoy.

Conclusión:
Saquemos de nuestra mente el concepto mezquino de dar para recibir algo a cambio, pues el Señor nos dio
todo aun antes de que pudiéramos estar en la capacidad de entenderlo o de darle gracias. Él es nuestro
máximo ejemplo de dar con liberalidad (Jn. 3:16).