Sei sulla pagina 1di 106
Anatomía y patología de la región selar y yuxtaselar Poster No.: S-1038 Congress: SERAM 2014

Anatomía y patología de la región selar y yuxtaselar

Poster No.:

S-1038

Congress:

SERAM 2014

Type:

Presentación Electrónica Educativa

Authors:

B. Iturre Salinas 1 , B. Mateos Goñi 2 , I. Escudero Martinez 2 , D.

Gorostiza Laborda 3 , O. Rodríguez San Vicente 1 , J. Mendiola

Arza 1 ; 1 Barakaldo/ES, 2 Bilbao/ES, 3 Barakaldo, Vizcaya/ES

Keywords:

TC, RM, Cabeza y cuello

DOI:

10.1594/seram2014/S-1038

Any information contained in this pdf file is automatically generated from digital material submitted to EPOS by third parties in the form of scientific presentations. References to any names, marks, products, or services of third parties or hypertext links to third- party sites or information are provided solely as a convenience to you and do not in any way constitute or imply ECR's endorsement, sponsorship or recommendation of the third party, information, product or service. ECR is not responsible for the content of these pages and does not make any representations regarding the content or accuracy of material in this file. As per copyright regulations, any unauthorised use of the material or parts thereof as well as commercial reproduction or multiple distribution by any traditional or electronically based reproduction/publication method ist strictly prohibited. You agree to defend, indemnify, and hold ECR harmless from and against any and all claims, damages, costs, and expenses, including attorneys' fees, arising from or related to your use of these pages. Please note: Links to movies, ppt slideshows and any other multimedia files are not available in the pdf version of presentations. www.myESR.org

Page 1 of 106

and any other multimedia files are not available in the pdf version of presentations. www.myESR.org Page

Objetivo docente

• Describir la anatomía de la región selar y yuxtaselar.

• Clasificar y analizar los distintos procesos patológicos que afectan a la silla turca y región paraselar.

Page 2 of 106

Clasificar y analizar los distintos procesos patológicos que afectan a la silla turca y región paraselar.

Revisión del tema

INTRODUCCIÓN

La región selar y yuxtaselar es susceptible de presentar una variedad de patologías originadas en la hipófisis y estructuras adyacentes: hipotálamo, vasos sanguíneos, nervios y meningues.

Entre la patología localizada en la silla turca y región paraselar se incluyen: anomalías congénitas y del desarrollo, lesiones tumorales benignas y malignas (siendo el adenoma el más frecuente en adultos y el craneofaringioma el más frecuente en niños), y lesiones "tumor like"(aneurismas, hamartomas, lesiones de etiología inflamatoria-infecciosa- granulomatosa).

Las lesiones hipofisiarias se pueden extender a estructuras selares, paraselares y supraselares.

La RM es la técnica de elección para el estudio de la anatomía y patología de la región selar y paraselar ya que nos permite:

• Identificar estructuras normales

• Detectar la localización, tamaño y extensión de las lesiones

• Buena caracterización tisular para realizar un diagnóstico, poder planificar si es necesario un tratamiento quirúrgico y para el seguimiento

• Realizar estudios multiplanares con buena resolución espacial y sin efectos nocivos

El protocolo empleado para la RM hipofisaria en una máquina Philips 1,5 T son secuencias sagital T1, coronal T2, coronal 3D, secuencia coronal T1 3D dinámica con gadolinio iv a dosis 0.2 ml/Kgr de peso y secuencia tardía con gadolinio sagital T1. En ocasiones se utilizan estas secuencias complementarias: T2 eco de gradiente, secuencias de supresión grasa, difusión, angioRM o espectroscopia.

Page 3 of 106

complementarias: T2 eco de gradiente, secuencias de supresión grasa, difusión, angioRM o espectroscopia. Page 3 of
Fig. 1 : Estudio dinámico normal de la hipófisis. Se objetiva como en condiciones normales,

Fig. 1: Estudio dinámico normal de la hipófisis. Se objetiva como en condiciones normales, por la ausencia de barrera hematoencefálica, capta primero el tallo y posteriormente la glándula hipofisiaria de manera profusa. Este estudio es muy útil para detectar los microadenomas ya que estos tumores captan menos que el resto del parénquima glandular. References: Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

La TC es una técnica complementaria en lesiones con calcificaciones o con afectación ósea o de elección si la RM está contraindicada.

Se realiza una revisión iconográfica de la patología selar y yuxtaselar diagnosticada en nuestro centro entre el 2000 y 2013.

ANATOMIA DE LA REGIÓN SELAR

La silla turca es una depresión en la región posterior del hueso esfenoides que contiene la glándula hipofisiaria. Posterior a la silla turca el hueso esfenoides forma el clivus.

Page 4 of 106

que contiene la glándula hipofisiaria. Posterior a la silla turca el hueso esfenoides forma el clivus.
Fig. 2 : Se objetiva la silla turca como es una depresión de la vertiente

Fig. 2: Se objetiva la silla turca como es una depresión de la vertiente posterior del esfenoides, contiene en su interior a la hipófisis y como posterior a la misma forma el clivus (flecha). References: Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

El hueso cortical y el seno esfenoidal aireado pueden ser imperceptibles en las imágenes de RM. El techo de la región selar está formado por una reflexión de la duramadre, el diafragma selar, siendo esta fina membrana inconstantemente visualizada en las imágenes de RM.

Los límites de la silla turca son:

Límite anterior: tubérculo selar

Límite posterior: clinoides posteriores

Límites laterales: senos cavernosos

Límite superior: cisterna supraselar

Contenido: glándula hipofisiaria

Page 5 of 106

senos cavernosos • Límite superior: cisterna supraselar • Contenido : glándula hipofisiaria Page 5 of 106
Fig. 3 : Límites de la silla turca A-Límite anterior:tuberculo selar,límite posterior:clinoides posteriores, límite

Fig. 3: Límites de la silla turca A-Límite anterior:tuberculo selar,límite posterior:clinoides posteriores, límite inferior: seno esfenoidal. B-Limites laterales :senos cavernosos C-Límite superior:diafragma selar References: Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

La hipófisis es una glándula endocrina, su tamaño es muy variable y depende de la edad y del sexo:

Prepúberes: # 6mm

Mujeres menstruantes: #10mm

Mujeres gestantes/lactantes: 12mm

Mujeres postmenopaúsicas y hombres: 8mm

La glándula pituitaria presenta un lóbulo anterior o adenohipófisis y

uno posterior o neurohipófisis, el tallo hipofisario y el infundíbulo. Los dos lóbulos de la glándula pituitaria son embriológica, fisiológica y anatómicamente distintos.

Page 6 of 106

Los dos lóbulos de la glándula pituitaria son embriológica, fisiológica y anatómicamente distintos. Page 6 of
Fig. 4 : Composición de la glándula hipofisiaria. References: Referencia Netter. La adenohipofisis comprende

Fig. 4: Composición de la glándula hipofisiaria. References: Referencia Netter.

La adenohipofisis comprende aproximadamente el 80% de la glándula, se desarrolla a partir de una migración cefálica de la bolsa de Rathke.

En las imágenes ponderadas en T1 es isointensa respecto a la sustancia gris.

Secreta 6 hormonas: prolactina (PRL), hormona del crecimiento (GH),tirotropina (TSH), adrenocorticotropina (ACTH), hormona foliculoestimulante (FSH), hormona luteinizante (LH) y hormona estimulante de los melanocitos (MSH).

Está vascularizada por el sistema porta-hipofisiario.

Page 7 of 106

(LH) y hormona estimulante de los melanocitos (MSH). Está vascularizada por el sistema porta-hipofisiario. Page 7
Fig. 5 : Origen embriológico de la adenohipósis y neurohipófisis. References: Hospital de Cruces -

Fig. 5: Origen embriológico de la adenohipósis y neurohipófisis. References: Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

Page 8 of 106

Origen embriológico de la adenohipósis y neurohipófisis. References: Hospital de Cruces - Barakaldo/ES Page 8 of
Fig. 6 : Se objetiva en este corte sagital T1 como la adenohipófisis(*) es isointensa

Fig. 6: Se objetiva en este corte sagital T1 como la adenohipófisis(*) es isointensa a la sustancia gris. References: Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

La neurohipófisis, el infundíbulo y los núcleos supraóptico y paraventricular del hipotálamo derivan del neuroectodermo del diencéfalo.

La neurohipófisis comprende el 20% de la glándula y es probable que el material secretado (oxitoxina y vasopresina) sea responsable de la mayor intensidad de señal en imágenes ponderadas en T1.

Page 9 of 106

(oxitoxina y vasopresina) sea responsable de la mayor intensidad de señal en imágenes ponderadas en T1.
Fig. 7 : En el corte sagital T1 se objetiva la neurohipófisis hiperintensa (*). Se

Fig. 7: En el corte sagital T1 se objetiva la neurohipófisis hiperintensa (*). Se ha demostrado que el almacenamiento de la vasopresina en responsable de la mayor intensidad de señal en imágenes ponderadas en T1. References: Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

Page 10 of 106

mayor intensidad de señal en imágenes ponderadas en T1. References: Hospital de Cruces - Barakaldo/ES Page
Fig. 8 : Anatomía de la región selar y supraselar en un corte parasagital T1.

Fig. 8: Anatomía de la región selar y supraselar en un corte parasagital T1. References: Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

Page 11 of 106

la región selar y supraselar en un corte parasagital T1. References: Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

 

Fig. 9: Secuencia sagital y coronal T1 sin contraste (A y C) y tras la administración de contraste endovenoso (B y D) muestra el realce homogéneo del infundíbulo y de la glándula pituitaria en condiciones normales lo que refleja ausencia de barrera hematoencefálica. References: Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

ANATOMÍA DE LA REGIÓN PARASELAR

En la región paraselar se incluyen la cisterna supraselar, los senos cavernosos y el hipotálamo.

Cisterna supraselar

Está limitada inferiormente por el diafragma selar y superiormente por el suelo del tercer ventrículo. Presenta una morfología de estrella de 6 puntas con los siguientes límites:

- Anterior:fisura interhemisférica

- Posterior: cisterna interpeduncular

- Anterolaterales: cisuras silvianas

Page 12 of 106

interhemisférica - Posterior: cisterna interpeduncular - Anterolaterales: cisuras silvianas Page 12 of 106

- Posterolateral: cisterna ambiens

- Posterolateral: cisterna ambiens Fig. 10 : Fig.A. Límites de la cisterna ambiens:anterior:fisura interhemisférica,

Fig. 10: Fig.A. Límites de la cisterna ambiens:anterior:fisura interhemisférica, posterior: cisterna interpeduncular, anterolaterales: cisuras silvianas y posterolateral:

cisterna ambiens. Fig.B. Polígono de Willis en el interior de la cisterna. Fig C. Quiasma óptico (flecha) en el interior de la cisterna. References: Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

En la cisterna supraselar se localizan 3 estructuras importantes:

- El polígono de Willis está formado por la anastomosis entre dos arterias carótidas

internas y dos arterias vertebrales. Permite que la sangre que entre por la carótida interna o vertebral se distribuya a cualquier parte de ambos hemisferios cerebrales.

Page 13 of 106

entre por la carótida interna o vertebral se distribuya a cualquier parte de ambos hemisferios cerebrales.
Fig. 11 : Polígono de Willis. References: Hospital de Cruces - Barakaldo/ES - El quiama

Fig. 11: Polígono de Willis. References: Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

- El quiama óptico, se localiza anterior al infundíbulo y presenta una morfología horizontal. Posteriormente se abre a las cintillas ópticas y es isointenso a la sustancia blanca en todas las secuencias.

Page 14 of 106

se abre a las cintillas ópticas y es isointenso a la sustancia blanca en todas las
Fig. 12 : Figs A y B. El quiama óptico (flecha) se localiza anterior al

Fig. 12: Figs A y B. El quiama óptico (flecha) se localiza anterior al infundíbulo y presenta una morfología horizontal. References: Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

Page 15 of 106

al infundíbulo y presenta una morfología horizontal. References: Hospital de Cruces - Barakaldo/ES Page 15 of
Fig. 13 : Figs. A (axial T2) y B (coronal T1). El quiasma posteriormente se

Fig. 13: Figs. A (axial T2) y B (coronal T1). El quiasma posteriormente se abre a las cintillas ópticas y es isointenso a la sustancia blanca en todas las secuencias. References: Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

- El infundíbulo se extiende desde la superficie cefálica de la hipófisis, en su union entre la adenohipósis y neurohipófisis al tuber cinereum en su unión con el hipotálamo. Tiene un espesor de 2mm y es también isointensa con la sustancia blanca.

Page 16 of 106

en su unión con el hipotálamo. Tiene un espesor de 2mm y es también isointensa con
Fig. 14 : Figs. A y B. El infundíbulo (flecha) en secuencia parasagital T1 y

Fig. 14: Figs. A y B. El infundíbulo (flecha) en secuencia parasagital T1 y coronal T1. References: Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

Senos cavernosos

El seno cavernoso consiste en un plexo venoso extradural rodeado de duramadre. Se extiende desde el ápex orbitario y la fisura orbitaria superior a nivel anterior y hasta el cavum de Meckel y la dura a nivel posterior.

Page 17 of 106

y la fisura orbitaria superior a nivel anterior y hasta el cavum de Meckel y la
Fig. 15 : Fig.A. Senos cavernosos en plano T2 coronal. Fig.B. Límite anterior de los

Fig. 15: Fig.A. Senos cavernosos en plano T2 coronal. Fig.B. Límite anterior de los senos cavernosos desde el ápex orbitario y fisura orbitaria superior. Fig.C. Se objetiva el cavum del Meckel (flechas), límite posterior de los senos cavernosos en plano coronal T2. References: Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

El cavum de Meckel de localización posterior es una prolongación de la duramadre que contiene LCR .

Contiene la rama sensitiva del trigémino que ha entrado desde la cisterna prepontina a través del"porus trigeminus", forma el ganglio de Gasser y posteriormente se divide en las ramas V1,V2 y V3.

El seno cavernoso contiene la porción intracavernosa de la carótida interna, el plexo simpático periarterial, el plexo venoso y los pares craneales :

- Oculomotor (III) : se localiza lateral y es el más superior. Penetra en la órbita a través de la fisura orbitaria superior.

Page 18 of 106

se localiza lateral y es el más superior. Penetra en la órbita a través de la

- Troclear (IV) : Se localiza lateral en el seno cavernoso e inferior al III par. Penetra en la órbita a través de la fisura orbitaria superior.

- Abducens (VI) : De localización medial junto a la carótida. Penetra en la órbita a través de la fisura orbitaria superior.

- Rama oftálmica del trigémino (V1) : Lateral . Penetra en la órbita a través de la fisura orbitaria superior.

- Rama maxilar del trigémino (V2) :Lateral.Posteriormente pasa a través del agujero

redondo. El plexo venoso se rellena a través de las venas oftálmicas superior e inferior,el plexo pterigoideo y la vena de Silvio.El drenaje es a través de los petrosos superior e inferior.

drenaje es a través de los petrosos superior e inferior. Fig. 16 : Cortes coronales T2:

Fig. 16: Cortes coronales T2: Los nervios ópticos confluyen en el quiasma óptico, a ambos lados del tallo hipofisario que se encuentra centrado. En localización paraselar ambos senos cavernosos con las arterias carótidas internas (flecha blanca) y los pares craneales motores oculares en su interior (flecha granate). References: Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

Page 19 of 106

craneales motores oculares en su interior (flecha granate). References: Hospital de Cruces - Barakaldo/ES Page 19

Hipotálamo

Es una prolongación del diencéfalo que forma las paredes laterales del tercer ventrículo.

que forma las paredes laterales del tercer ventrículo. Fig. 22 : Corte coronal T1 donde se

Fig. 22: Corte coronal T1 donde se objetiva el hipotálamo formando las paredes laterales del tercer ventrículo. References: Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

PATOLOGÍA DE LA REGIÓN SELAR Y SUPRASELAR

Para el estudio de la patología de la región selar y yuxtaselar es muy importante identificar la hipósis y la silla turca, intentar determinar el epicentro de la lesión (selar, paraselar, supra-infraselar), analizar la intensidad de señal de la misma y establecer el diagnóstico diferencial.

Page 20 of 106

supra-infraselar), analizar la intensidad de señal de la misma y establecer el diagnóstico diferencial. Page 20
Fig. 17 References: Radiology assistant En función de la localización de la lesión las lesiones

Fig. 17 References: Radiology assistant

En función de la localización de la lesión las lesiones más frecuentes en dichas localizaciones son las siguientes:

Page 21 of 106

de la localización de la lesión las lesiones más frecuentes en dichas localizaciones son las siguientes:
Fig. 18 : Lesiones más frecuentes de la hipófisis (A) y del infundíbulo (B). References:

Fig. 18: Lesiones más frecuentes de la hipófisis (A) y del infundíbulo (B). References: Radiology assistant

Page 22 of 106

: Lesiones más frecuentes de la hipófisis (A) y del infundíbulo (B). References: Radiology assistant Page
Fig. 19 : Lesiones más frecuentes en el quiasma óptico (A) y en el hipotálamo

Fig. 19: Lesiones más frecuentes en el quiasma óptico (A) y en el hipotálamo (B). References: Radiology assistant

Page 23 of 106

más frecuentes en el quiasma óptico (A) y en el hipotálamo (B). References: Radiology assistant Page
Fig. 20 : Lesiones más frecuentes de la arteria carótida (A) y de los senos

Fig. 20: Lesiones más frecuentes de la arteria carótida (A) y de los senos cavernosos (B). References: Radiology assistant

Page 24 of 106

frecuentes de la arteria carótida (A) y de los senos cavernosos (B). References: Radiology assistant Page
Fig. 21 : Lesiones más frecuentes derivadas de las meninges. References: Radiology assistant La patología

Fig. 21: Lesiones más frecuentes derivadas de las meninges. References: Radiology assistant

La patología se clasifica en:

1. Anomalías congénitas y del desarrollo

2. Lesiones tumorales

3. Lesiones "tumor like" (aneurismas del Polígono de Willis, hamartoma, lesiones inflamatorias-infecciosas-granulomatosas).

ANOMALÍAS CONGÉNITAS Y DEL DESARROLLO

Se incluye dentro de ellas:

- Hiperplasia de hipófisis

Se objetiva un aumento difuso de su tamaño, sin delimitarse una lesión, con diámetro cefalocaudal superior a 10-15 mm y borde superior convexo. Se realza de forma intensa y uniforme tras la administración de contraste endovenoso. A veces es indistinguible de

Page 25 of 106

de forma intensa y uniforme tras la administración de contraste endovenoso. A veces es indistinguible de

un macroadenoma selar o de una hipofisitis linfocítica, debiendo ser los patólogos los que realicen el diagnóstico diferencial. Se puede observar una hiperplasia hipofisaria en condiciones patológicas como el hipotiroidismo primario o asociarse a neoplasias neuroendócrinas con exceso en la producción de GHRH o CRH.

neuroendócrinas con exceso en la producción de GHRH o CRH. Fig. 23 : Mujer de 35

Fig. 23: Mujer de 35 años con aumento de GH. Se visuliza en secuencias sagital T1 (A) y coronal T1 (B) un aumento difuso de tamaño de la hipófisis, sin delimitarse una lesión, con borde superior convexo. Tras la administración de contraste (C) se objetiva una captación difusa y homogénea. References: Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

- Hipoplasia hipofisiaria

Se visualiza una disminución del tamaño de la silla y de la glándula.

Page 26 of 106

- Hipoplasia hipofisiaria Se visualiza una disminución del tamaño de la silla y de la glándula.
Fig. 24 : Niño de 10 años con déficit de GH. En cortes T1 sagital

Fig. 24: Niño de 10 años con déficit de GH. En cortes T1 sagital (A y B) y T1 coronal (C) se objetiva una hipoplasia de silla turca y de hipófisis. References: Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

- Silla turca vacía

La silla turca vacía representa la visualización de la región selar parcialmente llena de LCR, con dificultad para identificar el tejido hipofisario normal. La ausencia completa de contenido hipofisario es rara, lo que generalmente sucede es que el diafragma selar es incompleto y existe herniación de la aracnoides y LCR que comprime a la glándula contra el suelo selar.

En la RM se objetiva un aumento del diámetro ap de la silla turca, estando ocupada por LCR con aplanamiento de la hipófisis y el " signo del infundíbulo", que consiste en visualizar como el infundíbulo llega hasta la hipófisis.

Page 27 of 106

signo del infundíbulo", que consiste en visualizar como el infundíbulo llega hasta la hipófisis. Page 27
Fig. 25 : Mujer de 30 años con cefaleas de repetición. En corte sagital T1

Fig. 25: Mujer de 30 años con cefaleas de repetición. En corte sagital T1 (A) y coronal T1 (B) se visualiza una silla turca ensanchada, con LCR en su interior, hipófisis aplastada contra el suelo de la silla y el " signo del infundíbulo" (flecha). References: Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

- Síndrome de transección del tallo

Puede estar causado por un traumatismo craneal, distress respiratorio o tener una etiología congénita.

Clínicamente cursa con disminución de GH.

En la RM se visualiza hipoplasia de la hipofisis, agenesia del tallo y neurohipofisis ectópica.

Page 28 of 106

de GH. En la RM se visualiza hipoplasia de la hipofisis, agenesia del tallo y neurohipofisis
Fig. 26 : Niño con antecedentes de distress perinatal y retraso pondoestatural. Se visualiza en

Fig. 26: Niño con antecedentes de distress perinatal y retraso pondoestatural. Se visualiza en cortes sagital T1 (A) y coronal T1 (B), una hipófisis de pequeño tamaño, con agenesia del tallo y neurohipófisis ectópica (flecha). References: Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

- Quiste de Rathke

Los quistes de la bolsa de Rathke son formaciones quísticas derivadas de restos embrionarios. Son quistes totalmente delimitados por epitelio y si contienen material mucoide son hiperintensos en T1, en cambio, si el contenido es seroso, son hipointensos en T1 e hiperintensos en T2. Suele ser un hallazgo incidental.

Generalmente son pequeños, intraselares (entre los lóbulos anterior y posterior de la hipófisis) y asintomáticos, pero un tercio de ellos crece lentamente y se extienden a la región supraselar.

Page 29 of 106

y asintomáticos, pero un tercio de ellos crece lentamente y se extienden a la región supraselar.
Fig. 27 : En cortes sagital T1 (A) y coronal T2 (B) se objetiva un

Fig. 27: En cortes sagital T1 (A) y coronal T2 (B) se objetiva un quiste localizado entre la adeno y la neurohipófisis (flecha) que no se realza tras la administración de contraste (C). References: Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

LESIONES TUMORALES

Es la patología más frecuente de la región selar y yuxtaselar.

En los adultos, los tumores más frecuentes son el adenoma y el meningioma. En los niños, en cambio, los tumores más frecuentes son el craneofaringioma y el glioma.

- Adenoma

Es el tumor más frecuente en la silla turca en los adultos.

Es un tumor benigno aunque puede llegar a ser infiltrante.

Page 30 of 106

más frecuente en la silla turca en los adultos. Es un tumor benigno aunque puede llegar

En función de su tamaño se clasifican en microadenomas (< 10mm) o macroadenomas

(>10mm).

- Microadenoma

La sospecha clínica de microadenoma se fundamenta en la clínica y análisis de laboratorio. En general los microadenomas representan una lesión nodular de señal inferior a la del tejido hipofisario sano.

Suelen ser hipointensos en T1 e hiperintensos en T2.

La administración de contraste y la realización de estudios dinámicos

con contraste amplía la detección de microadenomas, ya que se realzan menos y más tardiamente que la adenohipósis.

Otros datos indirectos que nos pueden hacer sospechar la presencia de un microadenoma es la presencia de hundimiento del suelo selar o desplazamiento del tallo.

La casi totalidad de los micradenomas son secretores de prolactina, LSH o ACTH siendo estos últimos muy difíciles detectar por imagen.

Page 31 of 106

son secretores de prolactina, LSH o ACTH siendo estos últimos muy difíciles detectar por imagen. Page
Fig. 32 : Mujer de 30 años en estudio por elevación de prolactina. En cortes

Fig. 32: Mujer de 30 años en estudio por elevación de prolactina. En cortes coronales T1 y T2 se objetiva un nódulo en la adenohipófisis isointenso en T1 e hiperintenso en T2 (flechas). References: Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

Page 32 of 106

isointenso en T1 e hiperintenso en T2 (flechas). References: Hospital de Cruces - Barakaldo/ES Page 32
Fig. 33 : En el estudio dinámico T1 postgadolinio se visualiza como dicho nódulo capta

Fig. 33: En el estudio dinámico T1 postgadolinio se visualiza como dicho nódulo capta menos contraste que el resto de la glándula. References: Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

Page 33 of 106

nódulo capta menos contraste que el resto de la glándula. References: Hospital de Cruces - Barakaldo/ES
Fig. 34 : En el estudio dinámico T1 postgadolinio se visualiza como dicho nódulo capta

Fig. 34: En el estudio dinámico T1 postgadolinio se visualiza como dicho nódulo capta menos contraste que el resto de la glándula (flecha), compatible con un microadenoma. References: Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

- Macroadenoma

Los macroadenomas casi siempre causan una remodelación con aumento de tamaño y erosión de las paredes de la silla turca. En general son isointensos a la sustancia gris en secuencias ponderadas en T1 e hiperintensos en T2. La presencia de cambios necrótico- quísticos y hemorragia intratumoral en un adenoma puede dar lugar a una apariencia variable en los estudios de imagen.

Los macroadenomas invasivos pueden extenderse a la cisterna supraselar a través del diafragma selar, dejando este una impronta en la tumoración, adquiriendo la misma una morfología en " muñeco de nieve " o en "8". Puede provocar una remodelación de la silla turca e invadir el seno esfenoidal y estructuras yuxtaselares.

Page 34 of 106

Puede provocar una remodelación de la silla turca e invadir el seno esfenoidal y estructuras yuxtaselares.

La invasión paraselar del seno cavernoso provoca el compromiso de diferentes pares craneales. Aproximadamente un 10% de los adenomas pituitarios invaden al seno cavernoso y son considerados invasivos. El signo más fiable de invasión de los senos cavernosos es la presencia de tumor rodeando y englobando a las arterias carótidas internas (ACI) pero ocurre muy tardíamente. El diagnóstico definitivo de invasión únicamente puede realizarse por observación directa que permite distinguir una invasión real de una compresión del espacio cavernomatoso.

invasión real de una compresión del espacio cavernomatoso. Fig. 28 : Mujer de 45 años con

Fig. 28: Mujer de 45 años con déficits visuales y cefaleas de repetición. En corte T1 y T2 coronales ( A y B) se objetiva una gran masa selar con extensión supraselar a través del diafragma, con morfología en " muñeco de nieve", isointenso a la sustancia gris, que ensancha la silla turca e invade ambos senos cavernosos. Çondiciona una hidrocefalia y tras la administración de contraste (C y D) se visualiza la intensa captación del mismo y la invasión de los senos. References: Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

Page 35 of 106

intensa captación del mismo y la invasión de los senos. References: Hospital de Cruces - Barakaldo/ES
Fig. 29 : Mujer de 38 años con cefaleas intensas y parálisis del VI y

Fig. 29: Mujer de 38 años con cefaleas intensas y parálisis del VI y IV pares craneales izquierdos. Gran masa sólida selar con extensión supraselar isointensa en T1 (A y B), levemente hiperintensa en T2 (D), que ensancha la silla turca, desplaza estructuras de vecindad y se realza de forma intensa tras la administración de contraste (C).Invade el seno cavernoso izquierdo y en la angioRM, se objetiva como desplaza los vasos que conforman el polígono de Willis. References: Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

La apoplejía hipofisiaria está causada por la expansión abrupta de la hipófisis debido a la hemorragia aguda, necrosis hemorrágica o infarto de un adenoma pituitario. Es un cuadro clínico caracterizado por cefalea de inicio ictal, compromiso agudo del campo visual por compresión quiasmática y alteraciones del estado de conciencia. En muchos casos puede haber hemorragia y necrosis hipofisaria asintomática o con sintomatología leve.

La TC es útil para demostrar un proceso expansivo hipofisario hemorrágico. El aspecto de la lesión enla RM depende de la edad de la hemorragia.

Page 36 of 106

expansivo hipofisario hemorrágico. El aspecto de la lesión enla RM depende de la edad de la
Fig. 30 : Mujer de 55 años con cefalea de inicio súbito y alteraciones visuales.

Fig. 30: Mujer de 55 años con cefalea de inicio súbito y alteraciones visuales. En las secuencias T1 sagital (A) y T2 coronal (B) se visualiza una lesión en localización selar con intensidad de señal heterogéna,con halo de hemosiderina en T2, que se realza muy levemente únicamente en su periferia ( cortes coronal T1:C y sagital T1:D) hallazgos que sugieren una hemorragia intralesional. References: Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

Page 37 of 106

T1:D) hallazgos que sugieren una hemorragia intralesional. References: Hospital de Cruces - Barakaldo/ES Page 37 of
Fig. 31 : Se le realiza control por RM un mes más tarde donde se

Fig. 31: Se le realiza control por RM un mes más tarde donde se objetiva una resolución del componente hemorrágico y una masa sólida isointensa dependiente de la hipófisis en corte sagital T1 (A), que desvía el tallo hacia el lado derecho en el corte coronal T1 (C) y con escaso realce tras contraste (B) compatible con adenoma hipofisiario que se confirmó en la AP. References: Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

- Meningioma

Constituye el segundo tumor más frecuente en la silla turca en el adulto y el 10% de todos los meningiomas se originan en esta localización.

Se localizan en el tubérculo selar, senos cavernosos o clinoides.

En la RM es isointenso a la sustancia gris en T1 y T2 y se realza de forma precoz e intensa tras la adminitración de contraste. La presencia de "cola dural" nos hace también sospecharlo.

Page 38 of 106

tras la adminitración de contraste. La presencia de "cola dural" nos hace también sospecharlo. Page 38
Fig. 35 : Hombre de 50 años con parálisis de pares craneales oculomotores izquierdos. Se

Fig. 35: Hombre de 50 años con parálisis de pares craneales oculomotores izquierdos. Se objetiva una masa sólida en seno cavernoso izquierdo isointensa en T1 (A) y en T2 (B), que se realza de forma intensa y profusa tras la administración de contraste (C) y (D) y que presenta "cola dural". References: Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

- Craneofaringioma

Es el tumor supraselar más frecuente en la infancia y comprende el 3% de los tumores intracraneales.

Presenta 2 picos de incidencia: en la primera década (donde ocurren más del 50% de los casos) y otro en los 50-60 años.

La clínica debuta con datos de hipertensión intracraneal, alteraciones visuales o de la función hipofisiaria.

Page 39 of 106

debuta con datos de hipertensión intracraneal, alteraciones visuales o de la función hipofisiaria. Page 39 of

Son lesiones que presentan un componente quístico que suele ser hiperintenso en T1 por la presencia de cristales de colesterol y un componente-polo sólido con señal heterogénea y captación moderada tras contraste. Puede presentar calcificaciones.

Suele encajar vasos cerebrales y puede invadir el parénquima.

encajar vasos cerebrales y puede invadir el parénquima. Fig. 36 : Niño de 8 años con

Fig. 36: Niño de 8 años con clínica de hipertensión intracraneal. En la TC (A) se objetiva una lesión quística en región selar con calcificaciones periféricas. En la RM se objetiva una masa sólido-quística supraselar con calcificaciones periféricas en corte coronal T2 (B), componente quístico hiperintenso en cortes T1 (C y D) y con un polo sólido (flecha) que se realza de forma intensa tras contraste (D). Condiciona una hidrocefalia. El niño fue intervenido con diagnóstico AP de craneofaringioma. References: Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

- Glioma

Page 40 of 106

con diagnóstico AP de craneofaringioma. References: Hospital de Cruces - Barakaldo/ES - Glioma Page 40 of

Es el segundo tumor en la infancia más frecuente supraselar y se localiza en el hipotálamo o en el quiasma. Se asocia a la neurofibromatosis tipo I hasta 50% de los casos.

Es un tumor de aspecto infiltrante que suelen presentar componentes quísticos y sólidos, ser iso-hipointenso en T1 con respecto al quiasma y moderadamente hiperintenso en T2.

El 50% de los gliomas capta contraste.

hiperintenso en T2. El 50% de los gliomas capta contraste. Fig. 37 : Paciente de 25

Fig. 37: Paciente de 25 años con neurofibromatosis tipo 1 conocida y alteraciones visuales. En la RM se objetiva una gran masa supraselar solidoquística con epicentro en el hipotálamo en cortes sagital T1 (A) y T2(B) con intenso realce heterogéneo tras la administración de contraste en cortes coronal T1 (C) y sagital T1 (D).Dicha masa ensancha la silla, tiene un crecimiento infiltrante en estructuras de vecindad y comprime contra el suelo de la silla turca a la hipófisis. References: Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

Page 41 of 106

comprime contra el suelo de la silla turca a la hipófisis. References: Hospital de Cruces -
Fig. 38 : Niña de 12 años con alteraciones y déficits visuales. En la RM

Fig. 38: Niña de 12 años con alteraciones y déficits visuales. En la RM se objetiva una gran masa afectando a ambos nervios ópticos, quiasma y cintillas ópticas que es hipointensa en secuencias T1 (A y B), hiperintensa en T2 (C) y que no se realza tras la administración de contraste (A). References: Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

- Germinoma

Es un tumor supraselar que en > 90% de los casos se produce en los niños.

Se localiza generalmente en el tallo o posterior a él y la clínica más frecuente es la diabetes insípida. Son masas infiltrantes homogéneas, hipointensas en T1, hiperintensas en T2 con captación homogénea e intensa tras contraste. Puede diseminar por el LCR.

Page 42 of 106

en T1, hiperintensas en T2 con captación homogénea e intensa tras contraste. Puede diseminar por el
Fig. 39 : Niño de 13 años con diabetes insípida. En la RM se objetiva

Fig. 39: Niño de 13 años con diabetes insípida. En la RM se objetiva una masa sólida en el tallo con extensión al hipotálamo,de aspecto infitrante, hipointensa en secuencias sagital y coronal T1 (A) y (B), hiperintensa en T2 (D) y con intenso realce heterogéneo tras contraste (C). References: Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

- Teratoma

Son tumores heterogéneos que presentan generalmente grasa y calcificaciones.

Page 43 of 106

- Barakaldo/ES - Teratoma Son tumores heterogéneos que presentan generalmente grasa y calcificaciones. Page 43 of
Fig. 40 : En la TC (A y B) se visualiza lesión selar-supraselar con grasa

Fig. 40: En la TC (A y B) se visualiza lesión selar-supraselar con grasa y calcificaciones en su interior. En la RM (sagital T1)se objetiva lesión selar con extensión supraselar de intensidad de señal heterogénea en relación con teratoma. References: Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

- Quiste epidermoide

Constituyen el 0,5-1,5% de los tumores intracraneales y ocurren entre la segunda y cuarta década más frecuentemente.

Son lesiones de crecimiento lento, homogéneas, hiperintensas al LCR en T1 y T2 .Pueden mostrar un realce fino periférico tras la administración de contraste y es muy característico que presenten restricción en la secuencia de difusión.

Page 44 of 106

de contraste y es muy característico que presenten restricción en la secuencia de difusión. Page 44
Fig. 41 : En la TC se objetiva una lesión quistica en región selar. En

Fig. 41: En la TC se objetiva una lesión quistica en región selar. En la RM se visualiza lesión hiperintensa al LCR en en cortes coronales T1 (A) y T2 (B) con fino realce periférico en corte coronal T1 (C) y con restricción a la difusión (D y E). References: Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

- Quiste dermoide

Es típico de la infancia. Se localizan en la línea media y contienen epitelio escamoso y apéndices cutáneos. En la RM presentan una señal heterogénea con contenido hiperintenso en T1.

Page 45 of 106

y apéndices cutáneos. En la RM presentan una señal heterogénea con contenido hiperintenso en T1. Page
Fig. 42 : En la RM en el corte sagital T1 se objetiva lesión con

Fig. 42: En la RM en el corte sagital T1 se objetiva lesión con una intensidad de señal heterogénea con contenido hiperintenso en T1. References: Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

LESIONES " TUMOR LIKE"

Dentro de este subgrupo se incluyen los aneurimas del polígono de Willis, el hamartoma y las lesiones inflamatorias-infecciosas-granulomatosas.

- Aneurismas del polígono de Willis

Se localizan más frecuentemente en la arteria carótida interna intracavernosa y supraclinoidea, arteria basilar o arteria comunicante posterior.

Son la tercera causa de masa selar en el adulto.

En la RM se visualizan como " vacío de señal" con artefacto de flujo.Suelen presentar halo de hemosiderina y es necesario completar estudio con un AngioRM.

Page 46 of 106

artefacto de flujo.Suelen presentar halo de hemosiderina y es necesario completar estudio con un AngioRM. Page
Fig. 43 : En la TC sin (A) y tras contraste (B) se objetiva una

Fig. 43: En la TC sin (A) y tras contraste (B) se objetiva una lesión hiperdensa que se realza de forma intensa y se localiza en la cisterna supraselar en íntimo contacto con vasos del polígono de Willis. En la AngioRM (C) se visualiza como depende del top de la basilar, en relación con aneurisma en dicha localización. En la arteriografía (D) se confirma el aneurisma del top de la basilar. References: Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

- Hamartoma

Se localiza en el tuber cinereum y consiste en cerebral desorganizado con efecto masa

sobre el tallo hipofisario, isointenso a la sustancia gris en T1 y T2 sin realce con gadolinio

iv.

Page 47 of 106

masa sobre el tallo hipofisario, isointenso a la sustancia gris en T1 y T2 sin realce
Fig. 44 : En la RM se objetiva en cortes sagital T1 (A) y coronal

Fig. 44: En la RM se objetiva en cortes sagital T1 (A) y coronal T1(B) y marcado engrosamiento del tuber cinereum isointenso en T1 y sin captación de contraste en corte coronal T1 (C). References: Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

- Lesiones inflamatorias-infecciosas-granulomatosas

Dentro de este subgrupo se mencionan las más características.

Es muy importante correlacionar los hallazgos radiológicos con la sospecha clínica y el resto de pruebas complementarias.

- Hipofisitis linfocítica

Suele ocurrir en mujeres en el tercer trimestre de embarazo o en el puerperio.

Page 48 of 106

- Hipofisitis linfocítica Suele ocurrir en mujeres en el tercer trimestre de embarazo o en el

Se produce una Infiltración linfocitaria de la hipófisis, posiblemente autoinmune. En imagen se observa masa en silla turca o aumento difuso del tamaño hipofisario con realce heterogéneo.

difuso del tamaño hipofisario con realce heterogéneo. Fig. 45 : Puérpera con alteraciones visuales y cefalea.

Fig. 45: Puérpera con alteraciones visuales y cefalea. En la RM se visualiza en corte sagital T1 un marcado aumento de tamaño de la hipófisis y del infundíbulo con compresión del quiasma e intenso realce tras contraste en cortes sagital T1 (B) y coronal T1 (C). References: Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

- Histiocitosis de Langerhans

Se visualizan granulomas en el infundíbulo e hipotálamo como lesiones hipointensas en T1 e hiperintensas en T2 con captación intensa y homogénea tras contraste.

Page 49 of 106

como lesiones hipointensas en T1 e hiperintensas en T2 con captación intensa y homogénea tras contraste.
Fig. 46 : Mujer de 50 años con histiocitosis de Langerhans conocida que presenta diabetes

Fig. 46: Mujer de 50 años con histiocitosis de Langerhans conocida que presenta diabetes insípida. En el corte sagital T1 tras gadolinio se objetiva un engrosamiento marcado del infundíbulo e hipotálamo. References: Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

- Enfemedad de Erdhmein-Chester

Es una histiocitosis esclerosante xantogranulomatosa con afectación sistémica.

Cuando presenta afectación intracraneal tiene predilección por la hipófisis, la dura y el parénquima cerebral.

En la RM se objetivan tumoraciones meníngeas, en hipotálamo o infundíbulo hipointensas en T2 que se realzan de forma intensa tras la administración de contraste.

Page 50 of 106

o infundíbulo hipointensas en T2 que se realzan de forma intensa tras la administración de contraste.
Fig. 47 : En la RM se objetiva una marcado engrosamiento de la hipófisis, el

Fig. 47: En la RM se objetiva una marcado engrosamiento de la hipófisis, el infundíbulo así como presencia de masas paraselares bilaterales que se extienden a ambos senos cavernosos y son hipointensas en T2 (C) y con marcado e intenso realce tras administración de contraste (cortes sagital T1 (D) y coronal T1 (E). References: Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

- Sd. Tolosa Hunt

Es una enfermedad inflamatoria idiopática que cursa con afectación del apex orbitario, fisura orbitaria superior o seno cavernoso.

Cursa clínicamente con oftalmoplejia.

En la RM la lesión es iso-hiperintensa en T1 e hiperintensa en T2 con realce tras administración de gadolinio si está en una fase activa.

Page 51 of 106

en T1 e hiperintensa en T2 con realce tras administración de gadolinio si está en una
Fig. 48 : Varón de 65 años con oftamoplejia izquierda. Se objetiva una lesión en

Fig. 48: Varón de 65 años con oftamoplejia izquierda. Se objetiva una lesión en el apex orbitario izquierdo hipointensa en T2 (A), con extensión al quiasma y que se realza de forma intensa tras la administración de contraste en corte axial T1 (B). References: Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

- Neurosarcoidosis

Hasta en un 10-20% cursa con afectación cerebral.

En la RM se visualizan granulomas hipofisiarios, ensanchamiento del tallo y engrosamiento y captaciones meníngeas.

Page 52 of 106

se visualizan granulomas hipofisiarios, ensanchamiento del tallo y engrosamiento y captaciones meníngeas. Page 52 of 106
Fig. 49 : Varón de 60 años con sarcoidosis conocida con diabetes insípida. En la

Fig. 49: Varón de 60 años con sarcoidosis conocida con diabetes insípida. En la RM corte coronal T1 se visualiza ensanchamiento del tallo y engrosamiento y captaciones meníngeas. References: Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

-TBC

La tuberculosis se manifiesta en las imágenes como realce leptomeníngeo en la cisterna supraselar. Puede observarse además, engrosamiento e intensa captación del contraste a nivel del tallo hipofisario. Otras lesiones cerebrales, tuberculomas o infartos de ganglios basales y la comprobación del compromiso pulmonar puede facilitar el diagnóstico.

Page 53 of 106

o infartos de ganglios basales y la comprobación del compromiso pulmonar puede facilitar el diagnóstico. Page
Fig. 50 : En el corte coronal T1 sin contraste (A) no se objetivan alteraciones

Fig. 50: En el corte coronal T1 sin contraste (A) no se objetivan alteraciones reseñables. Se objetiva marcado realce leptomeníngeo en la cisterna supraselar en corte coronal T1 postgadolino (B). References: Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

-Absceso hipofisiario

El absceso hipofisario es raro. Puede presentarse por extensión de una infección adyacente o puede ser secundario a una diseminación hematógena. Algunos de los factores de riesgo son un estado inmunodeprimido, cirugía en la región selar previa e irradiación de la glándula pituitaria. Un absceso primario puede ocurrir con lesiones pituitarias previas incluyendo a adenomas hipofisarios, quistes de la bolsa de Rathke y craneofaringiomas. La RM muestra lesiones hiperintensas en secuencias ponderadas en T2 e isointensas en T1, con realce en anillo y restricción en difusión.

Page 54 of 106

en secuencias ponderadas en T2 e isointensas en T1, con realce en anillo y restricción en

Images for this section:

Images for this section: Fig. 2: Se objetiva la silla turca como es una depresión de

Fig. 2: Se objetiva la silla turca como es una depresión de la vertiente posterior del esfenoides, contiene en su interior a la hipófisis y como posterior a la misma forma el clivus (flecha).

© Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

Page 55 of 106

a la hipófisis y como posterior a la misma forma el clivus (flecha). © Hospital de
Fig. 4: Composición de la glándula hipofisiaria. © Referencia Netter. Page 56 of 106

Fig. 4: Composición de la glándula hipofisiaria.

© Referencia Netter.

Page 56 of 106

Fig. 4: Composición de la glándula hipofisiaria. © Referencia Netter. Page 56 of 106
Fig. 5: Origen embriológico de la adenohipósis y neurohipófisis. © Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

Fig. 5: Origen embriológico de la adenohipósis y neurohipófisis.

© Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

Page 57 of 106

Fig. 5: Origen embriológico de la adenohipósis y neurohipófisis. © Hospital de Cruces - Barakaldo/ES Page
Fig. 6: Se objetiva en este corte sagital T1 como la adenohipófisis(*) es isointensa a

Fig. 6: Se objetiva en este corte sagital T1 como la adenohipófisis(*) es isointensa a la sustancia gris.

© Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

Page 58 of 106

T1 como la adenohipófisis(*) es isointensa a la sustancia gris. © Hospital de Cruces - Barakaldo/ES
Fig. 7: En el corte sagital T1 se objetiva la neurohipófisis hiperintensa (*). Se ha

Fig. 7: En el corte sagital T1 se objetiva la neurohipófisis hiperintensa (*). Se ha demostrado que el almacenamiento de la vasopresina en responsable de la mayor intensidad de señal en imágenes ponderadas en T1.

© Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

Page 59 of 106

de la mayor intensidad de señal en imágenes ponderadas en T1. © Hospital de Cruces -
Fig. 1: Estudio dinámico normal de la hipófisis. Se objetiva como en condiciones normales, por

Fig. 1: Estudio dinámico normal de la hipófisis. Se objetiva como en condiciones normales, por la ausencia de barrera hematoencefálica, capta primero el tallo y posteriormente la glándula hipofisiaria de manera profusa. Este estudio es muy útil para detectar los microadenomas ya que estos tumores captan menos que el resto del parénquima glandular.

© Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

Page 60 of 106

estos tumores captan menos que el resto del parénquima glandular. © Hospital de Cruces - Barakaldo/ES
Fig. 11: Polígono de Willis. © Hospital de Cruces - Barakaldo/ES Page 61 of 106

Fig. 11: Polígono de Willis.

© Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

Page 61 of 106

Fig. 11: Polígono de Willis. © Hospital de Cruces - Barakaldo/ES Page 61 of 106
Fig. 3: Límites de la silla turca A-Límite anterior:tuberculo selar,límite posterior:clinoides posteriores, límite

Fig. 3: Límites de la silla turca A-Límite anterior:tuberculo selar,límite posterior:clinoides posteriores, límite inferior: seno esfenoidal. B-Limites laterales :senos cavernosos C- Límite superior:diafragma selar

© Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

Page 62 of 106

laterales :senos cavernosos C- Límite superior:diafragma selar © Hospital de Cruces - Barakaldo/ES Page 62 of
Fig. 8: Anatomía de la región selar y supraselar en un corte parasagital T1. ©

Fig. 8: Anatomía de la región selar y supraselar en un corte parasagital T1.

© Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

Page 63 of 106

de la región selar y supraselar en un corte parasagital T1. © Hospital de Cruces -
Fig. 10: Fig.A. Límites de la cisterna ambiens:anterior:fisura interhemisférica, posterior: cisterna interpeduncular,

Fig. 10: Fig.A. Límites de la cisterna ambiens:anterior:fisura interhemisférica, posterior:

cisterna interpeduncular, anterolaterales: cisuras silvianas y posterolateral: cisterna ambiens. Fig.B. Polígono de Willis en el interior de la cisterna. Fig C. Quiasma óptico (flecha) en el interior de la cisterna.

© Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

Page 64 of 106

Fig C. Quiasma óptico (flecha) en el interior de la cisterna. © Hospital de Cruces -
Fig. 12: Figs A y B. El quiama óptico (flecha) se localiza anterior al infundíbulo

Fig. 12: Figs A y B. El quiama óptico (flecha) se localiza anterior al infundíbulo y presenta una morfología horizontal.

© Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

Page 65 of 106

anterior al infundíbulo y presenta una morfología horizontal. © Hospital de Cruces - Barakaldo/ES Page 65
Fig. 14: Figs. A y B. El infundíbulo (flecha) en secuencia parasagital T1 y coronal

Fig. 14: Figs. A y B. El infundíbulo (flecha) en secuencia parasagital T1 y coronal T1.

© Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

Page 66 of 106

B. El infundíbulo (flecha) en secuencia parasagital T1 y coronal T1. © Hospital de Cruces -
Fig. 13: Figs. A (axial T2) y B (coronal T1). El quiasma posteriormente se abre

Fig. 13: Figs. A (axial T2) y B (coronal T1). El quiasma posteriormente se abre a las cintillas ópticas y es isointenso a la sustancia blanca en todas las secuencias.

© Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

Page 67 of 106

y es isointenso a la sustancia blanca en todas las secuencias. © Hospital de Cruces -
Fig. 15: Fig.A. Senos cavernosos en plano T2 coronal. Fig.B. Límite anterior de los senos

Fig. 15: Fig.A. Senos cavernosos en plano T2 coronal. Fig.B. Límite anterior de los senos cavernosos desde el ápex orbitario y fisura orbitaria superior. Fig.C. Se objetiva el cavum del Meckel (flechas), límite posterior de los senos cavernosos en plano coronal T2.

© Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

Page 68 of 106

límite posterior de los senos cavernosos en plano coronal T2. © Hospital de Cruces - Barakaldo/ES
Fig. 16: Cortes coronales T2: Los nervios ópticos confluyen en el quiasma óptico, a ambos

Fig. 16: Cortes coronales T2: Los nervios ópticos confluyen en el quiasma óptico, a ambos lados del tallo hipofisario que se encuentra centrado. En localización paraselar ambos senos cavernosos con las arterias carótidas internas (flecha blanca) y los pares craneales motores oculares en su interior (flecha granate).

© Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

Page 69 of 106

los pares craneales motores oculares en su interior (flecha granate). © Hospital de Cruces - Barakaldo/ES
Fig. 9: Secuencia sagital y coronal T1 sin contraste (A y C) y tras la

Fig. 9: Secuencia sagital y coronal T1 sin contraste (A y C) y tras la administración de contraste endovenoso (B y D) muestra el realce homogéneo del infundíbulo y de la glándula pituitaria en condiciones normales lo que refleja ausencia de barrera hematoencefálica.

© Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

Page 70 of 106

normales lo que refleja ausencia de barrera hematoencefálica. © Hospital de Cruces - Barakaldo/ES Page 70
Fig. 17 © Radiology assistant Page 71 of 106

Fig. 17

© Radiology assistant

Page 71 of 106

Fig. 17 © Radiology assistant Page 71 of 106
Fig. 18: Lesiones más frecuentes de la hipófisis (A) y del infundíbulo (B). © Radiology

Fig. 18: Lesiones más frecuentes de la hipófisis (A) y del infundíbulo (B).

© Radiology assistant

Page 72 of 106

Fig. 18: Lesiones más frecuentes de la hipófisis (A) y del infundíbulo (B). © Radiology assistant
Fig. 19: Lesiones más frecuentes en el quiasma óptico (A) y en el hipotálamo (B).

Fig. 19: Lesiones más frecuentes en el quiasma óptico (A) y en el hipotálamo (B).

© Radiology assistant

Page 73 of 106

19: Lesiones más frecuentes en el quiasma óptico (A) y en el hipotálamo (B). © Radiology
Fig. 20: Lesiones más frecuentes de la arteria carótida (A) y de los senos cavernosos

Fig. 20: Lesiones más frecuentes de la arteria carótida (A) y de los senos cavernosos (B).

© Radiology assistant

Page 74 of 106

Lesiones más frecuentes de la arteria carótida (A) y de los senos cavernosos (B). © Radiology
Fig. 21: Lesiones más frecuentes derivadas de las meninges. © Radiology assistant Page 75 of

Fig. 21: Lesiones más frecuentes derivadas de las meninges.

© Radiology assistant

Page 75 of 106

Fig. 21: Lesiones más frecuentes derivadas de las meninges. © Radiology assistant Page 75 of 106
Fig. 22: Corte coronal T1 donde se objetiva el hipotálamo formando las paredes laterales del

Fig. 22: Corte coronal T1 donde se objetiva el hipotálamo formando las paredes laterales del tercer ventrículo.

© Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

Page 76 of 106

el hipotálamo formando las paredes laterales del tercer ventrículo. © Hospital de Cruces - Barakaldo/ES Page
Fig. 23: Mujer de 35 años con aumento de GH. Se visuliza en secuencias sagital

Fig. 23: Mujer de 35 años con aumento de GH. Se visuliza en secuencias sagital T1 (A) y coronal T1 (B) un aumento difuso de tamaño de la hipófisis, sin delimitarse una lesión, con borde superior convexo. Tras la administración de contraste (C) se objetiva una captación difusa y homogénea.

© Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

Page 77 of 106

de contraste (C) se objetiva una captación difusa y homogénea. © Hospital de Cruces - Barakaldo/ES
Fig. 24: Niño de 10 años con déficit de GH. En cortes T1 sagital (A

Fig. 24: Niño de 10 años con déficit de GH. En cortes T1 sagital (A y B) y T1 coronal (C) se objetiva una hipoplasia de silla turca y de hipófisis.

© Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

Page 78 of 106

(C) se objetiva una hipoplasia de silla turca y de hipófisis. © Hospital de Cruces -
Fig. 25: Mujer de 30 años con cefaleas de repetición. En corte sagital T1 (A)

Fig. 25: Mujer de 30 años con cefaleas de repetición. En corte sagital T1 (A) y coronal T1 (B) se visualiza una silla turca ensanchada, con LCR en su interior, hipófisis aplastada contra el suelo de la silla y el " signo del infundíbulo" (flecha).

© Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

Page 79 of 106

el suelo de la silla y el " signo del infundíbulo" (flecha). © Hospital de Cruces
Fig. 26: Niño con antecedentes de distress perinatal y retraso pondoestatural. Se visualiza en cortes

Fig. 26: Niño con antecedentes de distress perinatal y retraso pondoestatural. Se visualiza en cortes sagital T1 (A) y coronal T1 (B), una hipófisis de pequeño tamaño, con agenesia del tallo y neurohipófisis ectópica (flecha).

© Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

Page 80 of 106

tamaño, con agenesia del tallo y neurohipófisis ectópica (flecha). © Hospital de Cruces - Barakaldo/ES Page
Fig. 27: En cortes sagital T1 (A) y coronal T2 (B) se objetiva un quiste

Fig. 27: En cortes sagital T1 (A) y coronal T2 (B) se objetiva un quiste localizado entre la adeno y la neurohipófisis (flecha) que no se realza tras la administración de contraste (C).

© Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

Page 81 of 106

(flecha) que no se realza tras la administración de contraste (C). © Hospital de Cruces -
Fig. 28: Mujer de 45 años con déficits visuales y cefaleas de repetición. En corte

Fig. 28: Mujer de 45 años con déficits visuales y cefaleas de repetición. En corte T1 y T2 coronales ( A y B) se objetiva una gran masa selar con extensión supraselar a través

del diafragma, con morfología en " muñeco de nieve", isointenso a la sustancia gris, que ensancha la silla turca e invade ambos senos cavernosos. Çondiciona una hidrocefalia

y

tras la administración de contraste (C y D) se visualiza la intensa captación del mismo

y

la invasión de los senos.

© Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

Page 82 of 106

la intensa captación del mismo y la invasión de los senos. © Hospital de Cruces -
Fig. 29: Mujer de 38 años con cefaleas intensas y parálisis del VI y IV

Fig. 29: Mujer de 38 años con cefaleas intensas y parálisis del VI y IV pares craneales izquierdos. Gran masa sólida selar con extensión supraselar isointensa en T1 (A y B), levemente hiperintensa en T2 (D), que ensancha la silla turca, desplaza estructuras de vecindad y se realza de forma intensa tras la administración de contraste (C).Invade el seno cavernoso izquierdo y en la angioRM, se objetiva como desplaza los vasos que conforman el polígono de Willis.

© Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

Page 83 of 106

como desplaza los vasos que conforman el polígono de Willis. © Hospital de Cruces - Barakaldo/ES
Fig. 30: Mujer de 55 años con cefalea de inicio súbito y alteraciones visuales. En

Fig. 30: Mujer de 55 años con cefalea de inicio súbito y alteraciones visuales. En las secuencias T1 sagital (A) y T2 coronal (B) se visualiza una lesión en localización selar con intensidad de señal heterogéna,con halo de hemosiderina en T2, que se realza muy levemente únicamente en su periferia ( cortes coronal T1:C y sagital T1:D) hallazgos que sugieren una hemorragia intralesional.

© Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

Page 84 of 106

y sagital T1:D) hallazgos que sugieren una hemorragia intralesional. © Hospital de Cruces - Barakaldo/ES Page
Fig. 31: Se le realiza control por RM un mes más tarde donde se objetiva

Fig. 31: Se le realiza control por RM un mes más tarde donde se objetiva una resolución del componente hemorrágico y una masa sólida isointensa dependiente de la hipófisis en corte sagital T1 (A), que desvía el tallo hacia el lado derecho en el corte coronal T1 (C) y con escaso realce tras contraste (B) compatible con adenoma hipofisiario que se confirmó en la AP.

© Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

Page 85 of 106

(B) compatible con adenoma hipofisiario que se confirmó en la AP. © Hospital de Cruces -
Fig. 32: Mujer de 30 años en estudio por elevación de prolactina. En cortes coronales

Fig. 32: Mujer de 30 años en estudio por elevación de prolactina. En cortes coronales T1 y T2 se objetiva un nódulo en la adenohipófisis isointenso en T1 e hiperintenso en T2 (flechas).

© Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

Page 86 of 106

la adenohipófisis isointenso en T1 e hiperintenso en T2 (flechas). © Hospital de Cruces - Barakaldo/ES
Fig. 33: En el estudio dinámico T1 postgadolinio se visualiza como dicho nódulo capta menos

Fig. 33: En el estudio dinámico T1 postgadolinio se visualiza como dicho nódulo capta menos contraste que el resto de la glándula.

© Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

Page 87 of 106

dicho nódulo capta menos contraste que el resto de la glándula. © Hospital de Cruces -
Fig. 34: En el estudio dinámico T1 postgadolinio se visualiza como dicho nódulo capta menos

Fig. 34: En el estudio dinámico T1 postgadolinio se visualiza como dicho nódulo capta menos contraste que el resto de la glándula (flecha), compatible con un microadenoma.

© Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

Page 88 of 106

el resto de la glándula (flecha), compatible con un microadenoma. © Hospital de Cruces - Barakaldo/ES
Fig. 35: Hombre de 50 años con parálisis de pares craneales oculomotores izquierdos. Se objetiva

Fig. 35: Hombre de 50 años con parálisis de pares craneales oculomotores izquierdos. Se objetiva una masa sólida en seno cavernoso izquierdo isointensa en T1 (A) y en T2 (B), que se realza de forma intensa y profusa tras la administración de contraste (C) y (D) y que presenta "cola dural".

© Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

Page 89 of 106

de contraste (C) y (D) y que presenta "cola dural". © Hospital de Cruces - Barakaldo/ES
Fig. 36: Niño de 8 años con clínica de hipertensión intracraneal. En la TC (A)

Fig. 36: Niño de 8 años con clínica de hipertensión intracraneal. En la TC (A) se objetiva una lesión quística en región selar con calcificaciones periféricas. En la RM se objetiva una masa sólido-quística supraselar con calcificaciones periféricas en corte coronal T2 (B), componente quístico hiperintenso en cortes T1 (C y D) y con un polo sólido (flecha) que se realza de forma intensa tras contraste (D). Condiciona una hidrocefalia. El niño fue intervenido con diagnóstico AP de craneofaringioma.

© Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

Page 90 of 106

El niño fue intervenido con diagnóstico AP de craneofaringioma. © Hospital de Cruces - Barakaldo/ES Page
Fig. 37: Paciente de 25 años con neurofibromatosis tipo 1 conocida y alteraciones visuales. En

Fig. 37: Paciente de 25 años con neurofibromatosis tipo 1 conocida y alteraciones visuales. En la RM se objetiva una gran masa supraselar solidoquística con epicentro en el hipotálamo en cortes sagital T1 (A) y T2(B) con intenso realce heterogéneo tras la administración de contraste en cortes coronal T1 (C) y sagital T1 (D).Dicha masa ensancha la silla, tiene un crecimiento infiltrante en estructuras de vecindad y comprime contra el suelo de la silla turca a la hipófisis.

© Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

Page 91 of 106

y comprime contra el suelo de la silla turca a la hipófisis. © Hospital de Cruces
Fig. 38: Niña de 12 años con alteraciones y déficits visuales. En la RM se

Fig. 38: Niña de 12 años con alteraciones y déficits visuales. En la RM se objetiva una gran masa afectando a ambos nervios ópticos, quiasma y cintillas ópticas que es hipointensa en secuencias T1 (A y B), hiperintensa en T2 (C) y que no se realza tras la administración de contraste (A).

© Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

Page 92 of 106

T2 (C) y que no se realza tras la administración de contraste (A). © Hospital de
Fig. 39: Niño de 13 años con diabetes insípida. En la RM se objetiva una

Fig. 39: Niño de 13 años con diabetes insípida. En la RM se objetiva una masa sólida en el tallo con extensión al hipotálamo,de aspecto infitrante, hipointensa en secuencias sagital y coronal T1 (A) y (B), hiperintensa en T2 (D) y con intenso realce heterogéneo tras contraste (C).

© Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

Page 93 of 106

en T2 (D) y con intenso realce heterogéneo tras contraste (C). © Hospital de Cruces -
Fig. 40: En la TC (A y B) se visualiza lesión selar-supraselar con grasa y

Fig. 40: En la TC (A y B) se visualiza lesión selar-supraselar con grasa y calcificaciones en su interior. En la RM (sagital T1)se objetiva lesión selar con extensión supraselar de intensidad de señal heterogénea en relación con teratoma.

© Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

Page 94 of 106

de intensidad de señal heterogénea en relación con teratoma. © Hospital de Cruces - Barakaldo/ES Page
Fig. 41: En la TC se objetiva una lesión quistica en región selar. En la

Fig. 41: En la TC se objetiva una lesión quistica en región selar. En la RM se visualiza lesión hiperintensa al LCR en en cortes coronales T1 (A) y T2 (B) con fino realce periférico en corte coronal T1 (C) y con restricción a la difusión (D y E).

© Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

Page 95 of 106

en corte coronal T1 (C) y con restricción a la difusión (D y E). © Hospital
Fig. 42: En la RM en el corte sagital T1 se objetiva lesión con una

Fig. 42: En la RM en el corte sagital T1 se objetiva lesión con una intensidad de señal heterogénea con contenido hiperintenso en T1.

© Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

Page 96 of 106

intensidad de señal heterogénea con contenido hiperintenso en T1. © Hospital de Cruces - Barakaldo/ES Page
Fig. 43: En la TC sin (A) y tras contraste (B) se objetiva una lesión

Fig. 43: En la TC sin (A) y tras contraste (B) se objetiva una lesión hiperdensa que se realza de forma intensa y se localiza en la cisterna supraselar en íntimo contacto con vasos del polígono de Willis. En la AngioRM (C) se visualiza como depende del top de la basilar, en relación con aneurisma en dicha localización. En la arteriografía (D) se confirma el aneurisma del top de la basilar.

© Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

Page 97 of 106

la arteriografía (D) se confirma el aneurisma del top de la basilar. © Hospital de Cruces
Fig. 44: En la RM se objetiva en cortes sagital T1 (A) y coronal T1(B)

Fig. 44: En la RM se objetiva en cortes sagital T1 (A) y coronal T1(B) y marcado engrosamiento del tuber cinereum isointenso en T1 y sin captación de contraste en corte coronal T1 (C).

© Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

Page 98 of 106

en T1 y sin captación de contraste en corte coronal T1 (C). © Hospital de Cruces
Fig. 45: Puérpera con alteraciones visuales y cefalea. En la RM se visualiza en corte

Fig. 45: Puérpera con alteraciones visuales y cefalea. En la RM se visualiza en corte sagital T1 un marcado aumento de tamaño de la hipófisis y del infundíbulo con compresión del quiasma e intenso realce tras contraste en cortes sagital T1 (B) y coronal T1 (C).

© Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

Page 99 of 106

realce tras contraste en cortes sagital T1 (B) y coronal T1 (C). © Hospital de Cruces
Fig. 46: Mujer de 50 años con histiocitosis de Langerhans conocida que presenta diabetes insípida.

Fig. 46: Mujer de 50 años con histiocitosis de Langerhans conocida que presenta diabetes insípida. En el corte sagital T1 tras gadolinio se objetiva un engrosamiento marcado del infundíbulo e hipotálamo.

© Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

Page 100 of 106

se objetiva un engrosamiento marcado del infundíbulo e hipotálamo. © Hospital de Cruces - Barakaldo/ES Page
Fig. 47: En la RM se objetiva una marcado engrosamiento de la hipófisis, el infundíbulo

Fig. 47: En la RM se objetiva una marcado engrosamiento de la hipófisis, el infundíbulo así como presencia de masas paraselares bilaterales que se extienden a ambos senos cavernosos y son hipointensas en T2 (C) y con marcado e intenso realce tras administración de contraste (cortes sagital T1 (D) y coronal T1 (E).

© Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

Page 101 of 106

de contraste (cortes sagital T1 (D) y coronal T1 (E). © Hospital de Cruces - Barakaldo/ES
Fig. 48: Varón de 65 años con oftamoplejia izquierda. Se objetiva una lesión en el

Fig. 48: Varón de 65 años con oftamoplejia izquierda. Se objetiva una lesión en el apex orbitario izquierdo hipointensa en T2 (A), con extensión al quiasma y que se realza de forma intensa tras la administración de contraste en corte axial T1 (B).

© Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

Page 102 of 106

intensa tras la administración de contraste en corte axial T1 (B). © Hospital de Cruces -
Fig. 49: Varón de 60 años con sarcoidosis conocida con diabetes insípida. En la RM

Fig. 49: Varón de 60 años con sarcoidosis conocida con diabetes insípida. En la RM corte coronal T1 se visualiza ensanchamiento del tallo y engrosamiento y captaciones meníngeas.

© Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

Page 103 of 106

ensanchamiento del tallo y engrosamiento y captaciones meníngeas. © Hospital de Cruces - Barakaldo/ES Page 103
Fig. 50: En el corte coronal T1 sin contraste (A) no se objetivan alteraciones reseñables.

Fig. 50: En el corte coronal T1 sin contraste (A) no se objetivan alteraciones reseñables. Se objetiva marcado realce leptomeníngeo en la cisterna supraselar en corte coronal T1 postgadolino (B).

© Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

Page 104 of 106

en la cisterna supraselar en corte coronal T1 postgadolino (B). © Hospital de Cruces - Barakaldo/ES

Conclusiones

• La RM es el método de elección para la valoración de la anatomía y patología hipofisaria, permitiendo la visualización de hallazgos radiológicos específicos y diferenciales para el diagnóstico de las distintas patologías de la hipófisis

• El análisis correcto de las imágenes es crucial para una correcta planificación del tratamiento en estos pacientes.

Page 105 of 106

correcto de las imágenes es crucial para una correcta planificación del tratamiento en estos pacientes. Page

Bibliografía

Netter, F " Atlas de Anatomía humana" Tercera edición. Masson. 2005.

David E.Jobnsen, MD. MR Imaging of the Sellar and Juxtasellar Regions.RadloGraphics 1991; 11:727-758.

Cystic Lesions of the Pituitary: Clinicopathological Features Distinguishing Craniopharyngioma, Rathke's Cleft Cyst, and Arachnoid Cyst. ( J Clin Endocrinol Metab 84: 3972-3982, 1999).

Carol C. Cheung, et all. The Spectrum and Significance of Primary

Hypophysitis. (J Clin Endocrinol Metab 86: 1048 -1053, 2001).

LI Yong, SHU Kai. Relationship between histopathology and clinical

prognosis of invasive pituitary adenoma. The Chinese-German Journal of Clinical Oncology June 2005, Vol. 4, No. 3 P179-P182.

Jean-Philippe Cottier, MD. Christophe Destrieux, MD. Cavernous Sinus

Invasion by Pituitary Adenoma: MR Imaging. Radiology 2000; 215:463-469.

Jerrold L. Boxerman,Jeffrey M. Rogg, John E. Donahue. Preoperative MRI Evaluation

of Pituitary Macroadenoma: Imaging Features Predictive of Successful Transsphenoidal

Surgery.

AJR 2010; 195:720-728.

Gondim JA, Schops M, Ferreira E, Bulca˜o T, Mota JI, Silveira C.

Acromegaly due to an ectopic pituitary adenoma in the sphenoid sinus. Acta Radiol 2004;

45:689-691.

Page 106 of 106

C. Acromegaly due to an ectopic pituitary adenoma in the sphenoid sinus. Acta Radiol 2004; 45:689-691.