Sei sulla pagina 1di 20

Entrevista Brindada por José Luis Parise “Alejandro Ariza conversa con JL”

Realizada para el Canal Nueva Conciencia

Publicada el 11 de diciembre de 2017

4: ​ https://www.youtube.com/watch?v=3hO3PBk4fNc&t=8s PARTE 1 Alejandro Ariza (AA) ​ : ¿Qué tal? Bienvenidos

PARTE 1 Alejandro Ariza (AA): ¿Qué tal? Bienvenidos todos ustedes al canal de nueva conciencia, mi nombre es Alejandro Ariza y hoy nos vestimos de manteles largos. Tenemos la oportunidad de conversar con un ser humano extraordinario. Un maestro en toda la extensión de la palabra. José Luis Parise, para quien no lo conozca, él es un psicoanalista afamado, un escritor, un investigador, es el creador de la Escuela E.D.I.P.O, una escuela de Iniciación y también relacionado con el psicoanálisis y el ocultismo, él es una persona con un talento que, bajo mi criterio personal, cuando yo empecé a investigar su vida, tiene un don para poder explicar el mapa para poder encontrar lo que uno realmente busca en la vida. Pues José Luis, bienvenido a la nueva conciencia el canal. José Luis (JL): ¡Hay que estar a la altura de esta presentación! muchísimas gracias, realmente muchas gracias. AA:Es un placer para nosotros tenerte aquí. JL: El agradecido soy yo. AA: Fíjate que cualquier persona que busque en youtube, basta que ponga ahí “José Luis Parise”, “Los 11 Pasos de la Magia” ya tendrá la información. No quisiera que esta breve conversación sea repetir lo que ya tienes en línea. JL: Claro. AA: Si no que, estaba yo pensando en esta nueva oportunidad que gracias a un gran amigo, Carlos Pereira, aquí presente, que fue el creador de este encuentro, de verdad, extraordinario. Fue ¿de qué puedo conversar con José Luis? y el primer punto que quería compartir y preguntarte. La gente, todo el mundo deseamos algo, la cábala lo comenta, “somos seres con deseos”, yo lo que he visto en mi consulta y en mis conferencias, José Luis, es que ¿la gente sabrá realmente lo que desea?

JL: ¡Ah! Bueno, entramos en partes muy álgidas de la cuestión. Gracias por esta posibilidad, además de esta oportunidad en general, esta posibilidad de hablar de algo tan resistido, tan resistido. Me recuerdas aquella frase de Einstein a Krishnamurti, cuando se carteaban, Tagore y Krishnamurti se carteaban, que Einstein le decía, si le preguntaras a la Luna por qué gira alrededor de la Tierra te diría, ¡porque yo quiero! Lo mismo pasa con la gente (RISAS). La gente gira alrededor de cuestiones, y todo el mundo se convence de que gira alrededor de cuestiones porque quiere. Nos lleva directamente a lo más central de lo más central lo que estás ubicando porque no hay iniciación que no empieza por interrogar el deseo. De hecho Buddha durante toda una época de su vida fue muy contrario al deseo. Después él mismo lo resolvió. Pero si uno se queda con el Buddha que el budismo toma generalmente, que no explaya más allá de eso, pareciera que el deseo es un enemigo, un problema. Y efectivamente el deseo es un problema por lo que tú de entrada estás ubicando con mucha precisión, porque el deseo nos toma de objeto. Aquí es donde, bueno, más de cuarenta años atrás, inicié mi investigación. Porque como psicoanalista en aquel entonces yo era las herramientas que tenía en aquel entonces, únicamente las del psicoanálisis. Puedo decir muy osado, tal vez grandilocuente, bueno, ¡argentino! (RISAS) grandilocuente argentino. Mi pregunta empezó siendo a los iniciados leyéndolos sus escritos acerca de esta cuestión. Es decir, yo no podía aceptar que el deseo fuera un problema como si hubiera un error de diseño en el universo, que nos hacen nacer con deseo pero al final es un problema. Cuando uno lee de verdad a Cristo, a Buddha, a Mahoma, aunque ahora tenga mala prensa, a Lao Tsé, a Milarepa, a Sankara, ¡están rebosantes de deseo!, ¡están rebosantes de deseo! Inclusive yo tuve el honor de enseñar Cristo post cruz, no solo el Cristo hasta la cruz. La Enseñanza Oculta de Cristo post-cruz, Cristo está rebosante de deseo. Cristo, voy a decirlo de un modo gráfico: se baja de la cruz, con todo respeto y lo primero que hace es poner en juego un deseo; s e va a encontrar con Pedro, se va a encontrar con Magdalena, se va

empieza esa escena de si lo aman o no

encontrar con

lo aman, que es una escena tremendamente tendenciosa en la traducción, porque en la traducción quisieron transformarla en una escena de bobos, pero lo que Cristo estaba buscando era si deseaban seguir con la enseñanza o no, porque Cristo preguntaba por el “ágape”. Y el problema es que Pedro le respondía por el “phileo”. “Phileo” es el amor que se tiene al ser de la família, “philia” de “filiación”. Pedro era el hermano y Cristo le preguntaba: ¿tú me ágape? y Pedro le respondía: “yo te phileo”. Que es como decir: “te respeto, te amo porque sos mi hermano”. Y Cristo preguntaba por “ágape” que es amor y deseo juntos. Es lo que en chamanismo se llama “munay”, amor y deseo juntos. Fíjate, Cristo baja de la Cruz y busca si deseaban seguir con la Enseñanza. Y el otro le decía, “bueno, como máximo te amo”. Y Cristo lo reprende, bueno “me has traicionado…tres veces” ¿Qué es lo que hace cuando hasta el último día de su vida enseña y sigue buscando entender qué es lo que hizo él para iluminarse. Eso es un deseo. Inclusive, no desear, es un deseo. Tengo el deseo de no desear. A partir de ahí entendamos ¿El deseo es un problema o no? Bueno sí, si no iniciamos un camino. Ahí empieza el juego ¿Por qué? No hay persona que nazca con deseos propios. Esto es clave, superclave en la historia de la humanidad. Descubrir esto en cada cultura lo descubrió alguien.

Un Buddha, un Cristo, bueno -salvando las infinitas distancias-, un Freud. ¿Qué descubre cada quien que inicia un camino interior? Que hay un deseo que lo toma y que no puede decidir sobre eso. Fíjate qué particular ¿Qué es lo que pasa cuando alguien nace en una cultura y los deseos están estandarizados a los de esa cultura? AA: Sí, sí. JL:Esto nos dice algo. ¿Tenemos esos deseos o los tiene…? AA: ¿Será esa la razón por la cual una persona común y corriente, le cuesta trabajo saber cuales son sus propios deseos?

Y

les pregunta ¿Pero tú me amas? sí bueno

Y

JL: Es que no los tiene. Yo para esto soy totalmente taxativo, si tu quieres soy lacaniano. O

sea, yo soy lacaniano. Entonces, para esto Lacan es genial. El deseo, es el deseo del otro. En los dos

sentidos; uno desea al otro, que el otro le reconozca, que el otro le apruebe

Son cuarenta años de consultorio. O sea, si bien yo ya hace mucho que atiendo de otras formas, pero

son cuarenta años escuchando… La gente tiene desencuentros siempre. Desea algo del otro, que el otro no le reconoce, no se da cuenta, el deseo del otro.

Pero eso tiene una vertiente mucho más profunda. Lo que deseamos nos vino del otro. Mira, si

tu te educas en una cultura, una vez yo tuve una experiencia muy fuerte, cuando yo recién empezaba a

descubrir el mundo musulmán. Y tuve la ocasión de hablar intérprete mediante, con lo que hoy sería algo así como un yihadista, con una expresión muy dura, muy difícil. Y me acuerdo que cuando me lo presentaban me dijeron “cuidado que esta persona mató cinco personas”.

Y lo primero que hice al sentarme, porque yo sabía que él conocía cosas que a mi me podían

ayudar en mi investigación, y yo le pregunté: ¿no te da miedo…? Yo tenía miedo (RISAS), ¿no te da vergüenza haber matado 5 personas? ¿sabes cuál fue la respuesta? Se quedó un rato cabizbajo…”cierto mi hermano con menos edad ya mató a quince” (EXPRESIÓN DE ASOMBRO) AA:¡Oh! Esa fue su respuesta…

JL: ¡Esto es clarísimo! ¿Cuál es el deseo en esa cultura? Claro, si yo lo miro desde mi cultura

es un horror lo que me contestó, pero en su cultura, el deseo es, matar más gente porque así favorecen

¿Nació con el deseo de matar? Y ¿Por qué a mi me resulta tan

horroroso ese deseo? Porque estoy en otra cultura ¿Qué quiere decir? La cultura, el otro nos dice qué desear.

A partir de ahí uno puede entender muy fuertemente. Yo tuve el honor de viajar a todas las

culturas iniciáticas que conozco. Fui recibido por las personas sagradas, pero para llegar hasta esas

personas tuve que ir muchas veces. Yo lo puedo decir muy claro: todo el mundo estamos atrapados en deseos culturales que cambian, y si hubiéramos nacido en la cultura de al lado, desearíamos otra cosa. La cultura representada en la familia, representada en mamá y en papá, nos da un objeto de deseo. Bueno, hasta ahí podríamos entender muy bien que el deseo es un problema. Sin embargo, partiendo de aquella hipótesis, “no hay errores de diseño en el universo”. No puede ser que nos hayan hecho nacer, ese plan universal, para ser objetos de un deseo del otro. Ahí está el Camino Iniciático ¿Por qué? Porque lo que yo voy a tener que aprender en lugar de querer el reconocimiento del otro,

“el deseo es el deseo del otro”, es reconocer donde lo que yo deseo es producto de que el otro, me

inseminó con ese deseo. Entender esto es entender que la conciencia de qué es lo que yo estoy deseando, no la tengo

nunca de entrada. Por eso hay un desencuentro ¿Dónde encuentro qué es lo que desea alguien, de lo

a lo que en su cultura

el desencuentro eterno.

Es

Ahora.

que

está desencontrado? No en la idea que tiene de lo que desea. Paso 1 del Método de la Magia. De

los

11 Pasos, Paso 1. La idea nunca resuelve a la idea. La idea de que yo voy a aclarar en mi cabeza y

que yo tengo claro en mi cabeza lo que yo deseo. Eso es caos puro. En la India eso es tremendo, se

burlan de eso. Esa es la “avidya”. En el paso 2 del Método de la Magia, necesito poner palabra a lo que pienso. Buddha

preguntaba, primera pregunta a los discípulos de Buddha ¿Quién mueve tu lengua cuando tú hablas?

Mi lengua yo pienso que la muevo yo. Cuando alguien habla y le dices, mira, concreta, es una

experiencia muy fuerte, muy poderosa. Cuando les trato de mostrar en los seminarios, en los

plenarios, a la gente que los 11 Pasos del Método de la Magia genera la realidad que cada quien quiere y le preguntas a quema ropa a alguien ¿Qué deseas?. ¡Oh Dios, las cosas! AA:¡Oh! A eso voy. Lo he vivido mucho. Te damos pasos, estrategias ¿Qué deseas? Ups JL: Y cuando lo quieren empezar a ubicar es un caos, ahí ves que en la idea todos creen que

lo tienen claro hasta que lo tienen que decir, pero el universo sigue la instrucción vocal no mental. Es

muy claro, en las biblias que son un mapa de los 11 Pasos, lo dicen con claridad. Dios no tenía a alguien en el universo. Sin embargo, y Dios dijo: haya luz. Y Dios dijo, no es, y Dios pensó. No es Dios lo tenía claro en la cabeza, y como él tenía clara la idea; no, no. Tuvo que decir. Al decir me entero de que lo que yo pensaba que pensaba era un caos.

Cuando tú le pides a la gente que diga qué es lo que quiere lograr con Magia. Te vino el genio de la lámpara, acá tienes la lámpara de Aladino, dile lo que quieres lograr. Es tal el caos que sale a la luz que ahí uno puede entender el deseo es el deseo del otro y por eso es el enemigo, porque todos perseguimos un arcoiris, una ilusión óptica, creyendo que la tenemos clara en nuestra cabeza, hasta que la queremos decir. Cuando alguien quiere decir lo que quiere lograr, si tú quieres podemos ver ejemplos concretos, el menú, el vademecum de lo que la gente va diciendo te explica el caos en la vida de la gente, y te explica algo mucho más trascendente: para qué se encarnó. Vamos por partes. Porque ahí uno ve lo que efectivamente en todas las iniciaciones está claro. Que cada minuto de la vida es un holograma de todas las encarnaciones de esa persona. Y esto es genial. Porque esto es genial AA: Abre la cabeza. JL: Le da un sentido. Empecemos por ahí. La vida tiene un sentido. Venir a resolver algo que no tiene que ver con un problema puntual o temporal: se reactualiza, se reactualiza, se reactualiza ¿Qué es ese algo? Las características de nuestra vida nos son dadas, fueren las que fueren esas características. Y venimos a aprender a liberarnos de eso. Esto es genial, esto es enorme. Si tú quieres podemos llevarlo a niveles realmente muy tanto profundos, como hiper cotidianos. AA: ¿Sabes por qué me hace a mí conflicto, mi querido José Luis? Porque te he seguido, te estudio, te observo, y cuando una persona desea, al mismo tiempo tú afirmas, y creo en ello, que ya tenemos un propósito, y que nosotros pareciera que la libertad que tenemos no está en elegir el propósito. Eso ya viene. Entiendo que la libertad que tenemos es obedecer. JL: No, no, no. No es lo que yo aprendí, ni lo que afortunadamente funciona. No no no. Venimos a aprender a ser conscientes de ese propósito para aprender; por eso el Bardo Thodol lo dice con claridad: lo único que nos libera es el reconocimiento. Reconocimiento es liberación. Reconocer cuál es el deseo al que estoy sujeto por el solo hecho de que eso me fue estructurado como lo que tengo que desear, eso es lo que libera. A ver, mantengamos concretamente lo que veníamos situando. Tú le preguntas a alguien lo que quiere lograr, inmediatamente decíamos se explaya, se evidencia un caos. “Y, lo que yo quiero lograr es, este, curarme de tal enfermedad”.

El caos que le dijo a su realidad cuando alguien quiere lograr curarse de algo solamente se

entera una vez que lo dice. A ver, yo no me puedo curar de algo si primero no me enfermo; yo le estoy diciendo a mi realidad que yo quiero curarme, por lo tanto le estoy diciendo que quiero enfermarme. Ese caos se lo estoy transmitiendo a mi realidad, y mi realidad obedece porque como veíamos, la plasmatización empieza con la palabra, no con la idea.

El pasar de idea a palabra es pasar del Paso 1 al Paso 2 del Método de la Magia. “Yo quiero

que mi padre deje de pegarme de una vez por todas; para que deje de pegarme, primero me tiene que pegar. Está deseando exactamente lo opuesto a lo que cree que desea. AA: Hay que aprender a decirlo. JL: Bueno, pero para aprender a decirlo va a tener que iniciar ese viaje interior, porque lo primero es entonces: quién está diciendo en mí que mi padre me pegue para que deje de pegarme. “Yo

quiero adelgazar”, no puedo adelgazar si primero no engordo. “Mañana voy a salir a buscar trabajo. Garantía, no lo va a encontrar, va a buscar. Ahora esto es la vida cotidiana.

O sea, esto es lo normal de la gente cuando empieza. Por eso esa palabra que tú decías:

vocación; cuando empiezan a invocar una frase bien orientada, la vida empieza a mostrar direccionalidades que antes no aparecían. Empezó a generar caminos. Pero no puede hacerlo si en una frase lo dice bien, por eso no sirven las afirmaciones, no sirve aprenderse frasesitas de memoria, porque si yo digo bien la frase; bien, en el momento en que estoy consciente hago mi ejercicio, y tengo 24 horas del día después para seguir diciendo frases. Esto es una conciencia que tiene que crecer en la persona, aprendiendo a escucharse cuando habla. ¿Y qué va a escuchar? Cada vez que hay desvíos donde, efectivamente, el deseo en juego no es el que se supone que quiere lo va a descubrir. Y ¿para qué ese juego? Ahí es donde decimos: no hay errores de diseño. Al hacer eso, la persona está expandiendo su conciencia de un modo concreto, claro. Escuchamos con un hemisferio y hablamos con el otro hemisferio. Los mapeos cerebrales

muestran que cuando alguien habla, en general, no activa escucha. La redes neuronales de escucha no se activan cuando alguien habla. O sea, tú no te escuchas cuando hablas. Nadie se escucha cuando habla, es tremendo. Cuando yo pongo menú escucha, apago la parte del cerebro que es para hablar, y cuando pongo menú hablar, apago la parte que es para escucha. Quiero decir, vivimos con fragmentos del cerebro encendidos, el famoso 10 % cerebral que con suerte, bueno. Cuando uno aprende a escucharse mientras habla, ¡ah! se ilumina, se ilumina, porque se empiezan a iluminar zonas cerebrales simultáneas que hasta ahora jamás habían ocurrido. Eso es el origen de lo que los griegos llaman interligere, inteligencia, aprender a leer interligere, entre líneas, me hace más inteligente, me desarrolla estados de conciencia superiores. Esto es nada más que dos pasos de conciencia de 11 pasos. Con esos 2 pasos yo empiezo a dirigir mi realidad con mucho más enfoque ¿Por qué? Porque cuando hay desvíos aprendo a detectarlos. Vamos a ser concretos con tu pregunta. Efectivamente, nacemos sujetos a un patrón para aprender a liberarnos de eso. No nacemos para hacernos más agradable la cárcel, o para aprender a acostumbrarnos mejor a la cárcel, o para transformarla en cárcel de oro. Nacemos para aprender a reconocer que esa cárcel es el modelo que nos dieron de lo que tenemos que desear. ¿Qué fue un iniciado, sea el que fuere? El que rompió los moldes de lo que había que desear. Ningún iniciado se perfeccionó en lo que había que desear en la época. Cristo no se perfeccionó en seguir mejor a los saduceos, los fariseos, no se perfeccionó. Buddha no se perfeccionó en ser un mejor Brahmán, y tenía todo. ¡eh! ¿Qué es la iluminación? Reconocer la cárcel en la que estoy encerrado. Ahora, esto nada tiene que ver con entonces hay que romper los vínculos con la vida cotidiana, porque la cárcel es esa. Y cuanto yo más creo que AA: Esa es la pregunta. JL: Claro. Entonces me escapo de la cárcel y armo otra cárcel al lado. Porque la llevo conmigo. Eso es lo que le pasó a Buddha cuando salió del palacio del padre. Cuando salió del palacio del padre, Śuddhodana le armó el palacio en la otra cuadra. Le vistió la ciudad y él se creía que salió. Esa primera enseñanza es muy fuerte. Yo si me creo que es irme en lo denso, en lo real, de la cárcel, no aprendí a reconocer cuándo se me está armando otra vez. Es la gente que cambia de pareja como solución, dale tiempo y vuelve a armar el mismo modelo. Los que se van del país, al tiempo quieren volver. Se armó la misma cárcel. Nunca la solución está en lo denso, sino que está en Desde Donde se arma. Ahí empezamos con la cuestión que decíamos antes. Cada Encarnación. Mira. Recién decíamos. Yo tengo una Escuela que ya el 13 de noviembre cumplió 35 años, de este año. Hay que sostenerse, 35 años en lo que es lo que nadie quiere escuchar, porque va en contra el ego, va en contra el yo, ok, los primeros 5 años yo hacía experiencias -pido perdón, pido perdón, pido perdón, siempre digo así-, pero hacía experiencias, más o menos como todos empezamos como podemos, pero hacía experiencias intervidas. Ir a la vida anterior, entonces ahí veo los grandes motivos por los que en esta vida. Bueno. Entonces uno ve una persona, digamos, agresiva. Entonces, uno va a la vida anterior y ve que tuvo escenas muy agresivas. Ya está. Ahora entendí porque soy agresivo en esta vida, porque en la vida anterior tuve escenas muy agresivas. Bueno, hasta que una vez se nos ocurrió ¿Y si vamos a la anterior de la anterior? Agresivo ¿Y si vamos a la anterior de la anterior de la anterior? Lo podías llevar ad infinitumque lo que veías ¿Qué era? Un patrón que lo rige. AA: Y se repite. JL: Es genial cuando uno entiende esto, porque uno entiende que nació para liberarse de cierta característica; a tí te puede ser dada una característica, a mí otra. Es lo mismo. Tu cárcel puede ser de barro, la mía de piedra, y la de otro de oro. La característica de nuestra vida, con la que nacemos, es de la que tenemos que aprender a leer, para qué generamos esa encarnación. No hay errores de diseño en el Universo. Has elegido el padre exacto, la madre exacta, los hermanos, el momento cultural y el momento social, para replicar el mismo problema del que no aprendiste a liberarte. Y que no es que el motivo está en la encarnación anterior. Sí, antes tú mencionabas a la Kábala; si vamos a muy, muy profundo, la Kábala en esto tiene una Enseñanza

sensacional en el Libro del Esplendor, en el Soara que dice: “Al final de cuentas, Dios te hizo un regalo: la cárcel. ¡Uaaah! Uno dice: no puede ser. ¿Esto no es maldad de Dios? Dios te hizo un regalo. Te encarceló en una cárcel para que tú tengas la oportunidad de aprender a liberarte de toda cárcel. Compro. Eso es espléndido. Esa sí que es una genialidad que me da sentido. La verdad que me da lo mismo que mi cárcel sea: soy gordo, soy flaco, soy negro, soy blanco. Yo tengo que aprender a liberarme de esa cárcel ¿Dónde está esa cárcel? Dijimos la palabra clave: las características de mi vida. Y para eso tenemos eso que en toda religión originaria, en toda Iniciación, se ubica en tres estratos. Se llaman hoy día, en términos modernos, de Marló Pontí para acá: real, imaginario y simbólico. La característica incluye las 3 claves de todo el holograma de lo que yo soy y que vengo pautado encarnación tras encarnación.

PARTE 2 Características, las características de mi vida, en mi vida dónde están las características que me arman una realidad que no es la que yo armé. Con cuatro cuestiones: lo que en mi vida está pautado como posible, lo que en mi vida está pautado como imposible, lo que en mi vida está pautado como necesario y lo que en mi vida está pautado como contingente: de esto si quieres ocúpate si no, no.

Cambias de época; cambia qué es lo imposible, cambia qué es lo posible, cambia que te crees que necesitas para lograr las cosas, cambia…pero lo que no cambia es que te dan el patrón hecho. Aprendo a liberarme de la característica de mi vida, cuando aprendo a liberarme de que me digan qué es posible, qué es imposible, qué es contingente. Y, ¡pensemos!, si yo te digo: miren, vengo de Egipto hace dos meses, voy otra vez el año que viene a tal lugar, ¿vienes?. Lo primero que uno piensa es ¿Es posible?, ¿es imposible?, ¿qué necesito? ¡Eh! Hay un montón de contingencias que yo no sé si las voy a poder resolver ¿Ves? Uno empieza a pensar en la cárcel, dentro de la cárcel, sin tener la más mínima conciencia. Esos cuatro estados, son los cuatro estados de la mente, que toda Iniciación trata de que aprendas a… volvemos a la palabra clave:

¡Reconocer! A Dios nadie le va a decir qué es posible, qué es imposible, qué es necesario…y tú te has generado esta encarnación para obtener consciencia de Dios. Si yo voy a empezar viendo qué es posible, qué es imposible; ya empecé a pensar como humano y quedé en la cárcel. Si yo voy a decidir lo que va a ser posible, porque va a ser imposible que me frenen tales cosas, y para eso lo que necesito es en lo sutil resolver tales y cuales cuestiones que me van a traer casualidades, contingencias favorables a lo que yo quiero; yo estoy siendo en mi realidad el que genera la realidad, ninguna característica me frena. AA:¿Será temor de las personas a saber que pueden ser dioses? Porque por ahí va ¿verdad? JL: Lo firmo en dónde me lo pidas, ¡eso es así! A la gente cuando le empiezas a mostrar esto, lo primero que siente es terror AA: No soy merecedor… JL: ¿Y ahora de qué me justifico?, ¿ahora qué justificativo?, ¿ahora a quién culpo?” AA:Claro JL: Entonces, entiendes que esto ordena todo, porque como psicoanalista te lo digo, pasarte veinte años tratando de ver “si papá hubiera hecho otra cosa aquel día, mi vida…”, ¡no! elegiste al padre exacto, que tenía que hacer lo exacto, para que otra vez te venga esa característica ¿Dónde? En el otro.

Primero; características; registro de lo real, ¿dónde? En tu carácter, la segunda de las cuestiones que sujeta lo mismo, para los griegos esto era clarísimo, tu carácter. Yo voy a tener que descubrir en las situaciones cuando quedo atrapado en un imposible, cuando empiezo a no poder ir más allá de lo que necesito, de acuerdo a características de mi carácter. Cuando los griegos inventaron esto llamado el carácter, hablaban de tres cuestiones: las características de alguien, el carácter de alguien; esto empieza a ubicar paso 3 del método de la magia,

yo no puedo decidir la realidad que yo quiero si yo me conformo con ser cómo algo en mí lo decide, “bueno, yo soy así”. Y ¿quién decide?, y ¿quién decide? Pero a nosotros nos venden un menú prefabricado, de qué es posible, que es imposible, qué es

Bueno, esto es auténtico, lo siento yo” y tú te crees

que porque te viene de adentro, es tuyo; “Ay es genético, ¡es de tu papá y tu mamá! ¡Los genes no son tuyos! AA:RÍE JL: Entonces, ¿cuáles son los sentimientos propios, auténticos, verdaderos? ¡No tenemos! ¡Los tenemos que Decidir! ¿Cuáles? ¡Los que me con/vienen para mí resultado! Esos que son con los que viene mí resultado. Esto es fundamental AA:Creo que me estás respondiendo. Sí, sí, sí. JL: Esto es gigante, porque nos dan un menú, en el que uno se cree auténtico si sigue lo que siente; ¡es un objeto de los sentimientos! Uno es un objeto de los sentimientos. “Ay, qué quieres, me siento así”; ¡Que Decidas tú!. Eso precisamente nos pedían los iniciados. ¿Qué pide Cristo cuando dice “no, no, no, hay que amar al enemigo” Ah, decide tú a quien amar, yo no puedo decirle a Cristo “no me sale, qué quieres que le haga”. No, no, ahí está la iniciación; decidir tú cómo quieres sentirte, “Dad la Baraka a quien os maldice”. Bueno, lamentablemente como se lo tradujo, espera, “ponga la otra mejilla, terrible, terrible (RISAS). Cristo nunca dijo eso, nunca dijo eso. Pero dar Magia, aplicar Magia ante quien te insulta, a quien te pega, ves que te está diciendo “tú tienes que decidir qué quieres sentir y cómo quieres sentirte” ¿Qué quiero lograr? ¿Cómo me siento? Estamos decidiendo qué carácter quiero tener yo, para tener características en mi realidad que me sirvan para lo que yo quiero, “bueno, pero a mí me surgeentonces nos dividen fuerzas divididas que es todo lo contrario a lo divino. Divino o divido, es la misma etimología, es la misma etimología, cuando le puedo decir no al divido, ahí entro en lo divino, es la misma etimología, y ahí ¿qué va a venir? Lo que yo diga; DI/VINO, DI y VINO, pero si yo divido y digo una cosa, pienso otra, siento otra, hago otra, y ¿qué viene de todo eso? AA: Caos JL: Caos, exactamente. Ok. Entender que a Dios nadie le va a decir, nadie le va a decir lo que tiene que sentir, y yo me encarné con la obligación de obtener conciencia divina, “sois dioses más lo habéis olvidado, y os habéis encarnado para recordarlo” y te encarnaras todo lo que sea necesario hasta que lo recuerdes. AA: Aquí necesito hacerte una pregunta, porque tú has planteado en varias de tus charlas, ahora mismo lo estás haciendo, que una de las estrategias para lograr un resultado es que haya una unión entre lo que pienso, digo y siento, la gran pregunta… JL: Esos son los tres primeros pasos del método: Pienso, Digo, Siento. AA:Pienso, digo, siento, sí. Si conviene para el resultado que yo busco. JL: Claro. AA: Que piense, diga y sienta esto ¿Yo puedo decidir sentir eso? JL: ¡Claro! AA: O tengo que obedecer a un impulso natural de mis sentimientos que quizás vaya en

necesario, contingente, y cómo hay que sentir,

contra

JL: Cada vez que tengamos esas dudas recordemos qué haría Dios ¿Dios obedece? Obviamente no. Si yo quiero contactar con lo divino en mí, yo tengo que aprender a pensar tomando a lo divino como aquello que me da el modelo; de lo contrario sigo siendo un humano que traiciona a lo divino. Y todas las mitologías están de acuerdo en algo: los dioses nada quieren saber con los humanos. (RISAS) Brahma nada quiso saber con Shiva, no quiere saber nada con….no quiere, mete a Visnú en el medio como un filtro para que le diga “Este vale la pena, este no¡eh! Es así. Zeus no quiere saber nada con Prometeo, y buena razón tuvo, porque cuando el otro entró encima lo robó, y encima los humanos nos ponemos del lado de “pobrecito Prometeo, ah, mira, él era bueno, ¡Zeus! ¡Qué malo!.

Al fin acabamos diciendo “¡Dios es malo!; “Barrabás sí; Cristo no!. ¡Cómo hemos progresado!

(RISAS) Seguimos diciendo la misma tontería … AA:Se repite todo

JL: Exactamente ¿Qué hacemos los humanos? Nunca tomamos como modelo a lo divino, porque si no se amolda a lo que como humanos pensamos, pensamos que es malo, que está equivocado y preferimos al ladrón antes que a Cristo, ok. ¿Dios obedece? No, ok. Yo entonces como humano estoy obligado a tomar como modelo a lo divino. Jamás puedo dudar si tengo claro que a Dios nadie le va a decir qué se puede, qué no se puede, “Ah, ¿entonces qué hago ¿Salgo a matar?. Dios no quiere matar (RÍE, Ahí es donde empieza a haber

de esto un método, una lógica, una ética, porque de lo contrario yo creo que entonces como “bueno,

yo soy Dios; yo puedo hacer lo que quiero, entonces te mato porque me …. ¡Dios de mi realidad, no

de la tuya! Y si yo trato de incidir sobre la tuya con un cuchillo o con lo que sea, ya entré en otro

camino que no es el de Dios; es el del que trata de convencer a los demás para tener más poder él. Ese

es el camino de la otra cara de Dios; de la parte sombría; lo que llamamos, el que divide, ¡eh! El que

divide, el que dice una cosa y hace otra; di-hablo, dice una cosa y hace otra al mismo tiempo. Por eso retornemos, nos faltaba el tercero, características; nadie me va a decir las características de la realidad, si efectivamente yo me tomo en serio mi divinidad, entonces ocurre lo

que en Magia se ve; yo puedo decir, mira, salió un libro el año pasado que lo escribió la gente de mí escuela para testimoniar ellos lo que logran, porque que lo testimonie yo a esta altura, aburro a todo el mundo (RISAS). Esto de voy a un lugar, cuando digo que va a haber sol, va a haber sol, cuando…ya está bien, como que ya no produce…o sea ya saben que va a funcionar. AA:Si pero la gente. JL: La gente, gente que bueno, según los médicos, no podía seguir viviendo. Son casos concretos, de carne y hueso, ¡real! 80 años de una persona, y la persona recorre el camino y decidió “a mí nadie me va a decir lo que noAA:¿Entonces yo puedo decidir lo que me conviene sentir? JL: Tenía que tener tres días de vida, estaba en el hospital. Bueno, acaba de venir de Egipto con nosotros, ¡te la hago corta! No sólo que no se murió, anda por el mundo, viaja, no vino a este viaje ahora aquí, porque la frené, ¿lo ves? AA: Sí, sé quién es ella. JL: Lo mismo respecto de la economía, lo mismo respecto de “ay, el país, la situación económica, ¡no se puede!”; ah, ¡¿Cómo no se puede?! Quien te va a decir lo que se puede, lo que necesitas o no. Yo vengo de Argentina, sabemos que en Argentina, (RÍE) yo siempre digo, está el primer mundo, el segundo mundo, el tercer mundo y el otro mundo que es Argentina; todo es en contra allá, todo queda lejos, el cambio del dólar es en contra…Sin embargo, los que se recibieron en

mi camada conmigo, andan rezando a san derivación, como yo digo “que me deriven un paciente. Yo

ando por el mundo enseñando, con la misma economía, la misma realidad, los mismos militares en su momento, la misma híper inflación en su momento. Ahora bien, ¿Para esto qué necesito? Con qué ordeno las características. Qué es características, reubiquemos: qué es real; segundo, qué es posible; qué es imposible; qué es necesario. ¡Lo Decido! Con qué decido mí carácter ¿Qué carácter me conviene a mí para lo que yo quiero lograr

en

esta situación? Tener esa libertad es iniciación pura. En las Iniciaciones, ¿cómo se hacía la cuestión? Hoy, nos hicieron el mito, el cuentito terrible

de

Cupido. “¡Ah! me vino la flecha, me enamoré de tal”, y nos encanta ser víctimas de eso. “Ay, cómo

te amo, pero aunque me hace mal, cómo te amo¡Es una porquería si el amor es una flecha que me atraviesa! Hay otros mitos del amor; Andrómeda enseña que decide a quién amar. El mito de Andrómeda, digo, decide a quien amar ¿De acuerdo a qué? A lo que le conviene. Claro a nosotros nos han dicho que, seguir lo que siento o seguir lo que me conviene, este camino es de buenos, este camino es de malos. Nos han metido en una cárcel a contracorriente ¿Las culturas originarias qué hacían? Había guerra entre tal y tal tribu, o entre tal y tal comarca; Se casaban. Pero estaba prohibido casarse si no se amaban, se tenían que amar para que funcione,

¿entiendes? Eso se llama alineación de afectos. Tenían que decidir a quién iban amar, ¿para qué? Para lo que les convenía, la paz. ¿Nosotros qué decimos? “Ay, ahora amo, ahora no te amo más, nos separamos” ¡Pero somos un títere! Por eso en cuanto entramos a ver lo que la gente cree que desea, somos objeto y nos creemos además que es un mérito ser objeto de “deseo tal cosa, y no te conviene desear eso. Entonces ¿Quién desea en ti? “Yo deseo darle tantas horas de mi vida a tal profesión, pero necesito plata¿Por qué no aprendo a desear ganar la plata con esta profesión y no que la necesidad vaya para un lado…”y no puedo” ¿Ves? Siempre esos tres primeros pasos son… AA: Esenciales. JL:Claramente. Son un triángulo en el que de entrada se juega, pero me falta un paso. AA: Adelante. JL: Sí. Características, estábamos repasando. Caracteres: que yo decida qué carácter. Y caracteres, acá estaba la clave para los griegos: letra. Carácter para los griegos son letras. Cuando uno dice, qué se yo, está escrito en caracteres de Times New Roman, caracteres de negrita…Ah, me están diciendo algo más. Eran tres registros. En toda cultura originaria siempre son tres registros; Brahma, Vishnú, Shiva. Osiris, Isis, Amón Ra. Uhuk Pachap, Kai Pachap, Hanak Pachap. Te lo puedo decir, en toda cultura lo encontré siempre. Esos tres registros son los constituyentes del Universo, para que sobre eso apoyes tu realidad. Eso actualmente son los tres registros de la lógica, ese es el nudo de Borromeo. Siempre se mantiene la misma, o sea hemos hecho todos los progresos que quieras con la mente y la ciencia, no se pudo ir un pasito más allá de eso, los registros siguen siendo tres. Ok, características, carácter, pero todo esto se juega en caracteres. El más poderoso de los tres

es este.

AA:¿En serio? JL:La Palabra. AA: Claro. JL: Yo si no cambio lo que digo, no cambio lo que siento y no cambio lo que hago. Porque lo que siento y lo que hago, me lo dijeron. Ahí empiezo a entender la lógica ¿Por qué tú sientes algo? Porque te dijeron que lo tienes que sentir. Que estemos hipnotizados 24 horas por día, 365 días por año, no quiere decir que no estemos hipnotizados. Mirá -pido perdón, pido perdón, pido perdón-, esos primeros años, donde hacíamos esas experiencias, yo hacía hipnosis. Si tú a alguien le preguntas ¿Qué sientes? “Terror por las arañasTe hipnotizo y te digo que ese es tu mejor amor en la vida, tu aliado, tu amuleto de buena suerte. A los dos minutos -en aquel momento no había filmadora, yo no podía filmarlo-, pero todos los demás lo veían, a los dos minutos la persona dejaba caminar la araña por su brazo ¿Por qué? Porque cambió lo que le dije, y me lo creyó. Siente, carácter ¿Qué carácter tiene ante la araña? Salir corriendo, matarla. O tiene el carácter ante la araña del aliado afable que… Imagínate si yo lo despertaba de la hipnosis y tenía la araña caminando; volvía a su carácter anterior, creyendo la característica de que era imposible que esa persona no estuviera dañada, todo porque cambiaba el caracter, la palabra. Aprender en qué caracteres decir lo que quiero lograr, con mi carácter, para darle características a la realidad, es para lo que nací. Eso es salir de la cárcel, aprender que estamos en una cárcel de características, por un carácter con caracteres que vienen de fábrica. Y acá estaba, decíamos antes el libro del Esplendor del esplendor del Zohar, acá nos pasamos al otro libro el Sefer Yetzirá, también de la Kabbalah ¿Dónde están los caracteres que me rigen? Borges era genial para esto, aunque es argentino, era genial. (RISAS) No, realmente es porque era Borges, no porque era argentino. Cuando el buscaba “En algún lugar de nuestra vida debe haber una escritura que tiene el ADN, por decirlo en términos fáciles, que le dice a nuestra realidad la orden básica

¿Dónde la llevamos que no la vemos? No la vemos porque la tenemos en el lugar en que todos la ven y nosotros no, en la biblia está muy claro; el sello de Caín en la frente ¿Es el sello de

qué? De un nombre, los caracteres. Se rigen por caracteres que 99% están codificados en ese sonido

clave que te traes a una encarnación que es el resumen de todo lo que has vivido y no vivido hasta ese momento, los caracteres que forman tu nombre, tu apellido. Ahí es una oración, ahí es una estructura. Yo doy actividades semanales todas las semanas de

mi vida con Europa, con Centroamérica, con Argentina, con México. Es pasmoso ver cómo cuando la

persona empieza a contar lo que quiere lograr, salen a la luz los desvíos en los dichos, todo eso está codificado en el nombre, en el apodo. Esto que te voy a decir ahora no quiero repetirlo mucho porque lo he contado en otras notas, pero los egipcios de esto hacían un sistema. Buscan los nombres claves en tu vida y verás que se repiten ciertos sonidos, y esos sonidos están ahí para que aprendas a usarlos. Se llama el sistema RHEN en Egipto, y esto era algo tremendamente fuerte. De ahí viene la palabra Rehma, que es la que usaba Cristo. Cristo cuando pedía amor pedía Ágape o Rehma ¿Y qué es Rejma? Cuando yo le digo a

mi realidad qué tengo que amar y qué no, entro en Rehma. Esa palabra era fundamental y es con la

que después los griegos tradujeron Ágape, que es la que decíamos antes: amor y deseo mezclados.

Estamos en un punto muy poderoso del tema, porque estamos diciendo que las características

de nuestra vida y nuestro carácter se modulan con caracteres. Caracteres, palabras, letras ¿Se puede

con palabras cambiar la realidad? Claro que sí, pero para eso tengo que cambiarme yo con palabras, con caracteres. Si mi carácter decide sobre mí, y en mí ya están codificadas las características de la realidad, mi palabra es vacía, no pesa.

Si efectivamente yo hablo para decidir qué es posible, qué es imposible, qué es necesario y qué es contingente; cuáles son los sentimientos que me convienen a mí para esto, porque con eso

viene mi resultado, mi palabra tiene el mismo peso que la que generó otro en mí. El deseo, es el deseo

del otro; nada me impide que yo me apropie de ese deseo. Cristo tiene una frase terrible que lamentablemente no entró en los evangelios canónicos

-bueno, lamentablemente para nosotros, para la iglesia lo entiendo muy bien-, que está en el evangelio

de

Tomás. Es una frase que parece dicha por Freud o por Lacan, y es de Cristo. Si yo no te digo quien

la

dijo jamás se te ocurriría: “Lo que está dentro tuyo si no te lo apropias, te condena, si te lo

apropias es la puerta del reino. De eso estamos hablando. En mí hay sonidos, caracteres; en mí hay

constituciones de realidades que si yo no me las apropio son el demonio mismo, me tiene encarcelado

en el infierno, en el mundo más bajo. Si yo me las apropio, eso me libera. ¿De qué me tengo que apropiar?: Aprender en mi nombre los códigos, con esos sonidos traer la realidad. Yo en algunos libros hasta lo he ubicado con casos conocidos mundialmente, cómo los éxitos que tienen son todos por determinados sonidos que están en su apellido, en su nombre, los fracasos que tienen son cuando se encontraron con tal otro sonido, pero que también está decodificado. No es malo, es como botón rojo y botón verde en un control remoto. Yo sé que cuando hay cosas que quiero que salgan de mi vida las voy a usar con ciertos sonidos que sé que en mi vida traen que mi psiquismo no lo quiera. Pero es muy importante aprender

los sonidos con los cuales atraer y repulsar. Claro, yo entonces cuando hay algo que no quiero, una enfermedad, no la voy a nombrar igual que tú. Para mí, yo le voy a poner el nombre con lo que mi

psiquismo…

AA: Le resta poder. JL: Exacto; rechaza. Cuando yo quiero atraer un resultado voy a usar los sonidos que me atraen. Para esto veo en mi vida, cuando me fue bien ¿con qué sonidos era? Voy a ver el nombre de la calle, el nombre del colegio, el nombre del maestro, el nombre de mi pareja con la que me fue bien. Y cuando me fue mal ¿con qué sonidos? Ahí ya empiezo a tener un mapa. Pero más allá de lo que es, mira lo que te digo, lo que puedo crear de realidad con esto; que no

me muera si no me quiero morir, que gane lo que yo quiero ganar de dinero, tener el estado espiritual

que yo quiera, que esté el Sol, cuando quiero que esté el Sol para lo que yo tengo que hacer, que la lluvia nunca falte a la cita pero que no me moleste; esto que genera realidad propia, más allá de todo eso, hay algo mucho más importante aún. Y esto más importante es para lo cual todo esto se lleva a

cabo, no para generar realidad solamente, eso era la vieja era. Del 22 de diciembre del 2012 para acá, generar realidad cada vez va a ser más fácil para quien hace esto, porque cada vez hay más plasma. AA: Dijiste alguna palabra clave que me da pie a la siguiente asociación que quiero hacer contigo, la palabra ‘fácil’. A través de mis conferencias, yo he compartido con la gente de verdad, supongo, que vivimos en una cultura que hiper valora el esfuerzo. JL: Sí. AA: Y yo lo que he visto en mi propia vida, y luego lo que veo en la tuya, y luego lo que veo en algunas personas que son muy exitosas, que además yo quería investigar; y todos los exitosos cuando, ya sabes, con alcohol adentro, empiezan a relajarse y te dicen la verdad, les digo “rápido ¿cómo lo hizo usted?Y me dicen “bueno, no sé”. Descubro que para algunas personas, se les da muy fácil. Y a mí, lo digo públicamente, algunas cosas que han sido exitosas, es muy fácil. Y a veces da pena, en una cultura que hiper valora el esfuerzo, que uno diga “Yo no me esfuerzo. JL: Claro, sí, sí, sí. Muchas cosas encuentro en esto.

PARTE 3 JL: Nosotros en occidente y sobretodo en nuestro mundo contemporáneo tenemos hiper valorado el esfuerzo. En las culturas originarias ni conocen esa palabra. A mí me pasó en forma personal cuando una de las veces me quise conectar con uno de los chamanes, intérprete mediante, porque hablaban en una lengua primitiva, en este caso uno de los verdaderos chamanes de la cultura Q'ero, los sobrevivientes de los Incas puros, pero de los verdaderos ¡eh!, te estoy hablando de 30 años atrás, este Don Mariano. Y yo le quise hacer una pregunta y el me re preguntó ¿Y cómo logran ustedes las cosas?, ustedes, nosotros el hombre blanco. Ellos no quieren recibir en general hombres blancos por motivos obvios. Y yo le respondí: esfuerzo; y no le podía traducir, no había palabra, no hay palabra, no había palabra para esfuerzo, no conocen la palabra esfuerzo. Yo en un momento le hago la mímica (JL HACE UN GESTO APRETANDO SUS MANOS PARA INDICAR ESFUERZO). Me puso una cara de asco que no me la olvido nunca. O sea, está claro, nosotros creemos que esfuerzo, preparación, mucho hemisferio izquierdo, mucho sufrir y entonces lograrás. No. Ahora, si nosotros vamos a dejar que la cuestión fácil -como estás ubicando- sea la que nos seduzca, caemos en el otro polo. El Método por eso claramente sitúa, la primera mitad del Método es difícil y la segunda es fácil. Todo el mundo quiere empezar por la segunda (RISAS), por eso no le funciona. Para que fácilmente me surja, mira tan fácil que por eso yo a mi tercer libro, cuarto, yo lo llamé Casualizar,el neologismo de generar casualidades ¿más fácil que una casualidad?, bueno, Generar una casualidad es generar lo más fácil del universo. Uno dice, pero mira lo que pasa en nuestra cultura, cuando tú logras algo por casualidad, “bah (JL HACE UN GESTO DESPRECIATIVO lo has logrado por casualidad. ¡En la India a eso lo nombran como lo divino! Camino de Liláh, el juego de Dios que me envió, por casualidad, lo que yo más quería. Camino de Liláh, cuando algo es por casualidad es sagrado. Ahora, generar la casualidad lleva 6 Pasos para que surja en el Paso 7 y en el Paso 7 surge la casualidad mientras sueño, mientras estoy despierto. Entiendes que la vida se vuelve muy, muy

excitante porque a la vuelta de cualquier esquina está la casualidad. Ahora viene la pregunta típica del Occidente que vuelve a dividir, “¿pero entonces por qué hablamos de Casualidades? Hablemos de causalidades si lo causé yo?. Las dos cosas conviven, el Mago integra. Causó la casualidad. ¿Y por qué la llamo casualidad? Porque lo que nunca jamás voy a saber hasta un minuto antes es cómo se me va a presentar ¿Y lo primero que quiere el occidental qué es? ”¿cómo querés que le haga?¿Entiendes? Tenemos el mundo dado vuelta, por eso al occidental tú le dices algo y en cuánto se quiere poner una

justificación empieza con el cómo, “¿y cómo hago para …

AA: Quiero tu opinión porque en una de mis conferencias ví que causó un cisma cuando, tú sabes que está sumamente dicho en medios, “Sal de tu zona de confort, y yo les dije yo tengo una propuesta; todo lo contrario, entra a tu zona de confort. Bueno ví como se retorcían en el auditorio,

?

No, no.

porque yo lo que he visto es que la gente…es como si a ti te dijera esto, “Da una conferencia”; entra a

tu zona de confort y ahí es dónde surge para mi perspectiva la Magia. JL:Que lindo, que lindo, AA:¡Entra, entra! JL: Que divino. En Magia hay 4 Fuerzas que la Alquimia enseña. La primera de las fuerzas es

entrar en la zona de confort, se llama encenderse, la primera. Después vienen las otras tres, pero si no pasé por ahí, no puedo salir. Yo tengo que decidir cuando entro y yo tengo que decidir cuando salgo.

Si tú te das cuenta desde que empezamos a hablar siempre hay un mismo patrón en lo que vamos

diciendo; el problema es cuando se nos arma la dialéctica, esto sí, esto no, esto es bueno, esto es malo,

este camino es el bueno, este es el malo, qué voy a seguir lo que siento o lo que pienso, cualquiera de esas vías dialécticas. Entrar en la zona de confort es para encenderme yo, cuando yo estoy encendido, que ya estoy interesado, que estoy ahí, que me siento con el carácter que yo me quiero sentir, ahora entro en zona de riesgo. En Magia hay un dicho muy poderoso que es “tengo que entrar en terreno inseguro pero tengo que entrar seguro”. Entro seguro en terreno inseguro. Primero me hago seguro yo, para eso entro en mi zona de confort pero si me quedo en mi zona de confort voy a tener una vida limitada a eso.

¿Qué es entrar en la zona de confort? Con qué me gusto. Ese es el origen de la palabra griega “carisma”. Carisma, que lamentablemente se traduce como el ungido en el sentido de, tal es ungido por tal otro. No, igual que en castellano, el ungido puede ser el ungido por mí mismo. Cuando yo me

gusto ya tengo que salir de la zona de confort, ya estoy ahí ¿Con qué salgo de la zona de confort, qué quiero lograr al gustarme? Ahí doy el paso siguiente. Si yo a mí no me gusto, todavía no tengo el derecho a meter el tema que quiero hablar en la conferencia, no tengo derecho todavía a poner afuera. Al universo le tengo que llevar mi luz. Si yo no le llevo mi luz al universo, le llevo sombras.

Y cuando yo le llevo sombras al universo el universo se defiende de mí. Yo encendido, ahora puedo

hablar del tema. AA: ¡Oh, sublime lo que acabas de decir! JL: Esa es la palabra, es sublime. Te sublimas, técnicamente, lo has dicho perfecto. AA: Es un orgasmo intelectual, emocional, espiritual, lo que acabas de decir. JL: Cuando yo me enciendo, pongo en juego, a veces en los Plenarios el primer rato hasta que

logro, a veces uno logra encenderse antes, pero lo bueno es que uno va siguiendo los pasos y no se miente. Uno tiene claro cuando ya se encendió y cuando todavía no, si lo puedes hacer antes es como

el tenista que cuando sale ya en el primer set apabulla o el boxeador que en el primer round nokea.

Bueno ok. pero lo importante es que yo no pongo en juego el tema hasta que me enciendo yo, entro en terreno inseguro ahora que estoy seguro. Para entrar en tantas culturas originarias una de las cosas que tuve que aprender fue supervivencia. En supervivencia te enseñan cuando el terreno es inseguro pisa seguro. Es lo mismo (RÍE), es lo mismo, cuando el terreno es barroso si yo empiezo a poner el pie me resbala, cuando el terreno es inseguro hay que pisar seguro. Para eso las dos cosas, Cristo da una respuesta universal a esto se llamaba el nisum-nisum;en

la India es el neti-neti, “ni-ni”. Ni seguro, ni inseguro, ninguno de los dos lugares; los dos. Entro

seguro en terreno inseguro. Entro en confort para ir más allá. Si yo lo hago sin mi seguridad interior cuando lo quiero hacer afuera lo que transmito me trae lo similar, atrae lo similar que, también hacia mí haya más des-confort. Si yo lo transmito desde un confort en mí el otro se siente confortable y se arma una muy buena empatía. En forma inversa ¿Qué pasa cuando yo me quedo en la zona de confort? Eso se llama narcisismo y empiezo a que un minuto intereso con lo que digo pero al rato ya, la está pasando divino pero yo no entiendo nada, la está pasando divino pero a mí cada vez me queda más lejos lo que dice. En forma inversa, cuando la persona no se enciende, no se gusta a sí misma me está queriendo vender un producto que él no compró y no funciona porque lo similar atrae a lo similar. Lo mismo que pasa afuera, pasa conmigo.

En magia: camino del Guerrero, camino del Mercader, camino del Sacerdote y camino del Mago. Ese es el orden siempre, primero lo logro en mí: Guerrero, el guerrero es un combate interior; cuando lo logro en mí lo pongo en juego afuera, cuando lo pongo afuera ya hice el puente entre adentro y afuera: pontífice, Sacerdote, hacedor de puentes quiere decir. Ahora efectivamente empieza a funcionar afuera lo que yo puse adentro.

Si yo adentro me entusiasmo con mi producto, con lo que yo quiero lograr, mi psiquismo me

lo compra a mí, me sigue. Si yo, “y, pero no, no lo voy a lograr”, las ideas de las que hablábamos

antes son el origen de eso que tiene la misma raíz etimológica, el ídolo. El ídolo nos da ideas y esas ideas constituyen nuestro mundo interior, nuestro id, que para los latinos el ides el yo AA: De la identidad JL: Es terrible, la identidad. Tenemos una identidad constituida en seguir a ídolos que nos dicen ideas y esto ¿dónde se ancla? En la mitad de la palabra realidad. Nuestra realidad se constituye con ídolos a los que seguimos que nos dicen ideas. Nada impide que a mí psiquismo yo le enseñe que me tome a mí como ídolo. Si efectivamente yo me gusto, yo me enciendo, si efectivamente yo voy a decirle a mi realidad qué es real, qué es posible, qué es imposible, qué es contingente, mi yo me toma a mí de ídolo en lugar de que yo sigo al id. Cuando mi yo me toma a mí de ídolo, qué pasa, algo genial; cómo llamaban los griegos al ego, al yo, “Hecatónquiros ciclópeo”, un cíclope tiene un solo ojo pero tiene cien brazos. “Hecato”, cien; “quiro”, mano. Tiene cien manos, es un gigante tonto, tiene un ojo para ir siempre al mismo lugar, ese es el yo y tiene cien recursos. Y uno dice pero cómo pude terminar otra vez haciendo lo mismo. Ahí está el hecatónquiro, cien manos pero ciclópeo. Yo quiero que trabaje para mí, que sueñe para mí, que encuentre cien soluciones por cuestión. El yo hace eso, el yo encuentra todas las formas para llegar siempre al mismo lugar, como decíamos ¿A qué lugar? Al que trae como patrón de encarnaciones anteriores; yo quiero que use ese mismo talento para lo que yo le diga, que me tome de ídolo a mí. Si yo sigo a mi ídolo interior y no ese me sigue a mí, estoy en contra de todas las religiones. ¿Qué quería Moisés? El gran Mago de la Biblia, el gran Mago del Antiguo Testamento: “no pueden seguir al ídolo; estaba prohibido seguir al ídolo, “uds. son los ídolos, uds. son los hijos de Dios, los elegidos. En esa dialéctica que se juega muy al principio, entre el Génesis, el Éxodo y el Pentateuco, se juegan nuestros primeros pasos en Magia ¿Quién sigue a quién? Yo sigo a algo que en mí está anotado como idolo, me vino de ideas que me dijeron lo que es la realidad, o logro que ese me siga a mí.

Si me sigue a mí, hará Magia; esas son las casualidades y ahí es donde entro en terreno donde

la cuestión se facilita, porque con la misma facilidad con la que antes siempre encontraba el modo de chocar contra la misma pared, ahora va a encontrar los modos para atravesar la pared que yo le indiqué. Lo más interesante ¿qué es? ¡Fun-cio-na!. Te cura de la enfermedad, pasas a estar sano, consigue medios que de otro modo no puede conseguir. Se abren puertas con la misma facilidad con la que antes las cerraba. AA: Cuando te oigo, me quedo José Luis, me surge una pregunta que no puedo dejar de hacer, pareciera que la única diferencia real, patente, operante es la información. JL: Claro, ahí estamos en un punto tremendo, claro que sí. Informar significa eso, significa darle forma a las cosas. Cuando tú informas, ¡es terrible!. Nosotros que la información, la cosa está y nos informamos. No. Generas con la información, es exactamente al revés. In-formar, dar forma a las cosas. Nosotros decimos, “bueno, yo a esto que está ahí, yo te informo: es un vaso”.No, cuando yo te estoy informando lo transformo en vaso. Si viene un chamán,

me dice: “esto no es un vaso”, él va a ver otra cosa ahí ¿Qué va a ver? El va a ver un producto con una energía determinada que a mí me puede servir para determinadas cosas.

A mí me pasó, concretamente en las Culturas Originarias, cuando yo sacaba algo que, para

mí, era una cruz de madera; yo veía ahí una cruz y yo le informaba, porque yo lo saqué para decirles “este es el símbolo …” Y claro, les parece horrible, un tipo muerto -con todo respeto-, torturado ¿Eso es lo que honran uds.?

AA: Esta pregunta está aquí (EL ENTREVISTADOR SEÑALA A SU MÓVIL DONDE TIENE PREGUNTAS PARA REALIZARLE A JL) JL: Ay, no (RISAS) ¡Por Dios! AA: Sí, aquí está … JL: Y eso que no nos pusimos de acuerdo … por lo menos, no en este plano (RÍE) AA: No, no, no hubo acuerdo ¿Por qué se tortura a Cristo? Acá está la pregunta

JL: Cuando yo les mostraba eso, él ahí ¿qué veía? El espíritu de la madera ¿comprendes? Qué le informa a su realidad, ahí lo que encontraron es una cuestión que no es la misma que encuentro yo.

Si yo le informo a mi realidad que lo que estoy es ante un problema, mi psiquismo ya ante el

problema se defiende. Si yo le informo que estoy ante un maestro que me trae una oportunidad, yo le informe de algo distinto … AA: Claro JL: La famosa cuestión de donde deviene la medicina iniciática, la más parecida a ella es la homeopatía, de donde viene la homeopatía, de tomar a la enfermedad como maestro ¿Qué? Informarle a mi realidad que estoy ante un maestro, no ante una enfermedad. Informar es el Paso 3 del Método de la Magia, la forma. Y qué dijimos antes que la gente empieza por la forma, la gente empieza por el cómo ¿De qué forma, cómo querés que haga, cómo voy a, cómo es la forma para lograrlo …? Cuando yo le informo a mi realidad lo que quiero que logre, la forma la encuentra la realidad. Y ahí es donde yo empiezo a tomar … por eso, decíamos, esto no es sólo para generar realidad, yo empiezo a tomar conciencia “ché, esto es en serio” O sea, yo dije algo y el universo responde … AA: Esto se parece a yo soy un Dios … JL: Eh, es de verdad. Yo me comprometí de que en tal lugar, tal día y a tal hora va a estar el sol para la actividad que yo tengo que dar, pero que antes iba a llover. Jugar así al límite y ¡ocurre!. Ocurre en verano, y ocurre en invierno, en todo el mundo. Ahora está registrado, hasta hace unos años, bueno, me tenían que creer; pero ahora en todos lados filman, registran y lo suben inmediatamente, están todos esperando que no me funcione una vez (RISAS) para de esa hacer la gran verdad.

¿Qué quiere decir? Una vez que tú le informas a tu realidad … Claro, después vienen las

dialécticas “Y si yo quiero que haya sol y tú quieres que llueva …” Bueno, eso se responde también, perfecto. Pero lo que quiero que se entienda es que una vez que yo informé a mi realidad y veo que la realidad empieza a tomar la forma que yo le dije, yo empiezo a tomar conciencia de tomar muy en serio que en mí hay un mago, que en mí hay una instancia superior, a la que el universo escucha, a la que el universo le da crédito.

A la larga, hoy, con todo lo que nos creemos que son los avances científicos que a la

humanidad la hicieron avanzar, yo sigo diciendo, tráeme el diario de hoy y tráeme la Biblia, te voy a mostrar que seguimos teniendo los mismos problemas que tenía Salomón con David, los mismos problemas. El humano no resolvió los problemas, tú, los de cada uno, por todo el avance que ha tenido la humanidad. No resolvió un solo problema como humano, porque los problemas como humanos se resuelven de uno en uno, no nos lo resuelve la especie. Al revés, la especie es la cárcel. Bueno, ok. Con todos los avances que hizo la humanidad, a dónde llegamos como gran concepto, como se dice en lógica, a punto de capitoné, punto por el cual atravesamos y llegamos al otro lado. La cuántica con el concepto “efecto observador” ¿Y qué es el efecto observador? Yo le informo al fenómeno. Hasta Kant y Descartes, la idea … -o sea, los kantianos y cartesianos, porque Descartes era Iniciado; otra cosa es lo que hicieron los cartesianos-, pero hasta la ciencia ortodoxa la idea era “Acá está el fenómeno y yo informo”. Viene la cuántica y dice, “Según la expectativa yo le informo al fenómeno lo que tiene que ocurrir y ocurre” Y no se puede entender como si esto tuviera conciencia (JL SEÑALA EL VASO QUE ESTÁ ENCIMA DE LA MESA); y sí la tiene, en un nivel sutil llamado energía todo es consciente, que eso parece obedecer ¿Que significa? Le informamos a la realidad y la realidad tomó

esa forma. O se ve nada más que lo denso, creo que la realidad tiene esa forma y yo le estoy informando al mundo lo que ocurre en lo denso; o lo denso tomó la forma que yo le informe. Ahora, si yo a mi mundo interior no le puedo dar la forma que yo quiero ¿Por qué? Porque estoy convencido -y volvemos a lo de antes- que los caracteres no son los que yo le voy a dar a mi realidad, carácter de posible, carácter de imposible, … AA: Porque no tengo información … JL: Una cosa es sabiduría, otra cosa es conocimiento, otra cosa es información. La información está dentro de lo que hablamos, el conocimiento es la séfira oculta, el Daat, está en el medio del Árbol de la Vida, arriba. Es la séfira más maestra de todas ¿por qué? Porque para informar no sabemos que estamos haciéndolo con conocimientos que se han ocultado en nosotros que nos dicen de antemano prefabricada la realidad. Sabiduría es ReConocer, reconocimiento. Reconocer a qué conocimientos estoy limitando mi realidad: “como no tengo plata, no puedo lograr tal cosa” Ya está. “Necesito plata para hacer posible tal cosa” Ya está, me metí en la cárcel donde lo necesario, lo posible y lo imposible no reconocí que me fue dando de antemano, en un modelo premoldeado. Entonces ¿No necesito plata para eso…? Es que empecemos por el principio de situar que yo, mientras parta de que me digan qué es lo que necesito para algo, estoy sujeto a un conocimiento que me informó. Entonces, mientras no reconozca eso, no puedo reconocer lo que en realidad necesito. Yo digo, pero es verdad que yo necesito plata para comprarme una casa. Sí, está bien, bárbaro ¿Y por qué no te la compras? Y, no me la compro porque no tengo plata. Ok ¿Por qué no tienes plata? Porque no tengo trabajo ¿Y por qué no tienes trabajo? … A dónde voy a llegar, a una línea tan particular, tan sutil que me va a liberar todo lo otro: no tengo trabajo porque en las entrevistas laborales yo me pongo a competir con el tipo que me toma la entrevista … yo no tengo trabajo porque cada vez cuando llega el momento estoy convencido que le van a dar el puesto a otro que tenga … Voy a resolver algo en mí ¡eso era lo necesario!. Yo necesitaba resolver eso para entonces que venga el trabajo, que trae la plata que me permite comprar lo que yo quería comprar ¿Dónde estaba lo necesario? ¿En la plata? No. Estaba en una cuestión de la cual la característica de la realidad que ya estaba planteada de antemano. Ahí uno puedo entender muy bien que esto es una ayuda que le estamos dando al universo, porque yo me liberé de un condicionamiento que ahora me permite enseñarle a otros que cuando no tienen trabajo es porque les falta trabajo; y que cuando no tienen plata no es porque les falta trabajo. Viste como en acupuntura que si te a ti te duele (en un lado de tú cuerpo), te liberan en otro lado del cuerpo. Y tú dices, “no, doctor, me entendió mal”. Y te dice, no, no, es aquí donde te duele porque está bloqueado esto otro. Esto es lo que está bloqueado “no tengo plata”, pero me duele porque está bloqueado esto otro. Yo necesito aprender en la entrevista laboral, o en la empresa o en donde sea …

AA: Dónde está … JL: Tal carácter en mí, tal característica quiero tener ahí. Y cuando yo lo logro, se arma la línea de energía que conecta con dinero. Ahora ¿Qué era lo necesario, lo posible y lo imposible? No estaba afuera, eso que estaba afuera, y que me informaron “para comprar la casa necesitas plata”; en realidad era, para comprar la casa necesito seguridad en mí mismo. Y eso depende de mí, lo llevé al mundo sutil; cuando en el mundo sutil lo resuelvo, el mundo denso obedece. Ley de Magia: lo sutil rige sobre lo denso; segunda Ley de Magia, pero lo interno rige sobre lo externo; tercera Ley de Magia, lo psíquico rige sobre lo energético que regirá sobre lo físico. Vuelvo a ubicar que en mi mundo interior es donde yo tengo que lograr resolver, avanzar. Y para eso volvemos a las primeras cuestiones: carácter en las tres vertientes. Y entonces esto va adquiriendo una consistencia.

PARTE 4 AA: Oye José Luis, una última pregunta

en

esta dirección porque esto se antoja para no

acabar ¿no? JL:Esto es un inicio (RISAS) AA: Si la diferencia es de información que uno tiene, porque cualquiera que esté viendo esto, lo digo con todo respeto, podría decir, "ya me perdí, ya no sé". Bueno, vuelvelo a ver. JL: Ok AA: Pero la gran sorpresa es, siendo un conocimiento de tanto valor ¿Por qué tan pocos lo saben? Y al mismo lo tiempo te pregunto, por qué en el Ocultismo, no sé si estoy en lo correcto aquí, la filosofía oculta, yo le preguntaba a una amiga que sabe mucho de esto, por qué algunos saben y otros no, por qué esto no se multiplica. Tú has hecho un trabajo admirable para hacer eso por el mundo!!! JL: ¡Muchas gracias! Primero, muchas gracias. Porque sinceramente cuando uno entiende que está hablando de grandes cosas que antes implicaban inclusive, a mí me implicaron centenares de

viajes para llegar a entender algunas cosas que ahora en un rato, en una entrevista, podemos dar fe que funcionan. Empecemos por el principio, la gente empieza y dice “me perdí, bueno, todo el mundo quiere encontrarse pero teme perderse (RÍE). El único modo de encontrarse es primero perderse. Todos queremos encontrarnos, pero cuando tú dices “me perdíparece que es un problema. No hay Iniciación que primero no haga eso:

te perdiste, ahora te puedes encontrar. Si tú vas a mantenerte con las seguridades del yo previas entonces no es iniciación, no estás yendo más allá del yo. Yo puedo ahorrarte un montón de tiempo pero no puedo ahorrarte los pasos. En toda cultura iniciática, cuando yo entro me pierdo de entrada, no entiendo nada, esto es todo al revés… AA: El famoso laberinto… JL: ¡Claro! Pero ese es el modo en que el yo tenga que ir más allá, tenga que ir a buscar el ídolo precisamente en otro lugar y no que yo tome de ídolo a mi yo. Cuando yo iba a los primeros viajes, bueno más aún siendo argentino obviamente, yo iba a enseñar, yo iba a contarles cómo es la

No me perdía, entonces me cerraban las puertas. Cuando

realidad, porque yo sé la ciencia, eh

empecé a perderme, es cuando me empecé a encontrar. Entonces, primero: si en esta entrevista, ocurre la idea de “me he perdido”; todo lo que has encontrado es lo que te permitió perder certezas y viniste a encontrar algo que no tenías, sino ¿para qué la escuchaste? Entonces, no es un problema, volvemos a las dialécticas, no es un problema perderse, el problema está en creer que es un problema perderse. Segundo: cuando de esto, lo que entendemos es que “me he perdido porque he encontrado cosas que no son las que mi yo puede creer que yo entiendo o que eran las que entendía previamente”, estoy en un encuentro no sólo en una pérdida, por eso es fundamental entender que todos queremos encontrarnos pero aborrecemos perdernos, pues el único modo de encontrarnos

primero es perdernos. No hay que tener miedo al respecto. Cristo decía en Tomás, como decíamos antes la otra vez, “el que persigue algo tiene que perseguirlo hasta el final y se turbará, y sólo cuando se haya turbado conocerá el reino”. No te está diciendo que no te pierdas, tiene que seguir hasta el final y te advierte “te vas a turbar”, pero el que continúa después de turbarse, ése conoce el reino! El reino es generar la realidad que quieras. Que yo reine sobre mi realidad. Bueno, a partir de eso uno puede entender, las cosas éstas están ocultas y por qué. Porque si esto te es dado, abierto, masivamente, para todos por igual, ya no es camino interior, entonces te es dado como información, si te es dado como información, te he moldeado el yo con eso, entonces ya no es iniciático, no tiene poder.

yo he estado

en la India, en Egipto, en Japón, en las culturas chamánicas, siempre hay algo que a mí me rompía la cabeza de entrada, por ejemplo: tú estás en una montaña, gigante, todo espacio; pero para entrar al lugar Sagrado, esa puertita es! (RÍE AA:¿Pasa nada más uno?

El poder en juego es que lo alcance de uno en uno, por eso es un Camino. Mira

JL: De uno en uno. Y con el equipaje hay que ver si pasas. De uno en uno. El Camino de la Iniciación, es de uno en uno. Si yo te lo doy, yo te puedo dar toda la información, de hecho yo lo hago, pero cuando tú reconoces en lo que quieres generar en tu vida cotidiana, que ahora hay que usar tal o cual cosa, ahí es cuando tú lo has desocultado. No está oculto porque te lo oculten, esto es como Fulcanelli y el misterio de las catedrales, toda la historia oculta de Cristo no está oculta, está en las catedrales codificada, pero la gente ve de antemano hipnotizada y no ve lo que le está mostrando: ve a Cristo con una mujer embarazada al lado, María la madre. Pero ¿Cómo Cristo va a estar con la madre embarazada al lado? ¿No ves que no? (se ríe!) Toda la historia está ahí, está bien contada. Ok, Qué quiero que se entienda ¿Por qué está oculto? Porque los que estamos ocultos somos nosotros. Por eso el Camino se llama Ocultismo, qué es ir a estudiar lo que está oculto desocultándose. Si yo soy, supongamos “racionalista” quiere decir que quiero usar el raciocinio. Ocultista, que quiero usar lo oculto, no quiero mantenerlo oculto, lo quiero usar, yo quiero apropiarme de eso, pero yo no voy a poder desocultar qué patrones rigen sobre una cuestión si yo estoy oculto debajo de esos patrones. ¿Qué patrones? Qué es necesario, qué es posible, qué es imposible, qué es contingente, cuál es el carácter mío. Yo estoy oculto debajo de todo eso, en la medida en que yo quiero desocultar de la situación lo tengo que hacer desocultándome yo. Entonces entendamos, es cierto, Cristo hablaba con un lenguaje oculto para los que no estaban en el camino. Esto está en la canónica, ni siquiera está en la biblia apócrifa. Esto se los dice abiertamente, a los discípulos se los dice “A vosotros les hablo para que comprendais, a los demás para que aunque escuchen no entiendan” ¿Ves? si no inician el camino, él los entiende como ocultos a ellos, y al estar oculto les queda oculto aunque les esté diciendo lo mismo; ahora ¿Cristo decidía a quiénes sí y a quiénes no? Los que decidían eran quienes con eso se acercaban a tener que desocultarse. Ahí es donde empieza ese juego de que para desocultar algo, voy a descubrir que lo que me lo oculta está en lo interno. AA: El maestro le va a enseñar a aquel que esté en una evolución tal en donde pueda haber una conexión, si no, no. JL: Yo puedo decirlo con claridad: es que si no, no conecta con el maestro en él, que es el que le va a enseñar. No conecta con el maestro en él, lo va a haber desde afuera. Yo puedo decir la misma cuestión y a algunos les incita a entrar y a otros como decías antes: “ay me resulta complicado”, pero por la misma cuestión algunos entraron y otros no ¿La cuestión es la oculta? O lo que está ocurriendo es que algo en ti te oculta eso. Y entonces estás ante la oportunidad de desocultarte. Mira, hay una purana, un cuento en la India que es de la Lilah, los juegos de las casualidades que te envía Dios: ante un mismo templo o un mismo lugar de conocimiento oculto ¿A quién se le permitía entrar? Según la descripción que hacía: “Es terrorífico! ah! es espantoso”. A ése no se le permitía entrar. Otro ante eso mismo veía “Oh! esto es un enigma fantástico!Ese puede entrar ¿Dónde estaba lo que le mantenía oculto entrar o no al templo de Lilah? En el templo? Algunos veían en eso una cuestión, otros informaban algo con lo cual le mantenía oculto. No es un problema que la Enseñanza tenga que ser de uno en uno, ¿por qué? Porque hay que entender que nos encarnamos para dejar de encarnarnos. El motivo de nuestra encarnación es dejar de encarnarnos, y no tiene sentido pretender que yo voy a dejar de encarnarme por cuestiones que están afuera mío. Lo que hace que yo me vuelva a encarnar es lo que no desoculte de mí, de ese patrón del que me tengo que liberar. Insisto, es anecdótico en principio que el patrón sea tú eres gordo yo soy flaco, tú eres bueno y yo soy malo, nos tenemos que liberar de un patrón que rige sobre nosotros. Ese patrón está oculto en nosotros y nos oculta a nosotros, es un mismo juego. Ahora bien, ese juego moebiano: cuando yo me desencarno, no hay algo externo por lo cual yo no pueda seguir hacia el plano que quiero seguir y no volver a encarnarme. Mira, hay una pregunta que es central ¿De dónde venimos y adónde vamos? Lo vemos en cada situación, ¡esto es genial! En cada situación ves que la persona viene de la misma cuestión, la

misma falla, el mismo carácter y llega a darse la cabeza contra lo mismo, ok ¿Por qué necesitamos encarnarnos? ¿Cuál es el plano al que vamos después de encarnarnos? El mismo del cual venimos. Antes de encarnarnos estamos en un plano idéntico al que vamos después de desencarnarnos. Esto es todo el Bardo Thodol, el Popol Vuh, todo esto está. Ese plano es el mismo que visitas todas las noches en los sueños. Ahora bien, yo en los sueños voy a un mismo lugar en el que me informo e informo qué conciencia tengo comparado al que se encarnó. El día que te encarnaste es el modelo terminado de las

encarnaciones anteriores, pero es el más tonto de esta encarnación, es el que empezó el colegio el que menos sabe, el más impávido. Ok ¿Qué pasa en los sueños? Cuando yo estoy en un sueño yo me creo que todo lo que es un problema y todo lo que se me oculta que yo quiero alcanzar y no puedo está afuera, cuando me despierto del sueño ¿qué descubro? Todo eso era una realidad mental, mi mente no sabe diferenciar. ¿Cuál es el plano en el cual nos tenemos que comprometer para resolver eso? Este plano es el plano en el cual lo que yo no reconozca en mí no lo puedo resolver afuera. En cambio en el sueño, cuando no reconozco en mí el problema ¿qué hago? Me despierto. Despertarse es sinónimo de encarnarse, ir a un plano más denso para que me moleste lo que no resuelvo, porque en el plano astral, lo que no resuelves no lo puedes resolver, por eso nos tenemos que encarnar. El plano astral se genera con pensamientos. Es como un sueño: piensas en algo, se presenta y cuando no lo puedes pensar, te despiertas sobresaltado: “¡Ay no encuentro la solución! ¡me están persiguiendo!Te despiertas, pero no lo pudiste solucionar ahí. Ahora, ¿dónde está el motivo por el cual no lo puedes solucionar que te perseguía la víbora de diez cabezas en el sueño? Lo que oculta el motivo no está en donde tú crees que está, está en tí y te encarnas para precisamente, el monstruo de

las

diez cabezas, a ése encontrar en mí que es lo que no me permite ante eso dar una respuesta, mientras que yo creo que hay motivos afuera que me ocultan la posibilidad de dar una respuesta. Si lo entendemos así, entendemos la vida cotidiana con un sentido total, lo que tenemos que resolver en nuestra vida cotidiana es lo mismo que tenemos que resolver por lo cual estamos en la vida cotidiana, estamos encarnados. Pero resolverlo significa: no, ahora conseguiste lo que te dijeron que necesitabas para hacer posible lo que te dijeron que era posible; por eso resolver es la antesala para disolver; volver a ver el sol, resolver para yo decirle al sol: di-solver. Yo decirle al sol lo que quiero ver: quiero ver al sol y que éste se presente. Cuando yo logro la realidad que yo quiero, no logré resolver lo que era imposible porque me dijeron que yo tenía que hacer posible tal cosa y que era posible tal otra cosa, ¿qué está ocurriendo? Conmigo ocurre algo muy poderoso: empiezo a tener conciencia, no de que ay, encontré la solución, encontré lo necesario para lo que yo quería lograr y era posible lograr de acuerdo a lo que me dijeron. Yo puedo decidir qué es posible y qué es imposible, esa decisión en juego impide que algo me oculte realidades afuera porque cualquier cuestión que para mí creo que está oculta la entrada por donde entrar al resultado que quiero, en mí es donde están los motivos por los cuales eso se me hace imposible. AA: Por eso tú decías en alguna entrevista, y me llamó la atención para cerrar ésta, que Jesús jamás dijo "Tu fe te ha salvado". JL: Nunca, Cristo no hablaba de fe. Y volvemos a ese punto central. Cristo hablaba de "Emunah" que los griegos tradujeron como "Pistis". Si a Cristo le hablas de fe, no entiende de qué le estás hablando. La Emunah significa el origen de la palabra "Amén", cuando tú terminas de decir algo tiene que ser "¡Lo emano!" Eso significa Emunah. Si yo estoy diciendo: "bueno en realidad el mundo no me va a decir a mí lo que es posible, imposible, pero vamos que ahora no tengo el dinero con el cual lograr tal cosa y tengo que ir a trabajar para lograrlo."Alguien me dijo, yo no lo emano. Emunah significa "Emanar" y emanar la realidad es la garantía de que yo estoy decidiendo cuál es la realidad. Lo que Cristo le dijo a la hemorroisa, no era "Tu fe te ha salvado". Es "Tu firmeza te ha dado vida". ¡Mira qué distinto! ¡Mira qué distinto! La fe es hacia afuera y es ciega, si yo busco en mí emanar, yo voy a tener que en mí tener el carácter con las palabras, para la característica que yo

diez cabezas llamado la factura del gas que hay que pagar, la factura de la luz que hay que pagar

quiero alcanzar de realidad. Lo otro en juego es suponer que la realidad está ahí afuera, y que la realidad me emana a mí lo que es posible o no. Ese juego es la anti-Iniciación, la iniciación es emanar

la realidad haciéndola posible en mí. Se hace en 11 Pasos.

AA: ¡Qué hermoso! JL: Y lo que hoy hemos hablado creo que por lo menos abre por todas la vías para que por algún agujero que le haya gustado pueda ingresar. AA: Seguro. Creo que alguien emanó esto, y lo quiero repetir es aquí mi queridísimo amigo Carlos Pereira, discípulo tuyo de una manera muy importante porque hace más de un año y medio, Carlos Pereira estaba deseando este encuentro, él es el que ha hecho posible… JL: A pura Magia, ¡eh! Yo no tenía que estar aquí hoy, yo hoy tenía que estar en Barcelona

(RÍE). Supuestamente, todos los años, a esta altura, yo estoy en Barcelona, si yo hubiera venido a México este año cuando tenía que venir, fue justo el momento del seismo, el terremoto. Mira cómo el

entramado te va protegiendo, y te dice a qué lugar

Me abrió el camino de que había que ir allá,

ahora aquí, y ahora aquí está entrevista. AA: Yo no tenía lugar para entrevistarte, y anoche soñé que iba a ser aquí. JL:¡Oh, por dios! AA: Irresponsablemente no lo preparé, pero había una sensación de certeza, porque aquí hubieron varias entrevistas. JL: Claro, claro. Carácter ¿ves? ¡El carácter! AA: Yo voy a entrevistarlo ahí. Y cuando llegué dije ¿Está libre la sala? Sí. Y dije: "¡Ya

sabía!". Y de verdad también quiero agradecer a dos grandes seres humanos: George y Homero pues los que han creado Filmation que hoy han creado esta entrevista, y además de verdad son seres extraordinarios que se acoplaron a las posibilidades Jl: Gracias y gracias.

y hay un ser humano que ha creado también magia en mi vida, y está aquí presente, un

empresario muy importante en México, José Luis Molatinos. JL:¡Aja! AA: Gracias por estar aquí, es un ser humano fuera de serie. Y bueno, espero que hayan

disfrutado esta conversación, y de verdad yo sé que en algunos momentos que se hizo desafiante, qué bendición que gracias a la tecnología, puedas volverlo a regresar y lo puedas volver a escuchar, porque charlar con José Luis Parise es un a bendición. Que de verdad tengan en esta charla un alimento espiritual y si les gustó, simplemente hacer click en el botón compartir, conozcan la Escuela de José Luis en "edipo.org"; es un organismo, esta escuela de Iniciación y Psicoanálisis y Ocultismo de verdad, con temas que empecé hoy muy misteriosos, y en la manera en que hemos visto que José Luis los explicas, hace que el mapa empiece

a ser ¡primero apasionante! Empiece a ser sumamente interesante y luego descubrir la maravilla de ir entendiendo más de qué se trata esto, esto llamado Vida. ¡Hasta muy pronto!.

AA:

*** Transcriptores ​ : Ariel Esteban Rosas Fidalgo, Pilar Acevedo, Lía Gabriela González, Marc Beltrán,

***

Transcriptores: Ariel Esteban Rosas Fidalgo, Pilar Acevedo, Lía Gabriela González, Marc Beltrán, María Carolina Gómez, Mary Carmen Medina, Paula Cabral, Pepa Barral. Revisióny Diseño: Pepa Barral González Gestor de proyecto: Ramsés Narciso Cabrera Olivares. Coordinador: Javier Derderyan

Pepa Barral González Gestor de proyecto ​ : Ramsés Narciso Cabrera Olivares. Coordinador ​ : Javier