Sei sulla pagina 1di 6

Trabajo y ruido

Trabajo y ruido Dr. Flavio Plascencia Galindo Médico Ocupacional La diversidad del proceso de producción, los

Dr. Flavio Plascencia Galindo Médico Ocupacional

La diversidad del proceso de producción, los más variados agentes presentes en los ambientes

laborales y los diferentes equipos llevan a riesgos ambientales-ocupacionales que difieren entre

sí, con características de intensidad, duración y aspecto, no solamente entre las industrias, sino

también dentro de una misma industria, la exposición a los riesgos ocupacionales puede ocasionar pérdida en la calidad y desempeño del trabajador, y determina su comportamiento, su calidad de vida y salud, incluyendo los acontecimientos por enfermedad y accidentes de trabajo. El ambiente de trabajo adecuado es uno de los más importantes aspectos que deben

ser estudiados por las empresas, las acciones empresariales deben estar encaminadas a mejorar

el ambiente de trabajo y el desempeño de los trabajadores.

Los factores de riesgo son agentes de naturaleza física, química, biológica o aquellas resultantes de la interacción entre el trabajador y su ambiente laboral, tales como psicológicos y ergonómicos que pueden causar daños a la salud, entre los factores físicos está determinado el ruido, este es uno de los riesgos ambientales que se observa como más predominante en el sector industrial, pero antes de adentrarnos en este importante riesgo debemos describir conceptos muy puntuales sobre el tema:

Sonido: es un movimiento ondulatorio con una intensidad y frecuencia determinada que se transmite en un medio elástico como el aire, agua o gas, estos generan una vibración acústica capaz de producir una sensación auditiva. La intensidad del sonido corresponde a la amplitud de la vibración acústica, la cual es medida en decibeles (dB), la Frecuencia indica el número de ciclos por unidad de tiempo que tiene una onda.(c.p.s. o Hertzios - Hz).

Ruido: es un sonido inarticulado o confuso que suele causar una sensación auditiva

desagradable, en el área de las telecomunicaciones, la definición de ruido es una perturbación

o una señal anómala que se produce en un sistema de telecomunicación, que perjudica la

transmisión y que impide que la información llegue con claridad. Esta palabra también se utiliza para referirse a un alboroto, de igual manera, este término hace referencia al revuelo o extrañeza que provoca algo. Procede del latín rugĭtus.

Traumatismo acústico: Es el resultado de la acción de un mecanismo sonoro sobre el ser humano causándole alteraciones en uno o varios sistemas, principalmente en el oído interno.

Sordera profesional: Es la pérdida de audición irreversible de diferente grado causada por la exposición al ruido durante el ejercicio de la profesión.

Audiometría. Es la prueba básica para conocer la audición de la persona.

La escala de medición de intensidades de ruido resulta muy difícil de manejar, por lo que se utiliza una escala especial con una unidad llamada decibelio (dB), comprende desde la intensidad mínima (0 dB) que puede producir una sensación auditiva en nuestros oídos, hasta la intensidad máxima (140 dB) a partir de la cual la sensación auditiva se convierte en una sensación muy dolorosa en nuestros oídos, en esta escala, las grandes variaciones de intensidad se reflejan como pequeñas variaciones numéricas.

En la clasificación de los tipos de ruidos, pueden destacar los principales: el ruido continuo:

En la clasificación de los tipos de ruidos, pueden destacar los principales: el ruido continuo: se produce por maquinaria que opera del mismo modo sin interrupción, por ejemplo, ventiladores, bombas y equipos de proceso; ruido intermitente: cuando la maquinaria opera en ciclos, o cuando pasan vehículos aislados o aviones, el nivel de ruido aumenta y disminuye rápidamente. Para cada ciclo de una fuente de ruido de maquinaria, el nivel de ruido puede medirse simplemente como un ruido continuo; ruido impulsivo: es el caso del ruido de impactos o explosiones, por ejemplo de un martinete, troqueladora o pistola. Es breve y abrupto, y su efecto sorprendente causa mayor molestia que la esperada a partir de una simple medida del nivel de presión sonora; ruido de baja frecuencia: posee una energía acústica significante en el margen de frecuencias de 8 a 100 Hz, típico en motores diésel de trenes, barcos y plantas de energía; ruido tonal: frecuentemente en máquinas rotativas, como motores, cajas de cambios, ventiladores y bombas, se producen desequilibrios o impactos repetidos causando vibraciones que, transmitidas al aire, pueden ser oídas como tonos.

La hipoacusia es una patología relacionada con el trabajo que en nuestros días ha adquirido una importancia capital y la sordera profesional permanece todavía como una enfermedad de actualidad, a pesar de todas las tecnologías y normativa de que disponemos para prevenir su aparición, la sordera inducida por ruido es compleja ya que se desarrolla lentamente y se diagnostica cuando el daño ya es irreversible, el aislamiento social y la limitación de la eficacia en el trabajo son los resultados de esta dolencia, es importante señalar que la pérdida de la capacidad auditiva es la causa de cerca de un tercio de las enfermedades relacionadas con el trabajo, esta es una enfermedad profesional irreversible y bilateral que además supone una gran pérdida de calidad de vida en el ámbito personal y social. Su importancia viene dada por el hecho de que un 40% de los trabajadores expuestos a niveles de ruidos superiores a 90 dB a los 65 años habrán sufrido pérdida de audición, de los cuales alguno tendrá sordera severa, pero además de la sordera, el ruido provoca efectos sobre otros sistemas del organismo como aumento del estrés o la fatiga que, junto a las limitaciones comunicativas, pueden ser causa a su vez de accidentes laborales, gran parte de la presencia de niveles de ruido elevados en las actividades laborales se deben a la falta de conciencia social, tanto de la existencia del mismo como de los daños que pueden provocar en la salud, los daños causados por el ruido no sólo tienen que ver con el nivel sonoro sino también con la duración a la exposición.

Pero cómo oímos, los mecanismos a través de los cuales el sonido que ha sido generado en alguna fuente sonora, aparece en el medio ambiente y puede llegar al cerebro son muy complejos, el sonido generado en un punto del medio donde vivimos o trabajamos se compone de un conjunto de ondas de diferentes frecuencias e intensidades que circulan desde el punto inicial hasta nuestro cuerpo que las capta a través de dos órganos preparados para esta función, estos son los oídos y unas vías nerviosas especializadas que trasmiten la información hasta el cerebro, pero también el sonido se puede transmitir por los sistemas óseos del cráneo. El pabellón auditivo capta el flujo de ondas acústicas que las concentra en el conducto auditivo externo y una vez impactadas en la membrana timpánica, ésta sufre un cambio en forma de oscilación, de la misma manera como lo hace la membrana del tambor al ser estimulada por los palillos esta oscilación crea un movimiento en la cadena de huesecillos de la caja timpánica, el martillo, el yunque y el estribo, los cuales están articulados entre sí y el primero de ellos

íntimamente adherido a la membrana timpánica. Estos micro-movimientos están regulados por dos tendones, el músculo del martillo y el tendón del estribo, que amortiguan los sonidos de intensidad elevada, de manera que son un mecanismo de protección del oído interno, muy

sensible éste a los sonidos de intensidad alta, el estribo tiene una pequeña platina que se adapta

a la ventana oval, límite interno del oído medio, el movimiento de esta platina hace ondular el

líquido que ocupa el oído interno, creándose una onda en este medio. Esta oscilación llega por el conducto del caracol a hacer ondular una membrana en la cual se asientan las células sensoriales del oído, una vez estimuladas cada una de estas células sensoriales las neuronas envían la información hacia el sistema nervioso central, haciendo también conexiones con el otro lado (izquierdo-derecho), este itinerario de las ondas acústicas por el oído no es más que un sistema receptor de sonidos y la información que llega al cerebro debe ser decodificada, es decir, la persona debe entender lo que oye, función que se aprende en los primeros años de la vida.

Efectos

La exposición al ruido puede provocar a los trabajadores diferentes respuestas de orden auditivo

y extra-auditivo, esto dependerá de las características del riesgo y de la exposición del individuo,

son defectos auditivos reconocidos el zumbido de pitch agudo, el desplazamiento temporal del umbral de audición, y el desplazamiento permanente del umbral de audición trauma acústico agudo y crónico; son efectos extra-auditivos disturbios en el cerebro y en el sistema nervioso, circulatorio, digestivo, endocrino, inmunológico, vestíbulo coclear, muscular, en las funciones sexuales y reproductivas, en el psiquismo, en el sueño, la comunicación y en el desempeño de tareas físicas y mentales, además la exposición al ruido puede ocasionar efectos negativos a la salud como stress, irritabilidad, hipertensión arterial y puede estar asociado a otras situaciones de riesgo, las personas también puede perder el apetito, ser víctima de aerofagia (deglución de aire), de insomnio, de disturbios circulatorios-respiratorios y pueden adelgazar.

Efectos auditivos. La sordera profesional es el efecto más conocido del ruido excesivo sobre el hombre, este evento depende de características ligadas al hombre, al medio y al agente agresor, las pérdidas auditivas causadas por el ruido excesivo pueden ser divididas en tres tipos:

Trauma acústico: que es la pérdida repentina, causada por la perforación del tímpano, acompañada o no de la desarticulación de los huesecillos del oído medio.

Sordera temporaria: también conocida como cambio temporario del umbral audición, ocurre después de una exposición a un ruido intenso, por un corto período de tiempo.

Sordera permanente: que es la exposición repetida, cotidianamente, a un ruido excesivo, que puede llevar al individuo a una sordera permanente. Cuando esta exposición ocurre durante el trabajo, la pérdida auditiva recibe el nombre de Sordera Profesional.

También existen algunos estadíos o variantes que la función auditiva suele ser afectada y estos

son:

Adaptación auditiva: el ruido, al llegar al sistema auditivo, pone en marcha mecanismos a nivel del oído medio para proteger las células sensoriales del oído interno, es un reflejo que tarda unos 100 milisegundos para aparecer y por tanto no protege de los ruidos impulsivos, además, los tonos por encima de los 4000 Hz quedan al margen de este reflejo.

Fatiga auditiva: se define como un descenso transitorio de la capacidad auditiva, no hay lesión orgánica y la audición se recupera después de un tiempo de reposo sonoro, el cansancio auditivo afecta principalmente a las frecuencias próximas a las del ruido agresor, la recuperación del umbral de audición puede tardar unas horas y dependerá de la intensidad del ruido recibido, del tiempo de exposición y de las frecuencias afectadas.

Efecto enmascarador: Es el efecto fisiológico por el cual vemos disminuida la capacidad perceptiva de un sonido a causa de presencia simultánea de otros sonidos o ruidos, normalmente el espectro de frecuencias del sonido de la voz humana se sitúa entre 200 y 6000 Hz con una intensidad variable entre 20 y 70 decibelios.

Esta competencia entre el sonido deseado y el que no lo es, siempre tiene resultados perjudiciales en la comunicación oral, en el ámbito laboral esto representa la disminución de la seguridad laboral puesto que el trabajador recibe con dificultad el aviso de un posible peligro. Disminuyen las oportunidades de formación del trabajador ya que la comunicación oral queda parcialmente afectada. Obliga al trabajador inmerso en este ambiente a utilizar una intensidad vocal alta, realizando un sobreesfuerzo vocal que favorece la aparición de las disfonías disfuncionales, enfermedad frecuente en los docentes.

disfuncionales, enfermedad frecuente en los docentes. Tabla de déficit auditivo según grado de hipoacusia.

Tabla de déficit auditivo según grado de hipoacusia.

Efecto Circulatorio

Las reacciones del ruido en el sistema circulatorio ocurren sobre los vasos sanguíneos, aconteciendo la reducción de su diámetro (vasoconstricción) y sobre el corazón, que puede latir rápidamente (taquicardia) y más fuerte, lo que puede parecer ser consecuencia de un estímulo glandular (aumento de catecolaminas). Como reacción a la vasoconstricción aparecen alteraciones en la presión arterial que representan una acción compensatoria del corazón. Individuos expuestos a situaciones de ruido intenso y prolongado presentan mayor prevalencia de hipertensión arterial sistémica, así como aumento de la frecuencia cardíaca y enfermedades cardiovasculares, el organismo humano se prepara para responder a un deseo o situación de miedo, frente a una tensión, activando glándulas que liberan hormonas, aumentando la adrenalina. Trabajadores de metalúrgicas ruidosas tienen una incidencia relativamente grande de alteraciones cardiovasculares, como bradicardia, conforme al National Institute of Ocupational Safety Health (NIOSH).

Efecto Respiratorio

A pesar de las escasas comprobaciones e investigaciones científicas, las alteraciones del sistema nervioso central en trabajadores expuestos al ruido de baja frecuencia (RBF, <500 Hz, incluyendo infrasonidos) fueron observados por primera vez hace 25 años, en técnicos de aeronaves. Al mismo tiempo, se identificaron también patologías respiratorias en los mismos trabajadores, más tarde reproducidas en modelos animales con sobreexposición al ruido de baja frecuencia. Actualmente, la enfermedad vibro acústica se define como una patología sistémica causada por exposición excesiva al ruido de baja frecuencia, en individuos expuestos al ruido en el trabajo, las quejas crónicas aparecen en los primeros 4 años de actividad y, en esta fase, reducen o desaparecen los síntomas cuando vuelven de vacaciones o son retirados de su local de trabajo por otros motivos. Con la exposición prolongada, podrán surgir situaciones más graves, como

derrames pleurales, insuficiencia respiratoria, fibrosis pulmonar y carcinomas del aparato respiratorio.

Efecto Gastrointestinal

Existen evidencias que en el sistema digestivo se presenta reducción de secreción gástrica y de saliva lo que causa cierta disminución de la velocidad de la digestión, la exposición más prolongada puede llevar a alteraciones de la función intestinal y cardiovascular hasta lesiones en los tejidos de los riñones y del hígado. La disminución de la resistencia a enfermedades infecciosas y perturbaciones en la función reproductora ha sido descrita en la literatura.

Efecto Neurológico

Hay mayor incidencia de problemas circulatorios y neurológicos entre los trabajadores metalúrgicos que trabajan en ambientes ruidosos, cuando son comparados con otros grupos que trabajan en locales menos ruidosos, exámenes neurológicos a tejedores italianos expuestos diariamente al ruido intenso muestran reflejos hiperactivos y, en algunos pocos casos, muestran un trazado electroencefalográfico de no sincronización, semejante a aquellos encontrados en las alteraciones de personalidad.

Efecto Psíquico

Hay quejas de irritabilidad, fatiga y dificultad de adaptación están incluidos también, conflictos sociales entre los trabajadores expuestos al ruido, evidencias reales de alteraciones psíquicas causadas por el ruido que todavía carecen de estudios más detallados y prolongados, hay alteraciones en el estado de ánimo y afectividad, dado que el trabajador deberá aumentar su nivel de concentración, aumentando la fatiga.

Efectos en la Comunicación

Es conocido que la comunicación es una de las principales herramientas que se tiene para el éxito en la realización del trabajo en varios locales, la eficacia de una buena comunicación está íntimamente ligada al suceso en la ejecución del trabajo. Entre las diferentes formas de comunicación encontramos la oral, la cual ha sido una de las más afectadas con la exposición excesiva al ruido. Uno de los efectos del ruido es su influencia negativa en la comunicación oral, el ruido intenso provoca el enmascaramiento de la voz, los sonidos en las frecuencias de 500, 1000 e 2000 Hz. son los que más interfieren en la comunicación, este tipo de interferencia incomoda la ejecución y el entendimiento de órdenes verbales, la emisión de avisos de alerta o/y peligro. Paralelamente, el ruido puede disminuir la eficiencia de las comunicaciones por la conversación de teléfono, radio, etc. Se sabe también que el número de accidentes en la industria aumenta con el nivel de ruido, justamente por la disminución de la eficiencia en las comunicaciones.

Normativa ecuatoriana de protección al ruido

El Decreto Ejecutivo 2393 Reglamento de Seguridad y Salud de los Trabajadores y Mejoramiento del Medio Ambiente de Trabajo entre sus principales puntos menciona en su artículo 55.

El anclaje de máquinas y aparatos que produzcan ruidos o vibraciones se efectuará con las técnicas que permitan lograr su óptimo equilibrio estático y dinámico, aislamiento de la estructura o empleo de soportes anti vibratorios.

Las máquinas que produzcan ruidos o vibraciones se ubicarán en recintos aislados si el proceso de fabricación lo permite, y serán objeto de un programa de mantenimiento adecuado que aminore en lo posible la emisión de tales contaminantes físicos.

Se prohíbe instalar máquinas o aparatos que produzcan ruidos o vibraciones, adosados a paredes o columnas excluyéndose los dispositivos de alarma o señales acústicas.

Se fija como límite máximo de presión sonora el de 85 decibeles escala A del sonómetro, medidos en el lugar en donde el trabajador mantiene habitualmente la cabeza, para el caso de

ruido continuo con 8 horas de trabajo. No obstante, los puestos de trabajo que demanden fundamentalmente actividad intelectual, o tarea de regulación o de vigilancia, concentración o cálculo, no excederán de 70 decibeles de ruido.

Para el caso de ruido continuo, los niveles sonoros, medidos en decibeles con el filtro "A" en posición lenta, que se permitirán, estarán relacionados con el tiempo de exposición según la siguiente tabla:

Nivel sonoro dB (A-lento)

Tiempo de exposición / por jornada/hora

85

8

90

4

95

2

100

1

110

0.25

115

0.125

Los distintos niveles sonoros y sus correspondientes tiempos de exposición permitidos señalados, corresponden a exposiciones continuas equivalentes en que la dosis de ruido diaria (D) es igual a 1.

En el caso de exposición intermitente a ruido continuo, debe considerarse el efecto combinado

de aquellos niveles sonoros que son iguales o que excedan de 85 dB (A). Para tal efecto la Dosis de Ruido Diaria (D) se calcula de acuerdo a la siguiente fórmula y no debe ser mayor de 1:

D

=

C1

+

C2

+

Cn

 

T1

T2

Tn

C

= Tiempo total de exposición a un nivel sonoro específico.

T

= Tiempo total permitido a ese nivel.

 

En ningún caso se permitirá sobrepasar el nivel de 115 dB (A) cualquiera que sea el tipo de trabajo.