Sei sulla pagina 1di 12

Allanamiento a estudios contables y/o jurídicos

Rodriguez Esquius, Graciela I.

En los últimos meses estamos transitando por la proliferación de esta medida en estudios
contables y/o jurídicos como así también escribanías, tanto de Capital Federal como del
interior del país lo cual preocupa a los contadores públicos y otros profesionales, como así
también a las empresas relacionadas con ellos.
¿Cómo actuar frente a esto? ¿Qué posibilidades ofrecen los consejos profesionales para
llevar tranquilidad a sus matriculados? ¿Cuáles son los resguardos a tener en cuenta? ¿Hay
garantías frente a la obligación del secreto profesional?
Estos interrogantes y otros de la realidad normativa y contextual ameritan una respuesta, y
es propósito de este trabajo analizar las herramientas legales sobre el tema.
I. Introducción
Es realista afirmar que quienes protagonizan un procedimiento de allanamiento sea como
contribuyente o como el puntual caso de los profesionales deben tener en cuenta un aspecto que
pasa por lo conductual, más allá del conocimiento legal sobre el tema.
Me refiero a la actitud de los inspectores al momento de enfrentar al contribuyente. Es
habitual que la misma resulte intimidatoria para el contribuyente, seguramente porque se
enfrenta a la sensación de ser observado, escrudiñado y censurado, esto resulta así más allá de
que tenga o no materia tributaria a ajustar.
La primera pregunta que surge es:
Es legitima la actitud algunas veces autoritaria, firme, inquisidora, adoptada por los
inspectores?? Obviamente es legítima.
Se basa en las atribuciones que le confieren en el tema bajo análisis, allanamiento, el art. 35
inc.e. (1)
Pero, la conducta que adopte el contribuyente frente a la descripta actitud puede significar
para el nada más ni nada menos que la diferencia entre dos extremos que van a determinar su
suerte en el proceso, puntualmente la diferencia entre resistencia pasiva a la fiscalización (2)
vs. Autoincriminación.
La circunstancia de que el procedimiento se lleve a cabo en un Estudio, no altera en demasía
esta situación, ya que se agrega la responsabilidad de salvaguardar el secreto profesional.
En efecto, tal como se dijo en Beninca - C.APEL. Santa Fe - sala A Penal - 10/11/93,
cuando se irrumpe en la morada donde se desempeñan determinados profesionales, no solo se
violenta la garantía de inviolabilidad de domicilio, sino que también puede verse afectada
potencialmente la privacidad de aquellas personas que al amparo del secreto profesional han
confiado determinada información.
II. Allanamiento
La Real Academia Española define Allanamiento, del verbo "allanar" como "entrar en casa
ajena contra la voluntad de su dueño" y "registrar un domicilio con mandamiento judicial".

Página 1 © Thomson Reuters checkpoint.laleyonline.com.ar


Esta definición conlleva un accionar coercitivo.
II. a. Allanamiento según Ley 11683 de Procedimiento Tributario
Tal como ya se mencionó, a través del art. 35 y 36 de la Ley 11683 el legislador otorgo
amplias facultades de fiscalización y verificación a la administración a fin de que pueda
comprobar y examinar la correcta declaración de las obligaciones fiscales por parte de los
contribuyentes y de investigar toda circunstancia que considere vinculada con los hechos
imponibles, con el objeto de obtener información que el fisco ignore.
En reiterados pronunciamientos el TFN refiere que "no obstante dicha norma concede
amplios poderes para verificar en cualquier momento el cumplimiento que los obligados y
responsables den a las leyes y sus reglamentaciones, la misma debe conciliarse con otros
principios jurídicos que las limiten, ya que si bien es lógico y razonable conferir determinadas
atribuciones al organismo fiscal para que lleve adelante las tareas fiscalizadoras , estas deben
examinarse buscando un equilibrio con los derechos y garantías amparados por nuestra
Constitución Nacional, como entre otros la inviolabilidad del domicilio y de los papeles
privados. Estas facultades no son discrecionales sino que pertenecen a la esfera en que la
Administración activa debe actuar, respetando la letra y el espíritu de la ley que las otorga"(3)
II.b. Allanamiento en Ley Penal Tributaria.
Esta medida queda legislada en el art. 21 de la ley 24.769 (4) para ser solicitada cuando
hubieren motivos para presumir que en algún lugar existen elementos de juicio probablemente
relacionados con la presunta comisión de alguno de los delitos previstos en la Ley Penal
Tributaria.
Algunos de los requisitos de la medida de Allanamiento solicitada en la órbita de esta ley,
señalados por el Dr. Mariano Borinsky en su obra (5) se refieren a que la solicitud debería
precisar cual es el domicilio a allanar y porque razón se entiende que en aquel domicilio se
encontraría la prueba que evidenciaría la posible comisión de algún delito tributario o
previsional determinado.
Además, refiere el autor, que otros autores exigen que por la presentación efectuada se
precise el "peligro en la demora".
III. c. Algunas diferencias entre ambas normas
En el caso del art. 21 la solicitud de Allanamiento no se vincula a las facultades de
verificación y fiscalización de la AFIP, sino con el resguardo de la prueba con la cual se
acredita delitos tributarios o previsionales.
El mismo autor señala que al momento de solicitar al Juez la diligencia, en el marco del art.
35 inc. e) de la ley 11.683, es posible que se desconozca la trascendencia de la obligación
tributaria omitida.
Sin embargo, en el marco del art. 21 de la ley 24.769, se tiene una idea estimativa de que se
superarían los montos que exigen los distintos tipos penales.
IV. Allanamiento y consentimiento
Es importante destacar que en ejercicio de la facultad conferida por los artículos 35 y 36 de
la Ley de Procedimiento Tributario, el ente fiscal no deberá violar el derecho de propiedad
Página 2 © Thomson Reuters checkpoint.laleyonline.com.ar
garantizado por el art. 18 de nuestra Carta Magna. (6) Fundamentalmente cuando utiliza
programas de auditoría fiscal que, incluso, pueden dañar el equipamiento informático del
contribuyente.
Toda la jurisprudencia sostiene lo normado por el art. 18 de la CN, que garantiza la
inviolabilidad del domicilio, la correspondencia y los papeles privados, y que una ley
establecerá en que casos y con que justificativos podrá procederse a su allanamiento.
Las únicas excepciones a la necesidad de una orden librada por un juez están enumeradas en
el art.227 del Cód. Procesal Penal de la Nación y son taxativas y para casos de gravedad
extrema, (7)
En el caso Stenico, el TFN con argumentos luego reafirmados por la Cámara en lo
Contencioso Administrativo Federal, entiende que el allanamiento supone la Inexistencia de
consentimiento por parte de la persona que tiene derecho a excluir a terceros de su domicilio.
(Derecho de admisión y permanencia....) y que en el caso no se trató de allanamiento, sino de
una fiscalización cuyo proceso fue consentido por el contribuyente.
A mayor abundamiento la Cámara resalto que el contribuyente tenía la facultad de negarse a
la inspección, y ahí si la AFIP de acuerdo a las facultades del art. 35 inc. E) debería haberse
presentado con una orden de allanamiento.
Más aun, abunda la Cámara, el contribuyente pudo haber hecho uso de su derecho a no
declarar contra sí mismo, aunque señala como contrapuesto a ese derecho, el deber de
colaboración de los contribuyentes o de terceros ajenos a la obligación tributaria con el
objetivo de aportar datos de relevancia para el Fisco en su proceso de verificación y
fiscalización de tributos. Aunque para que este derecho sea violado, las pruebas obtenidas lo
debieron ser mediante coacción sobre el inspeccionado.
Consentimiento Tácito
Al respecto la Corte Suprema de Justicia de la Nación en los fallos 311:836 ha dicho que el
allanamiento de domicilio supone una actividad dirigida a vencer la voluntad de su titular,
de modo que al haber prestado este válidamente consentimiento para el ingreso de la autoridad
a su morada, no resultaban de aplicación los arts. 188 y 189 del Código de Procedimientos en
lo Criminal (orden judicial previa) vigente al momento de dictar estos fallos, pues la diligencia
no importaba un allanamiento de domicilio.
Esto equivaldría a decir que el mero hecho de franquear la puerta y permitir el acceso
de los inspectores constituye un consentimiento tácito a la diligencia, más aun si al firmar
el acta no se ponen reparos u objeciones al respecto.
Consentimiento Expreso
En esta misma línea argumental, la Corte sostuvo que es preciso practicar un examen
exhaustivo de todas las circunstancias que rodearon cada situación en concreto, para arribar a
una conclusión acerca de la existencia de vicios que hayan podido afectar la libre voluntad.
Y sostuvo que ".....la ausencia de objeciones por parte del interesado respecto de la
inspección domiciliaria que pretendió llevar a cabo el personal policial, no resulta por si sola
equivalente al consentimiento de aquel, en la medida que tal actitud debe hallarse

Página 3 © Thomson Reuters checkpoint.laleyonline.com.ar


expresada de manera que no queden dudas en cuanto a la plena voluntad del individuo al
formular la autorización"(8)
VI. Domicilio morada / Domicilio fiscal
En el caso Stenico, el voto mayoritario de la Cámara realiza una distinción en relación a la
aplicación de las garantías del art. 18 de la Constitución Nacional afirmando "que solo es
inviolable el domicilio como lugar de residencia, morada o habitación y no al domicilio fiscal
constituido por exigencia legal impuesta a personas de existencia ideal, ni tampoco a los
papeles que constituyen documentación contable que las sociedades comerciales deben
obligatoriamente llevar para ser debidamente fiscalizadas por las autoridades competentes.
En otras palabras, la garantía del art. 18 de la CN no alcanza al domicilio fiscal ni a la
contabilidad de una sociedad comercial."
Agrega la Cámara que cuando el art. 35 inc. e) establece que los funcionarios podrán
recabar la orden judicial de allanamiento, se refiere al supuesto en el que para desarrollar la
tarea de fiscalización e investigación, sea necesario ingresar al domicilio particular de una
persona física o requisar sus papeles privados, pero que dicha orden no es necesaria para
entrar en el domicilio legal de una persona de existencia ideal, que esta debe constituir so
pena de no ser autorizada a existir como tal.
Sin embargo, la postura señalada de la Cámara resulta controvertida con lo dicho por la
Corte Suprema de Justicia de la Nación en la causa "Vicente Salvador Ventura y otro"(9)
cuando entre otras consideraciones dice "el allanamiento —que en sí mismo constituye una
severa intervención del Estado en el ámbito de la libertad individual- llevado a cabo en el
domicilio de la calle...oficina.... con el consentimiento de la persona que atendió a los
inspectores, y ejecutado pese a que no fue dispuesto en las actuaciones que dieron origen a esta
causa, se apartó claramente de la ley reglamentaria del art. 18 de la CN, quebrantando de ese
modo, la garantía constitucional protectora del domicilio"
Con lo que para la Corte quedo una oficina comercial, claramente comprendida dentro del
concepto de domicilio, y consecuentemente protegida por la garantía constitucional de su
inviolabilidad.
En el mismo sentido de los dichos de la Corte, los art. 150 y 151 del Código Penal, al definir
el delito de violación de domicilio, reprimiendo:
- A quien entrare "en morada o casa de negocio ajena, en sus dependencias o en el recinto
habitado por otro, contra la voluntad expresa o presunta de quien tenga derecho a excluirlo".
- Al funcionario público o agente de la autoridad que allanare un domicilio sin las
formalidades prescriptas por la ley o fuera de los casos que ella determina.
VII. Requisitos de legalidad de un allanamiento
La CSJN ha definido en numerosos fallos los requisitos para diligenciar un allanamiento al
ordenarles a los funcionarios actuantes (inspectores) que como paso previo deben:
1. Poner en conocimiento en forma concreta y positiva a los representantes de la firma sobre
la medida a proceder.
2. Esto será en forma previa al ingreso al local.
Página 4 © Thomson Reuters checkpoint.laleyonline.com.ar
3. Haciéndoles saber que NO/SI tienen orden judicial para allanar
4. Que pueden negarse a dejarlos ingresar para efectuar allanamiento alguno.
5. Dejando constancia —aunque resulte obvio— que su objetivo constituye o puede
constituir el posible allanamiento de objetos.
La orden de allanamiento será notificada al que habite o posea el lugar donde deba
efectuarse o, cuando esté ausente, a su encargado o, a falta de este, a cualquier persona mayor
de edad que se hallare en el lugar, prefiriendo a los familiares del primero. Al notificado se le
invitara a presenciar el registro. Cuando no se encontrare a nadie, ello se hará constar en el acta.
Practicado el registro, se consignara en el acta su resultado, con expresión de las
circunstancias útiles para la investigación. El acta será firmada por los concurrentes. Si alguien
no lo hiciere se expondrá la razón. Esto es lo normado por el art. 228 del CPPN.
No obstante, es necesario dejar en claro que esta afirmación resulta contradicha por parte de
la Jurisprudencia que, retomando la importancia del consentimiento afirma que es únicamente
el responsable quien puede dar autorización, ya que si el consentimiento lo brinda una persona
diferente, por ejemplo un cadete de la empresa, este consentimiento no es válido.
La validez del consentimiento depende de que sea libremente prestado, o sea sin "vicios de
consentimiento".
Un vicio de consentimiento puede ser coacción, error, dolo, lo cual lo convierte en
ilegitimo, circunstancia esta que deberá ser probada, tarea que no es sencilla. Vasta
jurisprudencia avala los vicios de consentimiento, como en el caso "Pujol SA s/nulidad,"
Cámara Criminal y Correccional Federal Sala I del 28/4/95.
Es evidente que, aun cuando existiera orden judicial, no es posible incurrir en desacato y/o
resistencia a la autoridad, no obstante no resultaría recomendable firmar el instrumento (acta)
como muestra de consentimiento ya que esto nos impediría subsanar alguna irregularidad en el
procedimiento. Menos aun cuando dicha orden de allanamiento no existe, en este extremo el
mismo Tribunal Fiscal de la Nación destaca en sus pronunciamientos que el contribuyente
tiene derecho a excluir a terceros de su domicilio.
Es por esto que volvemos a la afirmación del principio de este trabajo, en lo que hace al
aspecto conductual de esta diligencia, ya que la suerte del contribuyente depende de la
conducta que exteriorice en el momento preciso del intento de ingreso de los funcionarios a su
domicilio.
Bastaría exigir que se deje un requerimiento con la documentación que el Fisco pretende
para cumplir con su facultad fiscalizadora, si la medida tuvo origen en esta función.
Tal como señala el Dr. Horacio Cardozo (10) "es usual que los funcionarios de la AFIP
hagan firmar como primera medida una autorización de ingreso y que el contribuyente,
ignorante de sus consecuencias, firma, lo que usualmente implica la imposibilidad posterior de
cuestionar la autorización."
Valido es destacar que la corriente actual, tanto en el TFN como en la Cámara, a cerca de los
pronunciamientos de nulidad, se basa en otorgarla con criterios mucho más restrictivos que en
épocas anteriores, y con tratamiento conjunto con la causa principal, en lugar de expedirse
Página 5 © Thomson Reuters checkpoint.laleyonline.com.ar
como medida de previo y especial pronunciamiento.
VIII. Requisitos formales de la orden de allanamiento
La petición al Juez de la orden de allanamiento, básicamente deberá ser fundamentada con
información que le permita evaluar sobre la necesidad y procedencia de la medida y la
probabilidad de obtener pruebas sobre el delito o infracción investigado en el domicilio a
allanar.
Los requisitos formales a verificar vez obtenida la Orden son:
a) Emanar de Órgano Judicial debiendo el Juez establecer los límites de actuación del
funcionario que lleva a cabo la medida.
b) Auto Fundado: la fundamentación y motivación por parte del Juez implica que se ha
llevado a cabo una valoración basada en principios de sana critica racional y la motivación será
"legal, veraz, especifica y con arreglo a la sana critica racional"(11)
c) Causa: Se impute al contribuyente un accionar delictivo, con presunción anterior, que
podrá basarse en la sospecha
d) Objeto: La diligencia debe enmarcarse en lo estrictamente delimitado por el Juez y no
una "orden amplia"
e) Lugar y fecha de expedición, domicilio de la diligencia y día y hora en la que se efectuara
(12),
El o los funcionarios autorizados para diligenciarla, el expediente en que se libró la orden y
el Juzgado y Secretaria donde se tramita.
Cuando el allanamiento corresponda a un domicilio destinado a habitación o residencia
particular, el mismo sólo podrá efectuarse "en las horas en que salga hasta que se ponga el sol".
No obstante cuando el interesado o su representante lo consientan podrá realizarse la diligencia
sin la limitación horaria establecida.
Según los arts. 138, 139 y 140 del CPPN, cuando el funcionario público que intervenga en
el proceso deba dar fe de los actos realizados por él o cumplidos en su presencia, labrará un
acta en la forma prescripta por las disposiciones de este Capítulo. A tal efecto, el juez y el fiscal
serán asistidos por un Secretario, y los funcionarios de policía o fuerzas de seguridad por dos
testigos, que en ningún caso podrán pertenecer a la repartición cuando se trate de las actas que
acrediten los actos irreproducibles y definitivos, tales como el secuestro, inspecciones
oculares, requisa personal.
Las actas deberán contener: la fecha; el nombre y apellido de las personas que intervengan;
el motivo que haya impedido, en su caso, la intervención de las personas obligadas a asistir; la
indicación de las diligencias realizadas y de su resultado; las declaraciones recibidas; si éstas
fueron hechas espontáneamente o a requerimiento; si las dictaron los declarantes.
Concluida o suspendida la diligencia, el acta será firmada, previa lectura, por todos los
intervinientes que deban hacerlo. Cuando alguno no pudiere o no quisiere firmar, se hará
mención de ello.
Si tuviere que firmar un ciego o un analfabeto, se le informará que el acta puede ser leída y,
en su caso, suscrita por una persona de su confianza, lo que se hará constar.
Página 6 © Thomson Reuters checkpoint.laleyonline.com.ar
El acta será nula si falta la indicación de la fecha, o la firma del funcionario actuante, o la del
secretario o testigos de actuación.
IX. Competencia
Cuando la orden es solicitada por el Organismo Fiscal en virtud de la facultad conferida por
el artículo 35 inc. e), son competentes para otorgar dichas órdenes, en la Capital Federal, los
Jueces Nacionales de Primera Instancia en lo Contencioso Administrativo Federal y en el resto
del país, los Jueces Federales de Primera Instancia respectivos.
Si la orden de allanamiento es solicitada en el marco de la ley penal tributaria, son
competentes para dictar las mismas, en la Capital Federal, los Jueces Nacionales en lo Penal
Tributario, en tanto que en el interior del país la competencia en esta materia le corresponde a
los Jueces Federales. Para el caso de tributos provinciales es competente la Justicia Penal
Provincial.
Para el caso de tributos en la Ciudad Autónoma de Bs. As. será competente la Justicia
Nacional.
X. Incautación - Requisa personal
En el fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, en los autos "Benzadon, Héctor C.
s/ley 23771" de fecha 6/8/98, tuvo la oportunidad de sentar esta importante doctrina, donde se
autoriza a la Dirección General Impositiva al allanamiento para incautar registros contables.
Esto significó una victoria judicial para la entonces D.G.I.
La Cámara Federal de Apelaciones de Rosario había dejado sin efecto el procedimiento
toda vez que el requisado, si bien debía exhibir los libros, no tenía la obligación de entregarlos.
Para poder disponer el secuestro, tendrían que haberse presentado motivos suficientes que
permitieran presumir al magistrado que la documentación pudiera desaparecer.
En estos términos, el Máximo Tribunal emitió su fallo firmado por Julio Nazareno, Eduardo
Moliné O' Connor, Carlos Fayt, Antonio Boggiano, Guillermo López y Adolfo Vázquez .El
Alto Tribunal consideró que la Cámara no valoró correctamente las constancias por las que se
pedía el allanamiento y que eran cuestiones de significativa importancia para ser consideradas
por el mismo.
A partir de este fallo los jueces de cualquier grado tendrán potestad para ordenar el
secuestro de documentos y libros, debiendo en todos los casos la Dirección General Impositiva
pedir la orden y justificar dicha petición en forma fehaciente.
Cuestión que le era negada hasta este caso. De hecho así se había resuelto en autos "Marta
Harff SRL" - JNP Econ. Nº 2 - 20/8/93 y "DGI fórmula denuncia y solicita secuestro de
documentación de la firma WSA" - JNP Econ. Nº 5 - 3/12/93, que: "La Dirección General
Impositiva está autorizada por el artículo 41 de la ley 11.683 a realizar per se investigaciones
pero no a secuestrar o incautar documentación porque tal actividad de cautela debe estar
comprendida en el marco de una orden de registro expedida por un juez competente.
Consideraba el Juez que un proceder de tal tipo constituye un allanamiento encubierto, lo que
resulta inconstitucional".
Para que proceda el secuestro de la documentación, necesariamente debe haber orden de
Página 7 © Thomson Reuters checkpoint.laleyonline.com.ar
allanamiento, que expresamente autorice tal secuestro. Con la pertinente aclaración de que
según el art. 231 del CPPN deben ser "cosas relacionadas con el delito, las sujetas a
confiscación o aquellas que puedan servir como medios de prueba"
Los efectos secuestrados serán inventariados y puestos, bajo segura custodia, a disposición
del tribunal. En caso necesario podrá disponerse su depósito. El juez podrá ordenar la
obtención de copias o reproducciones de las cosas secuestradas cuando estas puedan
desaparecer, alterarse, sean de difícil custodia o convenga así a la instrucción. Las cosas
secuestradas serán aseguradas con el sello del tribunal y con la firma del juez y secretario,
debiéndose firmar los documentos en cada una de sus hojas. Si fuere necesario remover los
sellos, se verificara previamente su identidad e integridad. Concluido el acto, aquellos serán
repuestos y de todo se dejara constancia.
Solo en la medida en que la orden librada por el Juez lo estipule, el artículo 230 del CPPN
establece que: "El juez ordenará la requisa de una persona, mediante decreto fundado,
siempre que haya motivos suficientes para presumir que oculta en su cuerpo cosas
relacionadas con un delito. Antes de proceder a la medida podrá invitársela a exhibir el
objeto de que se trate.
Las requisas se practicarán separadamente, respetando el pudor de las personas. Si se
hicieren sobre una mujer serán efectuadas por otra".
XI. La medida en estudios contables
No son pocos los casos en que el Fisco ha solicitado la medida, estando involucrado el
estudio contable que asesora al contribuyente, tal el caso de la provincia de Córdoba en el que
Sr. Fiscal Federal de la ciudad de San Francisco, Dr. Gonzalo Andrés Gil, solicita órdenes de
allanamiento, Cám. Fed. Córdoba, Sala B, 26/07/2011.
Los fundamentos del Fiscal se basaron en la afirmación de la AFIP que denunció la actitud
evasiva de los integrantes de la sociedad fiscalizada y de su asesor contable manifestada por el
reiterado incumplimiento a los requerimientos cursados, la falta de aporte de libros contables y
la falta de acreditación de la representación del asesor de la firma Establecimiento Don Jacinto
S.R.L., por lo cual, encuentra ajustado a derecho la solicitud de las órdenes de allanamiento en
función de lo estipulado por el artículo 35, inciso "e" de la ley 11.683 y en el artículo 21 de la
ley 24.769, no es contradictorio y que ello se debió a que la AFIP no había determinado aún la
deuda tributaria del contribuyente -Establecimiento Don Jacinto S.R.L.-, la investigación
recién estaba en sus inicios, y existía, de acuerdo a las manifestaciones de la Administración
Federal, indicios suficientes como para sospechar que el obrar de la firma mencionada podría
quedar incurso en cualquiera o ambos de regímenes normativos.
Sobre el particular al momento de requerir la orden de allanamiento, el organismo
recaudador puso en conocimiento del Magistrado interviniente que la firma investigada podría
ser una denominada "usina de facturas apócrifas", haciendo expresa alusión que las
acreditaciones bancarias exceden en doscientos mil pesos ($200.000) del monto de ventas
declaradas. En el año 2010 la sociedad investigada presentó su declaración jurada en cero. Al
respecto, se habría detectado un incumplimiento a la normativa relativa a los medios de pago
impuesta por resolución general 151 y ley 25.345, conocida como Ley Antievasión.

Página 8 © Thomson Reuters checkpoint.laleyonline.com.ar


XII. Historia Reciente
Tal como se señala en la presentación de este trabajo, en los últimos meses, han proliferado
allanamientos a estudios contables, fundamentalmente solicitados por AFIP, organismo que
justifica la medida en la posibilidad de desactivar maniobras de defraudación fiscal.
En otros casos, los allanamientos fueron realizados por Prefectura, en el marco de la
investigación del delito de falsificación de moneda.
XII. Caso 1
En la provincia de Córdoba se logra este propósito por más de 40 millones de pesos. La
maniobra era llevada a cabo por profesionales de importantes estudios jurídicos y contables de
la provincia.
A partir de la denuncia de la AFIP, el Juez Federal de Villa María, Roque Ramón Rebak,
ordenó la realización de 25 allanamientos, principalmente en las ciudades de Villa María,
Córdoba, General Deheza, Almafuerte, Las Perdices, Las Bajadas y en la Ciudad Autónoma de
Buenos Aires.
La maniobra consistía en la generación de saldos a favor inexistentes y su cómputo
improcedente contra las obligaciones fiscales a pagar", informó AFIP.
Los saldos improcedentes se generan en Declaraciones Juradas rectificativas, tanto de IVA
como de Ganancias, en las cuales computan retenciones ficticias, ya sea porque las CUIT no
se corresponden con los agentes de retención, o bien porque éstos no poseen informada la
retención practicada o no poseen relación económica alguna con las firmas involucradas.
En otro caso, un contribuyente que presentó ante los inspectores un comprobante bancario
falso, pago no se encuentra registrado en los sistemas de AFIP y el empleado bancario que
figura en los sellos incorporados en dichos comprobantes no existe.
Recolectándose asimismo, listado de contribuyentes involucrados en la maniobra con el
detalle de la Clave Fiscal de cada uno de ellos, y otros elementos que permiten presumir la
existencia de una "usina de facturas apócrifas" y correos electrónicos mediante los cuales se
"coordina" la modificación del domicilio fiscal a extraña jurisdicción para eludir los controles.
Caso 2
También en el mes de Enero de este año, Prefectura realizó 24 allanamientos simultáneos
que incluyeron bancos, estudios contables, estudios jurídicos y comercios de Chubut, Capital
Federal y en provincia de Buenos Aires, Rawson, Río Gallegos y otras localidades de Santa
Cruz, en procedimientos que fueron ordenados por la jueza federal Eva Parcio, de Santa Cruz
,en el marco de una investigación que tiene un poco más de siete meses la investigación se
inició bajo la carátula de "presunta falsificación de moneda" y que la realizó el grupo de la
Brigada de Investigaciones e Inteligencia de esa fuerza por expresas directivas de la jueza
Parcio.
Tanto el caso 1 como el 2 presentados, se encuentran en etapa de instrucción, por lo que no
es posible a la fecha analizar las conclusiones del caso, hasta que se cumpla todo el proceso
judicial.
XIII. Veedores
Página 9 © Thomson Reuters checkpoint.laleyonline.com.ar
La posibilidad de que un Veedor del Consejo Profesional de Ciencias Económicas de
CABA, presencie un Allanamiento a un Estudio Contable ordenado por un Juez, se ratifica en
el año 2010 cuando se incorpora el art. el art. 3 bis a la ley 466 de la CABA, que contempla:
"En caso de allanamiento o registro del profesional, la autoridad competente que hubiere
dispuesto la medida deberá dar aviso de ella al Consejo al realizarla y el profesional podrá
solicitar la presencia de un miembro del Consejo Directivo durante el procedimiento, sin que
ello implique suspenderlo".
La participación de los veedores puede ser solicitada por organismos fiscales, dependencias
policiales y tribunales judiciales, ya que tiene como finalidad velar y verificar que en el acto se
cumpla estrictamente las cuestiones de fondo y forma.
No obstante no resulto en la práctica una medida habitual. En tal sentido, el Consejo
Profesional de Ciencias Económicas de CABA, en vistas a que este aspecto de la norma no era
cumplimentado en los procedimientos, envía una nota fechada el 8/01/2016 a todos los
juzgados federales y de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires a efectos de destacar que su
inobservancia no permite resguardar los derechos y garantías que se encuentran involucrados
en el marco de un procedimiento de esta naturaleza.
En oportunidad de un allanamiento a un domicilio profesional, dentro de la jurisdicción de
CABA, el contador tiene derecho a solicitar la presencia de un veedor a cargo del Consejo, en
caso que no hubiera sido solicitado previamente por la autoridad competente. El Consejo a su
vez citara a uno de los 40 veedores que conforman una lista de profesionales contadores, para
que se constituya en el domicilio profesional allanado con el objeto de que se garantice el
secreto profesional sobre la documentación del estudio que resulte ajena a la diligencia
procesal ordenada.
No obstante, cabe destacar que la participación del veedor es siempre pasiva, no posee
facultades para impedir el acto, ni, reiteramos, suspenderlo o prorrogarlo, sino simplemente su
tarea es dejar constancia de los pormenores del procedimiento, y deberá hacerse presente con
su credencial profesional que lo identifica.
Sus funciones de acuerdo al Reglamento de Procedimiento para Veedores (Resolución C.D.
58/2015) son, además de presenciar los allanamientos realizados en estudios profesionales,
velar por el cumplimiento de las normas procesales y de las órdenes judiciales y
fundamentalmente garantizar el resguardo tanto de los derechos de los profesionales, la
inviolabilidad de toda documentación que no tenga que ver con el cliente objeto de la
diligencia, como de su obligación de preservar el secreto profesional.
Como solicitar Veedor
1) Comunicarse con Gerencia Técnica a los siguientes teléfonos 5382-9252/9302.
2) Denunciar Nombre, Apellido, Tomo y Folio del profesional matriculado sujeto al
allanamiento.
3) Denunciar domicilio donde se produce el allanamiento (deberá tratarse del Estudio
Profesional).
4) Informar datos del Órgano que ordena la medida (Nº de Juzgado y Secretaría, Nombre de

Página 10 © Thomson Reuters checkpoint.laleyonline.com.ar


la causa y número de expediente).
5) Indicar responsable del allanamiento y teléfono de contacto.
En el caso de los Estudios Jurídicos, o Jurídico-Contables, del mismo modo cuentan con
esta herramienta ya que el abogado puede solicitar la presencia de un miembro del Colegio
Público durante el mismo.
(1) Ley 11683 Art.35 inc. e) Recabar por medio del Administrador Federal y demás
funcionarios autorizados por la Administración Federal de Ingresos Públicos, orden de
allanamiento al juez nacional que corresponda, debiendo especificarse en la solicitud el lugar y
oportunidad en que habrá de practicarse. Deberán ser despachadas por el juez, dentro de las
veinticuatro (24) horas, habilitando días y horas, si fuera solicitado. En la ejecución de las
mismas serán de aplicación los artículos 224, siguientes y concordantes del Código Procesal
Penal de la Nación.
(2) Decreto Nº 1397/79-Art. 49 - Cuando el funcionario o empleado que realice una
fiscalización exija la presentación de libros, anotaciones, documentos, comprobantes y demás
elementos de juicio, el responsable deberá exhibirlos en la forma ordenada y clasificada que
resulte más adecuada para la verificación que se realiza. El no subsanar la inobservancia de
este deber, ante el requerimiento del funcionario o empleado verificador, será considerado
como resistencia pasiva a la fiscalización.
(3) T.F.N, sala A, "Melian Julio E" 12/3/75 y "Stenico, Gustavo c. DGI
(4) ART.21 Ley 24769 Presunción de la existencia de elementos de juicio relacionados con
delitos previstos en la ley. Cuando hubiere motivos para presumir que en algún lugar existen
elementos de juicio probablemente relacionados con la presunta comisión de alguno de los
delitos previstos en la presente ley, el organismo recaudador podrá solicitar al juez penal
competente las medidas de urgencia y toda autorización que fuera necesaria a los efectos de la
obtención y resguardo de aquéllos. Dichas diligencias serán encomendadas al organismo
recaudador que actuará en tales casos en calidad de auxiliar de la Justicia, juntamente con el
organismo de seguridad competente.
(5) "Régimen Penal Tributario y Previsional"- Editorial Rubinzal-Culzoni- Mariano
Borinsky y otros, pág. 249 y sgtes.
(6) Ningún habitante de la Nación puede ser penado sin juicio previo fundado en ley
anterior al hecho del proceso, ni juzgado por comisiones especiales, o sacado de los jueces
designados por la ley antes del hecho de la causa. Nadie puede ser obligado a declarar contra sí
mismo; ni arrestado sino en virtud de orden escrita de autoridad competente. Es inviolable la
defensa en juicio de la persona y de los derechos. El domicilio es inviolable, como también la
correspondencia epistolar y los papeles privados; y una ley determinará en qué casos y con qué
justificativos podrá procederse a su allanamiento y ocupación. Quedan abolidos para siempre
la pena de muerte por causas políticas, toda especie de tormento y los azotes. Las cárceles de la
Nación serán sanas y limpias, para seguridad y no para castigo de los reos detenidos en ellas, y
toda medida que a pretexto de precaución conduzca a mortificarlos más allá de lo que aquella
exija, hará responsable al juez que la autorice.
(7) Art.227 Co Procesal Penal: la Policía podrá proceder al allanamiento de morada sin
Página 11 © Thomson Reuters checkpoint.laleyonline.com.ar
previa orden judicial, cuando:1. Por incendio, explosión, inundación u otro estrago se hallare
amenazada la vida de los habitantes de la propiedad; 2. Se denunciare que personas extrañas
han sido vistas mientras se introducían en una casa o local, con indicios manifiestos de ir a
cometer un delito; 3. Se introduzca en una casa o local, algún imputado de delito a quien se
persigue para su aprehensión; 4. Voces provenientes de una casa o local anunciaren que allí se
está cometiendo un delito o pidan socorro; 5. Se tengan sospechas fundadas de que en una casa
o local se encuentra la víctima de una privación ilegal de la liberad y corra peligro inminente su
vida o integridad física. El Ministerio Publico Fiscal deberá autorizar la diligencia y será
necesaria su presencia en el lugar".
(8) CSJN fallos 316:2464.
(9) CSJN fallos 328-149; Vicente Salvador Ventura y otro; 22/02/2005, votos de Petracchi,
Maqueda, Zaffaroni y Highton de Nolasco.
(10) "Acerca del allanamiento de domicilio por la AFIP" Ámbito Financiero- 9/03/2004.
(11) "Inviolabilidad del domicilio. La injerencia de los derechos fundamentales del
imputado" Editorial Rubinzal-Culzoni -P.Firpo- Revista de Derecho Procesal Penal- 2007.
(12) Arts. 224 y 225 CPPN.

Página 12 © Thomson Reuters checkpoint.laleyonline.com.ar