Sei sulla pagina 1di 5

PROTOCOLO DE CALIBRACIÓN PULVERIZADORES HIDRÁULICOS

Estudiantes de ingeniería agronómica: Karina Pardo-Rabe; Eliud D. Vélez-López; Luis F. Salazar- Florián; Omar A. Báez-Parrado; Joussan R. Reina-Bejarano; Jaime A. Rojas-Rodríguez; Rubén L. Castro-Perilla.

Jaime A. Rojas-Rodríguez; Rubén L. Castro-Perilla. La aplicación de productos químicos líquidos en los

La aplicación de productos químicos líquidos en los cultivos exige la utilización de un equipo de pulverización hidráulico de buena calidad para conseguir la máxima eficiencia en la aplicación; pero también para evitar daños sobre el cultivo que se quiere proteger. Las pulverizadoras deben calibrarse adecuadamente antes de iniciar una nueva aplicación, esto es fundamental para lograr el máximo de eficiencia de trabajo y también para su conservación. Se detallan a continuación los pasos y elementos necesarios para realizar una calibración a campo de equipos pulverizadores terrestres:

CONTROL PREVIO DEL EQUIPO

Antes de comenzar la campaña de tratamientos y para evitar sorpresas desagradables, es necesario preparar y controlar el equipo con objeto de dejarlo en perfectas condiciones de utilización. Para ello se hará lo siguiente:

(1) Engrasar las crucetas de la toma de fuerza y el eje de la bomba si lleva engrasador. Si el pulverizador lleva algún mecanismo en cárter de aceite, comprobar el nivel de éste y cambiar el aceite si es necesario.

(2) Desmontar y limpiar con agua los filtros del pulverizador, volviendo a colocarlos en su sitio.

del pulverizador, volviendo a colocarlos en su sitio. EL TRACTOR (3). Preparación del tractor: En primera
del pulverizador, volviendo a colocarlos en su sitio. EL TRACTOR (3). Preparación del tractor: En primera

EL TRACTOR

(3). Preparación del tractor: En primera instancia es conveniente asegurar que el tractor sea de la potencia requerida por la pulverizadora, para que esta tenga un buen desempeño en la labor;(En promedio para pulverizadoras debe ser 80 HP). Chequear el lastre, principalmente el lastre trasero (Contrapesos). Chequear las revoluciones del motor a las que puede entregar.

EL PULVERIZADOR HIDRÁULICO

(4). Manual de operaciones: leer el manual de operación de la pulverizadora que se va emplear para la labor en campo (si se cuenta con uno) o pedir asesoría de un profesional. Además, de su debido mantenimiento y limpieza. En muchos casos las boquillas se van desgastando, por lo que el tiempo de vida útil ha vencido.

(5). Abastecimiento del tanque pulverizador: Abastecer el tanque pulverizador con agua en un 50% de
(5). Abastecimiento del tanque pulverizador: Abastecer el tanque pulverizador con agua en un 50% de
(5). Abastecimiento del tanque pulverizador: Abastecer el tanque pulverizador con agua en un 50% de
(5). Abastecimiento del tanque pulverizador: Abastecer el tanque pulverizador con agua en un 50% de

(5). Abastecimiento del tanque pulverizador: Abastecer el tanque pulverizador con agua en un 50% de su capacidad.

(6). Selección de las Boquillas: Elegir la boquilla del tamaño adecuado al volumen que se va a pulverizar por hectárea. Para ello se consultan las tablas del fabricante de las boquillas, que en muchos casos van pegadas al depósito del pulverizador. El color de las boquillas indica un tamaño determinado del orificio de la boquilla y por lo tanto del CAUDAL (Litros/minuto).

(7). Conocer la distancia entre las boquillas de aspersión: Las distancias de las boquillas de las pulverizadoras hidráulicas, se pueden modificar de acuerdo al requerimiento de aplicación. La separación convencional entre boquillas se establece entre 40-50 cm.

(8). Enganche de la Pulverizadora Hidraulica al tractor: La pulverizadora puede ser enganchada a cualquier tractor equipado con enganche universal de tres puntos de levante, para ello se debe cuidar la alineación entre el tractor y la pulverizadora y si es necesario se deben ajustar el ancho entre un brazo y otro del tractor para nivelarla.

(9). Nivelación: Nivelar el equipo de aspersión para una adecuada aplicación. Esta se lleva a
(9). Nivelación: Nivelar el equipo de aspersión para una adecuada aplicación. Esta se lleva a
(9). Nivelación: Nivelar el equipo de aspersión para una adecuada aplicación. Esta se lleva a
(9). Nivelación: Nivelar el equipo de aspersión para una adecuada aplicación. Esta se lleva a

(9). Nivelación: Nivelar el equipo de aspersión para una adecuada aplicación. Esta se lleva a cabo moviendo el sistema de enganche hasta obtener una adecuada alineación.

VELOCIDAD DE AVANCE

(10). Control de velocidad de avance: marcar 50 a 100m sobre un terreno agrícola similar al que se va a tratar uy se traslada el tractor hasta alinearlo con estas marcas, colocandolo 5 o 10m antes de la primera marca. se engrana en la caja de cambios la marcha que considere apropiada el operador para efectuar el tratamiento. Esta marcha debe dar una velocidad de avance cercana a os 6km/h, teniendo en cuenta que esta comprendida entre los 5 y 8 km/h.

(11). Andanza del tractor: se comienza a andar y se cronometra el tiempo en que tarda el tractor en recorrer los 50 o 100m marcados, para una mayor precisión se repite el proceso sacando un promedio. se divide la distancia recorrida entre el numero de segundos tardados, asi se obtiene directamente a velocidad de avance del tractor en kilometros por hora.

(12). Boquilla y presión: en el tiempo promedio recorrido, se controla la boquilla y presión hasta alcanzar el caudal requerido para la aplicación

Recomendaciones

1. Para realizar una pulverización se requiere de boquillas las cuales son elementos fundamentales en la homogeneidad para el reparto del producto sobre el terreno.

2. Elegir la boquilla del tamaño adecuado al volumen que se va a pulverizar por hectárea para ello se consultan las tablas del fabricante de boquillas.

Notas:

1. Si el volumen obtenido fuera inferior al deseado aumenta la presión, disminuye la velocidad (baje un cabio) pero no baje las revoluciones del motor o cambie las boquillas por otra de caudal mayor

2. Si el volumen es superior al deseado disminuye la presión, aumenta la velocidad (suba un cambio) pero no suba las revoluciones del motor.

Citas Bibliográficas

Atares, P. V. A. (1989). Calibración y manejo de los pulverizadores hidráulicos. Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, Servicio de Extensión Agraria.

Leiva, A. P. D. (2010). Protocolo de calibración de equipo Pulverizador terrestre, Versión 1.0-

2008.