Sei sulla pagina 1di 3

El objeto de estudio de la filosofía del derecho[editar]

La representación de la diosa Iustitia (literalmente "Justicia" en latín) la muestra equipada con tres
símbolos del derecho: la espada simboliza el poder coercitivo del Estado; la balanza simboliza el
equilibrio entre los derechos de los litigantes; y la venda sobre los ojos representa la
imparcialidad.

El contenido de la filosofía del derecho en un sentido amplio trata de aglutinar el estudio filosófico
no sólo de la norma jurídica positiva, sino de todas las corrientes de pensamiento que sirven de
fundamento al propio derecho, entendido éste como el orden normativo e institucional de la
sociedad. Sus campos de estudio se pueden dividir en:

 El estudio del derecho como fenómeno y como ciencia, y de la norma jurídico-positiva en


general (teoría del derecho). Como teoría crítica y como filosofía de la experiencia jurídica,
la Filosofía del derecho debate y cuestiona los fines que persigue el derecho, las funciones
sociales que efectivamente cumple y los principios morales que la inspiran.1 Trata pues de
las cuestiones filosóficas planteadas por el hecho jurídico, por la existencia y la práctica de
las normas.2

 Relacionado con lo anterior, la epistemología, lógica y argumentación jurídicas.

 Historia de la filosofía del derecho, iusnaturalismo y teorías de la justicia; las corrientes


históricas de pensamiento filosófico jurídico-político que tratan de reflexionar acerca de
diversos elementos jurídicos como el estado, la ley, el gobierno, la justicia, la propiedad,
los derechos y la aplicación de un código legal por la autoridad; qué son, por qué o incluso
si son necesarios, qué hace a un gobierno legítimo, qué derechos y libertades debe
proteger y por qué, qué forma debe adoptar y por qué, qué obligaciones tienen los
ciudadanos para con un gobierno legítimo (si acaso alguna), y cuándo pueden derrocarlo
legítimamente (si alguna vez). En definitiva, el estudio del pensamiento humano acerca de
conceptos jurídicos y políticos.

 Para algunos autores, la Filosofía del Derecho se vuelve a la comprensión del concepto de
justicia.

 El fundamento filosófico de los derechos humanos.

 La relación del derecho con la sociología, la antropología, la psicología, la moral, etc.

La teoría del derecho[editar]

Junto con el derecho natural, la parte más importante de la filosofía del derecho lo ha constituido
el estudio de la norma jurídica desde el punto de vista positivo (iuspositivismo).

La teoría del derecho como concepto histórico[editar]

La filosofía del derecho aparece, con este preciso nombre, a finales del siglo XVIII e inicios del XIX.
Hasta entonces, la reflexión de carácter filosófico sobre el fenómeno jurídico se había enmarcado
dentro de la tradición de la Filosofía política del derecho natural, bien de corte escolástico o
racionalista. Al lado de las leyes positivas, el derecho natural se presentaba como un orden válido
por sí mismo, evidente, e invariable, que constituía la regla última de toda comunidad humana. El
derecho natural no es obra de los seres humanos, y no es producto de la historia.3

Frente a esta concepción, las corrientes iuspositivistas consideran a los ordenamientos jurídicos
como creaciones humanas que se desarrollan y cambian en el tiempo histórico. El derecho es
siempre un sistema normativo, coactivo e institucional efectivamente válido y vigente en un grupo
social determinado. No es un orden lógico y racional, surgido de la naturaleza, sino un conjunto de
normas de conducta elaborado artificialmente como respuesta a los conflictos y a las necesidades
de una comunidad específica en un momento histórico.4

De este modo, durante la segunda mitad del siglo XVIII el concepto «derecho natural» va
perdiendo su primacía y comienzan a aparecer numerosas obras en que la reflexión teórica sobre
las instituciones jurídicas se reviste de otra terminología. En 1797 Kant emplea la expresión «teoría
del derecho»; en 1798 Gustav Hugo utiliza «filosofía del derecho positivo»; en 1803 Jakob
Friedrich Fries emplea «teoría filosófica del derecho», y el término «filosofía del derecho» es
empleado desde 1800 en adelante por autores como W. T. Krug, Chr. Weiss o Karl Christian
Friedrich Krause.4 En 1821 Hegel publicó en Berlín sus Principios de la filosofía del derecho, que
adquieren una resonancia decisiva.5

Las grandes cuestiones de la teoría del derecho[editar]

 Ontología jurídica: habla de fijar el ser del derecho, es decir, cuál será el objeto sobre el
que se va a filosofar; este objeto es anterior al conocimiento que se le aplica, es decir,
tiene una realidad propia antes de ser estudiado. La ontología jurídica obtendrá un
concepto del derecho que servirá como base para una reflexión filosófica posterior.

 Axiología jurídica: trata el problema de los valores jurídicos, es decir, dilucida sobre cuáles
sean los valores que harán correcto un modelo de derecho o que primarán a la hora de
elaborar o aplicar el derecho. Así, en los ordenamientos europeos no existe la pena de
muerte; el valor consistente en que «el Estado no mate» es fundamental. De todos los
valores del derecho, el más importante es el de «justicia»; tiene tanta importancia que
algunos autores designan a la axiología jurídica como teoría de la justicia. Otro valor de
gran alcance es la «seguridad jurídica».

 Filosofía jurídica existencial: tiene su razón de ser en el marco de la antropología, es decir,


trata de poner de relieve la relación entre el hombre y la realidad jurídica; no podemos
prescindir del hombre en la realización del derecho porque la humanidad es la que crea y
aplica el derecho, aún más, crea y aplica a sí misma el derecho.

Epistemología y lógica jurídica[editar]

Véase también: Lógica deóntica

La epistemología jurídica (o teoría de la ciencia jurídica) estudia los métodos y los procedimientos
intelectuales que los juristas emplean para identificar, interpretar, integrar, y aplicar las normas
jurídicas. También se ocupa del estudio sistemático de la argumentación jurídica. La disciplina
central es, en este terreno, la dogmática jurídica, que toma como punto de partida el dogma de la
«racionalidad del legislador» y se ocupa de la descripción de un sistema jurídico positivo
entendido como un conjunto de normas, sin ponerlas en discusión, presentándolas como un orden
lógico, coherente y completo, integrando sus lagunas y resolviendo sus antinomias. La dogmática
es la disciplina que caracteriza la mayor parte de los estudios impartidos en las facultades de
derecho.

La discusión sobre si este saber jurídico tiene o no carácter científico es muy larga. La crítica más
célebre contra la ciencia del derecho fue expuesta por Kirchmann en una conferencia de 1847:
«tres palabras del legislador convierten bibliotecas enteras en basura».6 Algunos autores (como A.
Calsamiglia) se inclinan por considerar que lo que usualmente se denomina ciencia jurídica es, con
más propiedad, una técnica social.7

La ciencia jurídica moderna tiene su origen en el siglo XV. De forma paralela en el tiempo se van
desarrollando: en las Islas Británicas, la Escuela Analítica de Jurisprudencia; en Francia, la Escuela
de la Exégesis, y en Alemania, la Escuela Histórica del derecho (Friedrich Karl von Savigny) y la
Jurisprudencia de Conceptos (Ihering).

Un modelo de ciencia jurídica que conserva gran parte de su validez es el propuesto por John
Austin, discípulo de Jeremy Bentham. Para él, la ciencia general del derecho se clasifica en dos
grandes áreas:

 La ciencia de la legislación se ocupa de cómo debe ser el derecho; es normativa, ya que


trata de encontrar las normas adecuadas para regular el comportamiento social, y es
objeto de la atención de políticos y filósofos.

 La jurisprudencia (o dogmática jurídica) se ocupa de describir el derecho positivo, bien un


sector o rama de un derecho nacional (jurisprudencia particular), bien los principios y
conceptos comunes a todos los sistemas jurídicos (jurisprudencia general, o teoría general
del derecho); es descriptiva y neutral, y es el objeto propio del estudio de los juristas.8