Sei sulla pagina 1di 3

1.

OBJETIVOS
Conocer la relación entre el tipo de enlace químico y las propiedades de los compuestos.
Conocer algunas aplicaciones del carbono y del aluminio debido a sus propiedades
físicas y químicas.
Identificar las propiedades de los compuestos iónicos y covalentes.

RESUMEN

A través de la realización de la práctica se reconocen los distintos enlaces químicos que


mantienen juntos a átomos de diferentes sustancias. Para los cuales existen tres tipos de
enlaces: Enlace covalente, iónico y metálico. Si se comprende el mecanismo del enlace
químico, este conocimiento puede llevar a controlar la formación o ruptura de estos
enlaces, por consiguiente, la formación o deformación de sustancias, dependiendo siempre
de lo que se esté necesitando.

De esta manera se llega a comprobar los distintos tipos de compuestos según su enlace, tras
realizas la solubilidad y la conductividad eléctrica como propiedad que permite la
transmisión de calor y electricidad entre sí.

INTRODUCCION

Una de las principales preocupaciones dentro del campo de la química era descubrir cómo
se agrupaban los átomos para formar las moléculas y lo interesante de ver cómo estas
reaccionan para formarse. Se explica que los átomos se combinan en relaciones fijas bien
definidas para constituir las moléculas, de donde una sustancia dada se puede describir a
través de su fórmula molecular. Estas fórmulas reflejan las valencias, o potencia de
combinación, de los átomos. El átomo está rodeado por electrones en torno al núcleo y que
estos pueden describirse siguiendo un modelo orbital. La materia que nos rodea se presenta
en forma de sustancias con distinto aspecto y propiedades. El conocimiento de estas
propiedades puede aportar alguna información acerca de las fuerzas que hacen unirse a las
partículas en una sustancia. los puntos de fusión y ebullición de las diversas sustancias son
indicativos de la mayor o menor fuerza de enlace entre las partículas (átomos, iones o
moléculas) que constituyen el sólido o líquido. Por otra parte si una sustancia en
determinadas condiciones conduce la corriente eléctrica, podría pensarse también en la
existencia de partículas
cargadas.
La conductividad eléctrica (símbolo σ) es la medida de la capacidad de
un material o sustancia para dejar pasar la corriente eléctrica a través de él.1 La
conductividad depende de la estructura atómica y molecular del material. Los metales son
buenos conductores porque tienen una estructura con muchos electronescon vínculos
débiles, y esto permite su movimiento. La conductividad también depende de otros factores
físicos del propio material, y de la temperatura.
Otras propiedades pueden ser la solubilidad, la facilidad de deformación o fragilidad de los
sólidos, etc.
La solubilidad es la capacidad de una sustancia de disolverse en otra llamada disolvente.1
Implícitamente se corresponde con la máxima cantidad de soluto que se puede disolver en
una cantidad determinada de disolvente, a determinadas condiciones de temperatura, e
incluso presión (en caso de un soluto gaseoso)

Ha sido posible clasificar a la mayor parte de las sustancias en tres grandes grupos que
evidencian la existencia de cuatro formas fundamentales de unión entre los átomos. De la
misma, los enlaces son los responsables de la atracción que ejerce una sustancia sobre otra.

El enlace iónico es la unión de un elemento electronegativo con uno electropositivo,


usualmente un metal con un no metal. Entre mayor sea la diferencia de electronegatividad
(usualmente superior a 1.7), mayor será la fuerza del enlace iónico.

El enlace covalente es el que se da entre no metales, se forma al compartir un par de


electrones entre los dos átomos que se van a unir (uno electrón de cada uno). El par de
electrones es común a los dos átomos manteniéndolos unidos.

El enlace metálico se produce sólo entre metales. Los átomos metálicos pierden sus
electrones de valencia formándose así una ‘nube de electrones’ que actúa como
“pegamento” entre los iones positivos de metal.
PROCEDIMIENTO

a. Conductividad.
Se mide la conductividad eléctrica con un voltímetro.
En cada una de las sustancias proporcionadas se introduce un electrodo