Sei sulla pagina 1di 5

alcoholismo

.La ingesta de alcohol esta tan normalizada que los consumidores tienden a creer que esta
es menor de la que realmente se produce, y de esta manera no reconocen su problema y
encubren su adicción. Pero ¿qué enfermedades produce el consumo de alcohol? Hoy, en
nuestro blog, vamos a hablar de las enfermedades causadas por el alcoholismo. Existen
muchas webs que te hablan de el alcoholismo como es la web de como dejar el alcohol.

Enfermedades causadas por el alcohol


El alcohol es una sustancia ampliamente consumida en casi todas las culturas, que afecta a
las personas y a las sociedades de diferentes maneras, dependiendo del volumen de
alcohol consumido, los hábitos de consumo y la calidad del alcohol.

Tanto a nivel individual como social, se han identificado algunos factores que influyen en
los hábitos de consumo de alcohol, y, por tanto, en las enfermedades asociadas al
consumo de alcohol.

Por ejemplo, los factores ambientales como el desarrollo económico, la cultura o la


disponibilidad de alcohol van a influir en la cantidad de alcohol que bebe una sociedad.

Parece, por tanto, que el contexto de consumo tiene un papel muy importante en
los daños relacionados con el alcohol, en particular los asociados con los efectos
sanitarios de la intoxicación alcohólica

La mayoría de las personas asociamos el consumo de alcohol con dos enfermedades: el


alcoholismo, que es el síndrome de dependencia que se crea tras consumir alcohol
durante largos periodos de tiempo; y la cirrosis. No obstante, hay otra serie
de enfermedades derivadas del consumo abusivo de alcohol.

Las principales enfermedades producidas por el alcohol son:

1.- Cirrosis hepática


Se caracteriza por una cicatrización del hígado. El tejido del hígado de una persona sana
es reemplazado por fibrosis o tejido cicatrizal. Este nuevo tejido cicatrizal se acumula y
evita que el hígado funcione correctamente, lo que puede conducir a la acumulación de
bilis en la sangre.

Algunos de los síntomas más comunes de la cirrosis incluyen la falta de apetito, la


pérdida de peso, náuseas, fatiga, ictericia, trastornos cognitivos (confusión y falta de
concentración), temblores, hemorragia interna y estado de coma.
2.- Pancreatitis
Se caracteriza por la inflamación del páncreas y, al igual que la cirrosis, cicatriza
definitivamente el órgano. Esta cicatrización afecta a la producción de la insulina y a la
forma en que el azúcar se libera en el torrente sanguíneo. A menudo se presenta con dolor
abdominal severo que suele acompañarse de vómitos, náuseas, sudoración y fiebre.

3.- Hipertensión
Esta condición se caracteriza por un aumento de la fuerza con la que fluye la sangre a
través de las arterias, lo cual puede provocar un derrame cerebral, infartos de miocardio,
anginas de pecho, edema pulmonar o aneurismas.

4.- Osteoporosis
La osteoporosis consiste en un adelgazamiento de los huesos acompañado de
una pérdida de masa ósea. Esta reducción hace que los huesos se vuelvan más frágiles. Si
bien es más común en mujeres alcohólicas, también puede afectar a los varones. El uso de
alcohol disminuye los niveles de vitaminas y minerales necesarios para cuidar nuestros
huesos.

5.- Enfermedad de Wernicke-Korsakoff


Como una afección cerebral muy grave causada por la dependencia al alcohol. Este
síndrome está formado por la combinación de dos trastornos que se desarrollan a partir
de una deficiencia de vitamina B, lo que conlleva cambios en la morfología cerebral. Los
síntomas de esta enfermedad se caracterizan por visión borrosa, pérdida de memoria,
confusión y problemas de movilidad. Muchas de estas alteraciones son irreversibles.
Alcohol: cómo prevenir el consumo en
adolescentes
Los padres pueden ofrecer a sus hijos un modelo adecuado con el propio
consumo de alcohol


El consumo de alcohol es una de las conductas de riesgo más frecuentes entre los
adolescentes. Representa un riesgo por sí mismo y por los problemas asociados que plantea,
como, por ejemplo, accidentes de tráfico, sexo sin protección, violencia, dificultades
académicas y adicción en la vida adulta.
¿Por qué es tan perjudicial el consumo de alcohol en la adolescencia?

 El consumo intermitente de alcohol provoca daños cerebrales con alteraciones de


la conducta y de la memoria. Estos hechos pueden dar lugar a trastornos del
aprendizaje.
 Los niveles de alcohol en sangre son proporcionalmente más altos, a igualdad de
consumo, que en otras etapas de la vida. El adolescente muestra antes los signos
de la embriaguez y el daño cerebral es, por lo tanto, mayor.
 Los adolescentes son menos sensibles a los efectos sedantes y a los trastornos
motores que produce el alcohol, lo que limita su percepción de riesgo ante el
consumo de alcohol y da lugar a mayores síntomas de excitación y menores de
sedación en caso de embriaguez.
¿Qué es el consumo excesivo de alcohol?

También llamado binge drinking en inglés, consiste en ingerir cuatro o más bebidas
alcohólicas (cada una de ellas con un mínimo de alcohol de 10 g) de una vez o en
un período de pocas horas, con el objetivo de emborracharse. En el caso de los
hombres, se considera consumo excesivo cinco bebidas y en las mujeres cuatro. La
cantidad de bebida que equivale a 10 g de alcohol depende de la concentración del
mismo y aproximadamente es:
 1 copa de cava de 100 ml
 1 vaso de vino de 100 ml
 1 cerveza de 250 ml
 1 vaso de güisqui (30 ml)
 1 cubalibre o similar (30 ml)
 1 copa de coñac (30 ml)
Esta conducta se ha hecho cada vez más habitual. Según un estudio realizado en
España, en el año 2010, un tercio de los estudiantes de 14 a 18 años han consumido
alcohol de forma excesiva en el último mes.

Los adolescentes que presentan episodios repetidos de consumo excesivo tienen


más riesgo de tener problemas con el alcohol durante la juventud y cuando sean
adultos.

Además, con el consumo excesivo se desarrollan alteraciones cognitivas, de la


memoria y del aprendizaje que se producen incluso con consumos no
excesivamente grandes de alcohol, pero que resultan dañinos para un cerebro
todavía en desarrollo, como es el de los jóvenes hasta los 20 años de edad.

Nuevas formas de abusar del alcohol: tampodka, eyeballing, oxy shot, etc.
Existen nuevas formas de “colocarse” con alcohol que, afortunadamente no son muy
frecuentes, pero que es necesario conocer porque son muy peligrosas:

 Tampodka: introducción de un tampón impregnado en alcohol en la vagina o el ano.


 Eyeballing: instilación de gotas con alcohol en la conjuntiva del ojo.
 Oxy shot: inhalación con un dispositivo como los que usan los asmáticos.
¿Cómo pueden intervenir los padres para prevenir tanto el consumo de alcohol
como los problemas derivados del mismo en la adolescencia?

Los padres desempeñan un papel muy importante en la prevención de conductas


perjudiciales para sus hijos. En la siguiente tabla se pueden consultar, en forma de
decálogo, una serie de buenas prácticas para madres y padres.

Decálogo para madres y padres en relación al consumo de alcohol.


1.- Dialogar con los hijos aprovechando aquellas oportunidades en las que estén
predispuestos a hablar y no solo cuando nosotros queramos hablar con ellos
2.- Fomentar actividades de ocio y aficiones comunes, encontrando la forma de divertirse
con ellos
3.- Tener un proyecto educativo individual para cada hijo
4.- Transmitir valores
5.- Transmitir los valores propios de la comunidad a la que se pertenece y fomentar la
pertenencia a ella
6.- Enseñar moderación (sobriedad) en general y en el uso del dinero en particular
7.- Ofrecer un modelo adecuado con el propio consumo de alcohol. Dar ejemplo de
sobriedad en el consumo de alcohol
8.- Conocer a sus amigos y a su pandilla y ofrecer, en la medida de lo posible, la propia
casa para que se reúnan
9.- Mantener unos horarios razonables pero firmes en las "salidas"
10.- Reforzar positivamente las conductas que lo merezcan y negativamente las que
requieran corrección, señalando estas últimas y explicando la actuación correcta, pero sin
descalificar a las personas
¿Cómo puede intervenir la sociedad?

Los programas escolares y comunitarios son útiles para contribuir a disminuir y


prevenir el consumo de alcohol y drogas. Todavía no se sabe cuál es el programa
ideal y en cada comunidad puede ser diferente. Es importante que participen en él
padres, profesores, comunidad de vecinos, ayuntamientos y la sociedad en su
conjunto.