Sei sulla pagina 1di 2

Productividad marginal

Ir a la navegaciónIr a la búsqueda
En teoría microeconómica, la productividad marginal o producto marginal de un factor
productivo es la variación en la cantidad producida de un bien, motivada por el empleo de una
unidad adicional de ese factor productivo, permaneciendo constante la utilización de los
restantes factores. Por ejemplo, la variación en la producción de un determinado bien cuando
se emplean seis personas en lugar de cinco. Dicho producto, está afectado por la ley de los
rendimientos decrecientes.
El producto marginal del trabajo es el producto adicional que se obtiene cuando la cantidad de
trabajo utilizada se incrementa en una unidad. El producto marginal es la variación que
experimenta el PT al utilizar una unidad adicional de factor.

Índice

 1Formulación
 2Curva de productividad marginal
 3Ley de los rendimientos decrecientes
o 3.1Ejemplo
 4Productividad marginal y distribución de la renta
 5Véase también
 6Referencia
o 6.1Notas
o 6.2Bibliografía

Formulación[editar]
La productividad marginal de un factor puede ser expresada de acuerdo con la siguiente
fórmula: 1

donde

es la variación en la utilización del factor productivo (usualmente una unidad) y

es la variación en la cantidad producida del bien.


Si el producto y el factor son infinitamente divisibles, las unidades marginales se
hacen infinitesimales, la productividad marginal es la derivada matemática de la
función de producción con respecto a ese factor productivo. Suponiendo que el bien
producido Y es dado por la siguiente función de producción

donde K y L son los factores productivos (capital y trabajo). La productividad


marginal del capital (PMK) y la productividad marginal del trabajo (PML) vienen
dados por:
Curva de productividad marginal[editar]
La productividad marginal inicialmente crece, llega a un máximo, que
coincide con el punto de inflexión de la función de producción total;
comienza a disminuir y finalmente se vuelve negativa. A medida que se
añade más factor variable (trabajo) al capital fijo (maquinaria), entra en
juego la denominada ley de los rendimientos decrecientes. Las curvas de
productividad marginal y media están muy relacionadas. Se puede
observar gráficamente que cuando la productividad marginal es mayor
que la productividad media, esta última es creciente. De forma inversa
cuando la productividad marginal es menor que la productividad media,
esta se hace decreciente. La productividad marginal y media se cruzan en
el punto que esta última alcanza su máximo. Este volumen de producción
recibe el nombre de óptimo técnico.

Ley de los rendimientos decrecientes[editar]


Artículo principal: Ley de los rendimientos decrecientes

La ley de los rendimientos decrecientes afirma que a medida que se


añaden cantidades adicionales de un factor productivo en la producción
de un bien, manteniendo el empleo del resto de los factores sin variación,
se alcanza un punto a partir del que la producción total aumenta cada vez
menos. Así, a partir de un cierto punto, existen rendimientos marginales
decrecientes. Esta ley es más bien una observación empírica bien
testimoniada, para numerosos procesos productivos.
En términos matemáticos, esta ley implica que conviene incrementar
cualquier factor productivo -por ejemplo, el factor trabajo-, hasta el punto
en que la derivada del producto marginal es cero (2) que es la condición
necesaria para un máximo matemático. Una vez alcanzado ese punto si
se incrementa en una unidad más, horas de trabajo o trabajadores a
tiempo completo, la producción marginal podría ser decreciente [nota:
si Y es el producto total;2 es el producto marginal y donde esta función
sea nula, tenemos el máximo de la función de producción3]. Entonces, el
aporte de este nuevo trabajador al producto total será inferior al anterior .
De esta manera, la Ley de los Rendimientos Decrecientes indica lo
siguiente:
A medida que la cantidad de u