Sei sulla pagina 1di 5

La política exterior americana a la deriva

Pompeo está pidiendo realismo, Trump no está cumpliendo

En un discurso del 11 de mayo en el Instituto Claremont en Beverly Hills, titulado "Una

política exterior desde la fundación", el Secretario de Estado de los EE. UU., Mike Pompeo, citó a John Quincy Adams para explicar cómo la política exterior de Donald Trump se basa en un "realismo" que eludió a su Los predecesores, en particular George W. Bush y Barack Obama. Adams, entonces Secretario de Estado, escribió en 1821 que Estados Unidos "no va

al extranjero en busca de monstruos para destruir". Ella es la que desea la libertad y la

independencia de todos ".

Según Pompeo, la política exterior de Trump se basa en esta tradición prudente de la

generación fundadora de los Estados Unidos, con un énfasis en el "realismo, la moderación

y el respeto". Trump, dijo Pompeo, "no aspira a usar la fuerza para difundir a los

estadounidenses". Modelo ”. En cambio, apunta a liderar con el ejemplo. "El atractivo insuperable del experimento estadounidense es algo que comercializo todos los días", dijo Pompeo, describiendo su papel como el principal diplomático de Estados Unidos. Luego citó a George Washington, quien predijo que la d emocracia de los Estados Unidos podría, en última instancia, inspirar "el aplauso, el afecto y la adopción de cada nación que aún es ajena".

Este es el verdadero modelo de la política exterior de Trump, dice Pompeo. No buscamos monstruos para destruirlos. Buscamos renovarnos en casa, y predicar con el ejemplo.

El discurso de Pompeo, si se eliminan los golpes partidistas, esboza una política ex terior

basada en el realismo y una articulación cuidadosa de los intereses estadounidenses. Sugiere que Trump actúa con cautela contra la sobreextensión en el extranjero. "No más",

según Pompeo, Estados Unidos "se involucrará en conflictos sin un claro sen tido de misión". Citando a Washington nuevamente, dijo que Trump está construyendo alianzas basadas en

la "humanidad e interés" para servir los valores fundamentales de su país.

Revelación completa: entre abril y diciembre del año pasado, trabajé para Pompeo en el Departamento de Estado como Enviado Especial Presidencial. Me gusta el. Eso puede ser suficiente para que algunos dejen de leer. Pero me ofreció todo mi apoyo tanto en privado

como en público cuando era diplomático y tenía una difícil misión en el extranjero. Pompeo

se preocupa por los que sirven debajo de él. Y él se preocupa mucho por los Estados Unidos. Eso viene a través del discurso de Claremont.

Desafortunadamente, las políticas de Trump y su administración a menudo tienen poca semejanza co n las descritas por Pompeo. Un verdadero retorno a los primeros principios de

la política exterior sería bienvenido y tal vez disfrutaría del apoyo bipartidista. Sin embargo,

en realidad, el equipo de seguridad nacional de Trump se arriesga a duplicar lo q ue el propio

Pompeo identifica como los peores excesos de la política exterior de los Estados Unidos en los últimos 18 años.

Verificación de la realidad

Desde el 11 de septiembre, Washington ha perseguido grandes objetivos de política exterior que no p ueden alcanzarse con un nivel razonable de inversión, y mucho menos uno aceptable para el pueblo estadounidense. El presidente George W. Bush se embarcó en guerras que comenzaron con objetivos claros (remover a los talibanes de Afganistán y a Saddam Hussei n de Irak) pero luego se transformó en campañas de varias décadas para democratizar sociedades que los líderes de los Estados Unidos apenas entendieron al principio. Hoy, Irak puede estar emergiendo como una historia de éxito, pero una que pocos estadounid enses dirían justificaron el costo. El presidente Barack Obama estableció un objetivo ambicioso, el cambio de régimen, desde el principio en Siria y más tarde en Libia, pero pensó poco en cómo y a qué costo podría lograrse, o, lo que es más importante, en lo que vendría después. Hoy, el presidente sirio Bashar al - Assad todavía está en el poder y Libia es un completo desastre. Al escuchar a Pompeo, uno podría creer que Estados Unidos se hace con objetivos grandiosos de cambio de régimen y transformación soci al. Sus palabras sugieren que es hora de que Estados Unidos aproveche sus propios recursos para prepararse para una nueva era de competencia de gran poder contra China y Rusia. A diferencia de su jefe, Pompeo acertadamente no golpea a Rusia: "El régimen de Putin mata

a disidentes a sangre fría e invade a sus vecinos". Ni a China: "El Partido Comunista de China ha detenido a más de un millón de musulmanes chinos en campos de trabajo, y el uso de la coerción y la corrupción como sus herramientas principales p ara el arte de gobernar ”. Pompeo advirtió que ambos países están“ decididos a erosionar el poder estadounidense ”, y que Washington ya no puede“ desvincularse del sentido común ”al enfrentarlos.

Este énfasis en el realismo y la moderación, sin embargo, n o refleja la política exterior de Trump. Es posible que Trump ni siquiera se dé cuenta, pero particularmente desde la llegada de John Bolton como asesor de seguridad nacional el año pasado, su gobierno ha estado siguiendo lo que son efectivamente políticas de cambio de régimen en no uno, sino tres países: Venezuela, Siria e Irán.

En Venezuela, la administración estableció un objetivo de suma cero: "Maduro debe irse", sin un plan creíble que no sea las sanciones y los tweets para lograrlo. Las sanciones son una herramienta efectiva cuando están vinculadas a objetivos políticos limitados, pero nunca han tenido éxito en cambiar un régimen. Además, dado el objetivo declarado por cada día que Maduro permanece en el poder, Estados Unidos se ve débil e irresponsab le, particularmente en comparación con Rusia y China, ambos partidarios del régimen de Maduro. Lo que la Casa Blanca había promocionado inicialmente como una posible victoria

a corto plazo en Venezuela ahora parece que se convertirá en una lucha prolongada, con pocas posibilidades de que Washington logre su objetivo declarado por debajo de una intervención militar de los Estados Unidos que pocos parecen querer. El mes pasado,

Pompeo amenazó con una acción militar en Estados Unidos si Maduro se negaba a reti rarse; en Beverly Hills, él nunca mencionó a Venezuela, y se dice que Trump se está agriando de toda la empresa.

Aunque Estados Unidos no está pidiendo explícitamente un cambio de régimen en Irán y Siria, está aplicando políticas en ambos países que, si se llevan a su conclusión lógica, requieren un cambio de gobierno. En Siria, los objetivos de la política de los Estados Unidos se han vuelto tan expansivos que no tienen sentido, dado el bajo nivel de inversión de Washington en el país y el deseo reiterado de Trump de irse por completo. Las autoridades estadounidenses confirmaron recientemente que los objetivos de Estados Unidos en Siria incluyen expulsar a "todas las fuerzas lideradas por Irán" y completar un proceso político inactivo mediante el cual Assad sería responsable de los crímenes de guerra. Ninguno de esos objetivos tiene una posibilidad realista de ser alcanzado, incluso si Estados Unidos aumenta masivamente su compromiso de tropas y recursos con Siria, lo cual no hará. Por

lo tanto, Trump persi gue un callejón sin salida para la política, uno que beneficia a China y

Rusia, que parecen tener mucha más disciplina al declarar objetivos realistas a corto plazo

y mucho menos escrúpulos para garantizar que se logren. (Describí una estrategia más realis ta de Siria en la edición de mayo / junio de Foreign Affairs).

En Irán, parece que la administración no puede ponerse de acuerdo sobre un objetivo aun cuando busca implosionar al país a través de la "máxima presión" y las sanciones. Pompeo dice que quiere que Irán sea "un país normal" y ha emitido una lista de 12 demandas maximalistas (agregando un 13 más tarde) que ningún experto dice que Irán pueda esperar cumplir. El mes pasado, Bolton advirtió al líder iraní, el ayatolá Jamenei, después del 40 aniversario de la revolución iraní de 1979, que no debería esperar que "muchos más disfruten" (lo que sugiere que Khamenei podría haber desaparecido en un año). Trump, por otro lado, le ha pedido repetidamente a Irán que lo llame directamente y, según se informa, transmitió a los suizos un número de teléfono privado de la Casa Blanca. Al parecer, nadie

a cargo de la política estadounidense de Irán, el resultado neto es una política de sanciones

cada vez mayores, impuesta sin el apoyo de aliados y sin una rampa de e ntrada plausible para que Irán inicie negociaciones, ya que nadie, incluidos los iraníes, sabe qué. Se supone que Irán debe negociar. Sin posibilidad de conversaciones, la presión se convierte en un fin en sí mismo, lo que genera contrapresión y un riesgo creciente de conflicto.

¿UN NUEVO CONSENSO? Trump odia parecer débil, pero así es como su política exterior lo está haciendo mirar. Mi oficina en el campus de la Universidad de Stanford está al otro lado de la calle de George Shultz, el veterano de 98 año s de las administraciones de Eisenhower, Nixon y Reagan. En una discusión reciente, un enérgico y totalmente comprometido Shultz relató una anécdota de su primer día en el Cuerpo de Marines de los Estados Unidos en 1942. "Cuando me entregaron mi rifle", di jo, "la primera regla nunca fue apuntar a nadie a menos que Estaba preparado para apretar el gatillo ”. La lección aplicada a la gran estrategia: dejar de declarar objetivos nacionales que no podemos o no estamos dispuestos a lograr.

Una estrategia sólida requiere que los líderes establezcan prioridades en los objetivos, que los alineen cuidadosamente con los recursos disponibles y que desarrollen una idea de cómo esos recursos pueden ser coordinados de manera efectiva. Según esta norma, la política exteri or de los Estados Unidos hoy en día es, por definición, no estratégica, ya que continuamente establece objetivos sin tener en cuenta si se pueden alcanzar de manera realista o cómo. El resultado es que las tácticas sustituyen a la estrategia.

La mayoría d e los comentaristas estadounidenses estarían de acuerdo en que el mundo sería mucho mejor si Maduro, Assad y Khamenei fueran reemplazados por líderes moderados amigos de los Estados Unidos. Sin embargo, la esperanza de su reemplazo es muy diferente de decl arar la política oficial de tales esperanzas en los EE. UU. Y luego emprender un curso de acción infructuoso y costoso para convertir esas esperanzas en realidad. El camino a la locura en los asuntos exteriores se allana estableciendo objetivos ambiciosos sin una consideración honesta de los medios necesarios para lograrlos. Las políticas de cambio de régimen en particular son costosas, caras, prolongadas e inciertas. Rara vez producen objetivos declarados, e incluso cuando lo hacen, los beneficios para los Estados Unidos a menudo superan sus costos en sangre, tesoros y consecuencias no deseadas.

El pueblo estadounidense parece sabio a este acertijo. Trump, como Obama, prometió durante su campaña presidencial para reducir los compromisos de Estados Unidos en el extranjero, y pocos de los candidatos que ahora buscan la nominación demócrata en 2020 a bogan por un cambio de régimen o nuevas intervenciones militares en el extranjero. Una encuesta reciente del Center for American Progress sugiere que, aunque el pueblo estadounidense no es aislacionista, desea que sus líderes se centren en aumentar la fort aleza en el hogar (apuntalando la infraestructura, el cuidado de la salud y la educación de los EE. UU.) Mientras actúan con un "compromiso moderado". el mundo. Dicha fórmula es coherente con el tema central del discurso de Pompeo, aunque sea contrario al funcionamiento cotidiano de la administración de Trump. Es importante destacar que una política de "compromiso restringido" también es consistente con las políticas desarrolladas por los candidatos demócratas que buscan desafiar a Trump, en la medida en que la política exterior se está discutiendo en la campaña.

Ahí está la esperanza. En su "telegrama largo" enviado desde Moscú en 1947, George Kennan, uno de los grandes diplomáticos e intelectuales del siglo pasado, se centró tanto en la situación interna de los Estados Unidos como en la situación interna dentro de Rusia con el fin de Articula su doctrina de contener la expansión soviética. Para que las estrategias en los asuntos internacionales tengan éxito, escribió, deben basarse en "el punto en el que s e encuentran las políticas domésticas y extranjeras". Lo que sea que se establezca en discursos, comunicados diplomáticos, o dentro de la Casa Blanca, el éxito o fracaso final de Una estrategia "depende de la salud y el vigor de nuestra propia sociedad".

La esencia del discurso de Pompeo, una política exterior basada en principios basada en la humildad y la moderación, puede apuntar en última instancia, y en contra de su intención,

hacia un nuevo consenso bipartidista sobre el papel de Estados Unidos en el mundo. Este sería el punto en el que se encontrarían las políticas domésticas y extranjeras: una política anclada en la creación de fuerza en el hogar, alineando los fines con los medios, siendo prudente en el uso de la fuerza y enmendando las relaciones con los aliados que también enfrentan a una China en ascenso y a la Rusia revanchista. Trump y los que trabajan para él pueden creer que son administradores de dicha política, pero Trump parece tener poco control sobre su propio equipo de seguridad naciona l, y su impulsivo tuitear junto con la falta de deliberación estratégica o proceso hace imposible cualquier coherencia en asuntos El resultado neto es que los adversarios de Washington se están envalentonando, sus aliados desconcertados y sus alianzas deshilachadas, a medida que los observadores de todo el mundo ven la "salud y el vigor" de la sociedad de los Estados Unidos que se agota mes a mes.

Una cita que no fue citada por Pompeo es la del fundador más famoso de nuestro tiempo, Alexander Hamilton. Hamilton fue el autor de Federalist 70, que describía los poderes otorgados al presidente en el Artículo II de la Constitución, y un agudo observador de los primeros presidentes de los Estados Unidos, a quienes midió según el estándar establecido en la carta fundacional. Escribiendo en 1800 sobre los atributos necesarios para guiar a nuestro país, Hamilton señaló al "modesto y sabio" Washington, que como presidente "consultó mucho, reflexionó mucho, resolvió lentamente, resolvió con sabiduría".

Trump no podría ser más diferente. Rara vez consulta. Nunca reflexiona. Apenas se resuelve. Hace poco sabiamente. La suya es una política exterior de caos, no la prudencia y la moderación contempladas por Pompeo y exigidas por una mayoría significativa del pueblo estadounidense. La oportunidad para aquellos que ahora buscan la presidencia, o quienes están preparados para disputar a Trump sobre los méritos de su política exterior, es capturar este consenso emergente y articular un papel más inteligente para Estados Unidos en el extranjero basado en el verdadero significado del tríptico de Pompeo:

"realismo, moderación, y respeto ".

Los republicanos y los demócratas podrían incluso llegar a un acuerdo sobre esa fórmula. Los Estados Unidos serán mucho más fuertes si lo hacen.