Sei sulla pagina 1di 6

UNIVERSIDAD ABIERTA PARA ADULTOS

(UAPA)
ESCUELA DE DERECHO

PARTICIPANTE:

ASIGNATURA:

Derecho Penal I

ACTIVIDES INDEPENDIENTE I:

FACILITADOR:

1. Investigación en diferentes fuentes acerca de la conceptualización de


amenaza sus tipos y las penalidades establecidas en el Código Penal
Dominicano.
Amenazas, son atentados contra la libertad y seguridad de las personas
consistentes en dar a entender, con, actos o palabras que se quiere hacer algún
mal a otro. Por otro lado el Artículo 305 del Código Penal Dominicano, establece
que: “La amenaza que, por escrito anónimo o firmado, se haga de asesinar,
envenenar o atentar de una manera cualquiera, contra un individuo, se castigará
con la detención, cuando la pena señalada al delito consumado sea la de treinta
años de reclusión, siempre que a dicha amenaza acompañe la circunstancia de
haberse hecho exigiendo el depósito o la entrega de alguna suma en determinado
lugar, o el cumplimiento de alguna condición cualquiera. Al culpable se fe podrá
privar de los derechos mencionados en el artículo 42 del presente Código, durante
un año a lo menos, y cinco a lo más”.

El Art. 306.- Cuando la amenaza no se acompañare de la circunstancia de


haberse hecho exigiendo el depósito o la entrega de alguna suma en determinado
lugar, o de cumplir una condición cualquiera, la pena será de prisión correccional
de uno a dos años. En este caso, así como en el anterior, se podrá sujetar a los
culpables a la vigilancia de la alta policía.

Art. 307.- Siempre que la amenaza se haga verbalmente, y que del mismo modo
se exija dinero o se imponga condición la pena será de seis meses a un año de
prisión y multa de veinticinco a cien pesos. En este caso, como en los anteriores
artículos, se sujetará al culpable a la vigilancia de la alta policía.

Art. 308.- La amenaza, por escrito o verbal, de cometer violencia o vías de hecho
no previstas por el Artículo 305, si la amenaza hubiere sido hecha con orden o
bajo condición, se castigará con prisión de seis días a tres meses y multa de cinco
a veinte pesos, o a una de las dos solamente.
La amenaza proferidas contra funcionarios públicos en ocasión del ejercicio de sus
funciones, no son susceptibles de conciliación.

Amenazas: son un delito o una falta, consistente en el anuncio de un mal futuro


ilícito que es posible, impuesto y determinado con la finalidad de causar inquietud
o miedo en el amenazado.

Amenaza: es una palabra que se utiliza para hacer referencia al riesgo o posible
peligro que una situación, un objeto o una circunstancia específica puede conllevar
para la vida, de uno mismo o de terceros.

Amenaza: puede entenderse como un peligro que está latente, que todavía no se
desencadenó, pero que sirve como aviso para prevenir o para presentar la
posibilidad de que sí lo haga.

Amenaza: es entendida como el anuncio de que algo malo o peligroso puede


suceder.

Sus tipos y las penalidades establecidas en el Código Penal Dominicano.


Recordar que debes especificar la bibliografía consultada

Tipos de amenaza:
Escritas de atentar contra las personas o de incendio.

En este caso, hecho por escrito o firmado, de asesinar, envenenar o atentar de


una manera cualquiera contar un individuo, la pena es de prisión correccional de
uno a dos años, además se podrá sujetar al culpable a la vigilancia de la alta
policía.

Verbales de atentar contra las personas o de incendiar una víctima.

Las amenazas verbales solo se castigaran si son hechas bajo orden o condición
(avec ordre ou sous condition), pues las amenazas verbales simples no se
castigan en ningún caso, ya que la orden o la condición no es en este caso, una
circunstancia agravante si no un elemento constitutivo de la infracción.

De vías de hecho.

La amenaza escrita o verbal de cometer violencias o vías de hecho, es decir, de


un atentado castigado con penas correccionales (golpes, heridas o violencias
voluntarios) o con penas criminales (amputamiento de un miembro), solo se
incrimina cuando.

Lo establecido en el código penal:

Art. 305.- La amenaza que, por escrito anónimo o firmado, se haga de asesinar,
envenenar o atentar de una manera cualquiera, contra un individuo, se castigará
con la detención, cuando la pena señalada al delito consumado sea la de treinta
años de trabajos públicos, o trabajos públicos, siempre que a dicha amenaza
acompañe la circunstancia de haberse hecho exigiendo el depósito o la entrega de
alguna suma en determinado lugar, o el cumplimiento de alguna condición
cualquiera. Al culpable se le podrá privar de los derechos mencionados en el
artículo 42 del presente Código, durante un año a lo menos, y cinco a lo más.
Art. 306.- Cuando la amenaza no se acompañare de la circunstancia de haberse
hecho exigiendo el depósito o la entrega de alguna suma en determinado lugar, o
de cumplir una condición cualquiera, la pena será de prisión correccional de uno a
dos años. En este caso, así como en el anterior, se podrá sujetar a los culpables a
la vigilancia de la alta policía.

Art. 307.- Siempre que la amenaza se haga verbalmente, y que del mismo modo
se exija dinero o se imponga condición la pena será de seis meses a un año de
prisión y multa de veinticinco a cien pesos. En este caso, como en los anteriores
artículos, se sujetará al culpable a la vigilancia de la alta policía.

Art. 308.- La amenaza, por escrito o verbal, de cometer violencia o vías de hecho
no previstas por el Artículo 305, si la amenaza hubiere sido hecha con orden o
bajo condición, se castigará con prisión de seis días a tres meses y multa de cinco
a veinte pesos, o a una de las dos solamente.

2. Redacción de un informe de acerca de las Vías de hechos, tomar en


cuentas las de sus tipos. Consultar dos abogados de su comunidad y
las fuentes bibliográficas recomendadas.

Vías de hecho: son aquellos atentados contra el derecho ajeno y/o de violencias
no amparadas jurídicamente.

Golpes y heridas que no causen lesión permanente. El Artículo 309 del Código
Penal Dominicano, establece que “el que voluntariamente infiere heridas, diere
golpes, cometiere actos de violencia o vías de hecho, si de ellos resultare al
agraviado (a) una enfermedad o imposibilidad de dedicarse al trabajo durante más
de veinte días, será castigado (a) con la pena de prisión de seis meses o dos
años, y multa de quinientos a cinco mil pesos. Podrá además condenársele a la
privación de los derechos mencionados en el artículo 42, durante un año a lo
menos, y cinco a lo más”.
Como consecuencia de lo anterior si los golpes y las heridas han producido daños
irreversibles como son la mutilación, amputación o privación del uso de un
miembro, pérdida de la vista, de un ojo, u otras discapacidades.

Las vías de hecho constituye un abuso de poder, un comportamiento que se


encuentra desvinculado de fundamento normativo alguno, un acto que traduce la
negación de la naturaleza reglada de todo ejercicio del poder constituido. La vía de
hecho desconoce que en un Estado constitucional, a excepción del constituyente
originario, todos los poderes son limitados y que esos límites vienen impuestos por
la Carta Política y por la ley, pues éstos desarrollan valores, principios y derechos
que circunscriben los ámbitos del poder y que determinan los espacios correlativos
de ejercicio de los derechos fundamentales. Por ello, ante situaciones
extraordinarias, es decir, en aquellos casos en que se está ante manifiestos
desconocimientos de la Constitución y de la ley y que son susceptibles de vulnerar
o amenazar derechos fundamentales, la acción de tutela procede aún en
tratándose de decisiones judiciales pues en esos casos la protección
constitucional de los derechos opera como un resorte estatal que procura la
salvaguardia de esos derechos afectados por actos de poder que, no obstante su
aparente juridicidad, se sustraen a todo fundamento normativo.