Sei sulla pagina 1di 3

MIS CONSIDERACIONES DEL IUS

¿Qué es el IUS? ¿Cómo podríamos conceptualizarlo en la Antigua Roma?

Introducción

El derecho romano se considera un excelente medio de educación jurídica. Los


grandes jurisconsultos romanos, principalmente de la época clásica, brillaron por su
capacidad creadora de nuevas instituciones, buscando siempre la consecución del
ideal de justicia procedente de la filosofía griega del suum cuique tribuere (dar a
cada uno lo suyo).

Por lo anterior, es evidente que los términos utilizados en aquella época tienen gran
importancia en la concepción del derecho en la actualidad. A lo largo del presente,
se hablará sobre el término romano “Ius”, donde posteriormente plasmaré mis
consideraciones del mismo, pero antes es necesario saber cuál es su significado.

El “Ius”, es un vocablo proveniente del sánscrito, antiquísima lengua indoeuropea,


que quiere decir, ligar o unir. Podemos afirmar que el “ius” como arte responde al
concepto de arte como “tekné”, que en griego significa lo mismo que técnica, o sea,
el conjunto de pautas regladas que deben seguirse para lograr un buen resultado.
Podemos decir que el término “Ius” es la palabra en latín que hace referencia al
Derecho. Como ya mencioné, en el presente desarrollaré el significado de éste
término y la conceptualización que se tenía del mismo en la Antigua Roma.

La concepción romana del “ius” asume perfiles propios que pueden sostenerse en
la actualidad, son perfiles eternos no porque sean romanos sino porque son
humanos y por ello sólo deberán actualizarse en cada circunstancia histórica.

En la Antigua Roma, el término ius tuvo diversos significados a lo largo de su


historia, algunos son:

Ius- Derecho objetivo: Conjunto de normas que constituyen un ordenamiento


jurídico (Derecho positivo)

Ius- Derecho subjetivo: Derecho o acción jurisdiccional de una persona a exigirle


a otra que dé, haga o deje de hacer algo (Derecho personal). En Roma no se
hablaba de "tener" derechos, sino de acciones para exigirlos. Por ejemplo, la acción
reinvindicatoria: si un ciudadano romano tenía un caballo y se lo quitaban, él no era
"dueño" del caballo, sino que podía ir a un juicio para exigir su derecho.

Ius- Status: Es la condición de situación jurídica, es decir, que es una facultad.

El ius, como norma meramente jurídica, era interpretado por los juristas,
apareciendo distintas ramas del ius, las cuáles, a mi parecer, las principales eran
las siguientes:

 Ius quiritium, ius civile: Derecho aplicable sólo a los quirites o ciudadanos
romanos.
 Ius commune: Es un derecho de aplicación general, identificado con el
derecho objetivo, o bien con el propio ius publicum.
 Ius publicum: El derecho que se refiere a la constitución y administración
del Estado romano, su organización política, magistraturas, poderes de los
magistrados, etc.
 Ius privatum: El derecho que atañe a los particulares, regulando las
relaciones con sus patrimonios, su familia, los demás hombres, a través de
negocios o relaciones jurídicas en que tales intereses se concretan.

De igual manera, es de suma importancia mencionar cuáles son las características


del IUS, que en conclusión son las siguientes:

 Posee naturalidad de sus disposiciones.


 Es consuetudinario, es decir, que va cambiando y se adapta a los cambios
de la sociedad.
 Busca el sentido común.
 Exclusivista en los primeros siglos y aplicado a los ciudadanos romanos.
 Es extremadamente formalista y comercial durante el derecho antiguo en
Roma.
 Durante el imperium se toma en cuenta la equidad con la intención de las
partes al celebrar los contratos de diferente materia, perdiendo así la ley
exclusivista.
Conclusión

El término “Ius” es equivalente a la palabra “Derecho” el cual es un conjunto de


normas jurídicas, heterónomas, coercitivas e impero-atributivas que regulan a la
sociedad en un determinado tiempo y espacio, las cuales son imperfectas mutables
y representan el orden en el campo humano. Es el derecho objetivo la conducta que
se adecua a la ley (lo licito).

El “ius” en Roma era el conjunto de reglas buenas y equitativas elaboradas por los
hombres, pero en un principio, estas prescripciones estuvieron confundidas con el
“fas” o derecho divino, que era quien le brindaba al “ius” su contenido. Un acto, para
ser lícito debía conformarse a la voluntad divina. Sin embargo, el hombre romano
tuvo la necesaria habilidad para poder ir desprendiendo poco a poco lo religioso de
los humano.