Sei sulla pagina 1di 15

Quito y Guayaquil.

- La cultura del ahorro en los ciudadanos de los países andinos es baja, según lo
demuestra la ‘Encuesta de medición de capacidades financieras en los países andinos: Colombia,
Bolivia, Ecuador y Perú’, realizada por la Corporación Andina de Fomento (CAF). La encuesta
revela que en Perú el 56% de los consultados no usa ningún producto bancario (cuenta de ahorro,
corriente, crédito de consumo, vivienda, microcrédito, entre otros), en Bolivia y Colombia esa cifra
llega al 43%, mientras que en Ecuador alcanza el 31%. De acuerdo con el informe de la CAF, existe
una brecha entre la oferta existente de productos y las necesidades de la población, ya que la
mayoría de los entrevistados manifestó no tener conocimiento de ninguno de estos productos. El
total de encuestados en los 4 países fue de 4.871 personas, entre hombres y mujeres
pertenecientes a todos los estratos socioeconómicos, con un margen de error del 2.8%. En el
sondeo, realizado a 1.200 personas en cada uno de estos países, los peruanos son los que menos
ahorran: el 45% reconoció no hacerlo activamente. Mientras que el 41% de los ecuatorianos
tampoco ahorra en un banco, en Colombia esto se repite en el 39% de los encuestados y en Bolivia,
en el 26%. “El ahorro debajo del colchón sigue ganando adeptos”, admitió la especialista senior en
políticas públicas y competitividad de la CAF, Diana Mejía. Un 38% de los consultados en Bolivia,
37% en Colombia, 26% en Perú y 25% en Ecuador indicaron que prefieren guardar sus recursos en
el hogar. En general, en los 4 países la encuesta evidenció que se registran menores capacidades
financieras para las personas con niveles limitados de educación, inactivos o desempleados,
residentes en zonas rurales o aquellas que pertenecen a sectores socioeconómicos bajos. No todos
ahorran En tanto, en un sondeo efectuado en la zona norte de Quito y centro de Guayaquil, los
ciudadanos muestran diferentes posiciones sobre el ahorro. A criterio del quiteño Vicente Andrade,
de 30 años, casado y con un hijo, el ahorro no está en su mente, pues está sujeto al día a día. “Es
por eso que tengo 2 cuentas, pero en las 2 no hay plata. Cualquier eventualidad la enfrento en ese
momento con el dinero que tengo guardado en mi casa”, dijo Andrade. Posición diferente a la de
Mariuxi Castillo, profesora por 14 años en una institución educativa de Quito, quien cree que es
necesario ahorrar para lo que vendrá. “Lo malo de la mayoría de los ecuatorianos es que no mira el
futuro, no tiene cultura de prevención del por si acaso”, aseveró. Ella ahorra desde que tenía 12
años, una costumbre que desarrolló luego de reunir dinero para comprarse un disco del grupo
español Locomía. Desde entonces tiene el hábito de ahorrar; primero lo hace en casa y luego de
reunir cierta cantidad la deposita en su cuenta. De su parte, Cristhian Sellán, quien trabaja para una
institución pública en Guayaquil, indicó que luego de lo que aconteció entre 1998 y 1999 con el
feriado bancario, no tiene confianza en el sistema financiero y que prefiere ahorrar el dinero en su
hogar. “Es difícil volver a confiar en un sistema que provocó una tremenda crisis en el país, luego de
la cual mucha gente migró, hijos se quedaron sin padres, esposos sin sus esposas y hasta muertes
hubo. Es complicado”, afirmó Sellán. Generación del consumo Para Juan Pablo Guerra, gerente
de la Unión de Cooperativas de Ahorro y Crédito del Sur (Ucacsur), el modelo económico en el que
está inmerso Ecuador desde hace mucho tiempo, de una u otra manera, motiva la generación del
consumo más que la del ahorro. Guerra considera que esto se debe a la falta de cultura del ahorro y
además a que en el ecuatoriano aún existe miedo en las instituciones financieras por lo sucedido
durante el feriado bancario de 1999. El gerente de Ucacsur cree que con la aprobación del Código
Monetario y Financiero se presentan las herramientas para que el sector financiero busque con las
autoridades los mecanismos necesarios de incentivo, “como programas de educación financiera
que permitan orientar sobre las bondades que tiene el ahorro en las instituciones del sistema
nacional”. Guerra aseguró que en el sector cooperativo se ha cumplido con programas para generar
esa cultura, lo que le ha dado buenos resultados este año: “los ahorros a plazo fijo han crecido,
estableciéndose que en octubre el total que la Ucacsur manejó es de $1.188 millones, de los cuales
el 57% son a plazo fijo”. El crédito a través de tarjetas El crédito de consumo más fácil de acceder
para los ciudadanos es el de tarjetas. No así el otorgado directamente por las entidades bancarias,
que exigen requisitos más estrictos y piden garantes. El plástico no tiene como requisito el garante y
aquello permite que un mayor número de personas tenga hasta 6 diferentes tarjetas de varios
emisores. Un estudio presentado por Luis Pastor Herrera, de Advance Consultora, evidenció que el
45% de los tenedores de tarjetas está dentro del segmento de “compradores compulsivos”, los
cuales no tienen una cultura de ahorro. Según Pastor, hay ciudadanos que pasan por los
almacenes, observan un bien y simplemente lo adquieren sin mediar la real necesidad de lo que
compran o sus limitaciones para pagar las cuotas. Bancarización en Ecuador Pese a lo ocurrido
hace más de 15 años, el nivel de bancarización ha crecido en Ecuador (ver infografía), según César
Robalino, director de la Asociación de Bancos Privados del Ecuador (ABPE). Robalino informó que
la cantidad de clientes, medida a través del número de depositantes, ha aumentado un promedio
del 12,3% en los últimos 4 años (2010-2013), siendo el 2011 el año más importante, de acuerdo con
las cifras provistas por la Superintendencia de Bancos y Seguros (SBS). De esta manera, de
acuerdo con la SBS, a diciembre de 2013 (última cifra disponible) el número de depositantes se
ubicó en 7,9 millones.

Esta noticia ha sido publicada originalmente por Diario EL TELÉGRAFO bajo la siguiente
dirección: https://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/economia/4/el-41-de-ecuatorianos-no-ahorra-en-
un-banco-infografia
Si va a hacer uso de la misma, por favor, cite nuestra fuente y coloque un enlace hacia la nota
original. www.eltelegrafo.com.ec

Para tener una cultura de ahorro el primer paso es manejar sus finanzas. Evite aquellas compras
innecesarias. Tome la decisión y deje de lado cualquier excusa. “El sueldo no me alcanza” y “tengo
otras prioridades” son las excusas que ponen algunos ecuatorianos para explicar el porqué no
ahorran. Pero lo cierto es que guardar una parte del dinero que se recibe cada mes es más fácil de
lo que parece. El ahorro debe ser el primer gasto de cada mes. Se estima que al menos el 10% de
sus ingresos mensuales debe destinarlos a ahorros de forma fija. Para Bertha Romero, experta en
finanzas familiares del programa de educación financiera ‘Tus finanzas’, se debe ahorrar por tres
razones: una es para contar con un fondo para emergencias o imprevistos, nadie está libre de algún
problema de salud o de quedarse sin trabajo; la segunda razón es para tener fondos para cumplir
una meta a corto, mediano o largo plazo, como comprar una casa, un viaje, estudios, etc.
Finalmente, la tercera razón es para crear un fondo de jubilación o de retiro. Para empezar a
guardar parte de sus ingresos, usted debe hacer un análisis de cómo están sus ingresos y sus
gastos. Las compras innecesarias debe suprimirlas. Para identificarlas, durante 15 días o un mes,
lleve un registro diario de todo lo que gasta en el día. Así podrá observar cuánto dinero invierte en,
por ejemplo, los snacks de media mañana o en el café caliente en los días fríos. Al observar cuáles
son sus hábitos de gastos podrá eliminar aquellos que no están dentro de su presupuesto mensual.
Natalia Garzón, directora ejecutiva de la Fundación de Mutualista Pichincha, recomienda que antes
de comprar realice el siguiente ejercicio: piense si lo necesita o lo desea. Hay una línea muy
delgada entre ambas, lo que desea se puede convertir en una necesidad falsa, no se engañe.
Asimismo, por ejemplo, tome en cuenta cuánto paga en televisión prepagada y cuánto tiempo tiene
al día para ver más de cien canales. ¿Es necesario este gasto? De igual forma, si tiene un celular
con línea prepago, vea cuántas recargas realiza al mes, tal vez le resulte más conveniente activar
algún plan fijo. Otro ejercicio muy útil es pagar en efectivo, se cree que cuando se cuenta el dinero,
su mente tiene conciencia de cuánto está gastando. Un baucher al pagar con tarjeta de crédito o
débito no le da esa sensación. Además, aunque es preferible nunca diferir, es recomendable
hacerlo solo si aquel objeto le va a durar mucho tiempo. Trate de que la deuda no le genere interés.
Haciendo estos ejercicios de manera habitual va a mejorar o se introducirá en una cultura de
ahorro, si no construye hábitos es muy difícil que se acostumbre a ahorrar. Asimismo, tome en
cuenta que el mejor lugar para ahorra es el sistema financiero, así lo recomiendan las especialistas.
Este es un sitio seguro que le puede generar interés y puede adquirir un servicio para una meta
específica impidiéndole acceder fácilmente a ese dinero. Y es que para crear un plan de ahorro,
primero debe plantearse y visualizar una meta: vacaciones, viajes, estudios, vivienda, etc. El
siguiente paso es detallar cuánto dinero va a necesitar para cumplir ese objetivo y cuánto tiempo
necesita para obtenerlo. A diferencia de lo que muchos hacen en Ecuador, planificar el ahorro le
ayudará a cumplir un objetivo sin deudas. Quien no planifica es común que, por ejemplo, salga de
vacaciones y regrese sobreendeudado, con las tarjetas de crédito sin cupo. Por esta razón es
importante planificar con tiempo para que pueda ahorrar todo lo que usted necesita y no se vea en
la obligación de endeudarse por el apuro. A la par, ahorrar ayuda a que usted se endeude menos.
Endeudarse es bueno, lo malo es sobreendeudarse y no tener control de estas. Garzón recomienda
adquirir una deuda cuando quiere comprar un bien que le va a durar mucho tiempo, como una casa,
un negocio o un carro. Los créditos no son recomendados para hacer compras pequeñas, pues al
diferirlas a varios meses se acumulan deudas de cosas que se van a consumir en ocho días. Tome
en cuenta que tener un crédito no es un impedimento para ahorrar. Todo se basa en el orden y la
planificación. Los créditos no deben llevarse más del 30% de sus ingresos mensuales. Si la deuda
es mayor a ese porcentaje vivirá apretado cada mes, su sueldo prácticamente se irá solo para
pagar la deuda y le será difícil guardar una parte de su plata. Organice y planifique. Ese mismo
consejo se aplica si está atravesando una crisis económica. Primero trate de salir de las deudas,
ajústese lo más que pueda en gastos y priorice las cosas que necesita comprar. Es importante que
el plan de ahorro se lo planifique en familia, así todos sabrán en qué se puede gastar y trabajarán
juntos por cumplir la meta. (I) El ahorro en los niños A los niños se les debe inculcar el hábito del
ahorro desde que son pequeños. Primero deben saber de dónde viene el dinero y que no es algo
ilimitado. Deben conocer que el salario se obtiene de un trabajo y que todo tiene un costo. Cuando
son más grandes, se les debe explicar que las mesadas que se les da les debe alcanzar para sus
cosas, como transporte. Pero además, deben saber que si administran bien ese dinero les va a
sobrar para que lo destinen a un ahorro. Así crearán el hábito de distribuir bien su dinero. (I) Lectura
estimada: 5 minutos Contiene: 902 palabras Visitas: 736 Tags: cultura de ahorro Finanzas
Responsables Enlace corto:

Esta noticia ha sido publicada originalmente por Diario EL TELÉGRAFO bajo la siguiente
dirección: https://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/septimo/1/ahorrar-debe-ser-el-primer-gasto-del-
mes
Si va a hacer uso de la misma, por favor, cite nuestra fuente y coloque un enlace hacia la nota
original. www.eltelegrafo.com.ec

Fundación Crisfe es una organización sin fines de lucro con más de 20 años
de experiencia en la gestión y financiamiento de proyectos sociales en
Ecuador.
El trabajo de la fundación se enfoca en tres ejes: educación, emprendimiento y gestión social, a
través de los cuales gestiona proyectos internos, desarrolla metodologías, genera alianzas
estratégicas, asiste y fortalece a instituciones y apoya proyectos externos.
Dentro del eje de educación, cuenta con un programa de educación financiera estructurado y
continuo, cuyo propósito es incidir en los beneficiarios para que mejoren la administración de sus
recursos, accedan a productos financieros adecuados y tomen decisionesfinancieras acertadas en
su ciclo de vida.
Con este propósito, en el año 2013 Fundación Crisfe contrató a una reconocida firma de investigación
para realizar un estudio que permita identificar las prácticas vigentes sobre educación
financiera en la población ecuatoriana y conocer los principales hábitos del uso de dinero y
de herramientas de planificación financiera como: presupuesto, ahorro, endeudamiento.
De forma coincidente, en el mismo año la Corporación Andina de Fomento –CAF- realizó una
investigación para medir las capacidades financieras en los países andinos de Bolivia,
Colombia, Ecuador y Perú.
Datos relevantes de la encuesta de medición de
capacidades financieras en Ecuador : [1]

 36% de los hogares toma decisiones en pareja respecto al manejo diario del dinero.
 53% de la población declara que su familia tiene un presupuesto, pero solo 51% lo
sigue para la administración del dinero.
 51% de los hogares tiene una cuenta de ahorro.
 50% de los ciudadanos vigila de forma personal sus temas financieros.
 36% tiene metas financieras a largo plazo y se esfuerzan por lograrlas.
 19% prefiere vivir al día y no se preocupa por el mañana.
 14% prefiere gastar dinero que ahorrarlo.

El estudio evidencia menores capacidades financieras en las personas:

 Inactivas y desempleadas,
 Residentes en zonas rurales,
 Pertenecientes a los sectores socioeconómicos más bajos,
 Mujeres y jóvenes

Algunas cifras de la investigación hábitos, costumbres


y formas de educación financiera a nivel nacional : [2]

 25% de los ecuatorianos ve a un presupuesto como un medio de control de gastos.


 50% de los hogares dice no llevar un registro de ingresos familiares, pero sí saben cuánto
ingresa y egresa en el hogar mensualmente.
 61% de la población a nivel nacional menciona principalmente que no puede ahorrar e indica
que no lo hace porque no le alcanza el dinero.
 88% de la población ecuatoriana a nivel nacional está muy interesada en ahorrar.
 61% de la población ecuatoriana del área urbana menciona no haber escuchado lo que
es educación financiera, en el sector rural se incrementa a 73%.

¿Quiénes consideran que educación financiera es muy


importante e importante?:
o 87% de niños
o 97% jóvenes
o 80% de adultos
o 98% de amas de casa

Los resultados de las dos investigaciones antes mencionadas fueron los insumos clave para
estructurar el Programa de Educación Financiera de Fundación Crisfe, el cual responde a las
necesidades detectadas en cada segmento de la población durante su ciclo de vida.
¿En qué nos enfocamos?
¿A qué segmentos de la población atendemos?
¿Qué buscamos?
Ser el referente de educación financiera a nivel nacional, a partir del trabajo articulado con alianzas
estratégicas que permitan la implementación y/o transferencia de metodologías adaptadas a cada
público objetivo, a fin de llegar con mayor profundidad y alcance.
En el país se privilegia el consumo pero falta cultura de ahorro Lecturas: 1667 El GASTO
Daniel V. heredó una casa de sus padres, en el sur de Cuenca, y la arrienda por USD 250 al
mes. También trabaja en una entidad financiera donde gana USD 550, por lo que sus ingresos
bordean los USD 800 al mes. Este azuayo es soltero y arrienda un departamento, paga la
cuota de su vehículo, gasta en alimentación, gasolina y rubros extras (diversión). Por ahora no
ha identificado la importancia de ahorrar, porque tiene un patrimonio (inmueble). Sin embargo,
cuando debe hacer arreglos en la casa que heredó, o se queda sin arrendarla, admite que
ocurre un déficit en sus ingresos. Según el INEC, del gasto corriente total de los hogares
ecuatorianos, el 77,2% es monetario y el 22,8% no monetario. Del gasto monetario, el 97,6%
es gasto de consumo. Otro dato clave es que el 58,8% de los hogares tiene capacidad de
ahorro, mientras el 41,1% de hogares tiene mayores gastos que ingresos. Jaime Carrera,
director del Observatorio de la Política Fiscal, asegura que este comportamiento de la
población no es adecuado para el nivel de crecimiento de una economía. "Un país que mucho
consume no ahorra, y si no ahorra no invierte, y si no invierte no produce y no crece", resume
Carrera. Mientras que Daniel Castro, consultor económico, explica que una de las causas de la
falta de cultura de ahorro en el país viene de la crisis bancaria de 1999. Castro asegura que
hay quienes en lugar de depositar sus ingresos en la banca los destinan a gastos y adquisición
de televisores, vehículos y electrodomésticos de línea blanca. Añade que lo grave que se ve es
que estas adquisiciones se hacen con tarjeta de crédito y no existe ahorro para tratar de
comprar esos artículos. Andrés Mata, director de la Asociación de Almacenes de
Electrodomésticos, señala que las ventas de esos artículos subieron en los dos últimos años.
Aproximadamente el 65% de los clientes accede a estos bienes por medio de crédito directo.
Otros datos Los electrodomésticos. En el país, la producción de línea blanca creció un 72% en
los últimos cinco años, según estadísticas del INEC. Las importaciones. En el 2012 el sector
importador destinó USD 600 millones para la importación de electrodomésticos (aparatos para
el hogar en la línea de audio y video). Las adquisiciones. Según la Asociación de Almacenes de
Electrodomésticos, los productos de audio y video son las estrellas a la hora de comprar, pues
se cambian continuamente en los hogares (cada 2 a 4 años). Mientras que en el caso de
cocinas y refrigeradoras, superan los 10 años de uso. Las productoras. Según el último Censo
Económico del INEC, 102 empresas fabrican a escala nacional aparatos de uso doméstico.
Pero el mercado nacional también da cabida a productos importados, como los de compañías
como Haceb y Electrolux.

Este contenido ha sido publicado originalmente por Revista Líderes en la siguiente


dirección:https://www.revistalideres.ec/lideres/pais-privilegia-consumo-falta-cultura.html. Si está pensando
en hacer uso del mismo, por favor, cite la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha
tomado este contenido. ElComercio.com
octubre 2018
El reporte ‘Ahorrar para desarrollarse’ del 2016 del Banco Interamericano de Desarrollo
(BID) concluyó que América Latina ahorra poco y mal, apenas el 18% del Producto
Interno Bruto (PIB) de la región.

Para Natalia Garzón, directora ejecutiva de fundación BienEstar de Mutualista


Pichincha, esta cifra evidencia la realidad en cuanto a la cultura de ahorro que
mantiene el Ecuador.

Actualmente tan solo del 25% según el mismo estudio. El reporte también menciona la
necesidad de generar ahorro desde los hogares, empresas y gobiernos, como un factor
esencial para la dinamización de la economía local y regional.

Para la experta, el ahorro es un hábito fundamental que debe desarrollarse a lo largo


de la vida para gozar de buena salud financiera, que permita cumplir sueños. “La
cultura ecuatoriana aún está llena de excusas para no ahorrar, entre las más comunes:
mis ingresos no son suficientes, tengo muchas deudas que pagar”, dijo. El 31 de
octubre se celebra el Día Mundial del Ahorro con el objetivo de destacar la
importancia que tiene en la economía personal y familiar. Esta fecha fue
institucionalizada en 1924 tras la reunión del primer Congreso Internacional del Ahorro
en Milán, Italia, tras jornadas de reflexión. (F)
Quito -
Cuando a los ecuatorianos se les pregunta si ahorran, el 84% responde que sí, aunque
sea un poquito. Y si se les consulta si tienen un fondo de ahorro para emergencia, el
81% dice que sí. Pero al repreguntar si podrían afrontar una emergencia que les
costara unos $ 1.000, el 56% responde que no.

Son datos de una encuesta realizada a 5.000 ecuatorianos en 2013 por la empresa
Aval, que lleva adelante la campaña de educación financiera de Mutualista Pichincha.
La empresa considera que los datos revelan que los ecuatorianos conocen lo
importante que es ahorrar pero no lo hacen un hábito: la gente tiene un sobreoptimismo
en el manejo de las finanzas personales, conoce su importancia y cree que lo hace
bien; sin embargo, en la práctica se demuestra lo contrario.

La Encuesta de Ingresos y Gastos 2012 (última existente) indica que el 58,8% de


hogares tiene capacidad de ahorro, y el 41,1% de hogares tiene mayores gastos que
ingresos.

Ante ello, este 31 de octubre, que es el Día mundial del ahorro, entidades y expertos
hablan de cómo fomentarlo.

Tener un presupuesto de gastos personales es el primer paso. Mutualista Pichincha ve


importante dejar excusas: “no me alcanza” o “el próximo mes empiezo” y que el ahorro
tenga una meta (estudios, bienes o viajes) y destinar una cantidad específica
mensualmente.
Pablo Dávila, experto de CTC Consultores que participa en el proceso de Educación
Financiera con el Banco Internacional, aconseja hacer un presupuesto mes a mes con
cuatro rubros: ingresos fijos y variables y gastos posibles de evitar e imposibles de
evitar. En tres meses, la persona puede tener una visión clara. Si descubre que sus
ingresos son menores a sus gastos es el momento de hacer recortes tanto en los
gastos posibles de evitar (salidas, compras suntuarias, comida afuera) y optimizar los
imposibles de evitar. También se puede buscar cómo aumentar ingresos.

Y con las cuentas en azul se debe tener un fondo de ahorros de ingresos de un 5%


para emergencias, 10% para gustos de la familia y un 10% para el retiro de vejez.

Hay que tomar en cuenta que las cuotas de pago de deudas de la persona no deberían
sobrepasar el 40% de los ingresos mensuales. Es bueno llevar la contabilidad de las
cuotas que faltan por pagar. (I)

Las reformas laborales abren nuevos escenarios para los ciudadanos. La posibilidad de mensualizar los sueldos
decimotercero y cuarto, por ejemplo, les permitiría ahorrar e, incluso, obtener intereses adicionales. Claro que,
las estadísticas muestran que ese no es el camino más frecuente que toman los ecuatorianos.
Para el presidente Rafael Correa, la opción es beneficiosa para las finanzas del hogar y para las cuentas del
Estado.
En diciembre, abril y agosto (dependiendo la región), el ministerio de Finanzas desembolsa fuertes cantidades
de recursos para esos pagos. Según el Observatorio de Política Fiscal, solo en el Gobierno central, el monto de
décimos alcanza los 680 millones de dólares. El monto es fuerte también para el sector privado.
Pero, ¿conviene mensualizar rubros que hasta ahora se reciben acumulados? Para el expresidente de la
Federación de Economistas del Ecuador y exmiembro de la Comisión Anticorrupción, Jorge Rodríguez, la
respuesta es no. La cultura de ahorro en el país no es la necesaria, dice.
El economista respalda su postura en cifras. Los ahorros de los ecuatorianos están encaminados a propósitos
específicos como compras de casas, autos o bienes de consumo. El resto de recursos se gasta diariamente.
Eso explica, dice, el crecimiento de las cooperativas. Ahí se ahorra temporalmente para pedir préstamos
específicos. En el sistema funcionan 37 entidades de este tipo.
Por eso, también, el aumento del crédito de consumo en bancos y cooperativas. Según datos del Banco Central,
el segmento pasó de 515 millones de dólares a 541,7 millones de dólares entre octubre de 2013 y el mismo
mes de 2014.
Mesías Tatamuez, presidente de la Confederación de Organizaciones Clasistas Unitarias, coincide con
Rodríguez. Él no cree que los trabajadores vayan a depositar el monto mensualizado para retirarlo en Navidad
y el inicio de clases.
Ellos consideran que lo que sucederá es que el ingreso se hará “plata de bolsillo”. Es decir, se gastará igual que
el resto de salario. Un ejercicio similar, dicen, al que sucede con los fondos de reserva del Instituto Ecuatoriano
de Seguridad Social (IESS).
Los consultados repasan los datos de depósitos en el país. Hasta septiembre de este año los depósitos a la vista
-que pueden ser retirados de inmediato- alcanzaron los 8.761 millones de dólares. Los ahorros en instituciones
financieras a plazo fijo, en cambio, llegaron solo a los 3.071 millones de dólares. La Tasa Pasiva Efectiva,
promedio, fue del 5,03 %.
Ante los argumentos, el primer mandatario respondió que la falta de hábitos de ahorro es un problema
individual y no un conflicto del Estado. A su criterio, la entrega acumulada es una práctica paternalista.
De todas formas, aclaró Correa, la mensualización no será obligatoria para ningún sector. En un inicio -en el
Código de Relaciones Laborales presentado por el exministro Francisco Vacas, el año pasado- la entrega era
obligatoria para los empleados públicos.
Los ecuatorianos destinan un mayor número de ingresos a la compra de alimentos y bebidas no
alcohólicas y gastan menos en alcohol, tabaco y estupefacientes, lo que les significa un egreso total
de 2.393,5 millones de dólares mensuales.

La cifra incluye a otros 10 bienes y servicios que figuran en la estructura de egresos de los hogares,
según la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos 2011-2012 efectuada por el Instituto Nacional de
Estadística y Censos (Inec).

La última investigación se hizo en el período comprendido entre 2003 y 2004. Después de 10 años
la realidad es otra: los ecuatorianos tienen una capacidad de ingresos que les permite gastar de
acuerdo con sus hábitos de consumo; hay excedentes para ahorrar, pero persiste una distribución
inequitativa, tanto del ingreso como del gasto.

Para el director del INEC, José Rosero, el balance es “positivo y saludable, fruto del crecimiento
económico del país que estimula el gasto como consecuencia del incremento del ingreso y permite
a los hogares tener una capacidad de ahorro mayor que hace 10 años”.

De hecho, las personas no dan tregua al consumo, aunque se endeuden. “Un mayor gasto ayuda a
subir el estatus de las personas”, afirmó el presidente del Colegio de Economistas de Pichincha,
Víctor Hugo Albán.

Explicó que las facilidades de crédito para adquirir un bien, de 40 a 60 meses plazo, permiten que
las familias tengan, por ejemplo, un plasma (televisor) que antes estaba destinado solo para las
personas pudientes. Ahora, los ecuatorianos “se modernizan con este tipo de equipos, a la vez que
son una necesidad porque se ensamblan para ahorrar energía eléctrica y garantizar la nitidez de la
comunicación y captación de imágenes”.
Beatriz Vallejo, profesora de un colegio de Quito, de 48 años, se compró un plasma en el Centro
Comercial San Luis, porque contrató el servicio de cable de la Corporación Nacional de
Telecomunicaciones (CNT) y, con su anterior televisor, los técnicos no podían instalarlo. “Tenía mis
ahorros y con el incremento salarial del Gobierno al magisterio reuní los 660 dólares que me costó
en una promoción que se hacía”, manifestó.

Distribución del gasto


El director del INEC reveló que la prioridad de los hogares es destinar el 24,34% de sus ingresos a
alimentos y bebidas no alcohólicas, lo que significa un egreso de $584,4 millones mensuales del
total de $2.393,5 millones. El transporte ocupa el segundo lugar con el 14,50% y un desembolso de
$349,4 millones.

Sin embargo, no todos los hogares consumen igual por el problema de concentración y distribución
del ingreso y el gasto.

Rosero explicó que el 10% de las familias más pobres del Ecuador concentra apenas el 4% del total
del gasto. No así el 10% más rico, que abarca el 24% del gasto, lo cual, “obviamente, demuestra la
distribución inequitativa” de esta variable, explicó el funcionario.