Sei sulla pagina 1di 34

PROPIEDADES PSICOMETRICAS DEL CUESTIONARIO DE CONDUCTAS

ANTISOCIALES – DELICTIVAS EN ESTUDIANTES DEL NIVEL

SECUNDARIO EN LA CIUDAD DE CHICLAYO 2019

Proyecto de Investigación

ELABORADO POR: REVISADO POR: AUTORIZADO POR:

Colectivo de sexto Ciclo Responsable de Carrera Vice Presidencia Académica

Oficio N° Autorización N°

Jefe de Of. ODICIA

Oficio N°
FECHA: FECHA: FECHA: FECHA:
FIRMA: FIRMA: FIRMA: FIRMA:
Mary Cleofé Idrogo
Manuel Jorge Alberto
Efrén Gabriel Castillo Dra. Maribel
Cabrera
Cisneros Salas
Hidalgo Mendoza Urbina
Responsable de Vicepresidente
Docente Jefe de ODICIA
Carrera Académico Comisión
Coordinador
Organizadora
I. ASPECTO INFORMATIVO

1.1. Título de la Investigación


Propiedades Psicométricas del cuestionario de conductas antisociales-
delictivas en estudiantes del nivel secundario de la ciudad de Chiclayo
1.2. Autores
1.2.1. Docentes
Nº Apellidos y Nombres Asignatura Correo electrónico
01 Castillo Hidalgo Efrén Gabriel Construcción de ecastillo@umb.edu.pe
pruebas psicológicas

1.2.2. Estudiantes
Nº Apellidos y Nombres Código Correo electrónico
1 Diaz Monteza, Flor Elizabeth 16110040 16110040@umb.edu.pe
2 Julcahuanga Díaz, Smith Juneth 16110143 16110143@umb.edu.pe
3 Mendez Bereche, Melissa Paola 16120074 16120074@umb.edu.pe
4 Purisaca Durand, Grace Romina 12110008 12110008@umb.edu.pe

1.3. Área de investigación

Psicología del comportamiento


1.4. Línea de investigación
Psicometría
1.5. Lugar de ejecución
I.E. “Federico Villareal” e I. E. “Miguel Ángel Buonarroti”
1.6. Fecha de inicio
Marzo, 2019

1.7. Fecha de culminación


Junio, 2019

II. MARCO LÓGICO

2.1. Realidad Problemática


En la actualidad, a través de los medios de comunicación nos damos
cuenta del aumento de los delitos y conductas antisociales, lo cual genera
inseguridad y preocupación en la sociedad a nivel mundial. Al hablar de
conducta antisocial nos referimos a todo tipo de comportamiento que no se
ajusta a las normas sociales o morales, ya que conlleva a una serie de acciones
perjudiciales contra el entorno, personas y propiedades, generando problemas
graves para la persona que los comete, como para los demás, y de acuerdo con
las cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS, 2016), el 43 % de
homicidios cometidos al año, es atribuido a jóvenes de entre los 10 y 29 años
de edad. (Vasquez , 2017)
Según estudios, encontramos que estos actos que van contra la normativa
social, podrían tener relación por un medio de aprendizaje debido al ambiente
mismo en el cual conviven, las cuales toman como medio de vida, a estos actos
que pueden percibirse y asumirse como hechos normales para ellos. (Silva,
2007, citado por Chávez, 2013) “se debe entender y aceptar que el adolescente
se halla en una fase de búsqueda la cual le produce cierta ansiedad,
inseguridad, aislamiento y fragilidad en sus estados de ánimo”. (p. 12) Por lo
tanto el desequilibrio emocional generado en dicha etapa, genera en el
adolescente conductas inapropiadas dentro de la sociedad. (Rosales Julca,
2016)
En tal sentido como señala Erickson (1992), en la etapa de la adolescencia
tienen lugar una serie de cambios biológicos, emocionales y sociales propios de
la etapa; por lo que se solicita que los jóvenes se ajusten a dichas variantes, ya
que si los elementos antes mencionados se combinan, pueden influir en su
comportamiento, especialmente en la aparición de conductas de índole
antisocial e incluso podrían involucrarse en conductas delictivas, allí radica la
importancia de tomar en cuenta la etapa de la adolescencia ya que es una etapa
crucial para la aparición dichas conductas; por ello diversos profesionales han
desarrollado instrumentos evaluadores y de predicción de comportamientos
inusuales en los adolescentes; sin embargo aún existen lugares y realidades en
la cual dichos instrumentos no están adaptados a esos contexto por lo que
profesionales en salud mental tienden a limitarse en su uso. (Rosales Julca,
2016)
Otro factor relacionado con las conductas antisociales, de acuerdo con
Lykken (1995) citado por Rosales (2016), es la pobreza, ya que las personas
que se desenvuelven en ese entorno muestra comportamientos inadecuados
pues son vulnerables al consumo de sustancias psicoactivas, uso indebido de
armas, observar programas televisivos con contenidos de violencia en general,
incentivando a posibles conductas antisociales y con comportamientos
delictivos que llevan a formar personalidades socialmente defectuosos. A esto
se añade la problemática familiar por las dificultades en la comunicación intra
e interfamiliar, ya que los padres son portadores de temperamentos conflictivos
y se vuelve necesario que las figuras parentales enseñen de manera adecuada la
conducta pro social e incentiven las relaciones interpersonales sanas y
adecuadas respetando a los demás.
En el Perú como en otros países de Latinoamérica, existe una gran
preocupación por el desarrollo integral de los adolescentes, lo cual incluye su
salud mental, ya que cada vez más incurren en actos que infringen la ley,
evidenciando notable desarrollo de conductas antisociales como sicariato
adolescente, violaciones, pandillaje, secuestros y extorsión (cobrar cupos) a
empresarios y personas con capacidad económica.
Según el Ministerio De Justicia y Derechos Humanos, durante el
periodo 2011-2016, el número de adolescentes en conflicto con la ley penal
atendidos por el SRSALP se ha ido incrementando de 4,736 adolescentes
atendidos en el 2011 a 6,950 adolescentes atendidos en el 2016. Este aumento
guarda relación con el número de adolescentes involucrados en infracciones a
la ley penal que registra la Policía Nacional del Perú – PNP que pasó de 4,334
en el 2011 a 4,618 hechos en el 2016. (OBSERVATORIO NACIONAL DE
POLITICA CRIMINAL, 2017)
En abril de 2017, el Sistema de Reinserción Social del Adolescente en
Conflicto con la Ley Penal – SRSALP atendió a nivel nacional a 3,723
adolescentes en conflicto con la ley penal, de los cuales el 41.7% (1,551) se
encontraban cumpliendo una medida socioeducativa en medio abierto y el
58.3% (2,172) se encontraban privados de libertad en un medio cerrado. Estas
medidas socioeducativas en medio abierto y medio cerrado se llevan a cabo en
un Servicio de Orientación al Adolescente (SOA) y en un Centro Juvenil de
Diagnóstico y Rehabilitación (CJDR). (Consejo Nacional de Politica Criminal,
2017).
Hasta marzo del 2018, se tiene cuenta de un total de 3,941 menores
infractores, de los cuales 2,099 se encuentran internados en los nueve CJDR
que hay en el país, entre ellos Maranguita, en Lima, y ex Floresta, en Trujillo,
dos de los más peligrosos y en los que continuamente se producen actos de
violencia. El resto –1,842– es atendido en 25 SOA. (Avila, 2018)
La infracción más común es la de robo agravado, con un total de 1,584
menores involucrados. De ellos, 945 se encuentran internos. Le sigue hurto
(661 casos y 203 internos), violación sexual (639 casos y 218 internos) y
homicidio (204 casos y 183 internos). En este último caso se encuentran los
que integran bandas de sicarios. (Avila, 2018)
De acuerdo con dichas estadísticas podemos evidenciar que existe un
aumento considerable de menores infractores de la ley, en relación a los años
anteriores, y los delitos son cometidos en particular por adolescentes de 14 a
17, asimismo muestra que las faltas contra el patrimonio, son unos de los actos
más sobresalientes en las conductas delictivas de los adolescentes, seguido de
la falta contra la libertad sexual.
En nuestra región, específicamente en la ciudad de Chiclayo, la
delincuencia juvenil también se ha ido incrementando. En el año 2017, José
Leonardo Ortiz, se encontraba ubicada entre las 100 jurisdicciones que
sumaban el 80% del índice de criminalidad a nivel de todo el país, solo entre
los distritos de Chiclayo, La Victoria y JLO, se llegaron a identificar hasta 80
puntos de riesgo, y entre los sectores más afectados por la delincuencia se
encontró el mismo Urrunaga, Villa Hermosa y La Despensa. Asimismo, los
delitos más frecuentes cometidos por dichos adolescentes infractores son los
delitos contra el patrimonio. (Camasca, 2017)
Luego de analizar las estadísticas de nuestra realidad, podemos ver que
existe la necesidad de investigar dicha problemática y como instrumento para
medir la variable de conductas antisociales y delictivas, tenemos el
Cuestionario de Conductas Antisociales y Delictivas [A-D] de Nicolás
Seisdedos. Este cuestionario contiene dos subescalas: la Conducta Antisocial
(20 ítems) y la Conducta Delictiva (20 ítems). La tarea consiste en leer las
frases e informar si se han realizado las conductas que describen las frases.
En tal sentido, la presente investigación busca validar el cuestionario de
Conductas Antisociales y Delictivas A-D de Nicolás Seisdedos, con la
finalidad que reúna las propiedades psicométricas adecuadas para medir las
conductas antisociales- delictivas, ya que dicho instrumento es uno de los más
utilizados en diferentes investigaciones tanto nacionales como internacionales,
sin embargo, no se han evidenciado investigaciones en nuestra región lo cual
nos conlleva a realizar más énfasis en dicha investigación.
2.2. Formulación del problema
¿Cuáles son las propiedades psicométricas del cuestionario de conductas
antisociales - delictivas en estudiantes del nivel secundario de la ciudad de
Chiclayo?

2.3. Objeto de la Investigación


Propiedades psicométricas del cuestionario de Conductas antisociales-
delictivas de Nicolás Seisdedos.

2.4. Objetivos de la Investigación


2.4.1. Objetivo General
Determinar las Propiedades Psicométricas del cuestionario de conductas
antisociales – delictivas en estudiantes de nivel secundario de la ciudad
de Chiclayo.

2.4.2. Objetivos Específicos


Hallar la validez de contenido por juicio de expertos del cuestionario de
conductas antisociales – delictivas en estudiantes de nivel secundario de
la ciudad de Chiclayo.

Hallar la evidencia de validez de constructo por correlación ítem test y


análisis factorial del contenido del cuestionario de conductas
antisociales–delictivas en estudiantes de nivel secundario de la ciudad
de Chiclayo.
Hallar evidencia de confiabilidad por consistencia interna y estabilidad
temporal del cuestionario de conductas antisociales–delictivas en
estudiantes de nivel secundario de la ciudad de Chiclayo.

Determinar los baremos percentiles del cuestionario de conductas


antisociales – delictivas en estudiantes de nivel secundario de la ciudad
de Chiclayo.
2.5. Justificación e Importancia de la Investigación

La presente investigación tiene una relevancia metodológica porque


nos permite contar con un instrumento válido y confiable para medir
conductas antisociales – delictivas (A-D) en estudiantes del nivel secundario
de las instituciones educativas de la ciudad de Chiclayo; asimismo poner a
disposición una prueba que evalúe la presencia de conductas antisociales
delictivas en adolescentes, ya que no se han realizado estudios referente al
cuestionario de conductas antisociales – delictivas (A-D) en la ciudad de
Chiclayo, identificando su validez y confiabilidad lo cual permita que sea
utilizado en el contexto sociocultural de la ciudad mencionada, para detectar
las conductas antisociales y delictivas que existen dentro de la población
puesto que dichas conductas suelen desarrollarse con más frecuencia en la
adolescencia, por lo tanto pueden traer diferentes consecuencias que pueden
afectar al adolecente y su contexto social.

Por ello para la presente investigación recae su importancia en nuestra


formación como profesionales en psicología, enfatizado en el desarrollo de
competencias investigativas, a través de diferentes métodos, así mismo, esta
investigación ayudara a establecer programas de prevención y encontrar
estrategias de intervención psicológica para aquellos adolescentes que
muestren dichas conductas; al mismo tiempo que aporta a la psicometría y se
convierte en un precedente para futuras investigaciones de estudiantes, y
profesionales de la salud mental.
III. MARCO TEÓRICO CONCEPTUAL

3.1. Base teórica- conceptual


3.1.1. Antecedentes de investigación
INTERNACIONALES
Ortiz y Maqueo (2008) realizaron una investigación en adolescentes
mexicanos; en el cual se sugirió corregir la creación y afinación de
instrumentos de medición, con el fin de diagnosticarla dichas conductas
a más temprana edad. El cuestionario se aplicó a 366 estudiantes
adolescentes de Yucatán perteneciente a una secundara técnica de la
ciudad de México, de entre 12 a 15 años de edad. Los resultados se
estimaron mediante la consistencia interna, del coeficiente Alpha de
Cronbach en donde la escala de conductas antisociales resultó ser de .84
mientras que la conducta delictiva obtuvo .80 por lo tanto la
consistencia interna total obtenida es de .88; así entonces se asume que
la escala se encuentra formada por elementos homogéneos que miden la
misma característica. Por último el total de la varianza expresada fue de
62%, por lo tanto se pudo ultimar que el cuestionario midió con
precisión los atributos que se deseó medir.

En la ciudad de Cali, Colombia (2005), se llevó a cabo la adaptación


psicométrica del Cuestionario de conductas antisociales delictivas (A-
D) por los autores Uribe, Bermúdez y Buela-Casal cuya muestra estuvo
conformada por 179 adolescentes entre hombres y mujeres de 12 a 18
años de edad. Los resultados obtenidos mostraron altos niveles de
validez factorial y una confiabilidad de .90 logrado a través del método
de consistencia interna del coeficiente Alfa de Cronbach.

Seisdedos (2001) efectuó la adaptación de la versión española del


cuestionario de conductas antisociales – delictivas, para la población en
México, con fines comparativos para lo cual contó con una muestra de
394 adolescentes que oscilaban cuyas edades fueron de 15 años,
asimismo jóvenes de 12 a 18 años de edad escogidos al azar de 4
escuelas secundarias técnicas, públicas y privadas de la ciudad de
Mérida, Yucatán. Los resultados demostraron una confiabilidad de .86
en las dos escalas tanto en varones como en mujeres respectivamente
indicando el logro de la investigación.

NACIONALES

En Piura (2016), se realizó un estudio con la finalidad de establecer las


“Propiedades psicométricas del cuestionario de conductas antisociales –
delictivas en jóvenes pertenecientes a instituciones castrenses de Piura”;
en una muestra de 400 jóvenes de entre 18 y 19 años de edad, utilizando
el Cuestionario A-D Conductas antisociales delictivas de Nicolás
Seisdedos Cubero. Según los resultados la validez de juicio de expertos
obtuvo un coeficiente de proporción de rango 0.830, asimismo se
obtuvo una confiabilidad del cuestionario, mediante el estadístico
Kuder Richarson de 842; esto nos indicando que a nivel general el
instrumento posee una consistencia interna muy alta o elevada.

Chavez (2013), realizó un estudio en el departamento de La libertad con


la finalidad de determinar las propiedades psicométricas del
Cuestionario de conductas antisociales delictivas (A-D) en estudiantes
de los centros educativos del distrito de Virú. En una muestra de 713
alumnos de entre 11 y 19 años de edad, a los cuales se les aplicó el
Cuestionario de conductas antisociales delictivas. Los resultados
mostraron que se halló una validez de constructo por medio de la
correlación Item - Test corregido, avalando la validez de cada uno de
los ítems. Asimismo, la consistencia interna se determinó mediante el
coeficiente Alfa de Cronbach con un nivel de .85 determinada como
confiable; asimismo se apreció la fiabilidad en las dos áreas, donde la
escala antisocial obtuvo .83 y la escala delictiva .74
correspondientemente.

Torres (2012) ejecutó una investigación para determinar las propiedades


psicométricas del cuestionario de conductas antisociales delictivas en el
distrito de la Esperanza en la ciudad de Trujillo. Tras la aplicación de su
prueba piloto requirió una adaptación lingüística, la cual se realizó con
éxito y por consiguiente procedió al realizar la validación psicométrica
del instrumento teniendo como muestra a 535 adolescentes entre
hombres y mujeres, cuyas edades oscilaban entre los 13 y 18 años. Los
resultados obtenidos mostraron una alta consistencia interna 0.88
determinada mediante Alfa de Cronbach mostrando así la fiabilidad de
la prueba.

3.1.2. Aspectos teórico- conceptuales.

3.1.2.1. Definición de conductas antisociales

Según la real academia española refiere que las conductas antisociales


llegan a ser lo opuesto a al orden social manifestando que el comportamiento
antisocial será notado a través de las conductas de un sujeto que llegan a ser
observables, y en las que llegan a intervenir diferentes características como
movimientos y pensamientos contrarias a las pautas que perdura el orden social
dentro un contexto especifico

(Peña y graña, 2006) refiere que esta conducta antisocial llega a ser un
constructo teórica complejo y con múltiples manifestaciones, en pocas
ocasiones hace alusión a diferentes conductas si delimitar, la conducta
antisocial llega a hacer referencias a variedad de actos que llegan a violar tanto
las normas sociales como los derechos de los demás. Esta se conlleva a
infringir reglas y/o acciones en contra del entorno social como ´por ejemplo,
conductas de transgresión de normas sociales, falsificar normas, hurto,
consumo de sustancias psicoactivas, etc.

(Antolín, Oliva, Arranz, 2009) la aparición de conductas antisociales por


parte de los jóvenes conlleva a un fenómeno para la actualidad generando una
importante repercusión social conllevando a importantes costes sociales,
económicos y personales y que, ante esta situación determinada, profesionales
interesados en el tema, han puesto su atención en estas conductas con el
propósito de encontrar maneras que sean eficaces para la reducción de este
problema

La sociología acuña la determinación de comportamiento desviado como


una escala de conductas que violan las normas y que regulan la vida social, esta
se refiere a hechos muy diferentes que implican un desajuste con las normas
sociales o dañan al entorno , estos hechos incluye desde mentiras, conductas
agresivas (peleas ), hasta actos delictivos como consumo de drogas ilegales , en
estos comportamientos, la conducta delictiva se percibe como una categoría
que se opone no solo a normas sino que además rechaza y es sancionada por la
sociedad, esta se constituye como delito e implica manifestaciones por parte
del sistema de justicia (bartolome y rechea, 2010)

La conducta antisocial según Barcelata (2015), hace referencia a una


diversidad de actos que infringen las normas sociales y los derechos de los
demás. Este término es bastante ambiguo, ya que no delimita o circunscribe a
un conjunto de conductas determinadas. No existen unos criterios objetivos que
delimiten qué es antisocial, ya que hay juicios subjetivos sobre aquello que es
apropiado, lo que es social o prosocial. Además, el punto de referencia para la
conducta antisocial siempre es el contexto sociocultural en que surge la
conducta. Por esto mismo, que cierta conducta se observe como antisocial,
puede depender de ciertos juicios valorativos sobre la severidad de los actos y
de su alejamiento de las normas, en función del sexo, la edad del niño, la clase
social, y otro tipo de consideraciones.

Seisdedos (2004) denominó la conducta antisocial como la trasgresión de


normas de la sociedad a la que el individuo pertenece, causada por la acción
humana y esta es entendida como cualquier hecho que viole las reglas sociales
o vaya contra los demás; es decir, el comportamiento que produce un delito,
entendido este como toda conducta humana externa, culpable, penalmente
antijurídica y punible, cuando encaja en las descripciones del tipo legal y tiene
señalada, en el Código Penal, una pena grave o menos grave.
3.1.2.2. Definición de conductas delictivas

Para Herrero (2008) las conductas delictivas llegan a tener un término socio-
jurídico, que traspasa la barrera temporal dentro de la vida vital de un individuo
dependiendo también de un numero establecidos de años ya que hay un límite
de edad que no obedece a una cierta madurez psicológica es simplemente un
límite en que tanto la conciencia legal como social se han colocado para ubicar
al menos simbólicamente

Kaplan(1984) manifiestan que la delincuencia juvenil son dadas por jóvenes


que conjeturan una violación de leyes específicos para este grupo de edad y en
la cual este elemento se compone por tres niveles que implican los contextos
sociales, conductas de riesgo y grupo de edad

El delito o delincuencia llega a ser un fenómeno social, que tiene una


consecuencia normalmente con el contacto con la justicia dentro de estos
comportamientos están considerados los delitos con independencia de la edad
del sujeto, robo, homicidio y otros factores delictivos que son propicios en
menores de edad como el consumo de alcohol (Peña y Graña, 2006)

La conducta antisocial y delictiva llegan a coincidir en su conceptualización


por sus diferentes aspectos y que muchas veces hacen referencia a una misma
realidad, ya que las conductas delictivas conlleva a la comisión de algún delito
de gravedad en el entorno y que en contra de las leyes judiciales y que son
consecuencia de actos antisociales derivados desde una etapa temprana y que
se observan conductas negativas y que se establece intacto hasta una edad
determinada

3.1.2.3. Características

Heterogeneidad

Esta es una de las principales características de las conductas antisociales,


en este término se implica una amplia escala de actividades en las cuales
engloban comportamientos sucesivos como, acciones agresivas, hurto,
vandalismo, mentiras, absentismo escolar e huidas de casa las cuales son
muestras de la heterogeneidad conductual que se da en los tipos de
comportamiento

(Kazdin y Buela- Casal, 2006) refiere que según la comunidad científica y


persecución social es durante la etapa adolescente es donde se desencadena una
conducta antisocial, ya que se indica que en juntos a sus relaciones
interpersonales se manifiesta diversas acciones tales como las mentiras,
consumo de drogas, vandalismo, etc. Reflejando acciones contra el entorno y
que esta serie de comportamientos infringen las normas sociales

Patterson ( 1982) este autor arroja a través de su investigación de que un


comportamiento que va en contra las reglas de su entorno son causantes a las
interacciones observables en el ámbito familiar en el cual el primer síntoma
primario manifestado es la agresión al cual sintetizo que era diferente al
síntoma primario que otros investigadores lo veían que era el hurto y que a
base de ello este autor considero importante llegar a diferenciar estas dos
categorías, avalando su propuesta en cual se daba de que tanto los niños como
adolescentes agresivos adoptan comportamientos más aversivos en sus
interacciones y son menos obedientes en las ordenes catalogadas por los
padres, dando discrepancia con los comportamientos de hurto.

Conducta antisocial como manifestación normativa del desarrollo

(Kazdil y Buela-Casal, 2006) manifiestan que el origen y evolución de las


conductas negativas aparece en la etapa de desarrollo en el niño a la
adolescencia, concediéndola como fase a una desviación del desarrollo normal
para la sociedad y convirtiéndose en esta otra característica principal a este tipo
de conductas.

Para (McFarlane, Allen y Honzik) contribuyeron a través de una muestra


de que el alto riesgo de conductas similares a las negativas hacia la sociedades
en niños de seis años de edad con una conducta a mentir y que era un
comportamiento que presentaba la mayoría de niños de esta edad siendo según
el estudios el 53% de niños con esta descripción, mientras que desde los doce
años este porcentaje disminuía considerablemente a un 10%, pero con el caso
de las niñas el factor de índice de mentiras y registrado como problema siendo
era más extremo

Achenbach y Edelbrock (1981) Realizo un estudio de conductas negativas


al entorno y en la cual se arrojó que tanto niños como adolescentes se
presentaba estas acciones. De 4 a 6 años desencadenaba conductas antisociales,
especificando la desobediencia en casa, en cuanto los adolescentes según su
porcentaje esta conducta disminuía.

Comorbilidad

Farrington (1997) refiere que esta es otra de las características


representativas a obtener conductas antisociales manifestando que los
comportamientos antisociales con el comportamiento disruptivo tienden
asociarse entre sí, conllevándose a que las personas obtengan esta conducta
específica les conlleva también a presentar otro tipo de estas

(Kazdin y Buel- Casal, 2006) las conductas manifestadas como


agresiones físicas, verbales, hurtos, vandalismos, mentiras y agresión a la
propiedad suelen ser asociadas a un mismo sujeto

Lee Robins (1997) refirió de que había una existencia de la personalidad


antisocial que se inicia desde la infancia y se continuaba la existencia hasta la
vida adulta de ser humano siendo la principal características la presencia de
manifestaciones diferentes de conductas antisociales en el sujeto, nombrando
así la correlación presente entre diversos comportamientos no apto para el
entorno conllevado al diagnóstico de trastorno antisocial de la personalidad del
DSM-IV, este autor también llega a plantear que tanto los niños como
adolescentes asocian un perfil agitado, impulsivo, bajos sentimientos de
culpabilidad, bajo rendimiento escolar, delincuencia, frialdad y conforme se
conlleva el tiempo estos siguen manifestante estos tipos de conductas que
puede causarles problemas interpersonales y así manifestar otro tipo de
conducta como , conductas delictivas, perdida de postura ante pequeñas
frustraciones
(Caron y Rutter, 1991 y Hinshaw y Anderson, 1996) estos autores
centrados en los trastornos de conducta llegan a manifestar que tanto los
problemas escolares y el trastorno de déficit de atención con Hiperactividad
llegan a ser los principales riesgos de comorbilidad que puede desencadenar a
conductas antisociales

Continuidad y estabilidad

Esta es otra de las principales características que se manifiesta en etas


conductas ya que durante el desarrollo de esta conducta se va dando se
conlleva a perdurar durante el tiempo y su etapa de los sujetos

Shaw, Winslow y Eron (1997) refirieron que el desarrollo evolutivo de


conductas negativas comenzaba durante la primera etapa de la persona y
continuaba durante los años pre-escolares como escolares y conllevándolo
durante la adolescencia y finalmente la adultez, mostrando una agresividad
asociada con un rasgo de la personalidad y que tenía una alta continuidad
temporal

Cuando se habla de continuidad o estabilidad de conductas antisociales en


el tiempo, estas hacen referencia a un conjunto de manifestaciones
antisociales más que conductas específicas, el modo de formular la conducta
va a ir cambiando a través de los años aunque su presencia se va ir
transcurriéndose en el tiempo (Loeber y Farrigton, 1997)

Carins (1997) caracterizo este concepto a más profundidad de


continuidad como intraindivudual que correspondía a una estabilidad absoluta
y continuidad organizacional que se manifestaba como el hecho de que un
organismo es importante desde su nacimiento hasta su muerte, también la
continuidad de estructura factorial interpretado como la covarianza de los
matrices de variables son idénticas a través del tiempo y continuidad social
que refiere que si el constructo presenta conceptualización similar a través de
los años y distinto entorno
Y obteniendo esta propuesta, se conlleva que la conducta antisocial
presenta una baja continuidad interindividual de estructura factorial y de
procesos, así como una alta continuidad interindividual.

3.1.2.4. Teorías:

Teoría de la personalidad delictiva según EYSENCK

Según (Berduc, 2013) refiere que Eysenck es uno de los más grandes y
escasos psicólogos contemporáneos que se enfocó en el desarrollo de una
teoría que abarque aspectos de la personalidad del delincuente. Por ello
Eysenck formuló la teoría en 1964, a través de su libro Crime and personality
(Delincuencia y personalidad), esta teoría tiene como base dos elementos
explicativos principales:

El primer elemento se basa en la conciencia moral es los niños ya que esta


en primera estancia, se adquiere mediante un proceso de condicionamiento
clásico, de tal manera que las conductas antisociales tempranas, se pueden dar
ante conductas desobedientes ante los padres, sustraer pequeñas cosas de los
compañeros o faltar al colegio se asocian generalmente con pequeños estímulos
aversivos que se presentan en el proceso de crianza, por ello cuando un niño es
sorprendido robando en casa, obtendrá del padre o la madre un sermón o
castigo, es decir, su conducta antisocial temprana se asociará con leves
estímulos aversivos que le producirán sensaciones de dolor, miedo o ansiedad
condicionada. En un segundo momento, la ansiedad condicionada que el niño
experimenta ante la oportunidad de llevar a cabo conductas semejantes a la ya
mencionada, se verá reducida si el niño cambia la realización del
comportamiento prohibido, así la no realización de la conducta prohibida es
recompensada y mantenida en su repertorio de comportamiento a través de un
proceso de reforzamiento negativo.

El segundo fundamento que Eysenk propone hace referencia al hecho de


que las personas pueden presentar diferentes capacidades de condicionalidad,
que hacen que unos se condicionen más rápidamente que otros, es decir
aquellos que presentan peor condicionalidad, y por tanto aprenden con mayor
lentitud a inhibir su comportamiento antisocial, tienen más posibilidades de
convertirse en delincuentes.

Así pues Eysenk, da ha conocieran serie de características que se presentan


en las personas con conductas delictivas, ya que los delincuentes muestran, en
general, un disminuido estado de consciencia- o una baja activación cortical ya
que los individuos extravertidos son impulsados, activos – puesto que no
pueden permanecer mucho tiempo quietos, concentrados en algo- y amantes de
los riesgos, a si pues como segunda características la conducta delictiva
muestran un mayor neuroticismo porque se trata de una dimensión de
personalidad que dificulta el proceso de condicionamiento, es decir, una
persona alta en neuroticismo reacciona intensamente y durante largo tiempo
ante las situaciones asume que la persona de alta en emocionalidad tiene más
probabilidades de participar en actos delictivos, debido a que ante bajas
condiciones de alta emoción una persona es más vulnerable ante sus hábitos,
sean éstos buenos o malos., finalmente dio a conocer que una característica
más cercana a la conducta delictiva es el Psicoticismo ya que corresponde con
las acciones crueles, la insensibilidad social, la falta de emociones auténticas,
la búsqueda de emociones y de peligros, llevados al desprecio de los demás,
por ello esto se relaciona a gran proporción con los delitos más violentos y
repetitivos. Berduck (2013)

Teoría del Control Social: Hirschi (1969)

Esta teoría se centra principalmente a la importancia del medio familiar,


que tiene en si en las personas que están en riesgo de desarrollar ciertas
conductas, por ello (Villareal,2009) postula a la concepción y esencia del ser
humano como un individuo hedonista, egoísta, orientado al placer inmediato y,
por tanto, “propenso” al incumplimiento de normas, por ello esta teoría
determino que cuanto mayor sea la integración de un individuo en la sociedad,
menor será su tendencia a consumir drogas o a participar en conductas
delictivas, es por ello que para los niños y adolescentes, los principales agentes
de integración social son la familia, la escuela y los amigos, ya que estos
agentes favorecen el desarrollo de vínculos entre el joven y el orden social
convencional, cuando dichos vínculos son lo suficientemente fuertes, se van
eliminado la predisposición del adolescente a recaer a conductas delictivas o
consumo de drogas, por ello el apego a los padres ocupa un lugar fundamental,
ya que el joven apegado a sus padres pasa más tiempo con ellos, por lo tanto,
tiene menos posibilidades de cometer delitos, pero este control directo ejercido
por los padres sólo tiene una mínima importancia, pero en si lo más relevante
es que los padres estén psicológicamente presentes cuando al joven se le
presenta la ocasión de cometer esta conductas que se rijan a las reglas
establecidas en la sociedad, ya que los adolescentes siempre se cuestionaran la
idea de qué pensarían sus padre si ellos cometen dichas conductas delictivas.

Teoría del Aprendizaje social

(Hikal, 2016) nos da a conocer un análisis más amplio de la teoría del


aprendizaje asociado a las aportaciones de Albert Bandura, ya que este da hace
mención a la teoría del aprendizaje social como un proceso que ocurre en
contextos sociales y a través del modelamiento, por ello decir que el
aprendizaje que se da por medio de ensayo y error a través de los propios
esfuerzos, no es tan determinante al compararlo con el aprendizaje por
observación, puesto que observar a un modelo, efectuar conductas adaptativas
y apropiadas conduce a un aprendizaje rápido y llegando a la evitación de
errores costosos.

Así pues Bandura, tras un acercamiento a las características de la


personalidad delictiva, determina que la frustración genera agresión
únicamente en las personas que han aprendido a ser agresivas como un medio
para enfrentar aquellas situaciones desagradables para el sujeto, sin embargo,
esta conducta puede ser una respuesta aprendida por gran cantidad de estímulos
diferentes en el contexto social del sujeto, por tanto las investigaciones de
Bandura indican que casi cualquier suceso desagradable puede conducir a la
agresión por ello se ha descubierto que una temperatura alta, a la información
amenazante pueden llegar a generar la molestia en los sujetos, así pues la
frustración es solamente uno de los muchos tipos de experiencias
desagradables que pueden provocar la agresión, en ciertas personas expuestas a
desarrollar conductas delictivas.
Por ello Bandura entrelazo factores conductuales, cognoscitivos y
ambientales para dar una explicación más amplia sobre la conducta humana,
haciendo énfasis en que los estímulos ambientales influyen en la conducta, así
pues los resultados de la conducta pueden modificar el ambiente, en el cual el
sujeto se está desarrollando, por lo tanto Bandura afirmaba que el
comportamiento se da de manera reflexiva y no automática ya que los procesos
cognoscitivos juegan un papel importante según sus estudios; puesto que estos
determinan en gran medida cuáles son los estímulos que se reconocerán, de qué
forma serán percibidos y la manera en que se tomara acción. En lugar de
utilizar el término “yo”, emplea el concepto de autosistema para señalar
funciones como la percepción, la regulación de la conducta y la
autoevaluación, por medio de las cuales las personas se relacionan con su
ambiente y adaptan su conducta.

Por otro lado en sus investigaciones dio a conocer la enorme influencia que
tiene la televisión respecto a las conductas agresivas y demostró que los niños
que observaron modelos agresivos, ya sea en caricatura o en película, llevaban
a cabo más respuestas agresivas de las que habían observado, por ello es
importante la reflexión sobre la cantidad de modelos agresivos que nuestro
propio contexto social presenta de manera continua a través de ese medio de
comunicación, y si niños y adolescentes desde que se levantan ven en las
noticias, en las series de acción, películas y caricaturas eventos violentos hay
mayor probabilidad de que tomen esos modelos de comportamiento.

Por lo tanto la teoría del aprendizaje social, como se ha señalado se basa en


procesos cognoscitivos, ya que sostiene que algunos pensamientos que se tiene
de sí mismo sirven de protección contra la agresión y la delincuencia, y que,
por el contrario, la detención de las normas sociales, la falta de una
autoevaluación y un bajo sentimiento de culpa facilitan la comisión de delitos,
por lo que igual que otras teorías la importancia de una buena relación paterno–
filial es aspecto básico para la adquisición de conductas encaminadas a la
adaptación y al cumplimento de las normas establecidas, en si esta teoría
postula que los padres deberán ser los principales portadores de
comportamientos lleno de valores que no se vean quebrantados para así
transmitir a sus hijos modelos sanos y positivos, evitando al máximo que estos
desarrollen conductas delictivas, ante ello es importante recalcar que la teoría
de Bandura, tiene como principal el concepto de la autoeficacia, a lo que se
refería con la percepción que una persona tiene respecto a su efectividad,
puesto que según sus investigaciones los niños que presentan una fuerte y
equilibrada autoestima y un sentido adecuado de autoeficacia perciben las
situaciones difíciles como retos que deberán enfrentar, a diferencia de aquellos
que se comportan de manera inapropiada porque estos muestran una pobre
opinión de su autoeficacia, manifestando bajas expectativas y fracasando en las
conductas encaminadas a afrontar los problemas comunes. Hikal (2016).

Teoría integradora de Farrington.

Según (Redondo, 2007) refiere que Farrington formuló una teoría


psicológica integradora del conocimiento sobre conductas delictivas, según
sus aportes, hace el estudio de diferencias, entre ‘tendencia antisocial’ de un
sujeto y ‘decisión’ de cometer un delito, ante ello determina que la ‘tendencia
antisocial’ depende principalmente de tres tipos de factores:

Los procesos energizantes, entre los cuales se encuentran los niveles de


deseo a bienes materiales, de estimulación y prestigio social, los cuales
toman más relevancia en jóvenes marginales debido a sus mayores
privaciones, de frustración y estrés, y el posible consumo de alcohol.
Los procesos que imprimen al comportamiento una direccionalidad
antisocial, especialmente si un joven, debido a su carencia de habilidades
prosociales, propende a optar por métodos ilícitos de obtención de
gratificaciones.
La posesión o no de las adecuadas inhibiciones (creencias, actitudes,
empatía, etc.) pueden hacer que el sujeto se aleje del comportamiento
delictivo, dichas inhibiciones serían especialmente el resultado de un
apropiado proceso de crianza, que en su desarrollo no fue entorpecido
por factores de riesgo como una alta impulsividad, una baja inteligencia o
el contacto con modelos delictivos.
Ante lo ya mencionado, se puede decir que la decisión en sí de cometer un
delito se produce ante la interacción del individuo con la situación concreta.
Cuando están presentes las tendencias antisociales, el delito sería más
probable en función de las oportunidades que se le presenten y beneficios
anticipados del delito ya sean materiales, castigos penales, etc, por ello en un
plano más amplio la teoría de Farrington distingue tres momentos temporales
de las carreras delictivas:

El inicio de la conducta delictiva dependería principalmente de la mayor


influencia sobre el joven que adquieren su contexto social, el cual sería el
más cercano su círculo de amigos, especialmente en la adolescencia, así
pues incrementada influencia de dicho contexto, unida a la paulatina
maduración del joven, aumenta su motivación hacia una mayor
estimulación, la obtención de dinero y otros bienes materiales.
Incrementa también la probabilidad de imitación de los métodos ilegales
de los amigos, en su compañía, se multiplican las oportunidades para el
delito, a la vez que crece la utilidad esperada de las acciones ilícitas.
La persistencia en el delito va a depender esencialmente de la estabilidad
que presenten las tendencias antisociales, como resultado de un
prolongado proceso de aprendizaje.

Teoría de Lykken: Personalidades antisociales

(Romero 1998) según su investigación nos da a conocer que muchos


investigadores a través del tiempo han ido desarrollando diferentes
definiciones referente a temperamento “difícil” (hiperactividad, agresividad,
falta de atención) ya que este es un ingrediente primordial para comprender el
origen de las conductas antisociales (al menos las más crónicas y severas), así
pues este tipo de características fueron muy resaltadas por la perspectiva de
Lykken, es muy conocido en la literatura sobre delincuencia por sus trabajos
pioneros sobre las características psicofisiológicas de los delincuentes. En tal
sentido, al autor pretende reconocer la importancia de la herencia y de lo
biológico en la determinación de nuestra conducta, es decir que para tener una
conducta en funcionamiento adaptado a las normas sociales, es necesario un
proceso de socialización que nos inculque conductas acorde a las reglas, por
ello el resultado de este proceso según Lykken se llega a dar por las prácticas
educativas de los padres, ya que estas han de ejercer su labor supervisando la
conducta del niño, castigando las conductas desviadas y estimulando
conductas alternativas, sin embargo, el resultado de la socialización
dependerá también de las propias características del niño, por ello existen
características psicobiológicas heredadas que facilitan o dificultan ese
proceso de adquisición de normas.

En este sentido, Lykken distingue dos tipos dentro de los delincuentes


crónicos:

Los sociópatas (que representarían el grupo más numeroso dentro de las


“personalidades antisociales”) ya que estos serían resultado de una
disciplina parental deficitaria, es decir el individuo tiene un “sustrato”
biológico “normal”, pero la incompetencia de los padres en la crianza
impide la adquisición de las normas.
Los psicópatas son individuos que debido a su configuración
psicobiológica, son dificiles de socializar, incluso con padres habilidosos y
competentes, entre esas características psicobiológicas que dificultan la
socialización se encuentran la impulsividad, el afán por el riesgo, la
agresividad y la falta de miedo, por ello para esta teoría la socialización, es
uno de sus pilares fundamentales en el castigo de las conductas desviadas;
ya que cuando una conducta desviada es castigada, la próxima vez que el
sujeto tenga el “impulso” de cometerla, sentirá miedo y se abstendrá de
realizarla, pero si al contrario el sujeto es poco propenso a sentir miedo,
difícilmente se podrá producir el aprendizaje de las normas, tras ello
Lykken recoge, en este sentido, amplia evidencia experimental que avala la
“falta de miedo” en los psicópatas.

En tal sentido, Lykken a través de su teoría insiste en la importancia de la


prevención, donde los padres son el centro principal para ello, ya que estos
deben ser educados para poder llevar a buen puerto el proceso de
socialización creando vínculos afectivos fuertes con sus hijos, para supervisar
su conducta y para ser consistentes en su educación teniendo en cuenta que a
través de la educación que elijan depende en mucho el desarrollo de su
personalidad, especialmente cuando los niños son “difíciles”.

3.2. Planteamiento de la Hipótesis

3.2.4.1. Hipótesis General

El cuestionario de conductas antisociales – delictivas en


estudiantes del nivel secundario – Chiclayo, cuenta con propiedades
psicométricas para determinar las conductas antisociales-delictivas.

3.2.4.2. Hipótesis específica

- Cuestionario de conductas antisociales – delictivas en estudiantes


adolescentes presenta validez de contenido por juicio de expertos alta y
significativa.

- Cuestionario de conductas antisociales – delictivas en estudiantes


adolescentes cuenta con evidencia de validez de constructo por análisis
factorial exploratorio.

- Cuestionario de conductas antisociales – delictivas en estudiantes


adolescentes cuenta con evidencia de confiabilidad por estabilidad es alta
y significativa

- Cuestionario de conductas antisociales – delictivas cuenta con baremos


percentilares.

3.3. Definición Operacional de las variables

Hace referencia a una diversidad de actos que infringen las normas


sociales y los derechos de los demás. (Barcelata, 2015)

Trasgresión de normas de la sociedad a la que el individuo pertenece,


causada por la acción humana y esta es entendida como cualquier hecho que
viole las reglas sociales o vaya contra los demás (Seisdedos, 2004)
3.4. Operacionalización de las variables

Definición Escala de
Variable Definición Dimensiones Indicadores
conceptual operacional medición

Conductas Conducta Se adjudica la


antisociales antisocial: alude definición de

y a medida basado
comportamientos en los puntajes g
delictivas.
característicos a logrados en las
Conducta Los
sociópatas que en preguntas del
Antisocial ítems del
ocasiones rozan Cuestionario A –
la frontera de la D de Seisdedos, 21 al 40
ley en base a las
dimensiones
conducta
Intervalo
antisocial,
conducta
Conducta
delictiva
delictiva:
definido como
comportamientos Los
Conducta
que fácilmente ítems del
delictiva
caen fuera de la 1 al 20
ley

IV. MARCO METODOLÓGICO


4.1. Tipo de Investigación

Está investigación es de tipo descriptivo, ya que se investigará el


problema, y se concientizara criterios para poder mostrar el análisis del
diagnóstico sobre las conductas antisociales y delictivas en adolescentes
Es longitudinal, ya que analizamos la conducta antisocial y delictiva de las
variables a través de una evaluación psicológica validada y Explicativo porque
se analizara a través de los resultados estadísticos para encontrar una secuencia
en los hechos

4.2. Diseño o trayectoria metodológica


Según (Argumedo & Magaly, 2016) el diseño de investigación utilizado
en la presente investigación es de tipo instrumental ya que hace referencia a
todos los estudios que se centran en proponer la creación de un nuevo
instrumento o la adaptación de una herramienta ya existente a un nuevo
contexto de aplicación pertinente al momento actualizarlo, por lo tanto esto
incluye a los instrumentos nuevos, y además a la traducción y adaptación de
los que ya han sido creados con anterioridad.

4.3. Población y muestra


Población: Según Tamayo y Tamayo, (1997), ¨La población se define
como la totalidad del fenómeno a estudiar donde la unidad de población
posee una característica común la cual se estudia y da origen a los datos de la
investigación¨ (P.114)
La población de nuestra investigación estará conformada por 800 alumnos
de nivel secundario de la I.E. “Federico Villa Real” y la I.E. “Miguel Ángel
Buonarroti”.

Muestra para la validez de contenido


Se trabajará con una muestra no probabilística de cinco jueces, psicólogos
expertos en la evaluación y conductas delictivas e antisociales en
adolescentes, quienes emiten su opinión en las dimensiones de claridad,
coherencia y relevancia.
Muestra para la validez de constructo
Estará conformada por una muestra no probabilística de 200 adolescentes
estudiantes del nivel secundario de las Instituciones Educativas Federico
Villareal y Miguel Ángel Buonarroti.

Muestra para la confiabilidad


Estará conformada por una muestra no probabilística de 300 adolescentes
estudiantes del nivel secundario de las Instituciones Educativas Federico
Villareal y Miguel Ángel Buonarroti.

Muestra para la elaboración de baremos percentilares


Estará conformada por una muestra no probabilística de 300 adolescentes
estudiantes del nivel secundario de las Instituciones Educativas Federico
Villareal y Miguel Angel Buonarroti.

4.4. Técnicas e instrumentos de recolección de datos

4.1.1. Métodos.
Se utilizará el método cuantitativo, el cual usa la recolección de datos
para probar hipótesis, con base en la medición numérica y el análisis estadístico,
con el fin de establecer patrones de comportamiento y probar teorías
(Hernández, et al, 2010)

4.1.2. Técnicas.
Se utilizará la técnica de evaluación psicométrica porque es una
herramienta que permite tener un perfil más profundo y detallado de las
características de una persona. Consiste en utilizar una prueba psicológica
psicométrica, la cual esta estandarizada y baremada según la realidad de la
población a trabajar (Anastasi, 1998)
4.1.3. Instrumentos

En la presente investigación se utilizará el cuestionario de


conductas antisociales y delictivas (A – D) de NICOLAS SEISDEDOS.
El cuestionario es de procedencia española y fue extraída de la
sección de estudios, la adaptación mexicana de este instrumento la realizo
Pedro Sánchez Escobedo en el año 2001; en cuanto a su aplicación se
puede realizar de manera Individual como colectiva con, una duración
variable de tiempo entre 10 y 15 minutos aproximadamente, fijando como
sujetos de estudio a niños y adolescentes. Está constituida por dos
variables que son Conductas antisociales las cuales tienen 20 ítems y
conductas delictivas también de 20 items. Presenta un formato de respuesta
dicotómica en el cual el evaluado debe responder Si y/o NO la cual se le da
un puntaje de 1 al SI y 0 al NO.

4.5. Métodos de procesamiento de los datos

Para determinar la validez de contenido, se solicitó la


participación voluntaria de 5 expertos, quienes valorarán la claridad,
coherencia y relevancia de los ítems, utilizando una puntuación
dicotómica (1= si cumple con el criterio, 0 = no cumple con el criterio)
Se realizará un estudio piloto con el 10% de la muestra, esto con
el fin de determinar la comprensión del fraseo de los ítems de la escala.
Después, se aplicará el instrumento al total de muestra.
Asimismo, se evaluará la validez de constructo mediante el
análisis de ítems calculando los índices de correlación ítem-test
corregido.
Además, se realizará el análisis factorial exploratorio para la
extracción de factores, utilizando un método de extracción de análisis
paralelo, considerándose las cargas factoriales mayores a 0.30. La
confiabilidad del cuestionario se estableceré a través de la consistencia Interna
mediante el coeficiente Alpha de Cronbach.

4.6. Aspectos éticos


Según RICHAUD, (2007), los principios éticos son importantes
en la práctica de la investigación con personas ya que se busca
garantizar el respeto, el beneficio y la justicia; de los cuales se
desprenden distintas temáticas fundamentales a la hora de investigar, de
los cuales hemos considerado los siguientes:
● Consentimiento informado: Los participantes de la investigación
deben autorizar de forma explícita su CONSENTIMIENTO para
participar como sujeto de investigación, conociendo procedimientos
y evaluaciones que se llevará a cabo, así como los fines de los
mismos.
● Confidencialidad: Se debe preservar la identificación de la
persona que cumple como sujeto de investigación.
● Manejo de Riesgos: Se debe dar a conocer a las personas que
cumplen como sujetos de investigación, que los resultados obtenidos
no provocan daño o perjuicio a los participantes y que sólo será
usado para los fines de la investigación.
● Observación participante: Se asume el compromiso propio de la
exploración del investigador y la interacción con las personas que
cumplen como sujetos de investigación, conllevando al
descubrimiento de los resultados de dicha investigación.

4.7. Criterios de cientificidad


En la presente investigación se trabajarán los siguientes criterios:

Validez: Se tiene la expectativa de generalizar óptimos desenlaces en una


investigación a situaciones no experimentales, y, por consiguiente, a diferentes
sujetos, acontecimientos y localidades. Por ello, es importante la utilización de
instrumentos que cuenten con propiedades psicométricas admisibles, con validez y
con confiabilidad.

Confiabilidad: Adjudica a la acción que realiza las escalas de los instrumentos, a fin
de obtener resultados sólidos, congruentes, cabales y racionales.

PECTO ADMINISTRATIVO
5.1. Cronograma de actividades
MARZO ABRIL MAYO JUNIO
MES
4
ACTIVIDAD
1. Elaboración del proyecto
2. Presentación del proyecto
3. Búsqueda de las fuentes de
información
4. Recolección de la
información
5. Procesamiento de la
información
6. Redacción del proyecto
7. Presentación y sustentación

5.2. Presupuesto

5.3. Financiamiento
Este trabajo de investigación será autofinanciado por los estudiantes del
sexto Ciclo de la Carrera Profesional de Psicología.
REFERENCIAS

Alcarez, H. M. (2014 ). Comportamiento Antisocial .

Precio Precio
ASPETO Cantidad
Unitario Total
Bienes y materiales: 800 $0.10 800
Papel
Servicios:
Pasajes 500 $5.00 500
Cabina de internet 800 $1.00 800
Impresión 100 $0.30 100
TOTAL 1900 1900
Antolin, L (2011). Tesis doctoral. LA CONDUCTA ANTISOCIAL EN LA
ADOLESCENCIA. Una aproximación ecológica. Obtenido de
https://idus.us.es/xmlui/bitstream/handle/11441/15485/Y_TD_PS-
PROV16.pdf?sequence=-1
Avila, S. (03 de Marzo de 2018). PERÚ21. Hay más de 1,700 menores recluidos por
robo, violación y homicidio [INFORME]. Obtenido de
https://peru21.pe/peru/delincuencia-juvenil-peru-hay-1-700-menores-recluidos-
robo-violacion-homicidio-398023

ATARAMA, A. A. (2017). Conductas antisociales – delictivas y personalidad en


adolescentes del nivel Secundario . piura . Obtenido de
http://repositorio.ucv.edu.pe/bitstream/handle/UCV/10448/atarama_sa.pdf?
sequence=1&isAllowed=y

Berduc, H. (2013). La teoría de la personalidad delictiva según EYSENCK. Obtenido


de https://lichectorberducido.files.wordpress.com/2013/07/12-la-teorc3ada-de-
la-personalidad-delictiva-de-eysenck.pdf

Castillo, Shirley (2016). Tesis Para Obtener El Título Profesional De Psicología


PROPIEDADES PSICOMÉTRICAS DEL CUESTIONARIO DE CONDUCTAS
ANTISOCIALES Y DELICTIVAS (A-D) EN ESTUDIANTES DE SECUNDARIA DE LA
REGIÓN CALLAO, 2016. Trujillo.

Camasca, L. (24 de 06 de 2017). DIARIO EL CORREO. Obtenido de JLO concentra el


60% de la delincuencia en Lambayeque:
https://diariocorreo.pe/edicion/lambayeque/jlo-concentra-el-60-de-la-
delincuencia-en-lambayeque-757808/

Consejo Nacional de Politica Criminal. (2017). INDAGA. Obtenido de


https://indaga.minjus.gob.pe/sites/default/files/BOLETIN
%20N6%20Adolescentes%20Infractores%202017.pdf

Fernández, (2010). Obtenido de https://eprints.ucm.es/12024/1/T28264.pdf

Hikal, W. (2016). APRENDIZAJE CRIMINAL DESDE LOS POSTULADOS DE


ALBERT BANDURA. Derecho y Cambio Social, 02-09. Obtenido de
https://www.derechoycambiosocial.com/revista045/APRENDIZAJE_CRIMINA
L.pdf

GAMARRA CHIPULINA, L. E. (2016). CONDUCTAS DELICTIVAS -


ANTISOCIALES Y LAS DIMENSIONES DE LA PERSONALIDAD EN LOS
ADOLESCENTES DEL PROGRAMA JUSTICIA JUVENIL RESTAURATIVA
DEL MINISTERIO PUBLICO-RED LAMABEYEQUE 2016. Lambaye. Obtenido
de http://repositorio.uss.edu.pe/bitstream/handle/uss/4142/Gamarra%20-
%20Vasquez%20.pdf?sequence=1&isAllowed=y
Moreno, L. (2016). LA CONDUCTA ANTISOCIAL A PARTIR DEL AUTOCONTROL Y
LA INFLUENCIA DE LOS NIÑOS. Obtenido de
http://www.cdeunodc.inegi.org.mx/unodc/articulos/doc/tesis6_LuzMoreno.pdf
OBSERVATORIO NACIONAL DE POLITICA CRIMINAL -. (2016). INDAGA, 11-12.
Público, O. d. (2011). Obtenido de
https://indaga.minjus.gob.pe/sites/default/files/boletin-ii-adolescentes
%20ok.compressed.pdf

OBSERVATORIO NACIONAL DE POLITICA CRIMINAL. (2017). Adolescentes


infractores. INDAGA. Obtenido de
https://indaga.minjus.gob.pe/sites/default/files/BOLETIN
%20N6%20Adolescentes%20Infractores%202017.pdf

Rosales Julca, I. S. (2016). PROPIEDADES PSICOMÉTRICAS DEL CUESTIONARIO


DE CONDUCTAS ANTISOCIALES Y DELICTIVAS EN ESTUDIANTES DE
SECUNDARIA.
Redondo, I. (2007). LA PSICOLOGÍA DE LA DELINCUENCIA . Madrid: Redalyc. org.
Obtenido de https://www.redalyc.org/pdf/778/77828302.pdf

RICHAUD, M. (2007). La ética en la investigación psicológica. Enfoques, vol.


XIX(núm. 1-2), pp. 5-18. Obtenido de http://www.redalyc.org/articulo.oa?
id=25913121002

Romero, E. (1998). TEORIAS SOBRE DELINCUENCIA EN LOS 90. Santiago :


Departamento de Psicología Clínica y Psicobiología. Obtenido de
https://journals.copmadrid.org/apj/archivos/43980.pdf

Tavara Ontaneda, D. (2016). Propiedades psicométricas del cuestionario de conductas


antisociales – delictivas en jóvenes pertenecientes a instituciones castrenses de
Piura. Obtenido de http://repositorio.ucv.edu.pe/handle/UCV/10074(LA
CONDUCTA ANTISOCIAL, 2016)

Vasquez , E. (2017). Propiedades psicométricas del cuestionario A-D instituciones


educativas del distrito de Comas, 2017. PsiqueMag, Vol. 6, N.º 1, 232-233.

Villareal, G. (2009). UN MODELO ESTRUCTURAL DEL CONSUMO DE DROGAS Y


CONDUCTAS VIOLENTAS EN ADOLESCENTES . Monterrey: CONACYT.
Obtenido de https://www.uv.es/lisis/m-villarreal/tesis-m-villarreal.pdf
ANEXOS

Cuestionario de Conductas Antisociales-Delictivas (A-D)

Edad: _______ Sexo: _______ INTRUCCIONES A continuación, se le presenta un


cuestionario, donde encontrará una serie de frases sobre cosas que las personas hacen
alguna vez, es probable que usted haya hecho algunas de esas cosas. Lea cada frase y
marque con una X el “SI”, si ha hecho lo que dice la frase, caso contrario marque con
una X la respuesta “NO”. Procure no dejar frases sin contestar, decídase por el SI o por
el NO. Recuerde que es confidencial. Ejemplo:
SI NO
Alborotar o silbar en una reunión, lugar público o de trabajo x
Salir sin permiso (del trabajo, de casa o del colegio)

N° ITEMS SI NO
1 Alborotar o silbar en una reunión, lugar público o de trabajo.
2 Salir sin permiso. (Del trabajo, de casa o del colegio).
3 Entrar a un sitio prohibido (jardín privado, casa vacía).
4 Ensuciar las calles/aceras, rompiendo botellas o volcando cubos
de basura.
5 Decir groserías o palabras fuertes.
6 Molestar o engañar a personas desconocidas.
7 Llegar tarde al trabajo, colegio o reunión.
8 Hacer trampa (en examen, competencia importante,
información de resultados)
9 Tirar basura en el suelo (Cuando hay cerca una papelera o
cubo)
10 Hacer graffitis o pintas en lugares prohibidos (pared, banco,
mesa, etc.)
11 Tomar frutas de un jardín o huerto que pertenece a otra persona.
12 Romper o tirar al suelo cosas que son de otra persona.
13 Hacer bromas pesadas a la gente, como empujarlas dentro de un
charco o quitarles la silla cuando van a sentarse.
14 Llegar a propósito más tarde de lo permitido (a casa, trabajo,
obligación)
15 Arrancar o pisotear flores o plantas de un parque o jardín.
16 Tocar la puerta de alguien y salir corriendo.
17 Comer cuando está prohibido en el trabajo, clase, cine, etc.
18 Contestar mal a un superior o autoridad (trabajo, clase, calle.)
19 Negarse a hacer las tareas encomendadas (trabajo, clase o casa.)
20 Pelearse con otros (con golpes, insultos o palabras ofensivas)
21 Pertenecer a una pandilla que arma líos, se mete en peleas o
crea disturbios.
22 Tomar el auto o la moto de un desconocido para dar un paseo,
con la única intención de divertirse.
23 Forzar la entrada de un almacén, garaje, bodega o tienda de
abarrotes
24 Entrar en una tienda que está cerrada, robando o sin robar algo.
25 Robar cosas de los autos
26 Llevar algún arma (cuchillo o navaja) por si es necesaria en una
pelea.
27 Planear de antemano entrar en una casa, apartamento, etc. Para
robar cosas de valor (y hacerlo si se puede)
28 Tomar la bicicleta de un desconocido y quedarse con ella
29 Forcejear o pelear para escapar de un policía.
30 Robar cosas de un lugar público (trabajo, colegio)
31 Robar cosas de almacenes, supermercados o tiendas de
autoservicio, estando abierto.
32 Entrar en una casa, apartamento, etc y robar algo (sin haberlo
planeado antes)
33 Robar materiales o herramientas a gente que está trabajando.
34 Gastar frecuentemente en el juego más dinero del que se puede.
35 Robar cosas o dinero de las máquinas tragamonedas, teléfono
público, etc.
36 Robar ropa de un tendedero o cosas de los bolsillos de ropa
colgada en un perchero.
37 Conseguir dinero amenazando a personas más débiles.
38 Consumir drogas.
39 Destrozar o dañar cosas en lugares públicos.
40 Entrar en un club prohibido o comprar bebidas alcohólicas.