Sei sulla pagina 1di 2

IGLESIA BAUTISTA CASTELLANA

343 Keele Street, Toronto, ON, M6P 2K6;


Tel. (416) 963-9073
www.iglesiabautistacastellana.ca
ibcastellana@rogers.com

 
20 de Junio de 2009 
 
 
OPORTUNIDADES PARA LA MISIÓN 
Hechos capítulos 2‐5 
 
Introducción: William George Ward, escritor y teólogo inglés, dijo en una ocasión,  
“las oportunidades son como los amaneceres: si uno espera demasiado, se los pierde.” 
Mi  estimado  y  fiel  lector,  ¿podría  hacer  en  estos  segundos  un  recuento  de  algunas 
oportunidades  que  pasaron  por  su  vida  sin  haberlas  aprovechado?  Oportunidades 
de un buen trabajo; de una educación superior; de un excelente negocio; de disfrutar 
una  buena  relación.  Para  algunos  incluso,  aunque  ya  demasiado  tarde,  la 
oportunidad de aceptar la salvación que ofrece Dios a través de Cristo. Pero, piense 
también en esto, ¿cuántas veces hemos abandonado oportunidades de compartir el 
evangelio con alguien? Si hay algo que llama la atención de los primeros creyentes 
de la iglesia es la frecuencia con que aprovecharon las oportunidades para hablar de 
Cristo a otros. Compare lo siguiente: 
 
En el primer discurso de Pedro, en Hechos 2:14‐39, encontrará que, el preámbulo a 
dicho  sermón  fue  el  asombro  y  también  la  burla  de  algunos  ante  la  manifestación 
visible  del  poder  del  Espíritu  Santo  equipando  a  los  apóstoles  con  los  idiomas 
apropiados  para  poder  testificar  efectivamente  a  los  presentes  en  Jerusalén  en 
aquella ocasión. Pedro, no procuró defenderse de las acusaciones, falsas por cierto, 
que se le propinaban, sino que, por el contrario, utilizó la ocasión para presentar a 
Cristo. 
 
El segundo discurso en Hechos 3:11‐26, fue introducido por un milagro en beneficio 
a un paralítico de nacimiento. Dicha restauración fue un medio que abrió la puerta a 
la  predicación  sobre  la  necesidad  de  la  salvación.  Dicho  sea  de  paso,  hoy  muy  a 
menudo los milagros de sanidad se convierten en el centro de los cultos como un fin 
en  sí  mismos,  en  lugar  de  ser,  si  es  que  tales  milagros  pudieran  realmente  ser 
corroborados, un medio por el cual se presente el evangelio. Tome nota que jamás 
se mencionan campañas de sanidad en las escrituras, sino campañas de predicación. 
La  sanidad,  en  los  casos  que  se  mencionan,  fueron  oportunidades  para  captar  la 
atención hacia el mensaje acerca de Cristo. 
 
El  tercer  discurso  lo  encontrará  en  el  capítulo  4:8‐12,  en  ocasión  cuando  los 
apóstoles  fueron  arrestados  y  presentados  ante  las  autoridades  religiosas  de 
entonces. Una vez más, no procuraron defenderse de los cargos que se les hacía, sino 
que, otra vez, hablaron de Cristo a los que les pedían cuenta de su predicación a las 
masas.  

1
IGLESIA BAUTISTA CASTELLANA
Pastor: Edgardo Piesco
IGLESIA BAUTISTA CASTELLANA
343 Keele Street, Toronto, ON, M6P 2K6;
Tel. (416) 963-9073
www.iglesiabautistacastellana.ca
ibcastellana@rogers.com

 
 
Por último, en el capítulo 5:29‐32, se nos habla de la ocasión cuando, estando una 
vez más, detenidos por la causa, fueron liberados de la prisión por la intervención 
sobrenatural de un ángel que, luego de ser puestos en libertad, los envió a continuar 
con la tarea de predicar a Cristo.  
 
Entonces,  en  los  primeros  cinco  capítulos  del  libro  de  Hechos,  Lucas  introduce 
cuatro  discursos  de  Pedro  que  manifiestan  como  estos  hombres  aprovecharon  las 
oportunidades para compartir la fe a otros. Pero, permítame un detalle más; no solo 
usaron las oportunidades que se presentaban, sino que además oraban por nuevas 
posibilidades. Note que Hechos 4:23, nos dice que fueron “puestos en libertad”; luego 
en el v.24 agrega, “Y ellos… alzaron unánimes la voz a Dios, y dijeron: Soberano Señor, 
tú eres el  Dios que hiciste el cielo  y la tierra, el mar y todo lo que en ellos hay;” más 
adelante en el v.29 piden lo siguiente, “Y ahora, Señor, mira sus amenazas, y concede 
a  tus  siervos  que  con  todo  denuedo  hablen  tu  palabra.”  Vale  decir  entonces  que,  no 
solo  aprovecharon  las  oportunidades  a  mano,  sino  que  oraron  a  Dios  que  envíe 
nuevas ocasiones para continuar la tarea de testificación.  
 
Nos  asombramos  muchas  veces  de  los  resultados  de  aquella  primera  ola  de 
convertidos al evangelio en los primeros años del cristianismo, pero, en realidad, no 
hay  nada  de  extraordinario  en  ello;  estos  fueron  hombres  y  mujeres  que 
simplemente  aprovecharon  las  oportunidades  que  el  Señor  les  presentaba  para 
hablar de Cristo. ¡Qué ejemplo formidable de fidelidad a la causa! 
 
Ahora,  si  un  grupo  de  no  más  de  200  personas,  pudieron  producir  semejante 
impacto  en  el  mundo,  ¿cuánto  más  podrían  hacer  el  ejército  de  creyentes  en 
nuestras Américas en este siglo si aprovecháramos las oportunidades a mano y, por 
cierto, a diario, de hablar a alguien acerca de Cristo? 
 
Conclusión:  Piense  un  momento  mi  estimado  lector,  ¿Cuántas  oportunidades  ha 
tenido  la  semana  pasada  de  hablar  con  alguna  persona  acerca  de  Cristo?  ¿Cuántas 
oportunidades cree que le dará el Señor ésta semana, o la próxima? Imagine por un 
instante  si  cada  creyente  en  la  ciudad  donde  usted  habita  aprovechara  esas 
oportunidades ¡cuántos oirían de Jesús! Y tal vez ¡cuántas almas agregaría el Señor, 
cada día, al pueblo de los redimidos! Recuerde que “las oportunidades son como los 
amaneceres, si se espera demasiado, se los pierde.” Considérelo.  
 
 
Pastor Edgardo Piesco 

2
IGLESIA BAUTISTA CASTELLANA
Pastor: Edgardo Piesco