Sei sulla pagina 1di 4

1.

- Creencia
La creencia es la convicción de que algo es verdadero y cierto. Es una valoración
personal que puede basarse en elementos racionales o en una sensación interna. Al
tener una creencia sobre algo se considera que existe una certeza sobre ella.

2.- Sistema de creencias a partir de mensajes parentales


Se entiende por creencias parentales aquellas afirmaciones que se transmiten a cada
integrante del núcleo familiar sobre el significado, y que muchas veces pueden
interferir ya sea de manera negativa o positiva en nuestras vidas, siendo la familia uno
de las principales influencias de las creencias, ya que es aquí donde el individuo va
absorbiendo de padres, hermanos entre otros la creencia de cómo actuar en el mundo,
moldeando así nuestras conductas con respecto a ciertos puntos de vistas que pueden
limitar nuestro desempeño en la sociedad. De modo tal que si las creencias que tiene
una persona está basada en supersticiones como: "si quiebro un espejo o me veo en un
espejo roto tendré 7 años de mala suerte", "si paso por debajo de una escalera me ira
mal por mucho tiempo". Dichas creencias repercutirán de manera negativa en cada
faceta que desempeña la persona, ya que estará mentalmente agobiado por lo que hizo
y hasta cierto punto lo limitará. Quedando en evidencia que las creencias parentales
son una fuerza poderosa dentro de la conducta humana, debido a que si una persona
que puede hacerlo lo hará sin ningún inconveniente, pero si cree que es imposible
hacerlo, ningún esfuerzo por grande que este sea, lo convencerá de lo contrario.

Toda persona en su niñez, recibe mensajes de los padres, hermanos mayores, abuelos,
maestros o familiares, y con ellos conforma su personalidad.

Hay mensajes positivos que ayudan a los niños a crecer con buenos sentimientos,
ayudándoles a que en el futuro sean felices, puedan trabajar, intimar, divertirse y amar
a otras personas.

Hay mensajes negativos que ponen trabas al desarrollo y normal crecimiento infantil.
Las críticas destructivas, las imposiciones demagógicas, los castigos y reproches, dan
origen a conductas inadecuadas, malos sentimientos y a diferentes patologías y
enfermedades, ya sean psíquicas o físicas.

Los mensajes pueden ser de diferentes tipos. Podría creerse que son algo que se dice,
pero realmente hay muchos que son no-verbales o gestuales. Un "ceño fruncido" está
transmitiendo desacuerdo, desagrado, crítica, precaución y, acompañado de un
movimiento de cabeza, duda o desaprobación. Así, hay dos grandes tipos de mensajes:
verbales y actitudinales. Ambos pueden complementarse mutuamente, o ser
contradictorios.

Por ejemplo, un padre que no fuma transmite actitudinalmente "no fumes", lo que es
sano para los pequeños. Un mensaje verbal de "no fumes" seguido de una explicación
también es sano. Pero el mismo mensaje verbal dado por un padre que sí fuma da
origen a una serie de contradicciones en la personalidad del hijo, que las acusará luego
en su conducta en mayor o menor grado según sus condiciones biológicas.

Creencias potenciadoras: son aquellas que nos facultan para realizar acciones que
tienen consecuencias satisfactorias en nuestra vida.

Creencias Limitantes: aquellas que inciden en nuestros comportamientos y actitudes


cuyas consecuencias en nuestra vida son insatisfactorias, causando sensaciones y
emociones desagradables, obstaculizando nuestra relación como seres humanos.
Ejemplo: De raíz o primer nivel: YO NO MEREZCO, YO NO PUEDO, YO NO
SIRVO/NO VALGO. Básicas o de segundo nivel: MANDATOS, IMPULSORES

Así hay infinidad de creencias que nos limitan día a día:


 La gente consigue cosas por suerte ( no tiene que ver el esfuerzo)
 No sirvo para nada, me merezco lo peor
 Hay cosas que simplemente no pueden ser
 Debo pensar en los demás primero aunque esto me perjudique
 Hay que criticar a las personas que cometen errores
 No debo hablar con el presidente de la compañía

Frente a otras que nos potencian y nos acercan a nuestra meta:


 Mis necesidades son importantes. Si yo estoy bien, podré ayudar mejor a los
demás
 El éxito lo consigo con una gran dosis de trabajo y entrega personal
 Me atrevo a hablar de ideas, voy a por ellas
 Sé cuando es momento de dejar ir y lo hago
 Aprendo con la dificultad, no tiro la toalla
 Mostrar los sentimientos es de valientes

3.- Sistema de creencias a partir de Valores, Normas, Reglas Sociales o de


Comportamiento

A partir de los valores…


Los Valores, son convicciones profundas de los seres humanos que determinan su
manera de ser y orientan su conducta.

Un valor es la creencia estable de que algo es bueno o malo; de que algo es preferible a
su contrario. Estas creencias nunca van solas, sino que siempre están organizadas en
nuestro psiquismo de manera que forman escalas de preferencia relativa.

Es verdad que los valores que tenemos reflejan nuestra personalidad, pero también lo
es que de nuestros valores son responsables, en gran medida, las instituciones en las
que hemos vivido, la cultura en la que nos movemos, y, en toda su amplitud, la
sociedad.
Queda claro que según las creencias que tenemos elegiremos nuestros valores. Algunas
creencias nos ayudan a progresar o a buscar lo mejor de la vida, otras no son
funcionales, nos juegan en contra, otras son contraproducentes socialmente.

Afortunadamente se puede trabajar con ellas y cambiarlas. No vienen determinadas


genéticamente como el color de ojos o la estatura. No nacimos con ellas, las formamos a
partir de experiencias y el entorno, y de la misma manera se pueden revertir.

A partir de las normas…


Las normas sociales son un conjunto de reglas que deben seguir las personas de una
comunidad para tener una mejor convivencia, a las que se deben ajustar las conductas,
tareas y actividades del ser humano. El conjunto o sistema de normas, reglas o deberes
que regula las acciones de los individuos entre sí.

También se podrían definir como las reglas que una persona debe obedecer, para
llevarse bien con las personas, y tener una relación armónica con la sociedad
incluyendo valores, tradiciones y costumbres de dicha sociedad.

Nacemos y morimos entre creencias y vivimos sujetos a normas, éstas se encuentran


presentes en todas las culturas, aunque son diferentes en cada una de ellas. Son creadas
por la sociedad generalmente tiene su origen en las creencias y costumbres de cada
grupo.

Estas normas pueden ser:


De trato social. Son creadas por la sociedad generalmente tiene su origen en las
creencias y costumbres de cada grupo. Su incumplimiento podría llevar a el rechazo
por parte de un grupo social.

Morales. Se originan en la conciencia de la persona, por ende, dirigen nuestra conducta


para actuar con ética.

Religiosas. Se originan por la creencia espiritual de cada persona, nos ayudan a actuar
con más rectitud y honestidad.

Jurídicas. Son normas creadas por una autoridad competente, con el fin de regular la
conducta del ser humano. Cumplirlas es un deber para quienes van dirigidas. Su
incumplimiento puede generar castigos y la autoridad puede obligar a acatarlas
utilizando la fuerza pública, aún en contra de la voluntad del obligado.

Grupales. Reglas y pautas (explícitas e implícitas) que son comprendidas por los
miembros de un grupo y que guían y constriñen la conducta social.
Comportamiento…
El comportamiento es la manera de comportarse (conducirse, portarse). Se trata de la
forma de proceder de las personas u organismos frente a los estímulos y en relación
con el entorno.

Es importante y fundamental establecer el que todo comportamiento está influenciado


por una serie de elementos. En concreto, se estipula que aquel estará marcado tanto por
la cultura que tenga la persona en cuestión como por las normas sociales existentes en
su entorno o la actitud que presente en todo momento.

No obstante, no menos relevante es el hecho de que el comportamiento de cualquier


ciudadano también está influenciado por sus creencias y por la genética.

Elementos todos ellos que también influirán en mayor o menor medida en la acción de
una persona en función de la edad que tenga.

Así, por ejemplo, en el caso de los niños hay que subrayar el hecho de que actúan de un
modo determinado en base a una serie de factores lógicos como son los siguientes: los
propios comportamientos de sus progenitores y la relación que mantienen con ellos,
los problemas de audición, la capacidad para controlar su actitud…