Sei sulla pagina 1di 6

La obra de Dios avanza cuando todos apoyamos

- Texto: Neh 3:1-32


- Serie: Nehemías y la obra de Dios
- Meta: Que todos los creyentes se involucren en el trabajo de la obra de Dios y la
expansión de la obra misionera.
- Fecha:
- Lugar:

Introducción: EE.UU.- Un pastor está llamando a los cristianos a un cambio de actitud


hacia la iglesia local, pidiendo involucrarse con la Obra de Dios y poner mayor
compromiso con la labor que se hace.

Chris Sonksen, pastor de la Iglesia de South Hills en California, revela un análisis de


investigación que indica cuánto ha disminuido la asistencia a la iglesia en los Estados
Unidos.

"Regularmente, me reúno y capacito a pastores y líderes de iglesias de todo el país a


través de mi plataforma de liderazgo, ChurchBOOM . Las conversaciones tienen un
tema en común: muchos de los miembros que asisten a la iglesia son inactivos con
respecto a servir, dar y llegar a la comunidad con el Evangelio", dice el pastor.

"En la mayoría de las iglesias, el 80 por ciento del trabajo se lleva a cabo sólo con el
20 por ciento o menos de la congregación. Nos hemos convertido en una iglesia de
espectadores y el equipo pastoral se está agotando".

Sólo el 39% de los creyentes activos consideran literalmente la Biblia como la Palabra
de Dios. Menos del 20% obedece al principio bíblico de contribuir y sólo el 5% compartió
su fe con un inconverso. Más de la mitad de la iglesia local frecuentan los cultos una vez
al mes o menos.

Para él, la conclusión parece lógica: "Algo necesita cambiar. Esta frecuencia casual y la
idea a que otros sirvan, contribuyan y anuncien el Evangelio está derribando las iglesias
lentamente. Así que es hora de entrar o salir.

A partir de ahí, propone que los creyentes acomodados "renuncien". "¡Eso mismo,
renuncien! Renuncien al modo casual de ver los principios de Dios, ¿puedes imaginar lo
que sucedería con nuestra trayectoria personal de fe y con nuestra comunidad de
fieles?", pregunta.

El líder cristiano recuerda que "la Iglesia local no es un edificio, es un cuerpo de


creyentes que cumplen el propósito de Dios. Cuando los creyentes ven su participación
y compromiso individual de una manera casual, debilitan todo el cuerpo de Cristo y el
impacto que estamos llamados a causar en la sociedad. Dios quiere que cumplamos
nuestro potencial en Él". Concluyó diciendo que Jesús "sintió que valía la pena morir por
la Iglesia y, como cristianos, debe ser nuestra misión valorarla y vivir para ella". Y la
mejor manera de hacerlo es "salir" de la iglesia como la tenemos hoy.
I. LOS PRIMEROS EN TRABAJAR EN LA OBRA DE DIOS DEBEN SER LOS
LÍDERES

a) Dios desea líderes que sean valientes y alienten al pueblo de Dios:


Num 13:25-33 Y volvieron de reconocer la tierra al fin de cuarenta días. 26 Y
anduvieron y vinieron a Moisés y a Aarón, y a toda la congregación de los hijos de
Israel, en el desierto de Parán, en Cades, y dieron la información a ellos y a toda la
congregación, y les mostraron el fruto de la tierra. 27 Y les contaron, diciendo:
Nosotros llegamos a la tierra a la cual nos enviaste, la que ciertamente fluye leche
y miel; y este es el fruto de ella. 28 Mas el pueblo que habita aquella tierra es
fuerte, y las ciudades muy grandes y fortificadas; y también vimos allí a los hijos de
Anac. 29 Amalec habita el Neguev, y el heteo, el jebuseo y el amorreo habitan en
el monte, y el cananeo habita junto al mar, y a la ribera del Jordán. 30 Entonces
Caleb hizo callar al pueblo delante de Moisés, y dijo: Subamos luego, y tomemos
posesión de ella; porque más podremos nosotros que ellos. 31 Mas los varones
que subieron con él, dijeron: No podremos subir contra aquel pueblo, porque es
más fuerte que nosotros. 32 Y hablaron mal entre los hijos de Israel, de la tierra
que habían reconocido, diciendo: La tierra por donde pasamos para reconocerla,
es tierra que traga a sus moradores; y todo el pueblo que vimos en medio de ella
son hombres de grande estatura. 33 También vimos allí gigantes, hijos de Anac,
raza de los gigantes, y éramos nosotros, a nuestro parecer, como langostas; y así
les parecíamos a ellos.

- No podemos tener líderes que desalienten al pueblo a hacer la obra de Dios. No


podemos tener líderes que obstaculicen que se haga la obra de Dios. Aprendamos
a ser líderes que buscan alentar a otros a trabajar para Dios y a involucrase en la
obra misionera.
- Dios se molestó con aquellos líderes que desalentaron al pueblo y los mató en el
desierto. Dios castiga a los líderes de su pueblo que solo desalientan en vez de
alentar.

b) Dios ha puesto requisitos para ser líder en su pueblo:


Det 1:12-15 ¿Cómo llevaré yo solo vuestras molestias, vuestras cargas y vuestros
pleitos? 13 Dadme de entre vosotros, de vuestras tribus, varones sabios y
entendidos y expertos, para que yo los ponga por vuestros jefes. 14 Y me
respondisteis y dijisteis: Bueno es hacer lo que has dicho. 15 Y tomé a los
principales de vuestras tribus, varones sabios y expertos, y los puse por jefes sobre
vosotros, jefes de millares, de centenas, de cincuenta y de diez, y gobernadores de
vuestras tribus.

1Ti 3:8-13 “Los diáconos asimismo deben ser honestos, sin doblez, no dados a
mucho vino, no codiciosos de ganancias deshonestas; 9 que guarden el misterio de
la fe con limpia conciencia. 10 Y éstos también sean sometidos a prueba primero, y
entonces ejerzan el diaconado, si son irreprensibles. 11 Las mujeres asimismo
sean honestas, no calumniadoras, sino sobrias, fieles en todo. 12 Los diáconos
sean maridos de una sola mujer, y que gobiernen bien sus hijos y sus casas. 13
Porque los que ejerzan bien el diaconado, ganan para sí un grado honroso, y
mucha confianza en la fe que es en Cristo Jesús.”

Si un varón de la iglesia no puede cumplir los requisitos dados en la Escritura, no


puede ser un líder en la congregación. Lo que sí será es un constante estorbo para
hacer la obra de Dios.

Varón, si deseas apoyar la obra de Dios, vive de tal manera que nadie tenga que
tachar tu testimonio.

c) Dios requiere que los líderes de su pueblo sean ejemplo a todos los demás.
Si un líder de la iglesia no diezma, no ofrenda, no da su ofrenda misionera, no
evangeliza, no discipula ¿Con qué cara puede pararse al frente de la iglesia a
liderar? Los líderes en la iglesia son los primeros que deben estar dando para la
obra misionera.

La base del liderazgo descansa en el ejemplo, porque es con el ejemplo con que
se puede corregir a otros. No puedes pedir a otros que hagan algo que tú no
haces, no seas fariseo (Mat 23:2-3 En la cátedra de Moisés se sientan los escribas
y los fariseos. 3 Así que, todo lo que os digan que guardéis, guardadlo y hacedlo;
mas no hagáis conforme a sus obras, porque dicen, y no hacen.)

En el pueblo de Dios los líderes eran ejemplo para motivar a otros a hacer lo que
ellos mismos hacen. Un líder es el primero en hacer la obra de Dios.

II. TODOS LOS MIEMBROS DEL PUEBLO DE DIOS DEBEN APOYAR LA OBRA DE
DIOS (Esto no es solo para los líderes o para algunos, es para todos)
Para apoyar la obra de Dios había una gran variedad de trabajadores:

1) sacerdotes (Neh 3:1 “Entonces se levantó el sumo sacerdote Eliasib con sus
hermanos los sacerdotes, y edificaron la puerta de las Ovejas. Ellos arreglaron y
levantaron sus puertas hasta la torre de Hamea, y edificaron hasta la torre de
Hananeel.”) Los líderes deben ser ejemplo de servicio

2) gobernantes (v 12-19 ) Los líderes deben ser los primeros en apoyar

3) mujeres (v. Neh 3:12 “Junto a ellos restauró Salum hijo de Halohes, gobernador de
la mitad de la región de Jerusalén, él con sus hijas.”) las mujeres no ocupan cargos
en la obra de Dios pero su apoyo es necesario para avanzar en la obra de Dios
4) artesanos (vv. Neh 3:8 “Junto a ellos restauró Uziel hijo de Harhaía, de los plateros;
junto al cual restauró también Hananías, hijo de un perfumero. Así dejaron
reparada a Jerusalén hasta el muro ancho.”

Neh 3:32 “Y entre la sala de la esquina y la puerta de las Ovejas, restauraron los
plateros y los comerciantes.”) Pon tus talentos, trabajo, profesión y oficio en las
manos de Dios para su obra.

5) judíos de otras ciudades (vv. Neh 3:2; Neh 3:5; Neh 3:7). Podemos estar lejos pero
sentirnos parte del mismo pueblo y apoyar. Tal vez usted no conozca a los
hermanos de determinado lugar pero está dispuesto a apoyarles.

6) algunos estaban dispuestos a hacer trabajo extra (vv. Neh 3:11; Neh 3:19; Neh
3:21; Neh 3:24; Neh_3:27; Neh_3:30). HAGA MAS DE LO QUE DEBE.

7) Otros hicieron su trabajo cerca a su casa (vv. Neh 3:10; Neh 3:23; Neh 3:28-30) y
es allí donde debe empezar el servicio cristiano. Enseñemos a nuestra familia a
servir a Dios

8) Hubo trabajadores que fueron los únicos en su familia (v. Neh 3:30) No importa si
su familia apoya o no la obra de Dios. Hágalo usted solo.

9) algunos tuvieron mucho fervor (v. Neh 3:20). No haga la obra de Dios simplemente
con el deseo de cumplir, Hágalo de corazón como para el Señor y no para los
hombres.

10) incluso algunos de los descarriados se unieron en la obra.


Neh 3:11 Malquías hijo de Harim y Hasub hijo de Pahat-moab restauraron otro
tramo, y la torre de los Hornos.

Ezr 10:31 De los hijos de Harim (que tomaron mujeres extranjeras): Eliezer, Isías,
Malquías, Semaías, Simeón,

Todos los ciudadanos de Jerusalén hicieron su parte en la enorme obra de


reconstrucción del muro de la ciudad. De manera similar, el trabajo de la iglesia requiere
del esfuerzo de cada miembro para que el cuerpo de Cristo funcione con eficacia (1Co
12:12-27). ¡El cuerpo lo necesita!

¿Está usted haciendo su parte? Busque un lugar para servir a Dios y comience a
contribuir con cualquier cosa que se requiera (tiempo, talento, dinero, etc.).

La obra misionera se realiza orando, dando, enviando y yendo. ¿Qué está haciendo
usted en la obra misionera?
III. DEBEMOS REPARAR LAS PUERTAS DE NUESTRA IGLESIA PARA HACER
AÚN MAYOR LA OBRA DE DIOS
Jerusalén era una ciudad grande, y debido a que muchos caminos convergían allí, se
requerían muchas puertas. Los muros que estaban a cada lado de estas pesadas
puertas de madera eran más altos y más gruesos para que los soldados pudieran
hacer guardia y defenderlas en contra de cualquier ataque. Algunas veces, había dos
torres de piedra para vigilar una puerta. En tiempos de paz, las puertas de la ciudad
eran centro de actividad: el consejo de la ciudad se llevaba a cabo ahí, y los
vendedores colocaban sus mercancías a lo largo de la entrada. Construir los muros
de la ciudad y sus puertas no solo era una prioridad militar, sino además un refuerzo
para el comercio.

Pero las puertas pueden tener también una aplicación espiritual para la iglesia de
Hoy y es necesario que se restauren algunas puertas arruinadas en las iglesias.

a) La puerta de las Ovejas (v. Neh 3:1) nos recuerda el sacrificio de Cristo en la cruz
(Jn 10:1-42). Esta fue la primera puerta que se reparó, porque sin sacrificio no hay
salvación.

Necesitamos restauración la puerta de las ovejas en nuestras iglesias para que


todos vean solamente la cruz de Jesús, al buen pastor de todos. Vivimos en una
época donde exaltamos más a los siervos de Dios que a Dios por eso es necesario
restaurar esta puerta en nuestras iglesias.

b) La puerta del Pescado (v. Neh 3:3) nos recuerda ganar almas, de ser «pescadores
de hombres»

Necesitamos restaurar la puerta del pescado en nuestras iglesias para salir a


evangelizar y predicar a Cristo. Muchas iglesias no evangelizan.

c) La puerta Vieja (v. Neh 3:6) nos habla de las sendas antiguas y de las antiguas
verdades de la Palabra de Dios (Jer 6:16 y Jer 18:15). La gente del mundo está
siempre buscando «algo nuevo» (Hch 17:21) y rehúsan volver a las verdades
básicas que son las que en realidad dan resultados.

Necesitamos restaurar en nuestras iglesias la puerta vieja de las verdades


fundamentales en los creyentes porque llevan años en la iglesia pero no logran
crecer. Les falta los viejos fundamentos de la vida cristiana.

d) El versículo Neh 3:14 señala la puerta del Muladar. Es evidente que esta es la
puerta por la cual se sacaban los desperdicios y desechos de la ciudad.
¡Imagínese qué difícil debe haber sido reparar la puerta en tal lugar! Sin duda esto
nos habla de la limpieza de nuestras vidas (2Co 7:1; Isa 1:16-17). Más tarde
algunos judíos se quejaron respecto a la basura; véase Neh_4:10.
Necesitamos restaurar la puerta del muladar en nuestras iglesias para tomar
valentía de seguir luchando contra el pecado que quiere destruir el testimonio de
los creyentes y de la iglesia.

e) La puerta de las Aguas (v. Neh 3:26) habla de la Palabra de Dios, que limpia al
creyente (Ef 5:26; Sal 119:9). Nótese que esta es la séptima puerta mencionada y
siete en la Biblia es el número de perfección: la perfecta Palabra de Dios. ¡Nótese
también que esta puerta no necesitaba reparaciones! «Para siempre, oh Jehová,
permanece tu palabra en los cielos» (Sal 119:89).

Necesitamos poner en primer lugar la puerta de las Aguas en nuestras iglesias


para que solo prime la Palabra de Dios y no la de los hombres.

f) La puerta del Juicio (v. Neh 3:31) habla del juicio de Dios. La palabra hebrea
mifkad significa «designación, cuentas, censo, revista». Da la idea de las tropas
listas para inspección. Sin duda Dios va a llamar a todas las almas a juicio un día.

Hermanos tenemos que restaurar la puerta del juicio en nuestras iglesias para
recordar que se acerca un gran juicio para todos los creyentes, para que digamos
que hicimos para extender el reino de Dios.

Recuerda: El Señor te va a juzgar por lo que hiciste o no para él. Eso es lo único
que importa para el creyente.

Conclusión: Amados hermanos, la historia de Nehemías en este capítulo nos muestra a


un pueblo haciendo la obra de Dios porque veían a sus líderes haciendo la obra de Dios.
La mejor manera de enseñar es haciendo, y la mejor manera de hacer es
involucrándose en la obra de Dios. No deje de apoyar la obra misionera. Todos
podemos hacer algo para la Obra de Dios.