Sei sulla pagina 1di 35

Psicología social del

prejuicio:
histórico y
Temas contemporaneos

Editado por

Christian S. Crandall
Universidad de Kansas

mark Schaller
Universidad de Columbia Britanica

lewiniano Press
B = F (P, E)
Para Charlotte y Jasper
PUBLICADO POR lewiniano PRENSA 1415
Jayhawk bulevar Lawrence, Kansas 66045

Impreso en los Estados Unidos de América.

Foto de cubierta • Doug Hitt, 1996.

Este libro se basa en una conferencia apoyada por la National Science Foundation con la
subvención No. 9910732. Las opiniones, resultados y conclusiones o recomendaciones
expresadas en este material son las de los autores y no reflejan necesariamente los puntos
de vista de la National Science Foundation.

2004, Todos los derechos reservados.

Estos capítulos pueden ser reproducidos para cualquier propósito no comercial; Se


fomenta la reproducción educativa y distribución gratuita o renuncia. ( se permite
la distribución de materiales para la copia de costo solo.) La reproducción
comercial por entidades distintas de las instituciones educativas para uso local
aula, ya sea en los lectores o volúmenes reeditados u otro uso, debe ponerse
en contacto con los editores de permiso.
El Estudio de Ciencias Sociales de relaciones raciales
estadounidenses en el 20 TH Siglo

Thomas F. Universidad Pettigrew de


California en Santa Cruz

Introducción
La opresión racial y los conflictos han seguido siendo una de las principales preocupaciones de los
Estados Unidos a lo largo de su historia. No es sorprendente, entonces, “relaciones raciales” -como se
denomina eufemísticamente-ha sido un foco de las ciencias sociales norteamericanas desde sus orígenes
a finales del 19 º siglo. Este enfoque, sin embargo, ha sido desigual a lo largo del siglo, a menudo oscuro y
que refleja las normas racistas de las veces, pero en ocasiones intensa y señalando el camino para la
reforma pasado. En este capítulo se describirá brevemente esta historia desigual de reflexión y reforma
en todo el 20 º siglo, con especial atención a la forma en que la nueva disciplina de la psicología social
norteamericana encaja en esta escena científica social más amplio.

La reflexión y la Reforma
La ciencia social se enfrenta a un dilema persistente (Becker, 1971; Pettigrew, 1980a). Por un
lado, una misión vital de estas ciencias es ser un crítico de la cultura y la sociedad, a juzgar con
escepticismo la sabiduría convencional de su tiempo y lugar. En resumen, la ciencia social es útil al
máximo cuando efectivamente “echa por tierra” mitos populares (Pettigrew, 1996; Williams, 1976).
La psicología social actúa en esta función cuando, por ejemplo, que contrarresta la creencia
generalizada de América en la causalidad de disposición demostrando el enorme poder de las
situaciones para dar forma a la conducta humana. Sin embargo, por otro lado, la ciencia social es
por necesidad una parte de su sociedad y depende de ella para el apoyo y la aceptación.
limitaciones recientes sobre la financiación de la investigación de la psicología social y la
sociología por la National Science Foundation, en contraste con los fuertes aumentos de otras
ciencias sociales,

La tensión entre crítico y supplicant, entre ser tanto fuera como dentro de la sociedad, es
inevitable. Como Becker (1971, p.70) observa con aspereza, “Una sociedad que está dispuesto a
aplicar las ciencias sociales en el proceso activo de cambio de sus propias entidades de interés
creados sin embargo, nunca se ha visto en la faz de este planeta.” Y en ningún lugar de la
sociedad americana es esta tensión más intensa que en el estudio de las relaciones entre blancos
y negros. A lo largo de su historia, la ciencia social ha reflejado tanto en las normas racistas e
intento de reformarlos. En cada época de la 20 º siglo, veremos ejemplos de reflexión y reforma en la
literatura relaciones raciales. Pero primero tenemos que ver cómo esta tensión da forma a las
principales posiciones teóricas sobre las relaciones raciales durante el siglo.
2 Pettigrew

Escuelas de pensamiento racial y Teoría


A grandes rasgos, la Figura 1 se describen las escuelas básicas de pensamiento sobre las relaciones entre
blancos y negros. A principios de la 20 º siglo, dos compitiendo
concepciones existían. La mayoría de los estadounidenses vieron estos temas en términos puramente
racistas, y el darwinismo social determinadas en gran medida su visión de la carrera. la interpretación
biológica de crudo habían sustituido en gran medida racionalizaciones religiosas del siglo anterior para la
opresión racial, que se fue de alguna manera “la voluntad de Dios.” marxistas montan un contador débil para
esta ideología dominante; pero su afirmación de que el conflicto negro-blanco era simplemente otra forma de
lucha de clases tenía escasa influencia en el pensamiento popular estadounidense.

Las escuelas de pensamiento original

Raza pura Clase pura

Anti
Racismo
racismo

El racismo El racismo Interacción carrera en su Sólo una


flagrante sutil de Clase X mayoría de clase Raza

Escuelas corriente de pensamiento

Figura 1. Escuelas de pensamiento sobre el prejuicio.

legados directos de estas escuelas de pensamiento existen en la actualidad. racismo puro aún se
mantiene viva, incluso en los círculos intelectuales. A principios de siglo, la psicología como una
disciplina importante contribuyó a la respetabilidad de pensamiento racista. En particular, la
interpretación ingenua y demasiado literal de la disciplina de los resultados de las pruebas de los
estadounidenses negros y los inmigrantes recién llegados tenía gran influencia y fortaleció los
argumentos políticos de las leyes de segregación racial y anti-inmigración durante los años 1920. Y
una serie de psicólogos de Canadá, Inglaterra y los EE.UU.-Cyril Burt, Hans Eysenck, Henry Garrett,
Richard Herrnstein, Arthur Jensen, Frank McGurk, JP Rushton, Audrey Shuey y otros -han ayudó a
mantener la teoría de la raza pura de una fuerza en el debate racial de la nación. Sus acciones se
realizan significativa por la enorme atención de los medios de comunicación ofrecen a sus
reclamaciones no comprobables. En gran parte desapercibida en este argumento genético es la
notable ausencia de los genetistas en el debate público.

Los psicólogos sociales rara vez se han unido a esta escuela de pensamiento. Su principal
contribución a la que ha sido destacar las formas más sutiles
Estudio Ciencias Sociales de Relaciones Raciales 3

pensamiento racista ha tomado en la clausura de la 20 º siglo. Ya sea llamado racismo simbólico


(Sears, 1988), el racismo aversivo (Kovel, 1970; Gaertner y Dovidio, 2000), racismo moderno
(McConahay, 1983), el racismo cotidiano (Essed, 1984), el racismo latente (Bergmann y Erb,
1986), el nuevo racismo (Barker, 1984), la ambivalencia racial (Katz y Hass, 1988), o el prejuicio
sutil (Pettigrew y Meertens, 1995), una gran acumulación de campo, encuesta y la investigación
experimental revela que los supuestos racistas a menudo apuntalan opiniones y comportamientos
que son ampliamente vistos tanto en América del Norte y Europa sea no racial. Esta es una visión
amenazadora en un momento en que el racismo es considerado como era de esperar, los ataques
calienta entonces, los críticos han dirigido en varias ocasiones a todas las formas de este trabajo
(por ejemplo, Coenders, Scheepers, Sniderman y Verbeck, 2001 “malo.”; Sniderman, Piazza ,
Tetlock, y Kendrick, 1991; Sniderman y Tetlock, 1986a, 1986b). A su vez, los defensores han
contestado con un estante de las réplicas psicológicas sociales (por ejemplo, Kinder, 1986; Kinder
y Sanders, 1996; Meertens y Pettigrew, 1997; Pettigrew y Meertens, 2001; Sears, Sidanius y
Bobo,

2000).
Como indica la Figura 1, el énfasis marxista en la clase social también tiene sus
descendientes de hoy en día. Algunos, como Glazer y Moynihan (1963), preferirían ver los
afroamericanos como simplemente otro grupo étnico luchando por sus derechos y privilegios con
los grupos étnicos europeos. Esta escuela de pensamiento se limita a negar que los negros en
Estados Unidos tienen demandas especiales como ningún otro grupo sino la de los nativos
americanos. Dos siglos de esclavitud, otro siglo de segregación legalizada, y la evolución de
estas estructuras en el sistema único y arraigada de hoy de la discriminación racial niegan
cualquier validez a esta perspectiva políticamente conveniente.

Una segunda consecuencia de la perspectiva de clase diluye la contención ligeramente, pero todavía
sostiene que las relaciones negro-blanco modernos implican en gran medida las cuestiones de clase social.
La interpretación neomarxista avanzado por William Wilson (1978) en su volumen controvertida, La
importancia decreciente de la raza,
mejor representa esta escuela de pensamiento. Aquí había una tesis América blanca podría abrazar con
entusiasmo. Con un título tan tranquilizador, los medios de comunicación y los políticos conservadores
dieron la bienvenida al libro y lo convirtieron en un éxito de ventas. Sin embargo, el volumen ofrece
ninguna evidencia por su título (Pettigrew, 1980b) -que fue astutamente sugerido por el editor después
de que Wilson había completado su manuscrito. 1

De hecho, hubo una creciente influencia de la clase social en las relaciones raciales durante la
segunda mitad de los 20 º siglo; pero el modelo de interacción de clase carrera capta esta tendencia con
mayor precisión. 2 Este modelo hace hincapié en la importancia de ambos factores raciales y de clase en
las relaciones entre blancos y negros modernas. Como muestra la Figura 1 indica, esta posición une las
dos escuelas de pensamiento original. A nivel macro, el crecimiento de la clase media estadounidense
negro en las últimas décadas era una condición previa para esta interacción. Sin embargo, la pobreza
sigue siendo desproporcionadamente extendida entre África
4 Pettigrew

Los estadounidenses. Por lo tanto, cuando la pobreza se combina con la segregación racial intensa en guetos
urbanos más grandes de Estados Unidos, este modelo predice que los índices de desorganización serán
marcadamente superior. Y este resultado es precisamente lo que Massey y Denton (1993) encontraron en su
libro clásico, El apartheid estadounidense.

La psicología social no ha estudiado sistemáticamente el papel de la clase social en su


investigación de blanco-negro. El trabajo futuro debe introducir de manera más explícita los factores
de clase. Pero un hallazgo principal de la vasta literatura sobre los estereotipos intergrupo es
compatible con el modelo de interacción de clase carrera. estereotipos globales de los afroamericanos
se han desvanecido y ser más favorable, ya que el estudio original de Katz y Braly (1933) en
Princeton. Por ejemplo, supersticioso, una vez que un componente central de la imagen anti-negro, ha
desaparecido prácticamente (Madon et al., 2001). Pero a menudo sustituyendo el viejo estereotipo
mundial de antaño son estereotipos subtipo actuales (por ejemplo, el macho joven violento gueto, la
madre del bienestar engaño) que combinan racial con características de clase.

Raza y Ciencias Sociales A lo largo de los 20 º Siglo


Dentro de estas diferentes escuelas de pensamiento, los temas de la competencia de
reflexión y reforma son evidentes a lo largo de la 20 º siglo. Una breve revisión demuestra esto y
destaca el papel de la psicología social en este modelo que se sigue.

1890-1915: El Nadir
las ciencias sociales norteamericanas comenzó cuando la fortuna negros estaban en su punto más
bajo desde la Emancipación. Del Tribunal Supremo de los EE.UU. . Plessy v Ferguson gobernante en 1896
encontró la segregación racial sancionada por el Estado constitucional. Esta decisión marcó el comienzo de
un período legislativo de dos décadas de segregación masiva, un formidable instrumento de razas de
opresión racial que la Corte no revirtió durante 58 años.

Darwinismo social era dominante, con el pensamiento biológico y evolutivo que impregna todas las
ciencias sociales. Herbert Spencer se había vuelto “la supervivencia del más apto” principio en una
discusión política social para dejar que la naturaleza a mejorar la acción humana. Desde esta perspectiva
ampliamente aceptada, la intervención humanitaria para los pobres y estigmatizados sólo perjudica la
posteridad. Eugenesia llevaron a este razonamiento un paso más allá. Se llevó a cabo la esterilización
sistemática de los “inferiores” de reproducción rápida a ser necesarias para preservar las capacidades
humanas. Pronto defensores,
incluyendo tales líder
psicólogos como Carl Brigham y Henry Goddard, extendieron estos argumentos a
naciones enteras y grupos (Tucker, 1994).
Con la migración masiva de los europeos oriental y meridional a las costas de América, esta forma
de pensar en gran parte determinada forma en artículos de revistas de este período vistos los nuevos
inmigrantes. En su mayor parte, los afroamericanos estaban fuera de la vista de la mayoría de los
estadounidenses, incluyendo blancos científicos sociales. Para estar seguro, había extensiones racistas
ocasionales. En el American Journal of Sociology, un artículo sostuvo que las capacidades raciales de los
negros se sirve mejor a la esclavitud (Belin, 1908). Otra obligatoria defendido
Estudio Ciencias Sociales de Relaciones Raciales 5

trabajo para los afroamericanos de todas las edades para aliviarlos de “la tensión de la iniciativa
personal y la responsabilidad” (Gilman, 1908). Sin embargo, la misma revista también publicó artículos
defensa de los japoneses como los iguales de los caucásicos (Buckley, 1906) y denunciando la
discriminación contra los negros en las votaciones y la educación (West, 1901).

La psicología social no se había desarrollado como una disciplina en este período, pero
varios psicólogos sociales prominentes eran activos en el debate. Una vez más observamos la
reflexión y la reforma de la dualidad de la respuesta. William McDougall (1908) y Edward Ross
(1908) -autores de los dos primeros textos psicológicos sociales en 1908, tanto abrazaron
racismo abierto. En trabajos repetidos, McDougall celebró negros como inferiores y una
amenaza biológica a América que la segregación completa era la única política social viable
(Tucker, 1994, pp.75, 85-87). Ross era un populista y Progresivo, sino también para gran parte
de su vida en nativista que creía en la superioridad anglosajona y la inmigración oposición
implacable de Europa oriental y meridional (Tucker, 1994; Weinberg, 1968). En sus últimos
años, sin embargo, Ross rechazó sus creencias racistas. Estos hombres comandados atención
considerable a principios del siglo XX. Un estudio de citas de libros de texto en la era 1908-1929
muestra McDougall a ser el más citado por los autores psicológicos y Ross los personajes más
citados por los autores sociológicos (Collier, Minton y Reynolds, 1991, pp. 4-8).

Otros dos psicólogos sociales famosos de pie contra la corriente darwinista social. Se
opusieron el paradigma dominante en una forma acorde con la psicología social moderna. Uno
de ellos era WI Thomas-autor de la famosa frase, “si los hombres definen las situaciones como
reales, son reales en sus consecuencias” (Thomas y Thomas, 1928, p. 572). Un situacionalista
temprano, Thomas (1904) contrarrestó el dicho que prevalece de “antipatía racial como un
elemento fijo e irreductible.” Liberado de la casta-sentimiento, el Virginian nativa conjeturó, el
prejuicio racial era quizás no más estables que las modas. El día vendrá, él predijo con
optimismo, cuando las habilidades individuales contarán para más de color de la piel.

Anticipando (1944) famosa analogía de Myrdal por cuatro décadas, Thomas (1907) comparó
la opresión de los afroamericanos con el de las mujeres. “El mundo de la vida intelectual moderna
es, en realidad, un mundo de hombres blancos”, escribió. “Pocas mujeres y tal vez no hay negros
han entrado jamás en este mundo, en el sentido más completo.” En esta posición
environmentalistic raro, se le unió otro psicólogo Charles-social, de Cooley (Angell, 1968). Muy por
delante de su tiempo, (1897) El ensayo de Cooley en “el genio, la fama y la comparación de las
razas” desafió directamente el desconocimiento de factores sociales que tales darwinistas sociales
como Francis Galton muestra de forma rutinaria.

Esta era terminó en 1915 con un cambio trascendental en la escena racial de la nación que forma de nuevo
de forma permanente la vida negro en los Estados Unidos. El comienzo de la Primera Guerra Mundial en agosto
de 1914 cortó la inmigración europea y dio lugar a grandes pedidos a las fábricas estadounidenses de guerra en
el Norte y el Medio Oeste.
6 Pettigrew

De repente hubo una gran necesidad de mano de obra, y los reclutadores de mano de obra
acudieron al Sur. Ofreciendo un billete de tren libre y salarios mucho mayores que el Sur rural
pagados, los negros y los blancos pobres vinieron del Norte en números sin precedentes. De hecho,
este año decisivo para la migración negro reorientado las relaciones raciales del Sur en gran medida
un fenómeno en uno nacional.

1916-1930: Racista Normas Solidify


Aunque sólo se estableció durante las dos décadas anteriores, la segregación racial en el Sur
pronto se convirtió en una profundamente arraigada “tradición”. Ahora los blancos lo vieron como un
componente central inalterable de “la forma de vida sureño.” Amenaza de la nueva afluencia de negro
los sureños causó muchos blancos en el norte urbana también para endurecer sus actitudes raciales.
Existe el temor de que los soldados que vuelven negros de la guerra frente a la discriminación racial.
Esto condujo a 1919 asistimos a un fuerte aumento de linchamientos indescriptiblemente horribles de
los negros estadounidenses, muchos de ellos veteranos y algunos todavía en uniforme. Y el Ku Klux
Klan se levantó de nuevo con sus propiedades anti-negro, anti-católica, y las apelaciones contra los
judíos no sólo en el Sur, pero en algunas zonas del norte y oeste también.

investigación en ciencias sociales durante este periodo se mantuvo primitiva para los
estándares de hoy en día. Los racistas preferido para hacer los análisis de su sillón basa en gran
medida en comparación con los africanos desinformados sobre el “continente negro”. Los materiales
utilizados eran típicamente informes sesgados y seleccionados de los viajeros. Ellsworth Faris (1918)
reveló la inutilidad de este trabajo en un artículo metodológico mordaz. Al igual que Thomas, Faris
fue un psicólogo que lleva sociológico sociales, un sureño nativo y altamente escéptico de la
tradición de Spencer.

Los reformadores de ciencias sociales de este período, incluyendo Faris, eran en gran parte
del protestante y los orígenes del sur o del medio oeste, a menudo con la formación ministerial y
en la tradición evangelio social mejor recordado hoy en los escritos de Reinhold Niebuhr (1941).
Pero ellos también tenían recursos empíricos inadecuados. A menudo se vuelven análisis de su
sillón basa en analogías con la asimilación pacífica presume de diversas razas en Hawai (por
ejemplo, Parque, 1914; Smith, 1928). Sus tendencias reformistas, a continuación, se centraron en
la asimilación cultural y biológica de las minorías y no en los derechos civiles en el sentido
moderno. Al cierre del período, los científicos sociales comenzaron a desarrollar mejores
métodos de medición y con-(1928) la introducción de Emory Bogardus de la escala de distancia
social un notable avance. Todavía en amplio uso hoy en día, esta medida de fácil administración
ofrece un ejemplo temprano de una escala acumulativa Guttman. Esta mejora en la actitud de
escalamiento permitió por primera vez en la investigación cuantitativa perjuicio individual.

Mayor atención aún centrado en los inmigrantes vistos como diferentes “razas”. La legislación
aprobada por el Congreso de Estados Unidos en 1921 y 1924 tuvo como objetivo eliminar la
inmigración de Europa meridional y oriental, así como en Asia. En este esfuerzo legislativo,
psicólogos jugaron un papel importante
Estudio Ciencias Sociales de Relaciones Raciales 7

(Tucker, 1994). Armados con los resultados de la prueba de las pruebas alfa y beta del Ejército dadas
a los reclutas de la Primera Guerra Mundial, los psicólogos que también eran líderes del movimiento
eugenésico argumentaron que muchos de los nuevos inmigrantes eran genéticamente inferiores y no
se debe permitir entrar en el país. de Harvard, Robert Yerkes y tales otros eugenistas como Goddard
habían desarrollado estas pruebas durante la guerra. Ahora a través de escritos y testimonios ante el
Congreso que los utilizaron con éxito para proporcionar ostensiblemente razones “científicas” para las
leyes anti-inmigración de barrido de la década de 1920. 3

Al final de este período, el problema del papel de los valores en las ciencias sociales
surgió. Debe cumplir las ciencias sociales, la reforma, o simplemente recoger “hechos?”
Filosofía positivista fue ganando fuerza en toda la ciencia natural y social, y parecía dictar la
última de estas posibilidades. William Ogburn, en su famoso discurso presidencial de 1929 a la
Asociación Americana de Sociología, argumentó con fuerza que la ciencia social debe ser “libre
de valores” y dejar la política social a los demás. Pero el viejo dilema no es tan simple. La crítica
sin método no ofrece ninguna contribución única para las ciencias sociales. Método y sin un
enfoque crítico todo se vuelve demasiado fácil “técnica al servicio de la ideología en curso”
(Becker, 1971: 41).

Este debate continúa en la actualidad, sobre todo en campos tan controvertidos como las relaciones
raciales (Pettigrew, 2001). Un “libre de valores” de las ciencias sociales es imposible; las disciplinas
sociales consisten en seres humanos que estudian los seres humanos. La objetividad se convierte,
entonces, en un solicitado para la meta que nunca es totalmente alcanzable. Esto no excluye el
compromiso social. Pero hay que hacer esta claro compromiso social con los demás y hacerlo coincidir con
una igualmente fuerte compromiso con la investigación competente y métodos rigurosos. Por lo tanto, la
ciencia y los valores no necesitan conflicto. El problema surge cuando los objetivos deseados distorsionan
los medios. resultados de esta farsa no sólo en la ciencia sino pobres en el escaso apoyo de los valores de
uno también. Quince años después del discurso de Ogburn, Gunnar Myrdal (1944), en un famoso apéndice
de su monumental An American Dilemma, avanzado el equilibrio entre el valor y el rigor que necesitamos en
campos como las relaciones raciales en la que la investigación a menudo conlleva implicaciones políticas.

Incluso si la dirección del Ogburn 1929 negó el papel de los valores en las ciencias sociales, que tuvo
consecuencias positivas en la investigación de las relaciones raciales. Se centró la atención en los valores y marcó el
comienzo de una época de renovado interés en el método. 4

Esta atención al rigor es evidente en la mejora de la calidad de las relaciones raciales obra de la década de 1930.

1930-1940: Sobrevivir a la Gran Depresión


La mayoría de los americanos sufrieron privación durante estos años. Una, confiado, optimista nación
orgullosa convirtió desorientado; grandes aspiraciones para el futuro dieron paso a las esperanzas de la
mera supervivencia. Afroamericanos eran particularmente afectados; desproporcionadamente pobres en el
inicio de la depresión, que tuvieron que soportar una mayor discriminación incluso en los esfuerzos de ayuda
gubernamentales. Tales tiempos son poco propicias para la mejora de las relaciones raciales.
8 Pettigrew

Sin embargo, el progreso de las ciencias sociales en el estudio de las relaciones raciales en Estados Unidos
se aceleró durante estos años de escasez. Teoría así como la investigación se hicieron más sofisticados, y el
paradigma básico cambiaron drásticamente. En un movimiento dirigido por el antropólogo de la Universidad de
Columbia, Franz Boas (Menor,
1968), 5 ambientalismo reemplazado darwinismo social a lo largo de las ciencias sociales. Esta alteración
dramática en el pensamiento provocó una tradición de la culpabilidad blanca en el estudio de las relaciones
raciales que prevalecieron en la década de 1960. Esta tradición se esforzó para refutar afirmaciones racistas
de inferioridad negro mediante la demostración de que la segregación racial y la discriminación crean las
disparidades raciales en la letanía de los índices sociales de salud y estadísticas de criminalidad para poner
a prueba las puntuaciones. Negro, así como los científicos sociales blancos participaron en este cambio de
paradigma. de la Universidad de Howard Ralph Bunch, el politólogo y más tarde líder de las Naciones
Unidas, y E. Franklin Frazier, el sociólogo, fueron especialmente influyentes. Kenneth y Mamie Clark (1947;
Horowitz,

1939) celebra los estudios de muñeca fueron un componente central y célebre de esta tradición.

Frazier (1931, 1939, 1943, 1949) avanzó el nuevo paradigma en la gran controversia
teórica de la década. Argumentó patrones familiares y otros fenómenos de América del negro
eran en gran parte la consecuencia de la esclavitud y después de la Emancipación
discriminación. En particular,
cuestionado la tesis antropológica de Melville Herskovits (1934, 1941) sobre la importancia de
supervivencias culturales de África en la vida negro. Lo que demuestra la influencia que la tesis de la
culpabilidad blanca había ganado por la década de 1930, las afirmaciones de Frazier ganó la
aprobación dominante de ambos en blanco y negro en ciencias sociales. Pero, en verdad, la disputa
Frazier-Herskovits climatizada, al igual que muchos debates académicos, exagerado las diferencias
entre las dos posiciones y habló más allá de nosotros. Frazier, el sociólogo, se centró en las
instituciones negras como la familia; Herskovits, el antropólogo, se centró en la transmisión a través
del Atlántico de los componentes culturales tales como nombres de lugares, supersticiones, pasos
de baile, canto y formas del habla y las costumbres populares religiosas.

Más allá de este debate, la teoría racial hizo avances. En particular, W. Lloyd Warner (1937)
presentó su casta y clase modelo de un precursor del modelo de la raza y la interacción de clase
se discutió anteriormente. Inspirado en la teoría freudiana, John Dollard y sus colegas de la
Universidad de Yale (Dollard, et al., 1939) introdujeron teoría de la frustración-agresión con
aplicaciones a este tipo de fenómenos raciales como el linchamiento (Hovland y Sears,

1940).
En la búsqueda de la participación de la psicología social en esta historia, he citado hasta el
momento, con las excepciones de McDougall y el grupo de Yale una serie de psicólogos sociales
sociológicos. Esto refleja el establecimiento anterior de esta rama y su gran interés en las relaciones
raciales. Pero la década de 1930 fue testigo de la entrada de los psicólogos sociales psicológicos.
ganando aceptación lentamente en los departamentos de psicología, estos pioneros del campo
inmediatamente dejaron su marca en la investigación de carrera. Un primer
Estudio Ciencias Sociales de Relaciones Raciales 9

ejemplo es (1935) famoso estudio de Otto Klineberg de los resultados de las pruebas de los niños negros
en la ciudad de Nueva York escuelas-una importante contribución al nuevo paradigma.

Un canadiense entrenado originalmente en medicina y fuertemente influenciada por Boas,


Klineberg inició la tradición de la culpabilidad blanca dentro de la psicología con este estudio. Mostró
con muestras repetidas de que la prueba de inteligencia score promedios de los niños negros-sur nace
mejora con cada año en las escuelas de Nueva York. Las diferencias no fueron triviales; sobre la gama
completa de los grados, las ganancias medias aproximadas una desviación estándar completo.
Klineberg también mostró que se mueve desde el sur rural a las ciudades del sur mejoró resultados de
las pruebas de color negro. Y, en respuesta a las afirmaciones anteriores de Yerkes, se encontró con
que sus resultados dramáticos no podían ser explicados por un factor de selección de los niños
migrantes del sur que son sistemáticamente más talento que los niños no migrantes del Sur. 6 Tres
décadas más tarde, estudiante de Kleinberg, Kenneth Clark (1965), escribió la última de las
contribuciones de la psicología social a la tradición de la culpabilidad blanca con su volumen en punta, Ghetto
oscuro.

Otras investigaciones de la década de 1930 se convirtieron en clásicos disciplinarias y siguen


siendo influyentes en la actualidad. Katz y Braley (1933) comenzaron la famosa serie de estudios
estereotipo Universidad de Princeton. LaPiere (1934), psicólogo social sociológica en la Universidad de
Stanford, llevó a cabo su investigación muy debatido en las diferencias entre las actitudes y el
comportamiento raciales. 7 Sims y Patrick (1936) llevaron a cabo la investigación contacto intergrupal
temprano en la Universidad de Alabama. Con cada año que los estudiantes universitarios del norte se
mantuvo en la Universidad del Sur, sus actitudes anti-negros aumentaron. Dado que la universidad era
entonces todo blanco, estos estudiantes se reunieron sólo los negros de menor estatus y se
comportaban de acuerdo a las normas racistas de Alabama de la época.

1941-1950: Cambio de la Segunda Guerra Mundial Iniciados


Se tomó una guerra mundial para abrir grietas profundas en la segregación racial. -Racismo sigue
siendo flagrante hecho dolorosamente claro en la internación ilegal de 120.000 estadounidenses de origen
japonés en el inicio de la guerra. 8 Aunque una parte integral del esfuerzo masivo de la guerra, los
afroamericanos continuaron sufriendo discriminación flagrante, tanto en las fuerzas armadas y en las fábricas
de guerra crecientes. Sin embargo, los negros astutamente sintieron que la necesidad desesperada de la
nación por su participación abre nuevas posibilidades para el cambio racial básico.

Los blancos consideran por la nueva militancia entre los jóvenes negros como una amenaza.
Pero los científicos sociales negros a la vez vieron que el cambio institucional básica era inminente.
Charles Gomillion (1942) predijo que los acontecimientos estaban causando “una concepción
cambiante de uno mismo” entre los afroamericanos que predijo demandas de cambio. “Los
problemas” que tanto molestan muchos blancos eran, Charles Johnson (1944) insistieron, el inicio de
nuevos patrones raciales en los Estados Unidos. Oliver Cox (1942) se opuso al uso de Warner de
“castas” y la analogía religiosa de la India en el sentido mucho más permanencia y solidez a la
segregación racial que justificada.
10 Pettigrew

Adolf Hitler dio la intolerancia un mal nombre. Un post-guerra de Relaciones Humanas Movimiento
desarrollado para explotar este sentimiento. Organizaciones tales como el American Jewish Committee,
la Comisión para la Interracial
La cooperación, y la Conferencia Nacional de Cristianos y Judios (ahora la Conferencia Nacional para
la Comunidad y Justicia) comenzaron los esfuerzos educativos para “curar” las personas con
prejuicios. Hermandad semana de febrero, con cenas y premios de la Hermandad, se convirtió en un
evento anual en toda la nación. Sin embargo, estos esfuerzos bien intencionados evitarse
asiduamente la lucha contra el racismo como un problema social y tales problemas estructurales
políticamente explosivas como la segregación racial.

El movimiento de relaciones humanas benefició directamente a la psicología social.


Antes de los días de mayor financiación federal para la investigación social, estas
organizaciones patrocinadas por tanto los estudios de campo raciales en Nueva York y los
estudios de personalidad autoritarios en California que dieron forma al campo para el
trabajo futuro. La serie de estudios de campo realizados durante la década de 1940 justo
en el inicio de la lucha contra la segregación racial en la vivienda pública y el empleo en la
ciudad de Nueva York tuvo una enorme influencia en el pensamiento de la psicología
social (Deutsch y Collins, 1951; Harding y Hogrefe, 1952; Jahoda & West , 1951; Wilner,
Walkley & Cook, 1955). Estos estudios constituyen excelentes ejemplos de estudios de
campo cuasi-experimentales antes de Campbell y Stanley (1963) inventó el término. Y
proporcionan fuertes pruebas de contacto intergrupal; marrón

v. Board of Education ( Cook, 1979).


Publicado en 1950 y patrocinado por el American Jewish Committee,
La personalidad autoritaria ( Adorno, et al., 1950) fue la culminación de un trabajo que la
Escuela de Frankfurt se había iniciado dos décadas antes en Alemania. Maslow (1943, 1949),
Fromm (1947), y Allport y Kramer (1946) habían establecido líneas generales de la teoría
anterior. Pero permaneció por la Universidad de California en Berkeley psicólogos y dos de
ellos refugiados alemanes,
dos estadounidenses-para producir un enorme tomo tanto con cuestionario y
pruebas clínicas del síndrome.
Desde un punto de vista de la sociología del conocimiento, este trabajo fue notablemente en
sintonía con su tiempo. El movimiento de relaciones humanas hincapié en las personas con prejuicios
como el problema central sin tener en cuenta las normas sociales y la estructura. La investigación de la
personalidad autoritaria tenía precisamente el mismo énfasis. Por ejemplo, cuando los prisioneros en la
prisión de San Quentin anotó extremadamente alta en la escala de medida F del autoritarismo, los
investigadores de Berkeley interpretaron esto como una lectura precisa de la personalidad de los
presos sin tener en cuenta la influencia de la institución altamente autoritario en el que residían. Críticas
durante la década de 1950 hicieron hincapié en esta falta de atención al contexto social (por ejemplo,
Pettigrew, 1958, 1959), así como problemas metodológicos (por ejemplo, Christie y Jahoda, 1954).
Estudio Ciencias Sociales de Relaciones Raciales 11

No obstante, el estudio de Berkeley constituyó un avance importante en la comprensión de la


psicología social de los prejuicios a nivel individual de análisis.
La personalidad autoritaria fue sólo uno de varios volúmenes hito que aparecieron durante la
época 1941-1950. sociólogos Black escribió tres de ellos. Frazier El negro en Estados Unidos que
ofrece una vista panorámica en la tradición culpabilidad blanco. Cox (1948) Casta, clase y raza presentado
un extenso análisis marxista de las relaciones raciales en Estados Unidos. Y St. Clair Drake y
Cayton Horacio (1945) previsto en negro Metropolis un estudio intensivo de la comunidad negro de
Chicago.

Uno de los libros más citados relaciones raciales apareció en 1944. Gunnar Myrdal
(1944) magistral An American Dilemma avanzado una tesis psicológica. El
economista sueco argumentó que existía un conflicto entre la conciencia y las prácticas de la
mayoría de los americanos blancos. Escribió el volumen en la tradición culpabilidad blanco con un
ojo puesto en las alteraciones de política. El libro describe con ambición y sistemáticamente todo
el panorama de las relaciones raciales en Estados Unidos a finales de la década de 1930.
Algunos han cuestionado la validez de su tesis psicológica (Jackson, 1990; Sur, 1987). Otros,
incluido yo mismo, han defendido. Myrdal esperaba provocar con su libro el dilema que creía que
existía en la sociedad Latina. Y Leach (2001) señala que gran parte de su discusión de los
prejuicios anti-negro anticipa discusiones actuales de prejuicio sutil. 9 En cualquier evento, An
American Dilemma sirve hoy en día como una cápsula de tiempo valioso para comparar los
patrones raciales de hoy con las del pasado. De hecho, un total de 1483 páginas deben ser de
lectura obligatoria para los observadores jóvenes que erróneamente creen hoy que “nada ha
cambiado” en las relaciones raciales en Estados Unidos.

1951-1960: La gran promesa


La confluencia de dos eventos en la década de 1950 aumentó las esperanzas de los cambios más
fundamentales raciales. En primer lugar, la guerra una vez más acelerado cambios. La Guerra de Corea fue
testigo de unidades racialmente sin segregación en las fuerzas armadas y las nuevas oportunidades de
empleo para los afroamericanos. Y luego el 17 de mayo 1954 vino la gran promesa de un mejor día a la
decisión dramática y unánime de la Corte Suprema de Estados Unidos que las escuelas públicas segregadas
racialmente eran inconstitucionales.

La disciplina puede tomar orgullo en el importante papel que juegan los psicólogos
sociales en apoyo de esta decisión histórica. La lista de los que testificó como peritos en
los casos que llevaron a la Corte Suprema se lee como un quién es quién de la psicología
social americano de la época-Jerome Bruner, Isadore Chein, Kenneth Clark, Stuart Cook,
Otto Klineberg, David Kretch y Brewster Smith (Kluger, 1987). Trabajar con el brazo legal
de la Asociación Nacional para el Avance de la Gente de Color, Clark organizó este
esfuerzo. Luego se unió con Chein y Cook para escribir el resumen de las ciencias sociales
para el Tribunal Supremo en favor de la integración escolar (Cook, 1979; Kluger, 1987;
Pettigrew, 2001; Williams, 1998).
12 Pettigrew

Es difícil de medio siglo después de apreciar toda la fuerza de esta decisión en la sociedad
estadounidense. Entre los afroamericanos, las esperanzas para el futuro aumentó considerablemente. Y
esta tendencia fue especialmente marcado entre los sureños más desfavorecidas-negro, obreros, y
aquellos con sólo una educación de escuela primaria (Pettigrew, 1964: 184-185). Entre los
norteamericanos blancos, que marcó la inevitabilidad de grandes cambios estructurales en las relaciones
raciales, en particular, el fin de la segregación racial sancionada por el Estado. Este sentido de
inevitabilidad era aún evidente entre los segregacionistas blancos del sur. 10 Como Kenneth Clark (1953) y
Gordon Allport (1954) habían mantenido, la autoridad sanción para el cambio era un elemento necesario
hace mucho tiempo en las relaciones raciales en Estados Unidos.

Los eventos críticos pronto siguieron. En 1956, un joven ministro bautista negro dirigió un boicot a los
autobuses con éxito en Montgomery, Alabama. El Dr. Martin Luther King, Jr. el cumplimiento estricto de la no
violencia estableció un nuevo instrumento para el cambio que ha influido en gran medida el movimiento de
derechos civiles que ayudó a iniciar. Su llamado a la conciencia blanca de los Estados Unidos seguido
directamente de la tesis dilema estadounidense de Myrdal, así como modelo de resistencia no violenta de
Mohandas Gandhi. En 1957, surgió una crisis en torno a la lucha contra la segregación racial de las escuelas
públicas en Little Rock, Arkansas (Campbell y Pettigrew, 1959). Cuando el gobernador de Arkansas intentó
impedir el proceso, un reticente presidente Dwight Eisenhower llamó paracaidistas del Ejército de Estados
Unidos para restaurar el orden y hacer cumplir la desagregación. Una vez más, la intervención federal
subrayó la certeza del cambio racial. En 1960, los estudiantes universitarios negros en Greensboro, Carolina
del Norte, inspirado por el liderazgo de King en Montgomery, comenzaron barra con comida manifestaciones
“plantón” en los almacenes Woolworth. la determinación de los estudiantes y su comportamiento no violento,
en agudo contraste con las reacciones blancas menudo violentos, recibieron cobertura de los medios en todo
el mundo. Un movimiento de los derechos civiles en todo el país se encuentra ahora en pleno apogeo.

En medio de estos acontecimientos, (1954) libro clásico de Gordon Allport,


La naturaleza del prejuicio, -aparecido por primera vez en tapa dura en 1954, luego en una edición
abreviada más vendido en rústica en 1958. El libro refleja tanto su tiempo y forma de los próximos
cinco décadas de trabajo en psicología social sobre el tema. Me gusta La personalidad autoritaria, La
naturaleza del prejuicio se centra en la personalidad, y se continuó con la tradición de la culpabilidad
blanca. De hecho, Allport dirigido el libro en “su propia especie” -blanco, protestante, masculino
estadounidenses (Pettigrew, 1999a). Pero lo hizo para permitir que los factores sociales y destacó la
importancia de la conformidad con las normas sociales en algo prejudice- el estudio de Berkeley
prácticamente había ignorado. Allport también rompió con el jefe del movimiento de relaciones
humanas principio, a saber,
ese
educación podría erradicar los prejuicios. En cambio, se hizo hincapié en la importancia de un
contacto óptimo entre los grupos.
Existen dos contribuciones principales y duraderos de este volumen hito. En primer
lugar, se organizó el campo, define el fenómeno, y detalla las muchas cuestiones que
requieren investigación. Allport vez me dijo que
Estudio Ciencias Sociales de Relaciones Raciales 13

sintió la tabla de contenidos fue la característica más importante del libro. En segundo lugar, como
un “armario gestaltista” (Pettigrew, 1979a), hizo hincapié en los factores cognitivos y llamó la
atención sobre la importancia de los estereotipos y esto fue justo antes de la “revolución cognitiva”
difundir a la psicología. Un tercio de los capítulos del libro están dedicados a los factores cognitivos.
Él se opuso a la suposición de moda entonces que los estereotipos de grupo eran simplemente las
distorsiones aberrantes de “personalidades prejuicios.” Avanzando en la vista ahora universalmente
aceptado, Allport insistido en que los componentes cognitivos de perjuicio eran extensiones
naturales de los procesos normales. Estereotipos y prejuicio, concluyó, no eran aberrantes en
absoluto, pero por desgracia demasiado humano.

1961-1970: El movimiento de derechos civiles


dramáticos acontecimientos veces atrapan las ciencias sociales por sorpresa. Por ejemplo,
la ciencia política exagerada la solidez del régimen comunista en la Unión Soviética y no predecir
su repentina implosión a finales de 1980. Del mismo modo, tanto la sociología y la psicología
social sobreestimó la solidez de la segregación racial; y tampoco previó el movimiento de
derechos civiles (Pettigrew y parte posterior, 1967). La tradición de la culpabilidad blanca había
establecido la profundidad del problema y que era pasos iniciales-responsables crítico. Sin
embargo, su debilidad era pasar por alto los puntos fuertes de América del negro. Myrdal An
American Dilemma con razón ha sido criticado por este descuido (Jackson, 1990; Sur, 1987),
pero en verdad toda la tradición es culpable en este aspecto. En una nota personal, cuando miro
hacia atrás ahora, considero que el volumen de mi, Un perfil del americano del negro

(Pettigrew, 1964), como un trabajo intersticial que combina la tradición menguante de culpabilidad
blanco con la emergente tradición de pro-acción afroamericano. Fuertemente influenciado por Allport,
Clark, y Myrdal, dediqué cuatro capítulos para contestar demandas racistas. Pero después de haber
estudiado y participó en el movimiento, ahorré los dos últimos capítulos para centrarse en el activismo
negro y la protesta.

Otra razón para no predecir el movimiento era la enorme atención a los prejuicios individuales y
el descuido de los factores sociales. ciencias sociales publicó más de 2.000 estudios realizados
durante la década de 1950 en el autoritarismo; y la sociología era casi tan centrado en el individuo
como la psicología social (Pettigrew y parte posterior, 1967). Una vez que comenzó la década de
1960, sin embargo, otras ciencias sociales asistieron a la escena racial tanto como sea permitido por
la financiación severamente restringida a disposición del gobierno y privadas fundaciones federales.
Pero el movimiento y los cambios en curso raciales fueron una patología poco estudiada por la
psicología social. Incluso la Sociedad para el Estudio Psicológico de la cuestión social, grupo orientado
a la política más de la disciplina, paga sólo una mínima atención. de la Sociedad Diario de Asuntos
Sociales dedicada, pero tres de sus 40 temas a preocupaciones raciales durante la década y uno
sobre el racismo y los valores en crisis (Snoek, 1969), otro de los disturbios del ghetto (Allen, 1970), y
una tercera en la personalidad americana negro que
14 Pettigrew

preguntó por qué no había más investigación sobre el tema (Pettigrew y Thompson, 1964).

La disonancia cognitiva y atribución teorías dominaron, pero la disciplina rara vez se


les aplican a los fenómenos raciales. Hay que señalar, sin embargo, dos importantes
excepciones a esta tendencia. Muzifer Sherif (1966;. Sherif et al, 1961) hizo hincapié en la
importancia de las normas y los contactos de grupo interdependiente con su famoso
experimento de campo ladrones cueva. Esta contribución fue un refrescante retorno a un
nivel más macro, enfoque orientado al grupo-, rompiendo de lo singular énfasis una
personalidad y problemas cognitivos. El ingenioso estudio entró en notas de la conferencia
de grado psicólogos sociales, pero el empuje teórico de Sherif no hizo un gran impacto en
la disciplina. Además, Milton Rokeach (1960; Rokeach y Mezei, 1966) planteó otra
cuestión teórica con su argumento de que la percepción de las creencias y valores en
conflicto más que la raza en sí provocó perjuicio. Mientras que exagerar su caso (Stein,
Hardyck, y Smith, 1965; Triandis, 1961; Triandis y Davis, 1965), Rokeach añadió una
nueva perspectiva valiosa sobre el fenómeno perjuicio.

Esta falta de atención disciplinarias se produjo en medio de la década más trascendental del siglo de
las relaciones raciales en Estados Unidos. leyes federales de derechos civiles desde hace mucho tiempo
se promulgaron en 1964, 1965 y 1968; lucha contra la segregación racial extendido más allá de las
escuelas para el empleo, la votación y otras áreas; y graves disturbios raciales estallaron en las ciudades
de todo el país, entre 1964 y 1968.

Sin duda, había un poco de trabajo psicológico social relevante. Los psicólogos
sociales en UCLA estudiaron los disturbios de Watts en Los Ángeles intensamente (Allen,
1970; Cohen, 1970; Johnson, Sears, y McConahay, 1971; Sears, 1969; Sears McConahay,
1969, 1970, 1973); y la psicología social estaba representado en dos estudios
patrocinados por el gobierno federal nacionales de lucha contra la segregación escolar
(Comisión de Derechos Civiles de 1967; US Office of Education, 1966). Unos psicólogos
sociales se sirve de nuevo como peritos en la conformación de las órdenes de ejecución
de los tribunales inferiores en los distritos escolares específicos (Pettigrew, 1979b). Tal
testimonio típicamente basó en gran medida en la hipótesis de contacto (1954) intergrupo
de Allport. Pero en perspectiva completa no se puede decir que la disciplina se dedica a la
investigación importante carrera durante la década de 1960.

1971-1985: Retiro y la reducción


No a diferencia de la era post-Reconstrucción de un siglo antes, los Estados Unidos pronto
se retiró de sus promesas a sus ciudadanos negros. El presidente Richard Nixon comenzó la
reducción de gastos en 1968 con una “estrategia sureña” que se oponía a la integración escolar
(ridiculizado como “quitaba”) y otros avances raciales (Harris, 1970). El Partido Republicano, una
vez que el partido de Lincoln y Emancipación, por lo que desarrolló con éxito esta estrategia sur
que ahora utiliza el blanco del Sur como su base asegurada de apoyo
Estudio Ciencias Sociales de Relaciones Raciales 15

(Carmines y Simpson, 1989; Edsall y Edsall, 1991). A principios de la década de 1980, el presidente Ronald
Reagan se negó incluso a reunirse con líderes negros, reduce drásticamente el personal de las agencias
federales que hacen cumplir las leyes de derechos civiles, e inició el ataque a la acción de la afirmación de
las minorías. Públicamente en referencia a las ciencias sociales como “el enemigo” (Pettigrew, 1988),
Reagan redujo los fondos federales para la investigación de carreras y terminó numerosos invaluable

series de datos de censo de Estados Unidos sobre los afroamericanos. Si los datos no estaban disponibles
para demostrar las diferencias raciales y la discriminación, entonces el problema podría siempre ser negado
e ignorado.
En las ciencias sociales, algunos autores tomaron la tradición de pro-acción afroamericano a
los extremos. Al igual que con muchos movimientos intelectuales influenciados por los
acontecimientos dramáticos, la tradición ha ido demasiado lejos. Esta visión tan centrado en la
lucha contra la tesis de la culpabilidad blanca que comenzó a negar el daño a las poblaciones
minoritarias de la discriminación por completo. “Por esta razón,” se quejó Kenneth Clark a mí una
vez, “la esclavitud era francamente terapéutico!” Pronto teóricos buscaron un equilibrio entre las dos
tradiciones. Discriminación tiene efectos muy negativo, pero minorías son mucho más resistentes
frente a la adversidad que la antigua tesis culpabilidad blanco permitido (Adam, 1978; Pettigrew,
1978). James Jones (1972, 1997) lanzó este equilibrio en términos culturales en su muy leído dos
ediciones de

El prejuicio y el racismo.
En la psicología social de Estados Unidos, el énfasis de la cognición social en estereotipos
prácticamente reemplazó el estudio de los prejuicios. Este extenso trabajo ha mejorado en gran
medida nuestra comprensión de los estereotipos y su funcionamiento. En particular, el aumento
de los estereotipos de grupo externo subtipos pone de relieve un importante componente de
prejuicio moderno (Ashmore, Del Boca, y Wohlers, 1986; Deaux y LaFrance, 1998). Pero este
enfoque de mente simple sofocó otros desarrollos. En particular, las preocupaciones cognitivas
“fríos” ignoraron el núcleo emocional “caliente” del perjuicio. Allport (1954) mantiene que los
estereotipos eran típicamente racionalizaciones para afecto negativo; señaló que la
investigación del desarrollo mostró que los sentimientos negativos hacia grupos externos
normalmente fue primero en los niños antes de que tuvieran una clara comprensión de lo que la
gente le disgustan componen el grupo afuera.

Por otra parte, el rápido aumento de las mujeres en la disciplina dio lugar a una gran expansión de las
investigaciones sobre los prejuicios y la discriminación de género. Descuidado durante mucho tiempo, tanto en
los estudios de laboratorio y de campo detallan el funcionamiento de los procesos psicológicos sociales que
operan en las actitudes y la interacción de género. Podemos rastrear este nuevo interés en los temas
especializados de las
Diario de Asuntos Sociales. No solo plazo se dedicó al género durante la década de 1960. La primera,
titulada “nuevas perspectivas sobre las mujeres” (Mednick y Tangri, 1972), apareció en 1972, seguido por
cuatro más en la década de 1970, nueve en la década de 1980, y seis en la década de 1990.

Estos dos énfasis-el foco en los estereotipos de género y-significaban que el trabajo sobre
los prejuicios raciales y la discriminación disminuido (con la
dieciséis Pettigrew

excepción notable del racismo simbólico discutido anteriormente). Uno podría interpretar estas
tendencias en el sentido de que los psicólogos sociales se retiraban de la controversia y la política
social al igual que la nación misma se retiraba del conflicto y la reforma. Pero esta interpretación es
demasiado duro. El enfoque en los estereotipos y las cuestiones de género puede parecer a primera
implicar menos controversia y poca significación política. Pero Fiske y sus colegas (Fiske et al., 1991)
contradicen esta impresión. En situaciones como la discriminación en el trabajo, las cuestiones de
género pueden generar tanta amenaza y el calor como las cuestiones raciales. Por otra parte, en el
caso crítico de la Corte Suprema de EE.UU. Price Waterhouse v. Hopkins, la investigación estereotipo de
género resultó tan convincente a la Alta Corte como prueba de ciencias sociales tenía en . Brown v
Board of Education en 1954.

Fue psicólogos sociales europeos que volvieron un grupo énfasis a la investigación entre los
grupos. Aunque también en gran medida centrado cognitivamente, (1982) la teoría de la identidad
social de Henri Tajfel (SIT) no recibió la aceptación inmediata en el Guardar estadounidense por unos
investigadores, como Marilynn Brewer (1979), la psicología social estadounidense prestó poca
atención a las contiendas SIT durante este periodo. Pero ahora siento y la teoría de la categorización
auto más recientes han ganado una sólida base de América del Norte.

1986-2000: dos negros Américas


Los últimos años han sido testigo de una bifurcación en la suerte afroamericanos. Esos negros
con la educación y las oportunidades han prosperado, a pesar de que todavía se enfrentan a la
discriminación de forma regular en su vida diaria (Collins, 1997; Feagin y Sikes, 1994). Pero los
que están atrapados en las grandes guetos de las grandes ciudades con educación limitada no
veían incluso mínimas ganancias hasta el final del período de prosperidad 1992-2000.
discriminación en la vivienda sigue siendo rampante en toda la nación (Massey y Denton, 1993;
Yinger, 1995), e incluso los ejecutivos negros sufren una discriminación sistemática en
promociones (Collins, 1997). Howard Schuman (1985,

1997) y sus colegas en la psicología social sociológica mostraron cómo la opinión americana blanca visto
esta escena de la persistencia de la discriminación. En la revisión de todos los datos de las encuestas
disponibles en la cuestión, demostraron que la gran mayoría se opusieron a la discriminación anti-negro,
en principio, pero la mayoría de los americanos blancos siguieron oponiéndose a la ejecución de muchos
de los medios eficaces para combatir esta discriminación.

Dado que los americanos blancos suelen encontrar los negros en situaciones interracial, por lo
general son conscientes de los “ricos” prosperando entre los africanos de África, pero a menudo
conscientes de los “pobres”. Este proceso de asociación diferencial ha contribuido al aumento de los
cinco mitos de la América blanca referentes a las relaciones entre blancos y negros (Pettigrew, 1999b).

Mito 1: la oposición blanca de hoy a las políticas que benefician a los afroamericanos se origina
en gran parte de “conservadurismo de principios” y no perjuicio. Kinder y Sanders (1996), en su extenso
volumen, Divididos por color, responder con eficacia esta creencia errónea. De hecho, la psicología
social tiene a menudo
Estudio Ciencias Sociales de Relaciones Raciales 17

abordado este mito directamente; pero la disciplina tiene que centrarse trabajo adicional relevante
a los mitos restantes.
Mito 2: la segregación racial es en gran parte una preocupación del pasado. La segregación residencial
que queda es en gran medida una función de la economía y la discriminación personal de preferencias no racial. Los
demógrafos y economistas han contrarrestado este concepto erróneo (Massey y Denton, 1993; Yinger, 1995).

Mito 3: Los principales problemas actuales negros, como los embarazos adolescentes de edad y el crimen
rampante, son en gran medida auto-impuesta y no el resultado de la discriminación racial. Sólo los negros mismos
pueden resolver estos problemas que son internos a las comunidades negras. En esta última versión de “culpar a la
víctima” (Ryan, 1976), el problema principal consiste en la atribución causal. Intolerantes ver los negros como la

causa de la desorganización social;

social la ciencia análisis demuestran que intenso


segregación y privación económica causan la desorganización (por ejemplo, Massey y Denton,
1993). Por ejemplo, cuando la prosperidad durante años finales del siglo llegó finalmente hasta el
negro pobre, ambos embarazos edad lescentes y la delincuencia en las zonas negras se redujo
drásticamente.
Mito 4: Aunque el negro pobre todavía tiene problemas, los negros ambiciosos y con talento frente a poca
discriminación de hoy, ya que forman una creciente clase media negro que está entrando rápidamente anteriormente a
los centros de todos los blancos. Esta ficción, también, representa una atribución de disposición para los problemas
raciales.

Casi la mitad de una muestra nacional de probabilidad negros adultos reportó en 2000 que habían
sufrido discriminación dentro de los últimos 30 días (Smith, 2000). Pero, ¿estos datos de la encuesta
muestran simplemente que los estadounidenses negros son “muy sensibles” a la posible
discriminación, una contención blanco popular? Los estudios discretos de discriminación racial,
revisados ​por Faye Crosby (Crosby et al., 1980), apoyan las percepciones de color negro. Y un estudio
masivo dos millones de dólares de discriminación en la vivienda por el Departamento de Vivienda y
Desarrollo Urbano de Estados Unidos ofrece una respuesta aún más definitiva (Yinger, 1995). Se
utiliza una técnica desarrollada por los psicólogos-el experimento de campo controlado de auditoría
social. El estudio llevado a cabo

3.745 auditorías de las ventas de vivienda anunciados y alquileres en 25 áreas metropolitanas-media con
negro-blanco y la otra mitad con equipos de pruebas Latino-anglo. Estas auditorías al descubierto la
discriminación generalizada en todas las 25 áreas tanto contra los negros y los latinos, pero especialmente
contra los afroamericanos en áreas con grandes poblaciones negras. A partir de estos resultados, Yinger,
1995, p. 133) estima que “la discriminación ha producido un déficit en la riqueza inmobiliaria neta de
alrededor de $ 414 mil millones para los negros y $ 186 mil millones para los hispanos.”

Mito 5: Por las razones que sean, la integración racial no tiene y no puede ser alcanzado en los
Estados Unidos. La idea fantasiosa de 1960 que el gobierno y las grandes instituciones podían obtener dicha
integración ahora está desacreditada. Muchas instituciones estadounidenses nunca han hecho esfuerzos en
la fe completa para integrar racialmente. Cuando tales esfuerzos han comenzado, como en los deportes
profesionales y las fuerzas armadas, un considerable éxito se ha logrado (Moscos y Butler, 1996). La
psicología social es especialmente bien equipado para contribuir a esta inmediata
18 Pettigrew

que girar la mera eliminación de la segregación racial en una verdadera integración (Oskamp,

2000).
Estos mitos subyacen en gran parte de las dos formas evidentes y sutiles de la oposición blanca al
cambio racial. Y mientras que las formas sutiles de racismo, aparentemente, han aumentado, las formas
evidentes de más edad persisten. A lo largo del periodo, David Duke, un líder Louisiana Ku Klux Klan,
vio repetidamente a altos cargos. En 1988, George Bush llevó a cabo la campaña presidencial más
abiertamente racista en la moderna historia política-con la amenaza “Willie Horton” anuncio de televisión
estadounidense. Una serie de incendios de iglesias negras extendido por todo el Sur en la década de
1990. La década también fue testigo de un retiro acelerado de lucha contra la segregación racial de las
escuelas públicas. Antes de 1999, los niños negros eran más propensos a ser asistir a escuelas
predominantemente de raza negra que en cualquier momento de las últimas décadas (Orfield y Eaton,
1996; Orfield y Gordon, 2001). Y en las disputadas elecciones presidenciales de 2000, uno de cada diez
negros muestreados problemas reportados-doble voto que lo informado por los blancos (Dawson y
Bobo, 2000). Este problema está en el núcleo de las acaloradamente en disputa vuelve a voto de la
Florida. De acuerdo con la Comisión estadounidense de los derechos civiles, los votantes
afroamericanos en Florida eran cinco veces más propensos a tener su voto rechazaron que otros
votantes de una disparidad que atrajo escasa atención los medios de comunicación.

Psicología estuvo representada una vez más en esta tendencia racista flagrante. Richard
Herrnstein se unió con un científico político de la extrema derecha Heritage Foundation para producir
un volumen que reiteró el argumento racista canoso de inferioridad innata negro en la inteligencia
(Herrnstein y Murray, 1995). Aunque ninguno de los co-autor nunca había llevado a cabo
investigaciones sobre la inteligencia, su La curva de Bell recibido una enorme atención en los medios de
comunicación que lo confundió con “ciencia.” La colaboración de Herrnstein en este esfuerzo se deriva
directamente del pasado racista de la psicología. Como antiguo compañero suyo en la Universidad de
Harvard, le pregunté una vez por qué se había embarcado en un esfuerzo tan tan distante de su
experiencia en el aprendizaje de Skinner. Me dijo que había quedado fascinado con el trabajo
temprano en la raza y la inteligencia en la década de 1920 por su profesor de Harvard, Edwin Boring,
que habían utilizado los datos de las pruebas alfa y beta del Ejército.

Con estos acontecimientos nefastos que gira alrededor de ellos, los psicólogos sociales ampliaron
su teoría y la investigación sobre los prejuicios y la discriminación considerablemente durante estos
años. En efecto, los otros capítulos de este volumen dan fe de esta expansión de los intereses,
métodos y modelos en este dominio. En particular, una vez fuera del trabajo estereotipo limitada a la
preocupación más directa con los prejuicios y la discriminación era evidente. Esta tendencia coincidió
con un cambio más general de las preocupaciones puramente cognitivos para una mayor atención a la
emoción y la motivación.

Dos volúmenes seminales sobre los estereotipos, tanto editado por David Hamilton, ponen de relieve
la corrección de retraso. En Procesos cognitivos en los estereotipos y Intergroup Comportamiento ( Hamilton,
1981), afectan recibió una breve mención y estado de ánimo y la emoción son ni siquiera en el índice. Una
docena de años
Estudio Ciencias Sociales de Relaciones Raciales 19

luego, Afecto, cognición y los estereotipos ( Mackie & Hamilton, 1993) se centra en el papel del
afecto. En este volumen, Elliot Smith (1993, p. 304) perjuicio aun definido como “una emoción social
experimentada con respecto a la identidad social de una persona como miembro del grupo, con un
grupo afuera como un objetivo.” Y una serie de estudios empíricos usando una variedad de métodos
apoyado la importancia crítica de afectar para el prejuicio (Dijker, 1987; Edwards y von Hippel, 1995;
Esses, eglefino y Zanna, 1993; Pettigrew, 1997a; Stangor, Sullivan & Ford, 1991; Zanna, eglefino y
Esses, 1990) .

El período 1986-2000 también fue testigo de los intereses renovados en los enfoques de amenazas
de grupo y de conflicto (Bobo, 1996, 2000; Stephan y Stephan,
1985, 1992), la teoría de contactos de intergrupo (Gaertner y Dovidio, 2000, Hewstone y
Brown, 1986; Pettigrew, 1997b, 1998; Pettigrew y Tropp,
2000), y en la personalidad se correlaciona de prejuicios. En particular, el trabajo de
Altemeyer (1988, 1998) en el autoritarismo de derechas y el de Sidanius y Pratto (1999) en
la orientación de dominancia social provocaron atención empírica a problemas de
personalidad en las relaciones entre grupos, una vez más, tanto en Europa como en
América del Norte. La tradición pro-acción afroamericano continuó ejerciendo una
influencia. Con un trabajo seminal por Jennifer Crocker y Brenda Major (1989) a la cabeza,
los psicólogos sociales comenzaron a considerar de manera más sistemática las
reacciones de las minorías a la estigmatización, los prejuicios y la discriminación. Y la
investigación europea sugiere mucho mayor universalismo transnacional de los procesos
psicológicos sociales que subyacen en perjuicio de lo que se pensaba (Pettigrew, et al.,
1998). En suma,

Una lista de deseos para el futuro

Entonces, ¿dónde vamos desde aquí? Permítanme concluir con una breve lista de favoritos | personal
para el trabajo de la disciplina en las relaciones raciales durante los primeros años 21 S t siglo.

En primer lugar, espero dos tendencias actuales continúan, la mayor concentración en los
objetivos de los prejuicios y el desarrollo de modelos que combinan componentes cognitivos y
afectivos de los prejuicios. Por lo tanto, las relaciones entre las minorías y los problemas de
identidad para el rápido aumento del número de estadounidenses de origen racial mixto
merecen más atención. Para la fusión de los procesos cognitivos y afectivos, el modelo tripartito
de perjuicio avanzada por Esses, eglefino, y Zanna (1993) que consisten en valores,
estereotipos, y afectan es un caso prometedor en punto. Como parte de este desarrollo, el papel
central de afecto propuesto por Smith (1993) - debe ser cada vez más evidente.

En segundo lugar, como parte de un esfuerzo para abordar de forma más directa los mitos raciales
imperantes, el trabajo sobre las actitudes tiene que hacer un mayor uso de las ideologías políticas y otras
telas estampadas de cerca de actitudes que están íntimamente relacionados. la investigación de dominancia
social es un paso importante en esta dirección. uso más explícita de la disciplina del concepto de ideología
ayudaría a
20 Pettigrew

atar el trabajo de la psicología social a la de la ciencia política, así como para que sea más aplicable a
problemas prácticos en las relaciones raciales americanos modernos.

En tercer lugar, el campo tiene que volver al viejo problema de la relación entre los prejuicios y
comportamientos discriminatorios. Algunos teóricos, como Rupert Brown (1995), se romperían de la
tradición Allportian e incluir comportamiento como parte de la definición de los prejuicios. Creo que
este enfoque corre el riesgo de tapar el problema. El trabajo futuro sobre este tema, espero, será
explicar cómo las normas sociales a dar forma a la relación compleja. un avance de este tipo
ayudaría a traducir el trabajo en el prejuicio en las aplicaciones de política. Por lo tanto, este tema
proporciona una prueba orientada a aplicarse importante carga afectiva-y de uno de los problemas
centrales -el de la disciplina enlace de actitud y conducta.

Por último, mi deseo más expansiva para el futuro requiere un esfuerzo teórico y empírico
conjunta para unir a muchos de los diversos temas teóricos y niveles de análisis que existen
actualmente en el estudio de la psicología social de las relaciones intergrupales. Necesitamos
teorías más audaces de alcance medio que se funden las partes críticas de la identidad social, la
privación relativa, el autoritarismo, la dominancia social, los conflictos de grupo realista, el
contacto intergrupal, normativo y otras teorías relevantes. tal empresa requiere una gama de
diferentes enfoques empíricos. 11 En particular, los diseños, longitudinales, campo, así como los
estudios de laboratorio, y más atención a la secuenciación causal serían necesarios. Y los
modelos multinivel es llamado para reunir a las variables sociales y de situación con variables de
nivel individual (Kreft y de Leeuw, 1998).

En resumen, la psicología social ha hecho importantes contribuciones al estudio de las


relaciones raciales en la mayor parte de los 20 º siglo. Y hay muchas razones para esperar que
la disciplina proporcionará contribuciones comparables en el nuevo siglo.

notas

[1]. Comunicación personal con el autor de William Wilson. [2]. El argumento de Wilson asumió un modelo
hidráulico de efecto-in, una relación de suma cero entre raza y clase. Es decir, si los factores de clase eran
cada vez más importante, razonó que los factores raciales deben estar disminuyendo. Sin embargo, los datos
nacionales recogidos en las últimas décadas no apoyan esta posición. Los factores de clase han ido ganando
en importancia, y esto ha alterado el funcionamiento de los factores raciales. Sin embargo, estas alteraciones,
por desgracia, no han señalado la “disminución de la significación de la raza”. Más bien que revelan una
interacción entre los factores de raza y de clase que los prejuicios raciales y la discriminación. Así, los factores
raciales son cambiando - aunque no en declive en su significado (Pettigrew, 1980b).

[3]. Los psicólogos de la época también se utilizan los mismos datos de prueba engañosas contra los
afroamericanos. Pero tuvieron que explicar resultados contradictorios incluso en sus propios datos. Por ejemplo, las
puntuaciones de los reclutas negros del norte se parecían más a las de los blancos del norte que los de los negros
del sur. Yerkes conjeturó este resultado inconveniente se limitaba a reflejar un sesgo de selección; más inteligente
de África
Estudio Ciencias Sociales de Relaciones Raciales 21
Americanos habían llegado Norte dejando detrás de los miembros del grupo más apagados en el Sur (Tucker, 1994: 81).
investigación pionera de Otto Klineberg, veremos en la siguiente sección, más tarde no pudo apoyar la afirmación de
Yerkes'.
[4]. Vale la pena señalar que la estricta insistencia de Ogburn sobre presumiblemente “libres” de valor
hechos no le impidió hacer importantes contribuciones al estudio de los problemas sociales y el cambio social.
Al tratar de aliviar los problemas sociales, estas contribuciones reflejan directamente sus valores.

[5]. Gossett (1963) especula que incluso Boas hizo más para combatir los prejuicios raciales que cualquier
otra persona en la historia-una demanda de barrido, pero no carece de mérito.

[6]. Lee (1951) más tarde replicado trabajo de Kleinberg en un estudio de los niños de las escuelas públicas en
Filadelfia.
[7]. Para discusiones en punta de este estudio crítico, véase Dillehay (1973), Kelman (1978), y la de
Schuman y Johnson (1976).
[8]. Cuatro aspectos de la internación hacen la motivación racista detrás de él muy claro. En primer lugar, ninguno
de espionaje o sabotaje condena de un estadounidense de origen japonés nunca se produjo. En segundo lugar, el
gobierno sólo internados seleccionado estadounidenses de origen alemán e italiano con una causa específica. En tercer
lugar, no había internamiento en masa de los japoneses-americanos en Hawai, un lugar militarmente más peligroso. Por
último, el gobierno federal pidió más tarde los hombres jóvenes estadounidenses de origen japonés en los campos de
servir en el ejército de Estados Unidos en Europa, que muchos lo hicieron con la distinción. Pero, sin duda, se trata de
una petición extraordinaria para hacer de las personas que se consideraban verdaderamente ser desleal a la nación.

[9]. Leach (2001) hace hincapié en extensas discusiones de Myrdal de racismo que la sociedad estadounidense
no consideraba como racista en los años 1930 y 1940.
[10]. Una indicación de este en el Sur fue el fracaso para organizar grupos de resistencia durante el período de
1954 a 1955 (Pettigrew, 1991). Consejos de Ciudadanos Blancos y otros grupos de resistencia desarrollados solamente
después que el Tribunal Supremo de Estados Unidos se retiró en su resolución puede 1955, que la integración escolar
público sólo tiene que proceder con ‘toda la celeridad posible.’ Esta decisión dio esperanza a los segregacionistas que el
proceso no era inevitable después de todo - para el blanco del Sur había sido tradicionalmente. bastante “deliberada”
pero nunca “rápida” cuando se trataba de un cambio racial.

[11]. Un pequeño intento en esta dirección reduce empíricamente el número de variables de predicción
comunes de perjuicio de tres factores principales: compromiso político ( por ejemplo, la intención de voto y
predictores de interés negativas políticas de prejuicio); generación y clase social ( por ejemplo, la educación-un
predictor negativo y la edad de un predictor positivo); y conservadurismo tradicional ( por ejemplo, el
conservadurismo político y predictores de orgullo nacional-positivo). Un cuarto factor etiquetado cosmopolitanismo,

que consiste en urbanidad y amistad intergrupo, resultó menos estable (Pettigrew,


2000).

referencias

Adam, BD (1978). Inferiorización y la autoestima. Social Psychology, 41,


47-53.
Adorno, TW, Frenkel-Brunswik, E., Levinson, DJ, y Sanford, RN
(1950). La personalidad autoritaria. Nueva York: Harper, 1950. Allen, VL (Ed.) (1970).
disturbios gueto. Diario de Asuntos Sociales, 26 ( 1), 1-220.
22 Pettigrew

Allport, GW (1954). La naturaleza del prejuicio. Reading, MA: Addison


Wesley.
Allport, GW, y Kramer, BM (1946). Algunas raíces del prejuicio. diario
de Psicología, 22, 9-39.
Altemeyer, B. (1988). enemigos de la libertad: Comprensión ala derecha
autoritarismo. San Francisco, CA: Jossey-Bass.
Altemeyer, B. (1998). El 'otro”autoritario. En MP Zanna (Ed.),
Avances es la psicología social experimental. Vol. 30. Nueva York: Academic Press.

Angell, RC (1968). Charles H. Cooley. En D. Sills (Ed.), Internacional


enciclopedia de las ciencias sociales. Vol. 3. Nueva York: Macmillan and Free Press. Páginas.
367-382.
Ashmore, RD, Del Boca, FK, y Wohlers, AJ (1986). Género
estereotipos. En RD Ashmore y FK Del Boca (Eds.), La psicología social de las relaciones
hombre-mujer. Nueva York: Academic Press. Barker, M. (1984). El nuevo racismo:
conservadores y la ideología de la tribu.
Frederick, MD: Aletheia Press. Becker, E. (1971). La ciencia perdida del hombre. Nueva York:
Braziller. Belin, HEA (1908). Una vista del sur de la esclavitud. American Journal of

Sociología, 13, 513-522.


Bergmann, W., y Erb, R. (1986). Kommunikationslatenz, und moral
Offentliche Meining. [Comunicación latente, moral y significado público.] Kölner
Zeitschift piel Soziologie und Sozialpsychologie, 38, 223-
246.
Bobo, L. (1996). Las percepciones de cnflict grupo racial: La extensión de Blumer
La teoría de la posición del grupo a un contexto social multirracial. American Sociological Review,
61, 951-972.
Bobo, L. (2000). Raza y creencias acerca de la acción afirmativa. en la DO
Sears, J. Sidanius & L. Bobo (Eds.), la política racializada: El debate sobre el racismo en
América. Chicago: University of Chicago Press. Bogardus, ES (1928). Inmigración y raza
actitudes. Boston, MA: Heath. Brewer, MB (1979). En-grupo sesgo en la situación mínimo
intergrupo:
Un análisis cognitivo-motivacional. Psychological Bulletin, 86, 307-324. Brown, RJ (1995). Perjudicar.
Oxford, UK: Blackwell. Buckley, E. (1906). Los japoneses como compañeros de los pueblos
occidentales. americano
Journal of Sociology, 11, 326-335. Campbell, DT, y Stanley, JC (1963). Experimental y
cuasi-experimental
diseños para la investigación. Chicago: Rand McNally. Campbell, EQ, y Pettigrew, TF
(1959). Cristianos en crisis racial: un
estudio del ministerio de Little Rock. Washington, DC: Public Affairs Press.

Carmines, EG, y Stimson, JA (1989). evolución tema: La raza y la


la transformación de la política estadounidense. Princeton, NJ: Princeton University Press.
Estudio Ciencias Sociales de Relaciones Raciales 23

Clark, KB (1953). Desegregación: Una valoración de las pruebas. Diario de


Temas sociales, 9, 1-79. Clark, KB (1965). gueto oscuro: dilemas del poder social. Nueva York:
Harper
& Fila.
Clark, KB, y Clark, MP (1947). identificación racial y preferencia en
los niños negros. En TM Newcomb Y EL Hartley (Eds.), Lecturas en la psicología social. Nueva
York: Holt. Christie, R., y Jahoda, M. (Eds.) (1954). Los estudios en el alcance y el método de la

personalidad autoritaria. Glencoe, IL: Free Press.


Coenders, M., Scheepers, P., Sniderman, PM, y Verberk, G. (2001).
prejuicio abierto y sutil: Dimensiones, determinantes y consecuencias. Algunos comentarios
sobre Pettigrew y Meertens. European Journal of Social Psychology, 31, 281-297. Cohen,
Nathan. (Ed.) (1970). Los disturbios de Los Ángeles: Un estudio socio-psicológica.

Nueva York: Praeger.


Collier, G., Minton, HL, y Reynolds, G. (1991). Corrientes de pensamiento
la psicología social norteamericana. Nueva York: Oxford University Press. Collins, SM (1997). Negro
ejecutivos corporativos: La formación y ruptura de un
negro de clase media. Filadelfia, PA: Temple University Press. Cook, SW (1979). ciencias
sociales y la integración de las escuelas: ¿Hemos
engañar a la Corte Suprema? Personalidad y Psicología Social Boletín, 5,
420-437.
Cooley, CH (1897). Genius, la fama y la comparación de las razas. Anales
de la Academia Americana de Ciencias Políticas y Sociales, 9, 1-4. Cox, OC (1942). La escuela de castas
moderna de las relaciones raciales. Fuerzas sociales,
21, 218-226. Reproducido en parte en TF Pettigrew (Ed.), La sociología de las relaciones
raciales: Reflexión y reforma. Nueva York: Free Press, 1980. Cox, OC (1948). Casta, clase y
raza. Garden City, NY: Doubleday. Crocker, J., y Major, B. (1989). El estigma social y la
autoestima: La auto-
propiedades protectoras del estigma. Psychological Review, 96, 608-630. Crosby, F.,
Bromley, S., y Saxe, L. (1980). Estudios recientes discretos de
la discriminación en blanco y negro y los prejuicios: Una revisión de la literatura.
Psychological Bulletin, 87, 546-563.
Dawson, MC, y bobo. LD (2000). La división racial. El informe de sondeo,
dieciséis ( 24), 1, 6-7.
Deaux, K., y LaFrance, M. (1998). Género. En DT Gilbert, ST Fiske,
Y G. Lindzey (Eds.), Manual de la psicología social ( Vol. 2). Boston, MA:
McGraw-Hill.
Deutsch, M., y Collins, ME (1951). interracial vivienda: Un psicológica
Evaluación de un experimento social. Minneapolis, MN: University of Minnesota Press.

Dijker, AJM (1987). Las reacciones emocionales a las minorías étnicas. europeo
Journal of Social Psychology, 17, 305-325.
24 Pettigrew

Dillehay, RC (1973). En la irrelevancia de lo negativo clásica


pruebas relativas a los efectos de actitudes en el comportamiento. American Psychologist, 28, 887-891.

Dollard, J., Doob, LW, Miller, NE, Mowrer, OH, Sears, RR, Ford,
CS, Hovland, IC, y Sollenberger, RT (1939). La frustración y la agresión. New Haven, CN:
Yale University Press. Drake, Carolina del Sur, y Cayton, HR (1945). metrópolis negro. Nueva
York: Harper
& Fila.
Edsall, la tuberculosis, y Edsall, MD (1991). Reacción en cadena: El impacto de la raza, los derechos,

y los impuestos sobre la política estadounidense. Nueva York: Norton.


Edwards, K., y von Hippel, W. (1995). Corazones y mentes: La prioridad de
afectiva frente a factores cognitivos en la percepción de la persona. Personalidad y Psicología
Social Boletín, 21, 996-1011. Essed, P. (1984). Alledaags Racisme. [ El racismo cotidiano.]
Amsterdam,
Países Bajos: Sara.
Esses, VM, eglefino, G., y Zanna, MP (1993). Los valores, estereotipos
y las emociones como determinantes de las actitudes intergrupales. En DM y Mackie DL
Hamilton (Eds.), El afecto, la cognición, y los estereotipos. San Diego, CA: Academic Press.

Faris, E. (1918). La capacidad mental de los salvajes. American Journal of


Sociología, 23, 603-619. Reproducido en parte en TF Pettigrew (Ed.), La sociología de las
relaciones raciales: Reflexión y reforma. Nueva York: Free Press,
1980.
Feagin, JR, y Sikes, MP (1994). Que viven con el racismo: La clase media negro
experiencia. Boston, MA: Beacon Press.
Fiske, ST, Bersoff, DN, Borgida, E., Deaux, K., y Heilman, ME
(1991). investigación en ciencias sociales en juicio: El uso de la investigación en los estereotipos sexuales .
Price Waterhouse v Hopkins. American Psychologist, 46, 1049-
1060.
Frazier, EF (1931). El estado cambiante de la familia negra. Social
Fuerzas, 9, 386-393. Reproducido en parte en TF Pettigrew (Ed.), La sociología de las relaciones
raciales: Reflexión y reforma. Nueva York: Free Press,
1980.
Frazier, EF (1939). La familia negra en los Estados Unidos. Chicago:
University of Chicago Press.
Frazier, EF (1943). Réplica a Herskovits. American Sociological Review,
8, 402-404. Frazier, EF (1949). El negro en Estados Unidos. Nueva York: Macmillan.
Fromm, E. (1947). Uno para sí. Nueva York: Rinehart. Gaertner, SL, y Dovidio, JF (2000). Reducir
el sesgo intergrupal: El común

identificación del modelo de grupo interno. Philadelphia, PA: Psychology Press. Gilman, CP (1908).
Sugerencias sobre el problema de los negros. American Journal

de Sociología, 14, 78-85.


Glazer, N., y Moynihan, DP (1963). Más allá del crisol. Cambridge,
MA: MIT Press.
Estudio Ciencias Sociales de Relaciones Raciales 25

Gomillion, CC (1942). La influencia de los negros en la cultura de la


Sur. Social de las Fuerzas, 20, 386-390. Gossett, TF (1963). Raza: La historia de una idea en Estados
Unidos. Dallas, TX:
Southern Methodist University Press. Hamilton, DL (Ed.) (1981). Los procesos cognitivos en
los estereotipos y intergrupo
comportamiento. Hillsdale, NJ: Erlbaum.
Harding, J. & Hogrefe, R. (1952). Actitudes de blanco almacenes
Negro empleados hacia los compañeros de trabajo. Diario de Asuntos Sociales, 8, 18-28. Harris, R.
(1970). Justicia. Nueva York: Dutton. Herrnstein, RJ, y Murray, C. (1994). La curva de campana: Inteligencia
y clase
estructura en la vida estadounidense. Nueva York: Free Press.
Herskovits, MJ (1934). En la procedencia de los nuevos negros mundo.
Social de las Fuerzas, 12, 247-262. Reproducido en parte en TF Pettigrew (Ed.),
La sociología de las relaciones raciales: Reflexión y reforma. Nueva York: Free Press,
1980.
Herskovits, MJ (1941). El mito del pasado Negro. Nueva York: Harper &
Fila.
Hewstone, M., & Brown, R. (Eds.), (1986). Contacto y conflicto en el intergrupo
encuentros. Oxford, Inglaterra: Blackwell.
Horowitz, RE (1939). aspectos raciales de auto-identificación en vivero
Niños de escuela. Revista de Psicología, 7, 91-99.
Hovland, IC, y Sears, RR (1940). Los estudios menores de agresión: VI.
Correlación de los linchamientos con índices económicos. Revista de Psicología,
301-310.
Jackson, WA (1990). Gunnar Myrdal y la conciencia de América. Chapel Hill,
Carolina del Norte: Universidad de Carolina del Norte Press.

Jahoda, M., & West, P. (1951). Las relaciones raciales en viviendas públicas. Diario de
Temas sociales, 7, 132-139.
Johnson, CS (1944). El estado actual de las relaciones raciales en el Sur.
Social de las Fuerzas, 23, 27-32. Reproducido en parte en TF Pettigrew (Ed.), La sociología de las
relaciones raciales: Reflexión y reforma. Nueva York: Free Press,
1980.
Johnson, PB, Sears, DO, y McConahay, JB (1971). Negro
Invisibilidad, la prensa, y los disturbios de Los Ángeles. American Journal of Sociology, 76, 698-721.
Jones, JM (1972). El prejuicio y el racismo. Reading, MA: Addison-Wesley. Jones, JM (1997). El
prejuicio y el racismo. 2 Dakota del Norte ed. Nueva York: McGraw-Hill. Katz, D., y Braly, KW (1933).
estereotipos raciales de la universidad 100

estudiantes. Journal of Abnormal Psychology y Social, de 28 años, 280-290. Katz, I., y Hass, RG
(1988). Racial ambivalencia y el valor de conflictos:
estudios de correlación y el cebado de las estructuras cognitivas duales. Journal of Personality and
Social Psychology, 55, 893-905.
Kelman, HC (1978). Actitud y comportamiento: Una psicología social
problema. En JM Yinger y SJ Cutler (Eds.), Los principales problemas sociales. Nueva York: Free Press
26 Pettigrew

Kinder, DR (1986). El continuo dilema estadounidense: Blanco


resistencia al cambio racial cuarenta años después de Myrdal. Diario de Asuntos Sociales, de 42 años, 151-172.

Kinder, DR, y Sanders, LM (1996). Dividido por el color: La política racial y


ideales democráticos. Chicago: University of Chicago Press. Klineberg, O. (1935). inteligencia
Negro y residencia urbana. Nueva York:
Columbia University Press. Kluger, R. (1987). simple justicia. Nueva York: Knopf. Kovel, J.
(1970). El racismo blanco: Un psicohistoria. Nueva York: Pantheon. Kreft, I., y de Leeuw, J. (1995) La
introducción de un modelo multinivel. Mil

Oaks, CA: Sage.


Lee, ES (1951). inteligencia Negro y la migración selectiva: A
Filadelfia prueba de la hipótesis Kleinberg. American Sociological Review, 16, 227.233.

LaPiere, RT (1934). actitudes vs. comportamiento. Social de las Fuerzas, 13, 230-237. Leach, CW (2001). El
dilema de la democracia: explicar la desigualdad racial en
sociedades igualitarias. Documento inédito que se examina. Departamento de Psicología,
Universidad de California, Santa Cruz, CA. Menor, A. (1968). Franz Boas. En D. Sills (Ed.), Enciclopedia
Internacional de
las ciencias sociales. Vol. 2. Nueva York: Macmillan and Free Press. Páginas. 99-
110.
Mackie, DM, y Hamilton, DL (1993). El afecto, la cognición, y los estereotipos.
San Diego, CA: Academic Press.
Madon, S., Guyll,, M., Aboufadel, K., Montiel, E., Smith, A., Palumbo,
P., y Jussim, L. (2001). estereotipos étnicos y nacionales: La trilogía de Princeton
examinar y modificar. Personalidad y Psicología Social Boletín, 27, 996-1010.

Maslow, AH (1943). La estructura de carácter autoritario. Diario de


Social Psychology, 18, 401-411.
Maslow, AH (1949). Autorrealizadoras personas: un estudio de la psicológica
salud. Simposio de la personalidad, 1, 1-34. Massey, DS, y Denton, NA (1993). apartheid
estadounidense: Segregación y
la realización de la clase baja. Cambridge, MA: Harvard University Press. McDougall, W.
(1908). Introducción a la psicología social. Londres, Reino Unido:
Methuen.
Mednick, MS, y Tangri, SS (Eds.) (1972). Nuevas perspectivas sobre
mujer. Diario de Asuntos Sociales, de 28 años, ( 20), 1-190.

Meertens, RW, y Pettigrew, TF (1997). Es sutil perjuicio realmente


¿perjudicar? Public Opinion Quarterly, 61, 54-71. Moscos, CC, y Butler, JS (1996). Todo lo que
podemos ser: liderazgo y Negro
la integración racial de la manera Ejército. Nueva York: Basic Books. Myrdal, G. (1944). Un dilema
americano. Nueva York: Harper & Row. Niebuhr, R. (1941). Hace la civilización necesita la religión? Nueva
York: Macmillan. Orfield, G., y Eaton, SE (1996 ). desagregación desmontaje: La reversión tranquila

de Brown v. Board of Education. Nueva York: Norton, 1996.


Estudio Ciencias Sociales de Relaciones Raciales 27

Orfield, G., y Gordon, N. (2001). Escuelas más separadas: Consecuencias de una


década de re-segregación. Cambridge, MA: Proyecto de Derechos Civiles Universidad de Harvard.

Oskamp, ​S. (Ed.) (2000). La reducción de los prejuicios y la discriminación. Mahwah, NJ:
Erlbaum.
Parque, RE (1914; 1950). La raza y la cultura. Nueva York: Free Press. Pettigrew,
TF (1958). Personalidad y factores socioculturales en
intergrupales actitudes: Una comparación entre países. Diario de Resolución de conflictos, 2, 29-42.

Pettigrew, TF (1959). Las diferencias regionales en perjuicio anti-Negro,


Journal of Abnormal Psychology y Social, de 59 años, 28-36. Pettigrew, TF (1964). Un perfil de
la American Negro. Princeton, NJ: Van
Nostrand.
Pettigrew, TF (1978). Colocando el argumento de Adam en un amplio
perspectiva: Comentario sobre el papel de Adán. Social Psychology, 41,
58-61.
Pettigrew, TF (1979a). El último error de atribución: Ampliación
análisis cognitivo de Allport de prejuicios. Personalidad y Psicología Social Boletín,
5, 461-476.
Pettigrew, TF (1979b). Las tensiones entre el derecho y ciencias sociales: Un
Ver testigo experto. En Las escuelas y los tribunales: la integración. Vol. I. Eugene, Oregón:
Cámara de compensación para la Gestión de la Educación, Universidad de Oregon. Pettigrew, TF
(Ed.) (1980a). La sociología de las relaciones raciales: Reflexión y

reforma. Nueva York: Free Press.


Pettigrew, TF (1980b). El cambio - no en declive - significado de
carrera. Ensayo opinión de W. Wilson La disminución de la significación de la raza, la sociología
contemporánea. 9, 19-21.
Pettigrew, TF (1988). prejuicios raciales moderna en América. Patrones de
Prejuicio, 22 ( 4), 3-12.
Pettigrew, TF (1991). Promoción de la justicia racial: lecciones del pasado para el futuro
utilizar. En H. Knopke, R. Norrell, y R. Rogers (Eds.), Apertura de puertas: Perspectivas sobre
relaciones raciales en América Contemporánea. Tuscalossa, AL: Universidad de Alabama Press.
Pettigrew, TF (1996). Cómo pensar como un científico social. Nueva York:

Harper Collins.
Pettigrew, TF (1997a). El componente emocional de los prejuicios: Resultados
de Europa occidental. En SA Tuch y JK Martin (Eds.), Las actitudes raciales en la década
de 1990: continuidad y cambio. Westport, CN: Praeger. Pettigrew, TF (1997b). efectos
generalizados en contacto intergrupal
perjudicar. Personalidad y Psicología Social Boletín, 23, 173-185. Pettigrew, TF (1998).
teoría del contacto intergrupal. Annual Review of
Psicología, 49, 65-85.
Pettigrew, TF (1999a). Gordon Willard Allport: Un tributo. Diario de
Temas sociales, 55 ( 3), 415-427.
28 Pettigrew

Pettigrew, TF (1999b). análisis sociológicos enfrentan moda racial


falacias. Foro sociológico, 14, 177-184.
Pettigrew, TF (2000). Sistematizar los predictores de los prejuicios. En D.
O. Sears, J. Sidanius & L. Bobo (Eds.), la política racializada: El debate sobre el racismo
en América. Chicago: University of Chicago Press. Pettigrew, TF
(2001). las relaciones entre grupos y nacional y
relaciones Internacionales. En R. Brown y S. Gaertner (eds.), Blackwell manual de la
psicología social. Vol. Procesos intergrupales: 4. Oxford, UK: Blackwell.

Pettigrew, TF, y parte posterior, KW (1967). Sociología en la lucha contra la segregación


proceso: Su uso y desuso. En PF Lazarsfeld, WH Sewell, y H. Wilensky (Eds.), Los
usos de la sociología. Nueva York: Basic Books, 1967. Pettigrew, TF, Jackson, J., Ben
Brika, J., Lemain, G., Meertens, R.,
Wagner, U., y Zick, A. (1998). Outgroup perjuicio en Europa occidental. En Stroebe
W. y M. Hewstone (Eds.), Revista Europea de Psicología Social. Vol. 8. Chichester,
UK: Wiley.
Pettigrew, TF, y Meertens, RW (1995). prejuicio sutil y manifiesto
en Europa occidental. European Journal of Social Psychology, 57, 57-75. Pettigrew,
TF, y Meertens, RW (2001). En defensa de lo sutil
concepto de perjuicio. European Journal of Social Psychology, 31, 299-309. Pettigrew,
TF, y Thompson, DC (Eds.) (1964). negro americano
personalidad. Diario de Asuntos Sociales, 20 ( 2), 1-119.
Pettigrew, TF, y Tropp, LR (2000). ¿Reduce el contacto intergrupal
¿perjudicar? Hallazgos recientes meta-análisis. En S. Oskamp (Ed.),
Reducir los prejuicios y la discriminación: perspectivas psicológicas sociales.
Mahwah, NJ: Erlbaum. Rokeach, M. (Ed.) (1960). La mente abierta y cerrada. Nueva
York: Básico
Libros.
Rokeach, M., y Mezei, L. (1966). La raza y la creencia compartida como factores de
la elección social. Ciencia, 151, 167-172. Ross, EA (1908). La psicología social: Un libro de contorno y
la fuente. Nueva York:
Macmillan. Ryan, W. (1976). Culpar a la víctima. ED revisado. Nueva York: Vintage Books.
Schuman, H., & Johnson, MP (1976). Actitudes y comportamiento. En un.

Inkeles (Ed.), Revisión anual de la sociología. Palo Alto, C: Annual Reviews. Sears,
hacer (1969). actitudes negros hacia el sistema político en el
secuelas de la insurrección Watts. Midwest Diario de Ciencias Políticas,
13, 515-544.
Sears, hacer (1988). el racismo simbólico. En PA Katz y DA Taylor
(Eds.), La eliminación del racismo: Perfiles en controversia. Nueva York: Plenum Press.

Sears, DO, y McConahay, JB (1969). La participación en el diario Los Angeles


alboroto. Problemas sociales, 17, 3-20.

Sears, DO & McConahay, JB (1970). socialización racial, la comparación


niveles, y la Riot vatios. Diario de Asuntos Sociales, de 26 años, 121-140.
Estudio Ciencias Sociales de Relaciones Raciales 29

Sears, DO, y McConahay, JB (1973). La política de la violencia: el nuevo


negros urbanos y los disturbios de Watts. Boston: Houghton Mifflin. Sears, DO, Sidanius, J., y
Bobo, L. (Eds) (2000). política racializada: La
debatir sobre el racismo en América. Chicago: University of Chicago Press. Schuman, H., Steeh, C.,
y Bobo, L. (1985). actitudes raciales en los Estados Unidos:
Tendencias e interpretaciones. Cambridge, MA: Harvard University Press. Schuman, H.,
Steeh, C., Bobo, L., y Krysan, M. (1997). actitudes raciales en
Latina: tendencias e interpretaciones. ED revisado. Cambridge, MA: Harvard University Press.
Sherif, M. (1966). En situación común: La psicología social de los conflictos intergrupales

y la cooperación. Boston, MA: Houghton Mifflin.


Sherif, M., Harvey, DO, Blanco, JB, Hood, WR, y Sherif, CW
(1961). conflictos entre grupos y la cooperación: El experimento de Robbers Cave.
Norman, OK: Universidad de Oklahoma intercambio de libros. Sidanius, J., y Pratto, F. (1999). dominancia
social: Una teoría del intergrupo sociales
jerarquía y opresión. Nueva York: Cambridge University Press. Sims, VM, y Patrick,
JR (1936). Actitud hacia el negro de
estudiantes universitarios del norte y sur. Journal of Social Psychology, 7,
192-204.
Smith, ER (1993). La identidad social y las emociones sociales: hacia nuevas
concepciones de perjuicio. En DM y Mackie DL Hamilton (Eds.),
El afecto, la cognición, y los estereotipos. San Diego, CA: Academic Press. Smith, TW (2000). Tomando
el pulso II de América. Nueva York: Nacional
Conferencia para la Comunidad y Justicia.
Smith, WC (1928). Cambiar los rasgos de personalidad de segunda generación
Los orientales en América. American Journal of Sociology, 33, 922-929. Sniderman, PM,
Piazza, T., Tetlock, PE, y Kendrick, A. (1991). los
nuevo racismo. American Journal of Political Science, 35, 423-447. Sniderman, PM y
Tetlock, PE (1986a). el racismo simbólico: Problemas
de la atribución motivo de debate político. Diario de Asuntos Sociales, de 42 años,
129-150.
Sniderman, PM, y Tetlock, PE (1986b) Reflexiones sobre América
racismo. Diario de Asuntos Sociales, de 42 años, 173-187.

Snoek, JD (Ed.) (1969). Los valores en crisis: el racismo, la guerra y la


la concepción del mal. Diario de Asuntos Sociales, 25 ( 1), 1-130.
Sur, DW (1987). Gunnar Myrdal y relaciones entre blancos y negros. Batuta
Rouge, LA: Louisiana State University Press.
Stangor, CL, Sullivan, A., y Ford, TE (1991). Afectiva y cognitiva
determinantes del perjuicio. Cognición Social, 9, 359-380. Stein, DD, Hardyck, JA, y
Smith, MB (1965). La raza y creencia: Una
caso abierto y cerrado. Journal of Personality and Social Psychology, 1, 281-
290.
Stephan, CW, y Stephan, WG 1992. La reducción de la ansiedad intercultural.
a través del contacto intercultural. Revista Internacional de Relaciones Interculturales, 16, 89-106.
30 Pettigrew

Stephan, GT, y Stephan, CW 1985. Intergroup ansiedad. Diario de


Temas sociales, 41, 157-75. Tajfel, H. (Ed.) (1982). identidad social y las relaciones intergrupales. Cambridge,

Reino Unido: Cambridge University Press.


Thomas, WI (1904). La psicología de la carrera de prejuicios. American Journal
de sociología, 9, 593-611. Reproducido en parte en TF Pettigrew (Ed.), La sociología de las
relaciones raciales: Reflexión y reforma. Nueva York: Free Press,
1980.
Thomas, WI (1907). La mente de la mujer y de las razas inferiores. americano
Journal of Sociology, 12, 435-469. Reproducido en parte en TF Pettigrew (Ed.), La sociología de las
relaciones raciales: Reflexión y reforma. Nueva York: Free Press, 1980.

Thomas, WI, y Thomas, DS (1928). El niño en Estados Unidos: Comportamiento


problemas y programas. Nueva York: Knopf.
Triandis, HC (1961). Una nota sobre la teoría de los prejuicios de Rokeach. Diario de
Abnormal Psychology y Social, de 62 años, 184-186.
Triandis, HC, y Davis, EE (1965). La raza y creencia como determinantes de la
Intenciones de comportamiento. Journal of Personality and Social Psychology, 2, 715-

725.
Tucker, WH (1994). La ciencia y la política de la investigación racial. Urbana, IL:
University of Illinois Press.
Comisión de Derechos Civiles de Estados Unidos (1967). aislamiento racial en el público
escuelas. Vols. I y II. Washington, DC: US ​Government Printing Office.

US Office of Education (1966). Igual educativo oportunidad.


Washington, DC: US ​Government Printing Office. Warner, WL (1937). casta
americana y clase. American Journal of
Sociología, 42, 234-237. Reproducido en TF Pettigrew (Ed.), La sociología de las relaciones
raciales: Reflexión y reforma. Nueva York: Free Press, 1980. Weinberg, J. (1968). Edward A.
Ross. En D. Sills (Ed.), Internacional
enciclopedia de las ciencias sociales. Vol. 13. Nueva York: Macmillan and Free Press. Páginas.
560-562.
West, M. (1901). La decimocuarta enmienda y la cuestión negra.
American Journal of Sociology, 6, 326-335. Williams, J. (1998). Thurgood Marshall:
revolucionaria americana. Nueva York:
Casa al azar.
Williams, RM, Jr. (1976). Una forma descuidada de la interacción simbólica
en el trabajo sociológico: libro habla de nuevo al autor. Estadounidense Sociólogo,
11, 93-101.
Wilner, D. M, Walkley, RP, & Cook, SW (1952). las relaciones humanas en
interracial vivienda: Un estudio de la hipótesis de contacto. Minneapolis, MN .: University of
Minnesota Press. Wilson, WJ (1978). La disminución de la significación de la raza. Chicago:
Universidad de
Chicago Press.
Estudio Ciencias Sociales de Relaciones Raciales 31

Yinger, J. (1995). Las puertas cerradas, las oportunidades perdidas: El costo continuo de la vivienda

discriminación. Nueva York: Fundación Russell Sage. Zanna, M., MP, eglefino, G., y
Esses, VM (1990). Los determinantes de la
perjudicar. Trabajo presentado en la reunión anual de la Society for Experimental Social
Psychology, Buffalo, Nueva York.