Sei sulla pagina 1di 2

Guía de trabajo grado 7

1. Copie la teoría en su cuaderno

CUENTO DE TERROR

El cuento de terror busca ocasionar miedo y angustia en el lector.


¿Qué es un cuento de terror?
Un cuento de terror o relato de terror es una narración por lo general breve, perteneciente al ámbito literario o al popular, que
busca ocasionar al lector sensaciones de miedo y de angustia, a través de la recreación por lo general de situaciones imaginarias,
fantásticas o sobrenaturales.
El cuento de terror es uno de los muchos subgéneros en que se puede clasificar la narrativa breve tanto el que posee aspiraciones
artísticas, como el que responde a una tradición local o popular, a menudo vinculada con los valores religiosos o culturales de la
región.
Por eso se ha desarrollado en prácticamente todo el mundo, de diversas maneras, en algunos casos recogiendo una advertencia o
moraleja más o menos explícita, que permanece como enseñanza, a modo de fábula. Esto último es clave en el relato de origen
popular.
Este género no solo se ha mantenido en el tiempo, sobreviviendo a los cambios de la cultura y la literatura, sino que ha colonizado
también otras formas de representación narrativa como el teatro o sobre todo la televisión, dando origen a una vasta tradición
de filmes de horror.
Ver además: Cuento

Características de un cuento de terror


1. Elementos
Los cuentos de terror tienen los siguientes elementos:
 Personajes. Reales para el relato o imaginarios y fantásticos, los personajes son las entidades sobre las cuales recae la
acción. Si un relato cuenta la aparición de un fantasma, es probable que éste sea también uno de los personajes del cuento.
 Narrador. Como toda narración, el cuento de terror tiene un narrador definido que es la voz que cuenta la historia. Puede
ser el propio protagonista, un testigo, o simplemente una voz que cuenta. Los narradores de los relatos de terror suelen
abundar en detalles, sobre todo en las descripciones, y suelen callar elementos que serán revelados luego, para generar
tensión o expectativa mediante la elipsis.
 Acción. La acción del relato de terror suele estar organizada en torno al suspenso generado por acciones asombrosas,
incomprensibles, siniestras o angustiantes, que ocurren en una unidad de tiempo determinada y que tienen su final en una
revelación, aparición o desenlace.

2. Estructura
La estructura de la mayoría de los cuentos de terror no es demasiado distinta de la estructura general del relato breve: inicio –
complicación – desenlace.
Sin embargo, lo particular de la estructura en el cuento de terror tiene que ver con la distribución de los eventos en dicha
estructura, ya que el cuento de terror puede terminar en su momento climático o de mayor tensión y carecer de un desenlace que
reconcilie la trama y permita un nuevo estado de equilibrio en los elementos de la narración.
Así, en muchos cuentos de terror el final del relato coincide con la aparición del monstruo, la revelación de la verdad oculta o
elementos similares que a menudo acarrean la muerte o la perdición del personaje protagonista.
Se acostumbra a terminar con la narración en cuanto el suspenso o la tensión hayan alcanzado su punto más álgido.

3. Características de los personajes


Los personajes misteriosos, monstruosos y fantásticos son característicos de este género.
Los personajes de un cuento de terror pueden ser de distinto tipo, pero a grandes rasgos se pueden clasificar en:
 Convencionales. Aquellos que pertenecen al mundo de lo racional, de lo confiable, ya sean del bando del protagonista o no.
 Siniestros o misteriosos. Aquellos que se muestran ambiguos frente a la trama y a la mirada del narrador, ocultando sus
motivaciones, invitando a la atmósfera de expectativa, angustia o desconfianza.
 Monstruosos. Aquellos por lo general del orden de lo fantástico, lo siniestro, lo aterrador o lo perturbador, ya sean
literalmente monstruos (criaturas fantásticas) o personas que llevan a cabo acciones monstruosas y que, por lo general,
juegan el rol de antagonistas.

4. Motivos recurrentes
Suele haber presencia de fantasmas y elementos mágicos o sobrenaturales.
Este tipo de relatos a menudo tiene presencia de:
 Fantasmas, vampiros, monstruos u otras criaturas sobrenaturales.
 Asesinatos, robos, violaciones o situaciones traumáticas o angustiantes.
 Elementos mágicos, sobrenaturales, demoníacos o religiosos.
 Argumentos de venganza, justicia, retaliación o descubrimiento de tesoros y mensajes ocultos.

6. Tipos de cuentos de terror


La situación terrorífica puede ser una alegoría de un contenido psicológico.
No hay propiamente una tipología de cuentos de terror, pero podría hablarse de:
 Cuentos de terror con alegoría moral. La situación de miedo, suspenso o angustia conduce a una suerte de moraleja,
enseñanza o conclusión moral de algún tipo, operando como una fábula o un cuento tradicional.
 Cuentos de terror con metáfora psicológica. La situación terrorífica es en realidad una alegoría de un contenido
psicológico o emocional que genera malestar al protagonista, quien puede o no estar sufriendo de una enfermedad mental.
 Cuentos de terror fantástico. Se quiebran las leyes del universo para hacer aparecer monstruos, criaturas o fenómenos
aterradores e inexplicables.
 Cuentos de terror urbano. Tienen lugar en las dinámicas de la ciudad: el crimen, las persecuciones, la vida anónima, etc.
7. Géneros cercanos al terror
El género del terror suele bordear e incluso colaborar con otros géneros narrativos, como son el de la ciencia ficción, el fantástico,
el policial o el de aventuras, para lograr híbridos que causen miedo en el lector empleando al mismo tiempo imaginarios tecnológicos,
detectivescos, etc.

8. Diferencia entre terror y horror


Algunos distinguen el «horror» como el relato que trasgrede las normas del mundo real.
Estos dos términos se emplean de manera más o menos indistinta pero especialistas en el tema como Noël Carroll los distinguen en
base a ciertos detalles.
La presencia de una criatura monstruosa, que trasgrede las normas del mundo como lo comprendemos, es clave en el relato
de horror, mientras que el relato de terror ese rol antagónico puede cumplirlo un ser humano a la perfección.
Sin embargo, uno podría argumentar que dicho ser humano estaría actuando de una manera monstruosa.

9. Creepypastas
Internet trajo consigo cambios en muchos aspectos, incluso los cuentos de terror, inaugurando lo que se conoce como creepypastas,
es decir, mitos urbanos propios de la Red, que tienden a venderse como reales y que involucran sucesos asombrosos, terroríficos
o increíbles, sobre todo en la historia universal o como fruto supuesto de conspiraciones ocultas.

ACTIVIDAD
2. Crea un cuento de terror a partir de los siguientes personajes. Toma una de las opciones

a- un vampiro gordo, una chica impresionable y un perro flaco.


b- Un reno, una señora adulta, un fantasma y dos bailarinas de cumbia.
c- Un zombie, dos vampiros, una casa chica y tres chicos asustados.

3. MIEDO A LA OSCURIDAD
Antes de dormir miraba debajo de la cama y también detrás de la puerta, dejaba la puerta de la habitación abierta y la luz del
pasillo encendida, tenía que hacer todo eso para poder dormir tranquila. Anita tenía miedo a la oscuridad y si todo estaba
apagado no podía dormirse.
Anita era una pequeña niña de grandes ojos castaños y cabellos castaños, que vivía en una linda casita con su papá y su mamá.
De día con la luz del sol rozando sus mejillas e iluminando su camino y sus juegos, Anita no tenía miedo de nada. Era por las
mañanas una niña muy activa y alegre, pero cuando el sol se escondía y las luces se apagaban, cuando llegaba la noche Anita se
asustaba mucho y ya no era tan alegre.
Cuando todo estaba oscuro Anita, tenía miedo, tenía mucho miedo. Si no veía nada, no sabía si había monstruos, no sabía lo que
ocurría, y todo parecía distinto en la oscuridad. Los ruidos eran más intensos y tenebrosos, las formas en la penumbra eran
terroríficas y cualquier cosa podría esconderse tras la oscuridad, animales peligrosos como los lobos, o tal vez monstruos e
incluso brujas.
Cada noche antes de dormir, Anita miraba debajo de la cama y detrás de la puerta, dejaba la puerta de su habitación abierta
y la luz encendida y solo así podía dormirse. A veces despertaba por la noche y entonces estaba todo oscuro y Anita salía
corriendo de la cama y se refugiaba en la cama de su papá y su mamá.
Una noche, Anita abrió los ojos y todo era oscuridad y antes de salir de la cama corriendo pudo ver delante suya algo brillante.
Parecían unos ojos brillantes justo delante de ella. Anita tenía mucho miedo, “seguro que son los ojos de un monstruo”, pensó
“o tal vez sean los ojos de un lobo”. Se tapó por completo con la sabana. “Si me escondo seguro que el monstruolobo no me ve
y se irá” casi sin moverse aguanto un rato escondida debajo de la sábana. Se asomó despacito, despacito por encima de la
sábana, esperando comprobar que los ojos brillantes ya no seguían allí, pero no sirvió de nada, porque allí seguían los dos ojos
brillantes enfrente de ella con su mirada clavada fijamente en la suya. Tras repetir la operación varias veces, taparse,
esconderse del monstruo, Anita comprobaba con cada uno de los intentos que aquellos ojos brillantes seguían allí pendientes
de ella.
Con cada intento iba disminuyendo su miedo. Hasta que finalmente Anita agito su mano delante del supuesto monstruo y éste
no hizo nada, permaneció inmóvil con la mirada brillante fija en ella. Anita se acercó al monstruo, y alargo su mano, llego a
tocarle la cara, era suave y peluda. Pero la retiro rápidamente y el monstruo seguía sin hacer nada. Anita volvió a estirar la
mano, ya sin miedo y tranquilamente toco al monstruo, entonces se dio cuenta de lo estúpida que había sido. No era un monstruo
era un oso de peluche, que había dejado allí antes de dormir.
Entonces Anita se dio cuenta de una cosa. No había tenido miedo, al principio sí, pero poco a poco había dejado de tener miedo
y sin miedo había podido comprobar que no había ningún monstruo que no había ninguna razón para tener miedo. Por la noche
cuando todo está oscuro las cosas pueden parecer distintas.
Desde aquella noche Anita, poco a poco dejó de tener miedo a la oscuridad y las cosas que se escondían en ella. Y si le entraba
algo de miedo, se tapaba con la sabana primero y poco a poco se enfrentaba a ello para dejar de tener miedo.

Lee y comprende: Actividades para trabajar el cuento «Miedo a la oscuridad»

4. ¿Por qué crees que Anita dejaba la luz del pasillo encendida?
5. ¿Qué es lo que le daba miedo a Anita? ¿Por qué le daba miedo?
6. ¿Qué pasaba cuando Anita despertaba por la noche?
7. ¿Qué es lo que vio una noche?
8. ¿Qué es lo que pensó que era?
9. ¿Por qué se escondió debajo de la sábana?
10. ¿Qué pasó cuando se asomó?
11. ¿Qué es lo que hizo después?
12. ¿Qué eran eso que estaba mirándola?
13. ¿Qué hizo Anita desde entonces?