Sei sulla pagina 1di 2

Lic.

Mark Paira
Lic. Administración de Empresas
HACIENDO
Máster en Gerencia Pública
NEGOCIOS F. markpaira / T. @mark_paira

Actitud Positiva:
Clave en las organizaciones
¿Qué buscan las empresas de hoy en el talento humano para lograr
mejores resultados?

Seguramente tienes una respuesta similar a esta “CONOCIMIENTO +


EXPERIENCIA” básicamente.

Las empresas de hoy no solo buscan experiencia y conocimientos en el talento


humano sino, fundamentalmente buscan actitud positiva en sus colaboradores
para lograr el cumplimiento de sus objetivos y ser más competitivos en sus
resultados.

Según las investigaciones dirigidas por la Universidad de Harvard, muestran que


alrededor de un 85% de las razones principales por las cuales las personas
triunfan en lo personal, lo profesional, en los negocios y en la vida misma, tiene
que ver con su actitud, su nivel de motivación y su capacidad para desarrollar
relaciones positivas con las demás personas de su entorno.

La actitud es la respuesta a un estímulo del pensamiento, lo negativo o positivo


surge en la mente, allí está el origen de todo. Duque Linares escribía en su texto
Actitud Positiva que, si queremos cambiar nuestra vida, solo tenemos que sanar
nuestra mente. Además, asiente que el secreto radica en su forma de pensar,
donde nuestras percepciones y respuestas, se ven seriamente afectadas, por
nuestra forma de ver la vida, por nuestra forma de pensar de ella.

Según R. Jeffress, la actitud es nuestra respuesta emocional y mental a las


circunstancias de la vida. Reynaldo Ordóñez define la actitud como un estado de
disposición nerviosa y mental frente a una situación. Tener una actitud positiva
o negativa en el trabajo influirá en logro o no de los resultados esperados, las
relaciones con los jefes, con los compañeros, los colaboradores, etc. Las empresas
de hoy requieren talento humano con actitudes positivas de generar e introducir
cambios en las organizaciones, de aprendizaje continuo, resolver los problemas
y conflictos, asumir responsabilidades, tomar decisiones, trabajar en equipo,
cumplir los compromisos, etc. Como también actitudes de liderazgo,
cooperación, respeto, buen trato, amabilidad en las tareas que hacemos y
contribuir al logro de los objetivos de la empresas u organización donde
colaboramos.
Cada uno de nosotros, crea las experiencias que vive, además de ser los
responsables del mismo. Atraemos a determinadas personas o acontecimientos a
nuestra vida, a causa de nuestros propios pensamientos.

Las organizaciones, las empresas, instituciones o donde se encuentre


colaborando, no solamente es una sociedad de capitales o un conjunto de
procesos mecanizados, máquinas, etc. es también y fundamentalmente una
comunidad de personas, donde importa mucho nuestras relaciones, actitudes,
pensamientos, voluntades y el compromiso con lo que hacemos nuestras tareas,
siendo la razón fundamental por la cual las organizaciones de hoy, requieren
personas con cualidades emocionales positivas para hacerse cargo de sus
resultados.

“Si no está en tus manos cambiar una situación que te produce


dolor, siempre podrás escoger la actitud con la que afrontes ese
sufrimiento”. Viktor Frankl