Sei sulla pagina 1di 10

INTERVENCION DE TERCEROS

TERCERO.
CONCEPTO

Nuestro proceso, de acuerdo con su origen romano, es singular, en el sentido que, de


ordinario, se tramita entre dos partes: el actor y el demandado, y sólo a ellos se refiere y
afecta la sentencia.

No obstante, la complejidad de las relaciones jurídicas hace que la litis pueda afectar
también a otras personas (terceros), en cuyo caso éstas pueden tener un interés legítimo
en el modo como dicha litis será decidida.

Según CARNELUTTI, debe entenderse por litis un conflicto actual de intereses. Entre
proceso y litis existe la misma relación que se da entre continente y contenido. De allí
que un proceso puede contener una o más litis.

Se denomina tercero, en sentido general, a quien no es parte en el proceso y, en


consecuencia, no puede resultar afectado por sus efectos.

También se denomina tercero a aquel que sin ser actor o demandado, adquiere la calidad
de parte en un proceso ya iniciado pretendiendo una sentencia favorable a su interés.

La pretensión que deduce el tercero en el proceso puede ser coincidente con la de uno
de los litigantes (coadyuvante) o contraria a las pretensiones de las partes originarias
(excluyente).

La intervención de terceros puede darse en toda clase de procesos y no está limitada al


proceso de conocimiento ordinario.

El tercero, cuando su intervención es procedente, pasa a actuar directamente en el


proceso que siguen el actor y el demandado, sin promover otro proceso nuevo o distinto
y la sentencia que se vaya a dictar en ese único proceso decidirá también la suerte de
las pretensiones del tercero.

INTERVENCION DEL TERCERO

La intervención de terceros tiene lugar cuando durante el desarrollo del proceso, sea en
forma espontáneo o provocada, se incorporan a él personas distintas a las partes
originarias, con el propósito de hacer valer derechos o intereses propios, pero vinculados
con la causa o el objeto do la pretensión.

La intervención de terceros en un proceso se admite por razones de seguridad jurídica y


economía procesal, y por la conveniencia que significa extender los efectos de la cosa
juzgada a todas las personas interesadas en una determinada relación jurídica o
situación jurídica.
Declarada admisible la intervención del tercero, éste asume la calidad de parte, con sus
derechos, facultades, deberes, cargas y obligaciones, porque el propósito de la
institución consiste, precisamente, en brindar a aquélla posibilidad de obtener la
protección judicial de un derecho o interés propio. Procesalmente acontece que como
consecuencia de la intervención del tercero en el proceso original, se produce una
acumulación de pretensiones.

LA INTERVENCION VOLUNTARIA
Al tratar este tema, la doctrina generalmente considera dos aspector: Por una parte, EL
Litisconsorcio, y la otra parte La Intervencion ( Voluntaria y Colectiva ).
Guasp, con su original criterio, no esta de acuerdo con que se hable de litisconsorcio por
un lado, y por otro de intervención principal, adhesiva, y forzosa, ya que “ Esta
construcción resulta enormemente limitada y exageradamente confusa por la
multiplicidad de puntos de vista con que se aborda la contemplación del problema”,
Consecuente con su punto de vista, indica que debe atenerse la consideración a la
distinta relación que pueda haber entra las partes y hablar de:
A) Pluralidad de partes por coordinación:

Esta caategoria se establece porque las partes se encuentran en el mismo plano y a


su vez comprende dos figuras:
1-Litisconsorcio: Los litigantes se muestran reunidos en una especie de comunidad,
de consorcio procesal.
2-Terceria: No hay comunidad, sino antagonismo, el tercero aparece agregándose a
la controversia, como demandate o demandado, respecto a los que figuran como
tales en la controversia básica.
B) Pluralidad de partes por subordinación:

En esta categoría las partes no se encuentran en el mismo plano y en ella se


comprende la figura del coadyuvante, en la que una parte coopera o colabora con
otra principal.
En la opinión dominante, en este importante punto del Derecho procesal, se habla de
litisconsorcio, en sus tres formas: Activo, Pasivo y Mixto, pero agrupado en dos
grandes categorías: Litisconsorcio, facultativo y litisconsorcio necesario.
Por otra parte, se estudian las diferentes formas de intervención en el proceso: La
llamada Voluntaria (Principal y adhesiva ) y la coactiva.

LITISCONSORCIO:
Esta figura ya es regulada en otros códigos como el alemán e italiano. El CECYM, No
lo empleaba ni ha sido usada en el medio forense guatemalteco, en el nuevo código
se introduce esta terminología; El litisconsorcio deriva de la pluralidad de partes en el
proceso. Puede provenir de varios demandantes litiguen, con un solo demandado,
(Litisconsorcio activo), o de que un solo demandante dirija su acción contra varios
demandados, (Litisconsorcio Pasivo), o que sean más de una las personas que, en
una misma Litis, sean demandantes y demandadas ( Litisconsorcio mixto).
LITISCONSORCIO FACULTATIVO:
En la legislación española, se cita como ejemplo de litisconsorcio facultativo, también
llamado Simple, el caso del ejercicio de las acciones que uno tenga contra varios
individuos o varios contra uno, siempre que nazcan de un mismo titulo o se funden
en una misma causa de pedir, la razón para ello dice Prieto Castro “ Es que en otro
caso habría variedad de procesos que impediría una discusión conjunta y sentencia
única, obligando, a separarlos o a vencer las dificultades inherentes a ello,
especialmente en cuanto a la prueba.
El Litisconsorcio Facultativo esta regulado en el Art 54 del Codigo Procesal Civil Y
Mercantil Guatemalteco: “Varias partes pueden demandar o ser demandadas en el
mismo proceso, cuando entre las causas que se promueven exista conexión por
razón del objeto o del título de que dependen, o bien cuando la decisión dependa,
total o parcialmente, de la resolución de cuestiones idénticas”.
LITISCONSORCIO NECESARIO, CALIFICADO O ESPECIAL:
Se produce siempre que, por la naturaleza de la relación jurídico material, que en el
proceso se actua los litigantes, están unidos de tal modo, a que a todos afecta la
resolución que en el puede dictarse; En este caso la ley no solamente autoriza sino
que exige que las partes actúen como litisconsortes, este es el llamado litisconsorcio
propiamente necesario por Guasp, como sucede en el caso de las obligaciones
mancomunadamente indivisibles.
Según el Codigo Procesal Civil y Mercantil Guatemalteco regula en el articulo 53: “Si
la decisión no puede pronunciarse más que en relación a varias partes, éstas deben
demandar o ser demandadas en el mismo proceso. Si éste es promovido por algunas
o contra algunas de ellas solamente. el juez emplazará a las otras dentro de un
término perentorio”.
INTERVENCION EN EL PROCESO:
Esta situación está íntimamente relacionada con la posición de las partes en el
proceso, y sobre todo con la eficacia de la cosa juzgada; Se refiere a los terceros
intervinientes en el litigo; El proceso puede afectar a terceros porque aunque por lo
general estos son indiferentes a la Litis, a veces esta en su interés no permanecer
ajenos al proceso.
Las formas de intervención que pueden citarse son las siguientes:
A) Intervencion Voluntaria:
Comprende a su vez estas modalidades:
1- Intervencion Principal:
Se refiere al supuesto en que un tercero titular de una relación jurídica
incompatible con la que se ventila en un proceso, pueda resultar afectado por
la cosa juzgada, para evitarle este perjuicio se establece la vía en que
generalmente con independencia del otro proceso, puede precaverse contra
tal eventualidad; A esta clase de intervención pertenecen las tercerías
excluyentes, que son dos clases: De Dominio o Mejor Derecho.
En el CECYM, Estaban reconocias en el articulo 48 y son las que menos
problemas han presentado en cuanto a su naturaleza y régimen jurídico, en
realidad aquí el tercero si merece la denomincaion de tal, puesto que ataca
una relación jurídica ajena, porque de ella puede provenirle perjuicio; Nunca
se ha dudado que aquí el tercero ejercita una verdadera acción, y
probablemnte dos, contra el demandante y demandado, en el proceso en el
que se ventila la relación jurídica ajena.

Según el artículo 56 del Codigo Procesal Civil y Mercantil Guatemalteco


(Intervención voluntaria): En un proceso seguido entre dos o más personas,
puede un tercer presentarse a deducir una acción relativa al mismo asunto.
Esta nueva acción se llama tercería y el que la promueve, tercero opositor o
coadyuvante efectivamnte ejercitaba una acción, entonces no había ninguna
diferencia con el Litis consorte que también ejercita una acción.

B) Intervención Coactiva:
Hasta antes de la entrada en vigor del nuevo código, no existía en el sistema
guatemalteco ninguna norma, que permitiera provocar la intervención forzosa por
mandato del Juez ( Iussu Judicis) toda vez que se dejaba librada esta actividad a
la iniciativa de la parte interesada, esta orientación no se adaptaba a la tendencia
de algunos códigos procesales modernos, como el italiano por ejemplo: en el que
el Juez tiene faculades específicas para ordenar la intervención de terceros, lo
que se justifica no solo por razones de interés público, sino por el principio de la
economía procesal.
En el proyecto de nuevo código figurava la disposición del articulo 58 que se
refería a la intervención por oden del Juez cuya norma se tomo del articulo 107
del código de procedimiento civil de Italia.- Esta norma establece: “ El Juez
cuando considere oportuno que el proceso se desarrolle frente a un tercero al cual
es común la causa, ordenara su intervención”, Estas norma desafortunadamente,
fue suprimida por la comisión que reviso el proyecto, sin expresar en su dictamen
ninguna razón al respecto, dejando asi un lamentable vacio en el código,
afortunadamente, no se suprimio la misma facultad del juez , en relación con el
litisconsorcio necesario, que se conservó variando un poco la redación del
contradictorio, expresión que fue cambiada por la de que el Juez emplezará a
quien daba comparecer al proceso.
En los diferentes supuestos de litisdenunciación, podemos encontrar:
1- La Llamada en garantía cuando se llama al tercero para que se proteja, a quien
es sujeto pasivo de una demanda.
2- Llamada en Garantia formal: Cuando el requerimiento de protección o
asistencia por parte del tercero se basa en la calidad que este tiene de
transmitente de un bien o un derecho.
3- Llamada en Garantía Simple: Cuando un tercero es llamado por ser
participante de la relación jurídico material, de lo que deriva que debe
garantizar, conjunta subsidiariamente con el llamante, la obligación cuyo
cumplimiento persigue la Litis.
C) Otro de los supuestos puede originarse, en estos casos:
1- Litigio entre pretendientes: Situacion que se produce cuando el demandado
llama a un tercero, para que se coloque en vez del actor, por haber
incertidumbre en cuanto al derecho reclamado.
2- Laudatio: Se llama al tercero para que se coloque en lugar del demandados,
en la defensa del ataque que lleva a cabo el demandante; Refiriéndose al
supuesto de que el demandado un poseedor mediante una acción de
anturaleza real.

A esta forma de intervención se refiere el artículo 734 del Código Civil


Guatemalteco, que obliga al usufructuario (Poseedor inmediato ), a poner en
conocimiento del propietario ( Poseedor mediato ), los actos que perturben los
derechos de éste.

CLASES DE TERCERIA

Las clases de tercería se configuran de acuerdo con el fundamento de la pretensión:


tercería de dominio y tercería de mejor derecho.

TERCERÍA DE DOMINIO:
Es aquella en la cual el tercero pretende que se declare su dominio sobre el bien que es
objeto del proceso principal, pidiendo se deje sin efecto el embargo trabado sobre el
mismo, cualquiera sea éste: inmueble, mueble, derechos intelectuales o industriales, etc.

La promoción de la tercería de dominio no tiene carácter obligatorio para el titular del


dominio. Este, por el hecho de haberse transferido el bien en el juicio principal, no pierde
la facultad legal que posee de reivindicarlo frente al tercer adquirente, si se cumplen las
condiciones legales para el efecto.

TERCERÍA DE MEJOR DERECHO:


Es aquella en la cual el tercero no pretende el dominio del bien en litigio, sino un derecho
preferente de pago frente al que aducen los litigantes. Su pretensión está dirigida a que
con el producido de la venta del bien subastado se le pague antes que al embargante.

Las tercerías, si bien es cierto que tienen un mayor ámbito de aplicación en los procesos
de ejecución, pueden reducirse en toda clase de juicios en los que el tercero se vea
afectado en sus derechos, siempre que se produzcan las condiciones requeridas por la
ley.

La tercería, cualquiera de ellas, debe sustanciarse por el trámite establecido para los
incidentes, en pieza separada con el embargante y el embargado.
Por motivos excepcionales que requieran un mayor debate y prueba el juez puede
disponer que se sustancie la tercería por el trámite del proceso de conocimiento
ordinario.

Las dos tercerías, de dominio y de mejor derecho, pueden ser ejercidas conjuntamente
en forma subsidiaria, en razón de que las mismas no se excluyen.

Diferencia entre Tercería e Intervención de Terceros

Deben distinguirse, por sus importantes efectos, los institutos procesales de la tercería y
la intervención de terceros.

En la tercería, el tercero promueve un juicio contra el actor y el demandado, que son


partes en un proceso sustanciado entre ellos, y la sentencia que se dicte en el mismo no
le va a afectar, salvo el embargo trabado. Consecuentemente, el tercerista permanece
indiferente al resultado de la litis principal.
En la intervención de terceros, el tercero generalmente asume la calidad de parte en el
proceso y queda vinculado a la sentencia que vaya a dictarse en él.
BIBLIOGRAFÍA:
Libro de Derecho Procesal Civil, Autor Mario Aguirre Godoy, Editorial Vile, Tomo I,
Guatemala , C.A 2013.
INTRODUCCION

La finalidad dependerá del tipo o clase de intervención del tercero en el litigio. Es por
ello que se diferencia de acuerdo con la forma en que se produce, la intervención del
tercero puede ser: Voluntaria, que puede ser coadyuvante, y ésta adherente simple o
accesoria o adherente autónoma o litisconsorcial o excluyente; Forzosa u obligatoria; y
Necesaria.
CONCLUSION

CARNELUTTI califica al tercero coadyuvante como parte accesoria, atendiendo al hecho


de que "a diferencia de lo que ocurre en los casos de intervención excluyente o
litisconsorcial, en los cuales el tercero interviene para hacer valer un derecho propio, en
esta forma de intervención el tercero lo hace para sostener las razones de un derecho
ajeno".
La actuación procesal del tercero coadyuvante se encuentra limitada por la conducta del
litigante principal, porque si bien se halla autorizado para realizar toda clase de actos
procesales, éstos sólo son eficaces en la medida en que no sean incompatibles o
perjudiquen el interés de aquél.

UNIVERSIDAD SAN CARLOS DE GUATEMALA


CENTRO UNIVERSITARIO DE ZACAPA
FACULTAD DE CIENCIAS JURÍDICAS Y SOCIALES
VII SEMESTRE
DERECHO PROCESAL CIVIL I
LICDA ANALUCIA VARGAS
TERCERO PROCESAL

ANA RAQUEL LOPEZ MENDOZA


CARO JASMIN ALDANA LOZANO
ELEUDISA LISBETH PEREZ Y PEREZ

ZACAPA 18 DE FEBRERO 2,019