Sei sulla pagina 1di 10

1

Centro Misionero
Bethesda Restrepo

El Poder De La
Sangre De Jesús

Centro Misionero Bethesda Restrepo – Pastor: Alexis Elejalde - tel. 314 683 3264
2

EL PODER DE LA SANGRE DE JESÚS

La Iglesia tiene que aprender a usar el gran recurso que el Señor le concedió para
disfrutar de plena protección, vida espiritual y Comunión con Dios: la sangre de Jesús.

La sangre de Jesús no puede continuar siendo apenas una doctrina objeto de la fe. La
Iglesia debe aprender a vivir esa doctrina y a beneficiarse de todo el poder que hay en
la sangre del Cordero, recibiendo, así, todas las bendiciones que el Señor concedió a
su pueblo a través del poder de esa sangre.

Conviene recordar que la Biblia nos enseña que para recibir es necesario pedir: “pedid
y se os dará” (Lucas 11:9,10).
Todo nace cuando entras a vivir esta ley espiritual.

 Las bendiciones que el Señor desea conceder a Su Iglesia deben ser pedidas en
oración para que el Señor las conceda.
Al pedir, ejercemos la fe por la cual nos apropiamos de las promesas del Señor
contenidas en las Escrituras (Hebreos 11:1-6).

De la misma forma que el Señor Jesús nos enseñó a pedir el Espíritu Santo (Lucas
11:13), también debemos pedir las bendiciones conquistadas para Su Iglesia por el
Señor Jesús al morir por su redención (libertad de cadenas), o sea, al derramar su
preciosa sangre en el Calvario.

En general, la Iglesia sabe que el Señor Jesús derramó su sangre para su “salvación” y
“redención”. Sin embargo, debemos señalar que la “salvación” no es apenas nacer de
nuevo, sino una vida de santificación.

Ojo! Las Escrituras exhortan a los creyentes a ocuparse de su salvación “con temor y
temblor” (Filipenses 2:12).

La Palabra de Dios nos muestra también que la sangre de Jesús fue derramada para
que la Iglesia disfrutase de las siguientes bendiciones, que están incluidas en la
salvación:

1. Purificación de pecados (I Juan 1:7). Así como debemos confesar nuestros pecados
para que seamos perdonados, debemos creer que la sangre de Jesús nos purifica de
todo pecado. Así es como se quita lo que impide nuestra Comunión con el Señor.

Centro Misionero Bethesda Restrepo – Pastor: Alexis Elejalde - tel. 314 683 3264
3

2. Comunión con el Señor (Hebreos 10:19-22). La Palabra revela que los creyentes pueden
entrar con osadía en el Lugar Santísimo. En otras palabras, es entrar a la presencia

del Señor, a través de la sangre del Cordero. Por eso los siervos del Señor deben
clamar para que Él remueva lo que impide la Comunión con Él, de manera que no
apenas su espíritu, sino también su alma (mente, emociones) estén en plena
Comunión con el Señor.
3. Victoria contra el Adversario (Apocalipsis 12:11). La Iglesia vencerá el Adversario hasta el
fin “por la sangre del Cordero” y por la Palabra de su testimonio. La Iglesia debe
ejercer la fe en esa promesa en los momentos de lucha y el Señor manifestará el
poder de la sangre de Jesús en la vida de sus siervos, concediéndoles la victoria que
necesitan. No somos de los que abdicamos ( renunciamos) a la victoria ya tomada
por cristo.
4. Protección contra el enemigo (Éxodo 12:23). La victoria abarca esa protección,
semejantemente a lo que el pueblo de Israel consiguió en Egipto. El destruidor no
pudo penetrar en las casas de los israelitas y destruir los primogénitos, pues al ver la
sangre fue obligado a “pasar por alto” esas casas. Por esa razón, cuando rogamos
en oración para que el Señor nos cubra con la sangre de Jesús, somos protegidos
contra ataques del adversario en cualquier situación, inclusivo al inicio de cada culto
o reunión. De esa forma, no hay manifestación de dones falsos en nuestro medio.
5. Liberación de costumbres, vicios y comportamientos indebidos (I Pedro 1:18-19). La Palabra
nos afirma que somos liberados de la vana manera de vivir que heredamos de
nuestros padres por la sangre del Señor Jesús. Así, cuando un creyente revela que
aún está preso a algún tipo de comportamiento que no glorifica al Señor, podemos
orar firmando nuestra fe en esa Escritura que nos garantiza la victoria en esa lucha
por medio de la sangre de Jesús.

Escucha esto….

 La sangre de Jesús está estrictamente unida a la operación del Espíritu Santo.

El motivo es sencillo: el Espíritu Santo sólo puede operar firmado en la Obra


consumada por el Señor Jesús en la cruz del Calvario al derramar su preciosa sangre,
esto es, al dar su vida por nuestros pecados.

 En Levítico leemos que la vida está en la sangre (Levítico 17:11).

De la misma manera, la vida eterna está en la sangre de Jesús. El Señor nos


dice que, si no bebiéremos de su sangre no tendríamos vida espiritual (Juan
6:54).

Centro Misionero Bethesda Restrepo – Pastor: Alexis Elejalde - tel. 314 683 3264
4

Y más adelante explicó que las palabras que había dicho eran espíritu y vida.
Entendemos la enseñanza: cuando el Espíritu Santo opera en nuestras vidas Él
transmite la vida que hay en la sangre de Jesús, la vida eterna que el Señor
Jesús conquistó para nosotros al derramar su sangre para nuestra salvación.

Así como la sangre de Jesús circulaba en el cuerpo físico del Señor Jesús dando vida a
cada célula, el Espíritu Santo hoy opera en la Iglesia, visitando a cada miembro del

Cuerpo, transmitiendo la vida eterna a cada uno de nosotros, aplicando la Palabra de


Dios a nuestros corazones. Cuando nosotros oramos al Señor para que nos conceda
una determinada bendición (de entre las mencionadas anteriormente) firmados en el
poder que hay en la sangre de Jesús, el Señor envía al Espíritu Santo, quien opera la
bendición que necesitamos a través de la sangre derramada, basado en la Obra
consumada por el Señor Jesús en la cruz del Calvario.

La sangre de Jesús fue derramada una única vez en la cruz del Calvario, pero es
rociada continuamente sobre los siervos de Dios, que son “elegidos según la
presciencia de Dios Padre en santificación del Espíritu, para obedecer y ser rociados
con la sangre de Jesucristo” (I Pedro 1:2).

LA IMPORTANCIA DE LA SANGRE DE JESÚS

“¿Cuánto mayor castigo piensan ustedes que merece el que ha pisoteado al Hijo de
Dios, que ha profanado la sangre del pacto por la cual había sido santificado, y que ha
insultado al Espíritu de la gracia?” (Hebreos 10:29 )

Sin sangre no puede haber vida en el cuerpo físico. Es lo mismo en la Biblia.

La sangre fluye a través de la Biblia así como corre en nuestras venas. La sangre de
Cristo es la que mantiene al cristianismo con vida. Se habla de la sangre 427 veces en
la Biblia, así que es muy fácil de entender que no es un tema cualquiera.

Sin la sangre el Evangelio estuviera muerto y nosotros estuviéramos privados de la vida


eterna.

La iglesia primitiva comprendió la importancia de la sangre.

Centro Misionero Bethesda Restrepo – Pastor: Alexis Elejalde - tel. 314 683 3264
5

Los 22 sermones registrados por los cuatro principales predicadores en el Libro de los
Hechos dieron el mismo mensaje sobre la muerte, el entierro y la resurrección de
Jesucristo. Ellos entendieron que Su muerte era esencial para el Evangelio.

Los cristianos de las primeras iglesias entendieron que la sangre era algo interno y que
para poder verla se tenía que pagar un muy alto precio. ¿Puede usted darse cuenta de
la importancia de la sangre?

I. LA SANGRE DE CRISTO ES PERFECTA

“Nos convenía tener un sumo sacerdote así: Santo, irreprochable, puro, apartado de los
pecadores y exaltado sobre los cielos.” (Hebreos 7:26 )

 Cristo nació de una virgen y esto estableció Su perfección.

“‘¿Cómo podrá suceder esto,’ le preguntó María al ángel, ‘puesto que soy virgen?’ ‘El
Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra. Así que
al santo niño que va a nacer lo llamarán Hijo de Dios.’” (Lucas 1:34-35 – NVI).

1. Un padre natural hubiera impartido la naturaleza pecaminosa de Adán

a. Si así hubiera sido, la sangre de Cristo no nos hubiera podido limpiar

B. A través de toda la Biblia, nadie se atrevió a culpar a Jesús de nada malo

2. Judas dijo de El:

“‘He pecado,’ les dijo, ‘porque he entregado sangre inocente.’” (Mateo 27:4 – NVI).

3. El apóstol Pablo dijo de El:

“Al que no cometió pecado alguno, por nosotros Dios lo trató como pecador, para que
en él recibiéramos la justicia de Dios.” (2 Corintios 5:21 – NVI).

4. Pilato dijo de El:

“‘Aquí lo tienen,’ dijo a los judíos. ‘Lo he sacado para que sepan que no lo encuentro
culpable de nada.’” (Juan 19:4 – NVI).

5. El profeta Isaías dijo de El:

“Se le asignó un sepulcro con los malvados, y murió entre los malhechores, aunque
nunca cometió violencia alguna, ni hubo engaño en su boca.” (Isaias 53:9 – NVI).

6. El apóstol Juan dijo de El:

Centro Misionero Bethesda Restrepo – Pastor: Alexis Elejalde - tel. 314 683 3264
6

“Pero ustedes saben que Jesucristo se manifestó para quitar nuestros pecados. Y él no
tiene pecado.” (1 Juan 3:5 – NVI).

II. LA SANGRE DE CRISTO ES PURA.

“De acuerdo con la religión judía, las personas que están impuras no pueden rendirle
culto a Dios.

Pero serán consideradas puras si se les rocía la sangre de chivos y toros, y las cenizas
de una becerra sacrificada. Y si todo eso tiene poder, más poder tiene la sangre de
Cristo.

Pues por medio del Espíritu que vive para siempre, Cristo se ofreció a sí mismo a Dios
como sacrificio sin mancha ni pecado. Su sangre nos purifica para que estemos

Seguros de que hemos sido perdonados, y para que podamos servir a Dios, que vive
para siempre.” (Hebreos 9:13-14).

A. ¿Por qué no usamos vino en la Santa Cena?

1. Porque el vino ha pasado por un proceso de fermentación

a. Este proceso implica que hay bacterias en el jugo trabajando para descomponer la
fruta

b. El uso del vino nunca diera una imagen correcta de la sangre de Cristo que es pura

B. La sangre de Cristo es tan pura que, al aplicarla al pecador, lo purifica también

“Pero si vivimos en la luz, así como él está en la luz, tenemos comunión unos con otros,
y la sangre de su Hijo Jesucristo nos limpia de todo pecado.” (1 Juan 1:7 )

2. El apóstol Pedro dijo de esa sangre:

“Como bien saben, ustedes fueron rescatados de la vida absurda que heredaron de sus
antepasados. El precio de su rescate no se pagó con cosas perecederas, como el oro o

la plata, sino con la preciosa sangre de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin
defecto.” (1 Pedro 1:18-19 – NVI).

2. El ejemplo de las personas que necesitan diálisis

a. La sangre contaminada tiene que ser sacada del cuerpo

b. La sangre pasa por un proceso de purificación

Centro Misionero Bethesda Restrepo – Pastor: Alexis Elejalde - tel. 314 683 3264
7

c. La sangre es inyectada nuevamente al cuerpo para luchar contra las células


enemigas dentro de su sistema

“¿Cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí


mismo sin mancha a Dios, limpiará vuestras conciencias de obras muertas para que
sirváis al Dios vivo?”.
Hebreos 9:14
ALGO PARA PENSAR DE LA LIBERTAD.

Tanto Jesús, como el Espíritu Santo y el Padre Celestial, participaron en la redención de


la humanidad, haciendo cada uno su parte.

Si Jesús no hubiese tenido el respaldo y la fortaleza del Espíritu Santo (CONSOLADOR


– dador de fuerza y ánimo), tal vez habría sido imposible que la redención se llevara a
cabo;

fue el Espíritu eterno de Dios el que llenó a Jesús con Su santa Presencia y le dio las
fuerzas para que Él pudiese llegar hasta la cruz y ofrendar allí Su vida y Su Sangre
delante de Dios, como si fuese un altar.
Todo esto lo hizo por el profundo amor que Él tiene por cada uno de nosotros.

El escritor del libro de hebreos nos indica cómo la Sangre de Jesús nos hace aceptos y
nos limpia de todo pecado y argumento para que le podamos servir a Dios con libertad
y podamos cumplir Su propósito en esta tierra.

Estos son algunos pasos para poder experimentar esa plena libertad en el Espíritu:

1. TENER LA EXPERIENCIA DE LA CRUZ

La cruz del Calvario fue un intercambio divino y preestablecido por el mismo Dios.

Todo lo malo que nosotros éramos recayó sobre Jesús para que todo lo bueno de Él
viniese sobre nosotros.

El apóstol Pablo tenía muy en claro la importancia de la cruz, porque podía decir con
certeza: “A diario muero”, o “Para mi el vivir es Cristo y el morir es ganancia” ¿Por qué
Pablo pensaba de esta manera cuando para el ser humano la muerte es algo indeseable?
Sencillamente porque él vivía a diario a los pies de Jesús, al frente de la cruz.
Él entendía con claridad que ese era el lugar de intercambio, donde todo lo malo, las
debilidades, las imposibilidades, las maldiciones y todo lo que oprime al ser humano,
queda clavado allí y de esa manera nos es quitado ese peso que no nos deja avanzar en
la carrera de la fe.

Por medio de la Sangre que Jesús derramó en la cruz del Calvario, tu vida es
completamente justificada, es de decir, que Dios te ve como si nunca hubieses pecado:

Centro Misionero Bethesda Restrepo – Pastor: Alexis Elejalde - tel. 314 683 3264
8

tus pecados son borrados, tus faltas son limpiadas y tienes la libertad para relacionarte
con Dios y servirle con todo tu corazón.

 Si le sirves al Señor, cualquiera que sea el desafío que tengas en este tiempo, Él se
manifestará a ti como Príncipe del ejército de Dios, para respaldarte en las batallas
que ahora enfrentas y se revelará a ti de acuerdo al momento por el que atraviesas.

 Él viene a equiparte y animarte para enfrentar los nuevos retos.

2. APLICAR CORRECTAMENTE LA SANGRE DE JESÚS

¿A qué se refiere el apóstol cuando habla de la semejanza de la muerte de Jesús? A las


siete ocasiones en las que Jesús derramó Su Sangre.

El profeta Isaías expresó: “He aquí que las naciones le son como la gota de agua que
cae del cubo” (isaías 40:15a). Esto nos deja ver cómo el Señor ve el globo terráqueo: tan
solo como una gota de agua que se derrama del cubo. Por lo tanto, debemos entender
que de la misma manera, una sola gota de la Sangre de Jesús tiene el suficiente poder
para destruir toda obra del adversario y darnos la victoria sobre el enemigo.

Estos son los siete derramamientos de la Sangre de Jesús que debes aplicar sobre tu
vida, tu familia, tu ministerio y tus sueños a diario:

 La Sangre que brotó de su frente en el huerto del Getsemaní


Jesús como hombre, tuvo que enfrentar el dolor, la angustia, ansiedad, preocupación, y
el flagelo de la traición por parte de un integrante de sus discípulos.

Fué en el Getsemaní donde bebió la copa más amarga de su vida, en la cual estaba
condensado toda la maldad, el pecado, la maldición y la opresión de la humanidad.

Por lo tanto, al aplicar una gota de esta Sangre sobre tu vida, estás declarando que
eres libre de la traición e infidelidad, de la opresión y que todas las maldiciones
generacionales se rompen en tu vida.

La victoria sobre todos los dolores y sufrimientos del alma están en esas gotas que
salieron en el sudor de Su frente.

El poder que somete nuestra voluntad a la de Dios se encuentra también ahí.

Podemos beber de esas mismas gotas, y a través de eso, doblegar todo deseo que se
opone a Dios. Son gotas de sangre que nos llevan a niveles de intercesión sin
precedentes, y atraen a los ángeles de Dios a nuestro encuentro, para ayudarnos a
morir a nosotros mismos, y a pasar pruebas de purificación, que sin su sangre y sus
ángeles, nos sería imposible atravesar.

(Lucas 22:42-44)”Padre si quieres, pasa de mí esta copa mas no se haga mi


voluntad sino la tuya” “Y estando en agonía, oraba más intensamente; y era su
sudor como grandes gotas de sangre que caían hasta la tierra”.

Centro Misionero Bethesda Restrepo – Pastor: Alexis Elejalde - tel. 314 683 3264
9

 La Sangre que brotó del cuerpo llagado de Jesús


Al aplicar este derramamiento sobre tu vida o la de un ser querido, inmediatamente es
absorbida la enfermedad, el dolor físico y emocional, pero también es destruida la
rebelión y el pecado corporales.

Nos da el triunfo sobre el orgullo y la vanagloria, y nos rescata del yugo del
menosprecio y del rechazo.
Nos da el poder para soportar la humillación de otros, sus burlas, y nos lleva a hacernos
semejantes a Él en la pérdida de toda reputación. A ver el lado celestial y divino, que se
encuentra cuando ha sido destruida la belleza en nosotros, para que sea ahora su
hermosura la que brille a través de nuestro ser.
Cuando el alma y el espíritu se llenan de esta belleza, ya no importa más lo que los
hombres digan de uno.

Muchas veces, Dios nos ha pedido amar a aquellos que nos han destrozado con sus
burlas y menosprecios. Es el beber de esta sangre que fortalece nuestro corazón para
amar, y amar, y volver a amar, donde el hombre natural simplemente ya no tiene la
capacidad. (Mateo 26:67-68)”Entonces le escupieron el rostro, y le dieron
puñetazos, y otros le abofeteaban diciendo: Profetízanos Cristo, quien es el que
te golpeó”.

 La Sangre que brotó de Su cabeza a causa de la corona de espinas


Este derramamiento habla de conquista mental ( nuestra forma de pensar es tan
importante en el mundo espiritual, es el resultado de la implantación de la mente de
cristo en tu mente). Al orar que una gota de esta Sangre caiga sobre nuestra vida, está
haciendo que la maldición de la escasez, de pobreza, de deudas, de ruina sea
removida, y venga esa abundancia y plenitud.

Esta sangre lo coronó como Rey de reyes y Señor de señores. Le dio toda la victoria
contra el imperio del diablo. Conquistó el gobierno de la tierra. Y esto nos da a nosotros
la posición de reyes, y el gobernar con Cristo.
Esta sangre conquistó fortalezas en el mundo espiritual y en la mente del hombre. Al
beber de esta sangre, conquistamos nuestra vida de pensamientos para llegar a tener
la mente de Cristo. Nos apropiamos de la conciencia de Cristo. Jesús hombre creyó
todo lo que estaba escrito sobre El. El sabía que todo lo que El era en Su Espíritu, tenía
que invadir toda Su naturaleza humana hasta que Jesús se volviera el Cristo, en todo
Su ser.

 La Sangre que brotó de Su rostro cuando le fue arrancada la barba.


Al aplicar una gota de esta Sangre sobre tu vida, estás declarando que tienes la imagen
y semejanza de Dios, que ya no se dirá más de ti las cosas que te caracterizaron en el
pasado, sino que ahora tu imagen es transformada y tienes una nueva naturaleza.

Centro Misionero Bethesda Restrepo – Pastor: Alexis Elejalde - tel. 314 683 3264
10

( libertad en nuestra identidad y en nuestra personalidad).

La barba habla de sacerdocio. A través de esta sangre retomamos el sacerdocio


perdido que nos permite ministrar delante de Su presencia. Es de la barba de Jesús
que Su unción desciende sobre todo el cuerpo, como sucedía con Aarón el sumo
sacerdote. (Salmos 133:2)” Es como el buen óleo sobre la cabeza, el cual desciende
sobre la barba, la barba de Aarón, y baja hasta el borde de sus vestiduras”.

 La Sangre que brotó de Sus manos cuando fueron clavadas


Las manos representan la productividad, los dones y talentos que una persona tiene. Al
aplicar este derramamiento, viene una unción especial para multiplicar los talentos y ser
llenos de los dones del Espíritu Santo, como son el don de sanidad, fe, milagros,
sabiduría, ciencia, discernimiento, sanidades, don de lenguas. Todos estos te llevan a
experimentar otro nivel en el área ministerial.

Activa lo que Dios te dio, para su Reino.

 La Sangre que brotó de Sus pies cuando fueron clavados


Al aplicar la Sangre que brotó de los pies de Jesús, tu vida se encamina en el propósito
divino. Esto hará que venga dirección a tu vida y que el mismo Señor sea el que te guíe
a tomar las decisiones correctas.

De esta sangre obtenemos el triunfo sobre la iniquidad, sobre el pecado, sobre el


caminar torcido y desviado de nuestros pasos. Esta sangre abre caminos de rectitud, y
restaura las sendas de nuestro destino. Abre las calzadas para llevar el Evangelio
donde no hay vereda, ni forma de llegar. (Isaías 53:11)”Por su conocimiento
justificara mi siervo justo a muchos, y llevará las iniquidades de ellos”. Es la
sangre que también sana la tierra contaminada con nuestras iniquidades.

 La Sangre que brotó del costado de Jesús cuando fue atravesada la lanza
Al aplicar esta Sangre, tendremos un corazón totalmente restaurado y sano de toda
herida emocional. También se manifestarán en nosotros el fruto del Espíritu Santo, por
medio de los cuales podremos mostrar a otros que tenemos el carácter de Cristo.

Esta nos da el acceso al lugar Santísimo, es la que abre los cielos, y nos lleva al interior
del corazón de Dios. (Juan 19:34)”Pero uno de los soldados le abrió el costado con una
lanza y al instante salió sangre y agua”.
Cuando Dios nos da el privilegio de abrirnos Su corazón, entenderemos Su compasión
en una forma que se hará parte de nuestro ser.

Nuestra vida le pertenece a Cristo a través de su preciosa sangre el señor nos compró,
valora su sacrificio de vida.

Centro Misionero Bethesda Restrepo – Pastor: Alexis Elejalde - tel. 314 683 3264