Sei sulla pagina 1di 33

LEGISLACIÓN COMERCIAL

TITULOS VALORES

QUINTERO VARGAS LEIDY ALEJANDRA


ID: 672452
ROBAYO PUERTO LEIDY KATHERIN
ID:297727
RODRIGUEZ ESPINEL LEIDY ANDREA
ID:662364
VANEGAS MARTINEZ JUAN PABLO
ID:677662
VIRGUEZ GOMEZ ELSSY LIZETH
ID:668032

CORPORACIÓN UNIVERSITARIA MINUTO DE DIOS

ADMINISTRACIÓN DE EMPRESAS

III SEMESTRE

FACATATIVÁ, 2019
TÍTULOS VALORES

Definición y clasificación de los títulos de valores.


Los títulos – valores son documentos necesarios para legitimar el ejercicio del derecho literal
y autónomo que en ellos se incorporan pueden ser de contenido crediticio, corporativos o de
participación y de tradición o representativos de mercancías.

Requisitos para los títulos de valores.


Además de lo dispuesto por cada título- Valor en particular, deberán llenar los siguientes
requisitos:
- Mención del derecho que en el título se incorpora y la firma de quien lo crea
- La firma podrá sustituirse bajo la responsabilidad del creador del título por un signo
o contraseña que puede ser mecánicamente impuesto.
- Si no se menciona el lugar de cumplimiento o ejercicio del derecho, lo será en el
domicilio del creador del título; y si tuviere varios, entre ellos podrá elegir el tenedor,
quien tendrá igual derecho de selección si el título señala varios lugares de
cumplimiento y ejercicio, sin embargo, cuando el título sea representado de
mercaderías, también podrá ejercerse la acción derivada del mismo en el lugar en que
estas deban ser entregadas.
- Si no se menciona la fecha y el lugar de creación del título se tendrán como tales la
fecha y el lugar de su entrega.

CLASIFICACIÓN DE LOS TÍTULOS VALORES

Los títulos valores tienen diferentes clasificaciones que a continuación se exponen.

Según su derecho incorporado :


Títulos jurídico-obligacionales o cambiarios: Se definen como aquellos que incorporan un
derecho de crédito. Ej. Cheque, letra de cambio… etc.
Títulos jurídico-personales o de participación: Estos se definen como aquellos que atribuyen
a su titular una determinada posición en el ámbito de una entidad organizada. Ej. Las acciones
de una S.A.
Títulos jurídico-reales o de tradición: Vienen definidos como aquellos que incorporan la
posesión y en muchos casos la disponibilidad de unas determinadas mercancías. Ej. Un
resguardo de depósito en almacenes generales.

Según la circulación:
Títulos nominativos: Se definen como aquellos que designan como titular a una persona
determinada, persona cuya titularidad se recoge en el propio título valor. El ejemplo más
claro lo constituye el cheque nominativo. Están sometidos a un régimen de transmisión
restrictivo ostentando un grado de transmisibilidad de grado mínimo.
Títulos valores a la orden: Son aquellos que designan como titular a una persona determinada,
pero permiten la designación de otros titulares en el propio documento. Ej. Letra de cambio:
aquí aparece un titular originario llamado librador si bien este puede transmitir a través del
endoso a un nuevo tomador. Esto representa una transmisibilidad de grado medio.
Títulos valores al portador: Los que no se expidan a favor de persona determinada, aunque
no incluya la cláusula “al portador”, y los que contengan dicha cláusula.
La simple exhibición del título legitimará al portador y su tradición se producirá por la sola
entrega.

Qué es la literalidad en un título valor


La literalidad significa que el tenor literal del documento es decisivo para determinar el
contenido y la extensión del derecho que emerge de dicho título. Sólo puede hacerse valer lo
que está mencionado en el documento, no así lo que no consta en el mismo. El alcance de
este atributo puede ser precisado: “El suscriptor de un título valor quedará obligado en los
términos literales del mismo, aunque el título entre en circulación contra su voluntad o
después de que sobrevengan su muerte o incapacidad”

Condiciones para emitir un título valor en blanco


Si en el título se dejan espacios en blanco cualquier tenedor legítimo podrá llenarlos,
conforme a las instrucciones del suscriptor que los haya dejado, antes de presentar el título
para el ejercicio del derecho que en él se incorpora.
Una firma puesta sobre un papel en blanco, entregado por el firmante para convertirlo en un
título valor, dará al tenedor el derecho de llenarlo.
los títulos valores deberán llenar los requisitos siguientes:

- La mención del derecho que en el título se incorpora, y


- La firma de quién lo crea.

La firma podrá sustituirse, bajo la responsabilidad del creador del título, por un signo o
contraseña que puede ser mecánicamente impuesto.
Si no se menciona el lugar de cumplimiento o ejercicio del derecho, lo será el del domicilio
del creador del título; y si tuviere varios, entre ellos podrá elegir el tenedor, quien tendrá
igualmente derecho de elección si el título señala varios lugares de cumplimiento o de
ejercicio.
Legitimación para llenar el Título.
Está legitimado para llenar el título, quien posee el título de buena fe, pero si fuera otra
persona que depende de una obligación principal en blanco, su derecho solo nace cuando este
tercero haya llenado lo que le corresponde. El legítimo tenedor posee el derecho llenado el
título, tal derecho no desaparece por muerte o quiebra del firmamento de la letra.

TÉRMINO DE PRESCRIPCIÓN DEL TÍTULO BLANCO


el tenedor debe conservar el título valor indefinidamente en espera de mejor condición del
deudor, como un condición seria que el título se someta al término de prescripción del
negocio y así caduca para el tenedor el derecho a llenarlo y se extingue la obligación, pero
se hace necesario que el legislador fije un número para integrar el título contando a partir de
la fecha de entrega.

AUTONOMÍA EN LOS TÍTULOS VALORES


Significa que el poseedor tiene un derecho propio, nuevo, originario así haya tenido
poseedores el documento, cada adquirente recibe el nombre de ex NOVO.

LEGITIMACIÓN DE UN TÍTULO VALOR.


La posesión y exhibición del documento es requisito indispensable para poder ejercitar el
derecho. Lo que quiere decir que quien tenga el documento estará legitimado para ejercer el
derecho, y estará legitimado aun cuando no sea el titular de tal derecho. Esto significa
también que quien sea deudor de la prestación correlativa del derecho, cumplirá con efectuar
el pago de tal prestación a quien le exhiba en debida forma el documento. Hay que distinguir
dos variantes de legitimación: la activa y la pasiva.

Legitimación activa: Esta se atribuye al poseedor del título valor que cumple los requisitos
derivados del propio título. La posesión es condición necesaria para el ejercicio del derecho
incorporado pero no siempre es suficiente para el ejercicio del mismo.
Legitimación pasiva: Esta legitimación corresponde a la persona que aparece designada
como obligada en el propio título valor. De este modo nos encontramos en el ejemplo del
cheque con que el sujeto pasivo será la entidad bancaria.

INTERESES

DE PLAZO O REMUNERATORIOS,

Como en los moratorios, debe tenerse en cuenta si la tasa ha sido señalada


convencionalmente o no. Si ha sido pactada, debe estarse en principio a lo acordado entre las
partes, por disposición del artículo 1602 del Código Civil, conforme al cual todo contrato
legalmente celebrado es una ley para las contratantes y no puede ser invalidado sino por su
consentimiento mutuo a por causas legales.

Si la tasa no ha sido pactada, en el caso del interés remuneratorio será el bancario corriente,
y en el moratorio el equivalente a una y media veces del bancario corriente. Sin embargo, es
necesario precisar que tratándose de interés remuneratorio o moratorio, convencional o no,
en ningún caso podrá ser superior al fijado como límite de usura, equivalente a 1.5 veces el
certificado para créditos ordinarios de libre asignación, de suerte que si aquellos lo superan
deberá reducirse a éste. .

Es de anotar que el límite señalado por el artículo 235 del Código Penal equivale, como se
dijo, a una y media veces el interés que certifica esta Superintendencia para los créditos
ordinarios de libre asignación, el cual puede ser consultado para los diversos periodos en la
certificación.
De conformidad con el artículo 65 de la Ley 45 de 1990 "En las obligaciones mercantiles de
carácter dinerario el deudor está obligado a pagar intereses en caso de mora y a partir de
ella" (negrillas nuestras).

Lo anterior significa que la acusación del interés moratorio se produce a partir de la fecha en
que se incurre en mora y por todo el tiempo de la misma.

La Superintendencia Bancaria ha definido el tema de la concurrencia de intereses


remuneratorios y MORATORIOS en los siguientes términos:

``Los intereses remuneratorios son los causados por un crédito de capital durante el plazo
que se le ha otorgado al deudor para pagarlo, mientras que los moratorios corresponden a
la indemnización de perjuicios que debe satisfacer el deudor cuando ha incurrido en mora
de pagar la cantidad debida.

Teniendo en cuenta las anteriores precisiones, se considera que no es posible el cobro


simultáneo de intereses corrientes e intereses moratorios por cuanto estas modalidades son
excluyentes. En efecto, mientras el interés corriente tiene por objeto remunerar al acreedor
que ha puesto su dinero a disposición de un deudor durante la vigencia del plazo, sea este
legal o convencional, el interés moratorio tiene una naturaleza eminentemente sancionatoria
en cuanto busca castigar al deudor incumplido

De acuerdo con lo anterior, no es posible la acusación y cobro simultáneo de intereses


remuneratorios y moratorios, ya que la acusación del uno excluye la del otro, debido a que
persiguen fines distintos, tal y como fue señalado anteriormente.

Calcular el interés

Cuando creada una obligación mediante cheque, pagaré, letra de cambio etc., se estipula entre
las partes una fecha cierta para que se cumpla la obligación, como por ejemplo el día 13 de
agosto del año 2.011, llegado el plazo nace la mora, es decir que ha vencido la obligación a
plazo, para que nazca la mora.
Estas definiciones se encuentran consagradas en los arts. 1551 y 1608 del C.C.
ARTICULO 1551 del C.C. DEFINICION DE PLAZO. El plazo es la época que se fija para
el cumplimiento de la obligación; puede ser expreso o tácito. Es tácito, el indispensable para
cumplirlo.
No podrá el juez, sino en casos especiales que las leyes designe, señalar plazo para el
cumplimiento de una obligación; solo podrá interpretar el concebido en términos vagos u
oscuros, sobre cuya inteligencia y aplicación discuerden las partes.
ARTICULO 1608 del C.C. MORA DEL DEUDOR. El deudor está en mora:
1o.) Cuando no ha cumplido la obligación dentro del término estipulado; salvo que la ley, en
casos especiales, exija que se requiera al deudor para constituirlo en mora.
E igual tratamiento merecen las obligaciones a condición, aquí por el contrario la obligación
pende de un hecho futuro e incierto, como por ejemplo: Le pago a Pedro cuando cumpla 15
años.
Incurrir en usura de lo contrario estaríamos incurriendo en un delito. Por ejemplo si el interés
en que nace la obligación contenida en una letra de cambio es el correspondiente a 2.0%
mensual, y el día en que se vence dicha obligación es el 3% mensual, el interés por mora será
de 4.5% mensual.
ARTICULO 884 del C. de Co. LIMITE DE INTERESES Y SANCION POR-
EXCESO. Cuando en los negocios mercantiles hayan de pagarse réditos de un capital, sin
que se especifique por convenio el interés, éste será el bancario corriente; si las partes no han
estipulado el interés moratorio, será del doble y en cuanto sobrepase cualquiera de estos
montos el acreedor perderá todos los intereses.
Se probará el interés bancario corriente con certificado expedido por la Superintendencia
Bancaria.
ARTICULO 305. USURA del C.P. El que reciba o cobre, directa o indirectamente, a cambio
de préstamo de dinero o por concepto de venta de bienes o servicios a plazo, utilidad o ventaja
que exceda en la mitad del interés bancario corriente que para el período correspondiente
estén cobrando los bancos, según certificación de la Superintendencia Bancaria, cualquiera
sea la forma utilizada para hacer constar la operación, ocultarla o disimularla, incurrirá en
prisión de dos (2) a cinco (5) años y multa de cincuenta (50) a doscientos (200) salarios
mínimos legales mensuales vigentes.
PROTESTO EN LOS TITULOS VALORES Y CLASES

El Protesto es una diligencia notarial, judicial generada por la falta de aceptación o pago del
título valor por lo cual es el procedimiento mediante el portador del título reclama a la entidad
financiera las razones por las cuales no le fue pagado el valor del contenido en el mismo, de
acuerdo al marco legal ni la incapacidad ni la muerte son obstáculo para realizar el protesto,
en el caso de los terceros el protesto da las condiciones de conocer la existencia del acto, en
los títulos valores que son sujetos a protesto no cabe la exoneración de diligencia por lo tanto
los títulos valores que están sujetos a protesto son: la letra de cambio, pagare, cheque, factura,
título de crédito hipotecario.

Las características del protesto se evidencian en que es un acto solemne, publico, autentico,
no siempre obliga, se efectúa en notarias.

Las clases de protesto son:

Por falta de aceptación: Es el acto propuesto por el tenedor de la letra mediante notario
público para que sea emitida una certificación en relación con la negativa del girado para
aceptar la letra de cambio.

Por falta de pago: Es el acto seguido del protesto por falta de aceptación el cual se debe hacer
antes de la fecha de vencimiento ya que si se realiza después el protesto seria por falta de
pago.

EL ENDOSO

Es aquel acto a través del cual el endosante transfiere los derechos de crédito contenidos en
un título valor a un beneficiario que se denomina endosatario .quien se legitima en virtud de
dicho acto de ejercer tales derechos, por ejemplo, de exigir el pago de las sumas de dinero
contempladas en el título valor al endosante y demás personas que suscribieron dicho
documento con antelación.
De acuerdo con el inciso cuarto del artículo 654 del Código de Comercio, el endoso de los
títulos valores a la orden, por ejemplo la letra de cambio, se realiza mediante la firma del
endosante contenida en el mismo título o en hoja adherida a dicho documento. La falta de la
firma trae como consecuencia jurídica que el endoso sea inexistente.

Además, la transferencia de los títulos valores a la orden requiere de su entrega por parte del
endosante al endosatario, según lo señala el artículo 651 del Código de Comercio.

De otro lado, si la transferencia de los derechos cambiarios se encuentra contenida en títulos


valores nominativos, esta se perfecciona con la firma del endosante en ellos, la entrega física
del título al endosatario-beneficiario y la respectiva inscripción en el registro que para el
efecto lleva el creador del título valor.

Sumado a lo anterior, el artículo 655 del Código de Comercio exige que el endoso sea puro
y simple, es decir, sin condición alguna; por ejemplo, que la transferencia del crédito al
endosatario se encuentre sujeta a que el endosante tenga recursos en sus cuentas bancarias.
Si se llega a estipular alguna condición al endoso, la ley mercantil señala de manera expresa
que se tendrá por no puesta.

Por otra parte, el citado artículo determina que el endoso debe cobijar la totalidad del derecho
de crédito contenido en el título valor, es decir que el endoso no se puede realizar por un
porcentaje de la suma de dinero que contiene el título valor. Si se llega a efectuar un endoso
parcial, la norma señala que se tendrá por no escrito.

Requisitos y Contenido del Endoso

El primer requisito es que conste en título o en hoja adherida al mismo, también llamado
como principio de inseparabilidad.

Los otros requisitos hacen referencia al contenido del mismo, a saber:

El nombre del endosatario: Es decir, de la persona a quien se transmite el documento. Este


no es requisito esencial, ya que se permite el endoso en blanco.
La firma del endosante o de la persona que suscriba el endoso a su ruego o en su nombre:

Este es el único requisito esencial del endoso, el único cuya falta lo nulifica en forma
absoluta.

La clase de endoso: Tampoco es un requisito esencial, pues en caso de falta, se presumirá


que es endoso en propiedad.

El lugar y la fecha: Tampoco son esenciales pues si falta el lugar, se presumirá que el endoso
se hizo en el domicilio del endosante, y, si falta la fecha, se presumirá que se hizo en la fecha
en que el endosante adquirió el título.

Endoso en blanco o incompleto. Por su contenido literal, el endoso puede ser completo o
incompleto. Cuando se hayan llenado todos los requisitos mencionados en el apartado
anterior será completo, e incompleto cuando falten alguno o todos los requisitos no
esenciales. El endoso incompleto es un endoso en blanco, el tenedor puede llenar los
requisitos que falten, o transmitir el título sin llenar el endoso.

Si el endoso se hace al portador surtirá los efectos del endoso en blanco.

Clasificación de los endosos

A parte de la clasificación según su contenido literal: Completo o Incompleto, se puede


clasificar al endoso según sus efectos:

Endoso en Propiedad: El endoso en propiedad complementado con la tradición, transmite el


título en forma absoluta; el tenedor endosatario adquiere la propiedad del documento, y al
adquirir tal propiedad adquiere también la titularidad de todos los derechos inherentes al
documento.

Ejemplo: Utiliza la entrega física en la cual se puede observar las instrucciones de páguese
a la orden de x persona o institución o algo similar o al omitir.
Endoso en procuración: El endoso que contenga las cláusulas “en procuración” “al cobro” o
equivalente, no transfiere la propiedad; pero da la facultad al endosatario para presentar el
documento a la aceptación, para cobrarlo judicial o extrajudicialmente, para endosarlo en
procuración y para protestarlo en su caso.

Ejemplo:

Endoso en garantía: El endoso con las cláusulas ‘en garantía’, ‘en prenda’ u otra equivalente,
atribuye al endosatario todos los derechos y obligaciones de un acreedor prendario respecto
del título endosado y los derechos en él inherentes, comprendiendo las facultades del endoso
en procuración.

Diversas clases de endoso

Dependiendo de las facultades que se derivan del endoso, la forma de efectuarlo, la


responsabilidad de quien lo realiza, las personas destinatarias del mismo, se desprenden las
distintas clasificaciones del acto jurídico objeto de estudio, las que pasamos a estudiar. Si
consideramos el endoso desde el punto de vista de las facultades y limitaciones que se radican
en cabeza del endosatario en virtud de dicho acto jurídico, podemos decir que con el endoso
se pueden transmitir todos los derechos incorporados en el título y los que se relacionen
directamente con este, o se pueden transferir únicamente ciertos derechos. Cuando hablamos
de transmisión de todos los derechos, estamos en presencia de un endoso pleno, en el que el
endosatario puede ejercer la totalidad de los derechos que el título comporta, ejercicio que
adelanta en su propio nombre y cuyos efectos se configuran de forma directa en su
patrimonio. Pero cuando nos encontramos frente a un endoso limitado, el endosatario no
recibe la totalidad de los derechos cambiarios, sino única y exclusivamente aquellos que el
endosante determine según el tipo de endoso de que se trate. Como endoso pleno tenemos al
endoso en propiedad, mientras que como endoso tenemos al endoso en procuración y al
endoso en garantía o en prenda (artículo 656).

Endoso en propiedad Mediante el endoso en propiedad el endosante transfiere de forma


ilimitada todos los derechos consignados en el título valor, debido a que con el endoso el
endosatario se hace dueño del documento como bien mueble que es. Como lo que se
transfiere es la titularidad del instrumento, se necesita que el endosante sea capaz de realizar
la transferencia del dominio (artículo 740 Código Civil.), bien por ser el propietario del título,
o porque en virtud de la representación o el mandato el representado o el mandante hayan
conferido tal facultad al representante o mandatario.

Siendo entonces el endosatario quien con ocasión del endoso se convierte en propietario del
instrumento, el mismo está facultado para adelantar todos los actos de conservación y
disposición que a bien tenga, por lo que podrá presentar el título para su aceptación, para su
pago, podrá protestarlo cuando sea con protesto, podrá endosarlo, podrá gravarlo dándolo en
garantía etc. El endoso en propiedad no requiere fórmula alguna en su literalidad para ser
considerado como tal, basta con la sola firma del endosante (endoso en blanco), o con esta
indicando que se endosa en favor de determinada persona (endoso completo), como cuando
se impone la firma del endosante y se escribe también el nombre del endosatario. Sobre la
literalidad del endoso, y en especial sobre el endoso en propiedad, el tribunal de Bogotá
expresó: “En desarrollo del principio en mención (literalidad), ha de decirse ahora que como
a términos del artículo 656 de la ley comercial el endoso puede hacerse en propiedad, en
procuración en garantía, acerca del primero basta la sola firma más su entrega en cuyo caso,
sin ningún otro requisito adicional, se entiende que se ha transferido el documento junto con
el derecho que se incorpora y sus accesorios, mientras que, sobre los dos

Últimos únicamente ante la inserción de las respectivas limitadas algunos de los efectos
propios del endoso pleno.” cláusulas es como se entienden “Las nociones así esbozadas están
encaminadas, de una parte, a poner de presente que, tratándose de títulos se da orden para
que se cumpla la función legitimadora y de transferencia del documento basta con que dentro
del título o en hoja adherida a él inserte el endosante su firma.” “La firma así impuesta y,
desde luego, la consiguiente entrega de la totalidad del bien al endosatario, son entonces los
únicos requisitos que la ley exige para la existencia del endoso en propiedad, es decir, para
transferirlo válidamente a este con todos los derechos principales y accesorios”. 46 En
resumen, por el endoso en propiedad se hace transferencia del título valor como documento
que es, y por consiguiente de los derechos que este incorpora, revistiéndose al endosatario de
la calidad de propietario del instrumento.
Endoso en procuración Como endoso limitado que es, el endoso en procuración o al cobro
solo confiere al endosatario unas determinadas facultades, las que ejerce en representación y
a nombre del endosante. Se consolida entonces el fenómeno de la representación (artículos
832 y siguientes del C. Co), con todas las consecuencias y efectos jurídicos que de ello se
derivan, como por ejemplo el de que todos los actos celebrados y ejecutados por el
representante (endosatario en procuración) en nombre del representado (endosante),
benefician o perjudican únicamente al segundo, obviamente siempre y cuando dicho
endosatario obre dentro de las facultades que se otorgan con el endoso, pues de lo contrario
será responsable para con el tercero de buena fe exenta de culpa del cumplimiento de la
prestación a que se compromete extralimitando el poder, así como de los perjuicios que le
haya ocasionado a este o al propio representado (artículo 841). A diferencia de lo que ocurre
con el endoso en propiedad, el endoso en procuración requiere además de la firma del
endosante una cláusula que de manera inequívoca permita determinar la naturaleza del
endoso, como las sugeridas por el artículo 658, esto es, endoso en procuración, endoso al
cobro, o cualquier otra mención semejante, como por ejemplo “ faculto a Pedro para que
adelante las diligencias de cobro de la obligación contenida en este instrumento”. Este endoso
se realiza con el objeto de que el endosatario, en representación del endosante adelante ciertas
gestiones en nombre de este, gestiones entre las que se encuentran la de presentar el título
para su aceptación (si el título admite aceptación), cobrar el título judicial o
extrajudicialmente, protestarlo (si es con protesto), endosarlo en procuración. Lo que si no le
está permitido al endosatario, es transferir el dominio del título (artículo 658). Tampoco
puede el endosatario dar el título en garantía de una obligación suya o del endosante, pues si
leemos detenidamente el texto del citado artículo, se observa que las facultades allí
consignadas están exclusivamente relacionadas con el cobro de la prestación cambiaria.
Además no tendría sentido que se diera en garantía un título valor que se encuentra vencido
(presupuesto para poderlo cobrar), garantizando muy seguramente una obligación principal
que todavía no se considera exigible, configurándose así el cobro de una garantía sin que
primero se incumpliere la obligación que esta respalda. A contrario sensu del principio
general que la ley consagra en cuanto a las facultades del representante, valga decir, que se
requiere de poder especial para ejecutar ciertos actos (artículo 840), con el endoso en
procuración el endosatario puede incluso llevar a cabo aquellos actos, sin que medie poder
distinto al que se incorpora en el cuerpo del título valor en razón a esta clase de endoso.
Significa esto que el endosatario está legitimado para recibir el pago de la obligación, para
novar etc., y ello se explica porque generalmente se extiende el endoso en procuración a
personas profesionales en la cobranza de títulos valores, las que como conocedores del
negocio que son, saben con mayor precisión lo que le conviene al endosante, procurando
siempre la satisfacción de la prestación en favor de este. Si por ejemplo el endosatario intenta
el cobro del título frente al deudor, y este le dice que no tiene el dinero para pagar, pero que
podría pagarle con unas acciones que tiene en determinada sociedad, el endosatario tendría
la facultad de novar cambiando el objeto de la obligación cambiaria de esta manera, claro
está que si ello le beneficia al endosante como ya se manifestó. Una de las atribuciones en
cabeza del endosatario es la de cobrar el importe del título judicial o extrajudicialmente. En
punto del cobro judicial es conveniente tener en cuenta que para efectos de que el endosatario
presente la demanda correspondiente, no se necesita que la misma se acompañe de poder en
escrito independiente con nota de presentación personal como normalmente se debe acreditar
la personería, dado que es el propio título valor quien contiene el poder que en términos del
artículo 658 faculta al endosatario para cobrar judicial o extrajudicialmente. Pero lo que sí es
indispensable para adelantar el proceso ejecutivo es que la persona que ejercita la acción
ostente la calidad de abogado titulado (artículo 73, Código General del Proceso.), lo que
significa que si el endosatario en procuración no goza de tal calidad este no puede actuar
como representante judicial del endosante. Quizás por ello se explica que el mismo artículo
658 autorice al endosatario a endosar en procuración, ya que de esta manera se puede sustituir
el poder a quien sí es abogado y por consiguiente está revestido del ius postulandi . En lo
relativo a las excepciones que le pueden formular al endosatario en procuración que en la vía
jurisdiccional reclama el derecho cartular, es de advertir que única y exclusivamente se
pueden hacer valer aquellas excepciones personales que el demandado tenga contra el
endosante (representado), debido a que como arriba se manifestó el endosatario está actuando

en representación y a nombre del endosante, quedando excluida toda posibilidad de proponer


las excepciones que el deudor demandado tenga frente al endosatario. En otras palabras,
quien en el proceso ejecutivo ostenta la calidad de parte es el endosante y no el endosatario
en procuración, opinión esta que comparte el Tribunal de Bogotá, que expresó: “Entonces,
en virtud de la literalidad observada en el endoso, al leerse que lo es en procuración, lo que
la resta al mismo la generalidad consistente en transmitir el dominio, resulta palmario que en
esta clase de negociación, quien ostenta la calidad de parte es el endosante y de ninguna
manera el endosatario; así las cosas, por supuesto que el mandamiento de pago….”. “Son
suficientes las anteriores nociones para arribar a la palmaria conclusión de que al no ser parte
la endosataria al cobro, como con notorio yerro trata de dar a entenderlo el impugnante, en
consonancia con la demanda debidamente formulada, bien hizo el juzgador al dictar el
mandamiento de pago a favor de Aquilino Chaves Lara”. “Impónese, por tanto, para el
apelante.” 47 confirmar el auto cuestionando con la consiguiente condena en costas De otra
parte, como quiera que mediante el endoso que analizamos se confiere de manera voluntaria
la representación del endosante al endosatario, la misma es susceptible de ser revocada,
obviamente por el endosante, solo que para tal fin se hace indispensable que la revocatoria
conste en el título, pues de lo contrario el endosante deberá comunicar al deudor dicha
revocatoria. En los casos en que el cobro del instrumento se esté adelantando judicialmente,
la revocatoria se deberá hacer por escrito presentado en la Secretaría del juzgado. La
representación también termina cuando el endosante presente al juzgado un documento en el
que designe nuevo apoderado (artículo 76 Código General del Proceso). Si no se efectúa la
revocatoria de cualquiera de estas formas, el pago que el deudor haga al endosatario al cobro
será completamente válido, ya que aquel no pudo tener conocimiento de la decisión del
endosante de retirar el mandato. Es de advertir que la representación no termina con la muerte
ni con la incapacidad que le sobrevenga al endosante (artículo 658), aunque en el primero de
estos casos la ley procesal admite que el poder sea revocado por los herederos o sucesores
(inciso 3º artículo 76 Código General del Proceso). 5.1.3 Endoso en garantía o en prenda
Otro de los endosos que transfiere al endosatario facultades limitadas, es el llamado endoso
en garantía o en prenda, regulado por el artículo 659 de nuestro Ordenamiento Mercantil. A
través de este endoso el endosante constituye una garantía real de prenda sobre el título valor,
con el objeto de que este respalde una obligación diferente que dicho endosante tiene para
con el endosatario, el que en virtud del endoso se convierte en acreedor prendario en los
términos de los artículos 1200 y siguientes del Código de Comercio. Así por ejemplo, el
cliente de un banco para que este le preste cierta suma de dinero, le endosa y entrega en
garantía un CDT que el cliente tiene a su nombre en otra entidad financiera. La designación
del endoso en garantía o en prenda además de llevar la firma del endosante, necesita de alguna
cláusula que de forma precisa indique que se trata del recurso de apelación interpuesto contra
el auto de 5 de mayo del mismo año, proferido por el Juzgado 25 civil del circuito de Bogotá,
de un endoso de tal categoría, “endoso en garantía”, “endoso en prenda”, endoso en caución”,
“endoso en seguridad”, “endoso en respaldo de la obligación número tal”, o cualquier otra
fórmula de similar significación. Para que el gravamen que se consolida con ocasión de la
prenda pueda surtir efectos, es menester que este se haga con aprehensión material del
documento, lo que configura una prenda con tenencia. En el evento en que el endosante no
cumpla con su obligación de entregar el título valor, el endosatario (acreedor prendario)
podrá solicitar la entrega judicialmente (artículo 1204). Este endoso reviste al endosatario en
garantía de las mismas atribuciones con que cuenta el endosatario en procuración, lo cual
implica que está legitimado para presentar el título para su aceptación, para cobrarlo judicial
o extrajudicialmente, para levantar el protesto. Adicionalmente a los derechos que tiene como
endosatario al cobro, también cuenta con los derechos de un acreedor prendario, como por
ejemplo el de recobrar la tenencia del documento contra cualquier persona en cuyo poder se
halle (artículo 2418, Código Civil.); o el de retener el instrumento hasta tanto no se satisfaga
la obligación que se respalda, (inciso final artículo 1205); o el de solicitar al juez la venta en
pública subasta del título valor para que con el producto de la venta y hasta concurrencia de
lo que se le deba se pague la obligación principal, (artículo 1202) o incluso el derecho a que
se le adjudique la prenda (título valor) cuando en el remate no se hubiere presentado postura
admisible (artículo 2422, Código Civil.). Es de advertir que tanto el derecho de retención
aquí mencionado, como el derecho a pedir la subasta y el de que se le adjudique el
instrumento, sólo se materializan en el momento en que la obligación garantizada sea
incumplida, pues hasta tanto ello no suceda el endosatario no tiene derecho a la garantía, pues
dada su accesoria, esta depende de la suerte que corra aquella. Sobre esta doble calidad que
puede ostentar el endosatario, valga decir, la de acreedor prendario y endosatario en
procuración, el Tribunal de Bogotá expresó: “Acusó el demandante que el Juzgado no dio
cuenta que el carácter de endosatario en garantía de Alfonso Aristizábal Acosta, hacía que le
fuesen inoponibles las excepciones personales que le propusieran los demandados, a
propósito que así lo dispone expresamente el segundo inciso del artículo 659 del Código de
Comercio. De suerte que, como en este caso, los pagos que dijeron haber hecho los deudores,
no constaban en el título, la excepción de pago por ellos propuesta tendría el carácter de
“personal” y por tal, no podría prosperar”.

“Más es palmario que la disposición en comento, esto es, aquella que indica que “No podrán
oponerse al endosatario en garantía las excepciones personales que se hubieran podido
oponer a anteriores tenedores”, solo tiene eficacia en la medida en que el endosatario en
garantía actúe a nombre propio, esto es, cuando en uso de las facultades que su condición de
acreedor prendario le significan decide perseguir por sí y ante sí el pago del título, obrando
exclusivamente en su propio interés”. “En efecto: es claro que al endosatario en garantía o
en prenda, la Ley le ofrece las facultades propias devenidas de su condición de acreedor
prendario y, adicionalmente, las de un endosatario en procuración”. “Por las en tanto que
tiene un derecho de prenda sobre el título que le ha sido endosado, unos privilegios bien
particulares: sin ser el titular del derecho incorporado título, puede cobrarlo directamente a
nombre propio por virtud de la autonomía de su derecho, o retenerlo hasta cuando sobrevenga
la extinción de la obligación a que accede, etc., Por las otras puede entonces “presentar el
documento a la aceptación, (…) cobrarlo judicialmente o extrajudicialmente, (…) endosarlo
en procuración y (…) protestarlo ” y las que adicionalmente refiere el artículo 658 del Código
de Procedimiento Civil”. Primeras, goza de en el

Endoso sin responsabilidad por voluntad del endosante :En aquellos casos en los que el
endosante transfiere la propiedad del instrumento pero sin la intención de hacerse cargo de
su pago, es menester que a su firma agregue una cláusula que indique que con dicho endoso
no se obliga a satisfacer la prestación cartular, cláusulas tales como “endoso sin
responsabilidad”, “endoso sin recursos”, “endoso sin compromiso” o cualquier otra fórmula
que permita determinar la voluntad del endosante de no responder por el pago del título.

El endoso en procuración como endoso sin responsabilidad: Vimos que en el endoso en


procuración el endosatario únicamente recibe el título con el objeto de representar al
endosante en todas aquellas cuestiones relativas al cobro de la obligación cambiaria. El hecho
de que el endosatario obre como representante o mandatario, impide que este le pueda exigir
a su endosante el pago de la prestación, pues por el contrario, es el endosatario quien le debe
rendir cuentas al endosante de las gestiones adelantadas en procura de hacer efectivo el título
valor. Además de lo anterior, si el endosatario toma el lugar del endosante para reclamar el
importe del instrumento, es como si aquel fuere el mismo endosante, y no tendría sentido que
este se cobrara a sí mismo, ya que en tal evento se presentaría el fenómeno de la confusión,
esto es, ser acreedor y deudor en un mismo tiempo y bajo un mismo aspecto. De aquí se
desprende la conclusión de que el endoso en procuración comporta un endoso sin
responsabilidad.

La transferencia por recibo produce efectos de endoso sin responsabilidad Como ya sabemos
el tenedor de un título valor además de poder exigir su cumplimiento al girador, lo puede
reclamar de cualquiera de los endosantes. Cuando es el endosante quien le paga al tenedor el
importe del instrumento, es lógico que aquel solicite a este una constancia de dicho pago. De
allí que el artículo 666, determine que “Los títulos valores podrán transferirse a alguno de
los obligados, por el recibo del importe del título extendido en el mismo documento o en hoja
adherida a él. La transferencia por recibo producirá efectos de endoso sin responsabilidad.”.
La prueba entonces de que el tenedor recibió del endosante el pago del título valor, se puede
verificar mediante dos caminos. El primero con la firma del tenedor impuesta en el
documento indicando que recibió del endosante, y el segundo mediante un recibo consignado
en escrito independiente al título. En el caso en que el recibo conste en el cuerpo del
instrumento, la firma impuesta por el tenedor únicamente se limita a dar cuenta de que el
endosante le pagó la obligación, y por tanto no se le puede atribuir a quien es beneficiario del
pago la carga de hacerse responsable del cumplimiento de la prestación frente al endosante
que le pagó ni frente a posteriores tenedores, porque sencillamente la firma cumple una
función probatoria. Sin embargo es indispensable que con la firma se añada una leyenda que
acredite que quien suscribe lo hace con el objeto de acreditar el pago percibido. Por las
anteriores consideraciones se dice que la transferencia por recibo produce efectos de endoso
sin responsabilidad. Analicemos el siguiente ejemplo: Carlos gira un pagaré a la orden de
Carmen por valor de $5.000.000, con fecha de vencimiento 20 de Agosto de 2010. Carmen
lo endosa y entrega a Luis, quien a su vez lo endosa y entrega a Martha, quien finalmente lo
endosa a Mery, el día 30 de enero de 2005. El 15 de febrero de 2005, Mery necesita dinero y
acude a donde Luis (endosante), el que le dice que le paga el valor del pagaré y que ella le
entregue el título. Para demostrar que Mery en efecto recibió el pago, esta firma el
instrumento con la cláusula “recibí de Luis la suma de $5.000.000”. Por consiguiente Mery
no se hace responsable frente a Luis ni frente a los tenedores siguientes del pago del pagaré
al llegarse su vencimiento (20 de Agosto de 2010).

La transferencia por medio distinto del endoso produce efectos de endoso sin responsabilidad

Otra circunstancia de la que se predican efectos de endoso sin responsabilidad, es aquella en


la que se ha adquirido el título de forma irregular, esto es, desconociendo su ley de
circulación. Se da cuando el instrumento no se transfiere por endoso sino por mecanismos
ajenos al derecho cambiario, como por ejemplo la cesión de derechos, la adjudicación en un
remate o en trámite sucesoral. Dispone el artículo 652 que “La transferencia de un título a la
orden por medio diverso del endoso, subroga al adquirente en todos los derechos que el título
confiera; pero lo sujeta a todas las excepciones que se hubieran podido oponer al enajenante.”
Al decir este artículo que una transferencia de tal categoría subroga al adquirente en todos
los derechos que el título confiere, pero que se sujeta a las excepciones que se hubiesen
podido proponer al enajenante, está significando que la transmisión del título se tiene por
cesión de derechos, donde además de los efectos señalados en la norma se encuentra el
relativo a que quien transfiere no le responde al adquirente de la solvencia del deudor. En
otras palabras, el que transfiere un título valor sin que medie el endoso, no se compromete
por el pago de la prestación, de tal forma que el adquirente carece de acción contra aquel. Si
Romeo en lugar de endosar un cheque que tiene a su favor, lo negocia con Julieta mediante
una simple cesión de derechos, en el evento en que el cheque no resulte pagado Julieta no
podrá demandar el cumplimiento de la prestación de Romeo, ya que este en su calidad de
cedente no responde por la solvencia del deudor.

El endoso judicial produce efectos de endoso sin responsabilidad. Como vimos en el punto
anterior cuando se transfiere un título valor sin que para ello haya intervenido el endoso, los
efectos que se originan no son efectos cambiarios sino efectos de cesión. Para que el título
recobre su naturaleza cambiaria, la ley brinda la posibilidad de acudir al juez en vía de
jurisdicción voluntaria para que sea él quien haga constar la transferencia en el título o en
hoja adherida a él (artículo 653). La intervención del juez constituye únicamente una
formalidad que le devuelve al título las características perdidas en la transferencia anómala,
y de allí que el citado artículo determine que la constancia del juez hace las veces de endoso.
De tal suerte que el juez no se compromete con el pago de la prestación.
El endoso posterior al vencimiento como endoso sin responsabilidad : Otro endoso en el que
el endosante no se hace responsable del pago del título, es el endoso posterior al vencimiento,
O también llamado endoso póstumo o impropio. Podemos decir que la posibilidad de
negociar cambiariamente el instrumento tiene vigencia hasta el día que se hace exigible la
obligación cartular, pues de ahí en adelante el endoso que se haga produce efectos de cesión
(inciso final artículo 660).

Endoso legal y endoso entre bancos: Nuestro Ordenamiento Mercantil consagra en materia
bancaria dos casos especiales de transferencia de títulos valores. El primero lo regula el
artículo 664, el que faculta a los bancos que reciben títulos para abono en cuenta de sus
clientes, para cobrar dichos títulos sin que medie endoso. Como la posibilidad de exigir el
cumplimiento de la prestación contenida en el instrumento deviene de la ley y no del tenedor
que deposita el título en su cuenta corriente, decimos que se trata de un endoso legal. El banco
en ejercicio de su gestión de cobro debe anotar en el título que actúa en tal calidad, además
de firmar en el cuerpo del documento o en hoja adherida el recibo del pago correspondiente.
Al igual que en la transferencia por recibo del artículo 666, la firma del banco únicamente
cumple una función probatoria, pero en ningún caso compromete su responsabilidad en el
pago. Constituye pues una especie de endoso en procuración, con la diferencia de que el
banco no cuenta con facultades tan amplias como las que señala el artículo 658, ya que
únicamente está legitimado para cobrar, mas no así para transigir, conciliar, novar etc. El
segundo caso es el llamado endoso entre bancos, que si bien no tiene una relación directa con
el aspecto de la responsabilidad del endosante que analizamos en la presente clasificación,
por razones pedagógicas es conveniente tratarlo en este momento. El artículo 665 autoriza
que los endosos entre bancos se hagan con el solo sello del endosante. Esto se explica por el
gran volumen de títulos que diariamente manejan las entidades financieras, y no habría
cuándo los representantes legales de estas o las personas encargadas suscribieran cada uno
de los títulos valores que se fueran a endosar. La norma no es más que un desarrollo del
artículo 621, que permite sustituir la firma por un signo o contraseña mecánicamente
impuesto, (como un sello).

Endoso completo y endoso incompleto Desde el punto de vista de la forma en que se extiende
el endoso, este se clasifica en endoso completo y en endoso incompleto.
El endoso completo es aquel en el que además de registrarse la firma del endosante en el
documento, se indica quien es el beneficiario del endoso, quien es el endosatario.

El endoso incompleto es aquel que solo comporta la firma del endosante, pretermitiendo el
nombre del endosatario. Este es el que se conoce como endoso en blanco, regulado por el
artículo 654. Endoso completo Como dijimos es el que se caracteriza por llevar la firma del
endosante junto con la mención del nombre del endosatario. Este tipo de endoso permite
verificar de forma precisa la cadena de los endosos, toda vez que quien adquiere el título
estando su nombre plasmado en la

Transferencia es el que debe endosar para que de esta manera no se afecte la ley de
circulación (inciso segundo artículo 654). Si Jairo endosa a José una letra mediante la
cláusula “en mi calidad de legítimo tenedor endoso a José esta letra”, para que el título pueda
circular cambiariamente se necesita indefectiblemente del endoso de José. De tal forma que
cuando el obligado pague pueda determinar que en efecto la firma de José consta en el
instrumento, pues de lo contrario estará interrumpida la cadena de endosos y el deudor no
estará legitimado para pagar (artículo 662). Si no se indica el nombre del endosatario es muy
difícil establecer a quien paga que las firmas consignadas en el documento en realidad
corresponden a las personas que lo endosaron.

Endoso incompleto o en blanco

En el endoso en blanco el endosante se limita únicamente a consignar su firma, obviando el


nombre del endosatario. Para poder hacer efectivo un título de esta naturaleza, se hace
indispensable que el tenedor complete el endoso con su nombre o el de un tercero, al
momento de exigir al deudor el cumplimiento de la prestación (inciso primero artículo 654).
Esta clase de endoso presenta unos efectos muy particulares en la circulación del título valor.
El artículo 654 mencionado dispone que el tenedor tiene que llenar el endoso en blanco con
su nombre o el de un tercero para poder reclamar el derecho, obviamente que cuando el título
se encuentre vencido. Pero si el tenedor puede completar el endoso una vez exigible la
obligación, es lógico que también lo pueda hacer con anterioridad al vencimiento. Por
consiguiente, si coloca su nombre y posteriormente endosa el título, se vincula
cambiariamente con los siguientes tenedores. Si previo el vencimiento no completa el endoso
con su nombre sino con el de un tercero, y entrega a este el instrumento, transfiere el título
desvinculándose así cambiariamente, pues de la literalidad del documento no se desprende
noticia alguna de que aquel endosatario en blanco intervino en la circulación. Pero la
consecuencia más relevante que se genera en endosado en blanco, consiste en que este puede
transferirse documento. De tal suerte que pueden participar muchas más adelante sea posible
determinar tal circunstancia. La negociación de un título valor mediante la simple entrega de
las personas en la negociación, sin que Surge entonces la pregunta; ¿El endoso en blanco
convierte al título a la orden en título al portador? La respuesta que se impone es negativa,
dado que la legitimación por activa en cada una de tales categorías de títulos valores se
cumple de manera diferente. En el título al portador está legitimado para reclamar el derecho
quien lo tiene físicamente, y es claro que en un título a la orden endosado en blanco no se
cumple tal circunstancia, pues la misma ley ordena que para poderse exigir el derecho se
necesita que antes el tenedor complete el endoso con su nombre o el de un tercero, lo que
parece excluye toda asimilación o conversión en título al portador. El endoso en blanco
degenera en dos situaciones que permiten excepcionar, del demandante y la inexistencia de
la cadena de endosos. la ilegitimidad a. Ilegitimidad del demandante Si bien la Ley faculta
los endosos en blanco, artículo 654 del Código de Comercio, también exige que el tenedor
deberá llenar el endoso en blanco con su nombre o el de un tercero, antes de presentar el
título para el ejercicio del derecho que en él se incorpora, pues de otra manera no se podrá
determinar quién es el último y legitimo tenedor del título. b. Inexistencia de la cadena de
endosos Conforme al artículo 661, para que el tenedor de un título a la orden pueda
legitimarse, la cadena de endosos deberá ser ininterrumpida. El obligado no podrá exigir que
se le compruebe la autenticidad de los endosos; pero deberá identificar al último tenedor y
verificar la cadena de endosos (artículo 662).

PRESENTACIÒN PARA EL PAGO

título valor como documento posibilita la exigencia del derecho que incorpora, así como la
vinculación cambiaria de quienes suscriben el instrumento. Para exigir el derecho que el
título reúne es necesaria su exhibición (artículo 624) y para poder hablar de obligados
cambiarios es necesario que estos suscriban el documento y lo entreguen con la intención de
negociarlo conforme a su ley de circulación (artículo 625). Para que los pagos parciales
puedan ser oponibles, se requiere que los mismos se hagan constar en el cuerpo del
documento (artículo 624) y para que un título a la orden pueda ser transferido, se requiere de
su endoso y entrega (artículo 651). Lo anterior significa que sin título no resulta la de
cambiarios ni, consiguiente, de naturaleza. tal situación, el mercantil de salvaguardar de
quien reclamar cuando el que la se ha hurtado, o se encuentra en manos de quien no está
jurídicamente facultado para poseerlo. Esto es lo que se conoce como reposición,
cancelación, reivindicación de los títulos valores,

CANCELACIÒN

La cancelación consiste en dejar sin valor jurídico al título valor, en razón a que este ha sido
extraviado, perdido, deteriorado o hurtado, e impide que los derechos incorporados en el
título cancelado puedan ejecutarse. La cancelación, por lo general, trae como consecuencia
la reposición del título que queda sin vida jurídica. Antes de la entrada en vigencia del artículo
398 del Código General del Proceso, la cancelación y reposición de un título valor debía
realizarse exclusivamente ante un juez civil. Sin embargo, con la entrada en vigor de la norma
en mención y la derogatoria de normas del Código de Procedimiento civil, y la respectiva
subrogatoria de los artículos 802 a 821 del Código de Comercio se establece un
procedimiento para estos fines, que sin constituirse como un requisito de procedibilidad de
la acción, permite la cancelación y la reposición de un título valor a través de la solicitud ante
el mismo emisor, aceptante o girador.

REPOSICIÒN

Reposición La reposición consiste en la sustitución del título valor que inicialmente dio
nacimiento a la relación cambiaria, por uno nuevo que entra a reemplazarlo; ya sea porque
aquel se ha tenido que cancelar debido a que se ha extraviado, perdido o ha sido hurtado, o
porque se ha destruido total o parcialmente. El legislador se equivocó al expresar en el inciso
1 del artículo 398 la expresión “destrucción total” pues esta equivale a no existir el título, es
por ello que preferimos hablar de destrucción parcial y deterioro.

REIVINDICACIÓN

El artículo 946 del Código Civil, aplicable en materia de títulos valores “La reivindicación o
acción de dominio es la que tiene el dueño de una cosa singular, de que no está en posesión,
para que el poseedor de ella sea condenado a restituirla”. Ahora bien, al referirnos al título
valor como bien mueble, dijimos que el titular del instrumento, además de tener una relación
jurídica con los obligados cambiarios ostenta un vínculo material con el documento, conocido
como derecho real de dominio, el cual se manifiesta en el sentido de que quien es el dueño
del documento pueda reclamarlo y perseguir su tenencia física de manos de quien lo posea,
sin que este último se pueda negar a devolver el título a quien en realidad es su propietario.
De allí que el legislador se ocupó en reglamentar el trámite a seguir cuando quiera que el
título por determinadas circunstancias no se encuentra en poder de su dueño. Esto es lo que
se conoce como el proceso de reivindicación, regulado actualmente por el artículo 398 del
Código General del Proceso. De acuerdo con lo anterior, podemos afirmar que la acción de
reivindicación es un mecanismo mediante el cual una persona reclama de otra la restitución
de un título valor que le pertenece, y que por motivos de extravío, robo o cualquier otro medio
de apropiación ilícita ha dejado de poseer materialmente.

PROCEDIMIENTO DE CANCELACIÓN Y REPOSICIÓN DE UN TÍTULO VALOR

- Legitimación para adelantar el trámite - partes del procedimiento De acuerdo con el


Código General del Proceso, artículo 398, la persona que ha sufrido el extravío,
pérdida, hurto, deterioro o la destrucción total o parcial de un título valor que se
presume legítimo, podrá solicitar la cancelación y, en su caso, la reposición,
comunicando a la entidad o persona emisora, aceptante o girador la perdida, hurto
deterioro o destrucción.
- Trámite de la solicitud de cancelación y reposición La persona quien sufrió la pérdida,
hurto, extravío, deterioro o destrucción del título deberá presentar la comunicación
del suceso por escrito, acompañado de constancias y pruebas pertinentes, tales como
la presentación de la denuncia penal en el caso del hurto o perdida, informes
testimoniales de los bomberos que extinguieron el fuego en el lugar donde se
encontraba el título valor que se destruyó a causa de la llamas o llevar el título que
muestra signos de deterioro, entre otras que se presenten en el caso particular. En caso
de deterioro o destrucción parcial, deberá devolverlo al principal obligado. El
interesado deberá publicar un aviso informando sobre el extravío, hurto o destrucción
total o parcial, además, sobre la petición de cancelación y reposición del título en un
diario de circulación nacional. En la publicación debe incluirse los datos necesarios
para la plena identificación del título, incluyendo el nombre del emisor, aceptante o
girador y la dirección donde este recibirá notificación. Una vez transcurridos diez días
desde la fecha de publicación del aviso, si no se presenta oposición de terceros
comunicada por escrito ante la entidad o persona emisora, aceptante o giradora, esta
podrá tener por cancelado el título y, si es del caso, pagarlo o reponer el documento.
- Cualquier reclamación de terceros vencido el termino de los diez días, deberá dirigirse
directamente ante la persona que obtuvo la cancelación, reposición o pago. Si se
presenta oposición de terceros o si el emisor aceptante o girador del título se niega a
cancelarlo o a reponerlo por cualquier causa, el interesado deberá presentar la
demanda ante el juez competente. Este procedimiento en ningún caso es previsto
como presupuesto de procedibilidad, así que si el interesado no desea presentar la
solicitud ante el propio emisor, girador o aceptante podrá presentar demanda
directamente ante juez.
- Respecto a la publicación en un periódico de difusión nacional, creemos que no
debiera ser aplicado en la reposición del título ya que en el caso de un título
deteriorado se presume legítimo beneficiario quien lo posee.

DEMANDA DE REPOSICIÓN, CANCELACIÓN Y REIVINDICACIÓN


El proceso de reposición, cancelación y reivindicación se encuentra establecido en el artículo
398 del Código General del Proceso y de acuerdo con el título II, donde se ubica esta
disposición, el aludido se tramita mediante un proceso verbal sumario.

- Juez competente El juez competente es de acuerdo con el artículo 20 numeral 11 del


Código General del Proceso es el juez civil de circuito, se tramita bajo las reglas del
proceso verbal sumario (artículo 390 núm. 6) y por regla general en el lugar de
domicilio del demando o el lugar donde se deba cumplir la obligación.

- El juez competente es de acuerdo con el artículo 20 numeral 11 del Código General


del Proceso es el juez civil de circuito, se tramita bajo las reglas del proceso verbal
sumario (artículo 390 núm. 6) y por regla general en el lugar de domicilio del
demando o el lugar donde se deba cumplir la obligación.

- Legitimación demanda de cancelación y reposición – partes del proceso El legitimado


para adelantar la acción cambiaria de reposición y cancelación es el tenedor legitimo
del título valor quien posee el título deteriorado o destruido parcialmente y, en el
mismo sentido, aquel tenedor legítimo que en sus manos lo haya perdido, extraviado
o sufrido el hurto de tal, según el caso.

- La acción se dirige contra el obligado cambiario que dio nacimiento al título valor
(girador, otorgante, librador y sus avalistas), habida cuenta que solo este puede dotar
de existencia jurídica al nuevo título, pues ninguno de los demás suscriptores goza de
facultades para hacerlo, sencillamente porque no participaron como creadores del
primer documento, y como el título sustituto debe contener las mismas características
y condiciones de aquel, aquellos no pueden vincularse en calidades distintas a las que
tenían de manera originaria. Si se presentaban noticias de endosos del título valor,
siendo posible identificar al sujeto suscriptor y determinar su calidad, se pueden hacer
parte del proceso para la reconstrucción completa del título valor junto con su cadena
de endosos, sin embargo, no se tienen como indispensables al no encontrar norma
imperativa que los vincule, lo cual resulta dificultoso una vez recuperado el título
valor para ejercer la acción cambiaria de regreso.

- El Código General del Proceso, artículo 398, señala que la demanda de reposición
cancelación y reivindicación deberá contener los datos necesarios para la plena
identificación del documento. En las demandas de cancelación y reposición, el título
deberá acompañarse de un extracto de la demanda que mencione la identificación del
documento y señale el nombre de las partes. El auto admisorio deberá ordenar la
publicación del extracto de la demanda junto con la identificación del juzgado de
conocimiento en un diario de circulación nacional. Una vez transcurridos diez (10)
días desde la fecha de la publicación y vencido el traslado al demandado, si no se
prestare oposición. Si el juez no decreta pruebas de oficio, procederá a dictar
sentencia declarando la cancelación y reposición de título.

- A petición del interesado, previa garantía, el juez podrá ordenar que se suspendan las
obligaciones derivadas del título, así como también podrá restringir y exigir los
requisitos que señale, tal es el caso del título que vence durante el trámite de la
demanda pues lo que legitima al demandante para ejercer la acción cambiaria es la
sentencia pues el nuevo título vencerá treinta días después del vencimiento del título
cancelado y el juez conminara a las partes, si se niegan, él mismo los suscribirá a
nombre de los obligados.

- El demandante solo podrá ejercitar aquellos derechos que están permitidos durante el
procedimiento de cancelación y reposición, según sea el caso. Si él o los demandados
niegan haber firmado el título o se formulare oposición oportuna y se lograre probar
que si lo habían suscrito, o se acrediten los hechos en los que se funda la petición del
interesado, previa garantía, el juez podrá ordenar que se suspendan las obligaciones
derivadas del título, así como también podrá restringir y exigir los requisitos que
señale, tal es el caso del título que vence durante el trámite de la demanda pues lo que
legitima al demandante para ejercer la acción cambiaria es la sentencia pues el nuevo
título vencerá treinta días después del vencimiento del título cancelado y el juez
conminara a las partes, si se niegan, él mismo los suscribirá a nombre de los
obligados. El demandante solo podrá ejercitar aquellos derechos que están permitidos
durante el procedimiento de cancelación y reposición, según sea el caso.

- Si él o los demandados niegan haber firmado el título o se formulare oposición


oportuna y se lograre probar que, si lo habían suscrito, o se acrediten los hechos en
los que se funda la demanda, el juez decretará de inmediato la cancelación o
reposición del título.

Decretada la cancelación del título, el juzgado requerirá al demandado para que suscriba uno
nuevo y si se negare, el juez lo firmará.

Los títulos al portador no podrán ser cancelados.

- Tanto el procedimiento de cancelación como el de reposición, señala la ley, que


interrumpe la prescripción y suspende los términos de caducidad.
- El tenedor de un título valor cancelado, que no se opuso, conservará sus derechos
contra quien lo obtuvo cancelación y el cobro del título.

DEMANDA DE REIVINDICACIÓN

Se esperaría que, con el nuevo Código General del Proceso, procesos como el de reposición,
cancelación y reivindicación (ya que los contempla en un único artículo. Artículo 398). Sin
embargo, y sin ánimo de desmeritar el trámite fijado para la reposición y cancelación, y la
demanda en estos mismos casos, no ocurre lo mismo con la demanda de reivindicación. Tras
una lectura cuidadosa y análisis de la norma en cuestión (artículo 398, Código General del
Proceso) encontramos que en casi en nada, este artículo se refiere a la reivindicación. El único
requisito expreso para las demandas de reivindicación es el siguiente: “ La demanda sobre
reposición, cancelación o reivindicación de títulos valores deberá contener los datos
necesarios para la completa identificación del documento.”
El único facultado para ejercer la acción de reivindicación, es el titular del derecho de
dominio sobre el título valor, pues así se desprende de la redacción del ya mencionado
artículo 946 del Código Civil, el que en lo pertinente determina: “La reivindicación o acción
de dominio es la que tiene el dueño de una cosa singular (...)”. En consecuencia, ni el
endosatario en procuración, ni el endosatario en garantía, ni en general cualquier otra persona
distinta al dueño del título podrá demandar su reivindicación.
La reivindicación se dirige contra el primer adquirente del tenedor posterior a aquel que no
sea de buena fe exenta de culpa.

La demanda de reivindicación instrumento y contra cualquier La demanda de reivindicación


debe cumplir con los mismos requisitos (artículo 82, Código General del Proceso), además
de los datos que título valor cuya restitución se persigue (artículo 398, ibidem ). de toda
demanda permitan identificar al En los hechos se deberán indicar las circunstancias que dan
origen a la reivindicación, por ejemplo, que el título se perdió y que el demandante tiene
conocimiento de que está en poder de determinada persona, o que le fue sustraído de manera
indebida, y que al tiempo de la demanda se tiene certeza de que el instrumento se encuentra
en posesión de un sujeto específico. Son pues dos elementos que se hace necesario detallar
en los hechos de la demanda, esto es, los motivos que impulsan a la reivindicación y la
seguridad de que el título está en poder de alguien determinado. Si no se cumple con los
mencionados elementos no resulta viable que prospere la acción en comento.

Como pretensiones, podrán formularse según el caso, las siguientes:

- Que el juez ordene a quien tiene físicamente el título valor que lo restituya al
demandante, por ser este su dueño.
- Que el juez además de ordenar la reivindicación del título establezca un plazo
determinado para que se cumpla con tal obligación, o que señale fecha y hora para la
diligencia de entrega.
- Que el juez ordene el secuestro del título valor, pues de lo contrario la reivindicación
no puede surtir sus efectos.
- En varias ocasiones es aconsejable acompañar a la demanda copia del denuncio penal
correspondiente.
-
Letras de cambio: la prescripción de la acción cambiaria directa es tres años a partir del día
del vencimiento.
Pagaré: Artículo 789 del código del comercio, la prescripción de la acción cambiaria directa
es tres años a partir del día del vencimiento.
Cheque: Articulo 730 del código del comercio las acciones cambiarias derivadas del cheque
prescriben: las del último tenedor, en seis meses, contados desde la presentación; las de los
endosantes y avalistas, en el mismo término, contado desde el día siguiente a aquel en que
paguen el cheque.
Factura cambiaria de venta: Articulo 779 del código del comercio se aplicarán a las facturas
de que trata la presente ley, en lo pertinente, las normas relativas a la letra de cambio, la
prescripción es de tres (3) años.
Letra de cambio: Articulo 781 del código del comercio se ejerce acción cambiaria en contra
del aceptante de una orden, es decir el principal obligado o sus avalistas y la acción de regreso
cuando se ejerce la acción cambiaria en contra de cualquier otro obligado.
Facturas
Pagaré Cheque Bono
Letras de cambio Cambiarias

C.C 691 a 708 C.C 709 a 711 C.C 712 a 751 C.C 752 a 766 C. C 772 a 793
Régimen legal
La letra de cambio es un El pagaré es un título
Es una orden de Es un título valor de Es un título valor que
documento mercantil valor en el que el
pago pura y simple, contenido crediticio, el vendedor o
negociable que contiene emisor se
librada contra un en la medida que prestador del servicio
una orden incondicional compromete a pagar
banco en el cual el es representativo de podrá librar y entregar
de pago dada por una una suma económica
librador tiene fondos una obligación o remitir al comprador
Concepto
persona llamada girado a un beneficiariodepositados a su consistente en pagar o beneficiario del
para que pague a un antes de una fecha
orden en cuenta cierta suma de dinero servicio.
tercero llamado determinada. corriente bancaria o a cargo del eminente,
beneficiario. autorización para en ese evento una
girar en descubierto. sociedad.
Individual Individual Individual Individual Individual
Privado Privado Privado Privado Privado
Abstracto Abstracto Abstracto Abstracto Abstracto
Clasificación Representativos de Representativos de Representativos de Representativos de Representativos de
dinero dinero dinero dinero dinero
A la orden A la orden A la orden o al A la orden o al Nominativo
portador portador endosante
Librador Librador Librador / Cuenta Emisor Vendedor- librador
Girado Beneficiario o correntista Banco Tenedor y Comprador -
Sujetos esenciales Tenedor o beneficiario Tenedor Girado / Girado Representante de los Beneficiario
Beneficiario o tenedores de bonos
Tenedor
Sujetos Avalistas Avalistas Avalistas Avalistas Avalistas
eventuales Endosantes Endosantes Endosantes Endosantes Endosantes
Facilitar las Documentar Facilitar la Constituyen un medio Documentar las
transacciones obligaciones circulación de de financiación para compraventas Dotar
económicas y la personales. Facilitar
bienes y del crédito. aquellas entidades o de ejecutividad a los
circulación del crédito, la circulación del
Creación del dinero personas jurídicas que contratos de compra
Función
sin necesidad de contar crédito. bancario requieran recursos. venta. Facilitar el
económica
con dinero en efectivo. Titulo obligatorio acceso al crédito de
para determinadas las pymes.
transacciones
económicas.
Valor al cobro En procuración Cheque imputado No aceptable
Valor en garantía Valor en prenda Cheque certificado Valor al cobro
Clausulas

Mediante endoso Mediante endoso Mediante endoso Mediante endoso Mediante endoso
Mediante transacción Mediante Mediante Mediante transacción completo solo
Circulación Mediante cesión transacción transacción Mediante cesión después de aceptada.
ordinaria Mediante cesión Mediante cesión ordinaria
ordinaria ordinaria
La señora María Martínez le presta al señor Andrés Vargas el valor de 1 millón de pesos el día 28
de Mayo de 2019, el cual pagara en una única cuota más los intereses al 2,5% mensual el día 20 de
Agosto de 2019.

El señor Carlos Arias entrega un cheque firmado por el valor de $4.195,8790.40, a favor del señor
Luis B Saavedra, identificado con C.C 36.287.464 el día 20 de mayo de 2019.
El señor Juan Angarita identificado con CC. 22.425.612 de Facatativá, representante legal de JL
ASOCIADOS, solicita un préstamo de $2.000.000 al banco de ahorro el día 20 de mayo de 2019
el cual es autorizado a una tase de interés de 1,2% con un plazo de 36 meses. El préstamo es
autorizado por lo cual se firma un pagare.
La empresa CALDERAS TERMOPACK INNOVAND7O CON TODA LA ENERGIA SAS
realiza una venta a nombre COLIBRI FLOWERS nit 800021599-1 el 28 de mayo del 2019 con
pago de contado descripción del producto soporte técnico mantenimiento caldera empaque
tampones y vidrio nivel con la factura N° 175 Por valor de 1.800.000 sin IVA.
BIBLIOGRAFÌA

(COLOMBIA, s.f.)

colombia, s. f. (s.f.). sfc. (d. y. 1999, productor) recuperado el 18 de 05 de 2019, de


superintendencia financiera de colombia: https://www.superfinanciera.gov.co

recuperado de: https://www.gerencie.com/alcance-probatorio-de-las-certificaciones-expedidas-por-el-


contador-publico.html

recuperado de: https://www.gerencie.com/endoso.html

peña, l. (2016) .de los títulos valores (10. ed.). bogotá: ecoe ediciones