Sei sulla pagina 1di 13

DEVOLUCION DE PAGOS REALIZADOS CON BASE

DE CALCULO EN EL I.N.P.C.
RAZONES DE SU INCONSTITUCIONALIDAD.

Lic. Gustavo Sánchez Soto.

1 .- REFLEXIONES PRELIMINARES.

El Indice Nacional de Precios al Consumidor ( INPC ) es contrario a la Constitución


Política de los Estados Unidos Mexicanos ( CPEUM ), ésta es la afirmación que se comprobará
innegablemente mediante el desarrollo del presente artículo y que dará pauta para que el lector
pueda esgrimir un esquema de defensa eficaz y procedente en su contra que redundará en la
devolución de los pagos que calculados con fundamento en el factor económico de referencia se
hayan efectuado. Como toda afirmación de la naturaleza que en este acto se efectúa, existe un
soporte jurídico para concluir en el sentido que se realiza, de cuya observancia estricta dependerá
el éxito del medio de defensa que se instrumenta.

2.- ORGANO COMPETENTE PARA CONOCER DE LA SOLICITUD


DE DEVOLUCIÓN.

En este sentido, lo primero que debe de aclararse es que en nuestro sistema


jurídico para efectos de que se realicen declaraciones de inconstitucionalidad, no existe lo que se
conoce como jurisdicción concurrente, es decir, sólo determinados órganos jurisdiccionales se
encuentran facultados para realizar tales pronunciamientos. A mayor abundamiento, se hace
necesario indicar que de conformidad con lo regulado por los artículos 103, 104 fracción V, 105
fracciones I y II y 107 fracciones VII, VIII y IX de la CPEUM es facultad exclusiva del Poder Judicial
Federación conocer de la constitucionalidad o inconstitucionalidad de determinado acto o
institución jurídica o interpretar los preceptos que integran la Constitución General de la República,
potestad que ejerce a través de la Suprema Corte de Justicia de la Nación funcionando en Pleno o
en Salas, Tribunales Colegiados de Circuito y Juzgados de Distrito. Estos órganos de impartición
de justicia son los únicos legitimados legalmente para realizar un pronunciamiento de
constitucionalidad y, como claramente se advierte, el Tribunal Federal de Justicia Fiscal y
Administrativa se encuentra impedido de ello, es decir, el Tribunal Fiscal solo pude pronunciarse
respecto a la legalidad o ilegalidad de determinada situación jurídica controvertida que se someta a
su consideración más no en relación a sí viola la Carta Magna o no. En este orden de ideas, se
hace necesario transcribir la siguiente jurisprudencia que claramente sustenta lo que aquí afirmo :

Novena Epoca
Instancia: SEGUNDO TRIBUNAL COLEGIADO DEL OCTAVO CIRCUITO.
Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta
Tomo: X, Julio de 1999
Tesis: VIII.2o. J/29
Página: 810

TRIBUNAL FISCAL DE LA FEDERACIÓN. CASOS EN QUE POR EXCEPCIÓN PUEDE


CONOCER DE LA CONSTITUCIONALIDAD DE LEYES O ACTOS ADMINISTRATIVOS.
Conforme al sistema de competencias que establece la Constitución Política de los Estados
Unidos Mexicanos, en sus artículos 103, 104, fracción V, 105, fracciones I y II, y 107,
fracciones VII, VIII y IX, es facultad reservada al Poder Judicial de la Federación, el análisis
de la constitucionalidad o no de las disposiciones legales, así como hacer la interpretación
directa de los preceptos constitucionales, lo que excluye a otros órganos jurisdiccionales
de esa competencia, dentro de los que se encuentra el Tribunal Fiscal de la Federación, ya
que éste sólo puede llegar a la conclusión de que determinado acto administrativo o fiscal es
inconstitucional en los casos de excepción siguientes: a) que la interpretación constitucional de los
preceptos impugnados haya sido establecida previamente por los tribunales de amparo en tesis
jurisprudencial, en cuyo caso, conforme a lo dispuesto en los artículos 192 y 193 de la Ley de
Amparo, el Tribunal Fiscal está obligado a acatarla, pero tal cumplimiento no implica en modo
alguno interpretación constitucional, ya que únicamente se trata de la aplicación de la
jurisprudencia, pues no está determinando motu proprio el alcance del precepto legal que se tilda
como contraventor de la Carta Magna, sino que únicamente cumple con la obligación de acatar la
jurisprudencia, lo que deriva en un aspecto de legalidad; lo anterior, siempre y cuando el criterio de
la jurisprudencia sea aplicable exactamente al caso de que se trata, sin requerir de mayor estudio o
de la expresión de diversos argumentos que los contenidos en la tesis relativa, pues, en tal caso,
ya se está frente al análisis constitucional de la ley o artículo, impugnados; y, b) cuando el análisis
constitucional sea en relación a lo dispuesto por los artículos 14 y 16 constitucionales, pero
únicamente refiriéndose a las violaciones procedimentales o formales, pues tal aspecto está
permitido por el artículo 238, fracciones II y III, del Código Fiscal de la Federación, como una
facultad ordinaria conferida al Tribunal Fiscal de la Federación con el propósito fundamental de
controlar la legalidad de los actos administrativos.

SEGUNDO TRIBUNAL COLEGIADO DEL OCTAVO CIRCUITO.

Revisión fiscal 467/98. Administrador Local Jurídico de Ingresos de Torreón, en representación del
Secretario de Hacienda y Crédito Público, del Presidente del Servicio de Administración Tributaria y
de las autoridades demandadas. 11 de febrero de 1999. Unanimidad de votos. Ponente: Elías H.
Banda Aguilar. Secretario: Rodolfo Castro León.

Revisión fiscal 791/98. Administrador Local Jurídico de Ingresos de Torreón, en representación del
Secretario de Hacienda y Crédito Público, del Presidente del Servicio de Administración Tributaria y
de la autoridad demandada. 11 de febrero de 1999. Unanimidad de votos. Ponente: Elías H. Banda
Aguilar. Secretario: Rodolfo Castro León.

Revisión fiscal 952/98. Administrador Local Jurídico de Ingresos de Torreón, en representación del
Secretario de Hacienda y Crédito Público, del Presidente del Servicio de Administración Tributaria y
de las autoridades demandadas. 25 de marzo de 1999. Unanimidad de votos. Ponente: Jesús R.
Sandoval Pinzón. Secretario: Alberto Caldera Macías.

Revisión fiscal 794/98. Administrador Local Jurídico de Ingresos de Torreón, en representación del
Secretario de Hacienda y Crédito Público, del Presidente del Servicio de Administración Tributaria y
de las autoridades demandadas. 15 de abril de 1999. Unanimidad de votos. Ponente: Elías Álvares
Torres. Secretario: Antonio López Padilla.

Revisión fiscal 838/98. Administrador Local Jurídico de Ingresos de Torreón, en representación del
Secretario de Hacienda y Crédito Público, del Presidente del Servicio de Administración Tributaria y
de las autoridades demandadas. 15 de abril de 1999. Unanimidad de votos. Ponente: Jesús R.
Sandoval Pinzón. Secretario: Alberto Caldera Macías.

2
Véase: Apéndice al Semanario Judicial de la Federación, 1917-1995, Tomo III, Materia
Administrativa, página 757, tesis 968, de rubro: "TRIBUNAL FISCAL DE LA FEDERACIÓN.
CUÁNDO PUEDE CONOCER DE LA INCONSTITUCIONALIDAD DE UN ACTO
ADMINISTRATIVO.".

( el énfasis es nuestro )

Consecuentemente, es claro que el Tribunal Fiscal sólo realiza pronunciamientos


de legalidad o ilegalidad, es decir, es un órgano de control de legalidad en exclusiva, potestad que
ejerce a través del dictado de una sentencia que anula o confirma el acto de autoridad que se
recurre.

Adicionalmente a lo antes planteado, nos encontramos con la problemática


consistente en que la única forma de acceder a la protección de la justicia federal y por ende, a la
obtención de una sentencia que declare inconstitucional determinada institución jurídica es a través
de la promoción de un juicio de amparo, proceso que se ve sometido a la observancia de ciertos
principios que lo regulan, entre ellos al de relatividad de sus sentencias. Este lineamiento establece
que las sentencias de amparo tienen efectos individuales y no generales, es decir, que sus efectos
y alcances únicamente protegen al promovente del juicio de garantías – entiéndase técnicamente
quejoso – y no a todas las personas que se encuentran en el mismo supuesto. Esto ha traído como
consecuencia que la demanda de garantías constituya una instancia sumamente elitista, toda vez
que solo puede acceder a ella aquel que posee un mínimo de capacidad económica e intelectual.
En este marco de referencia, superficialmente podríamos considerar que acceder a la aplicación y
consecuentes beneficios que se desprenden de las tesis jurisprudenciales que han declarado
inconstitucional al INPC es una tarea prácticamente imposible, toda vez que sí el contribuyente de
que se trata no interpuso el juicio constitucional, se verá impedido de hacerse asequibles los
beneficios que se desprenden de la sentencia definitiva que decidió el mismo. Esto no es correcto.
Efectivamente, el principio de relatividad de sentencias antes referido, impide que una sentencia de
amparo tenga efectos generales, sin embargo, también es un hecho que la autoridad jurisdiccional,
con fundamento en el artículo 192 de la Ley de Amparo, se ve obligada a observar y cumplir los
extremos de la tesis jurisprudencial. Al respecto no existe ninguna duda toda vez que el dispositivo
jurídico en cuestión literalmente en su parte conducente indica :

“ ARTICULO 192.- La jurisprudencia que establezca la Suprema Corte de Justicia, funcionando en


Pleno o en Salas, es obligatoria para éstas en tratándose de la que decrete el Pleno, y además
para los Tribunales Unitarios y Colegiados de Circuito, los juzgados de Distrito, los tribunales
militares y judiciales del orden común de los Estados y del Distrito Federal, y tribunales
administrativos y del trabajo, locales o federales.... “

En consecuencia, del análisis del artículo en cita, expresamente se advierte que


dentro de los órganos de impartición de justicia que se mencionan como obligados a observar a la
jurisprudencia se encuentran los Tribunales Administrativos, mismos que indubitablente
comprenden al Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa, es decir, no queda ninguna
duda de que el Tribunal Fiscal debe observar y aplicar la tesis de jurisprudencia que resulte idónea
para dilucidar el asunto que se somete a su consideración. Complementariamente, a efecto de
arrojar mayor luz a lo aquí sostenido, cito el siguiente precedente que confirma la aseveración que
aquí realizo :

3
Novena Epoca
Instancia: PRIMER TRIBUNAL COLEGIADO DEL DECIMO CUARTO CIRCUITO.
Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta
Tomo: IX, Marzo de 1999
Tesis: XIV.1o.9 K
Página: 1417

JURISPRUDENCIA. AL RESULTAR OBLIGATORIA PARA LAS SALAS REGIONALES DEL


TRIBUNAL FISCAL DE LA FEDERACIÓN, ÉSTAS DEBERÁN RESOLVER LA CUESTIÓN
PLANTEADA SI SE APOYA EN TEMAS YA DEFINIDOS JURISPRUDENCIALMENTE. Si bien los
aspectos de constitucionalidad deben ser dirimidos y resueltos en la vía de amparo, lo
cierto es que a la responsable nada le impide pronunciarse sobre la validez de un
razonamiento específico, cuando tal planteamiento se apoya en una tesis de jurisprudencia
exactamente aplicable a la hipótesis concreta sometida a su consideración, de donde sólo
puede entenderse cumplida su función jurisdiccional al llevar al caso a estudio el razonamiento
propio del criterio invocado declarando así su nulidad, sin que tal subsunción normativa pueda
considerarse como un pronunciamiento de constitucionalidad; lejos de ello, tan sólo significaría que
observó el contenido del numeral 192 de la Ley de Amparo. Por tanto, es claro que la vigencia de
esta disposición no puede quedar supeditada a la consideración de la responsable de que aun y
cuando cierto aspecto jurídico haya sido abordado por la jurisprudencia o incluso, declarada
inconstitucional una disposición legal, decidiera no pronunciarse bajo la premisa de que al hacerlo
invadiría facultades que le están vedadas; al contrario, su función jurisdiccional se reduce a
declarar la nulidad del acto que fue combatido, simplemente con la aplicación del criterio
jurisprudencial al asunto sometido a su decisión, esto es, sin evasivas de la litis resolverá la
cuestión efectivamente planteada mediante la comprobación de que el tema ya definido por
la jurisprudencia, coincide o no con el punto en controversia, tarea que de ninguna manera
significa asumir directamente el conocimiento de apreciar la constitucionalidad de un acto
concreto, pues sobre ese tema no emitirá opinión alguna.

PRIMER TRIBUNAL COLEGIADO DEL DÉCIMO CUARTO CIRCUITO.

Amparo directo 331/98. Miguel Hernando Barbosa Calderón. 27 de noviembre de 1998.


Unanimidad de votos. Ponente: Alberto Pérez Dayán. Secretario: Rafael Quero Mijangos.

Véase: Semanario Judicial de la Federación, Octava Época, Tomo X, octubre de 1992, página 367,
tesis I.4o.A.486 A, de rubro: "LEY DE AMPARO. CASO EN QUE LA SALA REGIONAL DEL
TRIBUNAL FISCAL DE LA FEDERACIÓN ESTÁ OBLIGADA A OBSERVAR UNA
JURISPRUDENCIA QUE DECLARÓ LA INCONSTITUCIONALIDAD DE UNA LEY, SIN QUE ELLO
IMPLIQUE INVASIÓN A LA COMPETENCIA RESERVADA AL FUERO FEDERAL. APLICACIÓN
DEL ARTÍCULO 192 DE LA.".

( el énfasis es nuestro )

En efecto, se preserva el principio de reserva de competencias planteado


constitucionalmente, sin embargo, se impide que se llegue al absurdo jurídico de que un tema ya
definido jurisprudencialmente no sea observado en los términos a que se contrae la ejecutoria
aplicable por parte de una Sala Regional del Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa
que conozca del mismo, por el contrario, se le constriñe a que aplique el criterio interpretativo que
se confeccionó al respecto, desde luego, con base a sus propias potestades, es decir, no
realizando un pronunciamiento de constitucionalidad sino de legalidad, decretando la nulidad del
acto de autoridad que ya se estimó inconstitucional en forma definitiva.

4
Efectuo estas reflexiones para que se pueda concluir en forma lógica y apegada a
derecho que el marco jurídico de inconstitucionalidad que existe respecto al INPC no es una
reliquia jurídica de inaplicabilidad fáctica, sino una regulación legal cuya observancia y aplicación
es factible y procedente al día de hoy.

3. SUSTENTO JURÍDICO DE LA INCONSTITUCIONALIDAD DEL INPC.

. En primer término, hay que decir que es el artículo 20BIS del Código Fiscal de la
Federación ( CFF ) el precepto jurídico que regula la aplicación del INPC a la materia fiscal. En
este sentido, se han dictado sendas tesis de jurisprudencia que lo han considerado contrario a la
Carta Magna, fundamentalmente por dos criterios esenciales :

1. PRIMER CRITERIO DE INCONSTITUCIONALIDAD.

Se ha definido que la forma como se encontraba redactado el art´´iculo 20BIS del


CFF conculcaba directamente al principio de legalidad que impera en materia tributaria y que
fundamentalmente se encuentra consignado en el artículo 31 fracción IV en relación con el 16 de
nuestro Codificación Suprema, a virtud de este principio también conocido como de reserva de ley
se estatuye que los elementos esenciales de un tributo para que se consideren jurídicos deben de
encontrarse regulados en una ley formal y materialmente válida. En nuestro sistema legislativo sólo
son entes competentes para confeccionar leyes el Congreso de la Unión a nivel Federal y los
Congresos de los Estados a nivel estatal, es decir, ninguna otra entidad puede agotar el
procedimiento legislativo y crear una ley, esto es facultad exclusiva de los órganos antes referidos.
En consecuencia, los elementos esenciales de un impuesto, los cuales son a saber, sujeto, objeto,
base, tasa o tarifa y época de pago deben de consignarse indefectiblemente en una ley. Así se ha
sostenido interpretativamente mediante la confección del siguiente criterio jurisprudencial :

Séptima Epoca
Instancia: Pleno
Fuente: Semanario Judicial de la Federación
Tomo: 91-96 Primera Parte
Página: 172

IMPUESTOS, ELEMENTOS ESENCIALES DE LOS. DEBEN ESTAR CONSIGNADOS


EXPRESAMENTE EN LA LEY. Al disponer el artículo 31 constitucional, en su fracción IV, que son
obligaciones de los mexicanos "contribuir para los gastos públicos, así de la Federación como del
Estado y Municipio en que residan, de la manera proporcional y equitativa que dispongan las
leyes", no sólo establece que para la validez constitucional de un tributo es necesario que, primero,
que esté establecido por ley; sea proporcional y equitativo y, tercero, sea destinado al pago de los
gastos públicos, sino que también exige que los elementos esenciales del mismo, como pueden
ser el sujeto, objeto, base, tasa y época de pago, estén consignados de manera expresa en la ley,
para que así no quede margen para la arbitrariedad de las autoridades exactoras, ni para el cobro
de impuestos imprevisibles o a título particular, sino que a la autoridad no quede otra cosa que

5
aplicar las disposiciones generales de observancia obligatoria dictadas con anterioridad al caso
concreto de cada causante y el sujeto pasivo de la relación tributaria pueda en todo momento
conocer la forma cierta de contribuir para los gastos públicos de la Federación, del Estado o
Municipio en que resida.

Séptima Epoca, Primera Parte:

Volúmenes 91-96, página 90. Amparo en revisión 331/76. María de los Angeles Prendes de Vera.
31 de agosto de 1976. Unanimidad de quince votos. Ponente: Carlos del Río Rodríguez.

Volúmenes 91-96, página 90. Amparo en revisión 1008/76. Antonio Hernández Abarca. 31 de
agosto de 1976. Unanimidad de quince votos. Ponente: Arturo Serrano Robles.

Volúmenes 91-96, página 90. Amparo en revisión 5332/75. Blanca Meyerberg de González. 31 de
agosto de 1976. Unanimidad de quince votos. Ponente: Ramón Canedo Aldrete.

Volúmenes 91-96, página 90. Amparo en revisión 5464/75. Ignacio Rodríguez Treviño. 31 de
agosto de 1976. Unanimidad de quince votos. Ponente: Arturo Serrano Robles.

Volúmenes 91-96, página 90. Amparo en revisión 5888/75. Inmobiliaria Havre, S.A. 31 de agosto
de 1976. Unanimidad de quince votos. Ponente: Arturo Serrano Robles.

Nota: En el Informe de 1976, la tesis aparece bajo el rubro "IMPUESTOS, PRINCIPIO DE


LEGALIDAD QUE DEBE SALVAGUARDAR LOS.".

En este esquema, el INPC que se aplica para calcular la base gravable de un


impuesto viola el mencionado principio de legalidad tributaria, toda vez que se transmite mediante
el artículo 20BIS en cuestión al Banco de México la potestad de calcular el índice económico en
trato, sin que se establezca en el propio artículo de ley cuales fueron los componentes, bases o
criterios que se tomaron en consideración para calcular el multicitado INPC. Esta grave
irregularidad, adicionalmente al violar el principio de reserva de ley, da lugar a que la confección de
la unidad económica de cuenta adolezca de no encontrarse debidamente fundada y motivada,
situación que también configura una violentacion al orden constitucional y a la ley de la materia,
concretamente al artículo 38 fracción III del CFF, empero, a fin de dejar demostrado lo aquí
sostenido transcribo la tesis jurisprudencial de referencia :

Novena Epoca
Instancia: Pleno
Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta
Tomo: II, Octubre de 1995
Tesis: P./J. 27/95
Página: 52

INDICE NACIONAL DE PRECIOS AL CONSUMIDOR. EL ARTICULO 20 DEL CODIGO FISCAL DE


LA FEDERACION ES INCONSTITUCIONAL POR VIOLAR LA GARANTIA DE LEGALIDAD
TRIBUTARIA (TEXTO VIGENTE EN MIL NOVECIENTOS OCHENTA Y SIETE). El segundo
párrafo del artículo 20 del Código Fiscal de la Federación, según texto vigente en el año de mil
novecientos ochenta y siete, al disponer que deberá aplicarse el Indice Nacional de Precios al
Consumidor calculado por el Banco de México para determinar las contribuciones y sus accesorios,
en los casos en que las leyes fiscales así lo establezcan, viola la garantía de legalidad tributaria
consagrada en el artículo 31, fracción IV, constitucional, porque no precisa los componentes,
bases, criterios o reglas que deberán considerarse para formular el citado índice, sino que deja en

6
manos del Banco de México la determinación de uno de los elementos que los contribuyentes
deben considerar para calcular la base gravable, con lo cual se quebranta la garantía ya citada que
busca salvaguardar a los particulares de la actuación caprichosa de autoridades u órganos
distintos del legislador, sin que obste a esta conclusión que el índice de que se trata puede ser un
instrumento de medición económica confiable, por cuanto su elaboración se halla encomendada a
un organismo capacitado técnicamente para detectar las variaciones inflacionarias, pues lo cierto
es que la Constitución exige que sea precisamente el legislador y no otro órgano u organismo
diverso, quien precise todos los elementos de la contribución.

Amparo en revisión 1404/91. Hotel Condesa del Mar, S.A. de C.V. 6 de abril de 1995. Unanimidad
de once votos. Ponente: Juan Díaz Romero. Secretaria: Adriana Campuzano de Ortiz.

Amparo en revisión 3075/89. Consultoría Directiva, S.A. de C.V. 26 de septiembre de 1995.


Unanimidad de once votos. Ponente: Guillermo I. Ortiz Mayagoitia. Secretario: Salvador Castro
Zavaleta.

Amparo en revisión 1042/89. Cydsa, S.A. de C.V. 26 de septiembre de 1995. Unanimidad de once
votos. Ponente: Guillermo I. Ortiz Mayagoitia. Secretario: Homero Fernando Reed Ornelas.

Amparo en revisión 3710/89. Autos La Viga, S.A. de C.V. 26 de septiembre de 1995. Unanimidad
de once votos. Ponente: Guillermo I. Ortiz Mayagoitia. Secretario: Homero Fernando Reed Ornelas.

Amparo en revisión 3754/89. Compañía Inmobiliaria y de Inversiones Universidad, S.A. de C.V. 26


de septiembre de 1995. Unanimidad de once votos. Ponente: Guillermo I. Ortiz Mayagoitia.
Secretario: Homero Fernando Reed Ornelas.

El Tribunal Pleno en su sesión privada celebrada el dos de octubre en curso, por unanimidad de
once votos de los ministros: presidente José Vicente Aguinaco Alemán, Sergio Salvador Aguirre
Anguiano, Mariano Azuela Güitrón, Juventino V. Castro y Castro, Juan Díaz Romero, Genaro David
Góngora Pimentel, José de Jesús Gudiño Pelayo, Guillermo I. Ortiz Mayagoitia, Humberto Román
Palacios, Olga María Sánchez Cordero y Juan N. Silva Meza; aprobó, con el número 27/1995 (9a.)
la tesis de jurisprudencia que antecede; y determinó que las votaciones de los precedentes son
idóneas para integrarla. México, Distrito Federal, a dos de octubre de mil novecientos noventa y
cinco.

En consecuencia, claramente se aprecia que existe una vulneración directa al


principio de legalidad que impera en materia impositiva para efecto de que un impuesto sea legal,
toda vez que es el Banco de México, órgano del cual no se prejuzga su capacidad técnica para
construir el INPC, pero que jurídicamente no puede incidir en la integración de la base de cálculo
de un tributo. Sin embargo, adicionalmente existe otro criterio que confirma la inconstitucionalidad
del índice que se revisa.

2. SEGUNDO CRITERIO DE INCONSTITUCIONALIDAD.

Complementariamente, hay que dejar claro que el artículo 20BIS del CFF al
referirse a la forma como se integraba o calculaba el INPC regulaba que debían de cotizarse los
precios correspondientes a cuando menos dos mil productos y servicios específicos agrupados en
doscientos cincuenta conceptos de consumo, los cuales deberían de considerar como mínimo
treinta y cinco ramas del sector agrícola, ganadero, industrial y de servicios, conforme al catálogo

7
de actividades económicas elaborado por el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e
Informática ( INEGI ). Este lineamiento, como se desprende del análisis de las revistas Indices de
Precios editadas por el Banco de México del mes de octubre de 1995 al mes de febrero de 1998 no
se tomarón en cuenta los dos mil productos ordenados sino sólo mil seiscientos, lo que da lugar a
que la confección del INPC se haya conformado en fehaciente violación al orden legal que lo
regulaba. Al respecto resulta ineludible transcribir la siguiente tesis jurisprudencial :

Octava Epoca
Instancia: Pleno
Fuente: Semanario Judicial de la Federación
Tomo: VIII, Diciembre de 1991
Tesis: P./J. 53/91
Página: 29

INDICE NACIONAL DE PRECIOS AL CONSUMIDOR. EL ARTICULO 20 BIS DEL CODIGO


FISCAL DE LA FEDERACION (VIGENTE A PARTIR DEL 1o. DE ENERO DE 1989), NO VIOLA EL
PRINCIPIO DE LEGALIDAD TRIBUTARIA AL DISPONER QUE DEBERAN COTIZARSE PRECIOS
DE PRODUCTOS CONFORME AL CATALOGO DE ACTIVIDADES ECONOMICAS ELABORADO
POR EL INSTITUTO NACIONAL DE ESTADISTICA, GEOGRAFIA E INFORMATICA. El índice
nacional de precios al consumidor a que se refiere el artículo 20 bis del Código Fiscal de la
Federación y que calcula el Banco de México, deberá sujetarse a las reglas que el propio precepto
establece entre las que, en su fracción II, dispone que deberán cotizarse los precios
correspondientes a cuando menos dos mil productos y servicios específicos agrupados en
doscientos cincuenta conceptos de consumo, los cuales abarcarán, al menos, treinta y cinco ramas
de los sectores agrícola, ganadero, industrial y de servicios, conforme al catálogo de actividades
económicas elaborado por el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática. Esta
disposición sólo prevé que los precios de los productos que deberán cotizarse, de las diversas
ramas que señala, se tomarán del catálogo que emite el citado instituto, pero jamás que tales
precios, productos y servicios los elabore el instituto supracitado.

Amparo en revisión 779/90. Representación y Venta de Equipos Industriales, S.A. de C.V. 20 de


agosto de 1991. Puesto a votación el proyecto modificado, se resolvió, en la materia de la revisión,
revocar la sentencia recurrida, y negar el amparo en los siguientes términos: por mayoría de
dieciséis votos de los señores ministros de Silva Nava, Rocha Díaz, Alba Leyva, Castañón León,
López Contreras, Fernández Doblado, Llanos Duarte, Adato Green, Rodríguez Roldán, Cal y Mayor
Gutiérrez, Gil de Lester, Villagordoa Lozano, Moreno Flores, García Vázquez, Díaz Romero y
Chapital Gutiérrez en relación con los artículos 1o., 2o., 3o., 4o., 5o. y 6o. de la Ley del Impuesto al
Activo de las Empresas, Azuela Güitrón, González Martínez y Presidente Schmill Ordóñez votaron
en contra; y por mayoría de quince votos de Rocha Díaz, Alba Leyva, Castañón León, López
Contreras, Fernández Doblado, Llanos Duarte, Adato Green, Rodríguez Roldán, Cal y Mayor
Gutiérrez, Gil de Lester, Villagordoa Lozano, Moreno Flores, García Vázquez, Díaz Romero y
Chapital Gutiérrez en relación con el artículo 7o. de la propia ley, de Silva Nava, Azuela Güitrón,
González Martínez y Presidente Schmill Ordóñez votaron en contra. Rocha Díaz manifestó su
inconformidad con algunas de la consideraciones del proyecto y por las consideraciones de su voto
particular del amparo en revisión número 2679/89, y su conformidad con las consideraciones
relacionadas con los temas novedosos; y el Presidente Schmill Ordóñez manifestó su conformidad
con las consideraciones relacionadas con los temas novedosos. Impedido legalmente: Lanz
Cárdenas. Ausente: Magaña Cárdenas. Ponente: Fausta Moreno Flores. Secretario: Jorge Antonio
Cruz Ramos.

Amparo en revisión 1199/90. Levi Strauss de México, S.A. de C.V. 20 de agosto de 1991. Puesto a
votación el proyecto modificado, se resolvió, en la materia de la revisión, revocar la sentencia
recurrida, y negar el amparo en los siguientes términos: por mayoría de dieciséis votos de los
señores ministros de Silva Nava, Rocha Díaz, Alba Leyva, Castañón León, López Contreras,

8
Fernández Doblado, Llanos Duarte, Adato Green, Rodríguez Roldán, Cal y Mayor Gutiérrez, Gil de
Lester, Villagordoa Lozano, Moreno Flores, García Vázquez, Díaz Romero y Chapital Gutiérrez en
relación con los artículos 1o., 2o., 3o., 4o., 5o. y 6o. de la Ley del Impuesto al Activo de las
Empresas, Azuela Güitrón, González Martínez y Presidente Schmill Ordóñez votaron en contra; y
por mayoría de quince votos de Rocha Díaz, Alba Leyva, Castañón León, López Contreras,
Fernández Doblado, Llanos Duarte, Adato Green, Rodríguez Roldán, Cal y Mayor Gutiérrez, Gil de
Lester, Villagordoa Lozano, Moreno Flores, García Vázquez, Díaz Romero y Chapital Gutiérrez en
relación con el artículo 7o. de la propia ley, de Silva Nava, Azuela Güitrón, González Martínez y
Presidente Schmill Ordóñez votaron en contra. Rocha Díaz manifestó su inconformidad con
algunas de la consideraciones del proyecto y por las consideraciones de su voto particular del
amparo en revisión número 2679/89, y su conformidad con las consideraciones relacionadas con
los temas novedosos; y el Presidente Schmill Ordóñez manifestó su conformidad con las
consideraciones relacionadas con los temas novedosos. Impedido legalmente: Lanz Cárdenas.
Ausente: Magaña Cárdenas. Ponente: Fausta Moreno Flores. Secretario: Guillermo Cruz García.

Amparo en revisión 2779/90. Conductores Latincasa, S.A. de C.V. y coagraviadas. 20 de agosto de


1991. Por unanimidad de dieciocho votos se resolvió sobreseer en el juicio de garantías respecto
de la quejosa Bienes Inmuebles Roni, sociedad anónima; por mayoría de catorce votos de Rocha
Díaz, Azuela Güitrón, Alba Leyva, Castañón León, López Contreras, Fernández Doblado, Llanos
Duarte, Adato Green, Rodríguez Roldán, Cal y Mayor Gutiérrez, Gil de Lester, Villagordoa Lozano,
Moreno Flores y García Vázquez se resolvió sobreseer respecto de la quejosa Comercializadora
Latincasa, sociedad anónima de capital variable, Arneses Electrónicos Arnelec, sociedad anónima
de capital variable y Servicios Corporativos Latincasa, sociedad anónima de capital variable; de
Silva Nava, Díaz Romero, Chapital Gutiérrez y Presidente Schmill Ordóñez votaron en contra.
Puesto a votación el proyecto modificado se resolvió en la materia de la revisión, revocar la
sentencia recurrida, y negar el amparo a Conductores Latincasa, sociedad anónima de capital
variable, en los siguientes términos: por mayoría de dieciséis votos de los señores ministros de
Silva Nava, Rocha Díaz, Alba Leyva, Castañón León, López Contreras, Fernández Doblado, Llanos
Duarte, Adato Green, Rodríguez Roldán, Cal y Mayor Gutiérrez, Gil de Lester, Villagordoa Lozano,
Moreno Flores, García Vázquez, Díaz Romero y Chapital Gutiérrez en relación con los artículos
1o., 2o., 3o., 4o., 5o. y 6o. de la Ley del Impuesto al Activo de las Empresas, Azuela Güitrón y
Presidente Schmill Ordóñez votaron en contra; y por mayoría de quince votos de Rocha Díaz, Alba
Leyva, Castañón León, López Contreras, Fernández Doblado, Llanos Duarte, Adato Green,
Rodríguez Roldán, Cal y Mayor Gutiérrez, Gil de Lester, Villagordoa Lozano, Moreno Flores, García
Vázquez, Díaz Romero y Chapital Gutiérrez en relación con el artículo 7o. de la propia ley, de Silva
Nava, Azuela Güitrón y Presidente Schmill Ordóñez votaron en contra. Rocha Díaz manifestó su
inconformidad con algunas de las consideraciones del proyecto y por las consideraciones de su
voto particular del amparo en revisión número 2679/89, y su conformidad con las consideraciones
relacionadas con los temas novedosos; y el Presidente Schmill Ordóñez manifestó su conformidad
con las consideraciones relacionadas con los temas novedosos. Impedido legalmente: Lanz
Cárdenas. Ausentes: Magaña Cárdenas y González Martínez. Ponente: Fausta Moreno Flores.
Secretario: Rolando González Licona.

Amparo en revisión 2847/90. Max Factor Mexicana, S.A. de C. V. y coagraviada. 20 de agosto de


1991. Puesto a votación el proyecto modificado, se resolvió, en la materia de la revisión, revocar la
sentencia recurrida, y negar el amparo en los siguientes términos: por mayoría de dieciséis votos
de los señores ministros de Silva Nava, Rocha Díaz, Alba Leyva, Castañón León, López Contreras,
Fernández Doblado, Llanos Duarte, Adato Green, Rodríguez Roldán, Cal y Mayor Gutiérrez, Gil de
Lester, Villagordoa Lozano, Moreno Flores, García Vázquez, Díaz Romero y Chapital Gutiérrez en
relación con los artículos 1o., 2o., 3o., 4o., 5o. y 6o. de la Ley del Impuesto al Activo de las
Empresas, Azuela Güitrón, González Martínez y Presidente Schmill Ordóñez votaron en contra; y
por mayoría de quince votos de Rocha Díaz, Alba Leyva, Castañón León, López Contreras,
Fernández Doblado, Llanos Duarte, Adato Green, Rodríguez Roldán, Cal y Mayor Gutiérrez, Gil de
Lester, Villagordoa Lozano, Moreno Flores, García Vázquez, Díaz Romero y Chapital Gutiérrez en
relación con el artículo 7o. de la propia ley, de Silva Nava, Azuela Güitrón González Martínez y
Presidente Schmill Ordóñez votaron en contra. Rocha Díaz manifestó su inconformidad con

9
algunas de las consideraciones del proyecto y por las consideraciones de su voto particular del
amparo en revisión número 2679/89, y su conformidad con las consideraciones relacionadas con
los temas novedosos; y el Presidente Schmill Ordóñez manifestó su conformidad con las
consideraciones relacionadas con los temas novedosos. Impedido legalmente: Lanz Cárdenas.
Ausente: Magaña Cárdenas. Ponente: Fausta Moreno Flores. Secretario: Jorge Antonio Cruz
Ramos.

Amparo en revisión 5333/90. Tuberías Aspe, S.A. de C.V. 20 de agosto de 1991. Puesto a votación
el proyecto modificado, se resolvió, en la materia de la revisión, revocar la sentencia recurrida, y
negar el amparo en los siguientes términos: por mayoría de dieciséis votos de los señores
ministros de Silva Nava, Rocha Díaz, Alba Leyva, Castañón León, López Contreras, Fernández
Doblado, Llanos Duarte, Adato Green, Rodríguez Roldán, Cal y Mayor Gutiérrez, Gil de Lester,
Villagordoa Lozano, Moreno Flores, García Vázquez, Díaz Romero y Chapital Gutiérrez en relación
con los artículos 1o., 2o., 3o., 4o., 5o. y 6o. de la Ley del Impuesto al Activo de las Empresas,
Azuela Güitrón, González Martínez y Presidente Schmill Ordóñez votaron en contra; y por mayoría
de quince votos de Rocha Díaz, Alba Leyva, Castañón León, López Contreras, Fernández
Doblado, Llanos Duarte, Adato Green, Rodríguez Roldán, Cal y Mayor Gutiérrez, Gil de Lester,
Villagordoa Lozano, Moreno Flores, García Vázquez, Díaz Romero y Chapital Gutiérrez en relación
con el artículo 7o. de la propia ley, de Silva Nava, Azuela Güitrón González Martínez y Presidente
Schmill Ordóñez votaron en contra. Rocha Díaz manifestó su inconformidad con algunas de las
consideraciones del proyecto y por las consideraciones de su voto particular del amparo en revisión
número 2679/89, y su conformidad con las consideraciones relacionadas con los temas novedosos;
y el Presidente Schmill Ordóñez manifestó su conformidad con las consideraciones relacionadas
con los temas novedosos. Impedido legalmente: Lanz Cárdenas. Ausente: Magaña Cárdenas.
Ponente: Fausta Moreno Flores. Secretario: Víctor Hugo Mendoza Sánchez.

Tesis de jurisprudencia 53/91 aprobada por el Tribunal en Pleno en Sesión Privada celebrada el
jueves veintiuno de noviembre de mil novecientos noventa y uno. Unanimidad de dieciséis votos de
los señores ministros: Presidente Ulises Schmill Ordóñez, Carlos de Silva Nava, José Trinidad Lanz
Cárdenas, Samuel Alba Leyva, Felipe López Contreras, Victoria Adato Green, Santiago Rodríguez
Roldán, Ignacio Moisés Cal y Mayor Gutiérrez, Clementina Gil de Lester, Atanasio González
Martínez, José Manuel Villagordoa Lozano, Fausta Moreno Flores, Carlos García Vázquez,
Mariano Azuela Güitrón, Juan Díaz Romero y José Antonio Llanos Duarte. Ausentes: Sergio Hugo
Chapital Gutiérrez, Ignacio Magaña Cárdenas, Luis Fernández Doblado y Noé Castañón León.
México, D. F., a 27 de noviembre de 1991.

Consecuentemente, la vía indicada para salvaguardar los derechos del


contribuyente, en primer término, lo configuraba la interposición de una demanda de amparo en
contra del Banco de México, instancia que no resulta procedente toda vez que se ha dejado
establecido que el Banco Central no tiene la calidad de autoridad para efectos del juicio
constitucional, al efecto se cita la jurisprudencia correspondiente :

Octava Epoca
Instancia: Pleno
Fuente: Gaceta del Semanario Judicial de la Federación
Tomo: 59, Noviembre de 1992
Tesis: P./J. 39/92
Página: 13

AUTORIDAD PARA LOS EFECTOS DEL AMPARO. NO TIENE TAL CARACTER EL BANCO DE
MEXICO. Este organismo no reúne los atributos para ser considerado autoridad para los efectos
de la Ley de Amparo, pues aun cuando elabora el Indice Nacional de Precios al Consumidor, ello

10
no significa que actúe como autoridad al determinarlo, ni que se le deleguen facultades que
corresponden a una autoridad. En realidad, sólo actúa como un órgano auxiliar de carácter técnico,
obligado por el artículo 20 del Código Fiscal de la Federación, a calcular un índice económico que
es utilizado en la determinación de ciertas contribuciones y sus accesorios.

Amparo en revisión 6464/90. Herramientas Técnicas Mexicanas, S.A. 22 de abril de 1992.


Unanimidad de diecisiete votos. Ponente: Mariano Azuela Güitrón. Secretaria: María Estela Ferrer
Mac Gregor Poisot.

Amparo en revisión 281/92. Limpieza y Papel, S.A. 23 de septiembre de 1992. Mayoría de catorce
votos. Ponente: Mariano Azuela Güitrón. Secretaria: Ethel Lizette del C. Rodríguez Arcovedo.

Amparo en revisión 5984/90. Densímetros Robsan, S.A. de C.V. 23 de septiembre de 1992.


Mayoría de catorce votos. Ponente: Fausta Moreno Flores. Secretario: Juan Carlos Cruz Razo.

Amparo en revisión 69/92. Servicios Técnicos de Ingeniería e Instalaciones, S.A. de C.V. 23 de


septiembre de 1992. Mayoría de catorce votos. Ponente: Fausta Moreno Flores. Secretario: Juan
Carlos Cruz Razo.

Amparo en revisión 363/91. Productora del Bajío, S.A. de C.V. 8 de octubre de 1992. Mayoría de
catorce votos. Ponente: Fausta Moreno Flores. Secretario: Juan Carlos Cruz Razo.

El Tribunal Pleno en su Sesión Privada celebrada el martes diez de noviembre en curso, por
unanimidad de quince votos de los señores ministros Presidente Ulises Schmill Ordóñez, Carlos de
Silva Nava, José Trinidad Lanz Cárdenas, Miguel Montes García, Noé Castañón León, Felipe
López Contreras, Luis Fernández Doblado, Victoria Adato Green, Ignacio Moisés Cal y Mayor
Gutiérrez, José Manuel Villagordoa Lozano, Fausta Moreno Flores, Carlos García Vázquez,
Mariano Azuela Güitrón, Juan Díaz Romero y Sergio Hugo Chapital Gutiérrez: aprobó, con el
número 39/1992, la tesis de jurisprudencia que antecede; y determinó que las votaciones de los
precedentes son idoneas para integrarla. Ausentes: José Antonio Llanos Duarte, Samuel Alba
Leyva, Atanasio González Martínez, Ignacio Magaña Cárdenas y Clementina Gil de Lester. México,
D. F., a 12 de noviembre de 1992.

Sin embargo, no obstante que el Banco de México no es autoridad responsable


para efectos del juicio de amparo, es indiscutible que la violación legal antes indicada afectaba el
interés jurídico del gobernado y le deparaba un perjuicio innegable, así se reconoció por la
siguiente tesis de jurisprudencia :

Octava Epoca
Instancia: Pleno
Fuente: Gaceta del Semanario Judicial de la Federación
Tomo: 55, Julio de 1992
Tesis: P. LIX/92
Página: 21

INDICE NACIONAL DE PRECIOS AL CONSUMIDOR. EXISTE INTERES JURIDICO PARA


RECLAMAR EL PRECEPTO QUE LO ESTABLECE, CUANDO ES UTILIZADO PARA
DETERMINAR LA CONTRIBUCION FISCAL. El índice nacional de precios al consumidor
calculado por el Banco de México constituye sólo un indicador económico que, por sí mismo, no
lesiona ningún derecho de los gobernados, ni constituye acto de autoridad; sin embargo, cuando
por virtud de lo dispuesto por un precepto legal, el índice es utilizado para determinar la

11
contribución fiscal, se integra a ésta, tornándose obligatorio para el contribuyente y, por tanto,
afecta su interés jurídico.

Amparo en revisión 6464/90. Herramientas Técnicas Mexicanas, S.A. 22 de abril de 1992.


Unanimidad de diecisiete votos. Ponente: Mariano Azuela Güitrón. Secretaria: María Estela Ferrer
Mac Gregor Poisot.

El Tribunal Pleno en su sesión privada celebrada el martes dieciséis de junio en curso, por
unanimidad de diecinueve votos de los señores ministros Presidente Ulises Schmill Ordóñez,
Carlos de Silva Nava, Ignacio Magaña Cárdenas, José Trinidad Lanz Cárdenas, Samuel Alba
Leyva, Noé Castañón León, Felipe López Contreras, Luis Fernández Doblado, José Antonio Llanos
Duarte, Victoria Adato Green, Santiago Rodríguez Roldán, Clementina Gil de Lester, Atanasio
González Martínez, José Manuel Villagordoa Lozano, Fausta Moreno Flores, Carlos García
Vázquez, Mariano Azuela Güitrón, Juan Díaz Romero y Sergio Hugo Chapital Gutiérrez: aprobó,
con el número LIX/92, la tesis que antecede; y determinó que la votación es idónea para integrar
tesis de jurisprudencia. México, Distrito Federal, a dieciocho de junio de mil novecientos noventa y
dos.

Por lo expuesto, es indiscutible que la instrumentación del índice económico en


trato es inconstitucional y también ilegal, pudiéndose reclamar no en la instancia de amparo sino en
la instancia de control de legalidad, es decir, ante el Tribunal Federal de Justicia Fiscal y
Administrativa, en virtud de que como lo he dejado anotado en esta colaboración, el Tribunal en
cuestión se encuentra obligado a pronunciar sus sentencias con fundamento en las tesis de
jurisprudencia que han dejado ya definido si una figura o institución legal han sido decretadas
contrarias a la Carta Magna, hipótesis que en la especie se actualiza al momento de controvertir la
antijuridicidad del INPC. Al respecto véase el apartado dos de este artículo intitulado ORGANO
COMPETENTE PARA CONOCER DE LA SOLICITUD DE DEVOLUCIÓN.

Finalmente, quiero hacer mención de que el artículo 20BIS del CFF fue reformado
a partir del año 2000 con la finalidad de que ya no se obligase al Banco de México a considerar dos
mil productos para confeccionar el INPC sino que era suficiente que tuviese en consideración mil
para que el factor económico en trato fuese legal, es decir, se confirmo a todas luces que el Banco
Central venía actuando en un marco de ilegalidad y que la violación constitucional y legal y que en
el presente escrito se aduce es fundada. Lo lamentable al respecto es que sin la intención de
profesionalizar y puntualizar la actividad del Banco de México, se legalizó su proceder irregular
mediante la iniciativa de vigencia de la reforma que en este momento se trata.

4. REFLEXIONES FINALES.

1. Se ha dejado claro que el Tribunal Federal de Justicia Fiscal y Administrativa no


posee facultades para pronunciarse respecto a la inconstitucionalidad de una figura o institución
jurídica, toda vez que esta potestad es facultad exclusiva del Poder Judicial de la Federación.

2. No obstante lo anterior, el Tribunal Fiscal debe de observar la tesis


jurisprudencial al momento de emitir sus decisiones y ello conlleva la necesidad de que cuando
determinada institución fiscal ha sido declarada contraria a la Carta Magna, sentencie en el sentido
de declararle ilegal y por ende nula ipso iure.

12
3.- Para el caso del INPC los matices de su inconstitucionalidad no admiten duda,
razón por la cual deberá de someterse a consideración del Tribunal Fiscal tal situación, a fin de que
sentencie reconociendo la misma a través de la emisión de una sentencia de nulidad lisa y llana.

4.- El pago que con base en el INPC inconstitucional se realice debe de ser
estimado indebido y por consecuencia sujeto a devolverse por parte de la autoridad recaudadora.

13