Sei sulla pagina 1di 2

Citas Bíblicas y que significa esta frase.

1. Yo soy el camino, la verdad y la Vida. Juan 14:6


Jesús es el Camino: El Señor Jesús es el único puente entre Dios y el Hombre (1 Ti 2:5), por lo tanto es el único
camino que lleva a Dios (Jn 14:6). Si tú te encuentras en el camino de Jesucristo, estas en el camino correcto.
Jesús es la Verdad: El Señor Jesús al decir que Él era la “Verdad”, estaba diciendo que Él era la única “Verdad
absoluta” y que cualquier filosofía de este mundo es una mentira. Todo lo que ha pasado, lo que está pasando
y lo que va a suceder está escrito en la Biblia. También podemos encontrar que Dios dijo por medio de sus
profetas que Cristo iba a nacer y nació, que iba a morir y murió, que resucitaría y resucitó, por último, dijo que
vendría nuevamente y va a venir.
Jesús es la Vida: Esta Palabra no solo tiene un significado literal, sino también espiritual. Esta declaración se
refiere a que Jesucristo no solo es el creador y autor de la vida (Jn 1:3-4, 1:10; 1 Co 8:6; Col 1:16), sino que
también es la “Vida Eterna”.
Nadie va al Padre sino es por Medio de Jesús
Nadie va al Padre sino es por Medio de Jesús: Por último, para confirmar estas Verdades Bíblicas Jesús dijo:
“nadie viene al Padre, sino por mí” (Jn 14:6), enseñando de esta manera que por ningún otro medio se puede
llegar a Dios, sino solamente por medio de Él. La Biblia dice que “solo Jesucristo es el único mediador entre
Dios y el Hombre” (1 Ti 2:5) y que “no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser
salvos” (Hch 4:12).

2. Yo soy el buen pastor. Juan 10:11


Jesús se identifica como aquel a quien pertenecen las ovejas, "el Buen Pastor" al que oyen y siguen. Aquel que
las guía a buenos pastos y las protege de los enemigos, dando incluso su vida por ellas. Sin duda, se trata de
un término muy sugerente que nos habla de propiedad, cuidado, protección, conocimiento íntimo, amor
ilimitado y sacrificado.
En este versículo Jesús manifiesta que el verdadero pastor se distingue en cinco aspectos:

 El portero le reconoce como el pastor y le abre la puerta del redil.


 Las ovejas reconocen su voz y reaccionan a su llamamiento.
 Conoce bien a su rebaño y llama a cada oveja por su nombre particular.
 Cada día saca a su rebaño a comer, deseando que esté sano y bien alimentado.
 Da su vida por las ovejas.

3. Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo. Juan 6:51


En el evangelio de hoy nos dan la buena noticia de que el Hijo de Dios, Jesús, quiere ser para nosotros pan de
vida, y se hace pan y alimento que nos da vida y el que lo coma no morirá, tendrá vida para siempre. Todo
este discurso del Pan de Vida tiene una propuesta mística; es decir, nos presenta la forma de vivir ahora, en
esta tierra, los bienes y gozos que tendremos en la Vida Eterna. Por eso, afirma: “el que cree, tiene ya vida
eterna”. Es el anticipo de la comunión de amor que un día se nos revelará plenamente.
4. Yo y el Padre somos uno. Juan 10:30
El Señor va manifestando progresivamente el misterio de su divinidad, el “yo soy”. Una realidad que supera
nuestra razón, el Señor nos va revelando el misterio de Dios: él, el Hijo, nos ha dado a conocer al Padre, y nos
ha donado el Espíritu Santo, el Amor del Padre y del Hijo. Dios no es soledad, sino comunión perfecta. En
palabras del Papa emérito, Benedicto XVI: “Quien se encuentra con Cristo y entra en una relación de amistad
con él, acoge en su alma la misma comunión trinitaria, según la promesa de Jesús a los discípulos: “Si alguno
me ama, guardará mi Palabra, y mi Padre lo amará, y vendremos a él, y haremos morada en él” (Jn 14,23)”

5. Bienaventurados los puros de corazón. Mateo 5:8


Tener un corazón limpio es una tarea difícil de alcanzar, por la sencilla razón que todos somos pecadores,
desde nuestros pensamientos y por consiguiente en nuestros actos, y muchas veces el propio corazón nos
engaña y creemos las mentiras que de él fluyen.
En el momento que Jesucristo dijo bienaventurados los limpios de corazón, se refirió a aquellas personas de
emociones, intenciones y pensamientos puros y sinceros, que actúan con integridad y sinceridad en
concordancia a cómo piensan o sienten.
Un corazón limpio es sinónimo de la honestidad que se expresa queriendo vivir en la gracia de Dios, sin
ofenderlo y conservando una conducta que sea buena en intención y acción.
6. Bienaventurados los misericordiosos. Mateo 5:7
En esta bienaventuranza, el hombre se eleva por encima de lo que es justo y llega a lo que es bueno, amable
y generoso para con los otros, por ello son bienaventurados los misericordiosos.
Una de las cosas que más trasgrede el ser humano en este mundo es la misericordia, siendo muy común los
casos de relaciones tensas o rotas por motivos como envidia, chisme o rencor, que a veces pueden terminar
en consecuencias fatales.

7. No tengaís miedo. Mateo 14:22-33


Jesús se refugia durante horas en la soledad para orar. Y sale de su oración para tranquilizar con su presencia
a sus discípulos que están en peligro en la barca, pues se ha levantado el viento y les es contrario. Vivir la fe
en momentos de dificultad fiándose del Señor es la gran lección que hoy nos ofrece el evangelio de hoy. Las
"crisis" de cada días, nos hace temblar hasta el punto de impedirnos afrontar lúcidamente los problemas
reales y poner remedio oportuno. Heridos por la historia y la vida de todos los días, estamos prisioneros de
nuestros miedos y somos tantas veces, víctima de nuestras incertidumbres. Divididos entre las dudas y la fe,
el discípulo del Señor, debe aprender a confiar más en Dios que en sus propias fuerzas y a sentir en cada paso
de su vida la voz del Señor que nos dice: "no temas, soy yo". Arriesguémonos a andar sobre las aguas y
pronunciemos el nombre que engendra la paz: "eres tú, el Señor". No tengamos miedo de mojarnos,
resistamos la tempestad pues allí donde los hombres se enfrentan con la tempestad de la vida, allí es donde
tiene la Iglesia su existencia. !El lugar normal de la fe es la aventura y el riesgo! !Paz y Bien!
El presente texto evangélico nos invita a poner nuestra confianza en Cristo, cuyo mensaje no es vano ni
superficial. Esta confianza tiene sus exigencias y quienes arriesgan todo por serle fiel tendrán la recompensa
de la fe plena y del crecimiento en la santidad.

8. Mi alimento es hacer la voluntad de mi Padre. Juan 4:34


El contexto nos ayuda a entenderlo. Había pasado toda la mañana caminando por las colinas de samaria con
sus discípulos (Juan 4:6). Estos pensando que su maestro debía tener hambre, le propusieron comer algo
(Juan 4:31-33). Y la respuesta de Jesús, fue un perfecto resumen de su propósito en la vida. Para él la misión
que su Padre le había encomendado era lo más importante e incluso que comer. Sus palabras y sus hechos
demostraron que su vida realmente giraba entorno de la voluntad de Dios.
- Predicar y enseñar las buenas nuevas del evangelio
- Hacer milagros
- Revelar la personalidad de Dios

9. Venid conmigo y os haré pescadores de hombres. Marcos 1:14-20

Jesús sigue invitando a todos, para ser pescadores de hombres. Es muy hermoso oir a Jesús decir que
podemos ser pescadores de hombres, que estamos llamados por Él para anunciar la palabra de Dios a otras
personas, a todas las personas que podamos.
El Papa Francisco nos pide todo el rato que salgamos de nuestras parroquias, que salgamos de nosotros
mismos, que no seamos cristianos cobardes, que anunciemos nuestra fe a otras personas con naturalidad,
con normalidad, sin miedo a nada. Y que lo hagamos como lo hace Jesús, como una invitación a la mejor
fiesta de nuestra vida.

10. El que no toma si Cruz y me sigue no es digno de mí. Mateo 10:38

«Tomar la cruz y seguir a Jesús» significa amarlo a Él más que la propia vida, más que nuestras comodidades
y más que todas nuestras posesiones.

11. No todo el que dice Señor, Señor entrará en el Reino de los cielos, sino aquel que haga la voluntad de mi
Padre celestial. Mateo 7:21
Ese hacer la voluntad del Padre tiene que ser el camino a seguir, la labor, la tarea constante a seguir de todo
cristiano.
Y la voluntad del Señor es el amor, el amor descarado y sin disfraces a todos los que nos rodean, hasta
constituir una humanidad donde haya oportunidad para todos los hombres y todos tengan la posibilidad de
una condición de hijos de Dios.