Sei sulla pagina 1di 10

EN LO PRINCIPAL: QUERELLA INFRACCIONAL.

PRIMER OTROSI: DEMANDA CIVIL DE INDEMNIZACIÓN DE PERJUICIOS.

SEGUNDO OTROSI: SE DESIGNE RECEPTOR AD – HOC.

TERCER OTROSÍ: TÉNGASE PRESENTE.

CUARTO OTROSI: ACOMPAÑA DOCUMENTOS, CON CITACIÓN.

QUINTO OTROSI: PATROCINIO Y PODER.

S.J.L. POLICIA LOCAL (3°) TALCA

PABLO IGNACIO SAGNER GUTIÉRREZ, C.N.I. N° 20.169.917 – 7, soltero,

estudiante, domiciliado en Avenida del Agua N° 2777, sector Valles del Country,

comuna y ciudad de Talca, y, JORGE ALEJANDRO SAGNER BOBADILLA,

C.N.I. N° 10.310.788 – 1, casado, comerciante, domiciliado en calle 11 Oriente de

esta misma comuna y ciudad, en autos ROL N° 2524 – 2019, sobre daños en

colisión, a US, respetuosamente decimos:

Que por el presente acto, venimos en interponer Querella Infraccional de las

normas contenidas en la Ley de Tránsito N° 18.290, en contra de don CARLOS

RODRIGO ARENAS ALARCÓN, C.N.I. N° 12.520.066 – 4, de oficio conductor,

domiciliado en Sector San Francisco S/N, sector de Las Rastras, comuna y ciudad

de Talca, de conformidad a los siguientes fundamentos de hecho y de Derecho

que a continuación paso a exponer a SS.:

I) LOS HECHOS:

1) Siendo aproximadamente las 23.30 horas del día viernes 19 de abril de

2.019, en circunstancias que yo, Pablo Sagner Gutiérrez, venía

conduciendo el automóvil P.P.U YE8498 por calle 2 norte en dirección

poniente a oriente, por la segunda pista de circulación, o pista de

aceleración y/o adelantamiento o calzada izquierda, a la máxima velocidad

permitida en radio urbano, esto es, 50 Km/h, en circunstancias que al llegar


a la intersección de la calle 20 Oriente, cruce señalizado por semáforo, el

querellado venía conduciendo el vehículo P.P.U YE8498 en dirección

oriente a poniente, el cual procede a realizar una maniobra sorpresiva e

intempestiva de viraje hacia la izquierda para intentar tomar dirección sur

por calle 20 Oriente, evento que al ser inminente no pude esquivar, por más

diligente que fuera mi actuar. Tampoco tuve la oportunidad de cambiarme

de pista, al percatarme que venía otro vehículo paralelamente al mío.

Como consecuencia, impacté al taxi del querellado, en su costado derecho

posterior, por la parte frontal derecha de mi vehículo.

2) Producto de la colisión, el vehículo del cual es dueño mi tío, señor Jorge

Sagner Bobadilla, según se acreditará en documento, sufrió daños

gravísimos, considerando pérdida total del capot, parachoques y tapabarros

y foco derecho, lo cual se corrobora con el presupuesto mecánico que se

como instrumento de prueba en la demanda civil, ambos que se rendirán en

la etapa procesal respectiva.

3) Cabe señalar, S.S, que según la declaración del querellado en el parte

denuncia N° 00712, ésta es contradictoria e inconexa con lo que señala en

la audiencia indagatoria de fecha 7 de mayo de 2.019 en este Juzgado, ya

que en la primera manifiesta que al momento de realizar el viraje hacia la

izquierda, de dirección poniente a sur, con luz verde del semáforo, “no

venía ningún automóvil por calle 2 Norte al oriente” y en su ratificación

expone: “me percaté que venía un colectivo a una velocidad razonable

la cual me daba tiempo para hacer la maniobra y luego de eso aparece

el otro vehículo involucrado a exceso de velocidad y una vez al haber

cruzado la dos norte el realiza una maniobra y me impacta por la cola”.

Lo anterior, S.S., quiere decir que el querellado, en su intento de ratificar

parcialmente su relación de hechos, lo que hace en el fondo es modificarla

sustancialmente, lo cual cambia esencialmente el curso de los

acontecimientos. Al respecto, S.S, puedo señalar a modo de complementar


mi parte denuncia y ratificación indagatoria, que efectivamente venía un

vehículo por la primera calzada, paralelamente al mío, por lo cual me

impide efectuar la maniobra de cambio de pista porque colisionaría

inminentemente con aquél, al momento que querellado efectúa su maniobra

irresponsable de viraje. Por tanto, no podría ser factible la versión del señor

Carlos Arenas, especialmente en lo referido “y luego de eso aparece el

otro vehículo involucrado a exceso de velocidad” ya que de esta

declaración se deduce que el primer vehículo “a una velocidad

razonable” también lo pudo haber colisionado, al estar tanto mi automóvil,

como el otro casi paralelamente en ambas calzadas en circulación dirección

poniente a oriente, lo cual me trae como consecuencia impedir efectuar el

cambio de pista correspondiente (izquierda a derecha), maniobra que

debería haber efectuado para evitar colisionar al taxi del querellado, la cual

finalmente se da, ya que mi vehículo es el primero que el querellado

enfrenta al realizar su viraje.

II) EL DERECHO:

Los hechos sucintamente relatados en los puntos anteriores constituyen los

ilícitos o contravencionales cometidos por el querellado, sr. Carlos Arenas

Alarcón, lo cuales son constitutivos de faltas a la Ley de Tránsito N°

18.290, infringiendo los siguientes preceptos normativos:

1) Título IX “De la conducción”. Art. 114 inc. 1 y 2: “Todo conductor deberá

mantener el control de su vehículo durante la circulación y conducirlo

conforme a las normas de seguridad determinadas en esta ley, sin que

motivo alguno justifique el desconocimiento o incumplimiento de ellas.

Asimismo, los conductores estarán obligados a mantenerse atentos a las

condiciones del tránsito del momento”. Artículo del que hizo caso omiso el

querellado, al asumir una conducta irresponsable y confiada de sus

aptitudes de conductor, producto de una actitud temeraria al momento


realizar la maniobra de viraje, sin advertir las consecuencias de un eventual

accidente.

2) Título X “De los virajes y señales de advertencia”: Art. 138 inc. 1° “El

conductor de un vehículo que tenga el propósito de virar, carecerá de toda

preferencia para ejecutar esta maniobra y deberá respetar el derecho

preferente de paso que tengan, en estas circunstancias, los otros

vehículos que circulen y los peatones en los pasos a ellos destinados,

que estén o no demarcados”, relacionado con art. 139 N°2. Normativa que

el querellado no observó al momento de percatarse de la circulación de los

vehículos que iban en dirección contraria por calle 2 Norte hacia el oriente,

entre ellos, el automóvil que conducía, los cuales teníamos derecho

preferente de paso y/o tránsito, debido a su actuar negligente.

3) Título XV “De las responsabilidad por los accidentes”: Para estos

efectos, cito textualmente los siguientes preceptos que infringe el

querellado:

Art. 170: “Toda persona que conduzca un vehículo en forma de hacer

peligrar la seguridad de los demás, sin la consideración de los derechos de

éstos o infringiendo las reglas de circulación o seguridad establecida en

esta Ley, será responsable de los perjuicios que de ello provengan”.

Art. 172: “En los accidentes del tránsito, constituyen presunción de

responsabilidad del conductor, los siguientes casos”:

N° 2: “No estar atento a las condiciones del tránsito del momento”

N° 10: “No respetar el derecho preferente de paso de peatones o vehículos

y las indicaciones del tránsito dirigido o señalizado”.

N° 13: “Salirse de la pista de circulación o cortar u obstruir sorpresivamente

la circulación reglamentaria de otros vehículos”. En este punto, el hecho de

que el querellado efectuara la maniobra imprudente del viraje, quedando

prácticamente atravesado en calle 2 Norte, e impidiendo la libre circulación


de los vehículos que iban en circulación al oriente, entre ellos, el automóvil

que conducía.

4) Título XVII: Para estos efectos, “De los delitos y cuasidelitos”. Según

este precepto, en su Art. 198, el querellado comete infracciones y

contravenciones graves:

“N° 14: No respetar el derecho preferente de paso de un peatón o de otro

conductor”.

“N° 16: Infringir las normas sobre virajes contempladas en los artículos 138

y 139”.

Resumiendo: La causa basal del accidente en estos autos, es que el


querellado no estuvo atento a las condiciones de tránsito, no respetó la norma
referente a perder todo tipo de preferencia en los virajes, en concordancia con
aquélla de no respetar el derecho preferente de paso que tenían los vehículos que
transitaban en sentido contrario, al momento de realizar la maniobra, obstruyendo
sorpresivamente la circulación reglamentaria de dichos vehículos, entre ellos, el
que yo conducía.

En cuanto a la relación de causa a efecto entre la infracción cometida


por el querellado y los perjuicios o daños sufridos en contra del vehículo que
conducía es clara, pues de no haber existido un manejo culpable, descuidado e
imprudente del querellado, no habrían existido daños gravísimos, traducido en la
pérdida prácticamente total de todo el tren delantero de dicho vehículo.

POR TANTO: y conforme a los artículos: 114 inc. 1 y 2; 138 inc. 1; 170, 172
N° 2, 10 y 13; 198 N° 14 y 16, todos de la Ley de Tránsito N° 18.290,

ROGAMOS A US., se sirva tener por interpuesta querella infraccional en


contra de don Carlos Rodrigo Arenas Alarcón, ya individualizado, y en definitiva,
condenarlo al máximo de las penas y sanciones que señalan los artículos 199 y
siguientes de la Ley de Tránsito, con expresa condenación en costas.
PRIMER OTROSÍ: JORGE ALEJANDRO SAGNER BOBADILLA, C.N.I. N°
10.310.788 – 1, casado, comerciante, domiciliado en calle 11 Oriente comuna y
ciudad de Talca a US, respetuosamente digo:

Que, por este acto, vengo en interponer demanda civil de indemnización de


perjuicios, por concepto de responsabilidad extracontractual, en contra de don
CARLOS RODRIGO ARENAS ALARCÓN, C.N.I. N° 12.520.066 – 4, de oficio
conductor, domiciliado en Sector San Francisco S/N, sector de Las Rastras,
comuna y ciudad de Talca, en su calidad de chofer del otro vehículo involucrado
en el accidente de autos, y, en contra de don EDURADO HERNALDO ÁVILA
VALDERRAMA, ignoro profesión u oficio, domiciliado en calle 2 Sur N° 772,
comuna y ciudad de Talca, en su calidad de dueño del vehículo taxi PPU.
BJ.XH.74, por su responsabilidad solidaria que le cabe respecto de los daños
sufridos al vehículo de mi propiedad, con expresa condenación de costas, en base
los argumentos de hecho y derecho que a continuación se exponen:

1) En primer lugar, fundo esta demanda en los mismos hechos expuestos en


la querella infraccional y solicito a S.S., que, por razones de economía
procesal, se tengan por reproducidos en forma íntegra en este libelo y como
parte integrante de éste.

2) En segundo lugar, es mi deber esclarecer a S.S. que el automóvil P.P.U.


YE.84.98, conducido por mi sobrino, Pablo Sagner Gutiérrez, pasó a
formar parte de mi patrimonio, según contrato de compraventa celebrado
con doña Soledad Andrea Allancán Vergara, C.N.I N° 12.588.542 – K,
domiciliada en en Sitio N° 14, sector Queri, comuna de San Clemente, de
fecha 13 de febrero de 2.019, quedando aún pendiente la tradición del
título traslaticio de dominio en Notaría Jaime Silva Sciberras, según consta
documento final en blanco con la firma y huella de la vendedora, listo para
ser protocolizado en dicha Notaría. Lo anterior, porque para estos efectos
el vehículo individualizado figura aún inscrito en Registro Civil a nombre de
la señora Allancán Vergara. Empero, S.S., la ley me ampara como legítimo
poseedor de este bien mueble, según el artículo 700 del Código Civil: “La
posesión es la tenencia de una cosa determinada con ánimo de señor o
dueño, sea que el dueño o el que se da por tal tenga la cosa por sí mismo,
o por otra persona que la tenga en lugar y a nombre de él. El poseedor es
reputado dueño, mientras otra persona no justifica serlo”. Este precepto se
relaciona intrínsecamente con el artículo 38 de la Ley de Tránsito N°
18.290: “Se presumirá propietario de un vehículo motorizado la persona a
cuyo nombre figure inscrito en el Registro, salvo prueba en contrario”.
Documentación acompañada en cuarto otrosí.

3) La relación de causa- efecto entre la infracción cometida por el querellado,


se da por los perjuicios o daños sufridos en contra de mi vehículo, pues de
no haber existido un manejo culpable, descuidado e imprudente del
querellado, no habrían existido daños hacia mi automóvil.

4) El Derecho: El artículo 2.314 del Código Civil señala principalmente


quien ha cometido delito o cuasidelito que causa daño es obligado a
indemnizar los daños causados, en este caso, respecto de mi bien mueble.
Como demandante y víctima del daño causado tengo legitimidad para
impetrar la respectiva demanda civil como es establecido en el artículo
2.315 de dicho Cuerpo Legal.

La Ley del Tránsito, en relación a su artículo 169, nos señala que las
infracciones a los preceptos de esta Ley, “será responsable el conductor del
vehículo”. Pero además establece en su inc. 2°, que “el conductor, el
propietario del vehículo y el tenedor del mismo a cualquier título, a menos
que estos últimos acrediten que el vehículo fue usado contra su voluntad,
son solidariamente responsables de los daños o perjuicios que se
ocasionen con su uso, sin perjuicio de la responsabilidad de terceros de
conformidad a la legislación vigente”.

Consecuencialmente, cabe mencionar que tanto don Carlos Rodrigo


Arenas Alarcón, en su calidad de conductor, y, don Eduardo Hernaldo
Ávila Valderrama, en su calidad de dueño del vehículo PPU. BJXH.74, son
solidariamente responsables de los daños causados hacia mi persona que
se ven reflejados en el siniestro afectado.

En cuanto a los daños causados.

1) DAÑO EMERGENTE (art. 1.556 del Código Civil): Producto de la


conducción negligente empleada por el conductor, he realizado los
siguientes gastos:

 Costo de reparación de mi vehículo, ascendente tanto por mano de obra


como materiales, con un valor sin IVA de $ 1.750.000, según presupuesto
reparación vehicular, mecánico Marcelo Aravena S, pero cuyo costo con
IVA incluido asciende a un monto de $2.082.500, documento que
acompaño en cuarto otrosí. Cabe señalar que dicho presupuesto señala el
concepto: “Cambio”, lo cual quiere decir que el vehículo quedó destruido, a
pérdida total e inutilizable bajo todo aspecto, siendo los daños más graves y
considerables:

- Tren delantero.
- Capot.
- Parachoques.
- Tapabarros.

2) DESVALORIZACIÓN COMERCIAL: Mi vehículo se encontraba en


perfectas condiciones y sin colisión alguna anterior. Como el automóvil
fue impactado en el tren delantero, provocando su destrucción total, las
piezas de reparación son onerosas, además, por ser un vehículo del año
2.005 dichos repuestos escasean, y algunos se pueden conseguir sólo en
Santiago o incluso deben ser encargados fuera de Chile. Por lo tanto, mi
automóvil sufrirá inminente devaluación por el transcurso del tiempo, y por
ende, tendrá una considerable desvalorización comercial. Dicha
depreciación lo avalúo en $950.000, producto de las circunstancias ya
descritas.

3) MONTO TOTAL POR CONCEPTO DE INDEMNIZACIÓN DE


PERJUICIOS: La suma total solicitada por esta parte a este Juzgado,
asciende a un valor de $ 3.032.500.

POR TANTO, y según lo dispuesto en los artículos: 2.314, 2.315 y 1.556 del
Código Civil; Artículo 700 del Código Civil, en relación al artículo 38 de la Ley
de Tránsito, y artículo 169 de la Ley de Tránsito N° 18.290,

RUEGO A US., se sirva tener por entablada demanda civil de indemnización


de perjuicios en contra de don Carlos Rodrigo Arenas Alarcón, en su calidad
de conductor y don Edurado Hernaldo Ávila Valderrama, en su calidad de
dueño del vehículo PPU. BJ.XH.74, acogerla íntegramente en todas sus
partes y, en definitiva, declarar que me adeuda la suma de $ 3.032.500.- o lo
que SS. estime conforme a derecho, más los reajustes, intereses y costas de
la causa.

SEGUNDO OTROSÍ: Rogamos a US., se sirva designar a un funcionario de este


Tribunal, para que en su calidad de Receptor Ad – Hoc, tenga por objeto practicar
las notificaciones de las acciones por esta parte, en este libelo y su proveído, tanto
al querellado y al demandado civil, como asimismo, las demás resoluciones que
se dicten en esta causa, incluida la sentencia que se dicte en ésta misma.

TERCER OTROSÍ: Sírvase S.S. tener presente que nos valdremos de todos los
medios de prueba con el fin de acreditar los hechos expuestos en la querella
infraccional de Lo Principal de este escrito y respecto de los perjuicios que se
demandan en Primer Otrosí de este libelo, en especial, la prueba instrumental,
testimonial, peritajes, etc.

CUARTO OTROSÍ: Sírvase US., tener por acompañados los siguientes


documentos, con citación:

1) Presupuesto reparación vehículo, mecánico Marcelo Aravena S., por un


total de $ 1.750.000 sin IVA.

2) Fotocopia legalizada Contrato de Compraventa automóvil Mazda, modelo 6


Soprt, año 2.005, P.P.U. YE.84.98 – 3, celebrado entre doña Soledad
Andrea Allancán Vergara y don Jorge Alejandro Sagner Bobadilla, fecha 13
de febrero de año 2.019.

3) Fotocopia legalizada Compraventa en blanco, documento respaldante del


anterior, con firma y huella de doña Soledad Andrea Allancán Vergara, listo
para ser protocolizado en Notaría Jaime Silva Sciberras.

4) Copia simple de la Cédula de Identidad de doña Soledad Andrea Allancán


Vergara, como vendedora del vehículo individualizado.
QUINTO OTROSÍ: Sírvase S.S tener presente que venimos en designar
abogado patrocinante y conferir poder a don CARLOS ALEJANDRO ROJAS
SUÁREZ, C.N.I. N° 13.063.298 – K, domiciliado en Avenida del Agua N° 2781,
sector Valles del Country, comuna y ciudad de Talca, con ambas facultades del
artículo 7° del Código de Procedimiento Civil, que se dan por expresamente
reproducidas una a una en este mismo acto, en especial, las de transigir y percibir.

PABLO IGNACIO SAGNER GUTIÉRREZ


C.N.I. N° 20.169.917 – 7

JORGE ALEJANDRO SAGNER BOBADILLA.


C.N.I. N° 10.310.788 – 1.

CARLOS ALEJANDRO ROJAS SUÁREZ.


C.N.I N° 13.063.298 – K.