Sei sulla pagina 1di 109

LA SAGA DEL URITORCO:

Crónicas de un portal

Por Gustavo Fernández

www.alfilodelarealidad.com.ar
gusfernandez21@yahoo.com.ar

© 2016 by Gustavo Fernández


Primera ediciòn digital: Centro de Armonizaciòn Integral (2016)
Capítulo 1:

QUÉ PASA EN LA “CAPITAL ESPIRITUAL DE ARGENTINA”

Capítulo 2:

LA PUERTA DIMENSIONAL DE ONGAMIRA

Capítulo 3:

EL MENSAJE ESOTÉRICO DE “PUEBLO ENCANTO”

Capítulo 4:

UN CENTRO CEREMONIAL INDÍGENA AL PIE DEL URITORCO

Capítulo 5:

MÁS CASUÍSTICA

Capítulo 6:

LA CIVILIZACIÓN PERDIDA DEL URITORCO

Capítulo 7:

EL LADO OSCURO DEL URITORCO

Capítulo 8:

EL ÚNICO LABERINTO DE CUARZO DEL MUNDO

Capítulo 9:

ORÍGENES ESOTÉRICOS DE CAPILLA DEL MONTE

Capítulo 10:

EL MENSAJE DEL COLCHIQUÍ

Apéndice 1:

PRECAUCIONES SI USTED ASCIENDE EL URITORCO


El porqué de este libro:
Mucho se ha escrito sobre la localidad argentina de Capilla del Monte, en la
provincia de Córdoba, y su misterioso cerro Uritorco. Nosotros mismos, tanto en
los espacios virtuales de nuestra revista digital, blogs y podcasts, hemos regresado
una y otra vez sobre ello. De modo que a algunos lectores –especialmente los
históricos- podrá parecerles redundante. Y quizás lo sea. Sin embargo, lo hemos
preparado en el espíritu de presentar en un único trabajo la descripción más
multifacética –con luces y sombras, aunque necesariamente incompleta- que la
saga del Uritorco conlleva.
Hemos pensado también hacerlo en otros idiomas ya que en español nuestro
trabajo, constante, sostenido a través de los años, le ha dado difusión suficiente.
Pero sé que en otras latitudes, en otras lenguas, se conoce el tema sólo
tangencialmente por aquellos que tengan quizás una información sesgada de esta
historia camino de convertirse en folklore.
Capítulo 1:

QUÉ PASA EN LA “CAPITAL ESPIRITUAL DE ARGENTINA”

Desde mediados de los ’80 la hasta entonces tímida localidad de Capilla


del Monte, en la provincia de Córdoba, Argentina, que se extiende, perezosa
al pie del mítico cerro, se ha transformado no solamente en la “capital
espiritual de la República Argentina”[1]sino en un punto de indudable
atractivo para todos los apasionados de lo ufológico en particular y
paranormal en general de todo el mundo, por la riqueza y variedad de los
extraños eventos que allí suceden. Este libro trata de ser una pálida crónica de
esos hechos.

Base de OVNIs, entrada a la ciudad intraterrena de Erks, paraíso de


duendes y elfos, chakra energético del planeta Tierra, portal a otras
dimensiones, objetivo recurrente de un creciente Turismo Místico (sí, también
el nuestro). El que una vez fuera cerro sagrado para la etnia henia-kamiare (y
que malamente pasaron a la historia como “comechingones”) se levanta,
mítico, hasta 1960 metros sobre el nivel del mar, junto al que fuera una vez
polvoriento pueblito serrano hoy devenido en próspera ciudadela: Capilla del
Monte. Ahórrenme (quizás los amigos lectores extranjeros) con un “googleo”
los párrafos de ambientaciòn histórica. Baste saber, a título de apretada
sinopsis para quien no oyera hablar de él –que hoy en día debe ser de los
menos-, que se encuentra en nuestra argentina provincia de Córdoba, en una
regiòn conocida como “Valle de Punilla” y a apenas 100 km de la capital
provincial. Apenas un silencioso destino turístico para parejas de recién
casados, jubilados y, cada vez menos, empleados de distintos sindicatos que
aprovechaban las tarifas económicas de sus “colonias” u hoteles vacacionales
sindicalizados, estalló en enero de 1986 con la hoy arquetípica “huella del
Pajarillo”: el presunto aterrizaje de un OVNI gigante sobre la ladera de un
cerro homónimo a pocos kilómetros del Uritorco y la cuasi “oficialización”
del episodio por las entonces autoridades comunales del pueblo, pusieron a
Capilla del Monte y su cerro Uritorco en la primera plana de los medios, al
comienzo nacionales y con el tiempo, internacionales. Y comenzó entonces,
primero, la peregrinación que como nuevaerístico Camino de Santiago llevó a
decenas de miles de ilusionados “platillistas” de los 80 a tratar de establecer
contactos de fin de semana, y luego, a mediados de los 90, un estallido
inmobiliario cuando grupos crecientes de ciudadanos optaron por abandonar
sus ciudades de residencia para radicarse allí, en el bello paisaje serrano.
Credenciales más que respetables para que –al buen decir de mi amigo, el
periodista e investigador Fernando Diz, porteño radicado desde hace décadas
allí- amerite el título de “capital espiritual de la República Argentina”

El cerro Uritorco

Quizás sea un tanto soberbio –pero no mentiroso- decir que me


considero un buen conocedor de la regiòn y sus historias. ¿Credenciales?:
soslayando por ahora mi propio camino como ufólogo e investigador de
campo, referir que debo haber concurrido más de setenta u ochenta veces a
Capilla del Monte, ascendido, exactamente veintiún veces el Uritorco –y varias
decenas Las Gemelas, algunas El Pajarillo, una docena Ongamira, Los
Terrones, Paso del Indio y un largo etcétera de toponimias- y, last but not least –
como gustaba escribir el recordado Antonio Ribera- tuve mi parte de algún
peso en la génesis de la historia y la leyenda en esos ingenuos años 80. Se trata
de una historia personal que jamás he relatado. Hasta hoy. Y que herirá
algunas susceptibilidades, pero qué vamos a hacerle.

Supongo que algunas voces airadas se levantarán contra esta lectura de


los hechos. Algunas de ellas, sinceramente “creyentes” en la realidad absoluta
y objetiva de las cosas que ocurren allí. Otras, tal vez interesadas –hay que
vivir, después de todo; y aunque mucha gente se fue a radicar a Capilla del
Monte escapando –decían- del consumismo de las grandes urbes, están
pendientes de la caja chica del día a día como el sufrido habitante de cualquier
otra ciudad. Unos pocos, porque montan su negocio alrededor de las
creencias desbocadas. Y, claro, cuando el vecino ya ha montado sus
excursiones a cierto paraje para farfullar cósmicos idiomas, si no se tiene algo
mejor para atraer a los turistas, hay que inventarlo. Entonces se va cada vez
por más, y de inicial meta de simples observaciones pretendidamente
extraterrestres el lugar ha degenerado en rejilla hiperdimensional de
transmutación cuántica del ADN. Esto último, dicho con sarcasmo, por si no
se entendiò.

Miles de personas se han ido a radicar en Capilla del Monte para


realizar sus aspiraciones metafísicas

A fin de cuentas, al lugar –mejor aún, a muchos que lo frecuentan- no


les ocurre algo muy distinto de lo que campea en el ambiente espiritualista,
esotérico y holístico mundial. Hace unos treinta años, las disciplinas “de
ruptura” era la investigación OVNI, la Parapsicología, el Control Mental –que
en tiempos que no se hablaba de MK Ultra, Matrix y otras lindezas, no mera
el fantasmagórico mecanismo de manipulación de masas que hoy en día pone
el término en parangón con chemtrails, flúor y helicópteros negros, sino la
etiqueta de un modesto sistema de autosuperación personal- , quizás las
Religiones Orientales (Yoga mediante) y, casi en el límite de lo aceptable
intelectualmente, la Metafísica. Pero los años pasaron y como había que llamar
la atención, esas disciplinas comenzaron a fragmentarse, a mutar, a
¿enriquecerse? y aquí estamos: Magnified Healing, Curaciòn Cuántica,
Angeleología, Reiki, PNL, Curso de Milagros, H’Onopono, Masajes Atlantes
(sin poner en duda que funcionen –como cualquier masaje- ¿podrían decirme
cómo conocemos los “masajes atlantes” si todavía no encontramos la
Atlántida?), Lectura de Registros Akhásicos, transmutación del ADN, etc.,
etc… etc. Y Capilla del Monte, decía, pasó por un proceso parecido: lejos
quedó aquél tiempo donde lo atípico era sólo observar grupos que se dirigían
a los alrededores dispuestos a pernoctar en espera del Contacto. Hoy, estos
meros diletantes de las relaciones públicas interplanetarias han cedido su lugar
a los consumidores del supermarket espiritual en que, divertidamente, se ha
transformado el lugar.
El fantástico Laberinto de Cuarzo, en el predio “Pueblo Encanto”, en
plena Capilla del Monte, único en el mundo en su tipo.

Empero y pese a todo eso, en el lugar pasa algo. Tantas décadas


caminando el lugar, tantos ascensos al Uritorco, tantos relevamientos
radiestésicos de sus distintos “sitios de poder”, tantos testigos y protagonistas
entrevistados, tantos fungir año tras año de guía especializado para grupos de
connacionales y visitantes extranjeros, tantas noches de vigilia y observación
dan una interesante –creo yo- perspectiva panorámica de los eventos que allí
ocurren. Que –como ya he desarrollado en otros trabajos- ocurren desde mi
punto de vista porque el lugar reúne las condiciones de lo que –a veces
abusivamente, pero en este caso creo que correctamente- se ha llamado
“portal”; un lugar geográfico donde el velo entre los mundos se corre o se
hace mucho más débil (si se me permite el giro pretendidamente poético); una
deformación episódica del Tiempo y el Espacio, una anomalía de la
Geometría Cósmica. Un ámbito donde en consecuencia las “conexiones” son
más emergentes. Conexiones con Realidades Paralelas o con aspectos de una
Realidad que es mucho más amplia que la que percibimos por la estrecha
ventana sensorial de estas tres dimensiones físicas. En este contexto, estoy
convencido que el hecho que en décadas pasadas el “fenómeno dominante”
hayan sido apariciones de OVNIs y con los años “mutado” a otro tipo de
entidades (duendes, elementales, pretendidos guías espirituales, etc.) así como
de procesos de verdadera transmutación íntimas y personal de quienes la
vivieron no se debe solamente a la propia deriva de las creencias particulares o
el delirio ajeno (que de eso también hay, claro) sino a la naturaleza cambiante
de “aquello” que se manifiesta con el tiempo a través de esa “ventana”.
Imaginemos, sólo a título ilustrativo, que en un muy largo e inaccesible muro
se abre una puerta, un paso. Y se deja sin vigilancia, sin guardianes que regulen
quien pasa de uno a otro lado. Los primeros días, obviamente, sólo los
eventuales animalejos que se encuentran próximos a la recién inaugurada
puerta se animarán a asomar sus cabezotas del otro lado. Pero al correr de los
días, semanas, meses, años, es simple cuestiòn estadística que otros animales,
más pacíficos o más peligrosos, se acerquen provenientes de sitios lejanos y se
animan a cruzar el umbral…

Extraña imagen, posiblemente artificial y de antigüedad desconocida,


en la zona

Morteros rituales en la cumbre del Uritorco.


“Cabeza de Cóndor”, camino a la cumbre del Uritorco. El autor fue el
primero en dejar registro público de su existencia.

Para comprender qué, déjenme contarles esta historia.

Algunos relatos retrotraen lo fenoménico alrededor del Uritorco a


mucho antes de 1986. El desaparecido Monir Addur[1], que supiera ser
Secretario de Cultura municipal, ha referido que existen testimonios de
apariciones fantasmagóricas ya desde los años ’50, y “luces en el cielo” de
todos los tiempos. De hecho, los “henia-kamiare”[2] sostenían que se trataba
de sus dioses que les visitaban y en su honor, eligieron al Uritorco[3] como
“altar”, pues desde su cumbre les rendían culto (aún pueden observarse
“morteros” rituales en su cima). Esto, para muchos justifica el blasón de
“tierra elegida” de la zona. El problema, sin embargo, es que nada parece
señalar que la tasa de observaciones y fenómenos anómalos haya sido superior
al de otros tantos que, en esta “tierra de ovnis” que es Argentina, tienen
también un historial para contar. Pero si hacemos abstracción de la casuística
anecdótica, debemos reconocer que Capilla del Monte ha sido un atractivo
para muchos más que algunas bandas de hippies contactistas. Las evidencias,
de las que haremos prolijo repaso en otro trabajo[4], del asentamiento de una
“cultura desconocida” de miles de años de antigüedad en el lugar dan fe de
ello. Inclusive, a fines del siglo XIX, un conde español, Odilio Estévez, elige
asentarse en el lugar no solamente para vivir, sino para realizar “tenidas” con
cierta logia que integraba. Y ya he descrito en otros lugares las evidencias de
una línea de energía telúrica que parece vincular este solar con la otra, mística,
esotérica, ciudad de Piriápolis, en el Uruguay. Finalmente, el Uritorco, el
sempiterno Uritorco, alrededor del cual girará toda la historia, fue montaña
sagrada en tantos tiempos y culturas, que uno debe preguntarse si detrás de
tanta leyenda no habrá un viso de verosimilitud.
De modo que, primera salvedad importante: el lugar es “caja de
resonancia” arcaicas de connotaciones espirituales.

El origen de la trama
Para la crónica periodística hay fecha cierta en que comienza la “saga del
Uritorco”. Se trata del 9 de enero de 1986 cuando a espaldas del cerro
“sagrado”, en las estribaciones conocidas como “El Pajarillo”, aparece una
extraña mancha sobre la cerril hierba del lugar, una quemazón de casi treinta
metros de largo por veinte de ancho. Casualmente –o no tanto- en esos días
medraba por la zona un grupo de “contactistas”, que son los primeros en
llegar al lugar, tomar fotografías, atribuir el hecho a la aparición de un OVNI y
difundirlo así por la prensa.

Sin embargo, al César lo que es del César. Sí hubo una aparición OVNI. Pero
no allí. Ni produjo la famosa “huella”.

Huella en el cerro “El Pajarillo”

Ese mismo 9 de enero, pero a las 22 horas, y a diez kilómetros de allí,


junto a un pequeño arroyo que corre en la base del cerro llamado Áspero, se
encontraba doña Esperanza Pelliza de Gómez. Ella era una anciana de –en la
fecha de los hechos– ochenta años, oriunda de Capilla, que se estableció en
esos apartados parajes hacía sesenta años al contraer matrimonio con su ya
difunto esposo.

El jueves 9 de enero de 1986, poco después de las 22 horas, doña


Esperanza se hallaba en el patio de su casa jugando una partida de cartas con
su nieto, Gabriel Eduardo Gómez –de 11 años– y con Sara, una hija de la
anciana que había llegado de visita desde Buenos Aires.

La noche era calurosa e invitaba a pasarla fuera. Sin embargo, al cabo


de un rato, el ruido del motor de un automóvil que parece aproximarse les
hace pensar a las señoras que sería prudente entrar nuevamente a la vivienda.
Tras cerrar las puertas, los familiares advierten que una luz rojiza se filtra a
través de la ventana del cuarto de doña Esperanza. El origen de la
luminosidad provenía de un intenso foco de luz roja que permanecía
aparentemente estático sobre una de las laderas del cerro Áspero. Este cerro,
apenas más bajo que el que está a sus espaldas (el cerro Esperanza de 1400
metros) se divisa claramente desde el puesto de observación de los Gómez y
se ubica en dirección Este, ligeramente hacia el Norte, a unos 90º de la
posición de las sierras de El Pajarillo. Este dato conviene ser destacado e
incluso retenerlo, pues, al contrario de lo informado por la prensa, no existe
ninguna relación visual directa entre el fenómeno por ellos observado y la
aparición de la huella “ovoidal” sobre El Pajarillo. Pero, claro, el periodismo
no suele ser puntilloso en estas investigaciones y fue sencillo “comprar” el
argumento de los contactistas: el OVNI que habrían visto desde la casa de los
Gómez sería el mismo que habría producido la huella del Pajarillo.

Pero como hemos visto, esto no es así. No solamente por una cuestiòn de
ubicación y perspectiva: sino por una cuestión de fechas. Ese grupo (llamado
entonces IPEC, Instituto Planificador de Encuentros Cercanos; tiene la misma
génesis pero no es el mismo grupo homónimo hoy existente en Argentina)
afirmó haber hallado la huella el 9 de enero. Pero fue el 9 de enero, aunque a
las 22 horas, cuando los Gómez protagonizaron su episodio. Si la dataciòn del
grupo de contactistas es real, no pudo haber sido el OVNI que por la noche
se aparecería a los Gómez. Y si no es real, debemos preguntarnos porqué
mintieron. En la ediciòn del 28 de junio de 2000 de nuestra revista digital “Al
Filo de la Realidad” (# 10) publicamos respecto a esa “huella” el siguiente
comentario:

El reconocimiento que personalmente realizamos in situ determinó


ciertos aspectos que desvirtúan buena parte de los argumentos esgrimidos por
los defensores de la idea de que “una nave provocó la huella mientras flotaba
sobre la sierra” y, al mismo tiempo, estableció otros detalles que sirven para
intentar alguna aproximación sobre las causas reales que habrían ocasionado
una zona de pastizales chamuscados con esas características.

1) Tal como se advierte a medida que el observador se aproxima a la


“mancha”, y ni que hablar desde el aire, los contornos no son tan nítidos sino
más bien difusos. No se trata de un “óvalo perfecto”, sino de una zona de
límites distribuidos de un modo irregularmente elipsoidal sobre la parte sur de
la “mancha”, que se va diluyendo como una “pincelada” hacia el norte de la
misma. El perfil evidentemente más nítido es el que parte de la base sur de la
marca.
2) Algunas fotografías desde el aire publicadas por distintos medios
muestran la existencia de una marca dentro de la marca, con forma de “V”.
Esta figura, que por sus dimensiones de cuarenta metros por rama no puede
localizarse al ras del suelo, se encuentra en la base de la huella, sitio donde
parece haber comenzado el fuego, y ofrece uno de los mejores elementos de
prueba a la hora de las interpretaciones.

3) Una de las comprobaciones que desmienten frontalmente los


argumentos que procuren demostrar que “el calor llegó desde arriba” es la
siguiente: tanto las cañas como los espartillos que crecen cerca de la base
como al centro y al norte de la mancha se encuentran calcinados del mismo
modo que se calcinarían si una corriente de fuego avanzara desde abajo hacia
arriba por la ladera. Esto se advierte claramente pues la cara que, por ejemplo,
ofrecen los cáñamos hacia el sur está efectivamente chamuscada, mientras que
el canto posterior de los mismos no está tan afectado por el calor. Los
partidarios de que existió una fuente calorífica por encima de los pastizales
omitieron este dato clave y se apoyaron en la forma en que se encuentran
quemados los espartillos (la paja brava). En efecto, al prender fuego una mata
cualquiera (y esto lo experimentamos y reprodujimos) la porción que resulta
más afectada es su parte central y superior, donde más se concentra la paja
seca, cosa que otorga la falsa idea de que el calor llegó desde arriba.
Contrariamente, muchas matas de paja brava demostraron que, sin embargo,
la cara sur fue la más dañada por el fuego.

La hipótesis del incendio

Puntualizaremos distintos aspectos que contribuyeron a formar la tesis


de que la causa de la “mancha” no fue un gigantesco OVNI planeando sobre
el lugar –teoría que atrajo periodistas de todo el mundo– sino un incendio
originado en su base, el que luego se propagó hasta la irregular zona superior
de la marca.

La forma curva que adquiere la sierra en ese sitio pone en evidencia, en


primer lugar, que el corrimiento del paréntesis de fuego inicial se efectuó
acompañando al accidente que caracteriza a dicha superficie. En segundo
lugar, hemos comprobado personalmente en tres ocasiones (y otras más
gracias a los testimonios de distintas personas que también estuvieron en el
lugar) que si bien los vientos predominantes vienen desde el norte, ellos
resultan embolsados debido a un promontorio que asciende desde un
pronunciado valle y se arremolinan, cambiando, sobre la tierra de la “mancha”
en dirección sur-norte. En el caso que la corriente de vientos que dominaba
en la zona en fechas cercanas al 9 de enero del ’86 hubiera sido la misma, esa
fue la dinámica que arrastró el fuego hacia arriba y, tal vez dada una nueva
desviación de su sentido, luego procedió a apagarlo. Los primeros días de ese
mes, si bien fueron ostensiblemente calurosos durante el día, también fueron
lluviosos e inestables. De acuerdo con distintos comentarios de la gente que
habita la región (al tratarse de un área con microclima particular no entra con
precisión en los registros metereológicos provinciales), durante la madrugada
del 10 lloviznó algunas horas, y una capa de nubes bajas cubrió la Quebrada
de la Luna. Aun cuando la producción del supuesto incendio no debió ocurrir
necesariamente para esa fecha (acaso sí días antes sin ser vista) este dato, por
un lado, daría una pista más para explicar cómo se extinguió el fuego. Por el
otro, abre expectativas interesantes para que –a partir de esas condiciones
climáticas– resulte posible especular en torno a los posibles orígenes del
fenómeno.

Lo que aquí estamos sosteniendo, entonces, es que la huella es


definitivamente producto de una acciòn o fenómeno convencional. Sea un
incendio provocado por la caída de un rayo, sea un incendio provocado por
manos humanas (y aquí el autor sospecha de quienes “casual y
afortunadamente” aparecieron ese día por el lugar, registrándolo y llevándose
el premio: sí, los “contactistas”). Que Capilla del Monte sea un lugar asaz
frecuente de apariciones OVNI no significa que todo fenómeno extraño tenga
su origen. Pero sí que puede ser hábilmente aprovechado para aumentar la
psicosis. Además, la mayoría de los investigadores llegados al lugar o
simplemente tomaron fotografías desde la ruta en las primeras semanas de
ocurrido el hecho por lo difícil del acceso –a nosotros nos demando más que
arduo esfuerzo, pese a estar acostumbrados a estas lides- o en el peor de los
casos se allegaron hasta años más tarde, con un relevamiento superficial –de
“superficie”, y por improvisado- del terreno.

La ciudad subterránea

Sin duda uno de los atractivos más poderosos de tanta búsqueda


espiritualista es la leyendas de la existencia de una ciudad subterránea,
conocida con el nombre de “Erks”. Supuestamente extraterrestre, con los
años ha mudado de ser una “base” de OVNIs, física y tridimensional, a
pretendidamente astral o etérea (seguramente, a consecuencia que no se la ha
podido ubicar pese a los infinitos intentos en ese sentido). Sobre su esotérico
nombre poco y nada se había dicho hasta que Dante Franch, un comerciante
porteño radicado en el lugar y mentor de un exitoso grupo mesiánico, explicó
que son las iniciales de “Encuentro de Remanentes Kósmicos Siderales”, lo
que lleva a alegrarse por la sifusiòn que el idioma español ha tenido allende el
Universo dado que por lo visto, hasta los extraterrestres lo emplean…

Hay toda una “movida” intensa de lugareños que cooptan el interés por
el cual los ingenuos llegan a Capilla del Monte, llevándoles, en noches
cerradas, a un punto sobre un camino vecinal más allá de la citada Ongamira,
llamado “Puertas del Cielo” donde –les dicen- al entonar ciertos “mantrams”
en una lengua cósmica llamada “iridrin”, aparece la ciudad de Erks. Y allá van,
ateridos de frío aún en pleno invierno, a subir a un montículo y comenzar a
cantar en esa lengua mientras en la lejanía comienzan a verse las luces,
alineadas, algunas movedizas, otra formando cuadrículas, de lo que les dicen a
los turistas que es Erks…. Y en realidad son las luces de automóviles que se
desplazan por rutas así como las propias de localidades como La Caroya y
Deán Funes, ya que en la oscuridad es indistinguible la diferencia entre el cielo
y la tierra y el turista, claro, no regresa al otro día pero a plena luz para
comparar, mapa en mano, sus visiones de la noche anterior con la ruda
geografía. Mejor llevarse la creencia que sí, que efectivamente apareciò Erks,
para envidia de propios y extraños. Y fue este Acoglanis, quien comenzó con
esta “rutina” de reunir grupos por las noches, cantar mantrams y hablarles de
la mitología de Erks. Claro que, si para un servidor lo de Erks es absoluta
mitología, no lo es la posibilidad, avalada por algunas personas críticas y
cinfiables que le conocieron, que dicen que Acoglanis sabía que en la zona se
abrían un “portal” bajo ciertas circunstancias y que el relato de Erks era sólo
un “relato” para bajar al común de los mortales un conocimiento que debía
darse progresivamente. Otros sostienen que no fue Acoglanis sino sus
adláteres quienes sostuvieron la historia de Erks, y que el osteópata griego
simplemente contactaba con entidades inteligentes no humanas en ese paraje.
Yo en lo personal creo que la historia de la “ciudad de Erks” y los recorridos
turñísticos para contactar con ella son la bastardizaciòn de un conocimiento
hermético mucho más profundo de contacto con otras realidades, y que
Acoglanis quizás pensaba develar. Y eso molestó a algunos poderes en las
Sombras. Quizás, Illuminati. Me pregunto si Guillermo Terrera, famoso
filonazi metido a antropólogo y gestor de una paranoia fascista en la regiòn
donde los extraterrestres se mezclan con dioses indígenas, Templarios y
triángulos cósmicos, y amigo durante un tiempo con Acoglanis –hasta que las
relaciones, por cuestiones nunca aclaradas, se enfriaron e incluso se volvieron
hostiles- no tendrá alguna relaciòn.[2]

1[1] Hay hechos que no por sincrónicos o “causales”, reconocidos como tal, son
menos impactantes para mí. En 1978 le obsequié, dedicado, a Enrique Sdrech un
ejemplar de mi libro recién editado “Triángulo Mortal en Argentina”. Enrique falleciò
en 2003. En el año 2007, de paso por una librería de libros usados en Buenos Aires me
encuentro con un ejemplar en venta de ese mismo libro mío y dado que sólo he
conservado un par de ejemplares (y la editorial que lo lanzara cerrara tiempo atrás) lo
compro por unos pocos pesos para coleccionarlo. Esperando el tren urbano en la
estaciòn, se me ocurre hojearlo: allí estaba mi dedicatoria. Era el mismo ejemplar que
le había obsequiado, diecinueve años atrás, a “El Turco”…

2[2] Guillermo Terrera, gran amigo de Jacques de Mahieu, francés refugiado en Argentina tras la
Segunda Guerra Mundial, conocido estudioso de la presencia de vikingos en estas tierras (y menos
conocido por haber sido capitán de las Waffen SS Carlomagno, divisiòn francesa de las SS) sigue siendo
todo un referente del “nazismo esotérico” en Argentina. Referente construido, entre otras
manipulaciones de la Historia, sobre mentiras que sus “seguidores” repiten monocordemente sin
constatar las fuentes. En efecto, Terrera sostuvo a ultranza que el Santo Grial está y estuvo en Argentina
por la pretendida menciòn del Uritorco, cierto “bastón de mando” lítico y las sierras locales en los
poema “Parsifal” y “Perceval”, de Chrétien de Troyes y Wilhem Von Eichembach, escritos entre los
siglos XI y XII, cuando, lógicamente, se supone que Europa ignoraba América. Pues bien, me he tomado
el trabajo de leer íntegramente ambas obras –que pongo a disposición de quien las solicite- y en ninguna
de ellas aparece ninguna de esas referencias… Más información sobre el movimiento neonazi en la zona
en mi artículo: “Nazis a la caza del Grial en Argentina”:
https://alfilodelarealidad.wordpress.com/2012/06/23/nazis-a-la-caza-del-grial-en-argentina/
Capítulo 2:

LA PUERTA DIMENSIONAL DE ONGAMIRA

Cuando las inquietudes personales donde el afán investigativo va de la mano


con el vicio de la aventura llevan a husmear por localidades cercanas, hablar
con sus pobladores y descubrir, en todos los casos, un acervo de supuestas
manifestaciones insólitas que, a todas luces, anticipan el nacimiento de un
nuevo tipo de folklore, es inevitable que uno de esos lugares sea la localidad
de Ongamira. A treinta kilómetros de Capilla del Monte, turísticamente
famosa por sus cuevas, foco de interés arqueológico por sus deterioradas
pictografías, centro habitacional tradicional de los antiguos indios henia-
kâmiare, los habitantes de la zona me habían manifestado haber sido testigos
también del sobrevuelo de presuntas naves extraterrestres por la zona. Y allí
comienza esta particular historia. Porque fue en febrero de 1993, cuando
investigadores de nuestro Centro de Armonización Integral visitaron esa
agreste región que se obtuvo la placa que reproducimos. En momentos de
ascender el grupo la prolongada pendiente que lleva a una de las oquedades y
donde años atrás se levantara una pequeña capilla con una imagen religiosa,
otro de los investigadores, retrasado, decide tomar una fotografía a los dos
primeros componentes del grupo que ya la alcanzaban, visibles a la izquierda
de la toma con sus camperas originalmente turquesas. Centrando el objetivo
en la capilla el fotógrafo, cuyo nombre por propio pedido mantenemos en
reserva, tiró esta única toma. Nadie más era visible por el ocular de la cámara
fotográfica. De hecho, nadie más aparte de ellos se encontraba en el lugar y
ciertamente nada extraño fue visible a ojo desnudo cuando se gatilló la
máquina como durante sus desplazamientos por el lugar que insumieron
buena parte del día. La sorpresa llegó al revelar el rollo y descubrir esto que ha
resistido todo análisis pertinente: la extraña manifestación energética, esa
“columna de luz” que parece proyectarse desde la capillita al suelo y, a
ambos lados y detrás de los matorrales esos dos seres vestidos de blanco,
aparentemente mujeres, que por otra parte parecen a su vez estar
observando al fotógrafo.

La imagen original de las entidades de Ongamira

Ampliaciòn de las entidades de blanco


Los Terrones, detrás del Uritorco, considerado uno de los puntos
“energéticos” más importante

Otra vista de “Los Terrones”

No es la primera vez, como es sabido en el mundillo ovnilógico, que objetos


no identificados y seres extraños son registrados por cámaras fotográficas y
fílmicas sin ser simultáneamente visibles al ojo desnudo. Sobre esto, se han
esbozado varias hipótesis, entre las que figuran aquella que dice que la
aparición y desaparición del fenómeno espontáneo es tan veloz que el ojo
humano no llegó a captarlo y sí lo haría la película, supuestamente más
sensible. Esto va concatenado con la creciente suposición, entre los
investigadores de este fenómeno, de que, independientemente de su eventual
origen extraterrestre, estas inteligencias también provendrían –o usarían–
“atajos” interdimensionales, algo así como lo que la astrofísica denomina
“agujeros de gusano” y que, para explicarlo de manera sencilla, comunican dos
puntos distantes del espacio-tiempo sin pasar por los puntos intermedios,
cuanto menos en este espacio. Difícil quizás de comprender para nuestra
lógica, pero no más que otras paradojas de la física moderna.

Así, Ongamira sería entonces una de las tantas “puertas dimensionales”


distribuidas sobre la faz del planeta, por donde se produciría el acceso de estas
inteligencias a nuestro plano de existencia.

Estas son las teorías. Pero aquí mostramos un hecho. Una foto con seres que
no estaban físicamente presentes en el momento de obtenerse. Con una
definición de foco, una perspectiva y un encuadre que no admite explicaciones
convencionales y un entorno psicosocial que invalida el fraude.
Capítulo 3:

EL MENSAJE ESOTÉRICO DE “PUEBLO ENCANTO”

Cuando en 1885 el conde Estévez decidió iniciar en lo que luego se


llamaría "Pueablo Encanto" (Capilla del Monte, Córdoba) la construcción de
su residencia, seguramente tenía en mente algo más que una opulenta finca
para vivir junto a su esposa e hija adoptiva seis meses al año (la otra mitad
transcurría en Europa). La fastuosidad del lugar, aún para cánones modernos
(y mucho más en una época en que la localidad serrana era apenas un villorio
perdido en la Naturaleza), que supo contar con la primera usina eléctrica del
país y la novedad asombrosa del teléfono --entrado el siglo XX-- había sido
también el reducto ideal de otros intereses, menos materiales y más en
consonancia con el lugar. En efecto, Estévez (y suponemos un grupo selecto
de cercanos conocedores) habían elegido un sitio donde desde tiempo
inmemorial, pero quizás ya unos seis milenios antes de Cristo, los originarios
pueblos autóctonos lo usaban para celebrar tanto rituales iniciáticos como
prácticas vinculadas al impacto material de principios espirituales: el inmediato
"pucará", o centro ceremonial indígena, casi al pie del imponente Cerro
Macho o Uritorco, donde convergen líneas de energías telúricas que
comienzan a ser desbrozadas por los geobiólogos, potenciaba el pragmatismo
de hombres con iniciativa no sólo económica sino también tras la búsqueda de
las fuentes de Sabiduría.

En su "castillo", que hoy en día el visitante puede recorrer bajo la guía de


expertos conocedores, encontramos a cada paso las huellas de una
funcionalidad esotérica; esto es, desde los espacios aptos para prácticas
mistéricas hasta la presencia omnipresente del simbolismo alegórico, que con
su develación racional sugieren al visitante ocasional o huésped permanente la
conexión de nuestro Ser con el Todo.
Porque en esta maravilla arquitectónica --quizás hasta hoy injustamente
fuera de los grandes circuitos turísticos-- la maravilla ante el portento de su
construcción (Estévez supo traer treinta familias de Europa para su erección,
quince de las cuales continuaron tras su finalización a su servicio permanente,
importando la totalidad de los materiales --excepto rocas y arena-- así como el
mobiliario del Viejo Continente) no cede ante la profundidad de las
enseñanzas que como en una ciclópea biblioteca tridimensional nos susurran
sus paredes a cada paso. De manera tal que los invitamos a un fugaz repaso
por algunas de estas enseñanzas.
Comencemos por el propio acceso, una magnífica escalinata de 7 gradas,
divididas por un descanso en dos grupos, uno de 3 peldaños, otro de 4. En la
Numerología mística, el 7 es el número de la Perfección Divina, pero, como se
trata de una escalera, indica que el hombre también puede ascender a ella, si
primero sube 3 (la Trinidad, es decir, el esfuerzo intelectual por ascender
intelectual y moralmente hacia lo Alto) y sólo cuando se encuentra a sí mismo
en su condición divina (el descanso) podrá actuar sensata y humanamente
sobre el Mundo Material (el 4) creando su propia realidad, expandiéndose en
el mundo cotidiano de forma armónica, es decir, sin vulnerar, sin expoliar, sin
explotar seres y recursos. Alcanzada esta etapa, puede continuar su Camino
(ascenso) por cualquiera de las dos escalinatas de 11 gradas (el 11 es un
Número Maestro (son tres: 11, 22 y 33) siendo en este caso el del Maestro que
deja huellas en el Mundo Cotidiano, el que enseña, el que emprende, el que
crea el marco idóneo para que otros prosperen). Pero estas escalinatas de 11
escalones se abren a izquierda y derecha y en uso del natural Albedrío, es el
hombre quien elije: o el Sendero de la Mano Derecha, el de ayuda a los demás,
el del servicio, el de la solidaridad; o el Sendero de la Mano Izquierda, el del
fructificar en el egoísmo.
El desarrollo de esta escalinata enmarca una fuente de mosaicos y azulejos
azules y blancos (colores que son símbolos de la claridad intelectual y la
pureza de intenciones) con un León del cual supo brotar agua (expresión de
los valores esenciales que nos dan vida). Este León volverá a aparecer en
nuestra recorrida, y no es un signo menor: esotéricamente, es Mitra, el Cristo
Solar antecesor del Cristo Jesús o, mejor aún, la imagen arquetípica cósmica
que el Rabí expresaría en su paso por este mundo.

En el centro de su patio con reminiscencias andaluzas, un "yantra", típico


mandala hindú donde un círculo se inscribe en un cuadrado, recuerda que el
hombre (el cuadrado, es decir, el número 4) lleva un dios dentro de él (el
círculo, imagen de Dios, al que admirablemente definiera René Descartes
como "Dios es un círculo cuyo centro está en todas partes y su circunferencia,
en ninguna"). Y en los arcos que soportan los peristilos, el Sello de Salomón
(conocido también como la estrella de David) donde el triángulo descendente
es Dios que corre al encuentro del ser humano que lo busca (el triángulo
ascendente).

Si observamos el castillo desde su parte trasera, veremos que nuevamente


está presente la escalinata de 11 peldaños (recordemos, un Número Maestro)...
... así como en el patio cubierto (hoy, cerrado con puertas y ventanas
vidriadas por quien tuvo la visión de recuperarlo, su anterior propietario, el
poeta y productor radial y televisivo Sebastián Alejandro Lusianzoff) el típico
estilo "mudéjar" o arábigo de no representar --por considerar idolátricas--
imágenes humanas o animales se convierte en una estilización conviviente con
simbología fuertemente cristiana (la Flor de Lis, símbolo que en los últimos
dos mil años representa a la Virgen María pero que, en puridad y de acuerdo a
sus más remotos antecedentes, es el emblema de la Gran Diosa, la
manifestación femenina de un Dios que por su propia condición no puede ser
un "él", masculino, sino un hermafrodita que encierre la dualidad masculino y
femenino, es decir, la expresión de la polaridad de opuestos complementarios)
enseñándonos también que la Verdad no puede ser propiedad de una
específica ideología espiritual.

Quizás pasaríamos rápidamente por este hall si no nos obligara a


detenernos la supranatural belleza de los azulejos horneados al cobre que
rutilan en el lugar con una luminosidad exótica, antes de ingresar al salón
principal...
... que merece una atención particular. En primer lugar, su planta, en forma
de "L". Esto no es casual. La "L" representa los 2/3 de un triángulo
rectángulo, aquél que Pitágoras codificara en su famoso teorema, base de la
Escuela Pitagórica que buscaba las correspondencias geométricas de la
naturaleza con la Divinidad, es decir, la Geometría Sagrada. El triángulo
rectángulo es la representación gráfica de la "sección áurea", o "número de
oro" (1,618) que los conocedores llaman la Divina Proporción, la Cifra de
Dios en el Universo. Este salón tiene varias características sugestivas: dos
leñeros u hogares, uno, con el escudo de armas de la familia (donde otra vez
conviven en armonía los símbolos cristianos y musulmanes), "profano", es
decir, para su uso funcional. Por supuesto, en todo el lugar llama la atención el
piso, hecho de baldosones alternativamente blancos y negros, la masónica
sugerencia de que caminando por la vida el hombre da un paso en la Luz y
otro en la Oscuridad.
Desde el techo, pende una bella lámpara ornamentada con un águila
bicéfala, una de cuyas cabezas mira al Pasado, y la otra al Futuro.

Para pasar, entonces, a lo que con propiedad podríamos llamar el Gran


Oriente, un espacio, ahora sí, no "profano" sino "sagrado". Por ello hay otro
hogar, innecesario en un salón de esas dimensiones para calefaccionarlo
porque bastaría con el primero, y sin duda con otra función: la de ser
empleado en las "tenidas" o reuniones de Logia. Aquí vuelve a aparece el
León mitraico, en un leñero hecho con la combinación de los minerales
energéticamente más característicos de la región: cuarzo, feldespato y mica. Es
difícil no detenerse frente a la imagen, deslizar con suavidad las manos por su
relieve y no percibir una sutil energía que parece emanar del mismo. Pero a la
mente analítica llama entonces la atención las dos columnas que ornamentan
al hogar a cada lado; en efecto, simbolizan las dos columnas que dan entrada
al templo masónico, las que el arquitecto Hiram supo erigir a la entrada del
Templo de Salomón y darles nombres propios: Joachim y Bohaz.

Guardas plenas de simbolismo alquímico orlan las paredes. La estrella de


cinco puntas o pentáculo, el trisquelion, sugieren connotaciones que exceden
lo estilístico.
Dos ámbitos parecen desprovistos de connotaciones esotéricas: el primero
de ellos, un pequeño vestíbulo de distribución con bellas escaleras torneadas
que conducen, hacia el subsuelo, a una sala de recreación y, hacia arriba, a la
capilla personal de la señora Rosario de Firma, esposa del conde y devota
católica. La convivencia de ambas vertientes espiritualistas es una prueba más
del eclecticismo del conde, característica particular de los masones y general
de los esoteristas.

La otra sala tiene connotaciones más cercanas en el tiempo. A la tenue y


mágica luz del atardecer, estando de pie en lo que fuera el escritorio privado
del poeta Lusianzoff, observando sus fotografías con celebridades, sus
escritos, repasando sus poemas, la presencia del bardo aún nos conmina a
sintonizarnos más emocionalmente que historiográficamente con el poder
imanente al lugar.
El poeta Sebastián Alejandro Lusianzoff

La galería de la condesa. Desde ella, se admira el parque


privado donde reposaba en las tardes cordobesas.
La fuente a la entrada del castillo, desde la galería de la condesa.
Supo estar rodeada por numerosas representaciones de batracios
que arrojaban agua. Lamentablemente, por haber sido sus
cabezas de oro, fueron expoliadas en tiempos recientes.

La sala de recuerdos atesora objetos muy cálidos para los memoriosos. De la


amistad entre el poeta y aquella gloria del cine nacional que fuera don Enrique
Muiño persiste por ejemplo el poncho que el actor usara en la inolvidable
película "La Guerra Gaucha". A la derecha: en el patio andaluz, los detallistas
y delicados mosaicos del piso están plenos de alegorías.
Estévez --decíamos-- no eligió este lugar por sus bellezas naturales sino
conciente de las propiedades específicas del sitio. Quien conoce en
profundidad los códigos secretos que en muchas edificaciones sudamericanas
han cifrado alquimistas y esoteristas, no puede dejar de percibir un "eco" de
otro castillo, pero esta vez de Francisco Piria, acaudalado empresario
uruguayo, alquimista y también esoterista, miembro de la Orden de Heliópolis
que en 1932 acometió la fundación de una bellísima ciudad: Piriápolis. En su
castillo, donde Piria residía sólo una breve temporada por año, también se
llevaban a cabo prácticas místicas. Y la correspondencia energética entre
ambos lugares --recordemos aquella "línea ley", o línea energética que vincula
Capilla del Monte con Piriápolis-- aún con las décadas de diferencia entre una
y otra erección, nos sugiere una relación, quizás no de individuos, pero sí de
hermandades.

El castillo de Piria

En efecto, Piriápolis, ciudad profundamente mística, donde la simbología


alegórica también está reproducida en sus grandes edificios fundacionales, en
sus aceras y plazas públicas, estudiosos de todo el mundo convergen para
celebrar sus rituales y prácticas aprovechando esas peculiaridades espirituales
del lugar, a sabiendas de que están aprovechando también la resonancia con
otros puntos energéticos del planeta donde Capilla del Monte es uno de los
principales. Pero, claro, eso lo sabían los indígenas comechingones miles de
años atrás, y por ello se anticiparon en milenios erigiendo su propia "catedral
mistérica": el Pucará de Pueblo Encanto. Allí, "anclaban" al Universo para su
reorganización espiritual y psíquica. Pero eso, es otra historia.
Capítulo 4:

UN CENTRO CEREMONIAL INDÍGENA AL PIE DEL


URITORCO

La circunstancia amerita la aclaración: el descubrimiento no es nuestro. Es la


oportuna conjunción del conocimiento de nuestras actividades que tenía el
responsable del mismo, Carlos Lusianzoff, y nuestra amistad con el
investigador Fernando Diz, a la sazón entonces también Secretario de Prensa
y Difusión de Capilla del Monte. Un hecho aparentemente anodino, pero
pleno de significado “causal” habría de advertirnos que la cosa traía “cola”:
estábamos tomando un café con Fernando en una confitería céntrica de la
localidad punillense cuando refiero haber recibido un mail de Lusianzoff
quien, parece, tenía algo importante que contarme. Claro, no lo conocía. Y
Fernando, simplemente, estiró un dedo y me señala: Carlos estaba tomando
un café, también, en una mesa próxima. Nunca nos habíamos, siquiera,
cruzado. Pero ese estar “lado a lado” en el preciso momento de referir mi
curiosidad es una de las tantas sincronicidades a que ese mágico lugar nos
tiene acostumbrados.

Nos cabe, sí, el placer de dar a conocer a nuestra ingente masa de lectores este
hallazgo, así como la reunión más o menos ordenada de impresiones,
fotografías, citas históricas y puestas en contexto. Esto, claro, no termina aquí,
y será –como siempre– el lector quien dimensionará la trascendencia que,
correcta o incorrectamente, queremos darle. Comencemos, entonces, con una
jugosa entrevista a su descubridor y propietario legal, seguido del primer
relevamiento hecho por un académico “de carrera” sobre el sitio, cuyas
cualidades, si se nos permite, “esotéricas”, hemos constatado: el particular
alineamiento con otros monolitos ubicados a kilómetros de distancia –como
las rocas esféricas de Los Mogotes– el efecto resonante de pronunciar
“mantrams” en las oquedades funcionales del lugar, las particularidades físicas
extrañas de perforaciones muy difíciles de realizar en la construcción, su
aspecto aterrazado (que me ha tentado más de una vez a denominarlo
“pirámide”), el pequeño “intihuatana”, similar a su referente de Macchu
Picchu y tantas otras particularidades.

GF:> Para poner a nuestros lectores en contexto, describinos qué es “Pueblo Encanto” y
tu relación personal con el lugar.

Capilla del Monte es un lugar dentro de un mito contemporáneo donde


se vive y se respira la magia y el misterio de la etnia que lo habitó, los
comechingones, y el de sus actuales pobladores que caminan la noche
de los tiempos encontrando historias y leyendas como las de Pueblo
Encanto; el castillo comenzó a construirse en la última década de 1800,
terminándose alrededor del año 1927. El predio tiene una superficie de
aprox. 14 has. y es bordeada por el Río Calabalumba por más de 600
metros.

Su primitivo propietario fue el Conde Odilo Estévez Yánez, un


acaudalado Noble Español, comerciante e industrial de la Yerba Mate,
propietario de la marca “43” y otras, muy reconocidas a principios del
siglo XX, imponiéndole el nombre de su esposa al lugar,”Villa Firma”,
por Firma Mayor de Estévez. Al ser derrocado Alfonso XIII del trono
español, surgió la posibilidad de que éste, pasara su exilio en este
hermoso predio.

A la muerte del Conde Estévez, la propiedad fue pasando de mano en


mano y prácticamente fue abandonada; comprada a finales de los
setenta (1979) por el poeta Sebastián Alejandro, fue habilitada, bajo el
nombre de “Pueblo Encanto” exponiéndose las obras de arte y
embellecido su parque con esculturas en piedra; permaneció luego
cerrada desde el año 1989 hasta el 2005, en que la propiedad ha
comenzado a ser, lenta y esforzadamente protegida, habilitándose
cabañas delicadamente ambientadas y decoradas, dentro de
edificaciones ya existentes para que los visitantes puedan disfrutar de
sus misterios y encantos, que dimos a llamar “Cabañas del Quijote”. Al
fallecimiento de mi padre, me tocó a mí compartir con mi madre y
continuar con el emprendimiento, pero decidí imprimirle un giro al
tema de la visita al predio, o sea destacar el tema de la historia y
orígenes, el cambio tuvo una motivación impulsada por el robo de la
mayoría de la colección de obras de arte que originalmente ofreciera
mi padre.
Acceso al pucará

Otro hecho peculiar para esta zona es que también de forma


“particular” un grupo de europeos mancomunadamente traen hasta
Capilla del Monte el tren. Entendamos que en esos años el tren era el
medio de transporte más importante, más moderno… y ese modelo es
el que ellos trajeron aquí. Estaba a la cabeza de la empresa de trenes de
estas sierras el señor Otto Bemberg (Cervecería Quilmes nada menos).
El eje de pensamiento filosófico que quizás aunaba estos distintos
personajes que venimos nombrando era la “Antroposofía”, línea
filosófica en plena expansión en esos años en Europa que era liderada
por Rudolf Steiner. El paralelismo que se descubre con la ciudad de La
Plata es más que significativo partiendo de comparar los planos
fundacionales de ambas ciudades, el concepto urbano, el ámbito
político y temporal, como así también el desfile de personalidades que
también hasta esta zona llegaron documentadamente, por ejemplo
Krishnamurti, Ricardo Rojas, la infanta Isabel, no es erróneo pensar
que Deodoro Roca tomara los ideales de la famosa “reforma
Universitaria” en sus conocidas estadías en este lugar… (recordemos
que la base de la reforma era quitar las ataduras eclesiásticas que
pesaban sobre la Universidad de Córdoba, gesta que culminara con el
Mayo Francés y la reforma de la Sorbona en 1968) o sea, estamos
hablando de planes elaborados a largo plazo, más de los que un plan
económico pueda contener….

Uno de los muros laterales del Centro, aún entre la vegetación

Por esto y muchos otros detalles arquitectónicos alquímicos que se


destacan en P E es que se nos planteaba la pregunta: “¿por qué hacer
este predio justo en este lugar?” ya que lo escarpado del terreno hacía
esta obra mucho más difícil que en otro emplazamiento… Siempre
tuvimos la idea de que “ellos” tendrían un motivo muy fuerte… muy
especial.

GF> ¿Podrías describirnos cómo efectuaste el hallazgo del Centro Ceremonial?

Era el 20 de mayo de este año (2008), me encontraba de cierto modo


angustiado, preocupado por los acontecimientos que se sucedían en
nuestro país y diría que a modo “terapéutico” me propuse hacer algo
nuevo en Pueblo Encanto, o sea… preparar en alguna parte del terreno
“algo nuevo”, otra cosa, otra propuesta. Entonces recorriendo en la
memoria el predio que consta de unas 14 hectáreas y con una
zonificacion de tipo feudal, es decir, el área de los olivares en la entrada
dando idea de la zona de los “siervos de la gleba” o sea el área de
“trabajo”, separado por otro portón del área de “mercaderes y
artesanos” y por ultimo el portón con murallas mas sólidas protegiendo
la construcción principal, el castillo, presté atención a un área a la
derecha del segundo portón, la cual desde que mi familia tiene esta
propiedad nuca se le prestó atención, ni cortamos nunca el pasto, ya
que su topografía es sumamente rocosa, destacándose imponente
mogotes graníticos los cuales calificábamos de “naturales”, ya que no
se veía ninguna flora en especial, sólo la autóctona (molles, espinillos,
talas, etc.) nada de lo que caracteriza el resto del predio que está
profusamente elaborado con arboleda muy especial como tilo
medicinal, palmera imperial, mora y alcanfor.
El Uritorco desde el Pucará

A los tres días de tareas, voy a revisar el trabajo y comienza mi


asombro, ya que estos mogotes, estas piedras, ¡tenían “forma”! Veo
caminos, rampas, aterrazados , pircas… ¡y extrañas oradaciones en las
rocas de firme granito !A los pocos minutos de recorrer el área, penséen
que eso no podía ser de factoría moderna, todo lo que veía tenía una
impronta… ¡aborigen! A partir de allí, comencé a buscar
“información”, me remití a las personas que pudieran tener más
conocimiento de esta temática y de forma particular llegaron aquí
distintos Arqueólogos, Antropólogos, como así también convoqué a
todas las asociaciones aborígenes de las que encontré. Cada día son
más los interrogantes pero también hay certezas inamovibles: es un
Pucará, es un centro ceremonial aborigen.

GF> Alguno, de esos que si se muerden la lengua mueren envenenados, podría argüir que
es un recurso publicitario, habida cuenta que se encuentra dentro de los límites del parque
temático “Pueblo Encanto”. Aunque nadie puede dudar de su existencia física –
simplemente, está allí– sería oportuno que reseñes brevemente la historia del lugar, para
ilustrar sobre la coincidencia en el lugar de intereses tan distanciados en el tiempo. ¿Existe
alguna especulación sobre su antigüedad y quiénes fueron sus constructores?

Este punto, la antigüedad es la parte mas “difícil” de justificar por los


conocimientos arqueológicos, puesto que lo que “parece” da por tierra
muchas de las “verdades” que aún se repiten, ¿me explico?… Por
conclusiones geológicas, muy certeras, como por ejemplo los depósitos
de limonita que se encuentran por dentro de las cavidades
“manufacturadas” nos dicen que tienen más de 8.000 años… ¡De allí en
más sacá conclusiones!
“Pilares” o cortes poliédricos regulares que
no se condicen con la fractura
geológicamente habitual de la zona.

Estamos en los albores de una civilización neolítica ¡pero con


capacidad de hacer gradaciones en el granito de una exactitud perfecta!
Como especulación personal esto es una prueba de la Atlántida.

GF> En el terreno, es sencillo observar que parte de la construcción original, remota en el


tiempo, ha sido “restaurada”. ¿Quiénes suponés que lo habrían hecho y por qué?

Es muy fácil suponer que el conde Estévez y sus compañeros de


proyecto sabían lo que tenían… o sea, construyeron su templo, Pueblo
Encanto, en el entorno del centro ceremonial ancestral. Por lo tanto las
mínimas “modificaciones” fueron sólo para que ellos también en
alguna manera poder darle uso al área.

GF> En este reportaje reproducimos el proyecto arqueológico esbozado respecto al lugar.


Empero, ¿no crees que privilegiar su difusión antes que estén agotados los estudios científicos
daría más pie a la crítica de los opositores de siempre?

Yo entiendo que todo tiene su tiempo, y si bien dentro del área aún hay
muchas incógnitas, también hay muchas certezas. Nada ni nadie puede
discutir lo que es en conjunto, tenemos por delante mucho para
estudiar sobre el “contenido”, hay muchas áreas de distintas
ceremonias en su interior, pero hay tantas otras que están claras…
GF> ¿Qué respuesta han dado las “fuerzas vivas” locales a este descubrimiento?

Las asociaciones aborígenes fueron muy categóricas en su calificación,


es más, en estos pocos meses realizamos desde el Inti Reimi hasta la
conmemoración del 11 de Octubre, como último Día de Libertad de los
pueblos de América. En cuanto al sector “oficial” sólo puedo comentar
que el Pucará de Tilcara tardó más de 50 años en ser considerado lo
que hoy es en forma “oficial”.

GF> Entiendo que das por sentado que sus ignotos constructores conocían las energías del
lugar. ¿Pensás entonces que el lugar fue empleado para aprovechar esa energía, potenciándola
con la construcción, o fue más bien un lugar devociónal? Es decir, ¿suponés su empleo
religioso o tecnológico?

Ya entramos en la especulación, y la práctica personal, y yo aseguro en


forma concluyente que es mucho más de lo que podemos especular, o
sea… seguro tiene ambas asimetrías, tiene áreas devocionales y otras
de características tecnológicas. El desafío está planteado.

Las oquedades "resonantes", a las que se hace alusión.

Tal como citamos en la entrevista, un estudio científico fue realizado por el


Lic. Darío Iturriza (ver Currículum Vitae) y debe ser considerado como el
primer estudio integral sobre la proyección, explotación y manejo del sitio que
él, en su informe, ya define como “pucará”, expresión indígena que se aplica
tanto a fortificaciones defensivas cono centros ceremoniales, ciudadelas
administrativas y de posta, etc. Si bien este enjundioso trabajo, más que
evaluar científicamente las características descriptivas del lugar nos introduce
en la puesta en perspectiva de los alcances del lugar; su estudio es sumamente
interesante porque es la primera vez que un académico de carrera acepta
formalmente el valor arqueológico del mismo.
Citamos:
“(…) En el presente proyecto se ha propuesto la puesta en valor turístico del sitio
arqueológico denominado Pucará / Estructura de Centro Ceremonial del Uritorco, aparte
para su monitoreo como sitio tipo en la Provincia de Córdoba, también para el chequeo de
los procesos migratorios del turismo regional, además y principalmente, como sitio tipo de un
área de reserva cultural y natural, mediante la elaboración de un plan de manejo sostenible y
sustentable –como el Límite de Cambio Aceptable– a trabajarse como resultado producido
entre la comunidad y la información científica de base. En general, un producto definido
sobre la base de la investigación de campo y de gabinete, así como de talleres de interacción
continua con la comunidad.”

Decreto
En primer lugar, pese a que ya hemos señalado el relevamiento realizado por
profesionales de la Arqueología, es importante señalar que, como muestra el
documento abajo inserto, con fecha 8 de abril de este año de 2009 la
Legislatura de la Provincia de Córdoba, en base a los antecedentes reunidos, lo
ha señalado como sitio de interés provincial. Restan sin duda muchos estudios
a realizar desde todos los ángulos posibles, tanto desde el que propone la
metodología académica tradicional como el arcano conocimiento esotérico en
general, y al caminar sobre sus muros se tiene la sensación de estar
literalmente a horcajadas de un descubrimiento, no sólo histórica, sino
espiritualmente trascendental.

Mis observaciones personales

Una mirada rápida y superficial haría pensar sólo en un caprichoso


conglomerado de rocas. Lo que no es extraño, toda vez que tanto la erosión
milenaria como la propia orografía de la región predisponen a esta
apreciación. Aún más: el centro geográfico de nuestro país carece, hasta donde
sabemos, de construcciones de este tenor, por lo que la presunción originaria
de una formación natural podría verse sustentada. Pero es sólo eso, una
apreciación. Sus terrazas de tierra consolidada con muros afirmados en rocas,
en abierta semejanza con un “ziggurat”, la remodelación ad hoc que los
originarios han hecho de piedras preexistentes, la mejora arquitectónica de sus
taludes y terrazas y, aún más, las particularidades orientativas y funcionales de
algunos detalles asombrosos abren las puertas a más preguntas que respuestas.

Perforaciones artificiales

Quisimos entonces, en esta producción fotográfica realizada en una de


nuestras numerosas incursiones al lugar, acercarles evidencia gráfica que
estimule nuevas reflexiones e indagaciones.

En primer plano, lo que parece una réplica a escala del “intihuatana”, el


“amarradero del Sol”, del cual todos quienes hayan visitado Macchu Picchu
guardarán un encantado recuerdo. La tradición de depositar una piedra a su
pie, en respeto a la Pachamama, pidiendo su permiso para ingresar al lugar, es
revitalizado día a día por quienes se acercan al lugar.
Orificio artificial que continúa en un sifón ascendente y presenta
sedimento de limonita

Caminando por sus pasillos, llaman la atención, en primer lugar, los extraños
orificios que se distribuyen en sus muros, en el propio pucará y aun en otras
agrupaciones rocosas de las cercanías. Regulares, evidentemente artificiales (la
roca es granito sólido, que en el arcaico proceso de enfriamiento no toleraba
“burbujas” que pudieran producir oquedades naturales) son magníficos
exponentes de estas afirmaciones. En primer lugar, las perforaciones no son
perpendiculares al exterior: se doblan, ascienden o descienden en curvas
inverosímiles para cualquier broca moderna. Por otro lado, el sedimento de
“limonita” (que le da el característico color naranja a estos orificios) producto
de la deposiciòn y oxidaciòn natural de los elementos a través del tiempo, es el
elemento crucial que permite fechar su antigüedad.

El “sofá” o reclinatorio, perfectamente orientado Este – Oeste; una


persona de tamaño medio puede recostarse cómodamente y en el
ángulo de sus pies abiertos contemplará la roca – referencia del “Paso
del Indio”, punto iniciático en Los Mogotes.

Las fotografías de arriba exponen uno de los fenómenos más interesantes del
pucará. Quizás ignorado por los estudiosos ortodoxos, guarda para los
conocedores de las energías sutiles un matiz poco usual. Se le llama “la
clínica”. En esas oquedades es posible reclinarse y si a corta distancia y desde
distintos ángulos se vocalizan mantrams, se percibe un efecto armonizador (si
se emplean mantrams, claro). En una ocasión sometimos como conejillo de
Indias al propietario del lugar, nuestro amigo Carlos Lusianzoff, haciéndole
recibir el sonido profundo y ancestral de una caracola de “concheros”
mexicanos (el bueno de Carlos estuvo cerca de una crisis cardíaca). Es
importante señalar que investigadores y practicantes de artes terapéuticas y
chamanismo ya están empleando habitualmente este lugar para efectuar
sesiones de sanación y armonización, según se ha informado, con resultados
impresionantes.

cavidad rectangular

Junto a “la clínica”, y como evidencia circunstancial de su factura humana,


señalamos y documentamos este orificio. A diferencia de otros, éste es de
sección rectangular, de unos diez centímetros de profundidad, quizás
empleado para adosar artificialmente a la roca una extensión de la
construcción o algún elemento, efigie, ídolo o herramienta ritual o ceremonial.
Muros casi megalíticos

Es obvia la recomendación, reiteramos, de acercarse al lugar, recorrerlo y


experimentarlo por sí mismos. De hecho, en mi caso particular, lo he sumado
a los centros energéticos y de poder en los que habitualmente recalo con mis
grupos en las salidas al terreno y viajes de aprendizaje. Es el testimonio de
todos y todas ellas, al presente, totalmente conscientes no sólo de las energías
del lugar sino del efecto catárquico y transformador de unos minutos de
exposición a las mismas, el mejor referente que me estimula a seguir
profundizando, humildemente, en sus secretos y conociendo y aprendiendo (o
debería decir mejor: aprehendiendo) sus enseñanzas.
Capítulo 5:

MÁS CASUÍSTICA

Hacer un listado de casos OVNI, parapsicológicos, criptozoológicos de


Capilla del Monte es una tarea destinada desde su formulaciòn al fracaso:
prácticamente todo visitante tiene algo para contar. Y esto es especialmente
significativo en los frecuentes, o aquellos que permanecen más de tres o
cuatro días y, claro, se permiten recorrer en solitario los alrededores, realizar
verdaderas “alertas OVNI” por las noches, subir a los cerros en plan de
meditar o simplemente vigilar los cielos. Las fotografías son innumerables,
desde los simples “manchones” invisibles a ojo desnudo que algunos
interpretan como “OVNIs fantasmas”, los ya populares “orbs” (sobre lo que
tanto se debate) e incluso, las cámaras permanentes, orientadas al cerro y
conectadas a la internet (como la “Web Uritorco”) han acumulado tantas
evidencias que, aún dejando de lado muchas por dudosas, llaman la atención
por su prodigalidad.
Nosotros mismos nos hemos reunidos con evidencias sugestivas. Como una
imagen diurna, tomada en el paraje conocido como “El Zapato”, donde un
extraño óvalo luminoso se materializa ante la cámara –en ese entonces, de
película; la imagen es de 1999-.

1999. Nosotros tomamos esta imagen en el paraje “El Zapato”

O ese pequeño “humanoide”, de no más de treinta centímetros de altura, que


apareciò al revisar unas fotografías nocturnas tomadas en el jardín de un
conocido hotel de Capilla del Monte.
Pequeño humanoide que apareciò en una de tantas fotografías
nocturnas en el jardín de un hotel de la localidad (2009)

O esa “nube azulada” donde algunos ven un rostro con inmensos ojos y
otros, el busto de una mujer, flotando sobre uno de nuestros compañeros
durante una noche de vigilia (todas ellas no susceptibles de ser explicadas
convencionalmente al analizar las imágenes).

2015. Durante una vigilia nocturna


Capítulo 6:

LA CIVILIZACIÓN PERDIDA DEL URITORCO

Comenzar este ensayo escribiendo algo como que los extraños giros del
Destino nos llevan en direcciones impensadas trazando un camino que
comenzó en la infancia y tiene un alto, sólo un alto, en la redacciòn de este
artículo, sería una cursilería literaria si no fuese inevitablemente cierto. Porque
cuando al reflexionar sobre las circunstancias que me llevan a teclear estas
líneas se abreva no solamente en la investigación de campo que uno (el autor)
ya madurito, ha realizado en el terreno, sino se nutre también de casi olvidadas
anécdotas familiares que en su tiempo parecían carecer de relevancia es
inevitable concluir que por más que les pese a los panrrefutadores militantes
cierto ordenamiento inteligente se entreteje en la trama temporal de nuestras
vidas. El Universo, la Conciencia Cósmica, Dios, Bhrama y un Arlequín
cósmico jugando con nosotros; sea el lector quien elija la autoría metafísica.
Yo sólo soy un mortal observador de su accionar.
Pertenezco a una familia que por tres generaciones cumplió espontáneamente
un extraño ritual: cumplidos los once años de cada hijo varón –por línea
paterna desde hace cuando menos cinco generaciones, sólo hemos nacido
varones- éste asciende con su padre al mítico cerro Uritorco, sí, el mismo que
concita el imaginario colectivo en torno a OVNIs y duendes, ciudades
subterráneas y portales cósmicos, en la argentina provincia de Córdoba. Y no
se trata que mi familia tenga un historial de brujas y hechiceros ni entusiasta
pasiòn por lo oculto latente en heredadas bibliotecas familiares, no. Para bien
o para mal, soy el primer Fernández (de ésta rama de los Fernández, habida
cuenta que sumaremos algunos millones en el mundo) con profesional
dedicaciòn a enigmas y misterios. Si sirve de algún parámetro, mi abuelo y mi
padre, socialistas contumaces y proletarios que lograron ascender a puro
esfuerzo en la escala social desde sus humildes orígenes, siempre vieron mi
temprana vocaciòn por investigar “cosas raras” con una indisimulable mezcla
de ternura y preocupación. De modo que esa costumbre casi arquetípica para
nosotros de veranear en Capilla del Monte y que, cumplido sus once años, mi
padre acompañara a mi abuelo a la cumbre del Uritorco, y que cumplidos mis
once años hiciera lo mismo con mi progenitor (con mi único hermano,
menor, aún discutimos la fecha exacta de su propia única ascensión; él no la
recuerda, yo, por el mero hecho de mi mayoría de edad, la ubico alrededor de
los mismos mágicos once años) siempre era visto por las mujeres de la familia
como una curiosidad un poquitín extravagante. Hoy, desde mis cincuenta y
seis años, veo en ello otra Mano, y era muy conciente cuando, diez años atrás,
hice lo mismo con David, mi único hijo varón.
Aviso –quizás tardío- al lector: en este trabajo no encontrará canalizaciones
cósmicas, mensajes mediumnímicos ni revelaciones supranaturales. Sólo, nada
más –y nada menos- que investigación de campo. El resultado de visitar a
través de los años ese mágico enclave y sus aledaños reuniendo datos,
crónicas, testimonios; evaluando “in situ” las observaciones de terceros,
abriéndome paso a punta de sudor entre peñas y matorrales sólo para salir de
ciertas dudas. No le faltará al lector interesado decenas de publicaciones
donde sus autores expondrán sus vivencias personales cuyo valor será funciòn
matemática de la disposición de creer que tenga quien recorra esas páginas.
Aquí hablaremos de otra cosa, de aquello que nutría una adolescencia quizás
lejana pero siempre recordada: la pasiòn por preguntar, por indagar, por
caminar. Recuperar más el espíritu del explorador que el del profeta. Aunque,
claro, lo de “explorador” es una exageración en la bucólica sierra cordobesa
donde el viandante pasea con relativa seguridad y comodidad.

En el “Valle de los Espíritus”

Luego de aquel ascenso de 1969, con once años, llegué a la cima del Uritorco
–hasta hoy- veintiún veces más. Varias de ellas en plan de investigación,
algunas incluso en solitario. He pernoctado en la otrora “Pampita” devenida
en “Valle de los Espíritus”. He visto las “luces del Uritorco”, también.

Recuerdo particularmente un ascenso del año 1986. El día era de por sí


destemplado y la inminente tormenta no auguraba, precisamente, un final
rutilante a la travesía. Pero munidos de irresponsable entusiasmo persistimos
en la trepada, observando como algunos compañeros fumadores iban dejando
pedacitos de pulmones regados por el camino para hallar, supongo, el camino
de regreso.
El ascenso requiere voluntad y paciencia. Nada más. Dejando de lado el
memorable paisaje, el paseo es francamente monótono y, salvo la oportunidad
de un refrescante chapuzón en una vertiente, nada nos detiene hasta tocar la
cruz sita en la cumbre, así como nada nos desaburre. ¿Nada?. Bueh, es un
decir. En realidad debería haber aclarado nada anormal.
Porque si algo resulta gracioso en el Uritorco son sus visitantes. Recuerdo
cuando ascendí por primera vez al cerro, hace casi cuarenta y cinco años, en
que el grupo de tres personas del que formaba parte no encontrara ningún
compañero de viaje por el camino. Hoy, a mitad del mismo, el Uritorco me
recordó desagradablemente la porteña calle Florida entre Corrientes y Lavalle
un lunes a las doce del mediodía. Y no con feriado bancario, precisamente.

Mieleros, buscadores de aventuras, familias con nenitos y el perro (¡Sí!. ¡Yo vi


un can andinista con estos ojos cuando nadie me había convidado nada fuerte
todavía!). Pero lo más, cómo decirlo… lo más ¿tierno, sería la palabra?, eran
los místicos.
Me encontré ya durante el descenso y muy cerca de una explanada conocida
como “la pampita” (lugar más que apto para acampar) con un parapsicólogo
de la ciudad de Córdoba. El había tenido –según me contó- ciertas visiones
noches anteriores de que un OVNI aparecería en la zona y de que hallaría –él,
no el OVNI- una misteriosa caverna de acceso a reinos subterráneos que
supongo de lovecraftiana antigüedad. Al OVNI lo había observado la noche
anterior –no encontré ningún otro testigo que confirmara la especie- y la
caverna también, allá lejos en un barranco. Traté de explicarle que se trataba
de una fisura en la roca más que conocida por los lugareños –conclusión a la
que llegué después de bajar un buen trecho por la vertiginosa ladera entre
zarzas, piedras sueltas y no sé cuántas alimañas- pero el vidente, mirándome
con la omnisciencia de la sabiduría divina, siguió convencido de su
“revelación”.
Al día siguiente –dijo- entraría al mundo subterráneo. Hombre precavido, el
parapsicólogo. Un revólver calibre 38 largo y una carabina con mira
telescópica más una escopeta de doble caño del 12 y una pistola Beretta 22 lo
acompañaban en su espiritual misión. Según comentó, un puma andaba
rondando y yo, que algo escuché de pumas en mi vida, me pregunté que clase
de felino era ése que ansiaba la compañía de seres humanos próximo a las
ciudades en vez de la nutritiva complicidad de corrales monteses.
En fin, que después de convivir con tales personajes, sólo sobrevive una
convicción: la de haberme encontrado con burgueses cosmopolitas que
escapando de sus mediocridades cotidianas, quieren, aunque sólo fuera por un
fin de semana, sentirse cercanos a Indiana Jones para tener algo que contar en
las tertulias a su regreso. Como siempre, en el mar difuso de los enigmas sólo
permanecen, inmarcesibles, los chiquitos temores de todos los días que
soporta el hombre: su inseguridad ante lo Desconocido, su angustia
existencial, su necesidad de que algo maravilloso le pase en la vida (“¡por
favor, aunque sea una sola vez!”) y el erótico deseo de llamar la atención de
quienes le rodeen. La vieja histeria.
Largas filas de meditantes de la “new age”. Flacos, barbudos, con cara de
falopa o de “yo no fui” que trataban de trasuntar una discutible paz interior
(¡anímense a cuestionarles a estos místicos sus creencias!). El “paz, hermano”
marcaba cada encuentro entre las peñas, preludio de un breve diálogo donde a
los gestos dispensadores de bondad, a las miradas resplandecientes de gozosa
exaltación (o de fiebre) y a las declamaciones de encuentros cósmicos les
seguían, inexorablemente, los eclécticos pechazos de comida, una frazada,
algunos pesitos… porque en su devocional misión se habían largado con lo
puesto y no era cuestión, claro, de andar molestando a los hermanos
extraterrestres que tan diligentemente los habían instruido con necesidades tan
vibratoriamente bajas como las de este reino material. Que para eso
estábamos nosotros, después de todo, hombres del barro que no del cielo
estrellado. O sea, spiritus promptum est, caro autem infirma. El espíritu está listo,
pero la carne es débil.

De prestigio más próximo a lo metafísico que a lo histórico durante las


últimas décadas, supuestas ”bases” de OVNIs, la leyenda de una mítica ciudad
subterránea llamada Erks, pretendidos contactos extraterrestres y con
entidades elementales (sobre cuya verosimilitud no debatiremos aquí) le han
otorgado un protagonismo mediático a nivel internacional que seguramente
no soñaron sus fundadores y consolidadotes urbanos a través de los últimos
cuatrocientos años. El hecho relevante es que es tal el aluvión turístico –y el
crecimiento demográfico, en brazos de personas que por razones espirituales
en su mayoría, han elegido radicarse en Capilla del Monte, otrora somnoliento
pueblito rumbo a convertirse en errática ciudad, sita al pie del mismo cerro-
que se hace difícil suponer que allí mismo aún hoy, sobreviven evidencias de
una civilización desconocida que, quizás no casualmente, eligió establecerse en
los alrededores de este “radiofaro espiritual” para un segmento tan
notoriamente marcado de la población. Esa misma relación quizás quite
entidad científica a mi hallazgo, cosa que, si he de ser sincero, me importa
muy poco: las huellas están ahí (por lo menos, a la fecha, esperando que la
depredación del ser humano no acabe rápidamente con ellas) para quien
quiera reverlas y dado que soy por naturaleza bastante indiferente a alabanzas
y escarnios, me limito a exponer simplemente hechos. Tangibles.
Inconmovibles. Tanto como la piedra de lo que están hechos.

Pero tengo la fuerte sensación que no es ajena la localización de esta


civilización perdida donde hoy se establece la Meca de la Era de Acuario, no
sólo para Argentina sino para un número creciente de “creyentes”
provenientes de todas las latitudes del globo. Sostendré a lo largo de este
trabajo que el lugar tiene una naturaleza que le hace especial, y que los mismos
factores (seguramente rodeados de otra popularización) que hoy vehiculizan a
tantos cosmopolitas a pasar sus vacaciones “místicas” en el lugar son
radicalmente las mismas fuerzas que empujaron a ese pueblo ancestral a
establecer en la zona sus centros ceremoniales. Que aún esperan, en parte
confundidos bajo las construcciones impiadosas de un crecimiento urbanístico
que por mucho que se abrogue una esencia de “reivindicación ancestral” los
ignoró, seguramente con la inocencia del ignorante. Siguen allí, en ocasiones
cubiertos por los amatorios “graffitis” de los inadaptados de siempre.
Duermen un sueño de milenios bajo la mirada indiferente de turistas
agobiados por el sol, y maravillados por un paisaje imponente que pasan
frente a ellos con la aquiescencia de estar en presencia, solamente, de
“extrañas formas rocosas”….

Extraña redacción la de este trabajo, aprovechando esperas vacías de otra


propuesta saltando de avión en avión, volando de congreso a seminario, en las
pausas de mi actividad de todos los días. Escribo de esta manera por razones
si se quiere catárquicas y autoterapéuticas. Dejaré para la paz del hogar y el
silencio recoleto del escritorio otras redacciones. Evocaré, a medida que mis
dedos tamborileen sobre el teclado, mi propio sino avatárico alrededor del
Uritorco. Invocaré las potestades familiares, llamaré a los espíritus de mis
ancestros que tuvieron su cuota de responsabilidad en esto, y dejaré huella
escrita de una vuelta de tuerca inesperada al enigma que el sagrado “Cerro
Macho” viene imponiendo desde la profundidad de las eras geológicas.

En un principio estuve tentado de colocar el título entre signos de


interrogación, más por respetar la objetividad investigativa que por
convencimiento propio. Pero, finalmente y en lo personal, privan mis
convicciones: las que dictan mi certeza de estar frente a las evidencias que, en
la tan traída y llevada Capilla del Monte, en la provincia de Córdoba,
Argentina, sentó sus reales, quizás miles de años atrás, una cultura megalítica
aún no reconocida por la Ciencia.
Si tuviera que encontrar el eco de algo conocido, todo me remite a
Marcahuasi, en Perú. Allí, como aquí, un horizonte cultural (al que Daniel
Ruzzo ha denominado “masma”) modificó el paisaje, aprovechando las
formaciones rocosas de esa meseta para erigir ciclópeas representaciones
figurativas. Sé que aquí (como allí) detractores y defensores dividirán
rápidamente las aguas y formarán en ambas riberas. La confrontación, debo
decirlo, me es indiferente: prefiero el juicio de ustedes, mis lectores.
Mortero ritual en la cumbre del Uritorco

Alguien –de aquellos que duermen la siesta enroscados en la pata de la cama-


podrá decir que esto es una nueva vuelta de tuerca promocional al ya místico
paraje, con una larga historia de leyendas, duendes, OVNIs y la inevitable
caterva de reminiscencias neoespiritualistas. Rizando el rizo, podría entonces
yo decir que Capilla del Monte resultó siempre atractiva porque el lugar, desde
épocas pretéritas, cuenta con una condiciòn especial que atrae las
manifestaciones espirituales, elegida por ello por los antiguos, renovado el
compromiso por nuestros contemporáneos.
“Cueva del Útero”

Por cierto, no es una especulación menor: sería un interesante entronque entre


lo antropológico y lo sociológico analizar porqué, respetando matices, un
mismo lugar, saltando barreras históricas, es visceralmente tan atractivo para
la expresión espiritual de generaciones tan distantes entre sí en la línea del
tiempo.
Antiguas perforaciones junto a la “Cueva del Útero”
Otra roca con hoyos, señalando el camino a la “Cueva del Útero”

Pero remitámonos a las evidencias. Sin duda, el disparador de estas


elucubraciones ha sido sentarme a reflexionar, en decenas de oportunidades
ya, en el “Pucará del Uritorco”, hallazgo aún –como todo este material- no
debidamente considerado por los (ir)responsables de siempre, y sobre el cual
ya he escrito aquí.

"Morteros" frente a la "Cueva del Útero"

Cabeza de Cóndor

La zona presenta también otras evidencias concomitantes, y salgo otra vez al


cruce de mis detractores. Imagino el argumento: “¿Cómo es posible que en
una zona con tanta afluencia turística seas vos, Gustavo, quien descubre
esto?”. Yo no me llamo “descubridor”; sólo observador (y, modestia aparte,
en eso creo ser muy bueno). A fin de cuentas, no tengo la culpa de ser el
primero que reportó la “Cabeza de Cóndor” en el mismisimo Uritorco, junto
al cual pasan miles de paseantes todos los años (para quien aún no la haya
visto y quiera hacerlo en su próximo ascenso al cerro: unos cuatrocientos
metros antes del “ojo de agua”, inmediatamente antes de “la pampita” (así la
llamaban en mis mocedades, ahora la han bautizado más glamorosamente
como “el valle de los espíritus”), a la derecha del camino y mirando hacia
arriba (supongo que pocos lo habrán notado porque, a esa altura del paseo, el
cansancio hace que uno avance penosamente con la cabeza gacha). O que los
“morteros” de la cumbre son eminentemente rituales, con un “desagüe” para
drenar líquidos en las ceremonias (de la misma manera que en el Pucará se
encuentran inexplicables perforaciones que ascienden en forma sinuosa por
dentro de la roca para salir por un punto superior, lo que hace suponer que los
usaban para fumar algún tipo de enteógeno y así comulgar con la Pachamama,
y el gran interrogante de que con qué técnica o herramienta pueden hacer una
extensa perforación sinuosa por dentro del granito).

Las imágenes que quiero presentar fueron tomadas entre El Zapato y el dique
El Cajón, en la meseta que se extiende al norte de éste. Son claramente
discernibles:

Cabeza de lobo, perro…. o etc

a) la cabeza de lo que parece un lobo, con las orejas claramente echadas hacia
atrás, visibles los ojos laterales, las fauces abiertas y la mandíbula inferior
claramente articulada.
b) Dos “cabezas de lagarto” deterioradas pero reconocibles de apreciables
dimensiones (compárese las proporciones), ambas igualmente orientadas al
norte, lo que reduce las posibilidades de una formación natural.
c) “huellas de pies” y otras tallas del suelo rocoso
d) En los “aleros” que se sabe, luego tardíamente, los “henia – kâmiare” (mal
llamados “comechingones”) usaban para largos períodos de ayuno y
meditaciòn (y que miran hacia su cerro sagrado, el Uritorco) recortes en los
mismos presumiblemente artificiosos.
e) Tres rocas –mostramos una de ellas- absolutamente naturales, claro, pero
con la coincidencia que todas se apoyan sobre tres “pies” muy similares, como
si se hubiera rebajado la roca para dejar esta particularidad expuesta.

Cabeza de Lagarto

Quiero sumar también dos observaciones: en Los Terrones (muy cerca del
lugar de referencia) se encuentran rocas horadadas por lo que los lugareños
(sin duda influidos por los académicos) denominan “morteros”, que se supone
para la molienda de granos. Es risible que en ejemplos como los que muestro
lo sean, toda vez que los orificios se encuentran en toda la superficie en
derredor de la roca, para lo cual tendrían que haberla volteado en cada
ocasiòn, teniendo tanta piedra disponible en sus alrededores…. Y, por otra
parte, éstas se encuentran en el sendero que lleva a la “Cueva del Útero” que
se presume sirvió para prácticas chamánicas ancestrales. Yo las supongo
“mojones” de referencia simbólica.

También, recordemos que en Los Terrones se encuentran las dos columnas de


roca que ilustro, absolutamente idénticas a otras dos que fotografié en
Tepoztlán (Morelos, México) lugar que, por cierto, es un “eco” de Capilla del
Monte.

Otra vista

Ahora bien, ¿quiénes hicieron estas obras?. Como escribì, tengo la fuerte
presunciòn que todo el conjunto, Pucará – Cabeza de Cóndor – Tallas de El
Zapato pertenece al mismo horizonte y por lo tanto, la misma época, lo que
de por sí nos sitúa unos 6.000 años A.C. Es probable que en la zona –las
mismas estribaciones serranas, por caso- haya otras tallas de este tipo. Pero lo
cierto es que, por definición, esto no pertenece a ninguna cultura conocida y
tipificada por la ciencia académica. Y nos ubica más cerca de las leyendas
arcaicas, de un Tiwanaku ancestral, del mismo Marcahuasi… Y ante la
pregunta de: “¿porqué no se hallaron antes, y en otros puntos, algunas otras
evidencias?” sospecho alguna catástrofe, vaya a saberse si natural o provocada,
que borró todo otro vestigio más deletéreo de la faz de la tierra. Mis
reflexiones me hacen sospechar esa hecatombe alrededor del 3.600 A.C. por
un colectivo de razones que excede los límites de este artículo.
Como señalamos, allí están las evidencias, inevitablemente ya maltratadas por
el turista desaprensivo. Esperemos, hagamos votos, para que sean
merecedoras de un estudio más acabado y su preservación antes que
desaparezcan.

Pero hay algo quizás aún más interesantes. Si se proyecta imaginariamente una
línea desde el pico hacia el fondo del cercano precipicio, quizás de unos cien
metros, se observa lo que aparenta ser la entrada a una cueva, junto a cuyo
acceso brota un raudo manantial, y señalada – o protegida- por una gran roca
vertical ovoide.
Y aquí lo interesante de comentar. Señalé que nadie parece haber dado cuenta
de la presencia de esta colosal cabeza, quizás de unos cuatro metros de altura.
Pues tampoco, no hay registros de la cueva y, que se sepa, quien la haya
explorado. Obvio es decir que ya está en nuestra agenda, y muy pronto
trataremos de relevar en detalle la efigie y descender al profundo barranco.
Pero queremos con este breve post dejar constancia del hallazgo, en funciòn
de próximas actualizaciones.

¿Huella de “pies”?

En lo personal, no creo que hayan sido los “henia – kâmiare” sus hacedores.
Estudiando en el terreno dicha cultura, he observado que desde lo tecnológico
su naturaleza los llevaba a vivir de la manera más natural posible. De hecho,
sus viviendas eran, en el mejor de los casos, chozas semisubterráneas (por eso
los sanavirones, sus eternos enemigos, llamaron a las vizcacha “k’mchingon”,
dado que ése era el grito de guerra de los henia – kâmiare -y significa “¡A
muerte!”– y, una vez llamados esos roedores así, despectivamente y por
analogía el término revirtió a la etnia que nos interesa por su costumbre de
vivir bajo tierra o en cavernas). Aún más; su presencia es constatada desde
aproximadamente el 3.000 antes de nuestra era, y ya tres mil años antes, es
decir, en el 6.000 A.C. hay evidencia científica de la presencia de un pueblo
aún desconocido pero capaz de grandes logros urbanísticos. La prueba es el
Pucará de Pueblo Encanto datado en ese entonces por los depósitos de
limonita en los orificios excavados artificialmente en el granito. Por la
grandiosidad y magnificencia, estimo que la cabeza de cóndor debe haber sido
obra de la misma cultura.

Aleros con apoyo

Muy posiblemente éste sí sea de factura comechingón, toda vez que sabemos
sobradamente que este pueblo reverenciaba el lugar y ascendían al mismo con
propósitos rituales. Así como muchos morteros de la zona sin duda no han
tenido las aplicaciones agrícolas o culinarias que los arqueólogos académicos
tratan de adjudicarle con tan poca imaginaciòn, éste en particular, con un
visible drenaje, seguramente servía, por la vista impresionante de su ubicaciòn,
para el consumo de hierbas o brebajes enteógenos con fines extáticos o
chamánicos. Recordemos que estos pueblos tenían la costumbre de “fumar la
piedra”, taladrando orificios y conductos en la roca -como las “pipas” del
citado pucará- para quemar hierbas que inhalaban con fines rituales. A fin de
cuentas, la práctica devocional de “fumar la piedra” que es también parte de la
Pachamama así como copular con ella -otra práctica extendida por todo el
orbe- pone de manifiesto el atributo humano y sensible que daban al orden
natural.
Permítaseme señalar también en los cercanos Los Terrones una formaciòn,
quizás natural pero con algo de… ¿portal?. Cada uno, cada una, hágase cargo
de sus suposiciones.

Columnas del “portal”

¿Un portal en Los Terrones?

Ante el esperable argumento que tenderá a minimizar el significado de estos


hallazgos en funciòn de su casi “inserción cosmopolita” (no están en
estribaciones perdidas de una cordillera o bajo las dunas de un desierto, sino
allí mismo, donde pasean ancianos jubilados, familias de vacaciones,
estudiantes en viaje de egresados) señalaremos que, precisamente, lo urbano
actúa más como “enmascaramiento” de la extrañeza que como significante.
Además, si hay lugares donde los arqueólogos menos se ven motivados a
indagar en el terreno es, precisamente, en zonas turísticas, generalmente bajo
el exigüo pretexto que “si hubiera algo allí, ya habría sido catalogado”. Y la
necesidad de reescribir la historia de Capilla del Monte –pero reescribirla en
términos milenarios- demuestra lo errado de ese aserto.
Arriba, Los Terrones. Abajo, Tepoztlán
CAPITULO 7:

EL LADO OSCURO DEL URITORCO

El lado paranormal. También ha habido en proximidades del Uritorco


manifestaciones decididamente paranormales pero con matices francamente
terroríficos. Uno de ellos, el caso del “vampiro del Uritorco”. (El relato más
completo aparece en el libro “Hechos y relatos fantásticos de Capilla del
Monte”, capítulo: “El extraño incendiario”, por Mario Gustavo Guevara. Del
Prete Editor, 2004.)

Septiembre de 1989. Un voraz incendio iniciado en direcciòn a Cruz del Eje


ingresa en jurisdicción de Capilla del Monte. Tenía un frente de unos seis
kilómetros y avanzando en sentido norte-sur, empujado por vientos del sector
norte, con ráfagas de treinta a cuarenta kilómetros por hora, amenazando el
casco de una estancia, lugar donde sucederían los hechos que relataremos. Se
dirigieron al lugar dos dotaciones de esta Central, quienes solicitaron apoyo
inmediato, por lo que se convocó personal de otras localidades, recibiendo
también el apoyo del Ejército Argentino que aportó dos helicópteros Bel 212
H1H y varios Unimog para el transporte del personal de la “Brigada Naranja”.
Una vez transportado todo el personal y emplazada la “base operativa” en el
casco de la estancia, se comenzó con las tareas de extinción de manera
coordinada, lográndose rápidamente el objetivo fijado.
A media mañana, luego de sofocada una parte del incendio, se comenzaron a
producir nuevos focos, en la zona que ya había sido extinguida, demorando el
trabajo del personal combatiente y obligándolo a separarse en grupos. Es
justamente uno de estos grupos el que tomó contacto visual con un sujeto,
vestido íntegramente de negro y de elevada estatura, que provocaba los
reinicios de manera intencional.

Al ver esto, el jefe de dotación destacó a tres bravos para localizar y detener al
incendiario, mientras el resto continuaba combatiendo el fuego. Cuando el
grupo principal se encontraba a unos doscientos metros, los tres bomberos
divisaron al sujeto a unos cincuenta metros de su posición. Eran los hombres
más fornidos del grupo, despojados de su equipo de combate y armados con
machetes de monte, los que se dirigieron hacia el sujeto dispuestos a cumplir
con la orden impartida, sin imaginar el giro que iban a tomar los
acontecimientos.
Cuando se encontraban a escasos metros de lo que a simple vista parecía una
persona vestida de negro, con una especie de capa y un sombrero de ala ancha
del mismo color, fueron detectados por este personaje que inició una veloz
carrera a través del monte, dándose a la fuga en dirección del promontorio
cercano que daba hacia un arroyo. Los tres efectivos lanzados en franca
persecución, se vieron superados en velocidad y agilidad, que, dicho por ellos
mismos, no eran normales. La persecución continuó hasta el promontorio, al
cual llegó primero el sujeto que, dando un prodigioso salto al vacío, se perdió
de vista de sus perseguidores, quienes al llegar al lugar, se encontraron con una
caída vertical de unos ochenta metros, y divisaron la silueta del sujeto
corriendo a toda velocidad por el curso del arroyo hasta desaparecer en el
interior de una cueva, que había en una de sus riberas.
Atónitos por la demostración de agilidad y sin poder entender cómo había
sobrevivido a la caída, el pequeño grupo regresó a reunirse con el resto, e
informar a sus superiores lo ocurrido. Una vez informados éstos, se
comunicaron al campamento solicitando la presencia del personal militar para
garantizar la seguridad de los combatientes. Las tareas de extinción
continuaron normalmente y no se volvió a advertir la presencia del extraño
incendiario en el resto del día. Con las primeras sombras de la noche, se
abandonaron las tareas y se produjo el reagrupamiento en la “base operativa”,
para cenar y descansar para el día siguiente. Por supuesto, el comentario
obligado fue el incendiario y esto motivó, por parte de los superiores, dotar a
cada grupo de una escolta armada.

Luego de la cena —un suculento guiso de arroz— el personal de esta Central


se reunió con el encargado, un señor de avanzada edad pero dotado de una
vitalidad envidiable, que los recibió amablemente y les ofreció un vino de la
casa. Luego de un rato de charla, surgió el comentario del sujeto y el
encargado les dijo en un tono muy serio: “hay que tener cuidado con ciertas
cosas”. Los hombres se interesaron y pidieron conocer todo lo que aquél
hombre supiera sobre el asunto; el encargado asintió, tomó aire, apuró un
trago de vino y comenzó su relato:
“Esto sucedió dos o tres años atrás, cuando empezaron a aparecer las vacas
muertas en el campo, las vacas parecían estar desangradas, sin otra herida que
un pequeño tajo en el cogote. Un día, mientras recorría el terreno buscando a
los animales, tomé por una huella que conducía al otro lado de la quebrada
por el filo de una loma, pero al llegar a la cima el caballo se puso nervioso,
negándose a seguir avanzando. Los perros que me acompañaban empezaron a
gemir lastimosamente y a retroceder, como si del otro lado hubiera algo con lo
que ellos no querían encontrarse. Me bajé del caballo, tomé la escopeta de dos
caños y subí por el sendero, del otro lado me encontré con un cuadro
inimaginable: una vaca se encontraba tirada en el suelo pataleando y encima de
ella, un tipo vestido de negro, agazapado sobre el cuello. Pensé que se trataba
de un cuatrero común, le pegué un grito, en ese momento el sujeto se
enderezó y se dio vuelta”. Otra pausa en el relato, otro sorbo de vino, y la cara
del encargado cambió de expresión.

“Se lo juro, m’hijo, nunca en mi vida había visto algo así, no se puede describir
la cara del tipo, un color oscuro, unos ojos amarillo brillantes y unos dientes
afilados en una mueca horrible. Dio un paso hacia donde yo estaba y a lo
único que atiné fue a apuntarle con la escopeta, lo cual no lo detuvo y
continuó avanzando, así que disparé.
El tiro hubiera bastado para voltear a un toro, pero al tipo sólo lo hizo
trastabillar por lo que le volví a disparar y esta vez sí, cayó al suelo, de
espaldas, sin un quejido.
Una vez recompuesto de la impresión empecé a pensar qué hacer con el
cuerpo, llevarlo al pueblo no podía porque el caballo se negaba a cargarlo,
dejarlo ahí tirado e ir a avisar a la policía tampoco, porque tenía miedo que
algún animal salvaje se lo llevara y me tomaran por loco, así que decidí atarlo y
arrastrarlo hasta una cueva al lado de un arroyo.
Una vez en el lugar, lo enterré dentro de una cueva y tapié la entrada con
piedras, prometiéndome no contarlo a nadie, nunca. Hasta hoy, que los
escuché a ustedes y decidí romperle silencio para que se anden con cuidado y
no provoquen lo que no debe ser provocado”.
Lo último que voy a contarles y ustedes decidirán qué hacer es que hace unos
meses encontré otra vaca muerta como las de antes, entonces me fui a la
cueva y la encontré abierta, con las piedras volteadas de adentro hacia fuera y
la tumba vacía sin tierra, sólo el hueco que yo había hecho”.

Un estremecimiento recorrió a los que escuchaban el relato: ¿qué misterio


rodeaba y encerraba aquél lugar escondido entre las sierras? El resto de la
noche transcurrió en una tensa vigilia, aumentada por los sonidos de la
naturaleza y el pensamiento alocado de mis compañeros que les hacía ver y
escuchar cosas irreales, impidiéndoles conciliar el sueño.

Con la llegada del nuevo día retornó la tranquilidad, incierta, por lo que podía
suceder. Se armaron los grupos para terminar el incendio y partieron todos,
con cierto nerviosismo, acompañados por las escoltas militares, que al ser
muchachos jóvenes, se encontraban en las mismas condiciones que el resto.
Los helicópteros sobrevolaban la zona transportando personal a los puntos
más distantes y realizando una vigilancia aérea para informar cualquier
novedad.
Como en el día anterior a media mañana, nuevamente hizo su aparición el
extraño personaje, con la diferencia de que esta vez, todos los grupos tenían
contactos, inclusive los helicópteros lo veían, sin poder seguir su
desplazamiento, ya que se les perdía de vista en las frondosas quebradas.
Mientras tanto los grupos lo veían, algunos a la distancia, observándolos, y
otros eran sorprendidos por un paso raudo y a gran velocidad, entre sus filas,
sin dar en ningún momento oportunidad de actuar a las custodias armadas,
desapareciendo siempre en dirección al arroyo.

Los bomberos que podían verlo de cerca, se encontraban en un estado de


nerviosismo tal que la mayoría se descompuso, debiendo ser relevados de sus
puestos y evacuados de la zona, otros simularon accidentes, deshidratación y
otras excusas para ser evacuados. Los contactos seguían produciéndose sin
interrupciones y el desconcierto era general, pero en ningún momento el
personal sufrió agresiones de parte del extraño sujeto. No había ni hay
explicación de las apariciones simultáneas y en distintos puntos y a gran
distancia unas de otras.

Promediando la tarde y a pesar de todos los inconvenientes, el incendio quedó


extinguido, realizándose una breve guardia de cenizas sin registrar ni la
presencia del sujeto, ni de nuevos focos de incendio. Cuando atardecía, todo
el personal se retiró de la zona y mientras las columnas de móviles se alejaban
del casco de la estancia pudieron ver en la cima de una loma, recortada contra
el ocaso, la figura de negro observando cómo se retiraban de sus dominios.
Es inevitable vincular esta aparición con la del ínclito “Springheel Jack” (“Jack
El Saltarín”) una entidad que en la década de 1890 asoló las noches
londinenses, saltando de tejado en tejado bajo la atónita mirada de los
“bobbies”, los policías ingleses que nada pudieron hacer para detener su
absurdo accionar. Absurdo porque sólo parecía estar interesado en eso, en
brincar de techo en techo hasta desaparecer. Nunca asoló a ningún viandante
ni irrumpió en ninguna vivienda. Pero la descripción es más o menos
unánime. Muy delgado y muy alto, vestido íntegramente de negro, con un
sombrero de ala muy ancha que ocultaba su rostro, capa y –he aquí la única
diferencia con su sosías cordobés- una potente luz blanca en el centro del
pecho que podía encandilar a quien se aproximara. Ambos, con un siglo de
diferencia, marcan la irrupción de una realidad extraña en la cotidianeidad.
En el caso del Uritorco, a la extraña presencia se le suman dos constantes
conocidas para los investigadores de lo paranormal: el ganado muerto en
extrañas circunstancias (¿cómo no asociar con el tan mentado
“Chupacabras”?) y los incendios inexplicables como los otros relatados en un
reciente podcast de nuestra autoría. Y, una vez más, los misterios inexplicables
que persisten…

El lado esotérico. De lo que no se habla es de lo que realmente deberíamos


hablar. Y que se relaciona (aunque a oídos no avezados esto pueda sonar
críptico) con el uso perverso (en el sentido psicológico de la expresión: lo
“desviado de lo correcto”) de las energías del lugar. Ya algo de ello –y no es
exclusivo de Capilla del Monte; se descubre en todo el Valle de Punilla) había
advertido cuando, por ejemplo, acercándome al Cristo Redentor de La
Cumbre descubro, en el cruce de huellas en el monte, “despachos” de
kimbanda y candomblé. Que no deberían de extrañar, pues millones creen que
ese Cristo, ignorando que tiene una historia oculta que lo vincula, en realidad,
a Oxalá. Así que hete aquí a miles que entregan devocionalmente su energía a
una entidad cuando creen que es otra. Puro vampirismo energético.
Pero en Capilla el fenómeno tiene un lado igualmente oscuro. Y que se
vincula al aprovechamiento que de las leyendas y del egrégoro que las mismas
crean en el Inconsciente Colectivo hacen algunos grupos filonazis. Que si
desean rastrearlos en Argentina, les garantizo que tendrán más éxito en Capilla
del Monte que en la megalópolis que es Buenos Aires. Y sobre lo que abundé
–con evidencias- en otro trabajo.
Incidentalmente, estoy convencido que algunos grupos que allí se instalaron lo
han hecho con el expreso e inconfeso propósito de aprovechar la energía del
lugar de modos non sanctos. Si esperan aquí que haga una lista de los mismos,
deberán aceptar mis reservas: el vampirismo energético y la manipulación
egregórica no son demostrables en juicio, así que cualquier demanda por
difamación en mi contra prosperaría fácilmente. Pero dejando de lado los
inevitables mercachifles y delirantes (de lo que hay de todo como en botica
allí) quienes visiten el lugar con ánimo de investigación constatarán, de manera
sutil, el “aura” que flota sobre ciertos personajes…

Alguna vez escribí y relaté hasta que punto yo mismo, servidor, estuve en la
génesis de la saga del Uritorco. No es por llevar aguas a mi propio molino,
pero conste que, voluntaria o involuntariamente –muchas veces me he
preguntado hasta donde hemos sido instrumentos de alguna extraña fuerza-
participé y precipité acontecimientos que se multiplicaron exponencialmente
hasta transformar a Capilla en lo que es. No me atribuiré méritos ajenos, sino
apenas los propios: como ya supe describir, fui el creador orgánico de aquél
primitivo IPEC (Instituto Planificador de Encuentros Cercanos) junto a Raúl
Somma, Luis Cardoni y Alberto Bignone, luego devenido en FUPEC cuando
la aparición del hasta entonces desconocido Dante Franch. Fui quien les
presentó a mi amigo personal el conocido periodista Enrique “Turco”
Sdrech[1], a la sazón del diario “Clarín”, cronista de policiales pero apasionado
del tema OVNI, mismo que cuando el grupo regresara en enero de 1986 de su
primera travesía –me desvinculé de ese grupo en diciembre de 1985- motivara
a Sdrech a darle doble página central en el periódico (y de allí el salto a la
repercusiòn pública). Fui yo quien les contactara con la Gerencia de
Programaciòn del viejo Canal 9 de TV de Buernos Aires. Contacto que
después llevó a las ya legendarias notas sobre el tema del también fallecido
José de Zer….
En fin, que no era mi intenciòn extenderme, salvo para señalar hasta qué
punto, como dije, se puede ser inconsciente títere de fuerzas extraordinarias.
Quizás las mismas fuerzas que llevaron a la muerte de un “pretendido Ninja”
que solía deambular en el lugar, a quienes viéramos, en aquellos lejanos años,
vestidos a la usanza y con su katana a la espalda recorriendo a los saltos las
estribaciones del cerro…

El lado Illuminati. Algún rastro de estos, nuestros viejos conocidos, tenía


que haber si es que el lugar tiene las prebendas que se les supone. Y lo
encontramos. Tiene que ver con la muerte de Ángel Cristo Acoglanis,
autoproclamado “guardián de las puertas de Erks”.

La ciudad subterránea

Sin duda uno de los atractivos más poderosos de tanta búsqueda


espiritualista es la leyendas de la existencia de una ciudad subterránea,
conocida con el nombre de “Erks”. Supuestamente extraterrestre, con los
años ha mudado de ser una “base” de OVNIs, física y tridimensional, a
pretendidamente astral o etérea (seguramente, a consecuencia que no se la ha
podido ubicar pese a los infinitos intentos en ese sentido). Sobre su esotérico
nombre poco y nada se había dicho hasta que Dante Franch, un comerciante
porteño radicado en el lugar y mentor de un exitoso grupo mesiánico, explicó
que son las iniciales de “Encuentro de Remanentes Kósmicos Siderales”, lo
que lleva a alegrarse por la difusiòn que el idioma español ha tenido allende el
Universo dado que por lo visto, hasta los extraterrestres lo emplean…

Hay toda una “movida” intensa de lugareños que cooptan el interés por el
cual los ingenuos llegan a Capilla del Monte, llevándoles, en noches cerradas, a
un punto sobre un camino vecinal más allá de la citada Ongamira, llamado
“Puertas del Cielo” donde –les dicen- al entonar ciertos “mantrams” en una
lengua cósmica llamada “iridrin”, aparece la ciudad de Erks. Y allá van,
ateridos de frío aún en pleno invierno, a subir a un montículo y comenzar a
cantar en esa lengua mientras en la lejanía comienzan a verse las luces,
alineadas, algunas movedizas, otra formando cuadrículas, de lo que les dicen a
los turistas que es Erks…. Y en realidad son las luces de automóviles que se
desplazan por utas así como las propias de localidades como La Caroya y
Deán Funes, ya que en la oscuridad es indistinguible la diferencia entre el cielo
y la tierra y el turista, claro, no regresa al otro día pero a plena luz para
comparar, mapa en mano, sus visiones de la noche anterior con la ruda
geografía. Mejor llevarse la creencia que sí, que efectivamente apareciò Erks,
para envidia de propios y extraños. Y fue este Acoglanis, quien comenzó con
esta “rutina” de reunir grupos por las noches, cantar mantrams y hablarles de
la mitología de Erks. Claro que, si para un servidor lo de Erks es absoluta
mitología, no lo es la posibilidad, avalada por algunas personas críticas y
confiables que le conocieron, que dicen que Acoglanis sabía que en la zona se
abrían un “portal” bajo ciertas circunstancias y que el relato de Erks era sólo
un “relato” para bajar al común de los mortales un conocimiento que debía
darse progresivamente. Otros sostienen que no fue Acoglanis sino sus
adláteres quienes sostuvieron la historia de Erks, y que el osteópata griego
simplemente contactaba con entidades inteligentes no humanas en ese paraje.
Yo en lo personal creo que la historia de la “ciudad de Erks” y los recorridos
turñísticos para contactar con ella son la bastardizaciòn de un conocimiento
hermético mucho más profundo de contacto con otras realidades, y que
Acoglanis quizás pensaba develar. Y eso molestó a algunos poderes en las
Sombras. Quizás, Illuminati. Me pregunto si Guillermo Terrera, famoso
filonazi metido a antropólogo y gestor de una paranoia fascista en la regiòn
donde los extraterrestres se mezclan con dioses indígenas, Templarios y
triángulos cósmicos, y amigo durante un tiempo con Acoglanis –hasta que las
relaciones, por cuestiones nunca aclaradas, se enfriaron e incluso se volvieron
hostiles- no tendrá alguna relaciòn.[2]

Al centro, Ángel Cristo Acoglanis.

Se hace difícil dar nombres y apellidos de Illuminati, operantes en Capilla del


Monte o en cualquier otro lugar. Pero no es tan difícil hacerlo con los de sus
CEO (Chief Executive Officers, simples Gerentes operativos). Uno, Munzer
Al Kassar. Su accionar en Argentina es más que conocido, y fue brazo
operativo de una estrategia Illuminati que consiste en forzar a la gente a gritar
“¡al ladrón!” mientras persiguen a un caco menor, a la vez que de guante
blanco se viola una bóveda bancaria.
En los últimos años, los Illuminati operan también tras la cobertura del
fundamentalismo islámico, para generar el clima tanto material como espiritual
propenso a sus actividades. Que de esto ya hemos hablado en otros artículos.
El beneficio material es el dinero y el poder geopolítico. El espiritual, el
miedo, la angustia, la desesperación de millones, alimento de las verdaderas
Fuerzas en las Sombras. Munzer al Kassar, desde Argentina, gestionaba la
compra de armas brasileras y su reventa a Irán, mientras su hermano Gazzan,
con aceitadísimas relaciones con Saddam Hussein, hacía lo propio con Irak.
Los negocios e intercesiones de Al Kassar continuaron en alza. Sus intentos
en tierras argentinas no decayeron. Cuando en 1987 la investigación de la
revista española “Tiempo” y las denuncias del ex legislador comunista Ramón
Tamanes obligaron al gobierno español a expulsarlo sólo por tres años, Al
Kassar disponía de un pasaporte argentino y dos lujosos departamentos en los
barrios porteños de Belgrano y Palermo. Algunos años antes, en plena Guerra
de Malvinas, la CIA detectó y desactivó media docena de operaciones negras
de compra y venta de armas que tenían como destino final Argentina. La
Armada clamaba por conseguir misiles Exocet pero las presiones de Estados
Unidos fueron tan furibundas que el mismo Muammar Kadaffi debió negarse
a proveerlos. Al Kassar se movió en Francia con sigilo y hasta existen
informes sobre el contacto que un emisario suyo trabó con un marino
argentino en París, pero el tiempo jugó en su contra y la guerra terminó antes
que pudiera concretarse la operación.
En Argentina, supo ser operadora de Al Kassar Amira Yoma, vinculada
familiarmente al por dos veces ex presidente Carlos Saúl Menem. La presencia
de Al Kassar en Buenos Aires a mediados de marzo de 1992 aventó la
sospecha que podría tener alguita vinculaciòn con el atentado a la Embajada
de Israel. Y Amira estaba fuertemente vinculada al Centro Islámico de Buenos
Aires, cuyo presidente Mohammed Massud, estaba vinculado comercialmente
con el empresario Jorge Antonio. Antonio, precisamente, cuyo hermano,
Rubén, asesinara en 1989 a Ángel Cristo Acoglanis, osteópata griego y
supuesto amigo personal, se dice, por haber revelado los “secretos de la
ciudad intraterrena de Erks”.

El caso lo cuenta el ex comisario y escritor de temas policiales Jorge Bonvaiser


en “Minuto Uno”. Angel Cristo Acoglanis tenía montado su consultorio de
Buenos Aires, en la calle Callao 1541, pleno barrio de la Recoleta. Había
cumplido 63 años cuando Rubén Antonio -cuatro años menor- se presentó el
19 de abril de 1986 a las 10.30 de la mañana. La secretaria del galeno, de
nombre Tina, declararía en la Justicia que dejó pasar al hermano de Jorge
Antonio a sabiendas del vínculo personal que mantenía con Acoglanis.
Repentinamente alcanzó a escuchar los gritos de súplica del médico: “¡No lo
hagas, negro, no lo hagas!”. Tina pudo ver como el socio de Acoglanis
esgrimía un pistolón en sus manos, y tembloroso disparaba repetidamente
contra el médico hasta darle muerte, en medio de un impresionante charco de
sangre.
Casi de inmediato y con el rostro fuera de sí -eso dijo Tina-, Rubén Antonio
se trasladó a la comisaría 17ª. Allí entregó el arma homicida y dijo ante el
oficial de guardia… “acabo de matar a un brujo y me siento muy aliviado”. La
causa por el homicidio se sustanció en el juzgado penal de la doctora María
Servini de Cubría .
Con una increíble celeridad que despertó sospechas por doquier, el juzgado
interviniente reunió una junta psiquiátrica que dictaminó un estado de insanía
en Rubén Antonio. En lugar de ir a la cárcel, el asesino de Acoglanis fue
internado en un instituto psiquiátrico y puesto bajo tratamiento por
especialistas. Pocos años después, el juzgado consideró que Rubén Antonio
había recuperado sus facultades mentales y le concedió una especie de libertad
ambulatoria.
El hijo de Acoglanis era un periodista rosarino que intrigado por el enigmático
asesinato de su padre, pidió a algunos colegas porteños que trataran de
averiguar los motivos del desdichado desenlace de su amistad con Rubén
Antonio. Una tarde, los hermanos Antonio se reunieron en un edificio del
barrio de Belgrano. Nada se sabe sobre los pormenores de aquel encuentro,
pero Jorge Antonio le dijo posteriormente a sus familiares que había quedado
impresionado -y angustiado- por los dichos de su hermano.
Instantes después de la reunión, Rubén Antonio se suicidó arrojándose desde
la terraza del edificio. El periodista que se encontró varias veces con Jorge
Antonio para tratar de concluír los motivos del enigmático asesinato, halló
siempre la cerrada negativa del empresario para referirse a dicho asunto.
Siempre con amabilidad respondía: “Por favor, no me haga hablar de eso…”.
Y este “suicidio” ocurre durante la estancia de Al Kassar en Argentina.

Hace años y poco antes de morir, el mismo periodista vio a Jorge Antonio
caminando del brazo de su mujer a la salida del complejo Village Recoleta. El
deterioro físico era evidente en el caminar pausado y sereno del anciano
empresario. Cuando quiso hablarle aunque fuera unas palabras, Jorge Antonio
lo apartó con un gesto de disgusto. No habló, su expresión en la cara lo dijo
todo.
Mientras tanto, en las calles de Capilla del Monte corre otra versiòn: que Jorge
Antonio era el encargado de cobrar “protección” a los nazis refugiados en
Argentina, que Acoglanis lo habría descubierto –en razón de su amistad
personal con Rubén- y que su asesinato fue encargado por Jorge,
“manipulando” a su hermano para inducirlo a ello.

Esto es, tal vez, apenas una tibia introducción a ese “otro lado” de Uritorco y
sus eternos misterios que –espero- seguirán perdurando más allá de las
oscuridades de toda alma humana.

[1] Hay hechos que no por sincrónicos o “causales”, reconocidos como tal, son menos
impactantes para mí. En 1978 le obsequié, dedicado, a Enrique Sdrech un ejemplar de mi
libro recién editado “Triángulo Mortal en Argentina”. Enrique falleciò en 2003. En el año
2007, de paso por una librería de libros usados en Buenos Aires me encuentro con un
ejemplar en venta de ese mismo libro mío y dado que sólo he conservado un par de ejemplares
(y la editorial que lo lanzara cerrara tiempo atrás) lo compro por unos pocos pesos para
coleccionarlo. Esperando el tren urbano en la estaciòn, se me ocurre hojearlo: allí estaba mi
dedicatoria. Era el mismo ejemplar que le había obsequiado, diecinueve años atrás, a “El
Turco”…

[2] Guillermo Terrera, gran amigo de Jacques de Mahieu, francés refugiado en Argentina
tras la Segunda Guerra Mundial, conocido estudioso de la presencia de vikingos en estas
tierras (y menos conocido por haber sido capitán de las Waffen SS Carlomagno, divisiòn
francesa de las SS) sigue siendo todo un referente del “nazismo esotérico” en Argentina.
Referente construido, entre otras manipulaciones de la Historia, sobre mentiras que sus
“seguidores” repiten monocordemente sin constatar las fuentes. En efecto, Terrera sostuvo a
ultranza que el Santo Grial está y estuvo en Argentina por la pretendida menciòn del
Uritorco, cierto “bastón de mando” lítico y las sierras locales en los poema “Parsifal” y
“Perceval”, de Chrétien de Troyes y Wilhem Von Eichembach, escritos entre los siglos XI y
XII, cuando, lógicamente, se supone que Europa ignoraba América. Pues bien, me he
tomado el trabajo de leer íntegramente ambas obras –que pongo a disposición de quien las
solicite- y en ninguna de ellas aparece ninguna de esas referencias… Más información sobre
el movimiento neonazi en la zona en mi artículo: “Nazis a la caza del Grial en
Argentina”: https://alfilodelarealidad.wordpress.com/2012/06/23/nazis-a-la-caza-del-
grial-en-argentina/

Templarios en Capilla: La mentira filonazi de Guillermo Terrera

Está circulando desde hace unas tres décadas. Primero en libros de escaso
tiraje, editados en Argentina por la “Escuela Hermética Primordial de las
Antípodas”, la organización esotérica que el profesor Guillermo Alfredo
Terrera instituyó, parte en la provincia de Córdoba, parte entre sus adláteres
en la ciudad de Buenos Aires. Luego, multiplicada por la Internet. Ahora, llega
a aparecer en textos cuasi documentales de editoriales de gran porte.
Se trata de dos trozos supuestamente literarios. Uno, del mennisinger (trovador)
Wolfram Von Echembach:
“En qué lejana cordillera podrá encontrar/ a la escondida Piedra de la
Sabiduría Ancestral/ que mencionan los versos d elos veinte ancianos,
de la isla Blanca y la Estrella Polar/ Sobre la Montaña del Sol con su
triángulod e Luz! Surge la presencia negra del Bastón Austral, en la
Armórica antigua que en el sur está./ Sólo Parsifal el ángel, por los
mares irá/ con los tres caballeros del número impar/ en la Nave
Sagrada y con el Vaso del Santo Grial/ por el Atlántico Océano un largo
viaje realizará/ hasta las puertas secretas de un silencioso país/ que
Argentum se llama y así siempre será/…. (…) Oculto lo mantuvieron
en Viarava los Dioses de la Tierra/ en un Monte Sagrado de la
innombrable Viarava/ sonde Vultán le otorgara su mágico destino”.

Y más adelante, palabra más, palabra menos, los mismos conceptos pone
Terrera en boca de Chrétien de Troyes, en su obra “Parsifal o el relato del
Grial”.
Guillermo Terrera

A los lectores no conocedores: Guillermo Alfredo Terrera, profesor en


Derecho y Ciencias Sociales, graduado en la Universidad de Córdoba en 1954
(y no “antropólogo”, como gustaba presentarse, aunque quizás pueda ser
considerado un autodidacta en ese sentido), poseedor del famoso “Bastón de
Mando”, supuesto Toqui Lítico de extraterrestre origen, nacido en 1922 y
fallecido en 1998, habría recibido en 1948 de manos de Orfelio Ulises Herrera,
el “descubridor” de ese bastón o cetro de mando, originariamente símbolo de
poder de un tal “cacique Vultán” de la etnia comechingón. Pero Terrera,
iniciador de una corriente que denominó “Antropología Metafísica”, allegado
personal de Ángel Cristo Acoglanis, el “guardián de Erks” es recordado
también por su relaciòn estrechísima con el movimiento psicosocial que
alimentó mitos y fábulas en la regiòn del Uritorco, y amigo del doctor
Jacques de Mahieu y con él, defensor de la presencia de Templarios en
América.
Incursionar en la investigación histórica, no sólo en conjunción con la
investigación paranormal sino por simple curiosidad intelectual, puede deparar
hallazgos sorprendentes de cuya lectura cada uno se hará responsable. Esto,
quizás, ni amerita la extensión de un artículo. Es, apenas, un dato. Pero no
menor.

De todos ustedes es conocida la relación entre nazismo, esoterismo y


civilizaciones desaparecidas. En cualquier punto en que se esté del más
dilatado espectro ideológico posible, y cualquiera sea la interpretación que el
lector quiera darle a esa relación, es innegable que la misma existe. Y sin
extenderme sobre el significado que yo pueda atribuirle, aporto aquí algo
novedoso. Los interesados en estas temáticas han leído o, cuanto menos, oído
hablar del doctor Jacques de Mahieu, nacido en París en 1915 y fallecido en
Buenos Aires en 1990. Sus libros, como “La Agonía del dios Sol”, sus
investigaciones sobre la presencia vikinga en América del Sur, en la fundación
de Tiwanaku (o, si lo prefieren, Tiahuanaco) y los Templarios en esta parte del
globo han merecido, incluso, la considerada atención de sus detractores, que
los tuvo y muchos por la orientación “filoaria” en demasía de sus escritos.

Jacques De Mahieu

Y esto es lo que averigüé. Jacques Marie de Mahieu, tal su nombre completo,


integró desde 1948 a 1955 la “Comisión Peralta”, formada por orden
expresa de la presidencia argentina y llamada así por estar integrada por el
entonces Director de Migraciones Santiago Peralta. Su misión: recibir, alojar y
dar apoyo a quienes, siguiendo la ruta ODESSA (es decir, miembros
prominentes del Partido Nazi, en fuga tras la derrota militar) llegaban a
Argentina. Esta comisión estaba integrada por una veintena de personas,
Mahieu entre ellas. Y eso, porque nuestro personaje había sido oficial de
la División Carlomagno de las Waffen SS.

Él mismo, sociólogo (y no “antropólogo” como se supone, cuanto menos, no


por formación académica; parece que estos amigos tenían una especial
fascinación por la Antropología) había llegado a nuestro país en 1945
(obsérvese cuán rápidamente escaló posiciones en el mundo intelectual de
entonces, como tantos otros nazis) había sido en Francia profesor de la
Escuela de Altos Estudios Corporativos y Sociales durante la ocupación
alemana, en virtud de su grado militar. En la Argentina dictó clases en la
Universidad de Buenos Aires (donde conoció a Terrera, de donde puede
suponerse el origen de toda una corriente filonazi-esotérica muy fuerte en
Argentina), en la Escuela Argentina de Periodismo y la Universidad de Cuyo.
Escribió para la revista neonazi “Dinámica Social” (dirigida por el último
secretario del partido fascista italiano, Carlo Scorza), trabajó en la logística
local de la “ruta de las ratas” (donde es inobjetable el apoyo del Vaticano) y
frecuentaba militares e intelectuales filonazis como Alberto Ottalagano (quien
siendo muchos años después rector de la Universidad Nacional de La Plata
nombrara entre otros, “Doctor Honoris Causa” al conocido “Reverendo
Moon”, de la secta homónima) y Gabriel Ruiz de los Llanos, con quienes
habría fundado el Instituto de Ciencias del Hombre, entidad que le permitió
“justificar” los aportes privados para sus conocidas exploraciones.

Es importante destacar que nadie, a poco de sumergirse en la lectura de los


trabajos y filosofías de estos hombres, puede ignorar la absoluta orientación
filonazi de sus escritos: Terrera no hesita en describir a Hitler como un
“avatar de la Nueva Humanidad”. Quizás yo aprendí a ser tolerante con
quienes piensen distinto, aún tan distinto. Lo que me produce una sensación
muy incómoda, empero, es que para propagar su ideología se “embarre” la
información que da sustento a muchas especulaciones histórico – esotéricas y,
más aún, que tantos se hagan eco de las mismas, confiesa o de forma
encubierta simpatizantes de ese ideal.
En efecto, es tiempo de dejarnos de hipocresías: tantos admiradores de
Terrera (allá cada uno con sus gustos literarios) tendrían que, cuando menos,
tener la dignidad de reconocer el fascismo de sus lecturas. O, en su defecto,
ser víctimas de una galopante ingenuidad que, por cierto, no los deja muy bien
parados como “investigadores” de estos arcanos.
Quiero, en honor a la verdad, dejar fijada mi posición: me resulta
intelectualmente fascinante el trasfondo esotérico del Nazismo. Estoy
convencido que sus jerarcas tuvieron acceso a conocimientos de los mundo
suprasensibles y, tal vez, operaban en contubernio con ciertas entidades no
físicas. Pero este interés no rinde pleitesía a una política atroz, a sus muertos y
el dolor que engendró. Tampoco, claro, soy tan ingenuo de comprar la
historia de “buenos versus malos”. Adhiero con cierto cinismo (en el más
obvio sentido filosófico de la expresiòn) a la versiòn de “malos versus malos”.
Y sospecho que los jerarcas nazis adquirieron ese conocimiento a costa,
precisamente, de la sangre que contribuyeron (como los aliados) a derramar.

¿Por qué digo esto?. Recordarán las frases de Eichembach y de Chrétien de


Troyes que Terrera argumentaba para construir sus peregrinas torías. Ese
Vultán, “cacique comechingón”, inevitable homófono a Wotan, el dios
germano. Y de allí, a Thule, Hyperbórea y los arios….
Pues bien, no hay ninguna evidencia de un cacique Vultán en la etnia de
referencia, excepto el texto de Echembach. Que no es de Wolfang von
Eichembach, sino de Guillermo Alfredo Terrera.

En efecto: Terrera mintiò descaradamente (o deliró patológicamente) al


adjudicar a los bardos medievales ese texto apócrifo. Quizás se pone en
evidencia cuando en la introducción de su libro “Parsifal, Wolfgang
Eichembach, Ulises” escribe: “… como es sabido, es imposible conseguir en Argentina
y en castellano, la obra de Eichembach”.
Claro, escribiò ello a principios de los ’80. Nada auguraba Internet. Y con
Internet, algunas cosas cambian.
Cambian cuando, ahora sí, podemos tener a nuestra disposición las obras del
“mennisinger” y del poeta de Toulousse. En castellano. Y comprobamos
que ni uno ni otro escribiò nada de lo que Terrera le adjudica. Y no
acepten mis palabras: vayan al enlace al final del artículo, busquen los textos
en la Biblioteca de nuestro portal (están allí, entre otros que,
circunstancialmente, quizás puedan interesarles) y dediquen algunos días a
leerlos, como hemos hecho, gracias a los buenos oficios de nuestro amigo
Josep Bello quien descubriò esta contradicciòn y nos alertó sobre ella.

Tal vez lo más grave no sea que Terrera, en defensa de sus especulaciones,
invente esos textos. Tal vez lo más grave es que tantos pretendidos
“investigadores” del “Bastón de Mando”, del Uritorco, de los Templarios en
América, den por sentado que la menciòn era correcta y no hayan tenido la
prolijidad de ir a las fuentes. Porque una cosa es referir esta pretendida
pertenencia en un coloquio informal o en un artículo episódico en un blog, y
otra darle entidad al citarlo como referencia confiable en una pretendida
investigación o, también, como “guiño histórico” en una novela que busca
aunar hechos supuestamente reales con una trama ficticia, como algunas obras
que están circulando, hoy, en el mercado nacional.
Porque preocupa como un tema tan digno de crédito sobre la
posibilidad de la presencia Templaria en el Cono Sur Americano es
bastardeado en aras de una ideología. Que de eso se trata. Terrera, Mahieu
y algunos más –sobre quienes regresaremos en otra ocasiòn- aprovechan un
tema de interés sensible (y de ecos arquetípicos, como es el Grial y los
Templarios) para construir un andamiaje funcional a sus intereses, que no es
otro que afirmar conceptos propios del pensamiento nacionalsocialista al cual
han sido profundamente fieles toda su vida.

Para comprender porqué Terrera tenía un interés tan particular en consolidar


el pensamiento de esa extracción disimulado bajo el ropaje presuntamente
hermético en la provincia de Córdoba, es dable repasar algunos conceptos.
No es ninguna novedad que desde antes –y más acentuadamente después- de
la Segunda Guerra Mundial la zona, junto con la paradisíaca San Carlos de
Bariloche, en el sur argentino, fue elegida por una colonia de inmigrantes
alemanes para establecer sus vidas. La mayoría de ellos laboriosos trabajadores
que contribuyeron, y siguen haciéndolo, a una Argentina merecedora de
mejores destinos. Pero otros –y a ellos se refiere este trabajo- fueron y son,
como sus adláteres locales, oscuros sicarios de una esotérica historia.
Nadie, tampoco, ignora la pasión que el Ocultismo –o, deberíamos precisar,
un ocultismo de negras raíces- despertó en los jerarcas y subalternos del
nazismo. Sus estandartes, sus proclamas y cosmogonías están plagadas de
referencias y connotaciones que remiten a una extraña y mítica edad de
dominaciones arias –como si “arios” fueran únicamente los germanos-
intentos de conquistar el Cielo por asalto, alianzas entre poderes espirituales
en las sombras e instituciones terrenales, armas consagradas en rituales
sangrientos. Y quienes con una sonrisa socarrona arguyan que ello poco le
sirvió a Hitler para la victoria, ignoran peligrosamente lo cerca que estuvieron
de la misma, y las no menos poderosas fuerzas que, desde el bando aliado, se
pusieron en juego para contrarrestarlas. Algún día, espero, se escribirá sobre
este lado cuidadosamente ignorado de la historia “oficial” de esa gigantesca e
inhumana masacre.
Entre las pasiones hitlerianas, la búsqueda de objetos sagrados, para infundir a
sus tropas de poderes desconocidos, no es seguramente la menor. Durante el
desarrollo del conflicto, la Annenerbe , siniestra organización más conocida
por sus experimentos dudosamente científicos con las víctimas de los campos
de concentración, enviaba expediciones de arqueólogos y lingüistas a distintas
partes del mundo ya sea para rescatar del polvo olvidadas ciudades, ya sea para
realizar arcaicas liturgias en puntos geográficos de legendario poder, ya para
reunir valiosas antigüedades a las que se les asignaban energías ocultas. Más
aún; es un secreto a voces que estando Berlín sitiada por los aliados, en un
último y desesperado intento lograron introducir en la destruida ciudad a un
grupo de lamas tibetanos y sus “chelas” para evitar el inminente final.
Su presencia no era en vano. Desde hace centenares de años, circula la versión
de que en algún lugar del Tibet y el Nepal se encuentra el acceso, ora físico,
ora astral, de dos reinos del espíritu. Agharta, con su capital Aghadir, y
Shamballa, con su ciudad Shampullah. De la primera, etérea, las milenarias
tradiciones orientales dicen que es el asiento del “Rey del Mundo”, avatar
cósmico que vela por los caminos del Bien en la Tierra. De la segunda,
subterránea, se afirma con igual convicción que parten las huestes del Mal que
negocian con los poderes tras los gobiernos títeres del mundo. Aún se
comenta en cenáculos neonazis que Hitler habría pactado con esos antros que,
de alcanzar el poder temporal, dejaría a su albedrío la dominación espiritual.
¿Simple leyenda o verdad no revelada?. Quién sabe. Lo cierto, lo que hace al
espíritu de este trabajo, es que entonces y después miles de seguidores de la
svástica levógira creyeron fervorosamente esta historia y a esa creencia
subordinaron sus esfuerzos y recursos. No es ocioso recordar aquí que
durante el asedio a la ciudad de Nuremberg por parte de divisiones del ejército
norteamericano, estos encontraron una inusitada resistencia por parte de
comandos especiales de las SS en el Banco Alemán de esa ciudad.
Desobedeciendo las órdenes de rendición, los SS lucharon furiosamente hasta
el último hombre, y cuando los americanos accedieron al edificio, seguros de
encontrar en sus bóvedas posiblemente enormes reservas de dinero o áureas
que justificaran tamaño sacrificio, se sorprendieron al hallar, dentro de las
mismas, una respetable pero para nada anormal cantidad de efectivo, efectivo
que por imperio de la derrota poco valía ya, algunas obras de arte y una
extraña caja forrada en plomo, de aproximadamente 1,40 metros de largo por
unos veinte centímetros de lado. Abierta por expertos en arte e historia, en su
interior hallaron otra caja, pero ésta de madera casi totalmente putrefacta, y en
su interior un oxidado asta de hierro unido a restos aún más descompuestos
de madera. La subsiguiente investigación certificó que lo hallado era la tal vez
mitológica lanza (en realidad, un “pilum”, una lanza de mango corto) usada
por el centurión Longinus, aquél que según el bíblico relato lo clavó en el
costado del Cristo crucificado. De ser cierta esta especie, ello dotaba al objeto
de un poder, un significado espiritual inestimable.

Esta anécdota pone de relieve el carácter mágico de la liturgia neonazi. Y nos


introduce de lleno en la búsqueda desesperada que tras reivindicar espúreas
raíces, los llevó a encontrar señales de la presencia de la Orden Templaria en
todo el mundo, de cuyos caballeros teutones se creían herederos directos.
Aquí, nuestra peregrinación entronca con la leyenda del Grial, la copa sagrada
donde Jesús bebió en la Última Cena y donde también José de Arimatea
recogió la sangre del Crucificado inmolado en la Cruz.
De los Templarios se ha escrito profusamente y no abundaremos aquí; baste
recordar que se los suponía celosos poseedores de la Copa (En “Parsifal” y las
leyendas artúricas, tan emparentadas con la esencia caballeresca que dio origen
a la Orden del Temple pese en antecederle las segundas varios siglos,
volvemos a encontrar el espíritu de ese deambular por el mundo buscando lo
que en definitiva aparece sólo dentro de cada uno de nosotros) y no fueron
pocos los detractores igualmente imbuidos de misticismo quienes sostuvieron
que fue privándola al mundo cristiano, como monopólicos detentadores de un
poder celestial, que los caballeros de la cruz de “ocho beatitudes”
usufructaron sus cualidades para el enriquecimiento propio. Dueños de una
magnífica fortuna que a la larga los condujo al desastre por ser la envidia del
Rey de Francia y el Papa, sus ingentes cantidades de oro celosamente ocultas
en las distintas “factorías” y “capítulos” de la Orden parecen señalar
necesariamente en una dirección: América. Quizás no otro sea el origen del
áureo metal templario, habida cuenta que los eximios servicios de espionaje de
las naciones poderosas de entonces, tanto cristianas como musulmanas, nunca
pudieron localizar en el mundo geográficamente conocido de entonces los
yacimientos de los que se abastecían. Desde La Rochelle, su poderoso puerto
de ultramar, los convoyes templarios partían durante meses, y actualmente
existen confiables investigaciones que demuestran que para estos intrépidos
caballeros América era territorio de visitas cotidianas. Una vez más, debemos
recordar la extraña estatuilla encontrada por el explorador inglés Sir H.
Fawcett en Brasil, con su atuendo típicamente medieval, o las pictografías del
Cerro Colorado en Paraguay, o las denuncias de la existencia de ruinas de un
puerto y un barco “fenicio” (?) cerca de la ciudad de Gualeguaychú, en la
provincia de Entre Ríos, Argentina, o el denominado “El Fuerte”, en Chubut,
en plena Patagonia argentina, según ciertos estudiosos, últimos restos de un
asentamiento templario, o…
¿O Capilla del Monte, provincia de Córdoba, Argentina?.

No seremos redundantes aquí respecto de la magia, el misterio pero también


las gratuitas leyendas exageradas que corren sobre el lugar. Queremos centrar
nuestra atención en un fenómeno que hemos observado en la región,
extendido además a todo lo que se conoce como Valle de Punilla, desde Villa
Carlos Paz hasta Cruz del Eje, comprendiendo Bialet Massé, Parque Siquiman,
Cosquín, Los Cocos, La Cumbre, La Falda, Valle Hermoso, Villa Giardino,
San Marcos Sierras, Charbonier, Ongamira, San Esteban, Huerta Grande, etc.
Me estoy refiriendo a la creciente presencia neonazi en la región.
No se trata aquí de “cabezas rapadas” haciendo sus tropelías en la zona, no.
Tampoco de abiertos desfiles de “camisas pardas” ondeando al viento sus
estandartes con la cruz gamada. Se trata, peor aún, de un movimiento más
solapado y sutil, que acude al reclamo esotérico, a invocar connotaciones
pseudoespiritualistas en sus afirmaciones, alimentándose de manera parasitaria
de la fascinación de esos lugares y sus enigmas.
La “capilla neotemplaria”

Puntualicemos. En Capilla del Monte existe una iglesia, la actual construcción


fechada a fines del siglo XIX pero levantada sobre las bases de una anterior,
de fines del siglo XVI –y de cuyo aspecto no se guarda memoria- que es
llamada con bastante justicia la “capilla neotemplaria”. Ello, en consonancia a
su planta octogonal, que en todo el mundo sólo existe en iglesias de filiación
de la Orden, comprensible en una Europa respetuosa de sus monumentos
históricos de mil años o más, pero desconcertante en una joven Argentina y
una más joven aún capilla levantada en un apartado pueblito serrano. La
pregunta es: si arquitectónicamente es un hecho que la planta octogonal es
privativa de edificaciones templarias, y habida cuenta que el estilo edilicio de
una iglesia no queda librada al mero sentido estético de un constructor sino
que debe nutrirse de la adecuada aprobación eclesiástica que en sus altos
estamentos no es ignorante de aquella filiación, ¿qué extraño avatar del
destino llevó a que ésta fuera identificada con la caballeresca sociedad?. Para
que no quede lugar a dudas, en el embaldosado –y original de sus primeros
tiempos- piso se repiten dos símbolos, uno de ellos, ocho pequeños círculos
dispuestos en octógono. El místico 8 templario, presente por todas partes.
El actual párroco de la iglesia se molesta sobremanera cuando alguien –uno
mismo, por caso- se aproxima a señalar tales detalles.
Piso de la capilla

Acude a argumentos tan infantiles como que “era una moda de aquél
entonces” o “es lo que había”, insistiendo en ese sentido cuando, con mirada
asaz suspicaz, paseamos nuestra vista por las paredes, evidentemente
refaccionadas una y otra vez: aquí se extrajo un vitral como rosetón para
poner en su lugar inocuas figuras santorales; allá, el perfil facetado del
frontispicio y el ábside, en sus gigantescos y antiguos ladrillos originales, fue
“matizado” con un primoroso revestimiento curvo a la cal. Acullá, los
enormes portones originales fueron retirados para ser reemplazados por
hermosas y gigantescas pero más discretas puertas. Elevo la vista, y allí está el
magnífico rosetón de la cúpula, a través del cual me baña la luz del día. Pero la
bajo también, y entonces, la otra sorpresa.
Hablé de dos símbolos en el embaldosado del piso, pero sólo describí uno. Es
el turno del otro: swástikas de brazos curvos. Miro con atención, comparo y
ya no me quedan dudas: estamos ante una inacabable sucesión de cruces
dextrógiras. ¿Qué hacen aquí?.
Afluyen los recuerdos de tantas lecturas. Una vez más: la svástica no es un
invento nazi. Una vez más: el cabo Hitler, desocupado, viviendo en una
mísera pensión de las pocas monedas que obtenía con la venta de sus
aceptables acuarelas paisajísticas, comenzó a frecuentar las tertulias de una
sociedad de ocultistas e iluminados, conocida como “Última Thule”, de la
cual llegó a ser secretario de actas. Pero ya en esta sociedad secreta se cocinaba
la supremacía del ario, la luego famosa “cosmogonía del hielo cósmico”, las
alianzas espirituales con “otros” seres, y en la portada de sus publicaciones ya
se distinguía el símbolo que sólo desde 1928, con la fundación del Partido
Nacional socialista, se erigiría en un símbolo político.
“Última Thule” supo ser filial –luego separada- de otra orden esotérica, esta
inglesa, conocida como “Golden Dawn” (“Amanecer Dorado”), a la que
pertenecieron, entre otros, Sir Arthur Conan Doyle, el poeta W.B. Yeats y
Alestier Crowley, al cual nos hemos referido en extenso en otra oportunidad.
Pero a su vez, era esta sociedad heredera directa de la “Sociedad del Vril”, una
organización germano-británica que estaba a la búsqueda de un fluido vital
universal (el “vril”) y su manipulación. Aquí seguimos la enseñanza de ese
maestro de investigadores de lo insólito que es el argentino Héctor Picco,
quien ha demostrado fehacientemente que ya a fines del siglo XVIII la
incipiente Sociedad del Vril creía que la manipulación de esa fuerza cósmica
les permitiría, entre otros logros, la conquista del espacio, en una época en que
apenas los sueños de los Montgolfier apuntaban a los cielos.
Ominosamente, descubrimos en el exterior de la iglesia que alguien ha pintado
una svástica hitleriana, como oscuro recordatorio que los nazis también están
detrás de estas relaciones. Durante su apogeo, los miembros de la SS gustaban
desfilar en Berlín con atuendo templario, pues se consideraban herederos
directos de su mitología, historia y misión. Seguir los pasos del Temple a
través del mundo, entonces, era una consecuencia necesaria y previsible.

En Capilla del Monte existe, por otra parte, una subcultura de neto corte
fascista, no oriunda del lugar sino “importada” por esoteristas provenientes
tanto de la ciudad de Buenos Aires como de otras partes del mundo, incluso.
Están radicados allí muchos seguidores de Terrera, abierto admirador del
jerarca alemán, quien por ejemplo escribe en su libro “La Svástica; Historia y
Metafísica”: “El Führer, en uno de sus grandes discursos, pronunciado por 1937, había
expresado con toda claridad: “Que el gran talento que poseen los hombres superiores,
consiste en simplificar los problemas complejos y reducirlos a sus términos esenciales”. Esa
habilidad intelectual es propia solo de los grandes hombres, quienes están dotados de un
poder de síntesis, de comprensión y de asimilación que los convierte en únicos, en maestros, en
estadistas. Son verdaderos Sidas, dioses del conocimiento tanto físico como metafísico…”.
Este libro en particular fue editado en junio de 1989 por la Editorial Patria
Vieja, dependiente de la así llamada “Escuela Hermética Primordial de las
Antípodas”, un grupo de reflexión y difusión no institucionalizado que opera
fuertemente en la región, nucleando a pensadores de esa corriente. Durante
un tiempo me pregunté a qué antípodas se refería, hasta que advertí que estos
neonazis sostienen que el Valle de Punilla está en las antípodas del Tibet. Es
sabido que, para esta particular concepción, las antípodas geográficas de un
lugar sacro, o, deberíamos mejor escribir, un lugar “de poder” repite esa
energía. Otra imprecisiòn más: las antípodas del Valle no es el Tibet, sino un
área próxima a Shangai.
Se dice que en algún lugar de la zona los Templarios en fuga ocultaron el
Santo Grial. Se sostiene que hace unos sesenta años el metafísico Orfelio
Ulises, a su regreso de un viaje al Tibet, descubrió, guiado telepáticamente por
sus maestros, el “toqui lítico” o “bastón de mando”, una fina y larga piedra,
posiblemente de basalto, de aproximadamente un metro veinte de longitud,
un cetro de fuerza cósmica celosamente oculta durante milenios por los
aborígenes comechingones, preámbulo para preparar a la Humanidad para la
recuperación del Grial. La citada “Escuela” entonces, realizó numerosos
seminarios, retiros espirituales, charlas y cursos, apadrinó la publicación de
muchos textos de Terrera y alimentó, a su manera, la saga. Actualmente, las
gestiones semioficiosas de la Municipalidad de Capilla del Monte para
recuperar ese objeto (en manos del heredero directo de Terrera, su hijo) para
“entronizarlo” como un objeto de cuasi veneración en la idílica localidad lo
transformaría, entonces, en Meca de peregrinaje de personas afines a esa
ideología y su sola presencia retroalimentaría aún más la tradición aria de la
postguerra.
El asunto, sin embargo se complica ante las versiones cada vez más firmes de
que dicho “bastón de mando” sería en realidad un fraude perpetrado para
darle identidad a una conspiración. Nuestro amigo Fernando Diz, periodista e
investigador porteño radicado hace muchos años en el lugar, nos adelanta que
ha logrado el testimonio de quienes estuvieron en su momento vinculados a la
elaboración del mismo, prometiéndonos entrevistas exclusivas que no
dudaremos en su momento en difundir.

La Falda: la caja chica de Hitler

A unos treinta kilómetros al sur de Capilla del Monte se levanta, bellamente


recostada sobre la ladera de los cerros, la ciudad de La Falda. Sus catorce mil
habitantes reciben un masivo turismo que prácticamente no ha decrecido
desde la época de oro de los años ’40. Pero sus tortuosas callejuelas ocultan
“otra historia”, a medias conocida.

Hotel Edén

A fines del siglo XIX –concretamente, en 1897- se levantó, a cierta distancia


de lo que hoy es el casco urbano, un fastuoso hotel, verdadera joya del Nilo en
ese entonces agreste paraje: el hotel Edén. Su imponente construcción y sus
para entonces avanzadísimos detalles de confort atrajeron a lo más granado de
las élites nacionales e internacionales, presidentes, escritores y actores de
renombre, filósofos de toda laya disfrutaron del paisaje y de su esmerada
atención. Pero algo caracterizó al Edén –desde sus inicios, de propietarios
alemanes- a partir de fines de la década del ’20: la filiación pronazi de sus
titulares. En efecto, Roberto Blacke e Ida Eichorn, que compraron la
propiedad a sus constructores originales alrededor de 1920, tenían amistad
personal con Hitler: no sólo hasta el fin de la Segunda Guerra Mundial aún
podía apreciarse en su frontispicio el águila rampante llevando en sus garras la
svástika, sino participaron de manera asaz activa en el movimiento
nacionalsocialista: está escrito en la historia del pueblo que el primer Mercedes
Benz que paseó al Führer no fue un obsequio de la fábrica alemana sino que
ésta entregó, por cuenta y orden de Blacke y Eichorn, el vehículo al jerarca.
Más aún, el 15 de mayo de 1935 Hitler en persona, en salones del Reichtag,
entregó a Ida Eichorn un diploma agradeciéndole su aporte económico que
facilitó el ascenso de aquél a la Chancillería, en 1931. El dinero de marras
provino de la venta de las fracciones de tierra, propiedad del Hotel Edén,
sobre las cuales hoy se asienta la ciudad de La Falda. Cuando uno departe con
sus habitantes y gana su confianza, muchos de ellos murmuran que parece
pesar sobre la localidad una extraña maldición alimentada en mil y una
leyendas locales; algunos, suponen, es la consecuencia kármica de aquellas
nada inocentes transacciones comerciales.

Einstein en el Hotel Edén

Existen, de hecho, dos ciudades. Una, la turística y comercial, abierta a todo


público. Pero en los alrededores del Hotel –alrededores que sus taciturnos
habitantes aún persisten en llamar “Villa Edén”, para diferenciarse
formalmente del resto de La Falda- los nombres germanos de las calles y las
residencias, sus cotos cerrados y la mirada inquisidora de sus pobladores
señalan claramente a quienes, casi todos de ascendente alemán, se sienten
diferentes al resto.

Graf Spee

Cuando a poco de comenzada la Guerra en la boca del Río de la Plata el


comandante Lagüendorf decidió hundir al acorazado de bolsillo “Graf Spee”,
suicidándose luego en un hotel de Buenos Aires, sus tripulantes fueron
“internados” (en realidad, huéspedes de honor) hasta el fin de la contienda en
el Hotel Edén. Luego, muchos de ellos se radicaron en nuestro país, algunos
en ese lugar, otros en la no menos germana Villa Belgrano –siempre en la
provincia de Córdoba- y otros más en la sureña Bariloche. La anécdota es que
en el largo tiempo que estuvieron confinados, y seguramente para amenizar las
semanas que devenían aburridas unas tras otras, los militares alemanes, todos
los domingos, organizan desfiles, con uniformes y estandartes, por lo que hoy
se llama “avenida Edén” en el pueblo, hasta culminar en las cercanías de las
vías del ferrocarril, donde se aposentaba un busto del doctor Salomón Maudi,
uno de los fundadores del pueblo de confesión judía. Uno a uno, los soldados
pasaban desfilando frente al busto y los cubrían de escupitajos, domingo a
domingo, todo ello ante las miradas complacientes de las “fuerzas vivas” de la
ciudad.
Terminó la guerra y aparentemente el nazismo desapareció. El hotel Edén
tuvo distintos dueños y terminó abandonado, saqueado y a merced de todo
tipo de depredación. Hoy en su planta baja apenas alberga un reducto
jazzístico, pero en sus alrededores crece toda una mitología pronazi que lo
ensalza como otra estación en el Vía Crucis germano local. Es innecesario
remarcar que en La Falda la actividad de aquella Escuela Hermética Primordial
de las Antípodas ha encontrado otro caldo de cultivo.
Los estudiosos de la arquitectura local cuentan que constructores y posteriores
propietarios alemanes se basaron no sólo en planos funcionales o
estéticamente agradables, sino que tomaron en cuenta, en un sinnúmero de
detalles –como las gárgolas que alguna vez jalonaron su frente- enseñanzas de
tipo espiritualista. El mismo Einstein, aún sabida su postura antinazi, fue
dilecto visitante del lugar, durante su visita a nuestro país y en extraña
coincidencia con una crisis mística que sus biógrafos tratan de ocultar pero
que él mismo refleja en sus escritos de la época. Tal vez sea casualidad, tal vez
no; no puedo dejar de percibir los ecos del arcaico enfrentamiento entre
Agharta y Shamballa cuando me entero que, pocos años después, un caballero
de apellido Buitrago decide construir, no lejos del Edén, otro hotel (llamado
“Petit Sierras”) basado estrictamente en arquitecturas sagradas hindúes., y
demolido por un tal Jaime Lockman en 1963. (Todos estos datos pueden ser
debidamente cotejados en el libro “El mundo y La Falda en el siglo XXI,
Alberto Moro y Carlos Panizzo, 2001).

Pero la acciòn ideológica de Terrera no se limitó a publicaciones, sino fue


acompañada de talleres, cursos y numerosas conferencias. Es una curiosidad
este texto, que hallamos aquí: “Tribuna de periodistas”, nota, “La revista
“Barcelona”, superada”:

“Un incunable de 1975

Corría octubre de 1975. Militaba en el Frente de Izquierda Popular y veíamos como el


gobierno entraba en una pendiente que más allá de sus horrores, eran los escasos aciertos y el
origen popular del mismo lo que provocarían el golpe. Se hablaba de pinochetazo. En la
Argentina se conocía perfectamente lo que sucedía del otro lado de la cordillera. Con algunos
compañeros concurrimos a una unidad básica donde se discutiría la situación. En unos de
los grupos que conversaban antes que comenzara la reunión ubicamos a un señor alto de
unos 60 años que nos informó que había formado parte de FORJA, aquella agrupación
que fue el nexo entre el Irigoyenismo y el Peronismo. Nos informó que su libro “ El
caballito criollo en la historia argentino” era de lectura obligatoria en el Colegio Militar.
Estábamos escuchando a Guillermo Alfredo Terrera, cuando se acercó un joven peinado a la
gomina quien nos entregó un libro de 46 páginas del año 1974 que en la segunda hoja dice
“Curriculum Vitae” y en la tercera nos informaba: “Tercera edición ampliada de esta Bio-
bibliografía Se terminó de imprimir en septiembre de 1974, en los talleres gráficos de
Gráfica Pafernor S.R.L Cañuelas 274, Buenos Aires.”
La situación era cuanto menos curiosa. Cuando con mi compañero empezamos a correr
algunas hojas mientras Terrera seguía con su alocución, la necesidad de obturar primero la
sonrisa y luego la risa pasó a ser un esfuerzo ciclópeo. El currículum era tan minucioso que
sólo faltaba donde había hecho el jardín de infantes y en qué fecha se había aplicado las
vacunas. Pero el personaje era un émulo de renacentista Pico de la Mirándola. Ahí
figuraban cargos docentes, administrativos, instituciones culturales a las que pertenecía,
Congresos, Premios obtenidos, cursos de especialización, trabajos de investigación y
programas de estudio, publicaciones, conferencias pronunciadas, juicios emitidos sobre su
obra y actuación política. En sus publicaciones escribía sobre historia y política, antropología
cultural, sociología, lingüística, musicología, política universitaria, política agropecuaria,
anteproyecto de leyes. Entre las conferencias pronunciadas figuran algunos títulos llamativos:
“La única bandera de los argentinos: ni mercante ni de guerra” o “ El Hominidio como
antecesor del Proto-Homo; “El Patrón Ambiente en reemplazo del Patrón –Oro;
“Influencia del caballo en la formación del Ser Nacional” o “ El área cultural del caballo”
Entre los comentarios sobre su obra pueden consignarse entre otros: “Déjame que te abrace
muchacho, mi emoción no tiene límites. Tengo en mis manos como un escapulario tu libro,
El Caballo Criollo en la Tradición Argentina…..iremos a Córdoba en peregrinación a
rendirte el homenaje que te mereces…te llevaremos el aliento conmovedor de la argentinidad (
Del poeta escritor, legislador, y orador argentino Don Justiniano de la Fuente, La Plata
18-08-1947).
“Siga Ud Trabajando sin miedo y sin descanso y tenga por seguro que la docta Córdoba,
lo ha de anotar en el registro de sus próceres” Francisco Timpone, periodista y secretario del
Senado de la Pcia de Buenos Aires 19-05-1950
“Deseamos que nos visite de nuevo y nos deleite e ilustre con su maravillosa palabra”
(Profesora Gumila Berrondo Catamarca 25-04-1970).
“Siga adelante, somos una multitud los que necesitamos de su palabra y de su pluma” (
Ramón Miranda, escritor y jefe del Distrito de Correos y Telecomunicaciones San Isidro 8-
03-1971)
Son algunas de los múltiples elogios de ignotos. Tan insólitos como que su propuesta de
Reforma Agraria fue publicada por la Sociedad Rural o que fuera candidato a Gobernador
por Córdoba por la Unión Federalista Revolucionaria pero aclara no se presentó porque no
obtuvieron la personería electoral en 1958. Un año antes, exiliado en Montevideo publicó el
folleto: “ Las famosas persecuciones al Dr. Guillermo Alfredo Terrera”

¿Porqué traigo a colación este relato?. Porque mientras nos habla de un


Terrera anterior a sus devaneos metafísicos –antropológicos, pone de relieve
la ambiciòn autopromocional del hombre. Era esperable que una década más
tarde, en el crédulo, pretendidamente “abierto” pero visceralmente
reaccionario ambiente esotérico-espiritualista.-contactista encontraría otros
espíritus dispuestos a creer sin las “tres R”: revisar, repasar, reflexionar…
Como ocurriò con el primitivo “Grupo IPEC” –sí, precisamente el mismo
que fundé en 1985 y del que me alejé meses después cuando sus demás
integrantes le dieron un inesperado y peligroso giro “contactista” (y que
refundé en fecha reciente), que, en ocasiòn de un viaje a la zona, reexhibió
instrucción y directivas (estuve tentado de escribir “adoctrinamiento” de parte
del mismo Terrera- ¿Cómo –si no- debe interpretarse esta clase de de texto?:

“Grupo de Tareas Cóndor”_ Jefe de Grupo: xxxxxxx


Subjefe: xxxxx

A las 0900 horas se informó……


(del libro “Erks, el mundo subterráneo” de Dante Franch. Es sólo una línea,
el texto está prácticamente plagado de entradas de ese tenor.)

Si no se observa la redacciòn absolutamente “paramilitar”…. Es que no se


quiere observar.

Y, obviamente, sabemos claramente la molestia y el escozor que estas


reflexiones despertarán en algunos. Unos, deseosos de creer sin más (allá
ellos) pero también molestos si se cuestionan los argumentos que esgrimen
como “evidencia” de sus creencias, olvidando que las creencias no necesitan
ser “demostradas”. Otros, que consciente o inconscientemente han sido
funcionales a esta mentira, y cuesta, en ocasiones, reveer las posturas.

Terrera ha muerto hace años. Paz para sus cenizas. Pero que el respeto debido
a los muertos no avale una mentira tendenciosa, eco tardío y triste de
autoritarismos perimidos…
Capítulo 8:

EL ÚNICO LABERINTO DE CUARZO DEL MUNDO

Dudé mucho antes de titular esta nota. En verdad, dudé también de escribirla,
toda vez que puede interpretarse como un gesto de orgullo vano. Porque de lo
que aquì voy a hablar es de un logro cuya paternidad en parte me
corresponde, aunque la parte fuerte y extensa de trabajo corriò por cuenta de
amigos del alma. Peo relatemos los hechos como son.

Dudé en escribir este título hasta que una búsqueda prudente me demostró
que estaba en lo cierto. A nadie le hubiera gustado –menos a mí- anunciar la
existencia del “único laberinto de cuarzo en el mundo” para que luego
aparezca cualquier chusco diciendo que ya existen otros veintisiete….

Por cierto, encontré un par, pero si bien seguramente hechos con cariño y
prolijidad acusan, desde el punto de vista de la energía de los cuarzos y
cristales, una deficiencia mayúscula: en esos pequeños laberintos, los cuarzos
descansan directamente sobre el suelo. ¿Y cuál es el problema?. Que, como es
sabido, siendo la tierra buena conductora descarga ipso facto la energía de
aquellos que, así, no son más que simples piedras demarcatorias. Es éste el
único caso donde se ha tomado el cuidado de aislar de la superficie una por
una cada una de las centenares de piezas de cuarzo que conforman los siete
“caminos”, generando así siete círculos de energía gemodinámica para el
caminante. Trabajo enorme, pues además de cortar la piedra para seleccionar
el cuarzo había que talar y cortar la madera necesaria para tantos pedestales…
Pero la prolijidad en aras de eficiencia en el manejo de las energías sutiles no
termina allí: se decidiò emplazar ocho pilares, cuatro orientados con los cuatro
rumbos cardinales yos otros cuatro conformando una Rosa de los Vientos,
recuperando así la energía del Octógono o Estrella de Ocho Puntas que, tal
como hemos estudiado en nuestros trabajos sobre Geometría Sagrada., es la
expresión bidimensional de una Merkhabha. Innecesario señalar, también y
como he referido en otras investigaciones mías, su presencia en la Mohadiz
El’Almeira, la arquitectura sagrada árabe, y qué decir de los Templarios, con
su omnipresente planta octogonal en sus construcciones. Pero el cuidado del
detalle paraliza: obsérvese que todos los pilares tienen diferentes alturas. Dado
que el terreno es inclinado, así se ha logrado que todos ellos –me refiero a los
de los ocho pilares- se encuentren en un mismo plano, y ese plano sea el de las
cabezas de los viandantes.
Fue en el predio Pueblo Encanto, en Capilla del Monte, Córdoba, Argentina
(donde se encuentra el Centro Ceremonial conocido como “Pucará del
Uritorco” y el enigmático castillo construido por aquél conde español de
apellido Estévez, de raigambre esotérica), donde el amigo Carlos Alejandro
Lusianzoff respondiera con entusiasmo a mi idea de trazar un laberinto para
poder realizar caminatas espirituales, meditativas e iniciáticas. Debatimos la
idea, elegimos un diseño “especular” o “de doble rosca” (una vuelta en un
sentido –comenzando por el dextrógiro- otra inversa) y Carlos y su equipo de
trabajadores pusieron manos a la obra en un proyecto que tuvo algo de
faraónico y no sólo por los costos –que no fueron pocos- cuatro grandes
camiones trajeron de alejados puntos de la provincia la cantidad enorme de
cuarzos empleados, más de 700, el menor de los cuales tiene unos veinte
centímetros de diámetro y alcanzan hasta… ¡un metro de diámetro!. La sola
vista de algunas de esas piezas, traslúcidas, brillantes, inmaculadas con decenas
de kilos de peso, impresiona.

El Laberinto forma parte de las representaciones simbólicas de la Humanidad


desde los tiempos más arcaicos. Y esto es así, porque expresa la Búsqueda
Interior, el Sendero Iniciático que lleva al descubrimiento de las propias
potencialidades ocultas. En todas las culturas conscientes de las grandes
capacidades dormidas en el espíritu humano se intuía que la exploraciòn de las
mismas era caminar en un Laberinto. Y, por asociación simbólica, porque la
Microcósmico se repite en lo Macrocósmico, caminar en un Laberinto hace
entrar en resonancia esas potencialidades, que así despiertan. Es lo que Carl
Jung describiò como “Circuambulaciòn del Sí Mismo”. Desde el Juego de la
Oca a la Catedral de Chartres, desde el Laberinto donde vagaba extraviado por
siempre el Minotauro (que expresa que mientras el ser humano no trascienda
su parte animal, no podrá salir del “laberinto de su vida”) a los petroglifos
neolíticos, la Historia preserva para las futuras generaciones el Conocimiento
que es a través del Laberinto como se encuentran las respuestas dentro de
uno.

Las actividades que pueden realizarse en el mismo son de distinto tipo. como
recorrerlo en forma individual y grupal, en estado levemente meditativo. Se
observará, si alguien toma fotografías, la masiva aparición de “orbs” y otras
extrañas manifestaciones lumínicas, evidencia de las potenciadas energías que
el lugar despierta. Tenga el visitante muy en cuenta, mientras con respeto y
concentración desande lentamente el Laberinto, que este lugar es sagrado por
tres razones: por ser un Laberinto, por ser de Cuarzos, y por estar en
Zona Uritorco.

¿Qué experimentarán?. Quizás desorientación, confusión. Más aún, de noche


y con el efecto estroboscópico de los “flashes” de las cámaras, el sentimiento
sumado es de ansiedad, hartazgo, impotencia: otra vez parece que llegaste al
meollo, y otra vez las vueltas del camino te alejan. ¡Tan sencillo, tan breve que
parecía desde fuera! ¡Tan petulante tu sonrisa cuando supusiste que en
aburridos instantes llegarías al centro! Y allí estás, el tiempo pasa, te enojas y
claro, te desorientas y confundes más.
Y de pronto, casi con un golpe de iluminación que no fue un flash disparado
en tu rostro sino brotando desde lo profundo de tu corazón, te das cuenta que
esto que estás haciendo se parece a algo. ¿A qué? A la propia vida. ¿Cuántas
veces te metes en situaciones que vistas desde afuera parecen tan simples pero
se transforman en bretes insalvables, confusos, erráticos? Mira en tu corazón
ahora: ¿cuántas situaciones de tu vida, hoy, parecen laberínticas, sumiéndote
en desorientación y confusión?

Entonces llega la impaciencia y el enojo. Decides saltar tiempos y cortar


camino a través, cosa de salir de allí cuanto antes. No sé tú, pero yo… hablaba
ahora del laberinto. Quizás tú lo hacías de la vida.

Y de pronto ocurre. Te ocurre. Ya no te sientes molesto, ni impaciente, ni


confundido. Sólo te dejas fluir. Sientes que eres Uno con el Laberinto. Y el
paso de los minutos te encuentra diferente. Sorteas el laberinto como un
jangadero el “remanso” que es en verdad remolino, sabiendo que sólo cuando
llegues al centro, al meollo, al fondo, es cuando comenzarás a salir. Y
descubres que ello se aplica, literalmente, en la vida. Pero no es ahora ya más,
nunca jamás, mera especulación o filosofía de café. Es experiencia
incorporada, para la que te has entrenado y estás dispuesto. Bienvenido al
Conocimiento, jangadero del No Tiempo.
Capítulo 9:

ORÍGENES ESOTÉRICOS DE CAPILLA DEL MONTE

Lo que muchos ignoran tiene que ver con su historia, una historia que
retrotrae cuando menos en un siglo –y seguramente muchos más- las historias
misteriosas y legendarias. Y, por cierto, echa por tierra los argumentos de los
panrrefutadores militantes que quieren reducir todo a un “bluff periodístico”
de mediados de la década del ’80 del siglo XX.
Por supuesto, quienes hemos invertido años y mucho caminar en la zona
estudiándola sabemos que esto no es así, y que las referencias a los altos
índices de extrañeza de la regiòn se remontan al tiempo de sus primitivos
pobladores, los “henia-kamiâre” (sí, los mal llamados “comechingones”,
correcciòn lingüística que ignoran hasta muchos supuestos “descendientes” de
esa etnia extinguida).
En esta nota no me remitiré –fundamentalmente, porque ya lo he hecho en
otros trabajos en extensión- a los “clásicos”: Erks, visitantes pretendidamente
extraterrestres, “bastón de mando”. Simplemente, me enfocaré en dos hechos
históricos, asociados a (no podía ser de otra manera) los enigmas que plantea
su “fundaciòn”.

Capilla original demolida en el siglo XIX


Una rápida revisiòn de las conocidas referencias históricas establece una
sucesiòn de propietarios de una extensa regiòn que –hoy- abarca desde el
norte del pueblo de Capilla del Monte al sur de lo que conocemos como San
Esteban, y que, según la página oficial de la localidad se inicia en una merced
de tierras, llamada “Merced de Gualumba” entregada el 30 de diciembre del
año 1575 por Don Lorenzo Suárez de Figueroa a Lucía González Jaimes, hija
del conquistador Bartolomé Jaimes, y que es fácilmente rastreable en términos
documentales hasta 1824, en que figura como propietario un tal Pastor
Montoya. Pero luego de Montoya, hay un gran vacío legal, un “espacio en
blanco” en términos documentales hasta que hacia 1890 aparece el alemán
Adolfo Döering como dueño de la misma. En circunstancias no del todo
claras, Doering va tomando posesión de estas propiedades a partir de gestar
un primer asentamiento sobre los terrenos que hoy reconoceríamos como el
Centro de Capilla del Monte. A poco de llegar a Córdoba, Adolfo Doering
opta por guiar sus pasos hacia el norte del Valle de Punilla. Por entonces
Susana Montoya de Núñez en carácter de propietaria habitaba en la Casona
del casco de la antigua Estancia ubicada en proximidades de la Capilla de San
Antonio. La Sra. Montoya va siendo desplazada hasta que fallece poco tiempo
después; frente a esta circunstancia, en 1887, Doering procede a mensurar la
zona con el auxilio del Perito Domingo Vilches unificando todas las tierras,
asumiendo la propiedad de las mismas y rebautizándolas como Villa Doering.
Será el mismo Doering quien, en 1892, creará y presidirá una Comisión
Vecinal que le dará forma al nuevo municipio el que será reconocido como tal
asumiendo el nombre de Capilla del Monte a partir de 1897.
En paralelo con este proceso se diagrama el nuevo pueblo con la ayuda de
ingenieros suizos quienes diseñarán la estructura poblacional haciendo eje de
convergencia en la estación del recientemente llegado ferrocarril. Esto
significa que durante el siglo XIX la “estancia” había dejado de serlo en
sentido estricto y comenzó a nuclear un grupo incierto de viviendas en
azarosa disposición.
Otro eslabón crucial en esta historia se produce durante esos años de
transformación. Será en 1894 cuando durante un viaje del Párroco Arturo
Gómez Morón, la vieja Capilla es demolida y en las vecindades de ella se
comienza la construcción de la nueva la que se inaugura en 1908. Pero no nos
adelantemos aún.

Döering era un científico alemán convocado por el gobierno argentino, a


sugerencia de su colega Germán Bursmeister , para realizar diversas
actividades científicas en Argentina. Integró como observador científico la
“Campaña del Desierto”, cofundador de la Academia de Ciencias de Córdoba,
titular y profesor universitario de materias como Química y Geología en la
Universidad de esa provincia, hasta que adquiere las tierras ya citadas en el
Valle de Punilla. Aquí se presenta ahora una señal de alerta para el espíritu
atento: Ya en 1890, el conde español Odilio Estévez comenzó la
construcciòn de lo que luego se conocería como “Pueblo Encanto”; su
propio “castillo morisco” anexo al Pucará (sitio ceremonial de origen
discutido). En otros trabajos cuyos enlaces sumamos, estudié en profundidad
el simbolismo del castillo por un lado, y por otro, el misterio del Pucará, y por
cierto no puedo dejar librado a la “casualidad” que el conde levantara su lindo
edificio a metros de lo que “sólo” considerara un montón de rocas. De la
historia de Estévez y del estudio del simbolismo del castillo surge a las claras
que el mismo estaba enlistado en una o más órdenes iniciáticas, quizás
próximas al Rosacrucismo, la Alquimia o la misma Masonería. Y al descubrir
la fuerte actividad que en la Masonería realizaba Adolfo Döering, una se
pregunta si ambos poderosos vecinos coinciden en Capilla del Monte sólo por
azar. Porque Döering era miembro conspicuo de la Logia “Piedad y Unión”,
que se había creado en Córdoba en 1868 y dentro de ella, Bursmeister era una
figura relevante. A dicha logia se irán sumando los científicos germanos
convocados así como otros quienes venían transitado otros caminos, tal el
caso del estadounidense Benjamin Gould quien será el gestor del
Observatorio Astronómico de Córdoba. En 1876, profundas discrepancias
dentro de la logia, desaveniencias con la conducción de Bursmeister al frente
de la Academia y los reiterados enfrentamientos entre Oscar Doering
(hermano de Adolfo) y los denominados “germanos” con Benjamin Gould
llevan a este último a crear, en 1877, una nueva logia masónica denominada
“Southern Cross” con una mayoritaria presencia anglo estadounidense.
Los científicos que permanecen en “Piedad y Unión” impulsarán la creación
de una unidad académica que se integrará a la Universidad de Córdoba bajo el
nombre de Facultad de Ciencias Físico-Matemáticas la que será presidida,
entre 1878 y 1880 en carácter de Decano, por Oscar Doering y luego, por el
mismo Adolfo Doering.
Otra de las consecuencias de esos enfrentamientos fue la gestación, por
Decreto del 22 de junio de 1878, de la Academia Nacional de Ciencias de la
que, Adolfo Doering, será presidente a lo largo de varios años (1914 – 1923).
Adolfo Doering afianza su relevancia científica a partir de los distintos
trabajos en los que participó y que fue publicando a través del Boletín de la
Academia hasta entrado el siglo XX. A aquel su primer trabajo asociado a la
composición química de la caparazón de los caracoles que, en Alemania, le
había significado trascendencia se le sumaron los que encaró en Argentina.
Varios de ellos tuvieron que ver con la Química Orgánica, la Zoología y la
Geología mereciendo un párrafo aparte el Informe Oficial que elaboró tras las
tareas de investigación realizadas en la Patagonia durante 1879 por una
Comisión Científica interdisciplinaria de la que fue miembro acompañando al
Gral. Roca durante la Campaña del Desierto.
Extraemos del libro Grandes Escritores Argentinos y en particular del espacio
dedicado a Florentino Ameghino (también miembro de la logia masónica
“Piedad y Unión”) unos párrafos del Prólogo escrito por Joaquín Franguelli
donde se brinda una semblanza de Adolfo Doering: “Adolfo Doering fue
realmente un maestro; porque maestro no es sólo quien mucho sabe, sino quien con sus
palabras de estímulo y con su ejemplo ferviente, sin presunción y sin jactancia, sabe encender
en sus discípulos la llama del entusiasmo en la consecución de ideales puros.” Continúa
Franquelli haciendo una descripción de la relación entre Doering y su discípulo Ameghino:
“... había sido Adolfo Doering quien sustrajera a Florentino Ameghino de sus
recogidos soliloquios, de sus solitarias meditaciones, en la desamparada
trastienda de la pobre “Librerilla del Glyptodón” … quien lo llevara a
Córdoba como director del Museo Antropológico y Paleontológico de la
Universidad de aquella ciudad … quien lo propusiera para el título de Doctor
Honoris Causa, a fin de que pudiera ocupar la cátedra de Zoología en la
Facultad de Ciencias Físico-Matemáticas de la misma Universidad Nacional
… quien le facilitara fósiles y datos geológicos “preciosos”, como los califica
el mismo Ameghino, y le acompañara en sus excursiones por los alrededores
de Córdoba … quien publicara (a través de la Academia) su magna obra sobre
los mamíferos fósiles argentinos, fruto de quince años de asidua labor.” Y
creo que un tema interesante –sobre el cual insto a mis colegas a investigar- es
que en el año 1921 escribe un libro, de 180 páginas, titulado
“Reminiscensìas (sic) historico-etnograficas. I. Iberos y Euskaros y la
misión civilizadora de la Iberia en tiempos prehistoricos”, editado por la
misma Academia, hoy completamente inhallable (“casualmente”, sólo parecen
registrarse cuatro ejemplares y todos ellos en bibliotecas universitarias
estadounidenses, tres de las cuales pertenecen a la Masonería). Realmente creo
que ese texto, de recuperarse, debe contener interesantes observaciones
posiblemente alineadas con otro “revulsivo” investigador del pasado y de esa
misma época: Florencio de Basaldúa. Por lo pronto, De Basaldúa y
Ameghino mantenían estrecho contacto, y ya sabemos que Ameghino lo tenía
con Döering. Porqué el inusitado y sorpresivo interés de este alemán volcado
a la geología y fitozoología argentina vira hacia el “pasado no oficial” de los
íberos resultaría inexplicable a menos que nos preguntemos si su vecindad con
otro “hermano de iniciación” (Odilio Estévez, español) no lo puso en
contacto con conocimientos reservados a unos pocos.
Y como si hubiéramos agotado las “felices coincidencias”, es precisamente en
1892 cuando Roberto Blahcke, ex oficial del ejército alemán asentado desde
pocos años antes en lo que luego sería la próxima localidad de La Falda,
constituye la empresa con la que daría inicio a la construcciòn del mítico
“Hotel Edén”, que supiera ser décadas más tarde baluarte del nazismo en
Argentina y con su propia historia de misterios…

El misterio de la iglesia
La postal del enigma

Conocida en círculos mistéricos como “la capilla neotemplaria”


(especialmente por su diseño octogonal) ya hemos abundado en muchas
preguntas sobre la misma en otros artículos. Repetiremos, si vale como
referencia, que acreditados radiestesistas han detectado una línea de energía
telúrica que se extiende desde la misma hasta… el cerro San Antonio, en
Piriápolis, Uruguay, conectando esotérica e iniciáticamente estos dos enigmas
por derecho propio –como se deduce del podcast cuyo enlace acompañamos-
. Por lo pronto, voy a detenerme en un punto tan oscuro como esa “huella
masónica” en el nacimiento del pueblito de leyenda.
Como dijimos, la “historia oficial” dice que el capitán español Ceballos, allá a
fines del siglo XVII, construyó la primitiva capilla, de adobe y paja, que a
princpios del siglo XIX fue reconstruida –por su avanzado estado natural de
deterioro- de manera prácticamente idéntica y que aparece en las fotografías
más antiguas, hasta que a fines del siglo XIX se comienza a construir la actual,
inaugurada en 1908. Esto, hasta aquí, como parte de la crónica. Pero…
Pero hemos encontrado una postal familiar, de 1920, donde aparece la iglesia
en avanzado estado de deterioro –mucho, mucho más de los pretendidos 12
años que tendría que tener- y donde de puño y letra del viajero que la envía se
refiere a la misma como “antigua”. ¿Significa eso que la “actual” tuvo una
construcciòn décadas anterior y se oculta la misma?. ¿Y porqué se
ocultaría?.
Ampliación del vitral del frontispicio

Y aquí vamos el segundo misterio. Cualquiera que la visite, observará que se


han cegado ventanas, reconstruido puertas, retirado vitrales en época
imprecisa. Pero si se observa esas fotos antiguas, se verá que sobre las puertas
existían flagrantes vitrales con cruces templarias. No sólo se retiran los
vitrales: como para que no queden dudas, se ciega la arcada de los mismos.
¿Qué significa todo esto?. Saque el lector sus propias conclusiones: existen
aún muchos indicios que seguir rastreando. Yo sólo pasé por aquí para arrojar
un par de interrogantes al ruedo…
Captura con Google Earth. Inevitablemente octogonal…

Vitral actualmente cegado


Otras ventanas cegadas
Capítulo 10:

EL MENSAJE DEL COLCHIQUÍ

Colchiquí se encuentra en Ongamira. Se accede por una propiedad privada,


poco antes de llegar a “las cuevas”). Era sagrado para los “comechingones”
(“henia-kamiâre”), que lo llamaban “Chalcareta” (“cerro del dios bueno”) pues
creían que allí moraba uno de sus dioses. Cuando la invasiòn española, el
último grupo de una veintena de guerreros nativos se refugió en su cima,
dispuestos a seguir dando batalla para dar así tiempo, con esa distracción, a
huir a sus mujeres, niños y ancianos. Rodeados por el invasor, resisiteron
durante unos días. Pero al ver que la posición era insostenible, eligieron
suicidarse arrojándose al vacío antes que rendirse. Desde entonces, los
aborígenes sobrevivientes pasaron a llamarlo “Colchiquí” (“cerro del dios
maldito”), por no haber protegido a sus bravos.
Allí, periódicamente, llevo a mis grupos. A revivir esa energía, a ofrendar a la
Pachamama en una “apacheta” (acumulación ritual de piedras) que se
encuentra cerca de la cima, poco antes de acometer el ascenso final.
Apéndice 1:

PRECAUCIONES SI USTED ASCIENDE EL URITORCO

Como es habitual la cercanía del período estival en el hemisferio sur lleva a


mucha gente a Capilla del Monte, muchas veces, pensando en su primer
ascenso al mítico Uritorco. Por eso se me ocurriò (luego de 21 ascensos,
muchas veces con grupos numerosos, además de mi experiencia en trekking y
montañismo, pero también por haber tenido que colaborar en el rescate y
evacuaciòn de gente en varias oportunidades) compartir algunas sugerencias
que pueden resultarte útiles:
1) Nunca olvides que el Uri ES una montaña. Que no te engañe la cantidad de
gente que vaya, o los tours turísticos. Toda montaña debe ser respetada,
porque si no, te lo hará recordar en algún momento.
2) Tratá de no ascender en enero (por las temperaturas). Diciembre y febrero
también son muy calurosos, pero algunas lluvias eventuales -especialmente en
febrero- mantienen una humedad mínimamente aceptable. En enero, la
sequedad y el calor alcanzan su clímax.
3) Toda la regiòn es la mayor zona de radiaciòn ultravioleta en la Argentina.
Por eso, es IMPRESCINDIBLE protector solar, gorro o sombrero,
pantalones largos y camisa holgada y de colores claros (la tendencia a ascender
en pantalones cortos y remeras termina con brazos escaldados). El llevar
camisa es sumamente conveniente: mantiene los brazos protegidos de la UV
escesiva, mantiene el sudor sobre el cuerpo -y la consiguiente refrigeraciòn-
Los efectos del calor y la UV no se combaten quitándose ropa: pensá en los
beduinos.
4) Mínimo: dos litros de agua por persona. Ah, y cuando los acabes, como
pudiste ascender con botellas llenas, podrás descender con botellas vacías, y
descartarlas recién en los contenedores de la base.
5) Hablando de la base: te puede parecer caro el costo del acceso, pero si
tratás de ascender por algunos de los senderos alternativos podés encontrarte
con dos problemas: (a) las víboras y (b) que no te tendrán registrado/a en el
libro de ingresos, complicándose tu rescate en caso de inconvenientes.
6) Hay tres tipos de víboras en la zona: (a) yarará ñata, (b) yarará y (c) cascabel,
todas muy venenosas (además de escorpiones y arañas de buen tamaño, pero
sólo si te salís del camino marcado). Si te desplazás por los senderos definidos
jamás encontrarás una, pero si cortás camino por los pastizales o buscás atajos
verticales por las rocas podés llevarte una desagradable sorpresa. Es verano,
cuando las serpientes están en su período de mayor actividad.
7) El calzado es fundamental: zapatillas con suelas de buen dibujo y, siempre,
medias de toalla. Querer ascender con sandalias, alpargatas, etc., es pasaporte a
una luxaciòn segura.
8) Si por alguna razón vas a levantar alguna piedra de buen tamaño del suelo,
hacelo moviéndola hacia tu cuerpo para que si hay alguna “sorpresa” a la
sombra de la misma te sirva a la vez de escudo.
9) Tratá de llegar a Capilla del Monte cuando menos un día antes, y hacé
algunas buenas caminatas (no sólo de compras por la techada :- ), tanto para ir
acostumbrándote a la altura si venís del nivel del mar (el pueblo está a 900
m.s.n.m., lo suficiente para que en el ascenso comiences a sentir un poco de
apunamiento) como para ir templando tus gemelos. Recordá que no es
importante, durante ls subida, quedarse tanto sin aire (siempre podrás pararte
a descansar y recuperarlo) como “quedarte sin piernas”. Si no tenés
experiencia, llegar por la mañana bien temprano, dejar el equipaje en el
hospedaje y salir a ascender el Uri es una muy mala idea.
10) Llevate un bastón de apoyo -en la base hay disponible siempre buen
número de bastones simples pero útiles): no sabrás lo descansado que resultar
ascender con un “tercer punto de apoyo” hasta el momento que te des cuenta
(y es tarde para volverse a buscarlo)
11) Finalmente, si subís en grupo y alguien “no da más”; si esto ocurre hasta la
tercera “posta” (paradas de descanso bien marcadas; hay seis en total) la
persona, lentamente y paseando, puede emprender la bajada. Si es más allá y
se trata de alguien con algún problema de movilidad o edad, convendría que
alguien le acompañe.
12) El ascenso es cansador -término medio, calculá entre 4 y 5 horas de
caminata-. El descenso puede ser peligroso (en largos tramos el sendero está
cubierto de pedregullo suelto, propicio a los resbalones).
13) Si lo hacés en febrero, pueden ser frecuentes inesperadas lluvias con
descargas eléctricas. Si una de éstas te encuentra cuando ya estás arriba,
emprendé el regreso tranquilamente -acordate que el agua se descarga usando
precisamente el sendero como canalizaciòn, con lo cual habrá tramos donde
no sólo no verás donde pisása sino que la caída de agua te puede llegar por
encima de los pies- y si estás en el tramo de la mitad a la cumbre, cuando
camines en plena lluvia hacelo con el cuerpo inclinado hacia adelante; reduce
al mínimo la posibilidad de atraer un rayo.
Todo esto es, no para tener miedo, sino para tener cuidado. Y de allí en más,
todo es disfrute.
GUSTAVO FERNÁNDEZ organiza desde hace muchos años grupos
para actividades vivenciales en Capilla del Monte. Las mismas incluyen
travesías por los alrededores, sus historias y leyendas, prácticas de
sanación chamánica, temascales, visitas guiadas, noches de
observación OVNI, ascensos al Uritorco, Las Gemelas, el Colchiquí..
No solamente puede concurrirse a cualesquiera de sus llamados
periódicos a través de las redes sociales, sino también grupos reducidos
pueden solicitarle contratación en fechas y actividades a elecciòn, en
periplos diseñados cuidadosamente de acuerdo a las posibilidades e
intereses de los requirientes.

Interesados pueden contactarle a:

Gusfernandez21@yahoo.com.ar

O en Facebook (su “fanpage”, Perfil, páginas de “Viajes Místicos”,


“Centro de Armonizaciòn Integral”)

Twitter: @gusafr

O Whatsapp: +54 3436234381