Sei sulla pagina 1di 3

HISTORIA Y ORIGEN DE LA BACHATA

La bachata es un género musical bailable originario de la República Dominicana, dentro de lo que se denomina
folclore urbano. Está considerado como un derivado del bolero rítmico, influenciado por otros estilos como el
son cubano y el merengue.

La bachata surgió en la marginalidad urbana de los bares y burdeles de Santo Domingo. Durante los años 1960 y
principios de los años 1970, desdeñada como música de las clases pobres, fue conocida como «música de
amargue». Este concepto se refería al estado de melancolía provocado por el desamor, siempre reflejado en la
temática de sus composiciones. Su difusión por esos años, estuvo limitada a escasas emisoras, ya que era
considerada como una música vulgar. El interés masivo por el ritmo surgió a partir de los años ochenta, con la
importancia que alcanzó el ritmo en los medios de comunicación.

Orígenes

El bolero latinoamericano, como expresión musical durante los años 1930, 1940 y 1950, penetró el gusto de los
dominicanos. Este ritmo convivió con otras expresiones de la música latinoamericana, también muy populares
por esa época en República Dominicana, como el corrido mexicano, el huapango o el pasillo, entre otros.

La música popular de los tríos románticos, cuartetos, conjuntos y solistas de países como México, Cuba y Puerto
Rico, entre otros, constituyó una fuerte influencia en esos músicos populares dominicanos que iban
desarrollando su oficio en las zonas marginales de Santo Domingo y otras ciudades, a comienzos de los años
sesenta. Esto permitió articular una expresión musical propia de la República Dominicana a partir de los años
1960.6

Primera etapa

El 30 de mayo de 1961, José Manuel Calderón acompañado del trío Los Juveniles grabó, en los estudios de Radio
Televisión Dominicana, los temas «Borracho de amor» y «Condena (qué será de mí)», esta última de Bienvenido
Fabián. Estas interpretaciones se consideran entre las primeras grabaciones del género.7

Rafael Encarnación fue quien logró colocar este ritmo en el gusto de la gente a principio de los años sesenta.
Encarnación debutó en octubre de 1963 con los temas «Muero contigo», «Ya es muy tarde», «Yo sería capaz»,
«Esclavo de tu amor» y «No lo niegues», entre otros. No obstante, su carrera en el medio artístico duró menos
de un año al quedar truncada por su fallecimiento en un accidente de tránsito en marzo de 1964.

En 1964, Luis Segura grabó «Cariñito de mi vida», su primer sencillo. Ese mismo año nació Radio Guarachita,
propiedad de Radhamés Aracena. La Guarachita, originalmente una tienda de discos ubicada en la calle El Conde,
tuvo una participación fundamental en la difusión radiofónica del género, aparte de ser prácticamente la única
empresa que realizaba las grabaciones de los artistas representantes de la bachata.

Segunda etapa

Esta etapa tuvo que ver con la aparición de una nueva generación de cantantes promovidos por Radio
Guarachita. Surgieron voces como Mélida Rodríguez «La Sufrida», y Leonardo Paniagua, que constituyeron parte
de una expresión que tuvo su auge entre los años setenta y ochenta, hasta que esta tendencia declinó a favor de
las expresiones un poco más «refinadas» de la bachata.

Luis Segura «El Añoñaíto» fue una figura importante en esta segunda etapa. Su canción «Pena», grabada en
1982, abrió una página en la historia de este ritmo al generar tal popularidad que comenzó a despojar a esta
expresión musical del rechazo que generaba en sectores de las clases media y alta.

A la popularidad de la bachata en esos años contribuyó también Leonardo Paniagua, con sus recreaciones de
canciones populares como «Chiquitita» del grupo ABBA y «Amada amante» de Roberto Carlos.

Tercera etapa

Se verificó desde fines de los ochenta y principios de los años noventa. Esta etapa representó un salto cualitativo
con respecto al camino transitado en el pasado. Se logran productos más elaborados en términos de arreglos
musicales y una mejora sustancial en los textos. Esta etapa presenta dos vertientes. La vertiente «rosa» y el
«tecnoamargue».

La vertiente rosa fue representada mayormente por los cantautores Víctor Víctor y Juan Luis Guerra y vino a ser
una resultante de la hibridación de la bachata con la balada romántica. La producción "Mesita de Noche" de
Victor y “Bachata Rosa” de Guerra se colocaron rápidamente entre los primeros puestos de ventas en la
República Dominicana y el alcanzaron fuerte proyección en el extranjero.
Por otro lado, el tecnoamargue, amén de la instrumentación electrónica, también trajo consigo fusiones con
otras expresiones modernas de la música. Los máximos exponentes de este subgénero fueron Sonia
Silvestre como intérprete y Luis Días como compositor y creador de fusiones con rock, jazz y otros ritmos
dominicanos y caribeños.8 También hay que señalar que la poética de Días era diametralmente distinta de la de
Víctor y Guerra. Si estos se caracterizaban con el romanticismo, Luis colindaba en sus textos con el expresionismo
abstracto.

Etapa actual

La bachata en nuestros días está marcada por el surgimiento de formas digitalizadas de música y la introducción
de otros aires e instrumentos como: congas, saxofones y timbales, además de fusiones con otros géneros
musicales. En las letras se siente una influencia de la etapa rosa, en contraste con el doble sentido erótico-sexual
de la bachata anterior a los años ochenta. No obstante, se mantiene el sentido que le había dado origen como
las expresiones de amor-desamor, la nostalgia y la propuesta de estilos de vida donde la mujer es fuente
originaria del amor y del deseo.

En esta etapa, la bachata se masifica y se impone como un ritmo con características propias. Desaparece por
completo la empresa La Guarachita y su emisora. Aparece la figura del empresario, el promotor artístico
internacional y los artistas de la bachata se convierten en fenómenos de popularidad. Voces como Blas Duran,
Ramón Torres, El Chaval de la Bachata, Zacarías Ferreira, Luis Miguel del Amargue, Elvis Martínez, Frank
Reyes, Teodoro Reyes, Raulín Rodríguez, Antony Santos, Yoskar Sarante, Chicho Severino, Luis Vargas y Joe
Veras, forman la nueva legión del género.

Aparecen dúos como Monchy y Alexandra y Xtreme a la par de grupos como Aventura y solistas como Ivy
Queen,9 Prince Royce, Maite Perroni, Toby Love, Daniel Santacruz o Romeo Santos, que son parte de la nueva
generación de artistas bachateros, algunos de ellos no nacidos en la República Domin icana.