Sei sulla pagina 1di 7

2019

I.E.P. Alfredo Rebaza Acosta

Alumna:
Rosario de la Cruz Contreras

 DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER.


 FEMINICIDIO EN EL PERÚ
DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER

Millones de mujeres en el mundo conmemoran el viernes 08 de marzo el Día Internacional de la


Mujer. En esta fecha reconocida en el año 1975 por la Organización de las Naciones Unidas (ONU)
se conmemora la lucha de la mujer por su participación, en pie de igualdad con el hombre, en la
sociedad y en su desarrollo íntegro como persona.

En 1910, la Internacional Socialista, reunida en Copenhague, proclamó el Día de la Mujer, con


carácter internacional. Fue un homenaje al movimiento en favor de los derechos de la mujer y
para ayudar a conseguir el sufragio femenino universal, según recuerda la Organización de
Naciones Unidas.

La propuesta fue aprobada unánimemente por la conferencia de más de 100 mujeres procedentes
de 17 países, entre ellas las tres primeras mujeres elegidas para el parlamento finés. En ese
momento, no se estableció una fecha fija para la celebración.

El primer Día de la Mujer se celebró un año después, el 19 de marzo de 1911, en Alemania,


Austria, Dinamarca y Suiza. Consistió en mítines a los que asistieron más de un millón de mujeres y
hombres. Además del derecho de voto y de ocupar cargos públicos, exigieron el derecho al
trabajo, a la formación profesional y a la no discriminación laboral.

Menos de una semana después, el 25 de marzo, más de 140 jóvenes trabajadoras, la mayoría
inmigrantes italianas y judías, murieron en el trágico incendio de la fábrica Triangle en la ciudad de
Nueva York. Este suceso tuvo grandes repercusiones en la legislación laboral de los Estados
Unidos, y en las celebraciones posteriores del Día Internacional de la Mujer se hizo referencia a las
condiciones laborales que condujeron al desastre.

Entre 1913 y 1914, las mujeres rusas celebraron su primer Día Internacional de la Mujer el último
domingo de febrero de 1913 en el marco de los movimientos a favor de la paz que surgieron en
vísperas de la primera guerra mundial. En el resto de Europa, las mujeres celebraron mítines en
torno al 8 de marzo del año siguiente para protestar por la guerra o para solidarizarse con el resto
de las mujeres.

En 1917, como reacción ante los 2 millones de soldados rusos muertos en la guerra, las mujeres
rusas escogieron de nuevo el último domingo de febrero para declararse en huelga en demanda
de "pan y paz". Los dirigentes políticos criticaron la oportunidad de la huelga, pero las mujeres la
hicieron de todos modos. Cuatro días después el Zar se vio obligado a abdicar y el gobierno
provisional concedió a las mujeres el derecho de voto. Ese histórico domingo fue el 23 de febrero,
según el calendario juliano utilizado entonces en Rusia, o el 8 de marzo, según el calendario
gregoriano utilizado en otros países.

Desde entonces el Día Internacional de la Mujer se celebra los 8 de marzo.


Rol de la mujer en la sociedad actual

Las mujeres en el Siglo XXI somos: buenas madres, buenas trabajadoras, buenas amas de casa,
buenas amantes pero también y por encima de todo mujeres que soñamos con un mundo donde
se reconozcan nuestros derechos y donde reine la igualdad de género, donde hombres y mujeres
cobren lo mismo y donde no se discrimine al sexo femenino por cosas tan del día a día como
quedarse embarazada.

Los cinco roles de la mujer en la sociedad actual:

1.- Profesional trabajadora

Hablamos de la mujer que realiza un trabajo, bien sea por cuenta propia o ajena, sea una
profesional liberal, tenga una empresa, sea funcionaria, o trabaje a tiempo completo o a tiempo
parcial, de forma fija o eventual. Pero también a aquellas mujeres que la sociedad tiene
escondidas: aquellas que se hacen cargo de las tareas de la casa sin recibir una compensación
económica a cambio.

2.- Cónyuge

En el matrimonio o la vida en pareja tienes una "única obligación": ser feliz al lado de la persona
que has elegido. Para ello apoyarás a tu pareja, como él lo hará contigo, en su día a día a través de
la escucha de sus problemas o inquietudes o con pequeños gestos de amor que mantengan viva
vuestra relación. Lo que nunca harás será olvidarte de ti misma, someterte a sus deseos y tolerar
actitudes machistas. Si llega ese momento, lo mejor es cortar con la relación.

3.- Madre

Cuando la mujer también es madre, ella es la responsable (pero no la única) de la estructura que
conforma la vida emocional, física e intelectual de sus hijos, transformando a unos bebés
totalmente dependientes en unos adultos completamente independientes. La madre suele llevar
el peso de los niños: frecuentemente es la que elabora y cocina los menús, hace las compras,
media en las riñas entre los niños, domina la medicina pediátrica, encuentra los calcetines que se
desemparejaron, toma la temperatura al niño cuando éste duerme y un sinfín de detalles que
surgen en el día a día de una familia.

La mujer es la que pide su baja de maternidad e, incluso, la excedencia para atender al cuidado de
los niños, juzgándola y criticándola por ello. Cada vez más, los hombres están solicitando la baja de
paternidad y comparten el cuidado de los hijos y las labores del hogar. Trabajemos para que esta
sea la tendencia y eliminemos de una vez por todas actitudes machistas que solo impiden el
crecimiento personal y profesional de la mujer.
4.- Administradora del hogar

Uno de los roles más tradicionales de la mujer ha sido el de ocuparse personalmente de las tareas
domésticas y convertirse así en la responsable final del hogar. ¿Qué papel juega el hombre en todo
esto? Nos queremos ser súper mujeres, solo queremos conciliar vida laboral y personal, y eso solo
lo podemos conseguir si el hombre se implica en la casa.

5.- Mujer por encima de todo

La sociedad en la que vivimos "exige" que la mujer tenga que estar arreglada, que luzca bonita,
que cuide su físico, su peinado, que se vea bien. Pero, ¿qué dice de sentirse bien consigo misma,
de tener confianza en una, de mejorar su autoestima? Si no nos cuidamos por dentro, va a ser
imposible que lo hagamos por fuera.

Estar bien significa, además, tener una imagen de aspecto agradable cuando se mira al espejo y
cuidar la salud y la apariencia, sin vivir para la apariencia. Todas sabemos que la mujer que está
bien consigo misma tiene también una buena imagen exterior que proyecta hacia los demás.

El Papel de la Mujer en la Política

Actualmente, la participación en la representación política de las mujeres se mantiene en


desventaja en relación a los hombres puesto que el porcentaje de mujeres que ocupan cargos
decisorios en los gobiernos es reducido en todos los niveles. En el Poder Ejecutivo son pocos los
países que superan el 10% de participación de las mujeres. En el Poder Legislativo, el promedio
mundial de mujeres en el parlamento es de 17% y en el continente americano el promedio es de
20% todavía bajo pero mejor en relación con años anteriores.

Es importante mencionar que el caso de la participación de la mujer en el poder local merece otro
estudio y análisis puesto que no condice con muchas de las cifras acerca de la participación de la
mujer y además muchas de las leyes de cuotas no atingen a estos poderes.

En la Administración Pública existe la tendencia de designar a las mujeres en cargos relacionados


con la política social y considerados de menor rango, tales como ministerios de Cultura, Educación,
Juventud y Bienestar social, mientras que en las áreas consideradas técnica y políticamente
decisorias como Hacienda, Economía o Relaciones Exteriores, su participación es menor. La
presencia de la mujer en cargos de importancia política y alta responsabilidad si bien ha
aumentado progresivamente este avance ha sido lento. Al estar las mujeres en cargos menores,
sus salarios son bajos y, generalmente no se considera su calificación a la hora de la contratación.
En muchos casos, además de la discriminación salarial, son objeto de “acoso sexual”.
Reflexión Sobre el Feminicidio

La violencia contra las mujeres tiene su origen en el seno del núcleo familiar, y la sociedad, la
política y la educación no consiguen erradicarla, ni tan siquiera evitarla, porque la violencia contra
las mujeres es intrínseca a una sociedad en la que las mujeres experimentan opresión familiar en
forma de esclavitud doméstica, debido al papel desigual de la mujer en los trabajos reproductivos
y de los cuidados.

Es obvio que, a pesar de los grandes avances en la consecución de derechos por parte de las
mujeres y en su emancipación, muchos de ellos gracias a las batallas desarrolladas por el
movimiento feminista a lo largo de estos dos últimos siglos, en el fondo no hemos conseguido la
igualdad real. Es más, en momentos de profunda crisis económica y de valores como los que
estamos sufriendo en la actualidad, parece que el sistema de Justicia, Democracia, Igualdad se
esté diluyendo sigilosamente, procediéndose, de ese modo, a una sociedad que puede aceptar el
asesinato vil de cientos de mujeres cada año y que, mientras tanto, nuestros gobernantes no
hagan nada desde las estructuras del Estado y de las comunidades autónomas para evitarlo y
erradicarlo.

“Hay criminales que proclaman tan campantes ‘la maté porque era mía’, así no más, como si fuera
cosa de sentido común y justo de toda justicia y derecho de propiedad privada, que hace al
hombre dueño de la mujer. Pero ninguno, ninguno, ni el más macho de los supermachos tiene la
valentía de confesar ‘la maté por miedo’, porque al fin y al cabo el miedo de la mujer a la violencia
del hombre es el espejo del miedo del hombre a la mujer sin miedo” (Eduardo Galeano)

¿Qué clase de sociedad tolera este feminicidio? ¿Cómo se ha llegado a soportar el dolor de tantos
asesinatos? ¿Por qué no se reacciona desde los organismos públicos?

Gracias a la imperfecta manera de gobernar el país son pocos los pasos que se han dado para crear
una sociedad basada en la Justicia Social, en la que todas y todos vivamos con dignidad, y no
tengamos que gritar que necesitamos “pan, techo y trabajo”. Son muchos los pasos que se han
dado para saquear y aniquilar los servicios públicos; para despojarnos de derechos como
trabajadores(as); de tutelar la vida y las decisiones de las mujeres a través de reformas como la de
la Ley del Aborto; de despojar a la Educación Pública de su objetivo de ser libre, crítica,
coeducativa para la transformación de la realidad; de establecer protocolos de actuación en caso
de violencia de género que sólo proponen la autodefensa y la realización de exhaustivos
formularios (todo un insulto para las mujeres que viven esta violencia todos los días).
Propuestas para Reducir el Feminicidio en el Perú

1. El estado debe elaborar un diagnóstico nacional sobre todo tipo de violencia contra las
mujeres para identificar los problemas específicos de cada región, con la finalidad de
generar acciones específicas de prevención, en coordinación con el Ministerio de la Mujer.
Fiscalía de la Nación y el Ministerio Público.

2. Diseñar y ejecutar una estrategia para atención y prevención de la violencia contra las
mujeres en lugares públicos y crear una Unidad Especializada para investigar los
feminicidios, homicidios dolosos de mujeres, violencia sexual y desaparición, mediante
análisis que identifiquen dinámicas delictivas y de violencia.

3. Estructurar una unidad especializada con las autoridades de justicia involucradas, que
revise los expedientes y carpetas de investigación de los feminicidios, homicidios,
desaparición de mujeres y delitos sexuales de los últimos diez años (por lo menos).

4. Que dicha unidad especializada diagnostique los expedientes en archivo o reserva y la


identificación de las posibles deficiencias en las indagatorias, para sugerir cómo se puede
conseguir el esclarecimiento de los hechos.

5. Fortalecer con recursos económicos, materiales y humanos a las instituciones que


previenen, atienden, investigan y sancionan la violencia contra mujeres.