Sei sulla pagina 1di 8

DEVOCIONAL SEMANA 7: TUS DECISIONES TE DEFINEN.

DÍA 43: DECIDE SERVIR A JESÚS CON TODO TU CORAZON.

La filosofía de una persona se expresa mejor por las decisiones que toma. A la larga ellas moldean nuestras vidas y
este proceso no termina hasta que morimos. Y las decisiones que tómanos son nuestra propia responsabilidad.

Sin lugar a dudas, Saulo o Pablo se convirtió en una figuras muy importantes del cristianismo, debido a su firme
determinación de servir a Jesús; discipular naciones enteras. Algunas de las etapas que Pablo experimento al
encontrarse con el Señor Jesucristo. Según Hechos 9, son estas:

1. Fue confrontado con su pasado (vs. 4-5): Por la vida que llevaba Saulo, el Señor le pregunto ¿Por qué me
persigues?, si Pablo hubiese tenido las fuerzas le respondería: “Porque el celo por la tradición me consume”, pero la
experiencia que tuvo cuando Jesús se le reveló, hizo que todo su conocimiento quedara sin fundamentos. Se sintió
incapaz de aferrarse a aquello que antes era su esperanza.

2. Recibió la revelación de su propia naturaleza (v.6): Saulo estaba temblando y temeroso cuando el Señor se le
apareció en el camino. Cuando Dios nos confronta, lo oculto de nuestro corazón sale a la luz y sentimos vergüenza,
pues vemos con claridad nuestra propia naturaleza, sintiéndonos débiles e impotentes ante Su majestad. Esto nos
asusta, nos espanta y nos pone a temblar, porque, ¿quién puede estar en pie ante Su presencia?

3. Tuvo su primer encuentro (v.9): Por tres días tuvo intimidad con Dios. Durante ese periodo no deseó comer ni
beber, pues lo único que anhelaba era orar.

4. Un hombre de Dios oro por él (v.17): A través de este acto, Saulo recibió visión y la llenura del Espíritu Santo, Dios
siempre usa personas para bendecirnos.

5. Toma la decisión de bautizarse (v.18): Saulo, conocedor de la Ley, sabía que Dios es un Dios de pactos, y entendió
que Su manera de relacionarse con Su iglesia es a través del pacto del bautismo, el cual nos identifica con la muerte
de Jesús en la Cruz.

6. Pasó un tiempo siendo discipulado (v.19): Ese tiempo compartido con los líderes cristianos le proporcionó la base
para desarrollar el ministerio que Dios le había confiado.

7. Predico diligentemente acerca de Jesucristo (v.20): Saulo dio testimonio acerca de la experiencia que había tenido
con Jesús, esto captó la atención de aquellos que lo conocían por su celo religioso, y se maravillaron de que se
hubiera convertido al cristianismo.

8. Se esforzó (v.22): Ahora que has pasado por un encuentro genuino con Jesús, esfuérzate y comparte con otros
acerca de Su amor. Pablo dijo: Porque no me avergüenzo del evangelio, porque es poder de Dios para la salvación
de todo aquel que cree (Romanos1:16).Es importante que te pongas en evidencia frente otros, compartir tu
experiencia acerca de aceptar a Jesús, con tus familiares, compañeros o tus vecinos.

9. Creyó que Jesús era el Cristo. Aunque Saulo conocía las profecías bíblicas acerca del Mesías, no las pudo
entender sino hasta cuando tuvo su propio encuentro con Jesús. La experiencia personal lo llevó a comprender la
enseñanza bíblica. El apóstol Juan dice que la unción misma (el Espíritu Santo en nosotros) nos enseña todas las
cosas (1Juan 2:27).

La experiencia de Pablo lo llevó a dejar las cosas que había vivido y entregó su vida al servicio de Dios, en el lugar,
momento y modo que Él requiere.

I. VIVE LA LECCIÓN: 1) Escribe al frente de cada etapa vivida por Pablo: Si ya la viviste, escribe brevemente tu
experiencia. Si no la has vivido, escribe (con otro color) por qué piensas que aun no las has vivido. 2) Confrontación
con el pasado. Revelación de la propia naturaleza, El primer encuentro. Oración de parte de un Hombre Dios.
Bautismo, Tiempo de Discipulado, Predicación de Jesucristo, Esfuerzo, Fe en Jesús,

II. RECUERDA LA LECCIÓN: La mejor decisión es vivir para Jesús.

III. ESTUDIA LA PALABRA: Salmos 82 Salmos 83 Salmos 84 Romanos 15 Romanos 16.

Autor: Pastor Cesar Castellanos


DÍA 44: DECÍDETE ESTAR FIRME FRENTE AL ATAQUE.

Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza. Vestíos de toda la armadura de
Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo. (Efesios 6:10-11)

Una estrategia que utiliza el enemigo luego que has tenido un encuentro, en el cual se viven profundas experiencias
de intimidad con Dios, es atacar astuta y rápida, con el propósito de robar todo lo que has recibido de Dios en esos
días. Debes entender que a Satanás le cuesta aceptar que aquellos que fueron sus esclavos, estén experimentado
ahora la libertad de la vida cristiana, e intentará por todos los medios enfriarlos en su relación con Dios. Para ello,
utilizará cosas que las personas anhelaban en el pasado pero que no habían conseguido, como: propuestas de
negocios ilícitos, un encuentro con la mujer o joven que antes era inalcanzable, un ascenso en el trabajo que
demanda el tiempo que dedicas al Señor y a Su obra, etc.

La película Las Crónicas de Narnia consiste en el descubrimiento de un mundo fantástico por 4 hermanos enviados
lejos de su casa para resguardarse de la Segunda Guerra Mundial. Sin una figura de autoridad establecida, los dos
hermanos mayores (Peter y Susan) se hacen cargo de los menores (Edmund y Lucy).Este hecho no le agrada a
Edmund, quien entra en el mundo de Narnia, y se encuentra la Bruja Blanca, quien usurpo el trono del rey Aslan y se
proclama reina de Narnia y le ofrece a Edmund la posibilidad de tener su propio reino y a sus hermanos como súbitos
si se los entregaba, pues habia una profecía que este régimen de opresión habría de acabar por mano de cuatro
niños humanos. El muchacho accede ante la propuesta y busca la oportunidad de entregar a sus hermanos, sin
embargo, falla en su intento y cae prisionero de la bruja hasta que es rescatado por Aslan y sus tres hermanos. El
precio de su rescate fue la vida de Aslan. Al final de la historia, los cuatro son coronados reyes y reinas de Narnia, y
lo que en un principio anhelaba el corazón de Edmund le es otorgado de una manera legítima.

Así como la bruja de esta historia se aprovecha de lo que el muchacho deseaba, el adversario busca ocasión contra
nosotros, ofreciéndonos cosas aparentemente atractivas, cuyo fin es la muerte, así como hizo con Jesús cuando lo
tentó (Mateo 4:1-11). Sin embargo, cuando logramos discernir estos ataques y someter nuestra voluntad y deseos a
Dios, podemos permanecer firmes ante ellos, lo cual hace que el enemigo huya. Someteos, pues, a Dios; resistid al
diablo, y huirá de vosotros (Santiago 4: 7). Poner esta instrucción por obra trae recompensas. Para el joven Edmund
fue la restauración personal, familiar y la adquisición legitima de su autoridad; para el Señor Jesús fue ser exaltado
hasta lo sumo (Filipenses 2:9) y reinar a la diestra de Dios Padre (Marcos 16:19).

Cuando Moisés vio que los ejércitos de Faraón estaban cabalgando hacia el pueblo de Israel para destruirlo, luego
de salir victoriosos de la esclavitud, se postró en tierra y clamó a Dios. Y el Señor le dijo: Por qué clamas a mi? Di a
los hijos de Israel que marchen (Éxodo 14:15). A pesar de que ya habían obtenido la libertad y habían salido de la
tierra de Egipto, Faraón, en un último intento por regresarlos a la esclavitud, marchó en su contra con todo su
ejército. La instrucción que Dios les dio fue que continuaran su camino y que no regresarán atrás.

Es importante mantenernos firmes en nuestra decisión por Cristo y continuar marchando a pesar de que el
adversario venga con toda su fuerza para hacernos retroceder. El apóstol Pablo habla del peligro de volver a la
antigua vida después de tomar la determinación de seguir a Jesús: Porque las cosas que destruí, las mismas vuelvo
a edificar, transgresor me hago (Gálatas 2:18). Si volvemos atrás, habiendo recibido la gracia del perdón de Dios que
viene por medio del sacrificio de Jesús en la Cruz, violamos Su pacto y menospreciamos la vida de abundancia que
nos ofrece.

I. VIVE LA LECCIÓN. Efesios 6:11-12 nos instruye sobre cómo estar firmes frente a todo ataque del enemigo.
Completa la lista y revístete con esta armadura espiritual cada día para mantente firme ante la tentación cuando esta
venga. Efesios 6: 11-12 ¿Qué significa? Ceñidos vuestros lomos, Vestidos con la,,, Calzados los pies con el,,,Sobre
todo tomad el ,,,Tomad el ,,,Y la espada del Espíritu que

II RECUERDA LA LECCIÓN.

No cederé ante la tentación del mundo.

III. ESTUDIA LA PALABRA.

Salmos 85 Salmos86 Salmos 87 1Conrintios 1; 1Corintios 2; 1Corintios 3.

Autor: Pastor Cesar Castellanos


DIA 45: DECIDETE A ESTAR FIRME FRENTE A TI MISMO.

Debemos entender que dentro de nosotros existe una naturaleza que intenta rebelarse contra Dios para convertirnos
nuevamente en esclavos de nuestros propios deseos. Nuestra naturaleza carnal es tan peligrosa como un felino
amaestrado, pero al oler sangre se rebela contra su amo.

En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos
engañosos, y renovaos en el espíritu de vuestra mente, y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia
y la santidad de la verdad. Por lo cual, desechando la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo; porque
somos miembros los unos de los otros. Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo, ni deis lugar
al diablo. El que hurtaba, no hurte más, sino trabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno, para que tenga qué
compartir con el que padece necesidad. Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena
para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes. Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual
fuisteis sellados para el día de la redención. Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia,
y toda malicia. Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también
os perdonó a vosotros en Cristo (Efesios 4:22-32)

El pasaje anterior nos da ocho consejos que debemos poner por obra para renovar nuestra naturaleza:

Despójate de lo que eras. Despojaos del viejo hombre, que esta viciado conforme a los deseos engañosos. Estar
viciado significa entregarse los vicios, dejando la buena conducta que antes tenía. Y la única manera de ser libres es
renovando nuestra mente, por medio de la Palabra de Dios, lo cual producirá la santidad en nosotros.

Deshecha la mentira. Por lo cual, desechando la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo. La palabra enseña
que Satanás es el padre de la mentira (Juan 8:44), y Jesús es el Camino, la Verdad, y la Vida. Cuando nos hacemos
parte de la familia de Dios, debemos hablar conforme a la verdad que proviene de Dios, no a la mentira que proviene
del diablo.

Altérate, pero no peques. Airaos, pero no pequéis, no se ponga el sol sobre vuestro enojo. Salomón dijo: El enojo
reposa en el corazón de los necios, pero también dijo: la blanda respuesta quita la ira (Eclesiastés 7:9; Proverbios
15:1). Siempre debemos procurar que nuestras palabras y actitudes quiten la ira, en lugar de aumentarla.

No des lugar al Diablo. La persona iracunda y rencorosa le abre una gran puerta al adversario. Éste ya no atacará
desde afuera, sino desde adentro.

Restituye lo que hacías mal. El que hurtaba. No hurte más, sino trabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno,
para que tenga qué compartir con el que padece necesidad. Hoy tienes la oportunidad de ser una nueva criatura,
determina dejar de hacer lo malo que hacías, y restituir aquello que habías dañado con tus malas acciones.

Cuida tu boca. Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria
edificación, a fin de dar gracia a los oyentes. Toda palabra negativa, o de queja, viene a ser como un río
contaminado. Cuando el pueblo estaba en el desierto con deseos de beber agua, no pudo hacerlo porque estaba
marga. Más al arrojar el árbol en ella, tal como Dios lo había indicado, las aguas fueron endulzadas y desapareció el
veneno. Del mismo modo, si el árbol de la Cruz está en nuestra vida, cada palabra que sale de nuestros labios será
un manantial de agua viva.

Te en cuenta al Espíritu Santo. Yo no contristéis al Espíritu Santo Dios, con el cual fuisteis sellados para el Día de la
redención. El Espíritu Santo mora en tu vida, pero no quiere ser tratado como si no existiera. La indiferencia y
liviandad espiritual hacen que se entristezca, y la luz de bendición, por esta causa, puede llegar a desaparecer.

Cuida tu temperamento. Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería, maledicencia, y toda malicia. Antes,
sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a
vosotros en Cristo. Es necesario que le entregues el control de tu temperamento y emociones al Espíritu Santo.
Permite que Él quite de di todo lo que impida que se manifieste el carácter de Dios en ti.

Para andar en la nueva vida que Dios nos ofrece no podemos tener los mismos pensamientos, hábitos y actitudes
que teníamos antes. Todo nuestro interior debe renovarse.

Aunque el espíritu de rebeldía fue quitado mediante la Cruz del Calvario, debe haber un esfuerzo de nuestra parte
por liberarnos de aquellos hábitos que nos mantuvieron ligados a un pasado de miseria por causa de la maldad, y por
renovar día a día nuestra intimidad con Dios y con su Palabra.

corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los
oyentes. Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención. Quítense
de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia. Antes sed benignos unos con otros,
misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo (Efesios 4:22-32)

El pasaje anterior nos da ocho consejos que debemos poner por obra para renovar nuestra naturaleza:

Despójate de lo que eras. Despojaos del viejo hombre, que esta viciado conforme a los deseos engañosos. Estar
viciado significa entregarse los vicios, dejando la buena conducta que antes tenía. Y la única manera de ser libres es
renovando nuestra mente, por medio de la Palabra de Dios, lo cual producirá la santidad en nosotros.

Deshecha la mentira. Por lo cual, desechando la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo. La palabra enseña
que Satanás es el padre de la mentira (Juan 8:44), y Jesús es el Camino, la Verdad, y la Vida. Cuando nos hacemos
parte de la familia de Dios, debemos hablar conforme a la verdad que proviene de Dios, no a la mentira que proviene
del diablo.

Altérate, pero no peques. Airaos, pero no pequéis, no se ponga el sol sobre vuestro enojo. Salomón dijo: El enojo
reposa en el corazón de los necios, pero también dijo: la blanda respuesta quita la ira (Eclesiastés 7:9; Proverbios
15:1). Siempre debemos procurar que nuestras palabras y actitudes quiten la ira, en lugar de aumentarla.

No des lugar al Diablo. La persona iracunda y rencorosa le abre una gran puerta al adversario. Éste ya no atacará
desde afuera, sino desde adentro.

Restituye lo que hacías mal. El que hurtaba. No hurte más, sino trabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno,
para que tenga qué compartir con el que padece necesidad. Hoy tienes la oportunidad de ser una nueva criatura,
determina dejar de hacer lo malo que hacías, y restituir aquello que habías dañado con tus malas acciones.

Cuida tu boca. Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria
edificación, a fin de dar gracia a los oyentes. Toda palabra negativa, o de queja, viene a ser como un río
contaminado. Cuando el pueblo estaba en el desierto con deseos de beber agua, no pudo hacerlo porque estaba
marga. Más al arrojar el árbol en ella, tal como Dios lo había indicado, las aguas fueron endulzadas y desapareció el
veneno. Del mismo modo, si el árbol de la Cruz está en nuestra vida, cada palabra que sale de nuestros labios será
un manantial de agua viva.

Te en cuenta al Espíritu Santo. Yo no contristéis al Espíritu Santo Dios, con el cual fuisteis sellados para el Día de la
redención. El Espíritu Santo mora en tu vida, pero no quiere ser tratado como si no existiera. La indiferencia y
liviandad espiritual hacen que se entristezca, y la luz de bendición, por esta causa, puede llegar a desaparecer.

Cuida tu temperamento. Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería, maledicencia, y toda malicia. Antes,
sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a
vosotros en Cristo. Es necesario que le entregues el control de tu temperamento y emociones al Espíritu Santo.
Permite que Él quite de di todo lo que impida que se manifieste el carácter de Dios en ti.

Para andar en la nueva vida que Dios nos ofrece no podemos tener los mismos pensamientos, hábitos y actitudes
que teníamos antes. Todo nuestro interior debe renovarse.

Aunque el espíritu de rebeldía fue quitado mediante la Cruz del Calvario, debe haber un esfuerzo de nuestra parte
por liberarnos de aquellos hábitos que nos mantuvieron ligados a un pasado de miseria por causa de la maldad, y por
renovar día a día nuestra intimidad con Dios y con su Palabra.

I. VIVE LA LECCIÓN: Basado en Efesio 4:22-32, ora y exprésale a Dios todo lo que anhelas cambiar en tu vida.
Escribe brevemente lo que debes desechar de tu vida, basado en este pasaje.Puedes utilizar la siguiente oración
como referencia:

Gracias Señor porque toda mi vieja naturaleza quedó clavada en la Cruz del Calvario. A partir de hoy desecho la ira,
el enojo, la mentira, y los actos deshonrosos. Perdóname si he hablado cosas necias, y ayúdame todos los días a
alegrar tu corazón. Te amo Señor y oro en el nombre de Jesús, Amén.

II. RECUERDA LA LECCIÓN: La única manera de ser libres es renovando la mente por medio de la palabra de Dios.

III. ESTUDIA LA PALABRA: Salmos 88 Salmos 89 1Corintios 4 1Corintios 5 1Corintios 6

Autor: Pastor Cesar Castellanos


DIA 46: DECÍDETE A DEPENDER TOTALMENTE DE DIOS.

El pueblo de Israel salió de Egipto en victoria y esto fue motivo de una gran celebración para quienes por 400 años
habían vivido en cautiverio. Si bien Faraón pensó en destruirlos a todos, al extender a Moisés la vara frente al mar
Rojo, éste se abrió en dos y el pueblo cruzó al otro lado en seco. Fue un hecho portentoso realizado por Dios. De
igual manera, Él ha liberado tu vida del cautiverio, pero aún desea mostrarte grandes maravillas.

El Señor es tu fortaleza (Salmo 27: 2), El nuevo creyente debe aprender a depositar toda su fuerza en Dios, pues
esto le dará el ímpetu, impulso que lo hará desplazar hacia delante con fuerza, teniendo la confianza de que Dios lo
sustentará para no desmayar en el camino. Así como el atleta que se posiciona en la línea de partida y se concentra
en la meta, no puedes iniciar la carrera aceptando pensamientos de fracaso, o recordando aquello que fue tu
debilidad, sino que debes saber que ahora todo es diferente, pues tienes el respaldo de Dios y Él te ayudará a
obtener la victoria.

Así, el pueblo de Israel entona un cántico de júbilo, porque vieron cómo Dios estaba ayudándoles en esta nueva
etapa de sus vidas. Ellos habían vivido bajo la opresión de sus adversarios los egipcios, verdugos implacables que
los maltrataron con crueldad y sin misericordia, mas ahora veían a todos sus opresores destruidos por el poder
divino. De la misma manera en que los egipcios no mostraron misericordia, tampoco alcanzaron la misericordia
divina; sino que perecieron (Éxodo 14; 15: 1-21)

El Señor te da fuerzas en tu debilidad. Una famosa canción de adoración dice: “Su fuerza se perfecciona cuando la
nuestra desaparece. Él nos cargará cuando no podamos continuar. Levantados por Su poder los débiles se hacen
fuertes, Su fuerza es perfecta”. Jeery Salley & Steven Curtis Chapman.

El apóstol Pablo dice: se siembra en deshonra, resucitará en gloria; se siembra en debilidad, resucitará en poder
(1Corintios 15:43). Esta declaración nos hace entender que para que una debilidad se transforme en fortaleza, se
debe sembrar, que es desprenderse de ella y depositarla al pie de la Cruz, para que la muerte de Jesús la absorba.
Cuando esto suceda, experimentarás que el mismo poder que resucitó a Jesús de entre los muertos, te vivificará y
levantará con la misma fuerza que Él. No sentirás temor de avanzar porque toda debilidad ya fue doblegada por
Jesús en la Cruz. Esto se dice de los héroes de la fe: … apagaron

fuegos impetuosos, evitaron filo de espada, sacaron fuerzas de debilidad, se hicieron fuertes en batallas, pusieron en
fuga ejércitos extranjeros” (Hebreos 11:34)

El Señor está contigo. Todo comienzo requiere que la debilidad se transforme en una poderosa fuerza de conquista.
Un gran ejemplo al respecto es la vida de Gedeón. El Señor se le apareció y le dijo: Jehová está contigo, varón
esforzado y valiente (Jueces 6:12). Esto produjo un impacto muy fuerte en la mente de este hombre, quien llego a
preguntarse: ¿Cómo Dios puede contar conmigo si toda mi familia me ha rechazado? Su familia era una de las más
pobres de Israel, por lo que Gedeón pensó que Dios se estaba burlando de él. Sin embargo, a través del ángel, Dios
lo confirmó que estaba con él. Hoy el Señor te dice: “No me importa tu pasado, a partir de ahora Yo estoy contigo”.
Gedeón era débil, insignificante, no tenía ningún valor para sí mismo o para los demás, y fue rechazado por todos,
pero la Palabra de Dios fue tan poderosa que transformo todas esas circunstancias.

I. VIVE LA LECCIÓN.

Permite que el Salmo 27 sea parte de tu vida. Haz oración usando estas palabras y creyendo que a medida que lo
haces, la fe se fortalece dentro de ti.

Jehová es mi luz y salvación; ¿de quién temeré? Jehová es la fortaleza de mi vida; ¿de quién he de atemorizarme?
Cuando se juntaron contra mí los malignos, mis angustiadores y mis enemigos, Para comer se juntaron contra mi los
malignos, mis angustiadores y mis enemigos, Para comer mis carnes, ellos tropezaron y cayeron. Aunque un ejército
acampe contra mí. No temerá mi corazón; Aunque contra mí se levante guerra, Yo estaré confiado. Una cosa he
demandado a Jehová, esta buscaré; Que esté yo en la casa de Jehová todos los días de mi vida. Para contemplar la
hermosura de Jehová, y para inquirir en su templo.

II. RECUERDA LA LECCION.

III. ESTUDIA LA PALABRA.

Salmo 90 Salmo 91 Salmo 92 1 Corintios 7 1 Corintios 8

Autor: Pastor Cesar Castellanos


DIA 47: DECIDETE A SER VALIENTE ESFORZADO Y VALIENTE

Cuando el Ángel apareció ante Gedeón, le dijo: “Jehová está contigo”, pero agregó: “Varón esforzado y valiente”.
Gedeón al oírlo no podía creerlo, pues él no era valiente, y su único esfuerzo era ocultar el trigo para que los
madianitas no se lo llevaran. ¿Dónde esta tu valor? ¡El vivía escondido por miedo a sus enemigos¡ Pero el Señor lo
llamó “Varón esforzado y valiente” a alguien que había perdido la fuerza de conquista por el rechazo, a alguien sin
animo de enfrentar al enemigo, porque era un ejercito muy numeroso.

Cuando Dios pone Sus ojos en alguien, no mira su pasado, los fracasos, las circunstancias, Dios siempre ve el
propósito que Él nos ha trazado y eso cambia nuestro destino.

Creyendo en el propósito. ¿Qué hizo que las palabras del ángel se hicieran realidad en la vida de Gedeón? Que él
creyera en esas palabras. El no la tomo a la ligera, ni renuncio a ellas, sino que las acepto en el corazón y, cuando
crees de corazón, suceden milagros. Ve con esta tu fuerza, y salvarás a Israel de la mano de los madianitas….
“(Jueces 6:14).

Este pasaje dice: “Ve con esta tu fuerza…”, en otras palabras sería: “Con esta Mi fuerza que he depositado dentro de
ti, salvarás a Israel”. No es con nuestra fuerza que obtenemos la victoria, pues cuando hacemos algo usando
nuestras fuerzas, Dios respeta esta decisión de hacerlo solos pero Su fuerza no se manifiesta; mas cuando al ángel
dijo “con esta tu

fuerza…. estaba orientándolo para que diera lugar en su vida toda la fuerza de Dios. Esto es lo que algunos
identifican como la unción de Dios.

El Señor le dijo, “¿No te envío YO? (Jueces 6:14b). Ser enviado por Dios significa tener todo Su respaldo. Dios dice
que a quien Él envía, Él mismo respalda. Y somos enviados por el Señor. El predicador Henry Ward Beecher enseña
que “la fuerza de un hombre consiste en descubrir el camino por el cual Dios está andando e ir por ese mismo
camino”.

Conquistando la debilidad. Cada persona sabe cuál es su debilidad personal. Estas no permiten que la unción de
Dios fluya plenamente en nuestra vida. Las debilidades más comunes que debemos echar fuera para vivir una vida
de conquista son:

1. El temor: es el mayor enemigo de la unción. Cuando una persona quiere dar un paso hacia la conquista, algo le
dice: “no puedes hacerlo” o saca un argumento de tu pasado. Pero, cuando ese ataque venga a tu mente, debes
decir: “A partir de ahora, Dios está conmigo y Su fuerza”, esto marca la diferencia. Dile al temor: “te reprendo y te vas
de mi vida en el Nombre de Jesús”. Al temor hay que enfrenarlo, no huirle. Gedeón vivió huyendo. Hoy puedes
derrotar lo que temías ya no estas solo, ahora Dios esta contigo.

2. La inferioridad es el espíritu que te hace sentir incapaz, sin valor y sin importancia. Este espíritu controlo por un
tiempo a Gedeón. Pero hoy Dios te valora y eres Su hijo. Tu vida es tan valiosa, que Dios mismo, hecho carne,
derramó cada gota de Su sangre por ti.

3. El negativismo es un espíritu que controla los pensamientos y hace a la adversidad más grande de lo que en
verdad es. Cuando la persona está dispuesta a conquistar algo, inmediatamente el negativismo susurra: “no puedes
porque es algo muy grande”. Para vencer el negativismo, debes apropiarte de la promesa que fue dada a Gedeón:
“ve con esta tu fuerza”. Aceptar que la fuerza de Dios es tu fuerza, es la única manera de conquistar todo. La
adversidad no es más grande ni más fuerte que Dios. Alguien dijo “Dios y yo somos mayoría. Cuando tienes la fuerza
de conquista que viene de Dios, no hay desafíos que no puedas alcanzar, no hay muralla que no puedas vencer.
Todo es posible porque tienes la fuerza de Dios en tu interior. Dios no requiere mayor cosa sino tu disposición.

I. VIVE LA LECCIÓN.

Confiesa en voz alta: Sé que Dios está conmigo y acepto que Su fuerza es mi fuerza. Soy tan valioso que Dios pagó
el precio más alto, dio Su vida por mí.

II. RECUERDA LA LECCIÓN

Cuando Dios me mira, ve el propósito que ha trazado para mi y eso cambia mi destino.

III. ESTUDIA LA PALABRA: Salmos 93, Salmos 94, Salmos 95, 1 Corintios 9, 1Corintios 10.

Autor: Pastor Cesar Castellanos


DIA 48: DECIDETE A OBTENER LA VICTORIA.

Gedeón no hizo nada extraordinario para alcanzar la victoria. Solo obedeció y creyó la Palabra. ¿Qué hizo? Por
mandato de Dios, escogió trescientas personas para derrotar a un ejército tan numeroso como la arena del mar.
¿Qué armas uso? Nada especial, sino una vasija de barro, una antorcha y una trompeta. Dios toma decisiones que a
simple vista parecen extrañas, pero siempre dan buenos frutos.

En una oportunidad, durante un evento evangelistico del ministerio de Billy Sunday, Joey un niño con discapacidad
mental venía fielmente cada noche a cantar en el coro. Homer Rodeheaver, el líder de alabanza de ese ministerio
decía: Joey no es muy brillante, pero nunca falta a las reuniones y nunca se va sin despedirse de mi. A veces me
avergonzaba

por la manera en que siempre estaba detrás de mí, y deseaba que se fuera.” Luego, una noche vino un hombre y le
dijo: “Gracias por ser tan amable con mi hijo Joey. Él tiene una discapacidad mental, pero nunca ha disfrutado algo
tanto como cantar en el coro. Trabajó duro haciendo tareas sencillas para otros para poder contribuir con las
ofrendas. También logro convencer a mi esposa y otros cinco niños que vinieran a esta campaña evangelistica, y
todos recibieron a Cristo. Anoche su abuelo de 75 años, ateo de toda la vida, fue salvo; esta noche su abuela
también dio el paso. ¡Ahora toda nuestra familia se ha convertido!

¿Qué significan estas armas?

La vasija de barro vacía: representa nuestra debilidad, el hecho de no tener nada; el barro simboliza nuestra vida.
Dios quiere vasijas vacías, no quiere nada de nuestra fuerza. Una vasija vacía es una vida quebrantada y que
renuncia a su sabiduría y deja que Dios obre. La antorcha significa la llama del Espíritu y la llama de la Palabra, que
es la fuerza de Dios iluminando nuestra vida. La trompeta representa la proclamación que hacemos de las verdades
divinas.

Gedeón dijo: Moradme a mí y haced como hago yo (Jueces 7:17). El secreto de la victoria de Gedeón estaba en que
todos sus soldados tuvieran un mismo sentir y hablaran el mismo lenguaje. Pero también estuvo en esperar el tiempo
de Dios para llevar a cabo su plan. Esperaron la medianoche, el cambio de guardia, sonaron las trompetas,
quebraron las vasijas, y gritaron “ por la espalda de Jehová y de Gedeón (Jueces 7:20b). El Espíritu Santo uso esta
proclamación para desbaratar el ejército enemigo, y se mataron entre ellos porque hubo gran confusión y Gedeón
salió victorioso.

Tal vez al mirar tu pasado encuentres rechazos, sueños que se desvanecieron y nunca se realizaron, proyectos
inconclusos, anhelos que no pasaron de ahí, pero el Señor hoy tre dice: “No importa tu pasado, a partir de ahora Yo
estoy contigo”. Esto marca la diferencia, todo cambia cuando Dios llega a tu vida.

Rinde hoy tu debilidad al pie de Cruz y verás de qué manera al Señor la transforma en una fortaleza.

I. VIVE LA LECCIÓN.

Recuerda los elementos que estudiamos en la historia de Gedeón. Ahora, responde los siguientes interrogantes de
acuerdo con cada uno de ellos. De seguro identificarás varios aspectos que necesitaban un cambio en tu vida.

a) Vasija vacía: representa nuestra debilidad, el hecho de que no tenemos nada. ¿Qué debilidad debes entregarle a
Dios hoy? Recuerda, Dios la transformará en tu mayor fortaleza.

b) Antorcha: representa la llama del Espíritu y la llama de la Palabra. Escribe una promesa específica que hayas
recibido de Dios para tu vida. ¡Memorizala y hazla tuya¡

c) Trompeta: representa la proclamación. Determina compartir con otros el mensaje de la Fe. Piensa en una persona
que le puedas hablare de Jesús en esta semana. Escribe el nombre de ese amigo /a y ora para que Dios te dé gracia
para compartir Su mensaje.

II. RECUERDA LA LECCIÓN.

Obtendré la victoria porque Él transforma mi debilidad en fortaleza.

III. ESTUDIA LA PALABRA.

Salmos 96 Salmos 97 Salmos 98 Salmos 99 1 Coríntios 11 1 Coríntios 12.

Autor: Pastor Cesar Castellanos


DIA 49: DECIDETE A SERVIR A LOS DEMAS.

Era la última noche que Jesus compartia con Sus discípulos antes de ser crucificado. Sabía que
ese momento iba a ser grabado en sus corazones y que perduraría hasta nuestros días. Les
habló muchas cosas importantes, pero luego hizo algo inesperado: Se quitó su manto, buscó una
toalla y comenzó a lavar los pies de Sus discípulos. Para ellos fue algo sorprendente, habían
visto todo el poder de Dios manifestarse en Él, vieron cómo los espíritus inmundos quedaban
impotentes ante Su presencia e incluso como la naturaleza estaba sujeta a Él; y de repente ese
maravilloso ser estaba frente a ellos, sobre Sus rodillas, haciendo el trabajo que debería de hacer
un sirviente. Atónitos, se miraban unos a otros sin saber qué decir o pensar. Cuando Jesús
terminó sabiendo que no habían entendido lo que pasaba, les explico: ¿Sabéis lo que os hecho?
Vosotros me llamáis Maestro, y Señor, y decís bien, porque lo soy. Pues si yo, el Señor y el
Maestro, he lavado vuestros pies, vosotros también debéis lavaros los pies los unos a los otros.
Porque ejemplo os he dado, para que como yo os he hecho, vosotros también hagáis. (Juan
13:12b-15, énfasis añadido).

Él teniendo toda la autoridad, el poder y la posición para exigir ser servido (con justo derecho),
tomó el lugar de un siervo. Si Jesús lo hizo, ¿acaso tendremos excusa para no hacer lo mismo?

El camino hacia arriba. En muchas ocasiones los discípulos de Jesús discutían quién de ellos
sería el más importante. En una ocasión, dos de ellos le pidieron a Jesús sentarse a Su lado en
Su reino y los otros diez se molestaron por esta petición. Jesús aprovechó esta oportunidad para
enseñarles un importante principio acerca de cómo llegar a la cima. Sabéis que los gobernantes
de las naciones se enseñorean de ellas, y los que son grandes, ejercen sobre ellas potestad. Más
entre vosotros no será así, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro
servidor, y el que quiera ser el primero entre vosotros será vuestro siervo; como el Hijo del
hombre no vivo para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.
(Mateo 20:25-28)

La humanidad ha llegado al punto donde las personas abusan de los débiles para tener poder por
medio de la fuerza, Jesús enseño que no se trata de usar la fuerza para maltratar al débil, pasar
por encima de los demás, sino que debemos entregarnos para servirles, ayudar y sostener a los
débiles, así seremos grandes.(Romanos 15:1).

Martín Lutero escribió: Si hay algo en nosotros, que no es nuestro; es un regalo de Dios, es una
deuda que le debemos completamente al amor. Esto es Ley de Cristo, debemos servir a otros, y
no a nosotros mismo, con este regalo. Entonces mi conocimiento no es mío; le pertenece a los
ignorantes y es la deuda que tengo con ellos. Mi sabiduría pertenece a los pobres, mi justicia a
los pecadores. Es con todas esta cualidades que debemos levantarnos delante de Dios e
intervenir a favor de aquellos que no las tienen, como si estuviéramos vestidos con la ropa de
alguien más…. Incluso debemos servir a los hombres frente a sus detractores y a quienes son
violentos con ellos, con el mismo amor; porque fue lo que Cristo hizo por nosotros.

I. VIVE LA LECCIÓN.

Jesús no llamó a servir a las demás personas. Escribe cinco manera reales y practicas en que
puedes servir en diferentes lugares (sigue los ejemplos) y comprométete a hacerlas.

II. RECUERDA LA LECCION.

III. ESTUDIA LA PALABRA

Salmos 96 Salmos 97 Salmos 98 Salmos 99 1 Coríntios 11 1 Coríntios 12.

Autor: Pastor Cesar Castellanos