Sei sulla pagina 1di 1

FERMIN RAMIREZ vs.

GUATEMALA
CORTE INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS. 20/06/2005
Hechos: el 10/05/1997 el Sr. Fermín Ramírez fue detenido por un grupo de
vecinos de la aldea Las Morenas, quienes luego lo entregaron a la Policía
Nacional, por haber (presuntamente) violado y matado a la menor de 12 años de
edad, Brindó Jazmín Franco Torres, lo que tenía una pena de 30 a 50 años de
prisión.
Cuando el Juzgado de Primera Instancia dictó el auto de apertura a juicio por el
delito de violación calificada contra el Sr. Fermín Ramírez, el Ministerio Público
no pidió que lo hiciera también por el delito de asesinato, ni acusó
alternativamente por este ultimo delito.
Al iniciarse el debate, el Ministerio Publico no amplió la acusación por asesinato.
El ministerio Publico solicitó se le aplique la pena de muerte por el delito de
asesinato cuando formuló sus alegatos de conclusión, es decir, cuando ya había
precluído la oportunidad de solicitar de que se procesara al sindicado por dicho
delito.
El Tribunal cambio la calificación jurídica del delito y dio por establecidos dos
hechos nuevos sobre los cuales hasta el momento no se le había hecho
imputación alguna al procesado. Además se introdujo un nuevo hecho que no
había formado parte ni en la acusación fiscal ni en el auto de apertura a prueba
del proceso y que resultó definitiva para la aplicación de la pena de muerte
(peligrosidad social del sujeto, no puede ser presumida sino que tiene que estar
probado). Se abstuvieron de comunicar al imputado los hechos y circunstancias
nuevos por los cuales se solicito el cambio de calificación y la pena de muerte.
Holding: La Corte dice que una de las formas de violar la defensa en juicio es la
inobservancia de la correlación entre la acusación y la sentencia. Ello atento a
que la descripción material de la conducta imputada contiene los datos fácticos
recogidos en la acusación, que constituyen la referencia indispensable para el
ejercicio e la defensa del imputado y la consecuente consideración del juzgador
de la sentencia. De ahí que el imputado tenga derecho a conocer, a través de
una descripción clara, detallada y precisa, los hechos de los que se lo imputa. El
principio de coherencia o de correlación entre acusación y sentencia implica que
la sentencia puede versar únicamente sobre hechos y circunstancias
contemplados en la acusación.
La posibilidad de cambiar la calificación jurídica debe ser entendida e
interpretada con el principio de congruencia y el derecho de defensa.
Las autoridades judiciales desconocieron el principio de congruencia o de
correlación entre la acusación y la sentencia, y consecuentemente incurrieron en
la violación del derecho de defensa del Sr. Fermín Ramírez ya que no pudo
ejercerlo adecuadamente.