Sei sulla pagina 1di 39

1

Nota: Libro Incompleto


2

Oh, Jesús santo, eres Tú solo el que amas a los simples e inocentes. Tú di-
jiste: “Mis delicias son con los hijos de los hombres” (Proverbios 8:31), con
todos aquellos que están dispuestos a venir a ser “como niños”. (Mateo
18:3) Tú eres el único que puedes hacer que este pequeño libro tenga al-
gún valor. Amado Señor, escríbelo en el corazón de aquellos que lo lean y
guíalos a que te busquen en lo profundo de su ser. Es allí donde Tú per-
maneces, como en el pesebre, esperando recibir pruebas de su amor, y
darles, en correspondencia, testimonios del tuyo. Oh, es verdad que la
culpa es de ellos por no experimentar todo lo que Tú estás tan dispuesto a
dar. Y sin embargo —oh, Niño todopoderoso, Amor increado, Palabra si-
lenciosa y omnímoda —realmente depende de ti hacerte amar, disfrutar y
comprender. Tú puedes hacerlo, y sé que lo vas a hacer por medio de este
pequeño libro, porque te pertenece enteramente; salió totalmente de ti; y
señala solamente a ti.

El lector que venga —sin prejuicio— a este libro, habrá de hallar, escondi-
da debajo de las más simples expresiones, una unción secreta. Esta unción
lo provocará a buscar esa plenitud interior que todos los discípulos del Se-
ñor deben desear asir y disfrutar.

Con mis saludos en Cristo a todos los Santos que mi Padre me ha


dado conocer.
Dios bendiga la vida de los únicos instructores predilectos en Cristo en todo Cevem.

Yolanda Lizette Rodríguez

Henry Antonio Arriaga Leiva

“La Siembra ya comenzó, la cosecha apenas comienza”


3

PADRE ETERNO,

Eres bueno más allá de todo pensamiento,

Pero yo soy vil, detestable, miserable, ciego;

Mis labios están prestos a confesar,

Pero mi corazón es lento para sentir,

Y mis caminos son renuentes a enmendar. A ti traigo mi alma;

Quebrántala, hiérela, inclínala, moldéala.

Desenmascara ante mí la deformidad del pecado,

Para así aborrecerlo, odiarlo y huir a ti.

Mis facultades han sido un arma de revuelta en contra tuya;

Como un rebelde, he dado mal uso a mi fuerza,

Y he servido al repugnante adversario de tu reino.

Dame gracia para lamentar mi necia insensatez,

Concédeme conocer que el camino de los transgresores es duro,

Que las sendas del mal son sendas de maldición,

Que apartarse de ti es perder todo bien.

He visto la pureza y belleza de tu perfecta ley,

La felicidad de aquellos en cuyo corazón ésta reina,

La tranquila dignidad del andar al que nos llama,

Y sin embargo, violo y menosprecio sus preceptos.


4

Tu Espíritu de amor lucha dentro de mí,

Me trae advertencias de la Escritura,

Habla por medio de providencias sorprendentes,

Me atrae con gemidos secretos,

Y sin embargo,

Escojo voluntades y deseos

Para mi propio daño,

Le ofendo y contristo de manera impía,

Y le provoco a abandonarme.

Lloro y lamento todos estos pecados, y por ellos pido perdón.

Obra en mí un arrepentimiento más profundo y duradero;

Dame la plenitud de un dolor piadoso que tiemble y tema,

Y que también confíe y ame,

Que sea siempre poderoso y siempre seguro;

Concede que a través de las lágrimas de arrepentimiento,

Yo pueda ver más claramente

El brillo y las glorias de la cruz de salvación- Texto puritano.


5

Introducción
 La plenitud de Dios
 Conocer Su plenitud
 La plenitud de la Deidad
 El agrado del Padre
 Aquel que lo llena todo
 Plenitud y gracia en los Santos
 La estatura del varón perfecto
 Tomar de Su plenitud
 Vivir en Su plenitud
 Permanecer en Su plenitud
 La gracia para los gentiles
 La plenitud para sus Hijos
6

Agradecimientos a mis amigos y hermanos en Cristo- Jairon Alexander


Méndez, Selvin Fabricio Méndez, Carlos Castillo, Carlos Joel Méndez,
Yorvin Danery Acosta

Muchas Gracias a ustedes siervos del Supremo Que hicieron posible


estos escritos con el apoyo, que me brindaron mientras yo escribía el
Libro
7

“Plenitud mediante
Aquel que nos amó”

MAYCON J. RAMIREZ

Introducción
8

e
stamos viviendo los últimos tiempos nosotros los
hijos de Dios tenemos que saber este verdadero
hecho la Venida de nuestro Gran Señor y Salvador
Jesucristo por su iglesia está cerca, esto es causa de
gozo en mi corazón Dios quiere que vivamos la vida
de Cristo es necesario que la plenitud de su amor
habite en nosotros mientras estemos de paso en esta tierra empero, ne-
cesitamos un toque de su gracia la plenitud de Dios sobrepasa todo en-
tendimiento en este libro El Señor quiere mostrarnos como experimentar
la plenitud de su vida, el cristiano de este siglo tiene que tomar de la pleni-
tud de Dios que es en Cristo Jesús la plenitud que nuestro Dios da es com-
pleta el cristiano no tiene que buscar la paz fuera de sí muchas veces, lu-
chamos por encontrar la paz empero la verdadera paz la encontramos, en
nuestro Dios esto es en su plenitud las Sagradas Escrituras “Porque de su
plenitud tomamos todos”- Juan 1:16 de la plenitud de Cristo tomamos la
plenitud de amor de paz de gozo etc. y todo lo que es aprovechamiento
para la piedad Dios quiere que tomemos de su plenitud para que disfru-
temos de su Gracia que el Santo Espíritu alumbre los ojos de nuestro en-
tendimiento para captar lo que queremos transmitir que sea un fuerte de-
seo, vehemente de disfrutar la plenitud de aquel que nos amó A.W Tozer
dijo: “El grado de plenitud en cualquier vida concuerda perfectamente con
la intensidad del verdadero deseo”
9

Capítulo 1

La Plenitud de Dios
«Para que os dé, conforme a las riquezas de su gloria,... para que seáis llenos
de toda la plenitud de Dios» (Efesios 3:16-19).

H hablar de la plenitud de Dios en el siglo XXI es sencillamente


centrar nuestros pensamientos en lo que Dios quiere real-
mente para nuestras vidas Él Señor quiere llevarnos a otra di-
mensión pasar de natural a lo Sobrenatural esto es un hecho,
Dios quiere que seamos aparte de Su Espíritu que seamos llenos de su
Plenitud y no solo de su plenitud si no dé, toda Su Plenitud es maravi-
lloso pensar en El Padre de amor y caminar en su amor para poder ser
llenos de toda la plenitud que tiene para aquellos que le buscan con
hambre y con sed de justicia, la biblia nos dice que de Nuestro Señor
Jesucristo hemos tomado de Su plenitud la plenitud que hemos, toma-
do del Señor es para vida eterna, estudiaremos con detenimiento lo
que Pablo nos dice, a todo creyente lo que verdaderamente es la pleni-
10

tud de Dios “Para que seamos llenos de toda la plenitud de Dios” esto es
para disfrutar la plenitud de Dios en nuestra vida diaria.

Primero veremos el significado de la palabra Plenitud ella habla de


numero completo, complemento total, medida plena, copiosidad, pleni-
tud, aquello que ha sido completado. Ahora que conocemos la el signifi-
cado ahora veremos, lo que significa la verdadera plenitud de Dios para
nuestras vidas. La plenitud de Dios sobre todo tiene que ser la vitamina
para todo creyente porque gozara de la paz inefable que es, derramada
por la bendita Sangre del Señor Jesús la plenitud de Dios sobrepasa to-
do entendimiento Dios quiere, que conozcamos su plenitud dada a no-
sotros lo creyentes, por medio de nuestro Señor Jesucristo no necesi-
tamos ir a un estudio, bíblico para definir lo que es la plenitud de Dios
quizá tu que lees este libro conoces bien la definición de la palabra ple-
nitud empero, lo que queremos trasmitir es la verdadera plenitud de
Dios vista desde las Sagradas Escrituras, Dios quiere que todos sus hi-
jos disfrutemos de su plenitud que, seamos llenos de toda su plenitud y
al fin que vivamos en esta vida siempre llenos de su plenitud de Él.

La plenitud de Dios trae ricas frutas de gracia para aquellos que quie-
ran, disfrutar la plenitud en la plenitud de Dios encontramos la paz de
Dios que es algo, que el hombre ha buscado desde el principio de las
edades. La plenitud de Dios es para nosotros sus hijos, plenitud es lo
que Dios da aquella alma que tiene hambre y sed de justicia, la biblia
nos dice que de Dios es la tierra y su plenitud nosotros somos del Se-
ñor entonces la plenitud de Dios es mía gracias a la obediencia de Je-
sús.

Yo soy de Él y el Gran Yo soy es mío la plenitud de Dios trae consuelo a


nuestras vidas nuestras vidas le pertenecen al Señor A.W. Tozer en su
11

libro La búsqueda de Dios escribió: “Dios nos desea a nosotros enteros,


y no descansara hasta conseguirnos enteros” el deseo de nuestro Dios
Santo es que disfrutemos de su plenitud Él quiere darnos las gloriosas
riquezas de su gloria disfrutando, la plenitud que él nos ofrece. Una vi-
da plena libre de remordimientos y fracasos es la que Cristo quiere dar
el precio, es reconocer que sin El no somos ni valemos nada El Señor
quiere que tomes de Su plenitud amado lector busquémosle con cora-
zón sencillo y verdaderamente la experiencia con Cristo no será, una
rutina sino una vida de paz y gozo. Nosotros somos el cuerpo místico
de Cristo no podemos disfrutar la plenitud de Dios si no, tememos el
deseo de amarle y desearle. Hoy la mayoría de cristianos se están mu-
riendo a causa, de que no disfrutan la plenitud de Dios la plenitud de
Dios nos mantendrá vivos espiritualmente cuando estemos muy esca-
sos de recursos Dios quiere creyentes despiertos espiritualmente no
gente que se duerman en las bancas de la iglesia, Dios quiere dar un
avivamiento aquella, alma sedienta de El así como Pablo escribió a la
iglesia de Éfeso El Espíritu Santo nos habla a nuestros corazones frívo-
los, para que seamos llenos de Su plenitud La Trinidad dice QUIERO el
creyente no PUEDO Pablo escribió “Todo lo puedo en Cristo que me
fortalece” ¿quién te fortalece? Es Dios vamos levantémonos porque la
venida del Señor está a la puerta. Si es Dios el que nos fortalece enton-
ces no podemos decir que hacer, la obra del Señor nos es, cansada y
pesada. Repito Dios quiere derramar de Su plenitud, nuestras vidas es-
tán completas en Él por lo tanto tenemos que ser llenos de Su plenitud.
La plenitud de Dios es lo que todo cristiano tiene que disfrutar en toda,
su vida como peregrino. Si no hemos disfrutado la plenitud de Dios
como es, seguramente es porque no hay una definición del amor de
Dios para nuestra vida. La Biblia dice claro: Efesios 3:19-Y de conocer
12

el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento, para que


seáis llenos de toda la plenitud de Dios.

Debemos conocer el amor de Cristo, para encontrar gusto a las rique-


zas de su gloria. Comencemos a conocer el amor de Cristo una de las
mejores representaciones reales del amor de Cristo es dando su vida
por nosotros, salvándonos de juicio eterno, siendo enemigos de Dios
nos hizo cercanos por su bendita sangre, muriendo en una cruz por
nuestros pecados y fracasos quiero que nos paremos a meditar en esto
si no hemos aceptado el precioso amor de Cristo como un regalo, no
podemos experimentar la plenitud de Dios en nuestras vidas. El amor
de Dios por sus hijos no tiene precio, es como la parábola del hijo pro-
digo que volvió a su casa a la casa de Su Padre después de estar en la
ruina el Padre al ver su hijo que se acercaba se prendió de su cuello y le
beso y no solo eso, si no que llamo a sus siervos y trajeron el mejor ves-
tido, le pusieron un anillo en su mano y calzado en sus pies, ahora bien
como venía el hijo pródigo este es el punto central de lo que quiero de-
cir primero venida desvestido dice el evangelio de Lucas que lo vistie-
ron y con el mejor vestido le pusieron un anillo y lo calzaron has pen-
sado lector por un momento, sería algo sorprendente ver al Hijo del
presidente de Estados Unidos desvestido sin joyas y sin calzado pero
no es porque el presidente lo quiera ver así si no porque algo anda mal
ahí, ahora bien sería una tristeza para nuestro Padre Celestial vernos,
en derrota vernos desvestidos por falta de pan, descalzos sin anunciar
al mundo, el amor de Él sin adornos sin el anillo que es el Sello autenti-
co que somos hijos de ÉL. Así andamos verdaderamente si no enten-
demos el amor de Cristo por nosotros, y el cambio maravilloso que ha
obrado en nosotros, si no estamos disfrutando la plenitud de Dios co-
mo él quiere que la disfrutemos lleguemos ante Dios con un corazón
13

sencillo, entonces las Sagradas Escrituras nos invita en Hebreos 4:16 –


“Acerquémonos, pues confiadamente al trono de la gracia, para alcan-
zar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro” la voluntad
de nuestro Señor Jesús es que seamos llenos de su Santo Espíritu y de
su Plenitud una verdadera plenitud espiritual.

La plenitud de Dios descansa en la persona de Cristo por tanto, nuestra


esperanza y nuestro gozo sea descansar en Jesucristo porque en Él ha-
bita toda la plenitud de la Deidad. La plenitud de Dios es para todo
aquel que lo busca con corazón sencillo. Creyente la plenitud de Dios es
para ti para, que en esta tierra vivamos en plena vida de gozo y santi-
dad.

Para poder disfrutar la plenitud de Dios que, descansa en Cristo, es ne-


cesario que estemos consientes que carecemos de Su plenitud, la pleni-
tud de Dios trae libertad al oprimido, sanación al enfermo, paz al de-
sesperado, gozo al enlutado, santidad al pecador, refugio al desprecia-
do, esperanza al corazón ansioso, gracia y misericordia para el pecador
que le busca con ansias de tenerle de tocarle de amarle de dar todo lo
que es con tal de solo agradarlo a ÉL entregar su vida por amor a ÉL.
Pero primero tenemos, que tener en cuenta lo que dijo A.W. Tozer el
escribió: “Antes de poder ser llenos debemos de estar vacíos” tenemos
que vaciarnos, de nuestro ego para que Dios forme en nosotros un Es-
píritu nuevo y un corazón limpio para que su presencia nos inunde y su
el río de Su plenitud te arroye para que podamos cantar “Marcha oh
alma mía con poder”, nada podemos hacer por nuestra propia cuenta
nuestro Gran Señor dijo “Apartados de mi nada podéis hacer” Juan
15:5 la plenitud de Dios tiene que formar parte en nuestra vida diaria,
14

que sea una ancla que este reposando en la sala de tu corazón ¡Oh que
paz! ¡Oh que gozo!
15

Lo Que Estorba La Plenitud De Dios En Ti

Uno de los principales estorbos para nosotros mismos, somos nosotros


mismos, una vida apartada de Cristo no vale nada una vida junto a
Cristo vale mucho, pero una vida con Cristo no tiene precio, el cristiano
que tiene su vida juntamente crucificada con Cristo ha experimentado
verdaderamente, la plenitud de Dios la biblia dice que ÉL es nuestra
vida por tanto su plenitud, tiene que sacar brillo en nosotros el brillo
de la paz y gozo. Una vida con Cristo no es una vida con pecado, mien-
tras separados de Cristo estemos será una vida junto al pecado esto lo
vemos, claramente en Romanos 6:4 “Porque somos sepultados junta-
mente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo re-
sucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros an-
demos en vida nueva”. Somos sepultados juntamente con ÉL note que
la palabra juntamente va antes de la palabra con ÉL esto es, para que
juntamente sea sepultado el pecado que reinaba en nuestros miem-
bros, para que quedemos sepultados con ÉL, y así para que andemos en
una vida nueva. Si nos mantenemos en una vida junto al pecado, no
podremos vivir la plenitud de Dios en nuestras vidas, no podemos be-
ber del río limpio de agua de vida si queremos, juntamente estar be-
biendo del río del Éufrates, este pronto se secara para que pasen los
reyes del oriente, luego tendremos sed. Pero el que bebe del río de la
plenitud de Dios nunca jamás tendrá sed porque, sabe de dónde proce-
de. Uno de los principales estorbos para que la plenitud de Dios habite
en nosotros es una vida en pecado, y sin arrepentimiento. Si no hay
arrepentimiento no hay perdón, si no hay perdón no hay paz y si no
tenemos esto es por que la plenitud de Dios no ha impactado nuestra
16

vida con la tal fuerza, que solo dependamos de ÉL. Una vida en pecado
lo único que hace es que perdamos la plenitud de Dios con esto no
quiero decir, que tenemos que hacer santos para que la plenitud de
Dios habite en nuestras vidas, me refiero que para que la plenitud de
Dios llene nuestras vidas lo que tenemos que tomar en cuenta es que,
no tenemos que practicar más el pecado alimentado con la tentaciones,
ejerciéndolo en nuestros miembros alimentándolo con lo que a él le lo
nutre.

El puritano Ricardo Baxter dijo: Manténgase lo más lejos posi-


ble de las tentaciones que alimentan y fortalecen el pecado que
le puede dominar. Ponga un cerco a sus pecados y déjelos morir
de hambre apartándoles la comida o combustible que lo man-
tienen vivo. -Orientación 5 En su libro orientaciones para odiar
al pecado.

Para tener una vida en plena consagración usted debe desnutrir al pe-
cado, o el pecado hará que usted no experimente la plenitud de Dios.
Usted y el pecado son dos, si usted mantiene su postura como cristiano
en el pecado no podrá vivir una vida en la plenitud que Dios quiere pa-
ra usted.
17

El pecado tiene un hijo, se llama muerte sus nietos los deleites tempo-
rales. Si usted resiste al pecado ya no quedara, en el centro de su vida,
ahora su pecado es limpio por la Sangre de Jesucristo, ahora la plenitud
de Dios ocupara el centro de sus atenciones.

Efesios 3:19

Seáis plenamente capaces de comprender con todos los santos cuál sea la
anchura, la longitud, la profundidad y la altura

“Antes de ser llenos debemos estar vacíos. Antes de que


Dios pueda llenarnos de Él, debemos estar vacíos de nosotros mis-

mos.”-A.W Tozer
18

Capitulo

2
CONOCER SU PLENITUD

Colosenses 1:19

“Por cuanto agradó al Padre que en él habitase toda plenitud”

S Olo podremos conocer la plenitud de Dios permaneciendo, en Su


presencia obedeciendo a su bendita palabra. Es maravilloso sa-
ber que cuando nos dirigimos, a ÉL en oración ÉL esta pronto a
oírnos, esta pronto a respondernos si es así que su voluntad lo
desea. Conocer la plenitud de Dios es conocer a Cristo mismo, conocer
a Cristo mismo es haber conocido la cuadrimension del amor de Dios
experimentamos, lo que el apóstol Pablo dijo, “Todo lo puedo en Cristo
que me fortalece” que lo impulsaba a decir eso, era la plenitud de Aquel
que lo llena todo, Pablo sabia en quien había confiado, todo su confian-
za estaba recostada en el pecho de Jesús. Vamos a observar en este tex-
to cuidadosamente para que Nuestro Dios, nos muestre como conocer
verdaderamente la Plenitud de Él. Tomaremos dos puntos que él Señor
19

me ha indicado, creo que son los más importantes para conocer la ple-
nitud de Él.

 En la obediencia
 En el estudio de Su palabra

La obediencia a la verdad, que es Cristo es uno de los principales


puntos para que podamos conocer la Plenitud de Dios y también
para que podamos experimentar la Plenitud de Dios, sabemos que
por la desobediencia de un hombre entro el pecado esto es la muer-
te. Entendemos también, que por, la obediencia de Cristo todos lo
que obedezcamos su palabra somos constituidos justos.

Rom 5:19 “Porque así como por la desobediencia de un hombre los


muchos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia
de uno, los muchos serán constituidos justos”

1Pe 1:22 “Habiendo purificado vuestras almas por la obediencia a la


Verdad”

Él Señor purifico nuestras almas por la obediencia a la Verdad como


dice el Apóstol Pedro en su epístola a los dispersos de su pueblo, si no
obedecemos la Voz de Dios seremos incapaces, desvalidos, desventu-
rados, desobedientes y sabemos que la desobediencia también significa
rebelión. La obediencia nos trae bendiciones tremendas solo por la
obediencia podemos agradar al Señor podemos, hacer tantas cosas
que son provechosas, que tal vez pensamos que estamos obedeciendo
la voz de Dios. Mi amado pastor de la congragación donde me congrego
a quien lo aprecio mucho dijo en una oportunidad “En la iglesia solo se
20

tiene que escuchar la voz de Dios” Escuchar la voz de Dios y obedecerla


es lo más sublime que puede hacer el hombre. Pero en muchas ocasio-
nes escuchamos más la voz del enemigo por eso desobedecemos, y
despreciamos la voz de nuestro Amigo esa es la única, razón por que,
desobedecemos. Obedecer en un sentido espiritual significa escuchar,
atentamente la voz de Dios. Escuchamos la voz de Dios, a medida que
nos rindamos en obediencia completa a Él. Si queremos ser cristianos
auténticos estos son los que no se oxidan con los evangelios de prospe-
ridad, tenemos que obedecer la voz de Dios. La plenitud de Dios la co-
nocemos la experimentamos obedeciéndole, no hay otra forma no hay
otra demanda tenemos que aprender a obedecer a Dios antes que
aprendamos a desobedecerle para que podamos experimentar la pleni-
tud de Él en nuestras vacías vidas. El ejemplo más claro de obediencia
en acción, es nuestro Señor Jesucristo el escritor de Hebreos dice lo si-
guiente al respecto “Y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la
obediencia” (Hebreos 5:8)

La obediencia trae consigo bendiciones presentes y futuras, la desobe-


diencia trae consigo el futuro tormentoso a nuestras vidas si no tene-
mos paz en lo interno, de nuestro corazón es por qué no hemos escu-
chado la voz de Dios y ni siquiera le hemos obedecido.

Si queremos una vida sumergidos en la plenitud de Dios, tenemos que


obedecer sin lo primero no viene lo segundo. El fracaso del ser hu-
mano en el jardín del Edén fue, por desobedecer la voz de Dios. Si es-
tamos en desobediencia, nunca podremos experimentar la verdadera
21

plenitud de Dios en nuestras vidas además Dios no escuchara nuestras


oraciones si persistimos en desobedecerle.

Hemos desobedecido a Dios, muchas veces. Oh amado lector que Él Es-


píritu Santo taladre nuestro corazón con la palabra “Obediencia” para
que podamos ser llenos de la plenitud de Dios.

Tenemos lecciones viejas, con enseñanzas nuevas en las Sagradas Es-


crituras. Que diremos de Adán y Eva los que abrieron la brecha que so-
lo, en Cristo es sellada, la desobediencia de Acán la orden divina era
sencillamente guardaos del anatema.

“Pero vosotros guardaos del anatema; ni toquéis, ni toméis alguna cosa


del anatema, no sea que hagáis anatema el campamento de Israel, y lo
turbéis” (Josué 6:18)

La orden divina era no tomar del anatema pero, Acán desobedeció al


mandato divino. Si no queremos desobedecer a Dios guardémonos de
lo que a Dios le desagrada, esto es el pecado. La biblia nos relata que, la
ira de Jehová se encendió porque tomaron del anatema y no solo eso
sino que mintieron y hospedaron entre los enseres que tenía en ese
entonces.

“Israel ha pecado, y aun han quebrantado mi pacto que yo les mandé; y


también han tomado del anatema, y hasta han hurtado, han mentido, y
aun lo han guardado entre sus enseres.” (Josué 7:11)

Las consecuencias de la desobediencia son siempre muerte. La


desobediencia es una bomba de tiempo, si no nos arrepentimos pronto
hará una destrucción masiva en nuestra vida personal con Él Señor Je-
sús. Además la desobediencia no nos permite gozar de la plenitud de
Dios porque no estamos obedeciéndole. También la desobediencia trae
22

cadenas consigo no viene sola, siempre trae un compañero lo vemos,


desde el principio de la creación la desobediencia a la voz de Dios por
parte de Adán y Eva trajo consigo el pecado y este da luz a la muerte.
La desobediencia siempre viene abrazada del pecado y esto da a luz la
muerte. No solo eso podemos decir que trae la desobediencia trae mu-
chas consecuencias perjudiciales a nuestra vida que sí, no nos rendi-
mos a Dios en plena obediencia seremos víctimas de una trágica, des-
trucción espiritual en nuestras vidas. Vemos en el versículo 7 que Acán
tomo del anatema “y también han tomado del anatema” quebranto el
pacto divino, esto es desobediencia tomaron del anatema luego se
agrega “Y hasta han hurtado, han mentido y aun lo han guardado entre
sus enseres” sobre esto escribía líneas arriba, notemos la desobediencia
no viene sola siempre viene acompañada con frutas amargas.

Vemos lo que le paso Acán no solo al sino también a toda su descen-


dencia.

Josu 7:15 y el que fuere sorprendido en el anatema, será que-


mado, él y todo lo que tiene, por cuanto ha quebrantado el
pacto de Jehová, y ha cometido maldad en Israel.

Jos 7:24 “Entonces Josué, y todo Israel con él, tomaron a Acán
hijo de Zera, el dinero, el manto, el lingote de oro, sus hijos, sus
hijas, sus bueyes, sus asnos, sus ovejas, su tienda y todo cuanto
tenía, y lo llevaron todo al valle de Arco”

Las consecuencias de la desobediencia siempre son severas, y si no nos


rendimos a Dios en plena obediencia, no podremos experimentar la
23

plenitud de Dios en nuestras vidas. Así como pereció Acán con toda sus
posesiones materiales así también nosotros si desobedecemos, la voz
de Dios perderemos las posesiones espirituales por cierto tiempo si no
nos arrepentimos y nos, sometemos a la santa voluntad de Dios.

Así como la desobediencia trae, consigo pecado muerte etc. También la


obediencia trae bendiciones, para nuestras vidas y es por eso, que es-
tamos prontos a castigar la desobediencia con la obediencia a Cristo
completa.

2Co 10:6 “y estando prontos para castigar toda desobediencia, cuando


vuestra obediencia sea perfecta.”

La obediencia trae consigo bendición, prosperidad espiritual y mate-


rial. La obediencia a Jesucristo es lo más sublime que puede practicar
el hombre cristiano, mientras tenga vida. Mediante la obediencia noso-
tros conocemos la plenitud de Dios, para nuestras vidas, practicando su
palabra, nosotros los cristianos sentimos la plenitud de Dios, si le obe-
decemos seremos los hombre más dichosos, que jamás nunca han exis-
tido en esta tierra. La biblia dice que Jesús aprendió obediencia por
medio de lo que padeció, la biblia es clara y es una fuente de revela-
ción, para aquella alma que vive su palabra, la revelación de la palabra
a nuestras vidas es la vida, de Cristo mismo viviendo en nosotros. (Ver
Hebreos 5:7-8) La vida Eterna que nos ofrece Él Señor Jesucristo es
verdadera vida, pero primero debemos permitir que Cristo sea, nues-
tra vida abundante, si nuestro gozo no es Cristo aquí en la tierra en-
tonces nosotros, no seremos el gozo de Cristo en el cielo. Solo seremos
el gozo de Cristo en esta tierra, si estamos en perfecta armonía, con Su
voluntad. Si piensas agradar a Cristo, comienza primero por obedecerle
si no, es así entonces el amor de Él Padre no está en nosotros. Nuestra
24

vida es de Cristo al momento de aceptarle, como tu salvador esto es


parte de la obediencia, pero nuestra obediencia debe de ser completo
si no es así, no sería obediencia. Si amamos a Nuestro Salvador Jesu-
cristo la obediencia se va a tornar un deleite para el verdadero cris-
tiano como dice Oswald Chambers “Nunca es correcto creer que mi obe-
diencia a una palabra que Dios me dé le traerá deshonra a Jesús. Lo úni-
co que es deshonroso para Él es la desobediencia”.

“y estando prontos para castigar toda desobediencia, cuando vuestra


obediencia sea perfecta.” Nuestra obediencia a Dios debe ser nuestro
desayuno diario, deleitarnos en obedecerle debe de ser nuestro gozo.
Quieres tener gozo continuo obedécele continuamente. Lo que hace-
mos en lo íntimo siempre saldrá, a la luz si obedecemos continuamente
tendremos paz gozo de la presencia de Dios esto también saldrá a luz.
No hay mayor gozo para el nacido de nuevo fuera de la presencia de
Dios. El nacido de nuevo se deleita en obedecerle así, Él Señor se delei-
ta en llenarlo de su plenitud una vida en desobediencia es una vida sin
comunión íntima con Él Señor aún podemos, asistir a la iglesia cada
domingo, orar, ayunar, estar en el coro de la iglesia, predicar pero esto
no es más, que mal olor que desprende de nuestro corazón, cuando es-
tamos es desobediencia. La obediencia siempre nos guía a la plenitud
de Dios la desobediencia nos guía a la plenitud de la corriente de este
mundo. El claro ejemplo esta en Lot.

“Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando”-

Juan 14:15
25

“Amante Cordero de Dios obedecer tu palabra es una fuente deleitable de gozo,


mientras vida haiga en mí siempre estarás en mi te amo Jesús porque perdido es-
taba más, tu amor me perdono ¡OH salvación! permíteme encontrarte en oración
si no fuera así estaría más perdido de lo que estaba antes” M.J.R
26

 En el estudio de Su palabra

2Ti 3:15 “Y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escritu-
ras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe
que es en Cristo Jesús”.

Las palabras del anciano Pablo a Timoteo eran consejos sanos para que
Timoteo, verdaderamente experimentara la plenitud de Dios. Pablo le
dijo a Timoteo desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras las
cuales te pueden hacer sabio para la salvación

Un estudio de la palabra divina nos puede hacer sabios para salvación


no sabios, para este mundo sino para salvación es maravilloso saber
que la palabra de Dios no regresa vacía, por que son palabras que salen
de Su boca. Pablo escribía a Timoteo sabiendo la importancia de cono-
cer la palabra de Dios, conocer de la palabra de Dios nos hace sabios
para, poder tomar decisiones correctas en nuestras vidas diarias. El
conocimiento de la palabra de Dios nos enseña a conocer de Su pleni-
tud. La palabra de Dios es la vitamina más segura, contra la ansiedad
humana. Dios dejo escrito que sin Santidad nadie le vera, entre más
cercano estemos del Él Santo seremos más dependientes de Él. El pro-
ceso de santificación comienza por obedecer Su palabra. El cristiano
que no lee la palabra y no ora pienso que no quiere ver a Su Creador,
cuando comenzamos a intimar en la carta de amor, que el dejo en la
tierra mientras Él viene es por que estamos enamorados de Él. Mien-
27

tras conocemos de Su palabra conocemos, más de Su plenitud Dios es


una fuerza omnipotente que todo está sostenido, por su Eterna Gloria.

Cuando nos acercamos a Dios con un corazón sencillo y necesitado se-


remos bendecidos, por que así la gracia de Dios le place. Cuando co-
menzamos a tener una relación, íntima con Él Señor Jesús todo lo que
nos rodea va a pasar a segundo plano mientras, nos acercamos más a
Jesús más nos iremos pareciendo a Él. Todo cristiano tiene que buscar
al Señor mientras se deje encontrar esto por medio de oración y por
medio de Su palabra, aquel cristiano que no busca a Dios, es porque no
lo necesita aquel que no quiere consejería Divina que es Su palabra es
porque no ha nacido de nuevo, o es un cristiano que no ama al Señor
Jesús. ¡Oh! Amigo mío te invito a que nos encontremos con el Señor ca-
da día, para que podamos arder ante Su trono y así poder experimen-
tar la plenitud de Dios. Os quiero mostrar un ejemplo de hombres que
totalmente dependieron totalmente de Dios, y que no podían vivir ni
un segundo sin estar en comunión con Dios. Él Señor quiere que arda-
mos en nuestros corazones para que asimismo, podamos experimentar
la plenitud de Dios.
28

David Brainerd el esposo de la hija del evangelista Jonathan Edward,


cuya pasión era ganar almas para Cristo y su ferviente oración por las
almas nos dice en su Diario:

Me desperté esta mañana en el temor de Dios. Después de levantarme


pasé un rato leyendo la Palabra de Dios y en oración. Clamé a Dios bajo
el sentimiento de mi gran indigencia. El año pasado deseaba estar pre-
parado para un mundo de gloria y a partir pronto de este mundo, pero
últimamente toda mi preocupación, casi es para la conversión de los pa-
ganos, y para este fin deseo vivir. ¡Pero, bendito sea Dios! No tengo deseo
de vivir para ninguno de los placeres del mundo que he tenido alguna
vez. Anhelo y quiero ser un peregrino, y deseo gracia para imitar la vida,
labores y Sufrimientos de San Pablo entre los paganos. Y cuando ahora
anhelo la santidad, no es ya para mí mismo, como antes, sino más bien
para que con ella pueda llegar a ser un ministro competente del Nuevo
Pacto., especialmente entre los gentiles. Pase unas dos horas esta maña-
na leyendo y orando, por turnos; y estaba en un estado de ánimo vigilan-
te y tierno, temiendo todo lo que pudiera enfriar mis afectos y apartarme
del corazón de Dios.

Amado lector el verdadero gozo para nuestras vidas es estar en comu-


nión con Dios. Si Cristo nos es el motivo de tu gozo aquí en la tierra, tú
no serás el motivo del gozo de Cristo allá en el cielo. Tiene que gozar Él
amor que Cristo tiene para usted, si no experimentamos el amor de
Nuestro Padre amoroso en nuestras vidas, no seremos llenos de Su
plenitud y mucho menos, ser llenos de Su Espíritu.
29

La comprensión divina de la providencia de Dios, solo se aprecia a la


luz de la palabra implantada en nuestros corazones. Tenemos que ser
cristianos, que amen Su palabra, es el manual que Dios ha dado a todos
los seres humanos. Todos nosotros como cristianos si no tenemos el
deseo de servirle es por qué, no hemos comprendido el amor de Dios.
Derramado en nosotros por Él Espíritu Santo.

“Y la esperanza no avergüenza; porque el amor de Dios ha sido


derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos
fue dado.”(Romanos 5:5)

Seremos aptos, para el reino de Dios si le buscamos a Él primeramente,


Dios quiere moldearnos hasta quedar perfectos, quiero hacer de noso-
tros unos creyentes, que alumbremos al mundo con el fuego de Su San-
tidad. ¿Cómo es posible esto? Todo es posible en las manos de Dios si
ponemos, nuestra confianza en Él. Para hacer esto posible, lo primero
que Dios quiere, que tengamos una comprensión clara de Su gloria.
“Padre, aquellos que me has dado, quiero que donde yo estoy,
también ellos estén conmigo, para que vean mi gloria que me
has dado; porque me has amado desde antes de la fundación del
mundo.” Juan 17:24

<<Para que vean mi gloria que me has dado>> este es el ruego de


Jesús, en Su suplica al Padre. Quiero dar una explicación de la Gloria de
Jesús, es tan brillante que no puedo describir tan extraordinaria gran-
deza. La gloria de Jesús ilumina nuestras vidas con Su gloria a medida
30

que nos acercamos ante el trono de Su gracia como dice Hebreos, se-
remos más aptos en permanecer más tiempo en Su Gloria.
La gloria de Nuestro Cristo es eterna, no hay materia de mortalidad. Él
quiere que nosotros mengüemos, para que nosotros podamos experi-
mentar la plenitud que tiene para cada uno de nosotros. Todos los san-
tos tendremos una corona incorruptible de Gloria, esta es una recom-
pensa eterna. Todo lo que tenemos y obtenemos hasta este día, es por
que la gracia de Dios lo ha permito. Todo lo que padecemos hasta este
día, es por la gloria de Dios que quiere sacar brillo de tu vida. Todo lo
que acontece a nuestro mundo hoy en día, es por qué Su venida está
muy cerca y es una alarma a tu vida. Cada circunstancia que pase en tu
vida déjala en las manos suaves de Jesús. Si no dependemos totalmente
en Dios no dependemos del todo, que nuestra vida no sea una vida
compartida partida en mitad que sea, una sola vida en Cristo Jesús Se-
ñor nuestro.

La gloria que Jesús quiere mostrarte a ti amado lector, es una gloria


inefable, déjate llevar por Él mantente recto en Su camino, no pierdas
al blanco perfecto, estudia su palabra, amala, obedécela, contempla su
gloria por medio de ella. Búscalo en oración derrama tu alma ante Él
tome la actitud de Ana (1 Samuel 1:15) que Él está presto a bendecirte
y usted presto a obedecerle. Ya no seas un cristiano sin fruto ama todo
lo que habla bien de Dios derrama tú alma para que él pueda llenarte,
de Su Espíritu y así poder dar buen fruto. Ama a los hermanos, tenlos
de alta estima, honra a tu Señor quien te rescato.
31

El Señor quiere, darnos de Su plenitud quiere capacitarnos, para Su


gloria. El día que Él se manifieste será glorioso, el apóstol Pedro nos
dice de ese día majestuoso él nos dice:
“Sino gozaos por cuanto sois participantes de los padecimientos
de Cristo, para que también en la revelación de su gloria os go-
céis con gran alegría.”1 Pedro 4:13

¡Oh! Que glorioso momento cuando todos los santos en gloria, poda-
mos cantar al Señor como Él se lo merece.

Todo creyente tiene que disfrutar las bendiciones espirituales que Dios
tiene para su vida. Tenemos que estar disfrutando de la tierra la leche y
miel que fluye de Canaán sembrando y cosechando en abundancia, mu-
chos han pensado que Canaán es el cielo todo creyente tiene que darse
cuenta que Canaán es la vida abundante y solo en Cristo es posible di-
cha bendición (Juan 10:10), ¿Estas disfrutando a Cristo Él sumo Sacer-
dote de los bienes venideros? Amado lector, Canaán es la vida en
abundancia que Dios te quiere dar por medio de Jesucristo nuestro Se-
ñor. Un creyente que este apegado a los principios bíblicos será un cre-
yente gozoso y sobre todo victorioso tenemos que encontrarnos en Su
presencia cada día como dice Oswald Smith:
“Amigo mío, si deseas mantener la espiritualidad que Dios te ha
dado, si deseas un avivamiento perenne en tu corazón, tendrás que
aprender a encontrarte con Él Señor Jesucristo cada día”
32

El cristiano y la Palabra
Solo entendemos el plan providencial de Dios por medio de Su palabra
solo ahí encontramos la respuesta para nuestra necesidad, debemos
regocijarnos en Su palabra (Salmo 119:70) y no apartarnos, de ella
siempre como una ancla firme, en nuestros corazones (Salmo 119:51)
el cuidado amoroso del Señor y su amor inquebrantable nos instruye,
también por medio de Su palabra (Salmo 94:12) cuando su palabra ha-
bita en nosotros nunca resbalaremos, siempre estaremos en pie (Salmo
37:31) la palabra de Dios es perfecta, y jamás será quebrantada, Su pa-
labra cambia, convierte, transforma, moldea siempre y cuando obede-
cemos como verdaderos hijos de luz (Salmo 19:7-8) es la palabra pro-
fética más segura (2Pedro 1:19) permanece para siempre (1Pedro
1:25) es viva y eficaz (Hebreos 4:12) también es la espada del Espíri-
tu (Efesios 6:17) todo creyente tiene, que estar completamente equi-
pado con la palabra de verdad, usar bien la palabra de verdad como le
escribió Pablo a Timoteo trazando bien la palabra (2 Timoteo 2:15b)
el deleite para el hombre espiritual es la palabra de Dios, en ella medi-
ta día y noche (Salmo 1: 2) con tal diligente meditación siempre mira-
ra las maravillas de Su palabra (Salmo 119:18) cuando conocemos la
bendita palabra de verdad somos bendecidos, con el roció de sus pro-
mesas. En todo creyente tiene que habitar la palabra de verdad, y esto
en abundancia para que podamos de ser de gran bendición a los oyen-
tes. Colosenses 3:16: “La palabra de Cristo more en abundancia en voso-
tros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, can-
tando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y
cánticos espirituales.” Como conclusión todo creyente que quiere vi-
vir una vida plena, o una vida en el Espíritu (Gálatas 5:16) disfrutando
la plenitud de Dios para su vida, tendrá que gozar de la palabra de Dios
33

tendrá que obedecerla, amarla, predicarla con pasión, meditarla, usarla


para su propio provecho, y para el bien de sus hermanos. Quiere ser
bendecido obedécela. Quieres ser salvo créela. Quieres crecer espiri-
tualmente aplícala. Y como dice el puritano John Bunyan <<Retírate y
lee tu biblia si quieres ponerte alegre y gozoso>> amigo quieres ser
lleno de la plenitud de Dios, siga las pisadas de Jesús obedeciendo Su
palabra. Quieres conocer de Su plenitud para usted estúdiela, con un
corazón sencillo.

“No debemos permitir que jamás nuestros pensamientos descansen en


juicios contra las Escrituras, si no dejar que las Escrituras juzguen
nuestros pensamientos”- William MacDonald
34

Colosenses 2:9
“Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad”

Alguien ha dicho que "el estudio apropiado de la humanidad es el hombre". No vaya negar
este concepto, pero pienso que es igualmente cierto que el estudio apropiado para los elegi-
dos de Dios es Dios mismo; el estudio apropiado para el cristiano es la Deidad. La ciencia más
elevada, la especulación más encumbrada, la filosofía más vigorosa, que puedan jamás ocupar
la atención de un hijo de Dios, es el nombre, la naturaleza, la persona, la obra, los hechos, y la
existencia de ese gran Dios a quien llama Padre.-Charles Haddon Spurgeon

La plenitud de la Deidad es la totalidad de la suprema naturaleza de la


santidad de la Deidad, las sagradas escrituras nos dicen dice que sin
santidad nadie vera al Señor (Hebreos 12:14) los creyentes que han
tenido, un encuentro personal con Él Señor Jesucristo siempre Dios le
mostrara la hermosura de Su palabra por medio de Su espíritu Santo
ya que el habita corporalmente la plenitud de la Deidad. El estudio de
la palabra mediante la dirección nos mostrara una gran perspectiva, en
cuanto a la Plenitud de la Deidad, siempre encontraremos un amplio
concepto de lo que estoy escribiendo solamente en la Biblia y por ilu-
minación divina. Cuando nos damos al Señor nosotros conoceremos
más de la plenitud de la Deidad en nuestras vidas como nos dice Spur-
geon el estudio apropiado para el cristiano es la Deidad. Y así Pablo
mismo entendió el misterio Divino, encontramos en el texto que Pablo
escribe claramente a la iglesia de Colosas que en Cristo habita corpo-
35

ralmente la plenitud de la Deidad solo en Cristo disfrutamos la verda-


dera plenitud en su totalidad como escribí anteriormente. Observemos
el versículo “Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la
Deidad” como acabo de mencionar que en Cristo habita corporalmente
la plenitud de la deidad y de esa plenitud tomamos todos. Así como
somos El cuerpo representativo de Cristo aquí en la tierra y Él es la
cabeza. Todo creyente es miembro del cuerpo. Todo el que pertenece
en Él se purifica como Él es puro. Solo a luz de la palabra podemos en
tender la grandeza de este misterio. Dios nos dio el privilegio de ser
Sus hijos sellados por Espíritu Santo de la promesa (Efesios 1:13)
cuando un creyente se acerca ante el Trono de la Gracia solo obtendrá
gracia para su oportuno socorro. Como cuerpo de Cristo que somos,
tenemos el privilegio de gozar las riquezas inescrutables de Su bendita
Gracia. Todos somos llamados a tener una vida santa este es el propó-
sito especial de Dios para todo creyente (1Tesalonicenses 4:7) siempre
tenemos que tener un vida ejemplar para los creyentes, y para los de
afuera escribe Pablo, cuando obedecemos la palabra de Dios, hay una
paz increíble en nuestro corazón. La plenitud de la Deidad habita en
Jesucristo nuestro hermano mayor, así mismo la plenitud de todo cre-
yente que es el hecho de amarlo a El este es el primer mandamiento y
es el principal punto para conocer, disfrutar, experimentar de la pleni-
tud de Dios que está en Cristo Jesús Señor nuestro nuestra vida, se tor-
na santa cuando obedecemos a Dios y dependemos totalmente de Su
providencia y de Su amor cuidadoso.

Para Andar con Jesús no hay sendero mejor


Que guardar sus mandatos de amor,
Obedientes a él siempre habremos de ser
36

Y tendremos de Cristo el poder

Obedecer y confiar en Jesús,


Es la senda marcada
Para andar en la luz- Canticos del evangelio

Todas las cosas pertenecen a Dios y todo lo que nos pasa a nosotros
como sus hijos, sabemos que en Dios no hay despropósitos, somos sa-
cerdotes del nuevo pacto para anunciar las virtudes de aquel que nos
llamó de las tinieblas a su luz admirable. Cuando comenzamos a entre-
garnos por completo a Dios, siempre obtendremos tremendas bendi-
ciones, Él nos dice claramente que tomemos la cruz cada día y le siga-
mos. Un cristiano no se torna santo con una vida mediocre en la igle-
sia, o en las reuniones constantes, o en los ayunos prolongados, solo se
forma en una vida entregada a Él y nada implica más que una vida to-
talmente apartada para l completamente solo y solo para El para que
obtengamos la plenitud para nuestro andar diario. Mathew Henry es
cribe: De la plenitud que hay en Jesucristo hemos de sacar constante-
mente, por fe, gracia sobre gracia, gracia para todos los ejercicios y ac-
tividades piadosas, gracia para tener ayuda en tiempo de necesidad.
Siempre cuando experimentamos la verdadera plenitud de Dios, ob-
tendremos la gracia necesaria para vivir piadosamente en la tierra. La
completa plenitud de la Deidad tiene que obrar constantemente en
nuestras vidas, una vida entregada a Él solo somos bienaventurados
disfrutando lo que Cristo nos dio por Su sangre bendita. Si en el habita
la plenitud en mi tiene que obrar esa plenitud, en El habita en mi obra
somos uno con El nada cambia Él no tiene sombra de variación. Todo
creyente que no ha experimentado la plenitud de Dios, les invito a be-
37

ber del rio de la gracia divina. Cuando nacemos de nuevo, todo en


nuestro ser se renueva cada día, hoy en día hay tantos cristianos de-
sesperados por las mismas redes que han tendido en su camino por no
pedir la dirección providencial de Dios. Recuerda al peregrino de Juan
Bunyan cuando cayó en el gigante de la desesperación él se tendido
una red, cayó en un letargo espiritual y el gigante lo llevo cautivo hay
muchos cristianos que son llevados en este estado por no velar, y estar
atentos a la Palabra de Dios como nos dice Pedro (2Pedro 2:19) pero
recuerda amado como se libró el pobre peregrino abrió puertas con la
llave de la promesa. ¿Te encuentras en una Red? Puede ser la internet,
el dinero, el sexo, los deseos pecaminoso no te preocupes Cristo está
presto para librarte solamente aquellos que ha conocido la verdad se-
rán verdaderamente libres. Cuando alguien dice, soy cristiano y lleva
una vida desordenada atada a las pasiones del mundo pecaminoso,
creo que no ha conocido la verdad en cada átomo de Su plenitud.
Amado amigo escribo como Pablo no es que lo haya alcanzado ya, ni
que ya sea perfecto; sino que prosigo, por ver si logro asir aquello para
lo cual fui asido por Cristo Jesús. (Filipenses 3:12) empero estoy segu-
ro que es la voluntad de Dios que le conozcamos como Él es, y experi-
mentemos Su verdadera gracia y su perfecta plenitud. Jesús vino a dar-
nos más de lo que pensamos siempre que caminemos a la dirección de
la cruz nuestra vida se tornara fortalecida y llena de gozo por la gracia
de Dios. Cuando un cristiano camina en obediencia cargando la cruz en
sus espaldas, el diablo tiembla. Cuando un cristiano camina en direc-
ción contraria a la cruz, el diablo los hace temblar a él. Solo en el somos
perfectos si permanecemos en El. Un rico es mendigo si no tiene a Cris-
to en su corazón una alma que no conoce la luz verdadera está en ti-
nieblas, así los cristianos cuando no experimentan la plenitud de Dios
38

son llevados por la corriente del mundo y son sacudidos por las burlas
públicas. El que depende de Dios, siempre consultara a Dios en los
momentos de dificultad y de sufrimiento y ahí donde encuentra gracia
para el oportuno socorro.

¿Se está satisfaciendo el Señor Jesucristo de la plenitud en tu vida, o ca-


minas con orgullo espiritual delante de Él?-Oswald Chambers
39