Sei sulla pagina 1di 14

Apunte de Radiología Digital

Nicolás Darrouy Jiménez

Introducción

Los sistemas radiológicos de obtención de imágenes han tenido diversas


características y una consecuente evolución a lo largo del desarrollo de las
ciencias y la tecnología. Desde el nacimiento de sistemas de radiología analógica,
en la que destacaban la utilización de un chasis, películas radiográficas y el
proceso de revelado; hemos evolucionado a la radiología digital, con un sistema
de adquisición de imagen innovador y la necesidad de un ordenador para su
procesamiento. Si bien los sistemas convencionales han funcionado bien durante
un siglo, poseen diversas limitaciones. Las radiografías en placas fotográficas
requieren un tiempo de procesado que puede retardar la realización de un
examen. Esta imagen (película radiográfica) será catalogada, guardada y
transportada en forma física, es decir quiere un espacio y de una organización
junto al otro material radiográfico. Otra limitación es el ruido inherente de estas
imágenes que va en desmedro de la resolución de contraste. Finalmente ya
obtenida una imagen en placa radiográfica, puede hacerse muy poco por mejorar
su calidad de imagen y el volumen de información.
La Radiología digital se definirá como un método de obtención de imágenes
mediante la utilización de Rayos X que se traduce en formato digital, sin haber
pasado previamente por una película radiográfica. De esta forma, la Imagen
constituye un paquete de información que puede ser almacenado en un
ordenador, y por lo tanto, puede ser post procesada, se le pueden aplicar filtros
específicos y puede ser enviada en red a otro servidor.
Hace ya muchos años que se incorporaron en los servicios de
Imagenología tecnologías que obtienen imágenes puramente digitales. Es el caso
de la Tomografía computarizada (TC), la Ecografía y la Resonancia Magnética
(RM).
En la TC, mediante un haz muy colimado de Rayos X se barre a un
paciente en su zona a explorar. Esta señal es recogida por una matriz de
detección, y mediante un sistema conversor análogo digital es convertida en
números que se almacenan en un ordenador. Posteriormente estos datos a través
de diversos algoritmos de reconstrucción se convierten en imágenes digitales.
Entre medio de esta evolución de tecnologías emergió la Radiología
computarizada o radiología digital indirecta, como forma de digitalizar las
imágenes obtenidas por la radiología analógica. Este método, masificado en todos
los servicios imagenológicos del mundo en los años 80, se basó en sustituir en el
sistema de radiología convencional, el chasis con su película fotográfica, por un
chasis con una lamina fotoestimulante. El sistema se ha de completar mediante un
lector y procesador de este nuevo tipo de chasis.
La radiología digital, de esta manera, se puede separar en directa e
indirecta o computarizada. La radiología digital directa se puede dividir a su vez en
dispositivos de carga acoplada (tecnología utilizada en obtención de imágenes de
cámaras digitales) y en detectores de panel plano, también conocidos como Flat
Panel (FP) o Flat Panel Detector (FPD).
Las diferencias en el proceso de obtención de la imagen de los detectores
de panel plano respecto a otros sistemas tanto de radiología digital como de
radiología convencional, explican que estos detectores tengan una serie de
parámetros de rendimiento que los diferencia del resto de los sistemas. Además
estas diferencias se pueden aprovechar de tal forma que estos detectores se
pueden utilizar en distintas áreas de la radiología.
La evolución de los sistemas digitales no sólo se está aplicando en el
campo de la radiología general, sino que se ha incorporado a fluoroscopía,
mamografía, angiografía y equipos de radiografía portátil. El amplio rango
dinámico que presentan, la mejora en la calidad de imagen y la alta capacidad de
absorción que presentan sobre todo el panel plano de conversión indirecta,
conlleva a la reducción de dosis para los pacientes y para los POE (Profesionales
ocupacionalmente expuestos). Sin embargo estas revolucionarias mejorías para el
área de la Imagenología pueden comprometer su uso excesivo y aplicación
innecesaria.
No existe actualmente una nomenclatura estándar para referirse a los
métodos de obtención de imágenes radiográficas digitales. Se encontrarán en el
desarrollo de esta guía distintos conceptos que datan de su desarrollo evolutivo y
tecnológico, sin embargo se considerará como radiología digital, tanto a los
métodos en donde se utilice un haz en abanico de rayos x que sea interceptado
por una matriz de detectores, como por una pantalla fotodetectora o un dispositivo
transistorizado de captura directa.
A continuación se expondrán y detallarán los distintos sistemas radiológicos
de obtención de imágenes digitales, se discutirán sus características, ventajas y
limitaciones.
Radiología digital

1.-Antecedentes históricos
El nacimiento de la radiología digital tuvo necesariamente que ir de la mano
con un desarrollo tecnológico e informático de procesamiento de gran cantidad de
datos generados. A finales de la década de 1970, en conjunto con el nacimiento
del TC, se utilizó un haz estrecho de rayos x que incidía sobre una serie lineal de
detectores de radiación. Se le denominó radiografía de proyección escaneada o
de barrido (SPR) y constituyó a un sistema de adquisición similar al equipo TC, sin
embargo no presentó la rotación del sistema tubo-detector, ya que los detectores
se mantienen estacionarios para obtener una imagen digital. Este sistema fue
desarrollado principalmente para la realización de radiografías digitales de Tórax.
Un segundo acercamiento a la radiología digital fue el desarrollado por Fujii y ha
sido perfeccionado y comercializado por diversas compañías de equipos de
radiología. El CR fue introducido de forma comercial en 1981 como el primer
sistema masificado de obtención de imágenes digitales. Se basó en el reemplazo
de la película radiográfica por una pantalla fosforescente fotoestimulante como
receptor de imagen. Posteriormente, ya en los años 90, aparecieron los
dispositivos de captura directa transistorizados: de selenio, silicio y transistores de
película delgada (TFT).

2.-Características de la imagen digital


Antiguamente, en la radiología convencional, el camino a la obtención de
las imágenes se basaban en la exposición y procesamiento de las películas
radiográficas. Aquí los valores de resolución espacial y niveles de grises
constituían valores análogos; y el rango dinámico y latitud de las películas estaban
limitadas por la máxima densidad óptica que la película puede producir.
Actualmente, con el nacimiento de la radiología digital no se tienen estas
limitaciones.
Al igual que la imagen obtenida en radiología convencional, la imagen de
CR constituye una imagen latente. Es decir, la información que queda atrapada en
el receptor de imagen debe procesarse químicamente para obtener una imagen
visible. Por el contrario los revolucionarios sistemas digitales directos forman una
imagen inmediata sin tener que procesar los chasis en una reveladora o
digitalizadora. En todas las tecnologías de radiología digital que existen, la imagen
deberá ser procesada electrónicamente en un ordenador y se convierte en una
matriz de valores numéricos.
Esta matriz está formada por filas y columnas cuya unidad fundamental es
el “pixel” (picture element = elemento de imagen). Cada pixel almacena un número
binario en un rango de bits que corresponden a diversos niveles de grises. De esta
manera, la cantidad de niveles de grises que forma la imagen se establece
mediante el rango de bits y se puede expresar en la siguiente formula:
b
2
b: Bits de la imagen
Por ejemplo: En una imagen con 8 bits, cada Pixel podrá tomar el valor de 28
niveles de grises, es decir podrá tomar valores de 0 a 255; Para una imagen con
16 bits, cada Pixel podrá tomar valores entre 0 y 65535.

En la imagen de radiología digital, los pixel de la matriz tomarán distintos


valores de brillo de acuerdo a la zona a radiografiar. En una imagen digital el
contraste de imagen estará determinado por la diferencia en los valores de pixel
en distintas áreas de la imagen.
En el TC, el valor numérico de cada pixel constituirá un número TC o
unidad Hounsfiels, que es representativo de un tejido. De igual forma en RM, o
ultrasonido el valor numérico del pixel guarda relación con la composición del
tejido a estudiar.

i.-La resolución espacial


En la imagen digital la resolución espacial dependerá del FOV (Field of view
– Campo de visión) y del tamaño del Pixel. Para un mismo campo de visión la
resolución espacial será mayor en una matriz más grande de pixel. Esta regla es
aplicable a otros sistemas digitales como TC, RM y ecografía digital.

Resolución espacial = FOV/matriz

ii.-El rango dinámico


Las respuesta de las películas en radiología deben ser lineales. Al incidir los
rayos x en el receptor de imagen, se espera que mientras mayor sea la cantidad
de fotones, se genere en la imagen una mayor densidad óptica. Es decir, el rango
dinámico corresponderá al intervalo de exposición o dosis en que se produce una
señal de respuesta que posee utilidad diagnóstica. Las películas radiográficas
poseen un rango dinámico estrecho, lo que significa que se comporte linealmente
en un rango muy corto de fotones. En la Figura 1 se muestra el comportamiento
del rango dinámico de los detectores planos versus el del sistema pantalla
película. Los detectores planos poseen un rango de dosis lineal y mucho más
amplio. Además la saturación de los detectores planos es aproximadamente a los
80 μGy, mientras que el sistema pantalla película se satura a valores mucho
menores. Esto representa una gran ventaja del detector plano sobre el método
convencional, ya que disminuye el riesgo de sobre-exposición o subexposición.
Esta característica reduce la necesidad de nuevas tomas radiográficas, aunque
presenta el riesgo de ofrecer una mayor dosis para los pacientes. El amplio rango
dinámico ha permitido utilizar estos detectores para fluoroscopía o angiografía,
donde los valores de dosis son muy variados.
Figura 1

Una radiografía con utilidad diagnóstica espera una diferenciación de tejidos


con distintas densidades (gm/cm3). Esta diferenciación dependerá de la cantidad
de fotones incidentes y del coeficiente de absorción de los tejidos, función de la
densidad y energía de los fotones. El Tecnólogo médico será el operador que
seleccione los factores técnicos del procedimiento radiográfico. Cuando se
selecciona la energía de los fotones a través del kV, estamos escogiendo la
penetrabilidad de los rayos x con el fin de diferenciar los tejidos correctamente.
Los tejidos de una misma zona anatómica en distintos pacientes no deberían
cambiar, por lo que la energía escogida entre un paciente y otro no debería sufrir
alteración. Cuando se selecciona la cantidad de fotones a través del mA, se esta
escogiendo un número de fotones que sea adecuado para irradiar un espesor y
densidad específico. En pacientes distintos se pueden presentar diferencias en los
espesores para una misma región anatómica. Un espesor mayor significará un
volumen de tejido que se regulará con una gran cantidad de fotones incidentes.
Esto en la imagen se reflejará como una mayor intensidad en la escala de grises
(película radiográfica) o en una mayor magnitud de las señales eléctricas (RC). El
número de fotones debe respetar el rango dinámico del receptor de imagen. Es
decir, los tonos de grises (mA) deben estar en la zona lineal de la película para
obtener una densidad óptica fiel a la densidad de los tejidos.

iii.- Función de transferencia de modulación (MTF)


La MTF describe el contraste producido por un sistema de imágenes en
términos de la frecuencia espacial (medida como pares de líneas/mm), por lo que
la podemos considerar una medida de la resolución espacial. Tendremos mayor
resolución si a frecuencias espaciales altas encontramos contrastes altos (Figura
2).
Figura 2 Figura 3

Esto permite representar detalles finos de un objeto en la imagen, como


estructuras de pequeño tamaño o bordes nítidos. La siguiente transformada de
Fourier relaciona la frecuencia espacial con el tamaño de apertura del pixel

Tendremos el valor de 1 como el valor máximo.

El detector de conversión indirecta (CsI) muestra una buena MTF sobre


todo a frecuencias espaciales altas, sin embargo se encuentra por debajo del
detector de conversión directa debido a la difusión lateral. Los detectores de
conversión directa (a-Se) presentan un MTF mayor debido a la presencia de un
campo eléctrico que obliga a la carga generada a ser recogida por el píxel
correspondiente (Figura 3). Otro parámetro importante de un sistema de imagen
digital que limita su resolución está dado por la frecuencia de Nyquist, que se
define como 1/2d, donde d es la distancia entre dos píxeles vecinos. Representa la
frecuencia límite inferior en el que las diferentes señales que representen
estructuras espaciales pueden ser detectados como distintas, señales más
estrechas causan efecto aliasing (es el efecto en que señales distintas pero
cercanas se tornen indistinguibles), además estas señales sólo consiguen aportar
ruido.

iii.- Eficiencia de detección cuántica (DQE)


Se refiere a la eficiencia de un detector para convertir la señal de rayos X
en su ventana de entrada en una señal de imagen útil. Es una función que
relaciona los parámetros de resolución espacial, contraste y ruido. Por definición,
la DQE compara la SNR (relación señal/ruido) en la salida con la SNR de la
entrada (flujo de rayos X en la ventana de entrada) en función de la frecuencia
espacial f, donde tendremos como valor máximo o ideal 1:
Figura 4

El CsI presenta el valor más alto de DQE (Figura 4) debido principalmente


al alto grado de absorción que presenta su centellador, lo que lo hace muy apto
para la utilización en fluoroscopía. De hecho el DQE del detector de CsI se
acentúa a valores más altos como 70 o 120 kVp, por lo que se le suele utilizar en
radiografía general. Sin embargo para kVp bajos (cercanos a los utilizados en
mamografía) el detector a-Se presenta mayor absorción por lo que es ideal para la
utilización en mamografía.

iv.- Retardo de la imagen


Este fenómeno resulta de la liberación de carga después de la terminación
de la exposición de rayos X. La carga que queda atrapada en la trampa
electrónica se libera lentamente una vez terminada la exposición. Los intervalos de
tiempo aceptables como buenos son un residuo de carga de 0,3% como ocurre
con los detectores de CsI, no así con el 6% de carga para los detectores de a-Se.
Por lo tanto, los valores más bajos de retraso se alcanzan con los detectores
planos de conversión indirecta lo que permite utilizarlos en estudios dinámicos.
3.- Tipos de radiología digital

Como se mencionó anteriormente la radiología digital se puede clasificar en


sistemas indirectos y directos. En el siguiente mapa conceptual se presenta la
clasificación más aceptada de la radiología digital

Dispositivos de
carga acoplada Sistema de
Radiología
conversión
digital directa Detectores de directa
Radiología panel plano
(Flat Panel) Sistema de
Digital conversión
Radiología indirecta
Radiología
digital
computarizada
indirecta

a.- Radiografía de proyección escaneada (SPR)


Se considera el primer acercamiento a la radiología digital. Se desarrolló
como un complemento del TC realizado por GE (General electric medical
systems). Se basaba en el mismo tubo de TC enlazado a un ordenador que
procese la imagen digital. El haz de rayos x se configura en abanico gracias a
colimadores que lo confinan desde 0,5 a 10mm, en un arco de 30-45°. Los
colimadores que posee la SPR serán de dos tipos: los precolimadores, que dan
forma al haz y disminuyen la radiación dispersa; y los postcolimadores reducen la
radiación difusa y mejoran el contraste de la imagen. Posterior a los
postcolimadores los rayos x inciden sobre una línea de detectores. Estos
detectores corresponderán a cristales de centelleo entre los que destacan el
Tungstato de cadmio (CdWO4), Germanato de Bismuto (BGO), Yoduro de Cesio
(CsI) y Yoduro de Sodio (NaI). Cada cristal de centelleo tendrá unido un
fotodiodo, que corresponde a un material semiconductor, generalmente de silicio o
germanio. Cada detector recibe la radiación atenuada por las diversas estructuras
del objeto a radiografiar. Se desarrollará un perfil de atenuación por parte de la
respuesta de los detectores. Tal como todos los sistemas de radiología digital una
desventaja de la SPR es la baja resolución espacial que se obtiene al compararla
con la radiología convencional. Mientras que la radiología convencional puede
visualizar objetos de 100μm, el sistema SPR no puede mejorar los 500μm. Otra
limitación de este sistema es el gran tiempo de adquisición, que al ser de
segundos puede producir borrosidad cinética en las imágenes producidas.
Radiología digital indirecta

Se le llama Radiología digital indirecta al sistema de radiología


computarizada que tuvo un uso masificado por 20 años con excelentes resultados.
En este sistema no obtendremos una imagen digital de forma inmediata, si no que
será necesario un proceso de revelado intermedio. Es decir, irradiaremos el
receptor de imagen dando lugar a una imagen latente, que al pasar posteriormente
por una reveladora específica para sistemas CR, podrá ser digitalizada en un
ordenador.

b.-La Radiología Computarizada(CR)


En este sistema la imagen digital se obtendrá al ser irradiada una pantalla
fosforescente fotoestimulante transistorizada de forma rectangular. Tanto el
sistema convencional como el de radiología computarizada utilizarán una placa
fosforada (PP) para capturar los fotones de alta energía (kV) que emergen del
paciente (imagen latente) y se transformarán en fotones luminosos (baja energía).
En el sistema pantalla película, los fotones luminosos son registrados en película
fotográfica para su visualización. En el sistema CR, el ingrediente activo del
receptor de imagen es fluorohaluro de bario activado con europio, que adquiere
energía al ser irradiado por rayos x y genera la imagen latente. La imagen latente
consiste en electrones almacenados en estados de valencia de alta energía. Es
claro que un fiel registro de la imagen latente requiere que los dispositivos
utilizados respondan linealmente al número de fotones que emergen del paciente:
pocos fotones kV = pocos fotones luminosos y muchos fotones kV = muchos
fotones luminosos. Esta linealidad se traduce, visualmente, en: pocos fotones
luminosos = bajo ennegrecimiento y muchos fotones luminosos = alto
ennegrecimiento. Sólo ello permitirá discriminar diferentes densidades en tejidos
del paciente. En el sistema de radiografía folio película, la pantalla fotográfica se
comporta linealmente solo en un rango muy corto de números de fotones. A
diferencia el sistema CR posee un rango dinámico más amplio, presentando una
respuesta lineal de la densidad óptica ante la variación en los fotones
seleccionados en el disparo de rayos x. Esta respuesta limitada del sistema
convencional la hace más operador dependiente, ya que va a depender de que la
técnica escogida esté en un rango para que la respuesta sea de una calidad de
imagen diagnóstica. Y de esta manera, al tener selecciones de técnicas mayores o
menores al rango, la información densitométrica sobre las placas dará como
resultado sobreexposición o subexposición, respectivamente. Por el contrario el
receptor de imagen CR tendrá un margen mayor ante la selección de los fotones a
irradiar, favoreciendo imágenes digitales con calidad diagnóstica.
La imagen latente se pondrá de manifiesto al introducir el chasis irradiado
por una reveladora (digitalizadora). En este la pantalla fosforescente será
expuesta por un pequeño laser de alta intensidad. El rayo laser produce que los
electrones capturados en estados energéticos altos retornen a la banda de
valencia con emisión de luz ultravioleta. Este proceso se llama fosforescencia
fotoestimulada (luminiscencia estimulada). Posteriormente la luz ultravioleta
emitida será captada por un tubo fotomultiplicador ultrasensible. La señal
electrónica es digitalizada y guardada, generando la imagen digital.
La resolución espacial generada por sistemas CR será inferior a los
obtenidos por el sistema convencional, sin embargo las herramientas de
postprocesado permiten una mejoría en la resolución de contraste en los sistemas
CR. Para muchos exámenes las dosis de radiación son considerablemente
menores en el sistema CR en comparación con el sistema convencional.

Radiología digital directa

La obtención de una imagen a través de detectores de paneles planos, es


un proceso completamente digital. Las etapas existentes entre la interacción de la
radiación con el detector y la obtención de la imagen digital, se llevan a cabo
dentro del detector en cuestión de segundos, sin ningún paso intermedio de
revelado o lectura de láser externo. Podemos encontrar dos sistema de detección
basados en detectores de panel plano, cuyos principios físicos involucrados en la
obtención de la imagen digital son diferentes y se basan en sus diferencias
respecto a la estructura y propiedades del detector. Los dos sistemas de captura
directa están basados en TFT (Thin film transistor = transistor de pantalla delgada)
dispuestos como una serie de matrices activas.

c.- Dispositivos de Carga acoplada


Corresponden a chips de silicio fotosensibles. Cuando el silicio se ilumina
se genera carga eléctrica, que posteriormente se muestrea pixel a pixel, y se
manipula para producir una imagen digital. Desde su aparición han reemplazado a
los tubo de cámara de televisión de la fluoroscopía. Sus primeras aplicaciones
fueron en procedimientos intervencionistas, marcando el desarrollo en la
monitorización médica y en mamografía. Dado su tamaño y su recuento de pixel,
pueden producir mejor resolución espacial que otros sistemas digitales.

d.- Sistema basado en detectores de silicio amorfo o de conversión indirecta


Son aquellos constituidos por una lámina fluorescente de yoduro de cesio
(CsI), cristal centellador que luego de su interacción con fotones de rayos X
provenientes del disparo radiográfico, los absorbe y si la energía del fotón es lo
suficientemente alta, la molécula pierde uno de sus electrones por el fenómeno de
fotoabsorción. Los electrones eyectados crean un gran número de pares electrón-
hueco que a su vez se van recombinando para producir fotones en el rango del
verde del espectro de luz visible. De esta manera, el centellador transforma la
energía absorbida en dicha interacción en múltiples fotones de luz visible por cada
fotón de rayos X que interacciona con él.
Tras el centellador se ubica una matriz activa de silicio amorfo
fotoconductor, cuyos elementos son sensibles a los fotones de luz visible. La
matriz activa es el componente central de los detectores planos y corresponde a
una disposición de filas y columnas, en que cada celda representa un píxel, el cual
está formado por un fotodiodo y un transistor de película fina o TFT. La tarea de
esta matriz es transformar la luz que recibe de la lámina de CsI en cargas
eléctricas mediante un fotodiodo de silicio amorfo, el cual es golpeado por la luz
generada.
La carga se va almacenando en el mismo fotodiodo que actúa como un
capacitor y la lectura de la carga almacenada en cada píxel de la matriz se inicia
inmediatamente después que el equipo corta el haz de rayos X. La electrónica que
controla la transferencia de carga desde el píxel es un transistor que actúa de
interruptor. La carga de cada pixel es leída por un contador electrónico de bajo
ruido, que además amplifica la señal. El chip de lectura también sirve para la
función de un multiplexor que envía las señales a un conversor análogo-digital
(ADC), que digitaliza las señales eléctricas mediante la generación de una
secuencia de datos numéricos que son proporcionales a la cantidad de radiación
incidente. Los datos digitales son recibidos por un ordenador que almacena el
fichero de datos en la forma de una imagen digital, ya que cada número será el
nivel de gris que se le asigna al píxel. El píxel que se lee cada vez es el de la
intersección de la fila y la columna que se ha activado.
El cristal centellador requiere de dos características importantes para
conseguir un mayor rendimiento de detección de los fotones de rayos X. Por un
lado, necesita un alto número atómico que le permita una buena absorción de
rayos X. Es así como el cesio tiene un Z=55 y el iodo un Z=53. Por otra parte,
deben tener un espesor que mantenga el equilibrio entre rendimiento de detección
y resolución espacial. Mientras mayor sea el espesor del centellador, tendremos
un mayor rendimiento de detección debido al aumento de la superficie de
interacción. Sin embargo se generará una menor resolución espacial porque si el
punto de interacción con los rayos X está lejano a la superficie de salida del
centellador, los fotones de luz pueden llegar a un mayor número de píxeles de la
matriz activa. Para corregir este defecto algunos fabricantes han optado por
introducir agujas de CsI como centellador, que se comportan como guías de luz
que aseguran que la luz alcance el fotodiodo con un bajo grado de dispersión.
El paso intermedio de conversión de fotones de rayos X en fotones de luz, supone
una desventaja de este sistema, ya que los fotones de luz pueden dar lugar al
fenómeno de difusión lateral que limita la resolución espacial del detector.

e.- Sistema basado en detectores de selenio amorfo o de conversión directa:


Se considera que estos paneles son la forma más directa de captura digital
de imagen, ya que están constituidos por un panel de selenio amorfo que al
detectar los fotones de rayos X producto del disparo radiográfico, los convierten
directamente en una carga eléctrica, que luego será convertida en un número en
el proceso de descarga mediante la matriz activa. En este caso, cada píxel está
compuesto por un electrodo y un TFT.
Este panel luego de absorber la energía de los rayos X, genera un electrón
de alta energía que da lugar a la aparición de miles de pares electrón-hueco por
cada rayo X absorbido. Entre la parte anterior y posterior del panel de selenio se
establece un campo eléctrico lo suficientemente intenso como para que estas
cargas generadas se vayan almacenando en el capacitor de cada píxel, hasta que
comienza el proceso de lectura al finalizar el disparo de rayos X. Las cargas
migran y se almacenan gracias a la atracción que experimentan con los
electrodos. El electrodo posterior del panel corresponde a un electrodo recolector
de cargas y se acopla a los TFT.
De igual forma que en el detector de silicio, la lectura de cada carga se
consigue mediante el direccionamiento que les proporcionan a las cargas los TFT
una vez que se encienden, y midiendo la señal respectiva mediante una
electrónica periférica representada por un contador electrónico de bajo ruido. Las
señales amplificadas son secuencialmente convertidas en señales digitales a
través uno o más ACD’s, por medio de la generación de datos numéricos
proporcionales a la cantidad de radiación incidente, los cuales son recibidos por un
ordenador que almacena el fichero de datos como una imagen digital, ya que de
igual forma cada número será el nivel de gris o de densidad que se le asigna al
píxel.
Un convertidor directo debe tener las siguientes características para actuar
como tal: una alta absorción de rayos X, generar un gran número de pares
electrón-hueco por absorción de rayos X y una gran eficiencia de recaudación de
los portadores de carga. Sin embargo el selenio tiene un Z=34, que no es muy alto
y para contrarrestar esto se usa un espesor mayor, ya que a mayor espesor del
detector mayor rendimiento de interacción. En este caso el mayor espesor del
detector no disminuye la resolución espacial ya que el campo eléctrico presente en
el panel dirige las cargas en forma perpendicular desde su origen por la
interacción con los rayos X, hasta la matriz activa, impidiendo así la dispersión en
otras direcciones. En este caso la ausencia del paso intermedio de conversión a
fotones de luz, evita que exista la difusión lateral, además el campo eléctrico
encargado de recoger la carga garantiza que dichas cargas no se difundan
lateralmente, lo que contribuye a la nitidez de la imagen y a un aumento de la
resolución espacial.

4.- Comparación de Sistemas radiológicos

La radiología digital nació como un técnica capaz de reemplazar a la


adquisición de imágenes basada en películas. Si bien la radiología analógica se
posicionó a lo largo de 10 décadas como un sistema fiable que permite obtener
imágenes diagnósticas de gran calidad; la radiología digital se ha mostrado como
su evolución en técnicas de imágenes, a través de diversos beneficios:

Ventajas de la radiología digital:


- Imágenes en formato digital. Facilita la distribución y el almacenamiento.
- Rápida obtención de imágenes.
- Evita repeticiones de proyecciones por errores humanos en factores
técnicos.
- Mayores valores de DQE
- Mayor eficiencia y producción de un centro imagenológico

Sin embargo, existen desventajas y limitaciones que es importante considerar:

Desventajas de la radiología digital:


- Menor resolución espacial
- Mayor costo monetario
Si comparamos los sistemas digitales directos vs los indirectos (CR),
encontraremos que los dispositivos directos poseen mayor rapidez en la obtención
de la imagen, generando mayor facilidad en el logro de proyecciones
radiográficas, mayor productividad y aplicabilidad en altos flujos de pacientes. Sin
embargo, el sistema indirecto permite una adaptabilidad mayor si consideramos
que un servicio imagenológico cuente con el sistema convencional; ya que
podremos conservar el mismo tubo de rayos x y la infraestructura base, haciéndo
más favorable el cambio de sistema en términos monetarios.
Al comparar los sistemas de flat panel con los dispositivos de carga acoplada
(CCD), veremos una mayor resolución espacial en los CCD, debido a que actúan
como condensadores que evitan que se escapen cargas entre los elementos de
detección. Los sistemas CCD tienen aplicabilidad solo en la radiología dental y
biopsias mamarias, es decir a zonas anatómicas de tamaño reducido. A diferencia
los sistemas flat panel tiene aplicabilidad en todo tipo de estudios anatómicos de
diversos tamaños.
Si comparamos los sistemas digitales flat panel, encontramos que el sistema
de conversión directa no posee la interfase: fase luminosa-carga eléctrica; por lo
que genera una mayor calidad de imagen. La difusión lateral producida por la
interfase descrita, genera en el sistema de conversión indirecta una menor
resolución espacial y nitidez en las imágenes. Sin embargo, el sistema directo
poseerá un grado de remanencia dado por cargas residuales posterior a su
lectura. La eficiencia de detección de rayos x será mayor en el sistema indirecto,
además de su aplicabilidad en estudios dinámicos dados por un menor tiempo de
regeneración o tiempo muerto.
Bibliografía

- “Manual de radiología para técnicos” Stewart C. Bushong (Octava edición)


- “Gestión de la dosis al pacientes en radiología digital”.ICRP(Publicación 93)
- “Flat detectors and their clinical applications”. Martin Spahn. 2005
- “Técnica radiográfica en radiología computada”. MSc. Mauricio Vergara E,
TMs. Gladys Sepúlveda R, Daniela Vega T. 2006.