Sei sulla pagina 1di 4

SIERRA DE COLLSACABRA

BARCELONA

EL ABISMO DE LA CORBERA

E

L PAISAJE DEL COLLSACABRA es un mosaico de riscos,

atalayas, bosques, saltos de agua, rincones inhóspitos e historia latente. Adentrarse en estos

lares nunca deja indiferente, aunque lo visites muchas veces. Justo en su corazón encontramos los riscos de La Corbera, un sinfín de rocas que conforman un paisaje cautivador. Un abismo que engancha.

La ruta que os proponemos se adentra en una de las zonas más remotas de todo el Espacio Na- tural Protegido de Collsacabra, aún y encontrándose muy cerca de Ta- vertet, el famoso pueblecito de postal. El Collsacabra es un macizo de relieve tabular y lleno de risca- les, que pertenece a la Serralada Transveral y que enlaza el Prepiri- neo oriental con la Serralada Preli- toral. La excursión que sugerimos en estas páginas es corta a la par que preciosa, dominada por los abismos, el pantano de Sau y el Montseny como magnífico telón de fondo.

ITINERARIO. Iniciamos la caminata en la carretera que une Santa Maria de Corcó con el precioso pueblecito de Tavertet. Dejamos el vehículo

36 ENERO 2019

TEXTO Y FOTOS: BEGO MASDEFIOL

en un pequeño apartadero que hay en el kilómetro seis y medio, y echa- mos a andar por la carretera en di- rección a Tavertet. El paso por el asfalto será breve: en unos trescien- tos metros justo allí donde arranca una pista a mano derecha, al otro lado de la carretera se intuye, un poco desdibujado en su inicio, el sendero que tenemos que seguir. El camino se eleva rápidamente hacia las Roques de La Corbera, dónde encontramos un espléndido mirador sobre el pantano de Sau y el Montseny. Subimos un poco más y tomamos el desvío hacia la Balma de la Visera, un abrigo de unos cua- renta metros de anchura interrum- pido por grandes bloques de piedra. Volvemos al camino y seguimos subiendo por un bosque de encinas denso y sombrío. Después de un

repecho bastante considerable por un camino poco evidente llegamos a lo alto de las Roques de Corbera. En el llano rocoso hemos de diri- girnos hacia la derecha para en- contrar el primer regalo del día. Desde esta atalaya perfecta el be- llísimo paisaje se extiende a nues- tros pies. Es un lugar mágico, aun- que no apto para los que sufran vértigo. Desde aquí parece posible ponerse a volar… Después de las inevitables foto- grafías volvemos sobre nuestros pa- sos para seguir por el sendero bien marcado en el terreno y señalado de trecho en trecho con algunos hitos. Un poco más adelante, des- pués de atravesar un tramo de bos- que, llegamos al Pla de la Fossa. Aquí debemos tomar un sendero menos evidente que empieza a ba-

jar suavemente. En pocos minutos llegamos al Castell de la Fossa, una sorprendente cueva colgada en me- dio del risco. En la parte más ancha se mantienen los restos de un muro

La vista desde las Roques de La Corbera es impresionante, con el Montseny al fondo. Un consejo: no os asoméis demasiado. Es peligroso.

ENERO 2019

37

FICHA PRÁCTICA

SIERRA DE COLLSACABRA. BARCELONA

SITUACIÓN: comarca de Osona. PARTIDA Y LLEGADA: km 6,5 de la carretera BV-5207 (Santa Maria de Corcó –

Tavertet). A 111 km de Bar- celona y a 94 de Girona. DIFICULTAD: media. Algo expuesto en su inicio. DISTANCIA: alrededor de 8 km.

DESNIVEL ACUMULADO:

350 m. TIEMPO: de 3 a 4 h. CARTOGRAFÍA: Collsaca-

bra. Vall de Sau 1:25.000, Editorial Alpina.

TRACKS:

https://desni.in/ntqbw OBSERVACIONES: excur-

sión poco aconsejable para personas con vértigo

o miedo a las alturas.

INFORMACIÓN TURÍSTICA:

Punto de información de Tavertet (Horario: fines de semana y festivos de 10 h

a 14 h). Tel. 938 565 079 www.tavertet.cat. Web de turismo de Osona:

www.osonaturisme.cat

38 ENERO 2019

La ruta propuesta es bastante inhóspita y exige prudencia y esfuerzo. Debajo, la vista desde el Castell de la Fossa.

con dos aspilleras, que evidencian la función defensiva que dicha construcción debió de tener, El pai- saje que se abre a nuestros pies es cautivador. Sin duda, la mejor vista de la zona. Regresamos al camino y segui- mos por una pista ancha que se di- rige al norte. En la siguiente desvia- ción tomaremos el camino de la de- recha por el que llegaremos al puen- te de Baumadestral, un viejo puente de piedra bastante modificado. Se- guimos por la pista hasta la masía de la Serra, una esplendida casa so- lariega del siglo XVIII con buenas vistas sobre el entorno. La masía, formada por diferentes edificios que forman un pequeño barrio, está in- cluida en el Inventario del Patrimo- nio Arquitectónico de Catalunya. Desde la Serra tomamos la pista

que baja hacia el sur. Un par de cur- vas y la abandonamos en favor del sendero que baja abruptamente del Cingle dels Crous por el interior de un bonito encinar. Ya en el llano

pasamos al lado de la casa del Crous, construida sobre una gran roca, y seguimos hasta el siguiente desvío de pistas. Aquí tomamos la

que baja hacia la carretera, no sin antes pararnos a deleitarnos con las Roques del Miolar, dos impo- nentes moles asentadas una contra otra. Entre ambas se abre un estre- cho paso que hará las delicias de los más pequeños. Después de pasar por delante de la preciosa casa de La Corbera, edi- ficada al lado de una gran roca, des- embocamos en la carretera. Sólo hay que seguirla para llegar al pun- to de partida. La ruta que os hemos propuesto no es demasiado larga, así que deja tiempo suficiente para acercarse a Tavertet y adentrarse en sus calle- juelas mientras nos enamoramos con sus espléndidas vistas. Decla- rado Bien de Interés Cultural, Ta- vertet ofrece parajes espectaculares. Este pueblecito perdido entre mon- tañas fue morada del pensador Rai-

mon Panikkar en los últimos años de su vida. La peculiar orografía de Tavertet, con grandes riscos y cuevas, han hecho de la población un hábitat perfecto desde tiempos prehistó- ricos. Así lo demuestran los restos arqueológicos, con tumbas antro- pomórficas y cerámica neolítica, así como algun dolmen y restos de po- blaciones antiguas. De su patrimonio arquitectóni- co destaca la Iglesia de Sant Cris- tòfol, ya documentada en el 1070 y que conserva una antigua ima- gen gótica de alabastro de Santa Maria, de inicios del siglo XV. Os recomendamos conocerla y, sin prisa, perderos por el pueblo, ad- mirando sus bellas casas tradicio- nales, los muros de piedra y sus trabajados dinteles. Un lujo, sin duda.

«EL COLLSACABRA ES UN MACIZO DE RELIEVE TABULAR Y LLENO DE RISCALES. ADENTRARSE EN ÉL NUNCA DEJA INDIFERENTE.

ENERO 2019

39