Sei sulla pagina 1di 60

CON SUBIDA A DOS TRESMILES

RUTAS DE ESQUÍ

DOS DÍAS POR

LA ALTA RUTA MULLERES – SALENQUES

Recomendable ruta de dos jornadas que une Cataluña con Aragón por unos valles conocidos aunque no demasiado frecuentados sobre las tablas, con ascensión de un tresmil cada día: el Mulleres y el Pico Russell. El autor, gran conocedor del Pirineo, nos ofrece además distintas opciones para poder escoger en función de las condiciones y de nuestro nivel.

Texto por: Jorge GARCÍA-DIHINX VILLANOVA

E sta Alta Ruta une Cataluña con Aragón en un potente y vistoso fin de semana en el que podremos hacer un

tresmil cada día. Sale el primer día de la boca sur del túnel de Vielha y sube al pico Mulleres (3.013 m) por el valle de Mulleres para luego bajar hacia Benasque, bien por el tubo y valle de la Escaleta o bien por el valle de Barrancs. El segun- do día vuelve por el collado de Sa- lenques y, para los que quieran otra larga jornada, permite subir al pico

Russell, antes de volver por el largo valle de Salenques, aunque su tra- mo final no es esquiable. El refugio guardado de La Renclusa nos per- mitirá ir ligeros de equipaje y disfru- tar de este espectacular viaje entre Aragón y Cataluña.

DÍA 1:

Boca Sur Túnel Vielha Pico Mulleres Valle de Barrancs Renclusa Dejaremos el coche en el Parking del Espitau de Vielha (1.630 m). Vi-

FOTOS: JORGE GARCÍA-DIHINX

niendo en coche desde Aragón hay que coger la salida a la derecha. Si nos despistamos nos meteremos en el túnel. Desde el aparcamiento cogeremos una pista que descien- de al NW al amplio llano de la Pleta de Mulleres y continúa al oeste, por la margen izquierda del río (dere- cha subiendo). Luego entraremos en un bosque poco frondoso don- de el terreno comienza a coger pendiente y donde la pista se trans- forma en senda, tomando el desvío a la izquierda (SW). La senda cruza un par de riachuelos por pequeños puentes de madera. Saldremos a un plano superior, Plan de la Rasa, a 1.720 m, y en terreno despejado nos dejaremos caer al fondo del amplio valle, por el que seguiremos subiendo hacia el W por pendiente suave hasta entrar en el circo de la Pleta Nova (1.960 m), que parece no tener salida. Con las murallas del circo delante de nosotros, y tras rodear por la izquierda la cascada, tene- mos dos opciones, ninguna de ellas fácil.

A la izquierda, trazando la larga diagonal al sol hacia el coll de Mulleres durante la primera jornada. Arriba, al comienzo de la ruta, pasando por la Pleta de Mullere; y abajo, vista aérea del itinerario desde la boca sur del túnel de Vielha hasta el pico Mulleres.

MULLERES

REFUGIO

MULLERES

PLETA

NOVA

PLAN DE

LA RASA

PLETA DE

MULLERES

RUTAS DE ESQUÍ

P. Catalán y Aragonés

MULLERES

COLLADO DE

MULLERES

REFUGIO

MULLERES

OPCIÓN A

OPCIÓN B

PLETA

NOVA

MULLERES

COLL DE

MULLERES

COLL

BARRANCS

D’ALFRED

COLL DE LOS ARANESES

DÍA 1

VALLE DE LA ESCALETA

PLAN

D’AIGUALLUT

DÍA 1

COLLADO DE

SALENQUES

DÍA 2

En la foto de arriba aparecen marcadas las dos opciones de rutas al Mulleres y en la de abajo se marca el itinerario del final de la primera jornada y el principio de la segunda. Página derecha, de arriba a abajo: esquiando desde el Mulleres hacia el llano del Ibón Alto de l’Escaleta; el refugio de Mulleres (al fondo se puede ver la pala que hay que superar desde este refugio) y esquiando el Tubo SW de Barrancs.

Opción A: La que nosotros recomendamos. Ceñiremos a la derecha (N) para elevarnos en diagonal hacia la soleada muralla de roca y trazar luego una amplia diagonal hacia la izquierda. Se trata de un largo flanqueo bajo unas laderas orientadas al sol de mañana (SE) y que pronto cogen temperatura, por lo que conviene madrugar y trazar el flanqueo relativamente temprano (tras fuertes nevadas, dejar al menos un día completo de sol para que la montaña purgue dichas laderas) especialmente en días de calor (evitar si no ha habido rehielo previo por noche nublada). El largo flanqueo es más impresionante

DÍA 2

DÍA 1

COLLADO DE

LA RENCLUSA

ANETO

RTEFUGIO

RENCLUSA

que difícil. Lo trazaremos yendo rápidos, sin ganar altura para poder avanzar con rapidez. Lo haremos guardando la distancia de seguridad entre esquiadores y mirando hacia arriba para ver las ensaimadas o coladas nos puedan caer de la derecha. La diagonal nos llevará finalmente al llano previo al promontorio donde está emplazado el Refugio de Mulleres (2.360 m). Esta opción es la elegida por el autor francés Marc Breuil (La Travesía de los Pirineos con esquís, Ed. Desnivel 2005).

Opción B: Desde el llano de la Pleta Nova otros autores (como, entre otros, Enric Faura y Jordi

Longas en Pirineos en esquís y

Oriol Guasch en Esquí de montaña en el Pirineo Catalán) prefieren irse

a la izquierda (S) y remontar unas

laderas empinadas orientadas al NE que nos dejarán en el llano de los Lagos de Mulleres. En invierno esta opción nos gusta menos pues ataca una rampa NE, umbría, con convexidad y gran inclinación, de 35-40º. Esa rampa puede guardar placas de viento gran parte del año. La inclinación fuerte y la orientación umbría de este breve tramo son una combinación peligrosa a la hora de desencadenar aludes de placa. Quizás será una mejor opción avanzada la primavera, cuando

esta ladera norte esté estabilizada

y la opción A (por la ladera al sol)

tenga más posibilidades de recibir purgas de coladas. Desde el refugio saldremos a la derecha, al norte, para remontar una rampa más sostenida que nos elevará a un lomo o zona más sua- ve, a unos 2.500 m, donde girare- mos a la izquierda (W) para trazar la suave y larga diagonal hacia el visible coll de Mulleres, situado al fondo, a la derecha (N) del Pico de Mulleres. Esta travesía suave al oeste os hará sudar en días de sol (llevar ropa clara y abundante agua). La pendiente, suave en todo momento, finalmente se empina en la parte final para subir al Coll de Mulleres (2.939 m), que suele obligar a descalzar esquís en los metros finales. Desde allí, ya en la vertiente del Ésera, giraremos a la izquierda (S) para recorrer los últi- mos metros a la cima del Mulleres (3.013 m), suaves, pero a menudo con mucha roca aflorando.

Continuación a la Renclusa:

Desde el Mulleres habitualmente se desciende al Llano d’Aiguallut por el suave Valle de la Escaleta,

que discurre pegado a la divisoria, dejando a la derecha primero

el Coll d’Alfred, luego el Coll de

los Araneses y finalmente el Coll del Toro. El valle nos llevará inicialmente al norte y luego al

oeste, sin pérdida, hasta el Plan de Aiguallut (2.030), que cruzaremos

al oeste para remontar los 250 m

que nos quedan al collado de la Renclusa. Pero aquí os proponemos bajar por Barrancs, para variar la ruta

FOTOS: JORGE GARCÍA-DIHINX

y que así probéis el descenso del Tubo SW del Pico Barrancs, esa canal que siempre que hacemos el Aneto en mayo o junio vemos desde la cima, perfecta y con nie- ve hasta final de temporada. Así, desde la cima del Mulleres bajare- mos esquiando al NW por terreno amplio y muy suave hasta situarnos en el llano del Ibón Alto de l’Esca- leta (2.630) donde desaguan las aguas de la Tuca de Barrancs. Allí pondremos pieles de nuevo y gi- raremos a la izquierda (SSW) para subir un precioso vallecito del silen- cio, al sur, hacia el pico Barrancs. Podemos subir al Pico y después bajar al collado de su izquierda, para tirarnos por él al oeste al valle de Barrancs. Para ir a buscar el tubo SW de Barrancs, subiendo por el va- llecito, antes de ir hacia la cima, giraremos a la derecha para aso- marnos a una escotadura, desde donde ya veremos a lo lejos la entrada del tubo de Barrancs. En dicha escotadura o collado quita- remos pieles, bajamos en escalera unos metros la canal y trazamos luego una diagonal a la izquierda que nos llevará sin remar a la en- trada del Tubo de Barrancs. Este tubo tiene una bajada fantástica en primavera, con su buena orien- tación SW, aguantando muy bien hasta pasado el mediodía. La ca- nal tiene 40º pero es ancha y sin

RUTAS DE ESQUÍ

P. Catalán y Aragonés

Arriba, subiendo al

collado de Salenques

el Ibón de

Barrancs y pico Salvaguardia detrás. Página derecha:

en las dos fotos se marcan las distintas opciones de subida al pico Russel, o bien de seguir valle abajo. Y a la derecha, abajo, recorriendo el ibón de Barrancs, con el collado de Salenques al fondo.

con

cortados ni mayor exposición que la propia pendiente. Tras salir del tubo a la derecha (NW), nos deja- remos caer en diagonal al Ibón de Barrancs (2.430). Soltaremos la talonera para cruzarlo sin pieles y luego la volveremos a fijar para es- quiar por el Valle de Barrancs has- ta el Plan d’Aiguallut (2.030 m). Allí podremos coger agua antes de, ya con pieles, cruzar el Plan d’Aiguallut por la izquierda y hacer la última subida del día al Collado de la Renclusa (2.280 m), ascen- diendo inicialmente por la zona suave de la derecha, al oeste, ten- diendo a irnos luego a la izquierda, para llegar finalmente al collado. Desde allí nos dejaremos caer esquiando al Refugio de la Renclu- sa (2.160 m), donde disfrutaréis de una merecida cena servida por sus simpáticos guardas. Final del pri- mer día, con 8 horas y 1.900 m de desnivel sumando las tres subidas.

Hidrataros bien y dormir mejor para reparar vuestros músculos. La eta- pa de mañana será igual de larga si subís al Russell, pero si no, ahorra- réis cerca de 3 horas.

DÍA 2:

Refugio de La Renclusa Collado de Salenques Pico Russell Puente de Salenques Saldremos del Refugio de La Renclusa a la izquierda (E) para trazar una pequeña subida de 120 m (20 min) al Collado de la Renclusa (2.280 m). Desde allí, con los primeros rayos de sol, quitaremos pieles y nos dejaremos caer al Este al Plan d’Aiguallut (2.030 m), donde pondremos pieles de nuevo para recorrer, al SE, el llano y entrar en el valle de Barrancs, que recorreremos al sur. Tras un embudo con mayor inclinación, en el que subiremos viendo nuestra huella de esquí

del día anterior, llegaremos al llano del Ibón de Barrancs (2.430 m), que cruzaremos por su eje. El paisaje es espectacular y, si hemos madrugado, prácticamente hasta el Collado de Salenques no

veremos el sol, aunque el cielo esté azul. Esto ahorrará agua y sudor. Habitualmente descalzaremos para los últimos metros al collado, más inclinados. Collado de Salenques (2.809 m)

3 h: Desde allí uno puede dejarse

caer al SE para recorrer todo el largo valle de Salenques, que aún os costará entre 2 y 3 horas terminarlo. Subida al Russell: Desde el collado veremos el corredor norte que surca la pared del Russell y nos da acceso a su lomo. Subir a

sus tres tresmiles añadirá entre 2 y

3 horas de actividad. Quitaremos pieles y tras descen- der unos pocos metros a pie, ini-

FOTOS: JORGE GARCÍA-DIHINX

ciaremos el primer breve descenso con esquís. Aquí tenemos dos op-

ciones:

Opción A: Esquiar la primera rampa para rápidamente trazar

diagonal a la derecha al lateral

y poner pieles para ir hacia la

muralla, debiendo rodear la canal de la izquierda hasta que desaparezca arriba, confluyendo con la ruta que va por la canal. Esa zona está muy castigada por los vientos y encontraremos mucha roca aflorando.

Opción B: Bajar esquiando 250 metros por el fondo del valle (la opción más elegante) para luego

poner pieles y subir con esquís, a la derecha, por una preciosa canal oculta que siempre guarda nieve

y está protegida del viento, hasta

salir por ella al altiplano bajo la muralla del Russell.

LAS TRAS CIMAS DEL RUSSELL

BAJADA DIRECTA

POR SALENQUES

B

B

A

A

CANAL NORTE

AL RUSSELL

RUTAS DE ESQUÍ

P. Catalán y Aragonés

FICHA PRÁCTICA

n DÍA 1: Boca Sur Túnel Vielha – Pico Mulleres – Valle de Barrancs - Renclusa

• Dificultad: Difícil, por su longitud y duración. Técnicamente no difícil. • Orientación: Todas.

• Desnivel: 1.900 m. • Horario: 7-9 horas.

n DÍA 2: Refugio de La Renclusa – Collado de Salenques – Pico Russell – Puente de Salenques.

• Dificultad: Moderada si sólo vamos por los collados. Difícil, haciendo el Russell.

• Horario: 5-7 horas (2-3 horas más si subimos al pico

Russell). • Orientación: Todas. • Desnivel: 900 m (en total 1.550 m subiendo al Russell).

ÉPOCA RECOMENDADA: febrero a finales abril.

REFUGIO LA RENCLUSA: propiedad de la FAM

y del CEC. Tiene 92 plazas, guardado todo el año, con agua caliente, servicio de comida, enfermería, etc). Reservas: 974 344 646, refugiorenclusa@hotmail.com, y en la web: www.alberguesyrefugiosdearagon.com

Ya en la ruta común continuare- mos por zona llana, en horizontal (NE) bajo las murallas del Russell (a nuestra derecha) para ir a bus- car la entrada del corredor.

Entrada corredor Norte al Russell (2.900): Desde abajo no se distingue muy bien cuál de las tres canales es la correcta. Es la canal de más a la derecha. La subiremos con crampones y piolet. Son algo más de 100 m de canal que no pasa de los 40-45º y que se asciende bien, habitualmente sobre nieve polvo en invierno y con nieve dura o primavera a partir de abril/mayo. Saldremos al lomo final, donde giraremos a la derecha para continuar sobre él. Nos queda un largo y ancho lomo a la cima. Si hemos subido esquís quizás podamos recorrerlo con tablas hasta el Russell Central (3.205). Para ir luego al Russell principal (2.007), el más occidental de los tres del lomo, os queda una arista horizontal en roca de 150 m, que con nieve tiene pasos delicados y expuestos. No debemos sentirnos obligados a recorrerla si las condiciones no son buenas, considerando el Russell Central como “la cima de esquí” de montaña. Una vez que descendáis del co- rredor norte del Russell a por los esquís, deberéis bajar esquiando

hacia la derecha, sorteando una zona que suele tener roca afloran- do debido a los fuertes vientos de ese enclave, antes de entrar en el valle principal. No irse a la izquier- da rectos al valle, pues hay corta- dos que caen a la olla central.

Descenso final por el Valle de Salenques: El largo y suave valle de Salenques se esquía con facilidad. Tras descender por el centro la parte alta del valle, conforme vayamos bajando iremos ciñendo a la margen derecha, para mantener altura sobre el valle, coger más nieve e intentar no tener que remar.

Todo irá bien hasta que lleguéis a la cota 1.900 m, donde una zona de caos de bloques impide seguir con esquís. Lo ideal es encontrarte esa zona sin nieve, para andar so- bre los bloques. En invierno, con nieve cubriendo los huecos, se convierte en un campo de minas, escurriéndose uno entre los enor- mes bloques, sin una senda mar- cada. Esa zona llana es bastante penosa e incómoda. La senda de verano, poco mar- cada, discurre por la margen iz- quierda, cerca del río, para abrirse luego a la izquierda a la altura del Salto del Pi. Debajo de ese punto (cota 1.700) la senda por fin está

más marcada y podremos volver por ella, sin pérdida, a pie en 45 min, hasta la carretera, en el Puen- te de Salenques (1.450 m), donde habremos dejado un coche para subir a por el otro a la boca sur del Túnel de Vielha (1.620 m). El final de esta Alta Ruta por Salenques no es tan cómodo como el comienzo por Mulleres, pero estamos se- guros de que este fin de semana, viajando con vuestros esquís entre Aragón y Cataluña os habrá encan- tado. Enhorabuena por haber com- pletado esta completa Alta Ruta de fin de semana.

Jorge GARCÍA-DIHINX

Página izquierda, rumbo a la canal de Russel, que se aprecia al fondo (la de la derecha). Arriba, caminando por el lomo del Russel; despertar del segundo día en el refugio La Renclusa y subiendo por la canal hacia el pico Russel.

BUENAS

CONDICIONES

INVIERNO

EL

TODO

RUTAS DE ESQUÍ

3 RUTAS DESDE EL COL DE PUYMORENS

El col du Puymorens, entre los Pirineos orientales y la región francesa de l’Ariege, ofrece generalmente buenas condiciones para el esquí de montaña desde principios de diciembre hasta finales de abril, gracias a su altitud elevada y a que el acceso por carretera suele estar despejado. Aquí os presentamos tres de sus rutas, con ascensiones a la Tossa Rodona, el Pic de la Mina y el Pic des Pedrons.

Texto y fotos: Eric DELAPERRIÈRE

FOTOS: ERIC DELAPERRIÈRE

E ntre los Pirineos Orien- tales y Ariège, en los Pirineos franceses, la carretera del paso de Pu-

ymorens se despeja regularmen-

te durante el invierno. Por suerte,

porque antes de la construcción del túnel, ¡también era el único acceso a Andorra desde Perpig- nan! Ubicada en una frontera

climática, la zona es una de las que reciben más nieve de la re- gión: es aquí donde muy a me- nudo se detienen los fenómenos meteorológicos conocidos como “retornos del Este” que pueden dejar más de un metro de nieve en 24 horas En el collado, a 1.920 m, la pequeña estación de esquí de Porté Puymorens ofrece un buen terreno de entrenamiento para cuando las condiciones en mon- taña son demasiado arriesgadas. También es una buena zona para

el freerando (con telesilla y pieles

de foca), hacia las canales del

pico de Font Frede, o las del pico l’Estanyol. Generalmente la es- tación está abierta desde finales de diciembre hasta principios de abril, e incluso en 2013 volvió a abrir excepcionalmente el primer fin de semana de junio gracias

a la gran cantidad de nieve que

había. La operación fue un éxito

comercial y mediático a pesar

de que se vio algo ensombrecida

por

Accesible desde el collado, o desde el telesilla Dôme de la Mine, el pico de la Mina es una buena travesía de iniciación, no demasiado larga ni muy empi- nada. Desde la cima, la vista de

los picos de Haute Ariège es es- pectacular: hay tantas hermosas

Debajo

pendientes para esquiar

del collado, dirección Andorra, la

Coma des Pedrons ofrece una in-

¡una

tormenta de nieve!

vitación a esquiar. Desde la cima del pico Pedrons, la vista de Pas de la Casa es impresionante. El descenso directo del corredor oeste os llevará directamente a las puertas del supermercado de esta estación de esquí. La Coma d’En García, que se abre hacia el norte del collado, am- plia y vasta y sin pistas de esquí, es un gran clásico para la iniciación con los esquís de travesía o raque- tas de nieve. En el extremo opues- to, la Portella de la Coma d’En

Página izquierda:

subiendo por la Coma d’En Garcia, con la Tossa Rodona al fondo Arriba: en la portella d’En Garcia, con vistas al corredor oeste del Pic Pedros, y bajando de la Tossa Rodona, frente al pic de la Mina y las pistas de Porté.

RUTAS DE ESQUÍ

Pirineo francés

Descendiendo el corredor NE del Pic des Pedrons, y abajo, mirando los corredores del pic de Fontfreda, desde las pistas de Porté

Garcia abre la puerta a la alta mon- taña, dominada por la cara oeste del pico Carlit y el pico Pedros. Justo sobre la portella, la modesta Tossa Rodona es un buen objetivo para una travesía de un día, con un corredor muy corto para entrenar- se en pendientes empinadas. Si se está en mejor forma, desde el paso se puede subir hasta la cima del Coma d’Or, un súper mirador del estanque de Lanoux y el Carlit, si bien su plató somital suele estar azotado por el viento e imposible de esquiar Existen muchas otras rutas en estas montañas habitualmente cubiertas de nieve: ¡desde el oto- ño hasta la primavera, el collado de Puymorens es una apuesta se- gura para el esquí de montaña en los Pirineos!

RUTA 1:

LA TOSSA RODONA

Es una ruta fácil, ideal para iniciación. Eso sí, está en una zona en la que puede haber riesgo de avalanchas, ¡y atención a las empinadas palas de los lados! Desde el collado (1.920 m) hay que subir el amplio valle de la Coma d’En Garcia hacia el noreste. Re- montar primero siguiendo la pista por la izquierda, o bien por el fondo del valle si hay buena nieve, hasta la Portella de la Coma d’En Gar- cia, un collado a 2.534 m. Desde este cllado, subir por la izquierda la pequeña punta de la Tossa Ro- dona (2.601 m). Descenso directo al coma d’En Garcia por un corto corredor (100 m a 40°) y regreso al collado por la misma ruta.

DESNIVEL : 700 m.

HORARIO : 3-4 h.

DIFICULTAD: ruta fácil, 2.1. El pequeño corredor del final es lo más técnico (2.3), pero es opcional.

VARIANTES: desde el collado, también podemos seguir hacia el pico de la Coma d’Or (2.826 m) o al pico Pedros (2.842 m) y su bonito corredor oeste, que raramente se encuentra en condiciones (300 m, 5.2).

RUTA 2:

EL PIC DE LA MINA

Un itinerario bonito, incluso aunque quede algo cerca de la pista de Porté Puymorens.

FOTOS: ERIC DELAPERRIÈRE

Desde el aparcamiento del collado, seguir un camino a la derecha de las pistas de esquí. Subir al Orri de la Vignole, una amplia cresta que domina el carretera de Pas de la Casa. En la cota 2.150 m, rodear un primer muro por la derecha para evitar la pista de esquí y alcanzar la arista somital, la cual seguiremos hasta la cumbre (2.683 m). Des- censo directo por la misma ruta, o por las pistas de esquí, o más de- portivo, por un hermoso corredor Este que lleva al circo de Fontfrède y a las pistas de esquí.

DESNIVEL: 800 m.

HORARIO : 3-4 h.

DIFICULTAD: 2.2.

RUTA 3:

EL PIC DES PEDRONS

Bonita ruta en un entorno bastante salvaje, con vistas a Pas de la Casa desde la cumbre. Desde el collado de Puymorens, descender en coche hacia el lado de Ariège (oeste) y girar a la iz- quierda en la carretera a Andorra. Aparcar en una gran curva a la derecha, a 1.875 m, bajo las rui- nas de las minas de Pimorent.

De arriba a abajo: quitando pieles en la cima del pic de la Mina, con las cimas de Andora detrás; disfrutona bajada por el corredor NE del Pic des Pedrons y, momentos antes, subiendo hacia este Pic des Pedrons.

FOTOS: ERIC DELAPERRIÈRE

RUTAS DE ESQUÍ

Pirineo francés

FICHA PRÁCTICA

n

ACCESO AL COL DU PUYMORENS:

viniendo desde España, hay que llegar a Puigcerdá y cruzar a Francia por la N-20 que lleva a la localidad de Porté-Puymorens. Tras cruzarlo, seguimos la misma carretera durante 6 kilómetros hasta ver el aparcamiento en el mismo collado.

n

ESTACIÓN DE ESQUÍ PORTÉ-

PUYMORENS: https://porte-puymorens.eu. Tel:

0033 (0)4 68 84 82 41. Información sobre la estación y los alojamientos en Porté.

n ALOJAMIENTOS:

Gîte de l’Hospitalité, en L’Hospitalet-près- l’Andorre. Habitaciones de 1 a 4 personas,

pernocta a partir de 18€/persona, media pensión a partir de 41 € (www.gitelhospitalite.com).

Gîte-auberge du Nabre, en Mérens, habitaciones de 1 a 5 personas y dormitorio común. Pernocta a partir de 21€, media pensión a partir de 36 € (www.aubergedunabre.com).

n MAPA: IGN TOP 25 2249 OT Bourg Madame y 2249 ET Font Romeu.

n GUÍAS:

Esquí de montaña en el Pirineo Catalan, O. Guasch, (Ed. Desnivel.

73 courses ski et snowboard, Puymorens-Capcir- Haute Ariège – Andorre, P. Descuns, (Ed. 3Sup).

Los últimos metros del Pic des Pedrons se hacen sobre una sencilla arista rocosa (caminando sin esquís), eso sí, puede soplar mucho viento, como ocurrió en esta jornada.

Remontar el vasto valle de Pe- drons hasta llegar aproximada- mente a la cota 2.300 m. Luego hay que hacer una travesía as- cendente en diagonal hacia la derecha para llegar a la arista con los esquís, hasta los 2.700 m. Seguir avanzando con los es- quís en la mochila por esta arista sencilla hasta alcanzar la cumbre (2.715 m). Se puede descender por la misma ruta, o bien por el bonito corredor noreste (200 m, con 35° de inclinación) que lleva hasta la coma des Pedrons.

DESNIVEL: 950 m.

HORARIO: 3-4 h.

DIFICULTAD: 2.2.

VARIANTE: descender por la canal oeste (3.2) directamente hasta Pas de la Casa, ¡siempre que hayamos previsto otro coche para la vuelta!

Éric DELAPERRIÈRE

SHAPED

ON

THE

ATHLETE

BE

AN

ATHLETE

PREPARACIÓN

FOTO: COLECCIÓN MARMOT/ ANTON-BREY

de la seguridad

Empezamos a ver las montañas blancas

¡queremos

esquiar! Pero, antes de nada, toca planificar el objetivo, analizar los riesgos, recabar la información necesaria y equiparse adecuadamente. Analizamos los pasos previos a una salida travesía que aumentarán el margen de seguridad.

y no nos podemos resistir

CHRISTIAN PONDELLA/RED BULL CONTENT POOL

JOSITO FERNÁNDEZ 7 FREEKGUIDES

L AS primeras nevadas caen, llegan anticipando

el invierno blanco que nos espera. Sin poder

remediarlo, nos entran unas ganas terribles

de salir al monte con nuestros esquís, comen-

zamos a soñar y a pensar en las posibles activida- des que nos motivan y que nos gustaría realizar a lo largo de la temporada en compañía de los mejores amigos. Cuando, por fin, el grupo se decide por una, comienza un arduo y estimulante trabajo de investi- gación y preparación de la salida. Nuestra aventura acaba de comenzar, la cima solo es la guinda del pastel, comienza una parte importante que será la clave para cumplir nuestros sueños, un camino de aprendizaje intrínseco a cualquier actividad, no te la pierdas.

RECABAR INFORMACIÓN

Cuando planificamos una actividad no debería- mos subestimar la planificación de la seguridad. Es como asentar los cimientos del edificio, si son bue- nos aguantarán todos los pisos que nos llevan a la cima, sin olvidar que la cima es solo la mitad de la actividad. Para ello tendremos que recabar ciertas informaciones. El primer paso siempre será el de recabar sufi- ciente información para poder realizar nuestra acti- vidad. Los datos más importantes son los que con- ciernen a los peligros y riesgos de la actividad, que vemos a continuación.

Información técnica del recorrido

La información general del itinerario elegido y sus posibles dificultades nos servirá para reforzar las me- didas de prevención y adelantarse al desarrollo de la actividad. No serán los datos más importantes pero sí nos servirán para evaluar correctamente las dificulta- des que nos encontraremos. Serán puramente técni- cos e intemporales puesto que nos informan de difi- cultades tipo (grados de pendiente, tipo de terreno, graduación de la dificultad en pasajes, etc).

También deberíamos recoger información sobre horarios, desniveles y características particulares del terreno. En este apartado deberíamos de contrastar la información general obtenida de guías, mapas, ru- tas wikiloc, etc, con la que podamos obtener direc- tamente de alguien que haya realizado hace poco la actividad o de algún local de la zona (como el guarda de refugio, un guía de montaña local, etc). No se deben confundir las informaciones técnicas totalmente intemporales y de carácter general (des- nivel, inclinación, longitud, etc) con la información puntual, y sobre todo variable, de las condiciones del itinerario en el momento de la realización: cantidad y tipo de nieve, horas de insolación y riesgo de ava- lanchas por vertientes. Esta información puntual, al ser variable, solo nos servirá si es de un periodo re- lativamente cercano, cuanto más lejano en el tiempo menos fiabilidad tendrá. A veces ocurre que tan solo en un par de jornadas las condiciones puntuales de la montaña invernal pueden haber variado.

Antes de salir de casa, toca estudiar mapas, guías, consultar webs De una buena preparación dependerá gran parte del éxito de una salida. Hay que prever factores como la posibilidad de llevar material de escalada (en la foto de la izquierda, en un rápel en Los Alpes) y calcular un horario estimado. Arriba, comienzo temprano de una ascensión al Mount Lefroy, en las montañas de Banff (Canadá).

FOTO: COLECCIÓN MARMOT/ CHRISTIAN-WEIERMANN

El esquí de montaña es una actividad que, por seguridad, es recomendable practicarla siempre acompañados. Analizar antes de salir el nivel y grado de experiencia de los distintos miembros del grupo forma parte de una buena preparación. Arriba, disfrutando de una travesía en grupo por Los Alpes.

Información nivometeorológica

La información sobre la meteo la obtendremos por diversos medios a través de diferentes páginas en In- ternet. Es importante contrastar estas informaciones obtenidas entre varias fuentes pues las predicciones pueden variar bastante entre unas y otras. Con ella sabremos la evolución para los próximos días y cómo puede afectar a nuestra actividad. Predicciones más allá de tres días son bastante lejanas y el índice de confianza suele ser bajo, pero eso varía según sea la situación meteorológica. No debemos de olvidar la meteo local y sus características particulares (por ejemplo, la niebla en Picos de Europa y su cercanía a la costa)

Los datos principales a recoger de los partes meteo- rológicos son:

Presión atmosférica.

Tendencia barométrica.

Cantidad de precipitaciones y porcentaje de probabilidad.

Fuerza y dirección del viento.

Altura de la ISO 0º C.

Tipo de nubes.

Temperaturas (máxima y mínima).

Evolución para los próximos días.

Los fenómenos naturales más habituales a tener en cuenta con respecto a la seguridad serán:

Lluvia (pasos de ríos, desprendimientos, exceso de

peso en el manto nivoso).

Nieve (acumulaciones, espesores, avalanchas).

Radiaciones solares (daños corporales, potenciación con la nieve, cegueras).

Tormentas.

Variaciones de temperatura (equipamiento,

estabilidad del manto nivoso).

Viento (inestabilidad del terreno por placas de

viento, potenciación del frío).

Visibilidad (desorientación, potenciación de la fatiga) Hay que trasladar estos datos a las características de nuestra zona. Los recabaremos a través de insti- tuciones (servicios meteorológicos oficiales, páginas web) o particulares locales (guarda del refugio, com- pañías de guías, estaciones de esquí cercanas).

Información nivológica y riesgo de avalanchas

La información que más va a influir en la prepara- ción de nuestra actividad es la nivológica, puesto que nuestro medio depende directamente de ella. Para ello tendremos que consultar las páginas web de los servicios meteorológicos que tengan predicción del riesgo de avalanchas. En estos partes encontraremos los siguientes apartados:

Fecha de emisión y validez.

Meteorología pasada: es importante saber qué ha ocurrido sobre el manto para poder predecir.

Condiciones del manto nivoso: las agencias tienen técnicos que realizan pruebas de campo (perfiles estatográficos). Realizan un informe procesando la información de las pruebas de campo de las dife- rentes pruebas estratonivológicas o “catas” recibi- das de diferentes lugares del macizo montañoso.

Predicción del riesgo de avalancha: nos indicarán numéricamente el nivel de riesgo estimado, las orientaciones más propensas, el tamaño de los alu- des y la peligrosidad según la altitud. Normalmente además de tener una descripción de texto incluye una descripción gráfica.

Posible evolución del manto: nos interesa saber si la

evolución será hacia la estabilidad o la inestabilidad. Algunas de las principales páginas webs que dan este tipo de información son:

www.aemet.es (Agencia Estatal de Meteorología)

http://es.meteocat.gencat.cat (Servicio Meteoroló- gico de Cataluña)

www.meteoaran.com (Predición meteorológica del Valle de Arán) - www.meteofrance.com (Servicio Meteorológico Na- cional de Francia)

FOTO: RECMOUNTAIN

FUENTE: RECMOUNTAIN

http://recmountain.com/meteo/ (web personal de los esquiadores del equipo RecMountain que reco- pila los boletines meteorológicos por cordilleras) http://lameteoqueviene.blogspot.com (blog personal del esquiador y corredor Jorge García-Dihinx, con par- tes y explicación de los fenómenos meteorológicos). Incluso con esta información, tendremos que reali- zar un chequeo puntual el mismo día de la actividad para comprobar la estabilidad del manto nivoso.

Información ambiental

Es la gran olvidada y sin embargo suele incidir de una manera directa en la realización de nuestra actividad. Los riesgos que se derivan de ella son muy sutiles; conocer las características ambientales de la zona que vamos a visitar nos evitará sorpresas desagra- dables como prohibiciones, reglamentación en áreas protegidas, eventos especiales, etc.

Información del equipo humano

¿Con quién me voy a ir? Es importante plantearse esta cuestión y analizar con quién vas a realizar la activi- dad de esquí de montaña. Generalmente tenemos un historial claro si se trata de amigos conocidos pero, en ocasiones, viene el amigo del amigo. En este caso nos interesa que todo el grupo este informado de quiénes somos, es hora de poner las cartas sobre la mesa y hablar sobre el nivel de experiencia en montaña, la for- mación técnica, el nivel técnico en esquí tanto en as- censo como en descenso, el estado de forma, el esta- do anímico y otros aspectos psicológicos que puedan influir en el desarrollo de la actividad.

Además de consultar el parte de riesgo de avalanchas, es conveniente realizar nuestros propios test de estabilidad del manto de nieve. Si, incluso con predicción meteorológica desfavorable (como niebla o posibilidad de nevadas) decidimos salir, hemos de tomar precauciones extra, como disponer de todo el equipo de orientación y localización.

JOSITO FERNÁNDEZ7 FREEKGUIDES

FERNANDO GUEVARA

1

20

19

2

8

EL MATERIAL

3

21

9

4

18

5

17

10

6

12

15

16

11

14

7

13

Material para una salida de skimo de día (en terreno glaciar o técnico):

1- Piolet, 2- Crampones, 3- Pala, 4- Casco, 5- Mochila, 6- Crema solar, 7- Guantes, 8- Arnés, 9- Arva (con pilas de repuesto), 10- Botella para agua, 11- Máscara, 12- GPS, 13- Chaqueta aislante, 14- Chaqueta impermeable, 15- Mapa y Brújula, 16- Walkie talkie (opcional; lo suelen llevar los guías cuando con un grupo), 17- Pieles de foca, 18- Frontal, 19- Sonda, 20- Cuerda (y material de autorrescate para grietas), 21- Botiquín (llevar al menos uno en el grupo). Llevar también algo de comer.

Durante la planificiación hemos de prever también los lugares idóneos para realizar paradas, aunque luego podamos introducir cambios sobre la marcha. En la foto, descanso del grupo en la cima Tres Hombres (2.264 m), en el Valle de Tena, Pirineo aragonés.

LA PLANIFICACIÓN

Una vez hemos recabado toda la información que concierne a los peligros y riesgos de la actividad, de- bemos establecer una relación entre estos y el nivel de experiencia del grupo. Si el balance es positivo hacia nuestra experiencia y nos vemos capacitados para realizarla: ¡adelante con la planificación! En la fase de planificación es cuando más precau- ción hemos de tener, pues habitualmente una acti- vidad mal planificada suele convertirse en un obje- tivo que, si no somos lo suficientemente humildes, no sabremos cambiar. Además, siempre cuesta más cambiar que hacer las cosas bien desde el principio. Estos son los puntos que hemos de tener en cuenta:

1. Programación técnica

Hemos de tener en cuenta por un lado los horarios. Además de un horario general debemos de pensar de horarios parciales para tener la capacidad de ir evaluando este parámetro durante la actividad. No olvidemos incluir márgenes de seguridad. También hay que analizar los desniveles generales y acumulados del itinerario, cómo es el terreno y el perfil de la excursión, sin olvidar señalar los lugares de descanso y posibles escapes.

Hay que anotar los teléfonos de servicios de rescate que operan en la zona, así como actividades alterna- tivas para realizar en caso de que no podamos hacer la salida de esquí.

2. Preparación personal

Preparación física y entrenamiento. Es primordial estar preparados físicamente para la actividad; la mejor manera de planificar nuestro entrenamiento es acudir a un especialista que lo diseñe a la medi- da de nuestros objetivos. Alimentación previa adecuada. Tenemos que llegar

a la actividad en condiciones óptimas, tanto física- mente como anímicamente.

Elección y preparación del material personal ade- cuado. El éxito de una salida en montaña depende en buena medida de la calidad y el buen estado del equipo y material que necesitaremos. Preparar

el equipo con cierta anterioridad nos evitará olvidos

que pueden ser importantes. Para elegir el material idóneo nos basaremos en nuestra experiencia ya que nuestra actividad está basada en una cadena lógica de nuestra evolución en montaña. No olvidaremos a

la hora de elección prever posibles cambios técnicos,

de itinerario y climáticos, sin olvidarnos de los mate- riales de repuesto y reparaciones fundamentales.

3. Preparación colectiva

“El grupo funciona como una cadena, tan fuerte como sea el eslabón mas débil” Formación técnica del grupo. Es uno de los aparta- dos que limitarán nuestra planificación de manera cualitativa, dado que nuestro objetivo siempre esta- rá por debajo del nivel técnico que tenga el grupo y por supuesto marcado por los elementos más débi- les. Se puede realizar un chequeo previo con una actividad más sencilla.

Evaluación de la experiencia del grupo. Si la forma- ción técnica limita de una manera directa la elec- ción de objetivos, la experiencia del grupo o corda- da nos dará el nivel realmente asentado y, en base a ello, las posibilidades que tenemos tanto a nivel técnico como de reacción ante posibles peligros o situaciones. Elección y preparación del material colectivo y de seguridad adecuado. Debería de ser preparado por todos. Tendremos la precaución de llevar los repuestos necesarios y repartirlos de manera equi- librada para evitar que una pérdida de una parte del material suponga un problema por carecer de un elemento fundamental para nuestra actividad (botiquín, gas o infiernillo, comida, etc). Atención especial al material de seguridad.

¿Todo preparado? Ahora solo queda que llegue la fecha señalada para que comience nuestra aventura y poder disfrutarla con una buena gestión del riesgo. Deberemos seguir trabajando la seguridad durante todo el recorrido, pero eso es ya otro capítulo

Josito FERNÁNDEZ

Ki

NUEVOS DESTINOS

i

Kirguistán

se esquía? Así es, y es un destino mucho más accesible de lo que su exótico nombre sugiere. A sus montañas –y en concreto a los alrededores del pico Kakará– ha viajado el equipo RecMountain, que nos trae en este artículo la magia de un país en el que han conocido “el lado más auténtico y puro del esquí de montaña”. ¿Y por qué no una visita?

Texto y fotos: Álvaro PANTOJA / Equipo RECmountain

pero,

¿eso dónde está? ¿allí

Esquí

Ascendiendo por el Valle de Tyuz hacia el pico Karkara con unas condiciones magníficas de nieve y temperatura.

stán

nómada

FOTOS: RECMOUNTAIN

NUEVOS

DESTINOS

Kirguistán

E Kirguistán (también conocido como Kirguizistán,

Kirguisia o en inglés Kyrgyzstan) hemos conocido

lado más auténtico y puro del esquí de montaña.

n

el

Sensaciones de libertad y de soledad en una inmen- sidad de valles y laderas, lejos de la civilización. El contacto con una naturaleza salvaje y auténtica, descubriendo rincones perdidos, aprendiendo gran-

des lecciones y conociéndonos mejor a nosotros mismos. No es la pri- mera vez que venimos ni será la última. Volveremos a seguir los pasos de este pueblo nómada, para emular lo que es la vida en continuo desplazamiento en una región del mundo que aun está por descubrir.

Una joya desconocida

Kirguistán es un país del que la gente apenas ha oído hablar. Las connotaciones de su nombre evocan tierras áridas y culturas ce- rradas. Pero eso sólo son prejuicios. Este es un lugar de confluen- cia y convivencia entre distintas culturas. La variedad de sus gen- tes tiene sin embargo los rasgos comunes de la amabilidad y la hospitalidad y esto hace de él un lugar tranquilo y seguro, en el que nos sentimos como en casa. Se sitúa a la misma latitud que la Península Ibérica, en Asia cen- tral, entre China, Kazajistán, Uzbekistán y Tayikistán, con una geo- grafía definida y dominada por el terreno montañoso de las cordi- lleras del Pamir y Tien Shan. Tres de sus cimas alcanzan los 7.000 metros (Khan Tengri, Lenin y Pobeda) y su altitud media es de 2.750 m. Así pues, es cierto cuando dicen que Kirguistán no es un país de montañas, sino montañas hechas país.

Montañas hechas país

Después de sobrevolar la inmensidad plana de la estepa rusa, aterri- zamos en Bishkek y la primera imagen que tenemos de la capital se dibuja en un escenario de montañas con grandes paredes y glacia-

Abajo, habitual estampa en el campamento, nevando de forma intensa por las noches. A la derecha, a la mañana siguiente, celebrando el sol y la ausencia de viento, abriendo huella en un descenso por el valle de Karkara.

“Dominado por las cordilleras del Pamir y Tien Shan, es cierto cuando dicen que Kirguistán no es un país de montañas, sino montañas hechas país”

NUEVOS

DESTINOS

Kirguistán

res. Nada más comenzar el camino hacia el este nos damos cuenta de que el simple hecho de llegar a nuestro destino será una aven- tura. Nos dirigimos a la frontera con Kazajistán, al campamento de Karkara, en la esquina noreste del país. Atravesamos por carretera la orilla norte del lago Issyk-Kul, el segundo lago salino más grande del mundo y el séptimo más profundo, cuyo nombre significa “lago caliente”, característica que podremos comprobar haciendo una pa- rada para bañarnos en sus aguas termales. Pronto el asfalto va desapareciendo y ganamos altitud. La carretera se adentra en unas montañas cada vez más cubiertas de manto blanco y la pericia de los conductores se hace notoria a medida que las ruedas van hundiéndose en la nieve. Llegamos al paso fronterizo, aquí la pre- sencia militar contrasta con las sonrisas de los niños de la aldea de Kar- kara. Ayudados por las motos de nieve, recorremos los últimos kilóme- tros hasta el campamento, una instalación en la orilla del río que separa ambos países, que tiene todas las comodidades que podríamos desear.

La emoción de haber llegado a este lugar tan increíble trae el primer toque de atención de la semana: al llegar la noche y descubrir el cielo abarrotado de estrellas, me alejo cien metros del campamento para ha- cer unas fotografías nocturnas y los guías no tardan en salir a llamarme a voces para que regrese. Cuando pregunto por qué me lo han pedido, responden “because of the wolves” (debido a los lobos). Recibir la no- ticia de que la semana anterior habían devorado un perro del campa- mento es razón suficiente para no querer volver a adentrarme a solas en la oscuridad. Aunque los ataques a personas no son habituales, na- die nos asegura que este invierno los lobos no hayan pasado hambre.

Siempre con un guía

En verano, toda esta región es verde. Hasta los 3.000 metros de altitud las laderas son una tupida alfombra de hierba plagada de edelweiss, sin apenas presencia de rocas. Es el terreno perfecto para el desenca- denamiento de aludes de fondo: la hierba es un plano de deslizamiento

FOTOS: RECMOUNTAIN

y los árboles y arbustos, que a menudo están separados y aislados en- tre sí, actúan como puntos débiles por los que se propagan las posibles roturas de placa. Pronto nos damos cuenta de que estas apetecibles laderas pueden sorprendernos, por lo que la presencia de los guías kir- guizes es imprescindible para progresar con seguridad por este terreno. No recomendaríamos a nadie venir a este lugar sin un guía local. Además de todo lo que supone para la seguridad por su conocimien- to del terreno, fauna y flora y condiciones meteorológicas, por otra razón importantísima: aquí el comportamiento del manto nivoso es muy particular. Esto se debe en su mayor parte al clima continental de esta región y a su relieve. Las temperaturas son extremas y los valles se encuentran a mucha altitud, esto hace que en invierno haya largos periodos de frío intenso. El manto tiene un gradiente de tem- peratura muy alto y eso genera un tipo de metamorfosis de la nieve que crea granos nuevos sin apenas cohesión. Estos granos, llamados cubiletes, que no tienen una presencia importante en nuestras mon-

Página izquierda, cruzando un riachuelo en el bosque de Tyuz. Arriba, aprovechando el tocón de un árbol para hacer un frontflip; y debajo, los imponentes cielos sin contaminación lumínica del Tien Shan, que dejan ver la Vía Láctea y las constelaciones de invierno, y relajándose en la sauna del campamento tras un día intenso de esquí.

tañas, allí aparecen de manera generalizada en estratos muy profun- dos durante el inicio de la primavera. El comportamiento del manto nivoso en el Tien Shan es muy distinto a lo que nuestra experiencia nos tiene acostumbrados. Por lo tanto, el conocimiento de los guías de aquí es indispensable para garantizar una progresión segura. En los siguientes 6 días descubriremos los 3 valles que rodean las tres principales vertientes del pico Karkara, de 3.150 m: Karkará (nor- te), Tyup (oeste) y Tyuz (sur). El campamento se encuentra a 2.200 me- tros en la entrada al valle de la cara norte y dispone de motos de nieve con las que realizar las aproximaciones hasta el inicio de cada itinerario.

FOTOS: RECMOUNTAIN

NUEVOS

DESTINOS

Kirguistán

Arriba, avanzando con las pieles hacia las palas superiores del pico Charkuduk por el valle de Tyup. En el centro, estampa nevada de la aldea kirguiz de Karkara, dominada por las montañas del Tien Shan. Y derecha, gozando de una nieve perfecta en el extenso valle de Tyup.

Los conductores de los coches que nos trajeron hasta aquí pilotan las motos y están en continuo contacto con los guías vía walkie-talkie.

Valles de Karkara y Tuyp

El primer día ascendemos hasta la divisoria con el Valle Tyup, al Chamynsai Pass. En esta toma de contacto, descubrimos un terreno muy variado de laderas suaves, con zonas de bosque muy abierto de

coníferas. Tan solo en el cordal cimero observamos mayor inclinación y terreno rocoso. En la zona intermedia encontramos pequeñas ho-

es una zona muy

divertida con un relieve muy franco. Las rampas van perdiendo incli- nación hacia el fondo del valle hasta llegar al río en el que se encuen- tra nuestra base. Karkara ofrece opciones muy variadas para todos los niveles y sus zonas de bosque son perfectas para resguardarnos en los días de poca visibilidad o mal tiempo. El Valle de Tyup es más extenso y sus cimas alcanzan mayor altitud,

yas y espolones, palas más empinadas, cornisas

compartiendo con el Valle de Tyuz los 3.380 metros del Pico Charku- duk. Desde Chamynsai Pass la esquiada discurre por laderas suaves

Guía práctica

Cómo llegar:

Para llegar a Bishkek existen buenas comunicaciones aéreas con escala en Moscú. Aeroflot oferta vuelos a unos precios muy competitivos e incluyen el transporte de esquíes y botas. Con otras compañías existe también la opción de hacer escala en Estambul. Un vuelo en

temporada de esquí ida/vuelta desde España puede costar unos 500 euros por persona. Desde Bishkek hay que dirigirse hacia el este por carretera hasta el lago Issik-Kul y continuar, ya por pista de tierra hasta el pequeño poblado fronterizo de Karkará. Tras esos 370 km, quedan otros 10 km más para llegar al

con poca vegetación. Una vez llegamos al fondo del valle, podemos ascender hasta el hombro del Karkara, desde el que observamos el an- tiguo circo glaciar de su cara noroeste. Esta pequeña cima tiene unas vistas privilegiadas, es el mejor lugar para elegir los itinerarios de ascen- so hacia el macizo del Charkuduk. Tomar una decisión no es fácil, las primeras rampas tienen una inclinación considerable y bosque mucho más denso. Decidimos trazar una ruta evitando todo lo posible cruzar por las zonas más propensas al tránsito de avalanchas. Nuestra huella empieza a ser muy profunda. Nos encontramos en cara norte y los claros del bosque son más grandes de lo que parecía. Comienza a cubrirse el cielo y nos damos la vuelta. Las montañas kir- guizes nos vuelven a enseñar que tenemos que cambiar el chip, y es que las laderas cimeras en las que habíamos planeado dejar nuestras huellas al inicio de la excursión, nos empiezan a parecer intocables. Aquí todo es enorme, a medida que te acercas te percatas de la verda- dera inclinación y los peligros objetivos que se presentan.

Adaptándonos a las condiciones

Nos pasamos los siguientes días sacándole partido, cada vez más, a los lugares seguros. Allá donde miramos podemos ver líneas potentes y empinadas, pero nuestro guía Vadim nos explica que hemos elegido una época tardía para ese tipo de descensos. Por un mes de retraso, tendremos que tachar de nuestros objetivos muchas canales y laderas de ensueño. Aun así, las opciones siguen siendo casi infinitas.

campamento de Karkará Keremeti, ya en plena montaña y cuyo acceso puede estar cortado por la nieve y hay que hacerlo en motos de nieve.

Agencias

La agencia Ak-Sai Travel (www.ak-sai. com/es/) ofrece estos campamentos con todos los servicios incluidos: recogida en aeropuerto, hoteles en Bishkek, traslados a Karkará, estancia con pensión completa, guía de montaña durante

todo el viaje y traslados a los diferentes sectores en motos de nieve. El nivel de atención al cliente es excelente y no tendremos que preocuparnos más que de esquiar y disfrutar del país. Merece una especial mención la calidad de la comida durante todo el viaje, ofreciéndonos una muestra de la gastronomía tradicional de Asia central. El precio medio del viaje es de unos 1.000 euros (incluyendo pernocta, comidas, servicio de guías y todo lo necesario, salvo el vuelo).

El tiempo es variable, aquí lo normal es que nieve con intensidad durante un rato y a las pocas horas se despeje el cielo. No es muy habitual encontrar espesores profundos de nieve polvo en los que en- terrarnos, sin embargo, podemos abrir huella prácticamente todos los días. Aprovechamos las ventanas de sol para hacer líneas rápidas en lugares más escarpados y descubrimos los secretos del bosque cuan- do el tiempo empeora. Hemos hecho muy buenas migas con nuestro guía, con el que no de- jamos de reírnos mientras compartimos experiencias y conocimientos. Por las tardes nos reunimos con el grupo que nos acompaña, formado por Marion (una esquiadora francesa que viaja por todo el mundo) y unos experimentados esquiadores pirenaicos, Anna, Rosa, María y Bar- tolomé, de quienes no dejamos de aprender. Conocer a todas las per- sonas del equipo para nosotros es la mejor parte de esta experiencia.

Valle de Tyuz

La última jornada las motos de nieve nos llevan río arriba desde el cam- pamento hasta la base de la vertiente SE del Pico Karkara. Desde aquí foqueamos por unas laderas bastante bien protegidas por el bosque. En seguida este se abre y nos muestra un nuevo e imponente circo, apenas poblado por los árboles. La vertiente norte del Charkuduk llama especialmente la atención por sus largas rampas, pero precisamente la ausencia de vegetación nos indica que no es la opción más segura. Así pues, empleamos el día en conocer el lado sur del Karkara, una

Alojamiento

Las instalaciones del campamento están gestionadas por la agencia de turismo Ak-Sai Travel y tienen todas las comodidades que se pueden pedir en un lugar perdido entre las montañas: cabinas dormitorio dobles con calefacción, aseos y duchas de agua caliente, una amplia estancia comedor en donde realizar los briefings antes de esquiar, conexión WiFi e incluso una sauna junto al río en la que relajarnos

tras las intensas jornadas de actividad. Los hoteles elegidos por la agencia en Bishkek son excelentes.

Época

La temporada dura desde diciembre hasta abril. Los meses más fríos son los de mejores condiciones nivológicas. En primavera las condiciones son más inestables, especialmente en los sectores más altos, inclinados y técnicos, sin embargo, la temperatura

vertiente plagada de palas y algún que otro resalte de rocas. En el cor- dal de la cima tenemos una bonita panorámica de los picos de más de 4.000 m que se alzan en los valles vecinos del sur, también de la llanu-

ra que poco a poco se extiende hacia el norte, ya en territorio kazajo. Comenzamos a despedirnos de esta región dando los últimos giros,

con esa sensación agridulce que tienen los buenos viajes cuando se acaban. Echaremos de menos estas montañas que tanto nos han he-

cho disfrutar, entre gigantescos árboles, ríos de agua helada, huellas de lobo y rincones que aun están por descubrir. Echamos un último vistazo

a las laderas intocables del Charkuduk, pero ya no las miramos con la

impaciencia de los primeros días. Sabemos que este país y sus gen- tes siempre nos recibirán con los brazos abiertos para volver a dibujar nuestra firma en la nieve de sus montañas.

Álvaro PANTOJA

en esta época es más agradable, más

apropiada para hacer excursiones fáciles por itinerarios seguros.

Información técnica:

Los desniveles en los 3 valles rondan el

kilómetro, entre los 2.200 m y los 3.400

m de altitud de las cimas de alrededor.

Existen itinerarios para todos los niveles

y, aunque en general son accesibles a

esquiadores de nivel medio, podremos

complicarnos todo lo que queramos y

buscar líneas potentes que se adapten a nuestro nivel. Aunque no hay boletines de aludes, los guías locales son alpinistas de gran experiencia y conviene hacer con ellos algún que otro sondeo de nieve antes de salir. Generalmente, los episodios de nevada aquí no traen espesores superiores a los 10-30 cm, sin embargo el manto alcanza una profundidad de varios metros a lo largo del invierno, con grandes contrastes entre vertientes sur y norte.

ENTREVISTA

“La exploración es lo que me tiene enganchado”

AYMAR

NAVARRO

El reconocido nos desvela su al alpinismo, b bajada sino tam la impresión q vídeos y fotos, que deja poco

P OCOS esquiad ride de nuestr como el arané no decir ningu esquís a los tr

el primer y de momento guir una de las invitaci prestigioso circuito inte Tour (en la primera pru primeros, pero una lesió dimiento en las siguient participó. También en logró un histórico terce a repetir invitación para ternacional del freeride, en esta entrevista, sus m entre la competición y su las montañas. Los inviernos en el Pir eso lleva unos años alar austral en Los Andes, d el proyecto “South Line inmerso varios años ju frerider Adrià Millán Txema Trull, del que ha serie de vídeos que suma tres millones de visualiza (se pueden ver en el can Youtube de Aymar). La e ción de este año, que lle

FOTOS: TXEMA TRULL

by KAYAK”, inclu-

tas para claustro- ntina de Las Cue-

l cráter del volcán ectaculares tomas este noviembre). año y todavía le as en el grupo de

a del Val d'Aran,

carle más tiempo abajo que me da empo libre para En las distancias se muestra acce- iera diría que es

e dar unos saltos

a, volando sobre

PISTA AL FREERI- base en el colegio,

s de semana; hice

que me saturé. Por conocía fui yendo

y el freeride. Em-

peticiones locales,

e la estación, y he

sta competir en el imos años.

¿ CUÁNTOS AÑOS HAS PARTICIPADO EN EL MUN- DIAL Y QUÉ TE ATRAE DE COMPETIR? Este va a ser el segundo año que hago todo el circuito entero,

pero participando en pruebas internacionales

sueltas llevo cinco años. Creo que como llevo des- de pequeño compitiendo, siempre he tenido ese

Cuando estás ahí lo que piensas es

“para qué estoy aquí”, sientes los nervios, la pre-

Pero después cuando llegas abajo, toda esa

adrenalina te genera una sensación muy parecida a cuando haces una línea muy expuesta. Cuando acabas y ha salido todo bien tienes un cúmulo de sensaciones que creo que es lo que te hace seguir adelante. Es la sensación de afrontar un reto y su- perarlo.

gusanillo

sión

¿ CÓMO HA IDO EVOLUCIONANDO TU TRAYECTO- RIA? Cada vez estoy tirando más a mis proyectos personales. Empecé con líneas cercanas a la pis- ta tanto en Baqueira como en otras zonas, pero ahora cada vez me estoy separando más, haciendo

sobre todo exploración. Intento tocar lo mínimo posible las estaciones salvo para los entrenos, cla- ro. Cuando empecé con el freeride no me imagi-

naba esto, que podría llegar a hacer un proyecto propio. A veces tengo que mirar hacia atrás en

frío para ver de dónde vengo. Estoy consiguiendo metas que me he propuesto y que he ido logrando poco a poco.

"Mi punto fuerte es esquiar rápido en pendientes pronunciadas y saltar grande", cuenta Aymar. En la foto, esquiando en La Parva (Chile), cordillera de Los Andes, el pasado verano (invierno austral).

FOTOS: TXEMA TRULL

ENTREVISTA

Aunque la imagen que queda del freeride es la de los descensos extremos, antes hay todo un trabajo de exploración. En las fotos, durante esta fase en el chileno Cajón del Maipo: arriba, ascendiendo la canal Punta Balcón, donde grabaron el episodio 4 de #SouthLinesKayak; y a la derecha, bajo el Cerro Arenas, donde Aymar y Txema abrieron la línea Acidosis, a la izquerda de las tres canales centrales.

TU NIVEL DE AUTOEXIGENCIA TAMBIÉN HA IDO

SUBIENDO

cando por distintas ramas. Tengo 29 años, ya no voy

a ir a buscar lo más grande como quizá habría hecho cuatro años atrás, el mismo cuerpo me lo pide, y no es que no pueda físicamente, porque en ese aspecto creo que ahora estoy igual o mejor que antes porque me preparo más a conciencia, pero mis motivaciones me piden otras aventuras. Llevo cuatro años encajo-

y ahora estoy en

nado en estaciones, competiciones

Sí, va subiendo pero a la vez se va bifur-

la transición de buscar otras motivaciones. Mi idea para los próximos proyectos es seguir lo que hemos estado haciendo en Los Andes, abriendo líneas nue- vas, o bajadas que se hayan repetido pocas veces, o

juntar una escalada alpina con esquís a la espalda y

Buscar que tanto la subida como la

bajada sea la actividad, no solo la bajada.

un descenso

ES DECIR, TIRAR MÁS HACIA EL LADO DEL ALPINIS- MO, ¿ NO? ¿ TIENES EXPERIENCIA EN ESTE CAMPO? Siempre he intentado hacer todos los deportes rela- cionados con la montaña. No soy de escalar grados altos pero sí me gusta en invierno escalar en mixto, claro que con actividades ajustadas a mi nivel, por- que al final llevas los esquís a la espalda y no puedes afrontar mucha dificultad, pero sí que sea ya una ac-

tividad, que tenga ese punto a nivel técnico. También hacer expediciones de estar tres días acampando para buscar un objetivo. Esto es lo que me empezaba a llamar y lo que Txema y yo hemos perseguido este año con el proyecto “South Lines powered by KA- YAK” [Txema Trull es esquiador y fotógrafo responsa- ble del proyecto], que ha implicado exploraciones de muchas horas, hacer cumbre y volver

¿ CÓMO CREES QUE HA CAMBIADO ESA EXPLORA- CIÓN CON LOS NUEVOS MEDIOS ACTUALES, COMO LOS DRONES? Ha habido una evolución total, antes tenías tu camarita y los prismáticos, que es como se sigue haciendo en las carreras, eso de momento no ha cambiado aunque creo que evolucionará tam- bién y se acabarán usando drones, porque al final el World Tour lo que busca es el espectáculo y cuanto más información te puedan dar sobre la montaña mejor. Desde abajo tienes una visión de la montaña, pero en el momento que puedes lanzar una cámara

al aire y verlo casi 360º, porque puedes rastrear la

canal, ponerla arriba

te da muchísima más infor-

mación que la que podíamos tener antes, que solo

Pero, en

teníamos el boca a boca, el Google Earth

todo caso, al final tienes que ir ahí, pegarte la apro- ximación y ponerte en la base.

“A veces la gente invierte dinero en comprar el último modelo de

mochila con arva, sonda de carbono, pala de última generación después no saben cómo utilizarlo en caso de accidente”

¿ QUÉ BUSCAS EN UNA LÍNEA PARA QUE TE ATRAI- GA? Cambia mucho dependiendo del terreno en el que me encuentro. Por ejemplo en el último viaje en Chile estuvimos abriendo todo bajadas largas, des- niveles de 1.000 a 1.500 m, pero después cambias de sector, te vas más al sur que son montañas más bajas, por ejemplo en un volcán que estuvimos que es el Puyehue, que es más exploración de esquiar ha-

cia dentro del cráter, con bajadas de unos 200 m de desnivel, y ya vuelves a tus inicios de bajadas cortas,

Pero para mí está bien no encajonarte

en un estilo, sino tener un abanico que te permita

adaptarte a lo que te encuentras en ese momento.

explosivas

PARA TI ESTA POLIVALENCIA ES LA QUE DEFINE A UN BUEN ESQUIADOR? No sé si mejor o peor es- quiador, pero yo es lo que intento: ser polivalente en todos los aspectos, que puedas ir a una competición

con nivel, que te pongan en una montaña y saberte

mover para poder subirla y después bajarla, que te

den un sector corto y adaparte

de adaptarte al terreno que te encuentres. Al final con la exploración esto es súper necesario porque estás yendo a sitios que te imaginas lo que puedes encontrar, pero de lo que puedes imaginarte a lo que te encuentras en realidad puede cambiar mucho.

Tener esa facilidad

¿ CUÁLES DIRÍAS QUE SON TUS PUNTOS FUERTES Y DÉBILES COMO ESQUIADOR? En competición mi punto débil tengo claro que es el freestyle, que es hacia donde está evolucionando la competición, pero yo vengo de la alpina, el freestyle no lo he he- cho nunca y no es algo que ahora me apetezca, pre- fiero jugar mis cartas, pues al final de lo que se trata es de disfrutar. Mi punto fuerte es esquiar rápido en pendientes pronunciadas y saltar grande. Ahora lo

y

ENTREVISTA

De izquierda a derecha:

en lo alto del Puyehue, un volcán chileno cuyo cráter esquiaron; Aymar sobre un alto, contemplando la infinidad de posibilidades que ofrecen Los Andes centrales (entre Argentina y Chile); y un descenso por la nieve seca y profunda de La Parva (Chile).

que estoy intentando mejorar con guías en montaña es aprender cada detalle de lo que veo o me enseñan para poder después ponerlo en práctica.

¿ QUÉ SUPUSO PARA TI EL INCIDENTE DE LA AVA- LANCHA DE 2013, CON AQUEL VÍDEO EN EL QUE ABRES LA MOCHILA ABS QUE FUE TAN DIFUNDI- DO? Aquello fue un punto de inflexión en mi carre- ra, yo venía del esquí alpino, me estaba yendo todo

En ese

momento fue como un aviso de la montaña que te dice “espera, relájate un poco que aquí no solo eres tú el que esquía, también mando yo, de hecho man-

do más que tú”. Justo en ese momento, con toda la adrenalina, no fui tan consciente, pero luego al lle-

te das cuenta

de todo lo que puedes perder en un momento. Tuve un cambio, me di cuenta de que no era nadie y que me quedaba mucho por aprender. Fue como una lla- mada de atención, como decir “frena y piénsalo otra vez”. De hecho, si antes tenía un 30% de respeto a la montaña, ahora soy un 150% de prudente, incluso a veces demasiado. Muchas veces si estamos en un grupo, yo suelo ser el que más cosas negativas ve, el que más análisis de riesgo hace. También, al estar de bombero en el rescate de montaña del Val d'Aran, te da otra visión de todo, ves muchos accidentes

gar a casa, te relajas, ves a tus padres

genial, era joven, no le tenía miedo a nada

EN ESE CASO CONCRETO, ¿ FUE UN FALLO HUMA- NO? Sí que valoramos el riesgo, íbamos con guía de montaña, hicimos test y salieron negativos, pero no hay nada definitivo en la montaña, basta tocar la ficha para desencadenar una avalancha. Si ahora

mismo me dices de tirarme por esa montaña, posi- blemente no lo haría. En aquel momento lo intenta- mos hacer con humildad, llevábamos una semana esperando el día adecuado, teníamos un estudio previo y todo lo necesario, pero está claro que algo falló, ocurrió un accidente, cayó media montaña Algo así no me ha vuelto a ocurrir, he cortado placas pequeñas pero nada tan grande. Como decía, ahora peco más de prudente que de “echado para delante”.

SÍ QUE SIRVIÓ EN TODO CASO COMO PRUEBA DE

Sí, pero es una ima-

gen que no me gusta que se interprete a la ligera. En ese caso la mochila me salvó pero porque en ese momento no había ningún barranco por el que pu- diera caerme, ni había árboles o alguna roca que me pegara en la cara. Está claro que funciona si estás en algún sitio con ese tipo de pendiente y te lleva la avalancha hasta el final, pero si hay alguna otra

cosa, por mucha mochila que lleves no te va a servir de nada. A veces la gente invierte dinero en com- prar el último modelo de mochila con arva, sonda de

y después no

saben cómo utilizarlo en caso de accidente, o bien solo por llevarlo se piensan que están más seguros. Yo siempre digo que si tienes el dinero y puedes in- vertirlo en seguridad, perfecto, pero ya que lo has hecho, por lo menos instrúyete y aprende a usarlo. Nosotros que estamos de bomberos y llevamos todo el año haciendo lo mismo, aún así nos reciclamos y hacemos varios cursos al año. Cuando ocurren los accidentes hay un momento de estrés que, si no lo

carbono, pala de última generación

CONFIANZA EN EL MATERIAL

has practicado mucho, te puedes quedar con la men-

FOTOS: TXEMA TRULL

te en blanco o no tomar la decisión correcta. Es im- portante desconectar y analizar qué ha pasado y qué vas a hacer, no ponerte a hacer cosas sin valorarlo.

¿ TÚ SIENTES QUE SIEMPRE TIENES EL CONTROL DE LA SITUACIÓN? Eso intento, si sé que no tengo el control, no voy. Está claro que hay momentos que dentro de tu control, se te ha descontrolado, pero la idea es que eso no pase nunca. En las bajadas de freeride es una cuestión de milésimas de segundo, bajamos a una velocidad muy alta donde no puedes improvisar nada. Yo cuando sé que la bajada va por ahí, sé que el giro tiene que estar en ese punto, no puede estar dos metros antes o después, porque en- tonces ya te descoordina el resto de la bajada, puede que no te dé para girar donde habías previsto y sales a otro sitio que acaba en un cortado

¿ NO HAY LUGAR PARA LA IMPROVISACIÓN? Yo in- tento improvisar lo mínimo posible, y lo que busco siempre es un plan B, saber que tengo otra salida. Sí que es verdad que hay momentos, como la última canal estrecha que hicimos en Argentina, que no hay

alternativas, o te paras y te vas para arriba otra vez o

bajas por ahí

pero ya tienes estudiado previamente

que si hay un cortado tienes que llevar los piolets,

los pitones

algo de más por lo que te puedas encontrar

Llevas el material necesario y siempre

¿ QUÉ TIENEN LOS ANDES PARA QUE HAYAS REPE- TIDO TANTAS VECES? Principalmente que allí es in- vierno cuando aquí es verano y que es un sitio don- de queda mucho por explorar, que es lo que me está

llamando ahora. También la exploración es lo que

Otros

años esquiábamos más cerca de la estación y en si- tios que ya eran más o menos conocidos, pero cuan- do vas sin saber tienes que invertir mucho tiempo. Este año buscamos algo más salvaje, estuvimos tres

Es

curioso cómo te puede gustar la incomodidad, co-

Al final es lo que te

mer lo que puedas, pasar frío

llena; si lo tienes todo fácil no lo saboreas tanto. Lo

días desconectados en un refugio, sin móviles

tiene, no vas a tiro hecho, lleva un tiempo

que me estaba ocurriendo con el freeride es que es- taba perdiendo la motivación y esto es lo que me ha hecho volver otra vez al tren.

LA EXPLORACIÓN ES LO QUE TE HA VUELTO A EN-

GANCHAR

los que se juegue tanto en la subida como en la baja- da. Me están llenando estas jornadas maratonianas de 15 horas de actividad, estar ahí perdidos solos, en un volcán viendo un amanecer espectacular que

hace que se te salten las lágrimas

Te aporta sen-

saciones de las que piensas “no puedo pedir más”.

Sí, la exploración, buscar descensos en

Eva MARTOS

AYMAR EN PELÍCULAS

Episodios 2018

#SouthLinesKAYAK:

https://goo.gl/unehLB

South Lines 2017:

https://goo.gl/2QLYPz

South Lines 2016:

https://goo.gl/zxbqDA

Drop in a life:

documental sobre su vida lanzado en 2016, por Bumpy Films

https://goo.gl/A2e4Yq

FEDE SAN SEBASTIÁN

Tenemos ante nosotros una bajada que no nos inspira demasiada

confianza

analizar la situación? El guía de montaña Fede San Sebastián aborda estas y otras cuestiones que nos ayudarán a realizar el descenso con el mayor rango de seguridad posible.

¿Cómo actuar? ¿Por dónde es más seguro bajar? ¿Cómo

A MEDIDA que se acerca el invierno, una in- quietud ronda sobre nuestras cabezas. Los cursos de aludes y de interpretación del manto son cada vez más comunes, pero

también son muchos los accidentes que ocurren cada temporada. El comportamiento de la nieve si- gue unos patrones de estabilidad pero a menudo nos da grandes sorpresas, dejándonos claro que no nos podemos confiar. Además, si añadimos el eter- no misterio del comportamiento humano, tenemos como resultado un explosivo cóctel que no siempre acaba bien. Para dejar el menor espacio posible al factor suerte, o factor “sensaciones”, tendremos que adoptar unos hábitos con el fin de minimizar el ries- go pero, eso sí, desde la humildad y aceptando que nos podemos equivocar.

Las variables predecibles

Creo que es muy importante reflexionar sobre las va- riables que sí conocemos o sobre las que podemos

influir, es decir, las humanas. Conviene cuestionarse los siguiente temas:

¿QUÉ NIVEL TÉCNICO Y FORMA FÍSICA

TENEMOS? Sin tener encuenta las condiciones de la nieve, la pendiente y el estilo de progresión deberían ser proporcionales a nuestro nivel técnico y físico.

¿QUIÉNES DEL GRUPO TIENEN EXPERIENCIA EN

RESCATE? Quienes ya tengan experiecia en casos reales o hayan asistido a simulacros de calidad, van a poner mucho de su parte para que no se repita un accidente. Sus opiniones deberían escucharse por encima de todo.

COMUNICACIÓN: ¿NOS ENTENDEMOS BIEN

O PODRÍAN SURGIR MALENTENDIDOS? En

un grupo van a salir todo tipo de propuestas, de personalidades, de comportamientos y de suposiciones. Es importante que haya una comunicación abierta y horizontal. Seguro que hay personas que tienen más peso y que su decisión va a ser la más importante, pero la comunicación

Es fundamental una buena comunicación entre los distintos miembros del grupo. En ocasiones– como en esta, esquiando en Tafeltinden, Noruega– es necesario el uso de radio.

Arriba: salida en grupo en las Rocosas Canadienses, en un momento de reagrupamiento y análisis de la situación para entrar en la fase de “paso adelante” con precaución. La comunicación es imprescindible para que todos sepan cuántos somos en la pendiente, cuales serán los puntos de reagrupamiento, dónde están las zonas sospechosas, quién cierra

el grupo, etc. Habíamos

terminado un periodo de atrincheramiento y tras una mejora de las condiciones, nos adentramos en una fase de “paso adelante” con precaución.

A la derecha, arriba, a punto de bajar por la Norte del Sabocos, Panticosa.

tiene que estar abierta de forma horizontal. A veces damos cosas por supuestas y las pasamos por alto porque no lo hemos hablado. Incluso el que no sabe nada de nieve puede aportar algo.

¿CUÁL ES EL OBJETIVO DEL DÍA? Disfrutar

del “polvazo”, hacer un travesía con un poco de alpinismo, enseñar la zona a una persona aunque haya mala nieve, llegar hasta un refugio, enseñar

a alguien las técnicas básicas, salir de la montaña porque alguien del grupo está herido… Hay que plantearse de forma realista la finalidad del día.

¿CUÁNTO QUEREMOS ARRIESGAR? No es lo

mismo ir a por un descenso concreto que llevamos

un tiempo estudiando, que creemos que está en condiciones y que vamos con nuestros compañeros habituales, que ir al monte con gente sin mucha

experiencia que sólo quiere disfrutar de la mañana e

ir a casa a comer.

¿QUÉ VALOR LE DARÍAMOS A LO QUE LLEVAMOS

DE DÍA? ¿SE PUEDE MEJORAR SI CONTINUAMOS?

A menudo, después de un incidente, cuando

reflexionamos desde la objetividad sobre lo que ha ocurrido, nos damos cuenta de que si nos hubieramos parado a hacer una valoración de lo que llevábamos de día, nos hubieramos dado cuenta que el día no se podía mejorar. Había sido un día “5 estrellas” y la sexta no existe, o dicho de otro modo, “la avaricia rompe el saco”. Eso sí, ¡qué fácil es decirlo!

¿EL TIEMPO VA A MEJOR O PEOR? Ante un

incidente, no es lo mismo que haga un tiempo buenísimo a que esté nublado, con viento, mucho frío, etc.

¿LLEVAMOS EL EQUIPO BÁSICO NECESARIO Y LO

SABEMOS USAR? No solo tenemos que llevar un DVA (Detector de Víctimas de Avalancha, o Arva) de última generación, una buena pala y una sonda de calidad, además es fundamental haber practicado antes su uso. También hay que valorar el uso de las mochilas con airbag.

¿CUÁNTA CANTIDAD DE NIEVE HAY EN

SUPERFICIE? Este es un dato objetivo, aunque puede variar mucho en una misma pendiente. Aún así, nos dará una idea de la cantidad de nieve que es susceptible de deslizar ladera abajo.

¿QUÉ RECOMENDACIONES NOS FACILITAN

LOS PARTES DE NIEVE PARA CIRCULAR POR

MONTAÑA? Las instituciones que elaboran partes de aludes suelen hacer recomendaciones diarias sobre cómo viajar por terreno nevado.

¿ QUÉ ESTILO DE DECISIÓN USAREMOS HOY?

Los canadienses suelen especificar con qué “mindset” van a salir a las pendientes. Es decir, se marcan una forma de pensar predeterminada que les ayudará a que sus decisiones se vean encaminadas hacia una misma tendencia.

Pautas de acción fundamentales

Tras analizar estas variables y planificar la excursión, llega la hora de estar frente a esas ansiadas pendien- tes y no dejar que la suerte sea una opción.

REVISIÓN DEL MATERIAL. Además de hacer

la comprobación de nuestros DVA antes de salir, es conveniente hacerla antes de descensos importantes y después de haber hecho prácticas de rescate (algunos pueden quedar apagados).

FOTOS: FEDE SAN SEBASTIÁN

Valhalla Mountains, Canadá: huellas de bajada y signos de una avalancha reciente. Según explica el autor del artículo (y guía durante esta ruta): “En este caso se trataba de un grupo muy fuerte técnicamente y físicamente, con previsión meteorológica de mejoría, ante una pendiente de 30º de inclinación con punto débil localizado, pero sin terreno “trampa”. Optamos por hacer un test ski-cut bajo las rocas, resultando positivo, así que decidimos descender de uno en uno, con un punto de reagrupamiento abajo de la pendiente, y yo recogí datos de la fractura”.

PHOTOCHROMIC

ONE LENS

NO MATTER THE WEATHER

*

Cuando el tiempo cambia, no necesitas cambiar el cristal de tus gafas!

Olvida las falsas promesas: la mejor forma de adaptarse a las variaciones de luz, son los cristales foto crómicos de Julbo! Gracias a ellos, nuestras pantallas garantizan una visión perfecta y un descenso sereno, sea cual sea el clima.

julbo.com

Distribuido por Esportiva Aksa S.L. Tel. 933519861 www.esportivaaksa.com

Esquiando en Telera, Valle de Tena. Pararse antes de los principales cambios de pendiente y evaluar tiene que ser un hábito a cumplir por todos. Abajo: grieta en la nieve, un claro síntoma de inestabilidad que nos debería de suponer un “paso atrás” en nuestra estrategia de toma de decisiones; y nieve escarchada (poco cohesionada).

RECUENTO CONSTANTE DE PERSONAS EN

LA PENDIENTE: Parece una tontería, pero bajo situaciones de estrés o euforia, podemos no darnos cuenta de que falta alguien. Antes y después de cada pendiente hay que contar en voz alta, para que todo el mundo lo sepa.

REALIZAR CATAS DE NIEVE: Si estamos

acostumbrados y nos hemos formado, es importante hacer catas sobre la marcha para detectar posibles capas frágiles y ver qué patrón de estabilidad sigue el manto.

MANTENER DISTANCIA: Como norma general,

tenemos que acostumbrarnos a dejar distancia entre los esquiadores. Esta puede variar desde una distancia de cortesía para evitar pisarnos las tablas hasta una distancia de 100 m o más en las que nos tenemos que comunicar por radio. Si tenemos dudas, ¡mejor más distancia!

VALORAR EL TIPO DE DESCENSO: Hay que marcar

qué estrategia de descenso vamos a utilizar: simultáneo con distancia o fraccionado. Simultáneo cuando el terreno es simple y la probabilidad de avalancha es baja. Si tenemos dudas, mejor fraccionado.

PRESTAR ATENCIÓN A LAS “TRAMPAS”: ¿Hay

alguna característica del terreno que, ante un incidente, agravaría las consecuencias? Rocas, árboles, agujeros, ríos…

ANALIZAR LAS POSIBLES LÍNEAS DE ESCAPE:

Tanto en las subidas como en las bajadas, tenemos que imaginarnos líneas de escape. Serán zonas con menos nieve, generalmente lugares convexos.

VIGILAR LAS PURGAS DE NIEVE: Cuando

descendemos pendientes fuertes, las purgas que

generamos, pueden llegar a acumularse y presentar un peligro, ya sea porque nos pueden hacer perder el equilibrio o porque pueden comportarse como un alud y enterrarnos. Siempre hay que echar un vistazo atrás y salirnos de la vertical para dejarles pasar.

DEFINIR ZONAS DE REAGRUPAMIENTO: Antes de

afrontar una pendiente, tanto en bajada como en subida, hay que identificar las zonas más dudosas y las islas de seguridad. Allí es donde esperaremos al resto del grupo.

PARAR ANTES DE CAMBIOS DE PENDIENTE. En

los cambios de pendiente, suelen ocurrir la mayoría de los accidentes. Es necesario parar antes de llegar a ellos y reorganizar, si hiciese falta, la estrategia, la distancia, etc.

OBSERVAR ANTES Y DESPUÉS. Siempre hay que

observar a todos los integrantes del grupo, hasta la última persona. Nunca dar por supuesto que no se va a caer o que no va a pasar nada.

DIVIDIR EL GRUPO: En ascensos de pendientes dudosas, como la velocidad es mucho más lenta que en los descensos, puede ser interesante dividir el grupo en dos, a modo que si pasa algo, hay un grupo entero para efectuar el rescate.

De todas formas, siempre va a haber un riesgo y nunca vamos a saber lo suficiente. Lo importante es que sepamos sacar conclusiones de cada salida, aprender de nuestros errores, escuchar a todos nues- tros compañeros y ser conscientes de los riesgos de cada situación.

Fede SAN SEBASTIÁN

MONTAÑAS DE RILA Y DE PIRIN

Bulgaria nos ofrece un territorio salvaje con mucho potencial para el esquí de montaña. Además de acceso fácil a sus montañas y garantía de nieve todo el invierno, tiene el interés de sus ciudades y monumentos históricos y cómo no su estupenda gastronomía. Proponemos aquí siete itinerarios por los Parques Nacionales de Rila y de Pirin, incluyendo una ascensión al Mussala, el pico más alto del país.

Texto y fotos: Hugo CÓZAR

U N viaje de esquí de montaña puede ser una excusa fantástica para conocer Bulgaria. Los parques na- cionales de Rila y Pirin son las montañas perfectas donde disfrutar, no solo de unos días magníficos de montaña, sino también de la rica cultura de este país y su sabrosa gastronomía. Será difícil decir dónde ir entre tantas opciones.

Aquí se exponen dos zonas bien diferenciadas con buenos accesos. La primera en Samakov/Borovetz nos permitirá visitar las Montañas de Rila ascendiendo al Malyovitza (2.729 m) y el célebre Mussa- la (2.925 m), la montaña más alta de Bulgaria. La segunda de las opciones será la población de Bansko en las montañas de Pirin alcanzando otros objetivos como el Virhen (2.914 m) o el Todorca (2.740 m). Y, aunque hayamos viajado a Bulgaria para conocer sus montañas, merece la pena sacar tiempo para visitar la ciudad de Bansko que, a pesar de su desarrollo turístico en torno al esquí de pista (estación moderna y centro del freeride del país), aún conser- va su carácter de ciudad de montaña. Descubriremos sus tesoros escondidos entre sus estrechas calles adoquinadas, como la iglesia ortodoxa de St. Virgin, construida durante los siglos XVI y XVII. También merecerán una visita tanto Sofia, la capital del país, como el Monasterio de Rila, el más importante y grande de la Iglesia Ortodoxa, fundado en el siglo X por San Juan de Rila y declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1983. El contraste cultural que nos ofrece Bulgaria es otro de sus grandes atractivos.

MONTAÑAS DE RILA

A continuación proponemos cinco rutas de una jornada cada una, incluyendo la ascensión al Mussala, el pico más alto de Bulgaria, siempre con pernocta en la población de Samakov/Borovetz.

ITINERARIO 1: Ascensión al Mussala (2.925 m) Iniciaremos la actividad subiendo en teleférico (970 m de desnivel) hasta el refugio Yastrebetz en la estación de esquí alpino de Boro- vets. Desde aquí y ya con los esquís puestos iniciaremos recorrido con un corto descenso para el alcanzar un fondo de valle que nos conduce al refugio Mussala. En continuo ascenso iremos ganando metros hasta alcanzar una arista final que nos obligará a recorrer los últimos metros sin esquís y ayudados de un pasamanos, alcan- zaremos la cumbre. Desde aquí las vistas son magníficas, pudiendo ver el eje dorsal de las montañas de Rila y al fondo las montañas de Pirin. Largo descenso hasta Borovetz ya que, en vez de bajar en telefé- rico, se puede descender bien por la estación de esquí por pista o por un valle dirección norte que desemboca en Borovets. Desnivel + 900 metros. Desnivel – 1.700 metros.

Durante el ascenso al Bezbog (itinerario 7 de los propuestos en este artículo) en las montañas de Pirin cubiertas de abundante nieve de calidad.

ITINERARIO 2: Ascensión al Malyovitza (2.729 m)

Si estamos alojados en Samakov tomaremos la carretera local 6206

y a 20 km nos desviaremos hacia el sur hasta llegar a la estación

de esquí alpino de Malyovitza. Si estamos alojados en Borevets no será necesario pasar por Samakov y alcanzaremos la 6206 por una carretera secundaria.

La estación de esquí de Malyovitza es una estación de esquí alpi- no muy pequeña que en pocos minutos cruzaremos. Recorreremos

el fondo de un valle encajonado por grandes montañas hasta alcan-

zar el refugio Malyovitsa. Desde aquí el valle se ensancha, el bosque desaparece y se abre ante nosotros varias opciones con varios picos esquiables. En clara dirección sur iremos ganando metros hacia el cordal principal de esta cadena montañosa. Encontraremos rampas más pronunciadas, cubetas de ibones de montaña y tras unas vuel- tas maría más acusadas alcanzaremos un cordal que nos conducirá

a la cumbre. En función de las condiciones y nuestra habilidad ne- cesitaremos en esta parte final piolet o crampones.

Superando las últimas rampas antes de

alcanzar el Vihren (itinerario 5) en las montañas de Pirin. A la derecha, de arriba

a abajo: superando el tramo de arista

con cable antes de alcanzar el Mussala

(itinerario 1); el grupo avanzando en el cordal de ascenso al Bezbog (itinerario 7) con las montañas de Strazhite al fondo;

y remontando el valle de acceso para el ascenso al Malyovitsa (itinerario 2).

FOTOS: HUGO CÓZAR

El descenso se puede realizar bien por el mismo itinerario de su- bida pero hay otras opciones para buenos esquiadores con descen- sos mas pronunciados. Desnivel + 1.100 metros Desnivel - 1100 metros. Y, para los más aventureros, tenéis la opción de la bajada directa hacia el sur hasta el Monasterio de Rila con un desnivel constante de 1.600 metros. Este descenso requiere de buenas condiciones de nieve ya que es cara sur, de tener agilidad ya que hay un buen tramo en bosque y de logística para el regreso por carretera ya que el monasterio se encuentra al otro lado de la cadena montañosa.

ITINERARIO 3: Pico Kamilata (2.621 m) y circular de los lagos de Sviskoto Ezero El punto de partida será el mismo que el Malyovitza y también el tramo hasta el refugio. Luego las opciones son variadas y muy solita- rias, pudiendo realizar ascensiones y/o recorrido circular con varios ascensos y descensos. Para ascender al Kamilata, desde el refugio continuaremos direc- ción sur por el fondo del valle para cambiar nuestro rumbo a direc- ción sureste y acometer los ultimos metros de ascenso situándonos en el cordal principal de la cadena de montañas de Rila. Si optamos por la circular de los lagos de Sviskoto Ezero, desde el mismo refugio ascenderemos dirección este-noreste para sobrepa- sar un cordal que nos situa en el circo glaciar donde se encuetran los lagos. Para el descenso tendremos dos opciones en dos valles de clara orientación norte que nos acercarán al punto de partida Desnivel + 1.000 m. Desnivel – 1.000 m.

ITINERARIO 4: Subida al Otovishki Vrah (2.696 m) Esta opción es ideal para el día que hacemos el desplazamiento entre Samakov/Borovetz a Bansko. Conduciremos hasta Sapareva Banya y desde aquí tomaremos una carretera estrecha de montaña que nos lleva hasta la base de un viejo telesilla en la estación de esquí alpino de Pionerska (1.520 m). Desde aquí podremos subir con pieles de foca hasta la estación superior de este telesilla o bien aprovechar los medios mecánicos para salvar 550 metros de desnivel. Una vez supe- rado el telesilla encontraremos unas montañas salpicadas de ibones de montaña que recorreremos hasta alcanzar la cima. Tendremos va-

FICHA PRÁCTICA

n CÓMO LLEGAR Y

DESPLAZARSE: vuelos

directos y baratos desde Madrid y Barcelona a Sofía (menos de 100€ para la temporada de invierno, si lo reservamos con antelación). Traslados internos dentro del país relativamente cortos en coche. Desde Sofía a Samakov/ Borovetz no llega a dos 2 horas. De Samakov/Borovetz a Bansko

2 horas. De Bansko a Sofía unas

3 horas. Sin duda recomendamos

un coche de alquiler para tener la libertad de desplazarnos (coste aproximado: 100 €/semana).

n DURACIÓN

RECOMENDADA DEL VIAJE:

al menos 8 días para sacar al menos

6 días de actividad (3 jornadas en Rila y 3 en Pirin).

n DONDE DORMIR: hay muchas

opciones para todos los bolsillos

tanto en Samakov/Borovetz como en Bansko. Lo más económico es alquilar un apartamento o dormir en guesthouse. También está la opción de pasar alguna noche en refugio de montaña aunque en los itinerarios descritos no sería necesario. Estos son básicos pero te dan bien de comer y el acceso con esquís es bastante corto.

n ÉPOCA RECOMENDADA:

de finales de enero a finales de marzo.

n MAPAS:

• Tourist Map Pirin (1:50.000) de la

editorial Domino.

• Tourist Map Rila (1:50.000) de la editorial Domino.

n ENLACES DE INTERÉS:

• http://bulgariatravel.org/es

• https://www.banskoski.com/en

• https://www.borovets-bg.com/en

FOTOS: HUGO CÓZAR

Arriba, descenso directo del Polezhan, con el Bezbog al fondo (itinerario 7), en las montañas de Pirin. Derecha, en el cordal de ascenso al Malyovitza (itinerario 2) y, abajo, vistas hacia el oeste desde la cumbre del Mussala (itinerario 1), en las montañas de Rila.

rias opciones de descenso bien hasta la estación superior del telesilla (si la nieve escasea) o hasta su base. Desnivel + 650 m. Desnivel – 1.100 m.

MONTAÑAS DE PIRIN

Las siguientes tres rutas propuestas son también de una jornada cada una, con alojamiento en la población de Bansko, donde en- contraremos opciones para todos los bolsillos.

ITINERARIO 5: Ascensión al Virhen (2.914 m) Sin lugar a dudas, el Virhen es una montaña con una silueta que la destaca de las demás. Además, su situación geográfica en la cade- na de Pirin hace que sus vistas sobre Bansko y sobre el resto de las montañas de la cadena merezca su visita. Partiremos de la estación intermedia de la estación de esquí de Bansko a cota 1.600 metros, donde llegamos en vehículo. Cruzare- mos la base del conjunto de remontes ubicados aquí para, tras ga- nar 50 m de desnivel, situarnos en una pista bastante plana a media altura en un tupido bosque de grandes coníferas. Como si nos mo- viéramos en una curva de nivel, cortaremos el fondo del valle y, ya en terreno más abierto y con buenas vistas tanto de las montañas como del fondo del valle, alcanzaremos el refugio Vihren (1.955 m). Tras un respiro seguiremos camino abandonando el fondo de valle y empezando a remontar las laderas del Hvoynati Vrah (2.635 m). Alcanzando su cumbre descenderemos unos metros por un cordal hasta un collado. Ya sólo nos quedará salvar 200 m de desnivel para llegar a la cumbre.

Disfrutaremos de la cumbre porque las vistas son soberbias, y em- prenderemos uno de los mejores descensos de la zona. Para ello una vez alcanzando el collado entre Vihren y Hvoynati Vrah cambiaremos de dirección respecto al camino de salida bajando directos al refugio Vihren. El resto de la bajada será común al que seguimos durante el ascenso. Si las condiciones son buenas podremos bajar hasta Bans- ko, completando un larguísimo descenso. Desnivel + 1350 m. Desnivel – 1.350 m. (2.100 m. hasta Bansko).

ITINERARIO 6: Ascensión al Malka Todorca (2.712 m) desde la estación de esquí alpino de Bansko Esta zona es bien conocida por los free-riders ya que gracias a los remontes tenemos acceso a un terreno con múltiples opciones de descenso en nieves no pisadas. Ideal es combinar la jornada con descensos por la zona y llevar las pieles de foca para hacer cortos desplazamientos y alcanzar zonas que estén menos pisadas

ITINERARIO 7: Ascensión al Bezbog (2.645 m) y al Polezhan (2.851 m) Si en el itinerario anterior partíamos de la moderna estación de Bans- ko, a pocos km encontramos un par de remontes antiguos en un lugar perdido de estas montañas. Para llegar en coche aquí conduciremos a Dobrinishte y desde aquí tomaremos una carretera de montaña hasta Gotse Delchev. Ascenderemos en remonte (muy barato y divertido) has- ta la cota 2.200 metros ya sobre el tupido bosque que puebla todas las laderas de esta montañas. Es un itinerario variado con el ascenso de dos cumbres próximas separadas por un bonito cordal y un corto descenso. Para la bajada tomaremos un descenso directo hasta un valle sal- vaje que siempre nos ha regalado estupendos descensos. Tras el des- canso sólo nos queda remontar 200 metros de desnivel y ya por pista descender hasta la cota 1.500 metros donde dejamos el vehículo. Desnivel + 950 m. Desnivel – 1.350 m.

Hugo CÓZAR

ESPECIALISTAS

EN

ESQUÍ

DE

MONTAÑA

Noruega, Islandia, Alpes, Balcanes, Japón, Canadá, EEUU, Volcanes de Chile, Patagonia Argentina, Georgia, Kirguistán, Pirineos, Cordillera Cantábrica, Sistema Central y Sierra Nevada.

www.muntania.com info@muntania.com 629 37 98 94

FOTOS: COL. DYNAFIT

MATERIAL

BOTAS, TABLAS Y PIELES

BUSCANDO EL EQUILIBRIO

En este artículo, más allá de consejos de compra específicos para botas o tablas, se analizan los elementos del equipo de esquí de montaña como un todo, exponiendo los pros y los contras de las distintas opciones. Por mucho que lleves unas botas de último modelo o los mejores esquís, si el conjunto no está equilibrado, no conseguirás el rendimiento adecuado.

Texto: Jordi CANALS

SKIMO

T ENER el material adecuado a la actividad en montaña es signo de eficiencia y seguridad, evitando tanto lesiones como accidentes. En el esquí de montaña, además de los necesarios elementos de seguridad que pueden ir desde el piolet o la cuerda hasta la sonda o la pala, la mayoría de los usuarios piensan en primer lugar en los esquís y las botas, siendo otros elementos específicos como pieles,

fijaciones y no digamos bastones algo a decidir en el último momento. El usuario medio suele elegir un material polivalente, seguro, robusto y fiable que pueda ser utilizado en un itinerario marcado en una estación de esquí o en una travesía en montañas como Los Alpes. Si bien este material no es el más idóneo para participar en una competición o para realizar una travesía por la Rocosas Canadienses en febrero, cumple con las expectativas de la mayoría de esquiadores de montaña.

Las distintas partes del equipo para esquí de montaña no solo deben guardar un buen equilibrio entre ellas, también han de adaptarse al tipo de esquí y al terreno en el que nos movamos. En las fotos, esquiando en Los Alpes con un equipo versátil.

FACTORES QUE INFLUYEN EN LA ELECCIÓN DE MATERIAL

Vamos a intentar enumerar algunas de las variables que van a determinar nuestra elección de material. En primer lugar, tenemos que valorar al usua- rio: ¿Es una persona adolescente de catorce años en periodo de crecimien- to?¿Es un practicante con una sólida experiencia que tiene como objetivos el Campeonato de España de veteranos y una travesía por las nieves profun- das de Hokaido?¿Qué nivel técnico posee? En el primer caso, el del adolescente, pensaremos en una bota plásti- ca de mejor adaptación a los pies en período de crecimiento que otra “full carbon” que además no son aceptadas por la Federación Internacional de Esquí de Montaña (ISMF) para la categoría cadete. Probablemente además no será necesario un esquí muy ancho dado el escaso peso del practicante. En el segundo caso, el del “master” (palabra que utilizamos en el sentido de veterano y sin connotaciones universitarias), dadas sus expectativas de horas de entrenamiento y tierras lejanas, probablemente priorizará el rendi- miento al tema económico y necesitará dos pares de equipos. Aquí entra- mos ya en el tema del material equilibrado para el corredor “master”, que explicamos en el siguiente punto.

POLARTEC/ TAKANORI OTA

COL. DYNAFIT

MATERIAL

A no ser que vayamos a esquiar en zonas con nieves vírgenes profundas,

como las que hay en Hokaido, Japón (de las que disfruta el esquiador de

la foto de arriba), no necesitaremos un patín de más de 100 mm para

la nieve que solemos encontrar en nuestras montañas. A la izquierda, esquiador en una transición.

OPCIÓN DE EQUIPO ULTRALIGERO

Un esquí ultraligero de unos 700 gramos para disputar el podio de un campeonato estatal tiene que ir acompañado de una fijación ultraligera (alrededor de 100 gramos). Como en competición se sube por traza consolidada, los esquís estrechos de competición (de unos 65 mm de patín) irán de maravilla en ese terreno y le permitirán evolucionar sin cuchillas por vertientes de nieve dura. En el descenso, la técnica y la alta velocidad permitirán compensar las características de ese par de “palillos” que lleva en los pies. La bota será de carbono de unos 500 gramos y la piel tendrá muy buenas características de deslizamiento a costa de un agarre algo menor, pero que se compensará con la téc- nica, la estrechez del esquí y el trabajo con unos bastones ligeros. El peso que llevará en cada pie (contando esquí +fijación +piel +bota) no pasará de los 1.400 gramos pero, eso sí, tampoco bajará de los 1.400 euros por pie a precio de mercado. Este conjunto también tendrá un gran rendimiento para realizar ascensiones rápidas por los itinerarios de una estación de esquí (cada vez más estaciones marcan estos itine- rarios que permiten descensos por las pistas).

TABLAS MÁS ANCHAS

Si hemos abierto itinerarios en nieves profundas sabremos que un esquí de 65 mm puede ser aceptable si el usuario pesa 45 kg y sube sin mo- chila, pero el esquí se hundirá casi medio metro abriendo huella en la nieve profunda a poco que el conjunto se acerque a los 80 kg contando los esquís y la mochila de travesía. Por esa razón, los esquiadores de montaña que evolucionan en terrenos de nieves profundas utilizan es- quís más anchos que, además, permiten iniciar el viraje a menor veloci- dad en nieves difíciles. El término esquí ancho abre una gran discusión

COL. DYNAFIT

FERNANDO GUEVARA

que no vamos a abordar en este artículo. En los Pirineos Orientales o en Gredos, un esquí ancho puede tener 80 mm de patín, pero en Hokaido os mirarán con extrañeza si el patín “sólo” mide 100 mm.

LAS MEDIDAS DEL ESQUÍ

Al estudiar las medidas del esquí tenemos que valorar si es necesario que el esquí tenga una espátula muy ancha con las cualidades que esto aporta en el descenso por pistas o nieves profundas, pero que nos puede penalizar en travesías heladas o siguiendo trazas abiertas

por esquís más estrechos. Por citar dos referencias, un popular esquí de freeride tiene unas cotas relativamente rectas de 141-117-131 mm (lo que correspondería a 99-82-92 mm) mientras que otro de esquí de montaña actual presenta cotas más acentuadas (117-82-102 mm) que lo harán muy eficaz en nieves pisadas. A valorar también el factor de la bota, que a nivel de los metatarsos tiene una anchura de 100 mm y cuando progresamos a baja velocidad (como puede ser por terrenos

el peso del cuerpo estará

desconocidos con niebla, con poca nieve

más centrado en la zona del patín. También hay que mirar la construc- ción de las tablas, si es rocker o camber, en qué longitud y en qué zona empieza el rocker y otros aspectos que influirán en el comportamiento del esquí tanto en ascenso como en descenso, si bien son temas en los que no vamos a profundizar en este artículo.

)

LA LONGITUD DEL ESQUÍ

Otro aspecto que suele preocupar es la elección de la longitud del es- quí. En la Copa del Mundo, los corredores superan los 80 km/h con ligerísimos esquís de entre 160 y 164 cm de longitud (aunque algunos de estos atletas superan los 80 kg de peso, también tenemos que eva- luar su alto nivel tanto físico como técnico). Hay que tener en cuenta que en los descensos largos solemos pasar por zonas de diferentes cualidades de nieve, desde duras a polvo pasando por las poco apre- ciadas costras de montaña. En general, yo recomiendo la utilización de esquís más cortos a personas de una cierta edad (puesto que tienen menos capacidad aeróbica, menor potencia muscular, menor flexibili- dad en vueltas maría y caídas y periodos de recuperación más largos en caso de lesión). En la mayoría de las marcas se incrementan ligera- mente las anchuras de las cotas a mayor longitud de esquí.

OTROS ASPECTOS RELACIONADOS CON LA SEGURIDAD

Es muy importante la utilización de fijaciones de seguridad que per- miten el bloqueo si estamos progresando en pendientes heladas ex- puestas donde la apertura no deseada de una fijación puede provocar consecuencias muy graves, pero que en posición descenso (no blo- queadas) permiten la liberación de la bota del esquí bajando a veloci- dad media o baja en nieves cambiantes. Se ha observado un aumento del número de lesiones en corredores y corredoras que utilizan fija- ciones bloqueadas. La combinación de esquís de relativa dureza, la

En las carreras de esquí, la ligereza es el factor determinante. En la foto de arriba, participantes en la Sella Ronda, clásica cita de esquí de montaña en las Dolomitas italianas. Abajo, un corredor utilizando una bota plástica algo más pesada.

¡DISFRUTA NUESTRAS

ACTIVIDADES

!

Esquí en Rusia, Siberia, Elbrus, Cáucaso, Kyrgyzstan, Kamchatka, Kazbek y zonas árticas.

info@naturtrek.com Tel. 948 290 353 www.naturtrek.com

COL, RECMOUNTAIN

COL. HELLY HANSEN

MATERIAL

fijación bloqueada y la casi nula deformación de una bota de fibra de carbono podría producir (no hay evidencia científica, pero sí parece lógico) un aumento de lesiones a nivel de la pierna y rodilla. La Federación Internacional recomienda el uso de frenos de esquís para la temporada 2018-19 y su uso será obligatorio para la tempo- rada 2019-20 en sus competiciones oficiales. Recordar que las leyes de muchos países y/o las disposiciones de las estaciones de esquí obligan al uso de dispositivos antideslizamiento en los esquís y que todos los principales fabricantes de fijaciones de esquí de montaña disponen de estos dispositivos en sus catálogos. Muchos de los lec- tores habrán visto un esquí de montaña a gran velocidad pista abajo por una estación de esquí. Si este esquí percute contra una perso- na, la responsabilidad moral (sin entrar temas civiles o penales) es del propietario de este esquí. Muchos esquiadores prefieren bajar con las fijaciones clavadas por miedo a que un esquí incontrolado haga daño a una persona. Esto conlleva una disminución de la seguridad que podría evitarse con la utilización de los frenos. Siguiendo con el ejemplo del esquiador “master”, está claro que las fijaciones de 100 gramos serán inadecuadas para montarlas sobre unos esquís de 100 mm de patín y 1.600 gramos de peso y con unas botas de 1.500 o 2.000 gramos habituales en freerider. Igualmente una fijación con sistema Tech de Inserts de DIN 14 y esas botas de 2.000 gramos tensionarían excesivamente un esquí de competición, aumentando el peso del conjunto y aportando muy poco a la esquia- bilidad. Es decir, al analizar el equipo que vas a adquirir, es importante que lo hagas de una forma global para que botas, fijaciones y tablas funcionen como un conjunto, y no cada elemento por separado.

Sobre las pieles y cuchillas

C UANDO no tantos años atrás los esquís de travesía tenía unas cotas

poco acusadas (del tipo 88-72-78), no se planteaba otra cosa que el uso de pieles paralelas (atención: en esquí de fondo de competición o esquís nórdicos las cotas siguen siendo bastante paralelas para favorecer el deslizamiento, llegando en algunos casos a ser más estrechos en espátula que en patín). Con la revolución carving, las cotas de los esquís alpinos y posteriormente de los esquís de montaña se acentuaron, con lo que se pasó al concepto de pieles talladas (o carving) en el que que las pieles se hacen a la talla y línea de cotas del esquí. La talla se realiza en fábrica o bien en la tienda o por el mismo usuario utilizando el propio esquí como plantilla. Muchas veces se compran las pieles que ya van con el esquí. Los esquís de alta gama llevan unas pieles en consonancia que aúnan un buen agarre, poca retención de agua

Jordi CANALS

con la correspondiente resistencia a la formación de los temidos zuecos y un deslizamiento más que aceptable que en algunas nieves puede superar a una piel de competición sin parafinar (a igualdad de anchura y talla).

Muchos corredores de alto nivel no utilizan jamás las cuchillas, pero hay que tener en cuenta que en estos casos, además de su técnica y potencia física, utilizan esquís estrechos con

Una buena técnica de ascenso nos puede evitar tener ponernos las cuchillas (o los crampones), pero conviene no apurar. Ante la mínima duda, mejor parar y equiparse.

espátulas inferiores a 100 mm que permiten cantear con gran eficacia en las pendientes heladas. Pero, si nos

ponemos en la piel de un usuario medio

con una mochila pesada, que lleva en

los pies un peso doble o triple que un conjunto de competición y un esquí de cotas carving con una espátula de 118

mm que le aparta de la pendiente helada

y además cede por la construcción rocker del esquí en un lugar expuesto

a una caída, pensaremos que el uso de cuchillas es altamente recomendable

y le aportará eficacia y seguridad.

Apuntar que en una carrera en Austria,

el vencedor ganó usando cuchillas en un

largo y empinado tramo a dos destacados corredores de la Copa del Mundo. Al igual que con los crampones, es conveniente anticipar su colocación en un lugar relativamente cómodo y seguro antes de llegar al tramo expuesto. / J.C.

PIRINEO

FRANCÉS

EL ESQUÍ EN MAYÚSCULAS

Esquiar en el Pirineo francés tiene sus ventajas. Y sus secretos. Además de descubrir el esquí sin colas, el auténtico après-ski y el delicioso sabor de su gastronomía autóctona de montaña, hay un sinfín de sorprendentes detalles que marcan la diferencia. Y que no hay que perderse. Bienvenidos al esquí en mayúsculas.

247 Km en Pyrénées 2 Vallées

Bueno, este es un detalle que no pasa desapercibido en Altos Pirineos. Saint Lary, que cumple 60 años esta temporada, Piau Engaly, Peyragudes y Val Louron han creado este invierno Pyrénées 2 Vallées. Es una tarjeta prepago que cuesta 20 euros, permite esquiar en los 247 Km de las cuatro estacio- nes, abonar los días que se han esquiado

a final de mes y tener descuentos de entre el 10 y 15%. www.pyrenees2valles.com

El après-ski auténtico

Luchon Superbagnères, Le Mou is, Peyragudes (cuya otra mitad pe enece a Altos Pirineos) y la entrañable Bourg d’Oueil son las cuatro estaciones de la Alta Garona. Esquí familiar, spas y gastronomía autóctona conviven

a pa es iguales y recomendamos probar el

pastel típico “Gâteau à la Broche”, el caldo casero “Pistache” y, como no, el “Vaporarium”, el único hammam natural origen romano. www.hautegaronnetourisme.com

7 estaciones en 1

Las 7 estaciones del Pirineo Oriental, las más próximas al Mediterráneo y conocidas también como las “Neiges Catalanes”, tienen un fo ait común que permite esquiar en Les Angles y descalzarse los esquís en el centro del pueblo; disfrutar del esquí familiar y el snowboard en la emblemática Font-Romeu o del esquí de fondo en Capcir y Cambre d’Aze, entre otras. www.neigescatalanes.com

Aprender con coaching-ski

Aprender a esquiar cuando ya se peinan canas, a nuestro propio ritmo y sin miedo, es posible en Ariège. La Escuela de Esquí Francesa (ESF) ha puesto en marcha un innovador programa aprendizaje mediante coaching-ski que permite aprender 100% a tu aire. Recomendamos la encantadora y familiar estación de Guzet y sus estaciones nórdicas, como Bielle. Y relajarse en el pueblo termal de Ax-Les-Thermes, por supuesto. www.ariegepyrenees.com

Nieve atlántica

Tocando el Atlántico, nos encontramos dos joyas de los depo es de invierno:

Goure e y A ouste. La entrañable Goure e, donde la mayoría son esquiadores locales, combina lo familiar, la comida vegetariana y un impresionante fuera pista que conecta con la salvaje

A ouste, estación que celebra 50 años, y

posee un espacio freestyle y otro familiar

para debutantes que son una delicia.

www.tourisme64.com

Más información y reservas en

h p://es.lespyrenees.net/

CLAUDIA RAMOS

EQUIPO DE SEGURIDAD

FRENOS, CORREAS O NADA

¿QUÉ ESCOGER?

Estamos habituados a ver esquiadores sin frenos en las competiciones de esquí, sin embargo, si hacemos travesía dentro de una pista, pueden llegar a sancionarnos si provocamos un accidente por no llevarlos. Analizamos los pros y contra de estos elementos de seguridad de nuestros esquís, habitualmente olvidados.

C UANDO vamos a comprar un equipo de esquí de montaña, no solemos prestarle demasiada atención a cómo se va a comportar ante una caída, a pesar de que es algo bastante natural

en este deporte y de que, sea cual sea nuestro nivel,

siempre está presente (por mucho que nos duela, lite-

Todas las fijaciones cuentan con un sis-

tema de liberación automática en caso de caída, con la salvedad de algunos modelos específicos de esquí de competición. Suelen ser sistemas de liberación más limitados que las fijaciones de esquí alpino. Por ejemplo, en el caso de las fijaciones Tech (Insercio- nes), cuando hay una caída con torsión el sistema está ceñido al talón, las punteras solo actúan en movimien- tos verticales y con poco ángulo de torsión. Esto suele

ralmente

).

ser suficiente en la mayoría de los casos, pero puede perjudicar notablemente a los esquiadores que tengan problemas de rodilla. Para las caídas complejas, solo las fijaciones tradicionales de placa, o algún modelo específico de inserciones (como la que comercializa la marca suiza Diamir con su modelo Vipec), solventan este problema específico. Por el momento el resto de marcas no incorporan esta posibilidad. Además de esta limitación, nos encontramos con otro inconveniente y es que normalmente los frenos no vienen incluidos en el esquí, por lo que debemos ser nosotros los usuarios quienes tomemos la decisión de incorporarlos o no. La decisión de si usar frenos o correas, o ningún sistema, no es un asunto banal; no solemos dedicarle mucha reflexión pero puede tener más trascendencia de lo que pensamos. Como siem- pre, es importante valorar el uso que le vamos a dar al esquí para poder escoger el material correcto.

Las posibles consecuencias de no llevar freno

Antes de la decisión, repasemos un poco el porqué de los frenos. Aunque hoy en día todas las fijaciones de esquí alpino cuentan con un sistema de frenos incorpo- rado que evita el deslizamiento involuntario de la tabla en caso de caída y liberación de la fijación (si el esquí se queda suelto, se convierte en un proyectil que baja

ERIC DELAPERRIERE

por la pista), es algo bastante reciente dentro de la his- toria del esquí. Se introdujo de forma generalizada en los años ochenta, anteriormente lo más utilizado era el sistema de correas atadas al esquí y a la bota o pierna del esquiador. Este sistema de sujeción puede hacernos pensar que solo esta indicado para evitar la pérdida del esquí en un terreno expuesto como es la montaña, donde una pérdida puede suponernos un verdadero pro- blema o al menos un engorro. Pero hay que tener en cuenta que no siempre se practica esquí de montaña lejos de las pistas, cada vez hay más esquiadores de montaña que lo hacen a caballo entre el fuera de pista

y las estaciones de esquí, y es en este último campo

donde un esquí suelto que se deslice de forma incon- trolada por la pista puede traer consecuencias graves

si llega a golpear a otro esquiador. La legislación es- tablece además que está prohibido esquiar en pistas de estaciones invernales sin un sistema que evite este problema, un hecho que pocos esquiadores de montaña conocen o del que no son suficientemente conscientes. Esto significa que, si perdemos un esquí

y provocamos un accidente, además de la responsa-

bilidad penal estaremos entrando en un asunto de ne- gligencia y responsabilidad civil.

Ventajas e inconvenientes de cada opción

Una vez aclarada la importancia de disponer de al- gún sistema que frene nuestro esquí, lo importante es conocer las ventajas e inconvenientes de cada opción disponible, para escoger así la que mejor se adapte a nuestros intereses. Es cierto que hoy en día vivimos una época en la que nos fijamos mucho, quizá demasiado, en las grandes figuras, por ejemplo vemos a los esquiado- res punteros –que participan en las competiciones de esquí de montaña– con equipos minimalistas donde se impone la máxima ligereza. Pero no tenemos que olvidar que el mundo de la competición, o la pseu- docompetición, cada vez se aleja más de la práctica habitual del aficionado medio (al que está dirigido este artículo), al igual que sucede en muchos otros depor- tes. En el caso de la competición, la ISMF (Federación Internacional de Esquí de Montaña, que es el organis-

mo encargado de regular las competiciones) no exige

a

los competidores que lleven sistemas que sujeten

el

esquí al esquiador o que impidan su deslizamiento

accidental. Por este motivo muchos fabricantes no se molestan en incorporarlos y ni siquiera preparan sus modelos para que el usuario pueda incorporarlos por su cuenta. El motivo de que no se exijan frenos en carrera está en tanto en el mayor peso que supon- dría como en el tiempo extra que se necesitaría en las transiciones; los corredores de esquí asumen esta carencia como algo inherente a la competición pero, como hemos dicho antes, la finalidad de la mayoría de los esquiadores de montaña no está en la compe-

Además de en las caídas, hay otras situaciones en las que aumenta el riesgo de pérdida del esquí, como cuando estamos haciendo una transición (foto izquierda) o en maniobras como una vuelta María en una pendiente empinada (foto arriba) en la que se nos pueda desenganchar el esquí involuntariamente.

FRENOS, CORREAS O NADA

¿QUÉ ESCOGER?

A la izquierda, sistema

de correa tradicional, con una cinta que

rodea el tobillo, uniendo

al esquiador con la

fijación.

En el centro, sistema de correa con mosquetón que va enganchado a la bota.

A la derecha, el sistema más habitual: freno

en la parte trasera de

la fijación, que viene

de serie (es el mismo sistema que en las fijaciones de esquí alpino).

MISIÓN:

COMPRAR EL

ME

tición. Hoy en día existen muchos modelos de fijacio- nes de esquí de travesía que ya llevan los frenos incor- porados de serie, o que tienen la opción de incorporar bien unos frenos o unas correas.

Analizamos los distintos sistemas de conexión de la tabla al esquiador, comenzando por el más tradicional:

Correas: es el sistema más antiguo de seguridad, su funcionamiento es sencillo y simple. Al principio,

la mayoría de sistemas consistía en una correa larga

que se sujetaba a la fijación y que luego mediante una vuelta al tobillo se engancha con un cierre a

una anilla. Hoy hay este sistema se sigue utilizando, aunque hay modelos que evitan esta vuelta de

la correa al tobillo mediante un accesorio que se

coloca en uno de los ganchos de la bota. Los defensores de este sistema argumentan que impide en todo momento que el esquí se nos esca- pe tanto en subidas como bajadas, incluso a la hora de calzarse o descalzarse los esquís, y también en caso de caída el esquí siempre quedará a nuestro

alcance. Estas ventajas son indiscutibles, pero tam- bién hay que mencionar otras desventajas como por ejemplo que, en caso de ser sorprendidos por una avalancha, un esquí que esté unido al esquiador va

a provocar un efecto ancla que nos va a dirigir de

forma inequívoca hacia el fondo, impidiendo el buen funcionamiento del sistema airbag y por tanto restan-

do posibilidades de quedar en la superficie o enterra- dos a poca profundidad. Además, en caso de caída,

al llevar el esquí tan próximo, puede llegar a golpear-

nos o provocarnos un corte con sus cantos. Hoy está en desuso y muy pocas marcas apuestan por él. Frenos: es el sistema más moderno y actual, la mayoría de los modelos de fijación del mercado cuenta con un sistema de freno incorporado o bien con la posibilidad de añadirlo como pieza opcional. En función de dónde estén ubicados, podemos encontrar distintas opciones:

• Delanteros: por el momento sólo la marca ATK opta

por este sistema. Están ubicados en la puntera de la fijación, algo que posibilita su uso en subida aunque,

en contrapartida, resultan un poco incómodos en la progresión ya que se pueden enganchar fácilmente

con la espátula del esquí tanto en deslizamiento como en maniobras tipo vuelta maría.

• Traseros: es la opción más habitual escogida por los fabricantes, coincidente con las fijaciones de esquí alpino. Algunos modelos permiten que el usuario los pueda quitar de forma rápida y sencilla según sus

necesidades. Por contra, no funcionan en ascenso y por tanto el esquí queda suelto en caso de que la bota se separe accidentalmente de la fijación. Aunque el freno sería la opción más recomenda-

ble en términos de seguridad cuando hay una ava- lancha (ya que nos libera del esquí, posibilitando el trabajo del airbag o cualquier maniobra que nos per- mita permanecer en la zona de superficie del alud), es un sistema que también tiene alguna desventaja. Por ejemplo, como comentábamos anteriormente, los frenos sólo funcionan de manera automática en des- censo (salvo los modelos de la marca ATK y algunas fijaciones de placa), aunque es un tema que no afec- ta tanto a las fijaciones de inserciones, ya que estas llevan incorporado un sistema de bloqueo de puntera que impiden que el esquí se suelte accidentalmente durante la subida. Otro de sus puntos débiles es que, durante las maniobras de puesta o quita de los esquís, hemos de ser muy cuidadosos ya que existe el riesgo de que el esquí se pueda deslizar de forma accidental. Nada: aunque no deja de ser una opción personal en terreno de montaña, hay que ser conscientes, tal y como indicábamos anteriormente, que está totalmente prohibido circular sin un sistema de frenado por zonas de pistas de esquís de cualquier estación invernal y por tanto podemos ser desalojados de la misma por razones de seguridad,

o incluso en algunas estaciones podríamos ser

sancionados. En caso de provocar un accidente, seremos responsables civiles de los daños causados. Los dos: es una opción posible aunque, desde mi punto de vista, algo redundante, ya que finalmente no por llevar un doble sistema tenemos el doble de margen de seguridad, y sin embargo sí tendremos más peso y más engorro que no lleva a ninguna parte. En cualquier caso, la última palabra la tiene cada esquiador, analizando y escogiendo el sistema que mejor se adapte a nuestros requisitos. Personalmente, después de más de treinta año practicando esquí de montaña, yo me quedo con la opción del sistema de

frenos incorporados a las fijaciones; es evide que no es

la solución perfecta, al igual que el sistema de correas,

también tiene sus carencias, pero para mí es más im- portante evitar el efecto ancla que se produce en caso de avalancha cuando llevamos los esquís sujetos por correas, algo que no sucede cuando el esquí se libera de la bota y no queda sujeto al cuerpo del esquiador.

Manuel SUÁREZ

10 CONSEJOS DE FOTOGRAFÍA

¿ CÓMO SACAR

MEJORES

FOTOS

DE ESQUÍ?

El esquí de montaña tiene unas particularidades –como el alto contraste de la nieve y luces, la rapidez en los –

movimientos, el frío

sea difícil sacar buenas fotos. En este artículo el fotógrafo y guía de montaña

Fernando Guevara nos cuenta las bases de la fotografía con consejos prácticos para que inmortalices de la mejor forma posible tus momentos sobre las tablas.

que hacen que

84 ESPECIAl ESQUÍ 2018/2019

L o mejor como casi siempre es empezar por el principio,

en este caso por la herramienta que usaremos para tomar

nuestras fotografías: la cámara de fotos. Ya sea la cámara

del móvil o bien una cámara dedicada como una réflex, hay

que tener varias cosas en cuenta a la hora de utilizarla. En

primer lugar, el tamaño sí importa –el tamaño del sensor,

es decir del lugar donde se plasma la imagen– y también

la calidad del objetivo. Mientras las leyes de la física nos sigan atrapando en este diminuto punto azul, es un dato a tener en cuenta, aunque no imprescindible a la hora de comprar o llevar nuestra cámara a nuestras salidas. Fotográficamente hablando sería maravilloso llevar un equipo con un sensor del tamaño de una furgoneta con objetivos de gran calidad y muy luminosos, pero claro, como en todo hay una pega, y evidentemente en este caso son el peso y el tamaño.

FERNANDO GUEVARA

Nos encontramos en un deporte en el que ingenieros de todas las marcas se es- trujan sus muy bien formadas e inteligentes mentes para ahorrarnos 40 gramos en una fijación, un esquí o una bota, y nosotros va- mos a llevar un equipo en el que, por ejem- plo (como es mi caso), solo un objetivo pesa 970 gramos, lo que equivale a un esquí de algún modelo medio. A eso le sumamos la cámara, normalmente otro objetivo, batería, accesorios… en total unos 3 kg en modo “li- gero”, un peso que resulta inviable para el aficionado medio. La cuestión es: ¿es nece- sario todo esto para realizar buenas fotos?

No, no lo es, evidentemente la calidad de un equipo así permite jugar más con el enfo- que, poder hacer ampliaciones más grandes y resistir mejor los fuertes contrastes pero, para la mayoría de aficionados que simple- mente quieren tener un buen recuerdo con sus fotos, no es necesario.

TIPOS DE CÁMARAS

Una vez aclarada la importancia relativa de llevar un equipo profesional, vamos a ver las opciones más habituales con las que se suelen hacer fotos en las salidas de esquí de montaña:

El alto contraste que tenemos en los escenarios con nieve, la velocidad de los descensos, el frío y la humedad, entre otros, son factores que influyen en la fotografía de esquí. Por otro lado, la espectacularidad de los paisajes nevados, o el gran contraste de la vestimenta habitualmente colorida del esquiador (como en la foto de arriba), juegan a nuestro favor a la hora de sacar buenas tomas.

ESPECIAl ESQUÍ 2018/2019

85

FOTOS: FERNANDO GUEVARA

CÁMARA DEL MÓVIL: el teléfono móvil se ha convertido en un compañero inseparable

en nuestras salidas tanto por la seguridad que aporta como por su reducido peso

y tamaño. Al llevarlo siempre encima, y

normalmente a mano, nos permite hacer

tomas de forma muy ágil y rápida. En cuanto

a sus desventajas, según el tipo de móvil puede darnos una calidad muy justa, no

suelen permitir variaciones de exposición

y enfoque y además es probable que no

funcione la batería debido al frío, salvo si llevamos un móvil todoterreno o rugerizado (adjetivo castellanizado del inglés ruggedized, que significa robusto, diseñado para ser resistente al agua, a los golpes y al frío).

CÁMARA DE ACCIÓN: en este segmento

nos metemos ya en una inversión importante para la toma de fotografías, tipo las cámaras GoPro, Virb de Garmin, etc. Hay mucha variedad de precios en función de la calidad, prestaciones y complementos que ofrecen. Hay algunas que son sumergibles y la

86 ESPECIAl ESQUÍ 2018/2019

Móvil

Rugerizado

Cámara de acción

mayoría se pueden llevar en el casco de

esquí

elevado, suelen tener una óptica y un sensor muy justos aunque, evidentemente, logran muy buenas tomas en primera persona.

CÁMARA COMPACTA: son las cámaras de

pequeño tamaño, con una óptica y un sensor algo justos por lo general. Algunas tienen parámetros manuales y permiten el disparo en calidad RAW. CÁMARA BRIDGE: es un tipo de cámara intermedio entre la compacta y la cámara réflex. Suelen tener un cuerpo algo más

En general, si no tiene un precio muy

DSLR

grande que las cámaras compactas y una óptica mejor, si bien no tienen objetivos intercambiables. El sensor suele ser más pequeño y la óptica de menos calidad que la de una réflex, por lo que la imagen no tendrá tanta calidad, sobre todo en condiciones de poca luz y fuerte contraste. Normalmente ofrecen un buen zoom y tienen opción RAW.

CÁMARA RÉFLEX DIGITAL O DSLR (siglas

que corresponden a Digital Single-Lens Reflex). Llevan el sistema tradicional de toda la vida de las cámaras Réflex analógicas (se ve la escena real a través de un espejo

“reflex”), pero adaptado al ya masivo sistema digital. Son las cámaras preferidas por los fotógrafos profesionales pues son las más completas, ofreciendo múltiples opciones de configuración de la toma, mejor y más rápido enfoque. Tienen mayor tamaño de cuerpo, ópticas intercambiables y opción de disparo en RAW. Detallar los tipos y particularidades de las cámaras réflex no es el objetivo de este artículo, baste señalar que, si vais a adquirir este tipo de cámara para disparar en automático, es mejor ahorraros el dinero (y el peso) y adquirir alguna de las anteriores, pues no notaréis mucha diferencia.

DOS CONCEPTOS BÁSICOS:

Veamos a qué se refieren los numeritos que suelen aparecer en la cámara, que nos van a dar datos sobre las fotografías que realicemos:

MEGAPÍXELES (MPx): un “píxel” se define

como la menor unidad homogénea en color que forma parte de una imagen digital (ya sea una fotografía, un vídeo o un gráfico), es decir, explicado de manera sencilla, es

cada uno de los puntitos que forman la imagen en una pantalla. Un megapixel no es más que un millón de píxeles. Una cámara que ofrezca muchos megapíxeles implica que esa imagen se podrá ampliar mucho sin que pierda calidad (siempre y cuando nos acompañe la óptica). Por tanto, no es un dato que esté directamente relacionado con la calidad de la imagen (como muchos piensan erróneamente), sino que solo influye si queremos ampliarla. Dado que en la actualidad el uso principal que se les da a las fotos es su publicación en redes sociales, para lo que solo es necesario de 1 a 3 MPx (2,1 MPx = Full HD), imaginaos lo sobrados que van los sensores con 24 megapíxeles, que es lo que llevan muchas cámaras en la actualidad (por ejemplo, la cámara de mi smpartphone tiene 21 Mpx). Un problema de las cámaras con muchos MPx es que al tener más información ocupan más en la memoria, que puede suponer un problema en móviles que no tengan mucha capacidad. APERTURA: se suele representar con la

CONSEJOS

DE FOTOGRAFÍA

Arriba: clásica composición siguiendo la "regla de los tercios", con el esquiador dándole perspectiva a la imagen. A la izquierda: imagen desde un punto de vista subjetivo, con un encuadre original, y abajo, salto del esquiador congelado (foto hecha con una cámara Nikon D610 y un objetivo Nikkor 105 mm, con f/2,5 y velocidad 1/1000, con enfoque manual)

letra f, e indica la abertura de un objetivo respecto a su distancia focal, es decir,

simplificando, es la cantidad de luz que entra

a nuestra cámara. Cuanto más bajo sea el

número en principio es mejor, puesto que indicará que el objetivo es más luminoso (un objetivo de f1.4 será más luminoso que uno de f2.8), pero todo depende en realidad de cómo esté construido el objetivo. Cuidado:

puede ocurrir que el objetivo no sea capaz de

cerrarse lo suficiente para reducir la entrada de luz y, si nuestra cámara no dispone de disparo a alta velocidad de obturación, nos será imposible regular correctamente

la cantidad de luz que llega al sensor,

saliéndonos las fotos quemadas e inservibles.

ESPECIAl ESQUÍ 2018/2019

87

CONSEJOS

DE FOTOGRAFÍA

10 CONSEJOS

para sacarle partido a tus fotos de esquí de montaña

1 Prefiere las primeras o las últimas horas del día para hacer las fotos, es cuando las luces están más polarizadas y resultan mas cómodas para el sensor y el objetivo, sin tanto contraste.

2 Procura llevar tu equipo protegido de la intemperie

para evitar condensaciones, descargas de baterías y fallos de funcionamiento por frío o humedad. No está de más llevar una bolsita de gel de sálica o similar para combatir la humedad.

3 Prueba nuevos encuadres y nuevas tomas. No

temas arriesgarte y salirte del

plano “habitual”. La “regla de los tercios” funciona para paisajes, pero no tengas miedo

88 ESPECIAl ESQUÍ 2018/2019

El esquí de montaña tiene unas particularidades ambientales y climatológicas que marcan la forma en la que van a salir las fotos. Con la nieve, la luz y las sombras de la montaña, se generan contraluces muy fuertes y las fotografías adquieren un tono azulado debido a la alta cantidad de rayos UV. Además, las condiciones meteorológicas de frío intenso son muy exigentes para nuestro equipo. Vemos aquí algunas claves para poder dominar estas condiciones especiales, claro que siempre dependerá del equipo que tengamos y de las opciones que nos permita.

de tirarte al suelo o buscar ángulos distintos. También es buena idea incluir líneas como senderos o huellas de bajada que atraigan la mirada hacia donde queramos, o buscar el contraste del paisaje nevado

con las coloridas ropas del esquiador en algún plano.

4 Toma las fotografías en RAW (término que viene

del inglés raw, que literalmente

significa crudo). El raw es la imagen de la cámara en

bruto que es la que aporta mayor información para su postproducción. Por contra, la mayoría de dispositivos suelen grabar las fotos en JPG, que es un archivo comprimido y por tanto aporta menos información. Las fotos en jpg nos limitan mucho en la postproducción, por lo que no te permiten sacarle tanto partido a tu toma.

5 Limpia la óptica y sensor con regularidad, evitará perdida

de contraste. Es recomendable llevar siempre con la cámara una toallita de microfibra para limpiar la óptica.

6 Si quieres congelar el movimiento del esquiador,

dispara en alta velocidad (1/1000), darás nitidez a las

FOTOS: FERNANDO GUEVARA

tomas de movimiento. Si tu cámara tiene opción “ráfaga”, utilízala en las tomas de acción; hará que no te pierdas ninguna toma interesante.

7 Si haces fotos con móviles o con cámaras compactas,

hazlo en HDR (siempre y cuando no sea una toma de acción). Es una técnica de procesamiento de imágenes que suelen llevar incluidas este tipo de cámaras que busca abarcar el mayor rango de niveles de exposición en todas las zonas. Lo consiguen normalmente mezclando dos fotos similares pero con diferentes exposiciones, resultando por tanto una fotografía con más información (sobre todo en las tomas en las que hay mucho contraste). Es recomendable en todo caso editarla posteriormente para darle un toque más natural.

8 En las fotos de nieve muchas veces no se cumple

el dicho de “blanco como la nieve”, sino que puede salir con tonos azulados o grisáceos. Para evitarlo, es importante hacer un buen balance de blancos con el modo manual (y medición Matricial), siempre que tu cámara tenga esta opción. Si no, siempre podrás corregirlo en una edición digital posterior de la fotografía.

9 La técnica del derecheo, o “derechear histograma”

te ayudará a sacar el máximo partido al sensor de la cámara, evitando el ruido en las zonas de sombras. (Explicación en el recuadro a la derecha).

10 Finalizo con un último consejo, quizá el más

importante: salid mucho a disfrutar de vuestra pasión y haced muchas fotos, así iréis encontrando poco a poco vuestro estilo. Las “reglas” están para romperse.

Fernando GUEVARA

Derecheada

“DERECHEAR HISTOGRAMA”

P ODEMOS "Derechear histograma" siempre que nuestra cámara tenga ajustes manuales. Es una técnica es realmente útil para todo tipo de

fotografía. Nuestro sensor funciona con código binario (1 y 0), en la mayoría de los casos en tres canales RedGreenBlue (Rojo, Verde y Azul) y con combinaciones de estos tres colores primarios llegamos a formar unos 16 millones de colores. La información recogida en la foto se muestra en un

histograma, que es un mapa de información de nuestra toma. Las sombras y negros estarían a la izquierda, y las altas luces y blancos a la derecha.

En la fotografía analógica las fotos se tomaban para las sombras, ya que era imposible recuperar esa zona de la imagen. En la actualidad se realiza al revés, la toma se expone con la vista puesta en la parte derecha del histograma (altas luces y blancos), si nos pasamos, esa información se perderá.

Esta técnica no nos quitara tiempo de la toma si hacemos una configuración previa y correcta de la compensación de exposición y si tenemos la opción de ISO automático en nuestras cámaras.

Algunas cámaras tienen una herramienta fantástica para estos usos, la alerta de altas luces, en este caso será todo mucho mas fácil. Esta alerta nos avisa de cuando perdemos información en la parte derecha del histograma con un color rojo, o negro, depende de la cámara.

Podremos hacer esta configuración usando una hoja en blanco y la herramienta de alerta de altas luces, realizando tomas y corrigiendo la exposición hasta que nos salga una pequeña parte de la imagen quemada.

¿Qué quiere decir todo esto y para qué me sirve a mí? Al llevar el histograma hacia la derecha conseguimos exprimir más el sensor, aunque requerirá una edición posterior, ya que la foto saldrá ligeramente sin contraste, simplemente con bajar la exposición en cualquier programa de revelado nos dará una foto con todo lo que nuestro sensor dé, menos ruido (granulado), mejor contraste, etc.

Corregida

89