Sei sulla pagina 1di 2

Ofrecemos esta Santa Misa por las Siguientes intenciones:

……
MONICIÓN DE ENTRADA:

Queridos hermanos y hermanas: Que la participación en esta santa eucaristía nos llene de
entusiasmo para correr con perseverancia la carrera de nuestra propia vocación, fijando
siempre la mirada en Jesús, que hoy nos dice “los que comen de mi carne y beben de
mi sangre viven en mí y yo en ellos”. Que este encuentro con el Señor sea de profunda
transformación.
Iniciemos nuestra Santa Misa alabando al Señor:

Acto Penitencial:
 Tú que eres la imagen viva de Dios amor. Señor ten piedad.

 Tú que nos has amado hasta el extremo. Cristo ten piedad.

 Tú que entregaste tu vida por nosotros, tus amigos. Señor Ten piedad.

MONICION DE LECTURAS:

• Primera Lectura:
Jesucristo sale al encuentro de Saulo y corrige la dirección de su camino.
El Señor dijo: Es un instrumento elegido por mí para dar a conocer mi nombre a los
pueblos. Escuchemos con atención

• Al Salmo respondemos:
“Id al mundo entero y proclamad el evangelio”

• Lectura del Santo Evangelio:


El Evangelio nos presenta a Jesús como el
alimento que produce vida eterna que solamente viene de Dios. Escuchemos!
ORACION DE LOS FIELES: queridos hermanos, oremos a Dios con insistencia
para que, del mismo modo que escuchó las súplicas de su Hijo amado, se digne
atender nuestras humildes peticiones.
A cada Oración respondemos: escúchanos señor

1.- Por la Santa Iglesia, por todos los cristianos para que sintamos el anhelo de anunciar
la buena noticia del evangelio a todo el mundo. Roguemos a Señor.
2.- Por el Papa Francisco, los obispos, los presbíteros y diáconos que predican la palabra
de Dios, que sus vidas esté llena de la presencia de Jesucristo. Roguemos al Señor.
3.- Por las vocaciones al ministerio sacerdotal; para que nunca falten pastores a
nuestras almas, que puedan gobernar y cuidar el rebaño encomendado a ellos por el
buen Pastor. Roguemos al Señor.
4.- Por nuestra parroquia, para que, con mucha fe, dé testimonio de la resurrección de
Cristo. Roguemos al Señor.
5.- Por lo que estamos aquí presente, para que disfrutemos verdaderamente la paz de
Cristo. Roguemos al Señor.

OFRENDA
Te presentamos Señor los dones del PAN Y EL VINO, fruto del trabajo y del esfuerzo
del hombre que se transformará en tu Cuerpo y en tu Sangre, Señor, que serán nuestro
alimento en el camino.
COLECTA:
Hermanos, ofrezcamos en la colecta, el fruto de nuestro trabajo, seamos solidarios con
nuestra Parroquia, y con los hermanos más necesitados, aportemos generosamente.

COMUNION
El pan consagrado en nuestros altares, en cada Eucaristía, es realmente el Cuerpo y la
Sangre de nuestro Señor Jesucristo. Acerquémonos a recibirlo con devoción
DESPEDIDA
Fortalecidos por el alimento celestial, Vayamos a dar testimonio de Cristo en todas
partes. La fuerza del Evangelio transforma nuestro mundo.

https://www.revistaecclesia.com/misa-diaria-para-el-mes-de-mayo-2019/