Sei sulla pagina 1di 4

Actitud en la psicología organizacional.

Introducción:
La actitud es el comportamiento que emplea un individuo para hacer las labores. En
este sentido, se puede decir que es su forma de ser o el comportamiento que se
tiene ante determinada situación, esta actitud predispone en la organización la
conducta de un individuo y como este realizara su trabajo.
Las actitudes son declaraciones de evaluación favorables o
desfavorables- relativas a objetos, personas o acontecimientos. Reflejan cómo se
siente un individuo con relación a algo. Es un estado mental de preparación,
organizado mediante la experiencia, que ejerce una influencia específica sobre la
respuesta que da una persona a la gente, los objetos y la situación con que se
relaciona.

La actitud tiene implicación en todo organismo social por cuanto:


- Las actitudes constituyen las predisposiciones hacia los aspectos del mundo. Por
consiguiente, los miembros de una institución asumen actitudes respecto a sus
jefes, los sistemas de control, las normas establecidas, las políticas implementadas
y los demás factores organizacionales pertinentes.
- Las actitudes proporcionan la base emocional de las relaciones y la identificación
de una persona hacia los demás. Por tanto, de las actitudes positivas o negativas
(favorables o desfavorables) dependen en gran medida un ambiente cordial o de
mucha hostilidad entre los miembros.
- Las actitudes están organizadas y están cerca del núcleo de la personalidad, es
decir, ciertas actitudes son persistentes y duraderas, sin embargo, están sujetas a
cambios.
Para el entendimiento de la actitud como efecto de algo, se hace necesario conocer
tres componentes:
(1) Cognoscitivo, el cual está constituido por las creencias, opiniones, conocimiento
o información que una persona tiene.
(2) Afectivo, que es el segmento emocional o de sentimiento de una actitud.
(3) Comportamiento, que está referido a la intención de comportarse de cierta
manera con relación a alguien o algo.

Como los individuos de la organización se sentiran identificados, con que grado


participaran y el grado de compromiso se ven afectados por las actitudes de estos,
en una organización es indudable que hay individuos con muy diversas actitudes, y
hacer que estas actitudes armonicen para que la empresa funcione de una manera
satisfactoria con miras a la consecución de sus metas, es una tarea colosal pero no
imposible.

Conclusiones:

Las actitudes determinan como se desenvolverá un individuo, estas actitudes


pueden permanecer o modificarse pero es de primordial importancia identificarlas y
de alguna manera poder controlarlas y tomar las decisiones pertinentes siempre
viendo hacia el bien tanto de la organización como del individuo.

-Bibliografía:

http://alcantarmota.blogspot.com/2016/01/actitudes.html