Sei sulla pagina 1di 9

Revista Argentina de Clínica Psicológica

2018, Vol. XXVII, N°1, 5-13 5


DOI: 10.24205/03276716.2017.1042

ERRORES Y DIFICULTADES COMUNES DE TERAPEUTAS NOVATOS

C OmmON E RRORS AND D IFFICuLTIES OF N OVICE T hERAPISTS


Pablo Herrera Salinas* y Claudio Araya Véliz**

Resumen
La exploración de los problemas que enfrentan los psicoterapeutas novatos ha sido un tema ig-
norado en la investigación en psicoterapia, sin embargo es necesario investigarlo para prevenir la
iatrogenia y mejorar la formación profesional. La presente investigación, considerando la mirada de
psicoterapeutas novatos como de supervisores, se preguntó sobre los principales errores y dificul-
tades comunes que cometen los terapeutas novatos de orientación sistémica. Los principales errores
detectados fueron: (1 – creencias y actitud) Actitud omnipotente o excesivamente insegura y ansiosa;
(2 – relación terapéutica) rigidez y falta de espontaneidad, “apurarse” al intervenir y los “enganches”
del terapeuta; (3 - técnicos) problemas para diagnosticar y co-construir un motivo de consulta. La
dificultad más común descrita fue el trabajo con pacientes poco motivados y cooperadores. Los re-
sultados se discuten en relación con sus implicancias para la formación profesional.
Palabras clave: Psicoterapia, efectividad, errores, psicoterapeutas novatos.

Abstract
Exploring the problems that novice therapists face has been neglected as a research topic but
it is necessary in order to prevent iatrogenesis and to improve professional training. This investi-
gation, consid- ering both the novice and the expert supervisor’s point of view, explored the main
mistakes and difficulties of systemic-oriented novice therapists. The most important mistakes de-
tected was: (1 - beliefs and attitude) an omnipotent, or excessively insecure and anxious attitude;
(2 - relationship) lack of spontaneity, pushing too fast, and counter-transference mistakes; (3 – tech-
nical) problems in diagnosis and co-construction of the main theme for therapy. The most common
difficulty was working with unmotivated and uncooperative patients. Results are discussed with
their implications for professional training.
Key words: Psychotherapy, effectiveness, mistakes, novice therapists.
Recibido: 04-09-13 | Aceptado: 23-11-17

ANTECEDENTES el estudio en profundidad de las dificultades que


inciden en el proceso terapéutico es reciente
La investigación en psicoterapia lleva más de (muran, 2002) y típicamente sub-representado a
50 años preguntándose por las variables del pro- nivel de publicaciones científicas, las que privile-
ceso que inciden en el resultado (Orlinsky, Ron- gian las investigaciones con resultados exitosos
nestad y Willutzki, 2004). Se ha establecido la por sobre las que muestran dificultades o fraca-
relevancia crítica del involucramiento y coopera- sos (Barbrack, 1985).
ción del cliente, así como el poder curativo de la Como se mencionaba anteriormente, la in-
relación terapéutica y la baja incidencia de la es- vestigación sobre estos temas ha aumentado
cuela teórica del terapeuta. Aunque la psicotera- en las últimas décadas. Resumiendo la litera-
pia ha probado su efectividad en términos tura disponible, se pueden extraer los siguien-
generales (Lambert y Ogles, 2004), también se tes errores 2 más frecuentes que cometen los
sabe que un 5-10% de los pacientes empeoran 1 novatos: (1) Interferencia de los propios conflic-
durante el proceso y más de un 30% presenta tos y esquemas no trabajados, dificultad en la
cambios que no son clínicamente significativos diferenciación self-otro y establecimiento de lí-
(Lambert y Ogles, 2004). No obstante estas cifras, mites adecuados; (2) Expectativas irrealistas de
éxito y competencia profesional instantánea,
* Universidad de Chile. ** Universidad Adolfo Ibáñez. creencia de que el éxito depende de la correcta
E-Mail: pabloherrerasalinas@gmail.com aplicación de la técnica y procedimientos
REVISTA ARGENTINA DE CLÍNICA PSICOLÓGICA XXVII p.p. 5-13
© 2018 Fundación AIGLÉ. aprendidos; (3) Exceso de confianza, o excesiva

REVISTA ARGENTINA
Vol. XXVII 1 ENERO 2018 DE CLÍNICA PSICOLÓGICA
6 PAbLo HERRERA SALInAS y CLAUdIo ARAyA VéLIz

inseguridad y ansiedad 3 en sus propias capaci- rapia, resaltando principalmente: (1) Dificulta-
dades, asumiendo toda la responsabilidad por des relacionadas con el contexto de derivación
la “cura” del paciente; (4) miedo a la confron- y coordinación de la red profesional que atiende
tación, dificultad en el manejo de la relación y al cliente; (2) Dificultades derivadas del con-
del trabajo con el “aquí y ahora” de la sesión; texto de atención (Isapres, consultorios públi-
(5) Errores de timing, impaciencia al preguntar cos, etc.); (3) Dificultades derivadas de las
e intervenir junto con “empujar” el proceso; (6) diferencias entre el contexto socio-cultural del
Errores de diagnóstico: Buscar patología; so- terapeuta respecto del paciente; (4) Dificultades
brediagnosticar “resistencias” del paciente, derivadas de deficiencias en las redes de apoyo
confundir la etiqueta con la persona (Buckley, del paciente y problemas socioeconómicos; y (5)
Toksoz y Karasu, 1979; Giustra, 1985; Kottler y Dificultades asociadas al contexto familiar del
Blau, 1989; Alts- huler, 1989; Goldberg, 1990; paciente (Coleman, 1985; mays y Franks, 1985).
misch, 2000; Fernández y Rodríguez, 2002; Otra línea de investigación que explora de
Skovholt y Ron- nestad, 2003; haarhoff, 2006; manera indirecta este tópico es la que explora
hill, Sullivan, Knox y Schlosser, 2007; Thériault, los procesos de aprendizaje y entrenamiento de
Gazzola y Ri- chardson, 2009). los terapeutas novatos. Por ejemplo, se ha
Por otro lado, se han descrito errores tera- visto que los novatos muestran mucha ansie-
péuticos que no son tan frecuentes, pero son dad e inseguridad respecto de poder usar sus
más graves, en el sentido que implican un riesgo habilidades en un contexto clínico, y van adqui-
de iatrogenia y generan deterioro en el paciente, riendo gradualmente mayor confianza a medida
como por ejemplo el usar técnicas orientadas a que avanza el entrenamiento (hill, Sullivan,
desafiar las defensas con pacientes que presen- Knox y Schlosser, 2007; hill y Knox, 2013). Al
tan patología más severa. Estos errores tienden consultar con los pacientes de dichos terapeu-
a provocar efectos negativos transitorios o ge- tas, se ha observado que ellos también perci-
neran un abandono de la terapia, sin tener con- ben el mejoramiento de sus habilidades clínicas
secuencias permanentes excepto en el caso de (hill y Knox, 2013). En contraste, los estudios
los pacientes de alto riesgo, quienes sí pueden que han explorado las diferencias en la efecti-
sufrir efectos de largo alcance (Beutler et al, vidad de terapeutas con menos y más experien-
2004; mays y Franks, 1985). cia muestran resultados mixtos. Asimismo, la
En relación a las variables asociadas a los re- mayoría de los estudios que comparan la efec-
sultados negativos y fracasos en psicoterapia, tividad de terapeutas entrenados (o expertos)
pero dejando de lado los factores del terapeuta, y personas sin entrenamiento formal pero con
nos encontramos con investigaciones que pro- altas habilidades interpersonales, no han en-
fundizan en los factores relacionados con el pa- contrado diferencias significativas entre estos
ciente y el contexto, que obstaculizan o al grupos (Beutler et al, 2004).
menos se correlacionan con resultados negati- No obstante, estos resultados que cuestio-
vos o fracaso. Aunque hay autores que se opo- nan los procesos de entrenamiento formal, di-
nen a catalogar a algunos pacientes como versos autores reconocen que la supervisión es
“difíciles” por miedo a generar estigmatización un elemento central en la práctica responsable
y profecías auto-cumplidas (Duncan, hubble y de la psicoterapia (Araya et al, 2017; Araya y he-
miller, 1997; Najavits, 2001), en general las in- rrera, 2007), especialmente en la formación de
vestigaciones apuntan a que los pacientes que terapeutas nóveles (Bernard y Goodyear, 1998).
son percibidos como difíciles comparten alguna También se ha señalado, mediante estudios em-
de las siguientes características: (a) Síntomas píricos, que los mismos terapeutas consideran a
graves y prolongados (mays y Franks, 1985; la supervisión como uno de los elementos más
Wong, 1983); (b) Baja motivación para el cambio importantes en su desarrollo profesional (Or-
y la terapia, locus de control externo respecto linsky y Ronnestad, 2005).
de su problema, o dificultad para la introspec- A pesar de lo anterior, existe escasez de li-
ción y expresión, características que obstaculi- teratura sobre la supervisión y la información
zarían la mayoría de las intervenciones del existente se limita al contexto de la formación
terapeuta (Gold, 1995; Kottler, 1992; Powell, de terapeutas novatos (Robiner, et al., 2005).
1995); (c) Dificultades generales en el estable- En Chile, Loubat (2005) advierte que la super-
cimiento y mantención de relaciones interperso- visión se realiza mediante modelos creados por
nales, lo que dificultaría la relación terapéutica los propios supervisores de forma autodidacta,
misma, además de asociarse con falta de redes o bien gracias a la reflexión de equipos que im-
de apoyo social (Clarkin y Levi, 2004; mays y parten cursos de formación en psicoterapia. De
Franks, 1985; Truant, 1999). aquí la relevancia de conocer esos modelos y
Finalmente, otros profundizan en los factores cómo estos se aplican en la práctica concreta
contextuales que dificultan el progreso de la te- de la supervisión.

REVISTA ARGENTINA
Vol. XXVII 1 ENERO 2018 DE CLÍNICA PSICOLÓGICA
ERRORES Y DIFICULTADES COMUNES DE TERAPEUTAS NOVATOS 7

En base a la revisión realizada, se reconocen psicoterapia, desde la percepción de superviso-


diversos modelos de supervisión, que se revisan res clínicos y de los mismos terapeutas novatos.
a continuación organizados en tres grupos: mo- La relevancia de estudiar los errores y dificulta-
delos tradicionales, los modelos integrativos y des es que ayuda a conocer cuáles son los aspec-
los modelos centrados en el desarrollo del su- tos y áreas que el novato necesita trabajar o
pervisado. Los modelos tradicionales de super- fortalecer, lo que a nivel individual permite que el
visión serían aquellos con un claro sesgo de terapeuta novato pueda prepararse, conociendo
enfoque (psicodinámico, cognitivo conductual y los posibles obstáculos, mientras que a nivel de
humanista). Posteriormente habrían surgido formación, ayuda a diseñar estrategias específi-
mode los integrativos o genéricos de supervi- cas y concretas para abordar estos obstáculos e
sión, con la aspiración de entregar un enfoque incluirlas en los planes de formación.
que trascienda los modelos teóricos específicos
(Fernández-Álvarez, 2008) y que se centren com-
plementariamente en diferentes focos, tal como MÉTODO
lo propone Bernard y Goodyear (1998) quienes
proponen un triple foco para la supervisión: 1) la El presente estudio es de tipo: descriptivo,
intervención, 2) la conceptualización y 3) la per- transversal, inductivo, y de carácter cualita-
sona. Finalmente, los modelos de supervisión tivo. Se consideró incluir dos miradas: la de los
centrados en el desarrollo del supervisado están supervisores (8 participantes) y los terapeutas
focalizados en describir el proceso mediante el novatos (12 participantes) 4 . Las principales
cual el supervisado pasa de ser un novato a un técnicas de recolección de datos utilizadas fue-
experto, y las distintas acciones y actitudes del ron: entrevistas en profundidad semi-estructu-
supervisor, para cada nivel de experiencia del radas (16) y grupo focal (1 sesión con 4
supervisado, que favorecen su desarrollo y au- participantes).
tonomía (Stoltenberg, mcNeill y Delworth, 1998;
Fernández–Álvarez, 2008; Smith, 2009). Selección de los participantes
Al revisar todos estos antecedentes se Tanto los supervisores como los terapeutas
puede concluir que la investigación sobre erro- novatos fueron seleccionados por medio de un
res y dificultades psicoterapéuticas ha crecido muestreo no probabilístico de carácter intencio-
de manera exponencial en las últimas décadas, nal en base a criterios de inclusión y siguiendo el
sin embargo también se pueden distinguir una principio de muestreo estructural. Se siguió una
serie de limitaciones en las que este estudio estrategia de muestreo intencionada en el tiempo
puede aportar: (1) gran parte de la investiga- y siguiendo una estrategia bola de nieve.
ción relevante tiene más de 25 años; (2) la ma- Criterios de Inclusión
yoría no tiene una metodología sólida de 1) Supervisores: (1) Que tuvieran una forma-
investigación, basándose en impresiones clíni- ción y práctica en el modelo sistémico, y que lo
cas y estudio de casos individuales (ej.: Cole- utilicen en sus respectivos grupos de supervi-
man 1985; Kottler y Blau, 1989; Kottler y sión, (2) que fueran acreditados como supervi-
Carlson, 2003; Schoenewolf, 2005); (3) a partir sores clínicos por la Comisión Nacional de
de la bibliografía revisada, no se encontraron Acreditación de psicólogos, o que llevaran al
investigaciones sobre novatos desde la pers- menos diez años supervisando, y (3) que hayan
pectiva sistémica; (4) no se encontró investiga- supervisado a terapeutas novatos en los últi-
ción que complemente explícitamente la visión mos 12 meses.
del supervisor (o terapeuta experimentado) con 2) Novatos: (1) Que se autodefinieran como te-
la del novato, explorando en primera persona rapeutas con un enfoque de orientación sistémica,
su experiencia; (5) existe muy poca investiga- (2) que fuesen psicólogos egresados con la prác-
ción que profundice en la descripción y análisis tica clínica concluida y (3) que no tuviesen más de
de los errores; (6) la mayoría se queda en tipo- cinco años de experiencia en atención clínica.
logías de errores, mientras que la poca que pro- Simultáneamente, se definieron criterios de he-
fundiza es antigua y generalmente de terogeneidad para garantizar la diversidad de ámbi-
perspectiva psicoanalítica (ej.: Buckley, Toksoz tos de acción y experiencia de los participantes.
y Karasu, 1979; Altshuler, 1989). Criterios de Heterogeneidad
Como un modo de aportar en esta línea de in- 1) Supervisores: Años de experiencia como
vestigación, considerando los aportes y limitacio- supervisor y ámbitos donde ha ejercido.
nes de los estudios previos, la presente 2) Terapeutas Novatos: Nivel de Formación
investigación se planteó el objetivo de detectar y de Especialización en Psicoterapia y ámbito de
describir los principales errores y dificultades en- ejercicio de la profesión.
contrados por psicólogos de orientación sisté- El modo en que los participantes quedaron
mica que hace menos de cinco años ejercen la distribuidos se indica en la Tabla Nº1

REVISTA ARGENTINA
Vol. XXVII 1 ENERO 2018 DE CLÍNICA PSICOLÓGICA
8 PAbLo HERRERA SALInAS y CLAUdIo ARAyA VéLIz

Tabla 1. Descripción de participantes según criterios de heterogeneidad de la muestra


Formación
Experiencia Supervisores
Terapeutas Novatos
Ámbito de trabajo Total
Baja Alta Sin formación de posgrado Con formación de
<10 años >10 años o en vías de formación posgrado concluida
Sector Privado
(universidad y consulta privada) 2 2 2 3 8
Sector Público 1 3 5 2 12
(Sistema Salud estatal, ONG, etc.)
TOTAL 3 5 7 5 20

CONSIDERACIONES ÉTICAS (1) De creencias y actitudes, (2) relacionales, (3)


técnicos y (4) teóricos.
Es relevante considerar que tanto los terapeu- (1) Respecto a los errores de creencias y actitu-
tas novatos como los supervisores entrevistados des, tanto supervisores como terapeutas novatos
participaron voluntariamente de esta investiga- coinciden al describir como los errores más comu-
ción, firmando cada uno un consentimiento infor- nes, una actitud del novato de que “se las sabe
mado, el cual resguardó el adecuado uso de la todas”, o como describen los supervisores, “una
información proporcionada (sólo con los fines del actitud omnipotente”. Esta actitud se expresa a
presente estudio) así como la confidencialidad de través de la soberbia, el no asumir que no se sabe,
los participantes. Todos los nombres de los parti- o también el creer que uno “se las puede con
cipantes fueron modificados. todas”, dificultando directamente el proceso de
aprendizaje, ya que implica la posición de “no sé
Análisis de datos que no sé”. Los supervisores le dan un tinte más
El análisis de la información recopilada fue re- grave y patologizante a este punto, como lo señala
alizado utilizando un análisis cualitativo por cate- una de las supervisoras entrevistadas: “Un cabro
gorías, el cual permitió ir distinguiendo, separando arrogante, ¿cómo diablos le metes en la cabeza
y categorizando los discursos de manera inductiva, otra idea?...cualquier error de conocimiento puede
diferenciando tópicos y categorías comunes, para ser subsanado más fácilmente que la actitud de so-
luego, a partir de esas agrupaciones establecer re- berbia o autosuficiencia” (Nadia).
laciones e integraciones de los discursos (Echeve- Complementariamente a la actitud anterior,
rría, 2005). En el análisis se siguieron tres etapas: aparece en el novato una inseguridad y/o ansie-
(1) Agrupación en citas, tópicos y categorías: En dad que, o no les deja actuar, anulando al tera-
esta etapa se fueron subrayando fragmentos de la peuta, o que los lleva a realizar intervenciones
entrevista (citas), los cuales fueron clasificados en apresuradas. La falta de seguridad en lo que están
tópicos emergentes. (2) Establecimiento de cate- haciendo y la falta de experiencia los llevan a co-
gorías: Las citas se agruparon considerando un meter errores, tales como ser muy estricto o laxo
sentido que las conecte, en relación a los objetivos con el setting, o el ponerse en una posición
de la investigación y dejando lugar a categorías “down”, por debajo del paciente, asumiendo un rol
emergentes. (3) Integración: finalmente se proce- demasiado pasivo e inmóvil.
dió a realizar la integración entre lo dicho por los (2) Respecto a los errores en el establecimiento
supervisores y terapeutas novatos. De esta forma de la relación terapéutica, supervisores y novatos
se ordenaron los resultados por categorías, las destacan 3 errores principales. En primer lugar
cuales incluyen la mirada de ambos grupos, o sólo está la falta de espontaneidad y exceso de rigidez,
de uno de los grupos cuando la categoría no apa- que lleva a no atreverse a intervenir. Como señala
reció en el otro. una supervisora, muchas veces los novatos “no se
atreven, yo tampoco me atrevía, a ser mucho más
ellos mismos” (Constanza).
RESULTADOS De forma complementaria está el error de
apurarse al intervenir y “remar más que el pa-
Los principales resultados obtenidos son los ciente”, empujando el proceso en vez de facilitar
siguientes: que el propio paciente movilice sus recursos.
Como dice un terapeuta novato: “tratar de remar
Errores más rápido, como si fuera uno el que hace el
Respecto a los tipos de errores, supervisores y cambio, o sea es como ir a otra velocidad que la
novatos describen cuatro grandes tipos de errores: persona” (Iván).

REVISTA ARGENTINA
Vol. XXVII 1 ENERO 2018 DE CLÍNICA PSICOLÓGICA
ERRORES Y DIFICULTADES COMUNES DE TERAPEUTAS NOVATOS 9

En tercer lugar, los supervisores describen ción de incomodidad cuando no se tiene un rumbo
como errores una serie de enganches personales claro en terapia.
del terapeuta. Se mencionan problemas para ma-
nejar el impacto emocional de ciertos “temas pe- Dificultades
sados” (abuso, violencia por ejemplo), y se habla En este ítem están incluidas todas las caracterís-
de problemas que se dan al gatillarse conflictos de ticas que son percibidas como fuera del control del
la propia historia. En general, se percibe como un terapeuta y que interfieren el proceso terapéutico,
error muy importante el no darse cuenta del en- describiéndose tres sub-categorías: (1) asociadas a
ganche, o percibir la dificultad y no trabajarla. Es las características del consultante, (2) asociadas al
interesante que los terapeutas novatos describen contexto en que se da la terapia, y (3) vinculadas a
este tema como una dificultad u obstáculo fuera temas que gatillan reacciones personales.
de su control, más que como un error o factor que (1) Respecto a las características del consul-
depende de ellos mismos. tante, existe una importante coincidencia entre su-
Finalmente, y en menor medida, se describen pervisores y novatos en que los consultantes
los errores de falta de escucha y empatía hacia descritos como demandantes o que no buscan ac-
el paciente. tivamente un cambio resultan especialmente difí-
(3) Respecto a los errores técnicos percibidos, ciles para los novatos. mencionan a los pacientes
supervisores y novatos describen dificultades en que exigen, los que se rehúsan a seguir las suge-
la etapa diagnóstica y en la construcción de un mo- rencias o tareas, a los que no ven su propia parti-
tivo de consulta trabajable. Se describe la tenden- cipación en sus conflictos y los que vienen a
cia a exagerar los diagnósticos (“tremendismo”), terapia para conseguir algún beneficio externo
mientras por otro lado está el sesgo contrario, de (por ejemplo, porque el doctor no les dará sus me-
minimizar la gravedad de alguna patología. Este dicamentos si no asisten). En palabras de una su-
error es atribuido a las dificultades al momento de pervisora: “con los pacientes que podríamos
discriminar la información relevante. Como lo se- clasificar como demandantes, [...] el adulto que de-
ñala una supervisora: “les cuesta despejar infor- manda, que dice no, pero es que usted me tiene
mación, van tomando todo lo que el paciente les que decir, no pero es que mire, en general ese les
dice y le van dando la misma importancia” (Ana). cuesta mucho manejarlo” (Ana) y en palabras de
En palabras de un terapeuta novato: “El comienzo un terapeuta novato entrevistado: “me cuesta con
me cuesta mucho, no lograba pactar el motivo de esos que llegan y dicen ‘ya pues, dígame qué me
consulta, me quedaba con la queja y sobre esta pasa’, ‘qué tarea, dígame qué tarea’” (Cesar).
trabajaba” (Patricia). Con menos recurrencia, también existe coinci-
Supervisores y terapeutas nóveles coinciden en dencia en la dificultad de trabajar con poblaciones
la percepción de que en la etapa inicial de la psi- específicas: familias, niños, pacientes psiquiátri-
coterapia están los mayores problemas, especial- cos, drogas, violencia intrafamiliar o pacientes en
mente en el poder observar procesos y relaciones. riesgo vital. Por último les resulta difícil tocar el
Sin embargo, sólo los supervisores recalcaron los tema de la sexualidad, costándoles indagar incluso
errores de diagnóstico, por lo que éste puede ser cuando sería lo esperable hacerlo, por ejemplo con
un “punto ciego” de los terapeutas novatos, un dé- temas de abuso, terapia de parejas, etc.
ficit que no es reconocido. (3) Respecto al contexto de atención, sólo los
Aunque apareció con menos frecuencia, es im- novatos incluyeron explícitamente la dificultad de
portante consignar que son las técnicas paradóji- atender en contextos psicosociales difíciles,
cas las más difíciles de manejar y aplicar para los donde existen escasas redes de apoyo, y donde se
terapeutas novatos. dan situaciones de marginalidad, delincuencia,
(4) Respecto a los errores teóricos, estos son drogas, etc. Además, se resalta la dificultad de
significativamente menos mencionados que los atender en contexto de procesos judiciales y tam-
tres tipos de errores anteriores, destacándose bién en instituciones donde los pacientes están
como el principal el tener una “mal digerida teo- sobre-diagnosticados y llevan el rótulo como su
ría”, o una falta de conocimientos teóricos. En pa- forma de identificarse.
labras de una supervisora: “El primer error es falta (4) Finalmente, es descrita como una dificultad
de conocimientos teóricos y eso te lleva a miles de por los novatos el trabajar con temas que gatillan
errores” (mónica). Por su parte, los novatos perci- reacciones personales, por activar conflictos no re-
ben como error el recurrir en exceso a la teoría, sueltos o por presentar similitudes y generar con-
para llenar los espacios dejados por la falta de ex- fusión entre la realidad del consultante y la del
periencia clínica. terapeuta. Los supervisores perciben este tema
una categoría emergente en el discurso de los como un error.
novatos fue la manera en que los novatos experi- En la Figura Nº1 se describen los principales
mentan el error y las dificultades. Aquí, la principal errores y dificultades, según tienen o no referen-
vivencia es corporal, describiéndose una sensa- cias en la literatura previa en torno al tema.

REVISTA ARGENTINA
Vol. XXVII 1 ENERO 2018 DE CLÍNICA PSICOLÓGICA
10 PAbLo HERRERA SALInAS y CLAUdIo ARAyA VéLIz

Figura 1. Mapa de errores y dificultades: Factores de influencia negativa en el resultado terapéutico

Nota en la Figura Nº1: En negrilla y cursiva se re- tancia de la supervisión en el proceso formativo, más
saltan los temas que aparecen con más frecuencia. allá del desarrollo de la comprensión técnica. En pala-
(NDP) indica que no se encontraron referencias en la bras de una supervisora “la supervisión es de un rol
literatura previa en torno al tema y por lo tanto impli- fundamental, vital en la formación incluso después del
can un resultado novedoso. egreso y después también, espacio para resguardar la
ética, para que otro te diga tus errores” (mónica).
Formación Respecto a las críticas a la formación actual, hay
A partir de los errores y dificultades descritos, apa- coincidencia entre supervisores y novatos en que la
recieron una serie de comentarios y opiniones respecto actual formación de pregrado no forma terapeutas,
a las necesidades de formación, generándose un am- sino psicólogos, afirmando que el que esto no sea de
plio consenso de todos los entrevistados sobre la ne- conocimiento público genera una tensión ética, por la
cesidad de aumentar y mejorar el desarrollo de falta de transparencia hacia la población. Se critica
habilidades clínicas prácticas. En palabras de una su- además la excesiva flexibilidad en el proceso de in-
pervisora: “Parte de lo que hay que cambiar en la for- greso de alumnos a la carrera de psicología, lo que
mación es que empiecen a trabajar desde 1° año, que produce que cualquier persona pueda estudiar la ca-
empiecen a trabajar en terreno. Ahora es cómo que en rrera, aumentando el riesgo que ingresen personas
5° te dicen, ¡ahora trabajen con las personas! [...] El con- con psicopatologías severas o sin las competencias
cepto no se entiende hasta que se vivencia” (Solange). personales e interpersonales necesarias.
Por otro lado, los entrevistados resaltan la necesidad
de realizar un trabajo formativo con la persona del te-
rapeuta, orientado a trabajar las propias falencias y re- HIPÓTESIS EXPLICATIVAS
curso de los terapeutas novatos, especialmente en el
espacio de supervisión. Respecto de este último tema, Si bien la presente investigación es de carácter
supervisores y terapeutas novatos resaltan la impor- descriptivo, la descripción de los principales errores y

REVISTA ARGENTINA
Vol. XXVII 1 ENERO 2018 DE CLÍNICA PSICOLÓGICA
ERRORES Y DIFICULTADES COMUNES DE TERAPEUTAS NOVATOS 11

dificultades, asociadas a la falta en la formación des- y práctica, estos podrían producir los errores de
crita por los terapeutas novatos y supervisores clínicos actitud descritos (actitud omnipotente y de inse-
permite hipotetizar algunas relaciones que tendrán guridad), los que a su vez se relacionarían con cier-
que contrastarse en estudios posteriores. tos errores típicos a nivel de relación terapéutica
A continuación, se presenta un modelo para y técnica. De esta forma, la actitud de omnipoten-
comprender las posibles causas y consecuencias cia y de inseguridad pueden ser dos maneras de li-
de los errores de actitud encontrados: tomando diar con la brecha entre unas expectativas
como antecedentes los errores a nivel de creen- demasiado altas sobre el propio desempeño y una
cias, sumados a los déficits en la formación teórica formación deficitaria.

Figura 2. Hipótesis sobre relación entre creencias y expectativas y déficit en la formación y errores
de actitud, de relación y técnicos

DISCUSIÓN lugar a múltiples miradas, criterios de efectividad y


a poner más énfasis en el proceso. Finalmente, vol-
Para comenzar la discusión resulta interesante viendo a cómo se vivencia el error, en general los re-
plantear el tema de cómo vivencian los novatos los sultados nos hacen coincidir con Kottler y Blau
errores y dificultades. Lo primero que resaltó fue la (1989) en que los novatos en general están pasando
diferencia entre los relatos de los supervisores y los por la crisis profesional de ¿y si no sé qué hacer?, y
novatos, ya que los primeros hablaban directamente en general viven las dificultades en torno a esa inte-
de “errores” mientras que los segundos casi exclu- rrogante central.
sivamente de “dificultades”, lo que lo atribuimos a una segunda conclusión importante tiene que
la diferencia entre la experiencia del protagonista ver con las principales necesidades de formación
(primera persona) y del observador (tercera per- percibidas. Por un lado, tanto novatos como super-
sona), y como producto natural de la tendencia a de- visores resaltan la importancia de reforzar el trabajo
fender la autoimagen, ya que es más fácil hablar del de la persona del terapeuta, aumentar la formación
error en otros que en uno mismo. En relación a esto, práctica y tener instancias de supervisión facilitado-
y tomando lo comentado por una entrevistada, cre- ras y contenedoras, más que punitivas. Por otro
emos importante tener una visión constructivista del lado, sería importante reforzar específicamente los
error, en el sentido de que no es una cualidad obser- “puntos ciegos” de los terapeutas novatos, refirién-
vable en el actuar del terapeuta, sino un juicio a pos- donos a los errores y problemas que los superviso-
teriori hecho por un observador en una circunstancia res destacaron, pero que los mismos novatos no
determinada y específica, lo que a su vez implica dar mencionaron. Los principales fueron: errores de

REVISTA ARGENTINA
Vol. XXVII 1 ENERO 2018 DE CLÍNICA PSICOLÓGICA
12 PAbLo HERRERA SALInAS y CLAUdIo ARAyA VéLIz

diagnóstico, déficit en la formación teórica, “engan- cultades encontrados. Finalmente, queremos con-
ches” y problemas en el manejo de la contratransfe- textualizar estas recomendaciones citando la fa-
rencia (vistos por los novatos como dificultades con mosa frase de Cicerón: “errare humanum est”,
ciertos pacientes, más que errores propios). Es inte- esperando que esta investigación sea un aporte al
resante resaltar el énfasis que dan los supervisores proceso eterno de aprender de nuestros errores.
al diagnóstico, especialmente desde el enfoque sis-
témico, que ha sido asociado a posturas anti-diag- NOTAS AL PIE
nóstico, especialmente cuando este es individual 1
Es necesario distinguir tres conceptos relacionados: (1) Fra-
(ej.: Fisch y Schlanger, 2002). caso: Es cuando alguien juzga o evalúa que, al finalizar el pro-
una tercera conclusión se deriva de la observa- ceso, no se alcanzaron los objetivos y resultados esperados (de
ción de que la gran mayoría de los errores que co- acuerdo al actor involucrado); (2) Resultado Negativo: Deterioro
meten los terapeutas novatos y las dificultades que significativo en una o más áreas de funcionamiento del paciente
experimentan tienen que ver con la relación terapéu- (o su entorno cercano), entre el inicio y término de la psicotera-
tica; en este sentido, los resultados del presente es- pia, que persiste por un periodo sustancial de tiempo luego del
tudio apoyan la tesis de que los factores más críticos término del tratamiento; (3) Iatrogenia: Deterioro significativo
para predecir el resultado del proceso tienen que ver en una o más áreas de funcionamiento del paciente, producido
con factores comunes (ej.: actitud del terapeuta, vín- por el tratamiento.
culo, establecimiento de objetivos, etc.), más rela- 2
Se entiende “error” como un factor controlable por el tera-
cionados a cómo se desarrolla la alianza que a la peuta que, ya sea por omisión o acto, a posteriori es juzgado
aplicación de técnicas específicas de intervención por el observador como no óptimo en cierta circunstancia. Se di-
(ej.: reencuadre, prescripción del síntoma, silla ferencia de una “dificultad” en el sentido que ésta es juzgada
vacía, etc.). En el caso de los errores, los más impor- como un obstáculo externo, no controlable, en la consecución
tantes y comunes son los de creencias - actitud y los de un objetivo deseado.
explícitamente relacionales, como el empujar el pro- 3
La falta de confianza y ansiedad, asociadas a la creencia de
ceso, rigidizarse y evitar intervenir, o “engancharse” que “debería saberlo todo, comprenderlo todo y curarlo todo”,
con conflictos personales no trabajados. En el caso es el único error típico de novatos que no sería común al anali-
de las dificultades, más que el trastorno o diagnós- zar los errores de terapeutas experimentados (herrera y Araya,
tico, al parecer los pacientes más difíciles son quie- 2007; misch, 2000; hill y Knox, 2013).
nes, por falta de motivación o por una actitud 4
Respetando el principio ético de la confidencialidad de los par-
demasiado demandante, parecen rechazar lo que el ticipantes, se modificaron los nombres de los participantes en
terapeuta les ofrece. todas las entrevistas y en el grupo focal realizado.
Antes de terminar, es necesario reconocer las li-
mitaciones del estudio. En primer lugar, la muestra
representa un contexto muy específico (terapeutas REFERENCIAS
viviendo en Santiago de Chile, con formación sisté-
mica-constructivista). En segundo lugar, la misma Araya, C., Casassus, S., Guerra, C., Salvo, D., Zapata, J. y Krause,
muestra no distingue entre terapeutas nóveles que m. (2017). Criterios que supervisores clínicos chilenos consi-
realizan su primera práctica profesional, y quienes deran relevantes al momento de supervisar: un estudio cua-
llevan 2 o 4 años de práctica clínica. En este sentido, litativo. Revista Argentina de Clínica Psicológica, XXVI (1),
47-58. 
es posible que unos de los errores y dificultades en-
contrados representen problemas propios de los pri- Araya, C. y herrera, P. (2007) Errores comunes de terapeutas no-
vatos. Tesis (magíster en Psicología Clínica). universidad
meros meses de formación, y otros sean Adolfo Ibáñez, Santiago, Chile.
representativos de un periodo más largo de expe-
Altshuler, K. (1989) Common mistakes made by beginning psycho-
riencia profesional. Finalmente, la metodología de therapists. Academic Psychiatry, 13 (2), 73-80.
recogida de datos que apela a información recor-
dada de los participantes y no incluye, por ejemplo, Barbrack, C. (1985) Negative outcome in behavior therapy. En
mays D. & Franks C. (Eds.) negative outcome in psychothe-
observación en vivo de sesiones. rapy and what to do about it (pp. 76-105). New York: Springer.
Finalmente, ¿qué conclusiones se pueden sacar
Bernard, J. m., & Goodyear, R. K. (1998). Fundamentals of clinical
para retroalimentar los procesos de formación en supervision. Boston: Allyn & Bacon.
psicoterapia? En primer lugar, es necesario abordar
los puntos ciegos de los novatos y reforzar el trabajo Beutler, L., malik, m., Alimohamed, S., harwood, T., Talebi, h.,
Noble, S., & Wong, E. (2004) Therapist variables. En m. Lam-
práctico y de la persona del terapeuta. En segundo bert’s (ed.) bergin and Garfield’s handbook of psychotherapy
lugar, es importante que el espacio de supervisión and behavior change. New York: Wiley and Sons.
sea contenedor, no punitivo y considere en su me- Buckley, P.; Toksoz, C., & Karasu, B. (1979) Common mistakes in
todología la experiencia subjetiva de los novatos psychotherapy. American Journal of Psychiatry, 136(12), 1578-
ante las dificultades. En tercer lugar, es necesario 1580.
trabajar en fortalecer las habilidades clínicas que se Clarkin, J., & Levi, K. (2004). The influence of client variables on
ponen en juego en la relación con el cliente, ya que psychotherapy. En Lambert, m. (Ed.) bergin and Garfield’s
son las que engloban los principales errores y difi- handbook of psychotherapy and behavior change. New York:

REVISTA ARGENTINA
Vol. XXVII 1 ENERO 2018 DE CLÍNICA PSICOLÓGICA
ERRORES Y DIFICULTADES COMUNES DE TERAPEUTAS NOVATOS 13

Wiley and Sons. Loubat, m. (2005). Supervisión en psicoterapia: una posición sus-
tentada en la experiencia clínica. Revista Terapia Psicológica
Coleman, S. (1985). Failures in family therapy. New York: The Guil- 23(2), 75- 84.
ford Press.
mays D., & Franks C. (1985) negative outcome in psychotherapy
Duncan B., hubble m., & miller S. (1997) Psychotherapy with “im- and what to do about it. New York: Springer.
possible cases”. New York: Norton.
misch, D. (2000) Great expectations: mistaken beliefs of
Echeverría, G. (2005) Análisis cualitativo por categorías. Santiago: psychodynamic psychotherapists. American journal of
Cátedra “metodología de Investigación”, universidad Acade- psychotherapy, 54(2), 172-203.
mia de humanismo Cristiano.
muran, J. (2002) A Relational Approach to understanding change:
Fernández-Álvarez, h. (2008). Supervisión en psicoterapia. Re- plurality and contextualism in a psychotherapy research pro-
vista de la Asociación de Psicoterapia de la República Argen- gram. Psychotherapy Research, 12 (2) pp. 115-138.
tina. Extraído el 7 de septiembre de 2012 desde http://www.
revistadeapra.org.ar/pdf/ Fernandez_Alvarez_1.pdf Najavits, L. (2001) helping Difficult Patients. Psychotherapy Re-
search 11(2) pp. 131-152.
Fernández, L. A. y Rodríguez, V. B. (2002). Habilidades de entre-
vista para psicoterapeutas. Bilbao: Desclée de Brouwer. Orlinsky, D., Ronnestad, m., & Willutzki, u. (2004) Fifty years of
psychotherapy process-outcome research: continuity and
Fisch, R. y Schlanger, K. (2002) Cambiando lo incambiable. La te- change. En Lambert, m. (Ed.) Bergin and Garfield’s handbook
rapia breve en casos intimidantes. Barcelona: herder. of psychotherapy and behavior change. New York: Wiley and
Giustra, L. (1985) Training issues in the treatment of severely dis- Sons.
turbed patients. American journal of psychotherapy, Vol. 39, Powell, D. (1995) Lessons learned from therapeutic failure. Journal
N°1, 95-107. of Psychotherapy Integration, 5(2), pp. 175-182.
Gold, J. (1995) Knowing and not knowing: commentary on the Robiner, W., Fuhrman, m. & Bobbitt, B. (2005). La supervisión en
roots of psychotherapeutic failure. Journal of Psychotherapy la práctica de la psicología: hacia el desarrollo de un instru-
Integration, 5(2), 167-170. mento de supervisión. Revista de Toxicomanías, 45, 31-35.
Goldberg, C. (1990). Typical mistakes of the beginning therapist. Schoenewolf, G. (2005) 111 common therapeutic blunders. uSA:
In E. margenau (ed.). The encyclopedic handbook of private Roman & Littlefield Publishing Group.
practice (pp. 770-784). New York: Gardner Press.
Skovholt, T., & Ronnestad, m. h. (2003). Struggles of the Novice
haarhoff, B. (2006). The importance of identifying and understan- Counselor and Therapist. Journal of Career development,
ding therapist schema in cognitive therapy training and su- 30(1), 45–58.
pervision. new zealand Journal of Psychology, 35(3), 126.
Smith, K. (2009). A brief summary of supervision models. Extraído
hill, C. E., Sullivan, C., Knox, S., & Schlosser, L. Z. (2007). Beco- el 18 de septiembre de 2012 desde http:// www.
ming psychotherapists: Experiences of novice trainees in a gallaudet.edu/documents/academic/cou_ supervisionmo-
beginning graduate class. Psychotherapy: Theory, Research, dels%5B1%5D.pdf
Practice, Training, 44(4), 434–449.
Stoltenberg, C. D., mcNeill, B., & Delworth, u. (1998). IdM super-
hill, C. E., & Knox, S. (2013). Training and Supervision in Psycho- vision: An integrated developmental model for supervising
therapy. En m. J. Lambert, Bergin and Garfield's handbook of counselors and therapists. San Francisco: Jossey-Bass Publis-
Psychotherapy and Behavior Change (6 ed., pp. 775–881). hers.
New Jersey: John Wiley & Sons.
Thériault, A., Gazzola, N., & Richardson, B. (2009). Feelings of In-
Kottler J., & Blau D. (1989). The imperfect therapist. San Francisco: competence in Novice Therapists: Consequences, Coping,
Jossey-Bass Publishers. and Correctives. Canadian Journal of Counseling, 43(2), 105–
Kottler, J. (1992) Compassionate therapy: working with difficult 119.
clients. San Francisco: Jossey-Bass Publishers. Truant, G. S. (1999) Assessment of suitability for psychotherapy.
Lambert, m., & Ogles, B. (2004). The efficacy and effectiveness of American Journal of Psychotherapy; 53, 1; pg. 17.
psychotherapy. En Lambert, m. (Ed.) Bergin and Garfield’s Wong N. (1983) Perspectives of the difficult patient. bulletin of the
handbook of psychotherapy and behavior change. New York: Menninger Clinic, 47(2), pp. 99-106.
Wiley and Sons.

REVISTA ARGENTINA
Vol. XXVII 1 ENERO 2018 DE CLÍNICA PSICOLÓGICA