Sei sulla pagina 1di 16

Toquepala y Quebrada Honda.

Desde el punto de vista de la geología histórica los depósitos mineralógicos de


Toquepala pertenecen a una secuencia volcánica, de edad Cretáceo superior a
Terciario inferior. (Stevenson, 1968).
Mecalaco, y Toquepala son un todo estructural desde el punto de vista geológico,
y ocupan geográficamente una misma quebrada hasta dirigirse en dirección
norteoeste hacia Carpani, CapiIlluni, Quiabaya, en las fronteras con Moquegua.
Es más comparten una antigua falla geológica que jugó un rol importante en el
origen del depósito de Toquepala.

Los geólogos han encontrado que “La falla Micalaco se extiende desde las
inmediaciones del pueblo del mismo nombre hacia el NO cruzando la quebrada
Toquepala, en el lugar que es ahora conocido como la boca de la mina, y
continúa hasta atravesar las quebradas Cimarrona, y Cortadera. Desde Micalaco
hasta cerca a la mina, la falla se presenta como una estructura esencialmente
vertical y de alineamiento rectilíneo y angosto.
Pero en un recorrido de cerca de 4 kilómetros desde la quebrada Toquepala
hacia el NO la falla se abre, convirtiéndose en una faja de cizallamiento (“shear
zone”) con 200 a 500 metros de ancho que tiene el mismo rumbo que la falla y
un buzamiento que varía desde la vertical hasta 70 grados hacia el norte.
Parte de la zona mineralizada de Toquepala se encuentra dentro de la faja de
cizallamiento, siendo la falla Micalaco el límite sur de la mineralización. Las rocas
afectadas por la falla en la zona mineralizada son granodiorita y bloques
incorporados de pórfido cuarcífero Quellaveco.
En las cercanías del depósito de Toquepala, cuarzo y turmalina rellenan las
fracturas de la zona de cizallamiento. Dentro de la zona mineralizada ha habido
rellenos de sulfuros de cobre y fierro, así como también diques de latita y “pebble
breccia” que se alínean a lo largo del fracturamiento.
Más hacia el NO, el cizallamiento decrece gradualmente y da lugar a una falla
vertical muy compleja con numerosos ramales entrelazados y constituidos por
roca intensamente triturada y con ligera alteración hidrotermal, y que contiene
numerosas pero pequeñas zonas de pirititzación y turmalinización.
Es evidente por lo expuesto que la falla Micalaco ha sido una estructura principal
en el desarrollo y formación del depósito de Toquepala.” (Stevenson, 1968)

Las primeras huellas de la presencia humana en Tacna están representadas por


los testimonios de la Cueva de Toquepala, entre otros. En la cueva de Toquepala
se observan varias ocupaciones, siendo la más temprana de 9,460 años de
antigüedad, donde se define la tradición lítica de Toquepala. La población de
Toquepala fue de cazadores pobres en cultura material más no espiritual, pues
la Cueva Nº 1 fue un lugar donde realizaban actos propiciatorios para la caza,
además de todo el contenido mágico e ideológico del arte rupestre de Toquepala.
A partir de este periodo se destaca la presencia de cazadores trashumantes
ademas en Caru, Huaytire, Taijata, Mamuta, Conchachiri, Cueva, Senca,
Ancomarca, Queñuavichinca. En Moquegua se tiene las expresiones Ichuña,
Asana y Titijones.
La quebrada de
Toquepala cerca de la Cueva de Toquepala

Durante la Colonia, las tierras que corresponden a la actual zona de Toquepala


y aledaños correspondían al cacicazgo de Ilabaya. Por 1700 el cacique principal
de Ilabaya y Candarave fue Pedro Lupistaca y luego su hijo Feliciano Lupistaca
como de Catalina Chuquimia, cacica principal del pueblo de Ilabaya y
Candarave, hija legitima de Carlos Chuquimia Gobernador del pueblo de Juli.
(Ver: Testamento de Catalina Chuquimia. Archivo Nacional de Santiago. Vol. 35.
Notarial: Jueces de Campo 1765-1769 y José Maria Paniagua 1766, f 82). En
1731, el mencionado Pedro Lupistaca, declaró como propiedades comunales del
cacicazgo de Ilabaya, ante el juez visitador de tierras don Nicolás de Luque, las
que siguen:

”Manifestamos hallarnos en posesión de la tierras de este valle y sus altos bajo


de los linderos que empiezan desde la tierras de don Bernabé León Fernández
de Córdova, llamado el Mochadero, que hace lindero a las nuestras, y corriendo
los altos por la parte de Moquegua, enderezan por la tierras de Sinto, de don
Pedro Peralta, y siguen las dichas nuestras tierras por la banda de Mecalaco,
Capillune, Carampane, Umalso, Huallatire, Tajata, Charachara, Coosa,
Tintinuapampa, que confina en Chuiraca y la quebrada de Ticapampa y remata
en el dicho Mochadero, donde hace toma la Sojata, que cae a la mitad de unos
tembladerales y cueva de una barranca, de donde empiezan la tierras de
Margarata, Colchulla, Ancocollo, Chejalla, Palca, Acunali chiquito, Curibaya y la
de Candarave, las que comprenden en la quebrada grande del pueblo de
Ilabaya.
Bajo la dicha quebrada hay algunas posesiones de españoles y, teniendo justo
titulo, no nos oponemos.”(Rómulo Cuneo Vidal. Vol I. p 446)
Los caciques Lupistaca, como representantes de las comunidades prehispánicas
asentadas en la cuenca media y superior del río Locumba, fueron despojados de
muchas de sus tierras y bienes a través de muchas formas legítimas dentro del
derecho colonial español y por medios violentos y luego legalizados por el
ordenamiento jurídico. Así consta en el testamento de Feliciano Lupistaca
(Archivo Nacional de Santiago. Vol. 17. Notario: Sebastián Núñez Dávila 1733, f
225) en donde se señala que le fueron despojado por vecinos españoles de unos
terrenos de su propiedad en la zona Ilabaya.
De este documento, luego formalizado, por el juez de tierras juez visitador de
tierras don Nicolás de Luque, en 1731, se puede deducir lo siguiente:

1. Que, las quebradas superiores de Cinto, es decir, Cauña, Mecalaco; así


como las que continúan en dirección noroeste: Toquepala, Capillune,
Carampane, Umalso, Huallatire, Tajata, Charachara, Coosa,
Tintinuapampa, que confina en Chuiraca, formaban parte de los territorios
del repartimiento de Ilabaya y del antiguo curacazgo del mismo nombre.
Estos últimos puntos son los que colindan con Moquegua, por eso señala
el cacique Luistaca “y siguen las dichas nuestras tierras por la banda de
Mecalaco, Capillune, Carampane, etc.”
2. Desde que los españoles descubrieron minas de plata en las tierras de
Mecalaco, Quiabaya, estas fueron motivo de composiciones a su
favor.Primero del capitán Pedro Vargas en 1658 ante el juez de tierras don
Gonzalo Tenorio, luego de explotación por algunos buscadores de minas. En
1793, cuando visitó la zona el intendente de Arequipa Antonio Álvarez y
Jiménez se encontraban explotando Tomas Quintanilla y José Murrieta.
3. Durante la colonia, había una larga escasez de aguas para irrigar las
haciendas de Cinto y otras, por ello, sus dueños primero buscaron
controlar las tierras y aguas de la cabecera de la cuenca. Luego acudieron
al expediente de tramitar el uso del agua ante las autoridades coloniales
por el pago de una concesión; esto logró el hacendado de Cinto, don
Fernando Peralta en 1749; luego permutó tierras de la parte baja en
Sagollo (de aguas un tanto salobres) por aguas dulces de Mecalaco y
alrededores. (Archivo Regional Tacna. Serie corregimiento. Legajo 1.
Cuaderno 03. Año: 1750). Esto evidencia que los indígenas controlaban
desde tiempos remotos las aguas de la cabecera de la cuenca, en este
caso desde Tutunturo, Tacalaya, Mecalaco y Cauña. Luego, en la
república, estas aguas fueron llevadas a Toquepala para fines mineros

Durante el periodo republicano, cuando Tacna estaba ocupada por Chile, Adrian
M. Ward, hacendado de Cinto, en 1915 interpone recurso de oposición contra
Filomeno Cerda sobre un denuncio de terrenos con fines mineros que hizo este.
El expediente se encuentra en custodia en el Archivo Regional de Tacna. Fondo
Histórico. Juzgado de Primera Instancia de Tacna Libre, Causa Civil, Legajo 16,
cuaderno 560. El argumento que expuso Adrian Ward, quien fue miembro del
congreso de la república y muchas veces autoridad local-regional en el valle de
Locumba, fue que dicho denuncio minero se ubicaba en terrenos de Quiabaya y
Toquepala que le pertenecerían desde tiempos coloniales. Textualmente
expresaba la defensa del hacendado Ward:”las concesiones mineras pedidas
por don Filomeno Cerda en la región Toquepala y Quiabaya en cuanto se refiere
a la parte en que el denunciante pretende la propiedad de la superficie total de
la pertenencia calificándola de terrenos baldíos; siendo así, que todas las tierras
y aguas comprendidas en dicha superficie están ubicadas dentro de los límites
de la propiedades de los señores Ward, cuyo dominio se extiende desde el
nacimiento de la quebradas “Mecalaco”, “Toquepala”, “Yralata”, y alturas
nevadas, hasta el valle de Cinto”.
Certificado de expediente en el juicio de oposición al denuncio de Toquepala y Mecalaco
efectuado por Filomeno Cerda.1915

Luego, el derecho de propiedad lo esgrimía basado en el siguiente título, obra y


argumentos: “los señores Ward y sus antecesores has ejercitado sin interrupción
construyendo costosísimas obras, como la del canal de Tacalaya verificada por
don Mariano Miguel y Ugarte, data de la concesión que con fecha 12 de febrero
de 1743 hizo el virrey marqués de Villafuerte a don Femando Peralta y Arancibia,
concesión que inicia los títulos que sin lagunas ni vacios llegan hasta los actuales
propietarios”. Los trabajos referidos a la construcción del canal llamado Tacalaya
o Ugarte se hicieron efectivamente entre 1832 a 1837.(Cfr. Felix Denegri: Manuel
de Mendiburu, Prefecto en Tacna (1839-1842) Imp. Villanueva. Lima, 1965)
Luego este recurso fue presentado también a la delegación de minería de las
provincias de Tacna y Tarata el 28 de Abril de 1915. En 1917 este denuncio de
Cerda fue vendido al norteamericano don James Wroth.
Desde inicios del periodo republicano, muchas fueron las empresas constituidas
para desarrollar actividades mineras en la zona de Toquepala, Quiabaya,
Mecalaco y Calumbraya. Estas empresas se constituían en las notarías de Tacna
antes de la guerra con Chile y luego de ella en Locumba, (Tacna libre), Arequipa,
también Arica, Moquegua y Lima. Luego realizaban sus denuncios en el Registro
de Minería Provincial que tenía su sede en la ciudad de Tacna. Cuando
desarrollaban las actividades de exploración y explotación con regularidad
utilizaban para el acarreo de materiales y recursos, el camino que unía el centro
de producción (Toquepala, etc.) con Hospicio y Alto de la Villa. Para ello la
arriería constituía un importante soporte para el transporte de los minerales
(cobre o plata). En todos los denuncios mineros se observa que las minas de
Toquepala, Qiabaya, Mecalaco y Calumbraya se encontraban en territorio o
jurisdicción de Ilabaya y Tacna, incluido los 8 primeros denuncios mineros que
hizo en 1937 don Juan Oviedo Villegas, el descubridor de la gran mina de
Toquepala, que dio origen a la gran minería del cobre peruano con la explotación
de SPCC en 1959.
La Compañía Minera Quiabaya
El 6 de noviembre de 1833 se constituyó una compañía para explotar la mina
de plata de “San Miguel” en la quebrada de Quiabaya, asiento de Mecalaco,
distrito de Ilabaya, siendo el dueño de la Mina don José Rodríguez que la cedió
a: don Cayetano de Mendoza, don Carlos María Stevenson y don Ambrosio
Hurtado, la repartición se hizo de la siguiente manera: “la mitad de la mina y su
producto será de don Cayetano de Mendoza y don Carlos María Stevenson y la
otra mitad de don Antonio Hurtado y don José Rodríguez” (Archivo Regional
Tacna. Escribano José Calixto Hernández. Volumen 10. Año de 1823 – 1837.
Folio 154)

Las minas de cobre y plata denominadas “Abundancia” “Riqueza” y “Promesa”


de propiedad de Juan de Dios Albarracín, fueron vendidas a Filomeno Cerda por
la cantidad de 500 soles moneda nacional, el 20 de diciembre de 1916 cuyo
testimonio se dio en Moquegua ante el notario Orestes Rivera por escritura
imperfecta ante el Juez de Paz Cornejo.

Sociedad Minera Toquepala

Con fecha 28 de enero de 1876 se estableció la Sociedad Minera de Toquepala


entre Eduardo Chirineo, Luís Mattuzzi y Antonio Alfonso, mineros de oficio y
descubridores de la veta de cobre y plata, según la denuncia fechada el 2 de
octubre de 1875. La venta de este hallazgo se realiza en 14 barras, quedando
la sociedad de la siguiente manera: Eduardo Chirineo, Luís Mattuzzi, Antonio
Alfonso, Antonio Roger, Francisco Colvet y Constantino Martínez como socios
mayoritario con una aportación de tres y media barras y los socios minoritarios;
Manuel Martínez, Santiago Cúneo, Zoilo Vicente, Ramón Cabuja y Feliciano
Encinas, a este último solo se le reconocería como socio si se lograba cubrir
los gastos de explotación en un año.(Archivo Regional Tacna. Notario Daniel
Fernández Dávila. Protocolo 57. Asiento 79. Folio 132v – 133v.- 134)

Sociedad Minera en Ilabaya

El 8 de julio de 1876 en Tacna ante el notario Daniel Fernández Dávila se


constituyó una sociedad minera para explotar las vetas ubicadas en el territorio
de Ilabaya. La modalidad que se utilizó para determinar el grado de participación
fue la distribución de barras. Esta sociedad minera se constituyó con un total
de 24 barras por cada veta; los socios de mayor aportación fueron Feliciano
Encinas, Constantino Martínez, Zoilo Vicente, Santiago Carnos y Ramón Cabuja
con un promedio de 5 barras; y Francisco Colvet, Antonio Roger, Antonio
Alfonso, Luís Mattuzzi Pastor Martínez con un promedio de 3 barras. 1
Extrañamente don Feliciano Encinas, que también formaba parte de la sociedad
minera Toquepala, se separó de la sociedad y de la mencionada en el punto “La
Solitaria” de Toquepala renunciando a sus 5 barras en Ilabaya y 1 en Toquepala
el 10 de julio de 1876 como consta en los documentos notariales. 2 Luego, la
sociedad minera entró en operaciones ya que realizó un contrato fechado el 18
de julio del mismo año entre Francisco Colvet gerente de la compañía minera y
Benjamín Rueda de oficio arriero para el transporte de metales desde Ilabaya
hacia la estación del Alto de la Villa en Moquegua, que regirá desde el 10 de
agosto, cuarenta mulas a razón de 6 reales el quintal, mensualmente se realizara
por lo menos 8 trajines, lo que significaba que las proyecciones eran amplias.
(Archivo Regional Tacna. Notario Daniel Fernández Dávila. Protocolo 58. Asiento
437. Folio 767v–768v)

Compañía Minera Toquepala

En la ciudad de Tacna, el 13 de abril de 1899 se constituyó la Compañía Minera


Toquepala ante notario Silvestre Chávez. Por la escritura correspondiente los
señores M. Cesar Vidal, José Espada, Constantino Martínez, Eduardo Villa Díaz,
y M. Artidoro Espejo “forman una compañía para explotar el mineral de
Toquepala, situado en el distrito de Ylabaya, departamento de Tacna. En este
mineral la compañía tiene la pertenencia pedida por don M. Cesar Vidal con el
nombre de “el manto del guanaco” y otra colindante con el nombre de “manto
San José que pidió don Remigio Sosa”. (Archivo Regional de Tacna. Notario
Silvestre Chávez. Protocolo 15. Folio 460v)

Luego se mencionan las acciones aportantes de cada socio y la propiedad de la


compañía de las minas a saber:”Solitaria” el 24 de diciembre de 1898,
“Recompensa” comprada el 12 de febrero de 1899, ubicada a continuación del
“manto de guanaco”; “Tacna libre” a continuación de la mina anterior comprada
el 10 de febrero de 1899. Finalmente señalan los socios declarantes como
domicilio la ciudad de Tacna, y el capital para efectos legales ascendió a 24 mil
soles quintos bolivianos.

Sociedad Minera Calumbraya y Toquepala


El 8 de febrero de 1915 Filomeno Cerda solicitó las siguientes minas
comprendidas en los minerales de “Tojones”, “Mecalaco”, “Calumbraya” y
“Toquepala” para la constitución de la compañía Calumbraya y Toquepala:
1. “Isidoro” mina de cobre ubicada en el cerro Lucumani
2. “Eminia Olga” mina de cobre, ubicada en el cerro Lucumani
3. “Santa Elena” mina de cobre y plata, ubicada en Chigtani
4. “La peruana”, mina de cobre , en Tojones
5. “La Bella”, mina de cobre y plata en Tojones
6. “San Juan Segundo”, mina de cobre y plata en Tojones
7. “Hermosa”, mina de cobre y plata en Tojones.
8. “Progreso”, mina de cobre y plata en Tojones.
9. “Santa Susana”, mina de cobre y plata en Tojones
10. “Carmela”, mina de cobre y plata en Tojones
11. “Descubridora”, mina de cobre y plata en Mecalaco
12. “Huancavelica”, mina de cobre y plata en Mecalaco
13. “Misión peruana”, mina de cobre y plata en Mecalaco
14. “San Antonio”, “Sacramento” y “Tocsapuquio”, minas de cobre y plata en
Mecalaco
15. “Esperanza”, mina de cobre y plata en Mecalaco
16. “Manto del Huanaco”, mina de cobre y plata en Toquepala
17. “Poderosa”, mina de cobre y plata en Toquepala
18. “Soledad”, mina de cobre y oro en Toquepala
19. “Amigos”, mina de cobre en Toquepala
20. “Gracia”, mina de cobre en Toquepala
21. “Santa Rosa”, mina de cobre y plata en Toquepala
22. “Vesubio”, mina de cobre en Toquepala
23. “Noche América”, mina de cobre, plata y fierro en Toquepala
24. “Chiaguagua”, mina de cobre y plata en el cerro “El cobre”
25. “Chiripa”, mina de cobre y plata en Toquepala
26. “Incógnita”, mina de cobre y plata en Mecalaco
El documento de inscripción decía:“Todas estas minas constan de 60
pertenencias cada una, están ubicadas en el distrito de Ilabaya, departamento
de Tacna, República del Perú” (Archivo Regional Tacna. Notario Manuel Líbano.
Protocolo 153. Asiento nº 137. Folios 141v – 146.).Como puede observarse
algunas de estas minas ya habían sido explotas durante la época colonial.
La sociedad se constituyó de la siguiente manera: Arnold Luzio, Alberto
Caballeros, Arturo Vargas, Oscar Virreher Vargas, Luís Arce, Luís Ghigliotti,
Eduardo Muñoz Silva, Luís Saldes, José Merino, Eduardo Martínez Vargas, Julio
Mesa, Vargas Blondell, German Frenzalida, Florencio Ternero, que son los
contribuyentes con un 60 % del total. Y el 27 % liberado conformado por
Filomeno Cerda, Eduardo Martínez Vargas, Nicasio Tora y Juan José Montes.
El capital total fue de 15 mil pesos de oro.
La inscripción de la sociedad minera Calumbraya y Toquepala se dio el 12 de
marzo de 1915, en plena ocupación chilena, en la ciudad de Tacna, ante el
notario Manuel Líbano. (Archivo Regional Tacna. Registro de la propiedad
inmueble. Tomo 3. Folio 654. Asiento 738)

El primero de febrero de 1917 los hermanos Adrián y Juan Ward, mediante su


apoderado Jorge Vargas, entablan una demanda oponiéndose a que se lleve
adelante la concesión minera pedida por don Filomeno Cerda en la región de
Toquepala y Quiabaya, de propiedad de los señores Ward, cuyo dominio se
extiende desde las quebradas de “Mecalaco”, “Toquepala”, “Iralata” y alturas
nevadas hasta el valle de Cinto. La concesión data de 1743, que hizo el virrey
Marqués de Villafuerte a don Fernando Peralta y Arancíbia. (Archivo Regional
de Tacna. Fondo Histórico. Juzgado de Primera Instancia de Tacna Libre, Causa
Civil, Legajo 16, cuaderno 560.)
Posteriormente la “compañía minera Calumbraya y Toquepala Limitada”
representado por Arturo Vargas (participador mayoritario) fue vendida el 15 de
abril de 1917 al norteamericano don James Wroth a 500,000 pesos oro
americano, ante el notario Eulogio Altamirano en Chile. (Archivo Regional de
Tacna. Registro de la propiedad inmueble. Tomo 3. Asiento 915)

Es necesario hacer notar que la transacción resultó ser un buen negocio, ya que
sólo se constituyó en 15 mil pesos, y transcurridos dos años, fue vendida en
500,000 pesos. En la época no se avizoró las potencialidades de la minería del
sur del país.
E. Los denuncios mineros de Toquepala de 1937
En el mes de diciembre de 1937 se publicaron en el diario local La Voz de Tacna
ocho denuncios mineros denominados Toquepala 1, Toquepala 2 Toquepala 3,
Toquepala 4, Toquepala 5, Toquepala 6, Toquepala 7 y Toquepala 8. El
denunciante, don Juan Oviedo Villegas –nacido en Arequipa de padres
moqueguanos3- cumplía así con las normas vigentes, luego de cumplir con
presentar su solicitud ante el Registro de Denuncias de la Delegación de Minería
de Tacna y Tarata, que despachaba don Joaquín L. Zavala. En el año presente
2009, este expediente y sus actuados forman parte del Padrón Minero, elaborado
en base al estado de la información de los derechos mineros con la que cuenta
el INGEMMET. Esta información incluye también las publicaciones efectuadas
por el denunciante en el diario La voz de Tacna de 1937. Como se observará en
los 8 denuncios mineros, tienen una denominación común: todos son terrenos
mineralizados de Cobre y todos se ubican en los territorios del distrito de Ylabaya
en el departamento de Tacna. El primero denominado Toquepala 1, lleva la
partida Nº 508 de fecha 17 de noviembre de 1937, señala a letra:
”siendo las 3 pm, don Juan Oviedo Villegas, peruano, ha presentado un escrito
de denuncio pidiendo se le amplíe para 60 pertenencias en un terreno
mineralizado de cobre y otros metales, ubicados en el paraje denominado
Toquepala, en un cerro del mismo nombre, perteneciente al distrito de Ilabaya,
provincia y departamento de Tacna. Pide que la concesión a la que designa con
el nombre de “Toquepala 1” forme un rectángulo de ley y que su ubicación
precisa sea la siguiente: Como punto de partida para la mensura, establece el
vértice que forma la confluencia de las quebradas de Toquepala que baja del
norte con la quebrada del Abra, continuación de la quebrada de vetas donde
existen varios trabajos antiguos que baja del Noroeste. De este punto de partida,
se medirán con rumbo al norte cero grados 600 metros y de este punto se
medirán con rumbo Norte 270° al Este 2000 metros. De este punto se medirá
con rumbo al norte 180º al Este ultimo punto con rumbo al norte 90° al este 2000
metros, con lo quedará cerrado el rectángulo de ley que mide 2000 metros por
un lado y 600 metros por otro, que encierran las 60 pertenencias que solicito.
Los linderos generales son: Por el noreste, quebrada de vetas donde existen
varias bocaminas de trabajados antiguamente; por el por el norte, el nacimiento
de la quebrada de Toquepala; por el sur, la confluencia de las quebradas del
Abra y la quebrada de Toquepala.-Solicita además que se le ampare en el goce
de los terrenos públicos baldíos que forman la superficie de la concesión y pide
también que se le adjudique.-para constancia se extiende la presente Partida a
fojas ciento sesenta, bajo el numero 580,que firman el señor Delegado, el
denunciante y los testigos actuarios que suscriben.-J.L.Zavala.-J.Oviedo. V.-J-
.R. Soto Gil.-E.Perez”

3Véase la entrevista que el diario El Comercio de Lima le hizo el día 6 de junio de 1958 :“Como
en épocas del lejano Oeste Juan Oviedo realizó denuncio de mina Toquepala”
Denuncio de la mina de Toquepala en 1937, dado a conocer en el diario local La Voz de Tacna.

Veamos igualmente el segundo denuncio y los linderos que enuncia:

“Toquepala No2 forme un rectángulo de ley y que su ubicación precisa, sea la


siguiente: Como punto de partida para la mensura, establece el vértice que forma
la confluencia de las quebradas Toquepala que baja del Norte con la Quebrada
del Abra, continuación de la quebrada de Vetas donde existen varios trabajos
antiguos que baja del Noroeste. De este punto de partida se medirá una línea de
seiscientos metros con rumbo Norte cero grados de donde se comenzará a
cuadrar el rectángulo de este denuncio, en la forma siguiente: del final de la linea
de seiscientos metros, se medirán con rumbo Norte cero grados setecientos
metros y de este punto con rumbo Norte doscientos setenta grados Este dos mil
metros; de este punto con rumbo Norte ciento ochenta grados al este seiscitos
metros; y de este último punto, con rumbo Norte noventa grados al Este dos mil
metros, quedando en esta forma cerrado el rectangulo de ley que mide dos mi1
metros por un lado y setecientos por el otro, que encierran las sesenta
pertenencias solicitadas:- Linderos, por el Sur, con mi denuncio " Toquepala No
1 ; por el Oeste, la quebrada de Veta : por el Este, con cerros denominados
Toquepala y por el Norte con el nacimiento de la quebrada de Toquepala.-
Solícita ademas que se le ampare en el goce de los terreros baldíos que forman
la superficie de la concesión y pide también que se le adjudique. - Para
constancia se extiende la presente partida a fojas ciento setentiuno, bajo el
número quinientos nueve, que firman el /señor Delegado, el denunciante y los
testigos actuario, que suscriben.-- J. L. Zavala.-J. Oviedo V.-J. R. Soto .- Pérez
A.”

El denuncio tercero es de la misma fecha que el anterior, 17 de noviembre de


1937, y señala la misma ubicación: la quebrada de Toquepala:
“Toquepala No3 forme un rectángulo de ley y que su ubicación precisa, sea la
siguiente :como punto de partida para la mensura una linea de mil doscientos
metros con rumbo Norte cero grados; del final de esta linea de mil doscientos
metros se comenzará a cuadrar el rectángulo de este denuncio en la forma
siguiente: se medirán con rumbo Norte cero grados seiscientos metros y de este
punto con rumbo Norte doscientos setenta grados al Este dos mil metros y de
este punto con rumbo Norte ciento ochenta grados el Este seiscientos metros y
de este último punto con rumbo :Norte noventa grados Este dos mil metros,
quedando en esta forma, cerrado el rectángulo de ley que mide dos mil metros
por un lado y seiscientos metros por el otro, que encierran las sesenta
pertenencias solicitadas.-Linderos por el Sur, mi denuncio "Toquepala 2; por el
Oeste, con la quebrada de Vetas; por el Este, con cerros denominado Toquepala
y por el Norte con el nacimiento de la quebrada de Toquepala. Solicita además
que se le ampare en los terrenos públicos baldíos que forman le superficie de la
concesión y pide también que se le adjudique.-Para constancia de extiende la
presente partida a fojas ciento setentidos, bajo el número quinientos once, que
firman el señor Delegado, el denunciante y los testigos actuarios, que suscriben.-
J. L Uvera. --.J, Oviedo V.-J. Soto.Perez A.”

El cuarto denuncio como los anteriores señala textualmente que cubre


territorialmente “el vértice que forma las confluencias de las quebradas de
Toquepala que baja del norte con la quebrada del Abra, continuación de la
quebrada de Vetas donde existen varios trabajos antiguos que baja del
noroeste”. Los denuncios quinto, sexto, y séptimo, de la misma forma, se ubican
en la misma quebrada. El denuncio “Toquepala 8”, para mayor ilustración
presenta los linderos siguientes:

“Toquepala No8 forme un rectángulo de ley y que su ubicación precisa, sea la


siguiente:Como punto de partida se tomara el vértice que forma las confluencias
de las quebradas de Toquepala que baja del Norte con la quebrada del Abra,
continuación de la quebrada de Vetas donde existen varios trabajos antiguos que
baja del noroeste. De este punto de partida se medirá una linea de mil
ochocientos metros con rumbo Norte cero; del final de esta linea de mil
ochocientos metros se comenzara a cuadrar el rectángulo de este denuncio en
la siguiente forma: se medirán con rumbo Norte noventa grados Este dos mil
metros y de este punto con rumbo norte 180 grados al Este 600 metros y de este
punto con dirección al norte 270 grados se mediran con rumbo Norte noventa
grados Este dos mil metros y de este punto con rumbo norte 180 grados al Este
600 metros y de este punto con dirección al norte 270 grados al Este dos mil
metros por un lado y seiscientos metros del otro, que encierran la 60
pertenencias solicitadas.- Linderos: por el oeste con mi denuncio denominado
Toquepala 4; quebrada de Toquepala por medio; por el sur, mi denuncio
Toquepala 7, por el norte, el nacimiento de la quebrada Toquepala y por el norte
cerros sin nombre.- Solicita además que se le ampare en los terrenos públicos
baldíos que forman la superficie de la concesión y pide también que se le
adjudique.-Para constancia de extiende la presente partida a fojas ciento
setentisiete, bajo el número quinientos once, que firman el señor Delegado, el
denunciante y los testigos actuarios,que suscriben.-J. L Uvera. --.J, Oviedo V.-J.
Soto.Perez A.”
En síntesis, los ocho denuncios llevan por fecha 17 de noviembre y son de
ubicación contigua entre sí, una al lado del otro, sucesivamente; y dan a conocer
que lo que solicitan es el registro de minas de cobre y otros minerales en puntos
ubicados en la zona o cerro de Toquepala, “en donde existen varios trabajos
antiguos [de minas de cobre y plata, como se demostró líneas arriba]”, en la
quebrada del mismo nombre, adyacente a otra denominada del Abra. Las tierras
llamadas mineralizadas se ubicaban en jurisdicción del distrito de Ilabaya y
departamento de Tacna.

Como puede verse estos ocho primeros denuncios, de 1937 son de extensión
relativamente pequeña (8 hectáreas aproximadamente), si se tiene en cuenta
que los actuales centros de explotación en Toquepala sobrepasan las 46,353
hectáreas.

A propósito al presente año 2009, un observatorio minero en América Latina dice


que “Toquepala es una mina de cobre ubicada en el departamento de Tacna.
Formada por las concesiones mineras Toquepala 1, que tiene 30 derechos
mineros con un área total de 7,988 ha.; Simarrona, que tiene 14 derechos
mineros con un total de 7800 ha.; Totoral que tiene 18 derechos mineros con un
área total de 7320 ha.
Las unidades de producción de Toquepala poseen 35 denuncios mineros sobre
23.244 ha., por encima de las Unidades Administrativas Económicas. En total la
Unidad de producción de Toquepala posee 97 concesiones mineras sobre un
area de 46,353 ha. El mineral económico es encontrado como sulfuros
diseminados a través de depósitos como venillas, sustituyendo lugares vacíos o
pequeños agregados. Los minerales de mena incluyen calcopirita, calcosina y
molibdenita.”(Fuente: www.peru.infomine.com/base de datos 2009). Esta
información es corroborada por el INGEMMET en su “Listado de derechos
mineros región Tacna al 05 de enero de 2009. Dirección de catastro minero”

Veamos seguidamente la ubicación precisa de estos ocho primeros denuncios


de 1937 ubicados por la actual tecnología del INGEMMET.
En el plano se pueden observar los denuncios de 1937 realizados por don Juan
Oviedo Villegas, codificados con los siguientes números: Toquepala 1: 36225,
Toquepala 2: 36226, Toquepala 3: 36227, Toquepala 5: 36228, Toquepala 6:
36229, Toquepala 7: 36230 y Toquepala 8:36231, todos ubicados dentro de la
jurisdicción del distrito de Ilabaya, actual provincia de Jorge Basadre y
departamento de Tacna. Los denuncios posteriormente fueron reconocidos por
el órgano correspondiente de Minería. A continuación se puede apreciar en la
hoja “Resumen de derecho minero”, la ficha de reconocimiento de propiedad del
primigenio denuncio “Toquepala 1”. El resto de denuncios antes enumerados
también cuentan con estos derechos franqueados.
Fuente: www.inacc.gob.pe/mapa.-15/06/2009
En un inicio Juan Oviedo ofreció en venta a la empresa trasnacional Cerro de
Pasco Copper Co., y luego también a la Northern Perú. Entre estas se desató
un litigio judicial, en donde la primera reclamaba prioridad en la compra.
Finalmente el poder judicial dio el visto bueno a la Northern Perú, la misma que
se asoció a Smelting y esta comprendía a la SPCC. La venta fue por 150 mil
dólares americanos. La empresa ganadora adquirió los títulos de propiedad a
mediados de 1948.
El historiador don Luis Kuon Cabello en su libro Retazos de la historia de
Moquegua (1981) sin abundar en los antecedentes históricos, geográficos ni
geológicos ha escrito que la mina de Toquepala fue segregada a fines de 1954,
a raíz del inicio de la explotación cuprífera.

Esgrime este autor mayormente argumentos de tipo político como el cierto


favoritismo a favor de Tacna por las autoridades de facto de ese entonces. No
presenta pruebas para afirmar además que “la provincia Mariscal Nieto (…)
quedó disminuida en varios kilómetros cuadrados con la segregación de
Toquepala cuya posesión por sus antecedentes correspondería a Moquegua”.
(Kuon, 1981). Sólo le limita a citar un documento de compra-venta a favor de los
hermanos Florentino, Avelino, Domingo, Eloisa y Cirila Fernández Gutiérrez y
Doña Rafaela Mamani, “en cuyos pastales dedicados a la cría de ganado lanar
y cabrio, se hallan las minas de Toquepala” (Khon, 1981). En realidad, no
presenta evidencias escritas o geográficas o de delimitación colonial o
republicana o acuerdos de colindancias entre comunidades campesinas para
hacer esta última apreciación, es decir que la mina de Toquepala se halle en
territorio de la provincia Mariscal Nieto o del distrito de Torata.
Analicemos el documento y la interpretación que hace del mismo el historiador
don Luis Khon. Escribe:
“La propiedad se remonta al 23 de Enero de 1858, cuando el subprefecto de la
provincia de Moquegua, para sostener a la división moqueguana del ejército
constitucional de Castilla, vendió en pública subasta a Jorge Fernández Dávila
los pastales denominados “Capilluni - Carpani” con los siguientes linderos: por el
norte, una línea tirada de Pocata en Torata al camino del Alto que conduce a
Candarave, comprendiendo el río Capilluni; por el sur el río que baja del ingenio
para Cinto; por el Este, el camino que va a Candarave colindante con los
comuneros de Pocata y Coscore y por el Oeste, el camino público que va de
Moquegua a Ilabaya. Por venta hecha por Jorge Fernández Dávila el 10 de
septiembre de 1892 pasó la propiedad de los pastales a los indígenas Tomas
Mamani, Bruno Vilca Melchor Fernández, al fallecimiento de los cuales quedaron
como herederos Rafaela Mamani del primero y de los dos últimos los cinco
hermanos Fernández Gutiérrez ya mencionados. Los citados pástales fueron
denunciados como pertenencias mineras por el Arequipeño Juan Oviedo
Villegas a fines de noviembre de 1937”

El documento antes citado forma parte también del expediente que presentó la
comunidad Tumilaca-Pocata-Coscore-Tala, del distrito de Torata, provincia
Mariscal Nieto, en 1949 para su reconocimiento ante Dirección de Asuntos
Indígenas del Ministerio de Justicia y Trabajo.(Cfr.Archivo Regional de
Moquegua. Documentos administrativos. Sección agraria)

La propia minuta efectuada por notario público el 14 de noviembre de 1877, por


orden del subprefecto de Moquegua don Pedro Flores corrige a don Luis Kuon
en el sentido de señalar que los pastales que se remataron pertenecen a la
jurisdicción del distrito de Torata, no habiendo ninguna referencia a Toquepala.
A la letra dice:”No habiendo fondos con que sostener en Moquegua el ejército
constitucional organizado en esta ciudad, ni existiendo mas arbitrio que la
enajenación de los bienes del Estado, y siendo de esta clase los pastales de los
Altos del distrito de Torata (…)”
Por el documento que venimos citando se sabe que fue don Daniel Becerra el
agrimensor y tasador público convocado por el Subprefecto de Moquegua quien
hizo el peritaje de estos pastales que se consideraron terrenos del Estado. Muy
diferente era la propiedad de Toquepala que como se demostró líneas arriba fue
propiedad comunal desde tiempos prehispánicos, luego en la colonia así fue
reconocida por los jueces de tierras y finalmente se transfirió a propiedad de los
dueños de la hacienda Cinto vinculados al primer encomendero de Ilabaya
Hernán Rodríguez de San Juan, quienes realizaron juicios de oposición cuando
se intentó explotar la zona mineralizada de Mecalaco-Toquepala en 1915.
Además los linderos que presenta el documento invocado por don Luis Kuon y
la propia minuta antes citada no incorporan a los terrenos denunciados por don
Juan Oviedo Villegas en la zona de Toquepala; ya que estos se ubican, en
dirección noroeste, o aguas arriba, en la margen derecha de Quebrada Honda,
la misma que fue límite ancestral, colonial y republicano, entre Tacna y
Moquegua. Reconocido también por las comunidades campesinas de Tumilaca-
Pocata-Coscore-Tala (Torata) y su par de Borogueña (Ilabaya) en el acta de
deslinde territorial en 1974. (Ver acta en parágrafo subsiguiente). Esto puede
apreciarse ahora mejor con la tecnología del INGEMMET (Ver Plano de los
denuncios de Toquepala 1, y siguientes en páginas supra).
Otra evidencia que prueba que los terrenos llamados Capilluni - Carpani no
pertenecen a Toquepala sino a la testamentaria de Juan Pablo Fernández,
procede del expediente de reconocimiento de la comunidad Tumilaca-Pocata-
Coscore-Tala. En la resolución suprema del 7 de septiembre de 1949, al dotarle
personería legal a la comunidad, le señala al propio tiempo los límites y
colindancias: “Los colindantes de la comunidad son(…)Por el Sur, Fundo
Capilluni-Carpani (Testamentaria Juan Pablo Fernández)” Y este fundo siguió
formado parte del distrito de Torata, como hasta hoy.

Es más este fundo Capilluni-Carpani, ubicado en los altos de Torata, y no en


Toquepala, también fue señalado al momento de establecerse los límites entre
las comunidades de Borogueña y Tumilaca-Pocata-Coscore-Tala en 1974. Los
linderos asumidos son los siguientes:” Se inicia en el punto denominado nevado
“tres puntas”, tripartito de colindancia con la comunidad de “Asana” y de aquí el
lindero que se dirige en dirección en dirección sur-oeste, siguiendo el curso
aguas debajo de la quebrada denominada “Quebrada Honda”, cruzando la
carretera que se dirije de Candarave a Toquepala en el punto “Jiralata” de este
punto el lindero prosigue el mismo curso de la quebrada hasta llegar al punto
denominado “Ingenio”, que constituye punto final de colindancia entre ambos
comunidades y tripartito con el fundo “Capilluni-Carpani” de la testamentaria
de don Juan Fernández D.”(Subrayado nuestro. Cfr. Archivo regional de
Moquegua. Expediente de reconocimiento de la comunidad Tumilaca-Pocata-
Coscore-Tala, del distrito de Torata, provincia Mariscal Nieto. 1949.)
Son muchas veces las comunidades ancestrales las que cooperan en el
esclareciendo de la verdad en el tema de la formación de limites ancestrales,
coloniales, y ayudan a formar la conciencia de pertenencia e identidad basados
en valores colectivistas y de reciprocidad, como de aprovechamiento racional y
creativo de los recursos naturales.
La empresa trasnacional SPCC, sin embargo sigue depredando los recursos
mineros y el agua dulce de la región; y a la vez, sigue incrementando sus
unidades de producción. A la fecha posee 97 concesiones mineras de 46,353 ha
en Toquepala; lo mismo sucede en Cuajone donde tiene 70 denuncios mineros
sobre un total de 35,194 ha.